Skip to main content

Full text of "Miscelanea histórica catalana"

See other formats


i 

II 





iliilll; 




= ífibros -^^nticjuoñ = 

VtItTi 10 ÍSorCflonn:Tcl".'ri7l)M'] 





PUT^CIIASED rOR TIIE 

L/\/\'M!^I.M Oí IXmOSTO L/BRARY 

PHOM THE 

CANADÁ COC/iVCÍL SPECIAL GRANT 

I OR 

MEDIEVAL STUOIES 



MISCELÁNEA HISTÓRICA CATALANA 



F. Carreras y Candi 



> 



MISCELÁNEA HISTÓRICA 



CATALANA 



SERIE I 



BARCELONA 

IMPRENTA DE LA CASA PROVINCIAL DE CARIDAD 
r^alle de Monteaiegre. uúm. 6 

1905 



. J'lM'M ^ ^ :^'' .^. -^'^ ^'' '^ P; ^,' ^'. ^ ^^^ ■'^:' '^^ "^ :^'^S^S^-ftr S 



LA INSTITUCIÓN PEL CASTLÁ 

EN CATALUÑA 



"MseJ^ 



El régimen feudal con que se organizó, en la Edad Media, política 
y administrativamente el Principado de Cataluña, desde que tuvo ge- 
nuino modo de ser, formaba una cadena de protección y mutua ayuda, 
que, comenzando en el Soberano, acababa en el último remensa. 

Él castillo ó fortaleza, lo entregaba el Monarca cá un caudillo, quien, 
por tal concepto tenía que prestarle homenaje, y quedaba sujeto á su 

autoridad. 

Pero como un mismo individuo tuvo simultáneamente distintos 
castillos, surgió la necesidad de encomendar su dirección, custodia y 
gobierno, á otras personas sujetas á su potestad y que le representa- 
ran durante su ausencia. De aquí la institución del castlá, catlá ó car- 
ia, que en Castilla se llama castellano, en Bigorre castelaas y en Fran- 
cia chatelain, quien á su vez prestaba homenaje de fidelidad y obecUen- 
cia al señor. También se designa á los castlanes con los nombres de 
feudatarios ó vasallos. 

Durante los siglos xi y xii hallamos igualmente aplicado á estos 
feudatarios el nombre de militares (militihus), fórmula genérica que 
demuestra el carácter guerrero délos gobernantes de castillos. En 1134, 
donó, el Conde de Barcelona, á la milicia del Temple, el castillo de 
Barbera, «in nostra marchia contra sarracenos, cum müitibus qui ip- 
sum Kastrum pro me habent» (1). 

La aparición del castlá es casi simultánea á la reconquista de este 
territorio hispano. Si durante el siglo ix se escapa por completo á nues- 
tra investigación, encontramos la huella de su existencia en el apelli- 



(1) Colección de documetitos del archivo general de la Corona de Aragótt, t. IV, p. 18. 
1901 



2 F. CARRERAS Y CANDI 

do Castellanus, que llevaba un abad de Arles en 876 (1). Menciónase 
la caslania en el rescripto de Carlos el Simple en favor de la iglesia de 
Gerona, dado en 922, al confirmar la posesión, entre otros alodios y 
propiedades, de la villa «sancta Marie que dicitur Fontanedos cum cas- 

lania» i2\ 

La voluntad del señor en el nombramiento de castellanos no tenía 
cortapisas por la ley ni por la costumbre. En el siglo xi se ve, en oca- 
siones, que los Condes Soberanos solían asegurarse de la fidelidad de 
los casüanes, comprometiendo al señor á cuidar de exigirla debida- 
mente, al confiarles la fortaleza. En 1066, el vizconde de Pallars Ger- 
bcrt aseguraba á Ramón, conde de Pallars, que si fallecía Bernat Ba- 
rón, castlá de Tcnriu, la persona á quien encomendase, Gerbert, la 
castlania, la regirá con la obligación en que estaba dicho Barón («Et 
si de bernad barón minus venerit ipso castlan á cui gerbert o .dará si 
estie in ipsa pennora quo modo bernard barón faccie») (Registro 1, fo- 
lio 43.) En la prestación de fidelidad y homenaje del castillo de San 
Esteve de Castell-follit, recibido por Guifré, conde de Cerdafia, (sin fe- 
cha), de Isarn, señor de aquél, consta el compromiso de no poner caste- 
llano ó castellana, sin previamente exigirles juramento de fidelidad al 
Conde con las manos puestas sobre el altar sacrosanto: («Ego in supras- 
criptum castellum castellanum uel castellanos castellana uel castella- 
nas ne metrci nc naurei che iurar no lur fa^a manibus super altare sa- 
cratum illorum uidente et audiente si recebre o volen ante quam in 
suprascriptum castellum los meta che fidels len sia sine fraude etmalo 
ingenio et sine illorum decepcione et che nolli uetet in suprascriptum 
castellum nec in ipsa omnes fortitudines uel condirecciones que ibi 
sunt aut erunt introitum et suam stacionem et suum exitum nec ad 
i líos suprascriptos nec ad illorum omnes homines qui ibi cum eis ue- 
neriiit dum cum eis inquesiorunt»), (Registro 1, folio 68.) 

Podía darse el caso de que el Monarca, al entregar el castillo en 
feudo A un caballero, le interesara, por circunstancias especiales, que 
{'\ mismo ó sus hijos lo custodiasen personalmente. Entonces se estipu- 
laba expresamente tal circunstancia, según hizo Ramón Berenguer IV 
al entrogar el castillo de Castellet á Bernat Ug, disponiendo no lo en- 
comendaría á otra persona, sino fuese á alguno de sus hijos (3). 

El existía venía á. ser un encargado ó lugarteniente del señor en 
el castillo. También el baile era representante del señor.- Uno y otro 
cargo, que, andando los tiempos, tuvieron ocasión de definirse y dife- 
rmciarso, en los siglos xi y xii aparecen confusos por la similitud de 
atribuciones. Brutails lo hace observar al exponer cuan difícil resulta, 



(1) Murca IlispáDica, apéndice, rloc. xxxv. 

(2) Ibidem, doc. LXix. 

(8) Colección de dociimentoi inéditos del archivo general de la Corona de Aragón, t. IV, 
p4g. i»6. 



LA IXSTITUCIÓX DEL CASTLÁ FX CATALUÑA 3 

en algunos casos, distinguir las líneas divisorias entre feudo y castc- 
llanía, entre feudo y veguería y entre feudo y bailía, así como entre 
castellanía y feudo militar (1). Los ejemplos que aduce Brutails y 
nuestras propias observaciones nos permiten señalar el siglo xiv como 
la época en que cada cargo tuvo determinada su esfera de acción. 

La confusión entre bailía y castellanía en Cataluña, es perenne, 
durante los siglos xi y xii, debido á que hajulia, como hace observar 
Balari y Jovany (2) significaba administración de bienes, aplicándose 
igualmente á la de los castillos (3), la que entraba de lleno en las facul- 
tades ó atribuciones de sus castellanos. Pocos ejemplos pueden darse 
de ser, los derechos de un baile, más sinónimos á los del castellano, que 
el que presenta Arnau de Torre, en su controversia con el Obispo de 
Elna, sobre el ejercicio de la bailía de Elna. Los emolumentos que se 
disputaban y se convinieron en 1134, venían á ser percepciones feu- 
dales (4). 

Hace observar Balari, que estos derechos del baile se llamaron tam- 
bién, en el siglo xii, redecimos ó hajulivos, y consistían en la cuarta 
parte de la décima que cobraba el señor. En la propia época fué usual 
en Cataluña el verbo ballescar, como sinónimo de ejercer de baile, se- 
gún lo hallamos en el convenio entre Eamón y Valencia, condes de 
Pallars, con Bertrán, acerca los castillos de Miramar y Castell-vetre, 
en el afio 1071 (5). 

Tampoco es siempre posible discernir, en los documentos de los si- 
glos XI y XII, si se hace entrega de la señoría de un castillo ó sólo de 
su castellanía ó capitanía, siendo fácil en este punto que dos autores 
interpreten de distinta manera un mismo documento. La donación he- 
cha, en 1192, del castillo de Mont-ral, situado en el Puig-Baledós, á 
Pons de Lillet, que Alart supone como refiriéndose á su castellanía ó 
capitanía (6), es nuestra creencia que lo era de la señoría. 



(1) Etude sur la condition dea populations rurales du Roussillon au Moyen age, Paría, 1891, 
pág. 221. 

(2) Orígenes históricos de Cataluña, pág. 520. 

(3) Año 1078 «Heo est conueniencia que feoifc remon arnall et remon mir qne dona- 
uemnt ad Eemniido comité in ipso castro de illo castelleto intrare et exire et guerre- 
gare et quam güera et pace que faciat de ipso castro contra totos homines uel feminas 
et quod siat ipso castro vel suis terminis in bajulia de illo comité reimundo.» (Regis- 
tro 1, f. 40.) 

En otro convenio sin fecha, entre los condes de Pallars Eamón y Valencia y Girbert 
Bertrán sobre el castillo de Eramont ^hOy Aramunt) se dice: «Et conuenit reimundus 
comes ad Girbertus bertran et ad mater eius que fiat suo sénior directo et teneat illos 
in baiolia cnm ipso castro de eramon.> (K. 1, f. 48.) 

(4) Alart, PriviUges el titres, etc , pág. 38. 

(5) «Sicut mittet iamdicto bertran in baglia ad iam suprascripto Remon et ad iam- 
dicta ualenza uel ad filios suos et ad sua posterita per íide sine enganno contra cune- 
tos homines uel feminas. Et quo modo predicto Remon et iamdicta ualenza uel filios 
suos et sua posterita baglescant ista honore iamdicta per fide sine enganno contra cune- 
tos homines uel feminas.» CR li f- 38.) 

(6) Priviléges et titres municipaux de Roussillon et de Cerdagne, Perpiñán, 1878, pág. 74. 



4 F. CARRERAS Y CANDI 

La causa primordial de ello fué, que durante el siglo xi no había 
fijeza de términos, la cual empieza á vislumbrarse á fines del siglo xii, 
para quedar establecida durante el siglo xiii. Sólo interesaba dejar 
deslindado el carácter de subordinación de los que tenían el cuidado 
inmediato de los castillos. Los señoríos y sus subdivisiones con dere- 
chos más ó menos determinados según los casos, vino más tarde. 

Ejemplo comprobatorio de la diversidad de castellanos, de sus rela- 
ciones con el señor y de la forma como aseguraban su cooperación per- 
sonal al entrar á regir un feudo, tenemos en los establecimientos he- 
chos en el castillo de Estopafiá ó Estopiñán, al ser conquistado de los 
sarracenos y repoblado su término (1). Gobernaba el condado de Bar- 
celona Ramón Berenguer I, quien, ensanchando sus conquistas por la 
frontera del río Noguera Eibagorzana se apoderó de Purroy (Puy-roy, 
inieyo-royo ó podio rúbeo, pero no Puig-roig, como traduce equivocada- 
mente Antonio de BofaruU (2) y quizás algunos otros historiadores) y 
territorios vecinos, con anterioridad al año 1058, ayudado por el Conde 
de Urgell. De momento los castillos conquistados fueron de ambos 
condes, repartiéndose sus derechos, pero fué tan efímera esta división, 
según refiere Antonio de Bofarull, que, en el año 1063, por lo que se 
relaciona á Purroy y á Estopiñán, eran pertenencia exclusiva del Con- 
de de Barcelona. 

En la expedición que Ramón Berenguer I realizó á esta parte de la 
Ribíigorza, al conciuistarla, seguía á la hueste su esposa Almodis. El 
in'opio Conde, á III de las kalendas de Febrero del año 1063, al donar 
á ésta los castillos de Estopiñán, Purroy y Cañellas (los dos primeros 
en territorio que hoy se llama aragonés y el último en el catalán), ma- 
nifestó hal)erle pcrvenido «per adquisione quam tecuní predicta comi- 
tissa fcci largiente diuina clemencia ex j^artibus yspaniarum.» Aque- 
llos lugares eran, en 1063, frontera de moros, marca de España según 
lenguaje de la época. 

Constituida, Almodis, en señora del castillo de Estopiñán, tuvo ne- 
cesidad de encargarlo á otra persona. Esta fué, en primer término, un 
caballero llamado Girbert Miró, como lo explica la escritura de reco- 
nociníiento del vasallaje firmado por Girbert, dando cuenta de las 
condiciones bajólas cuales Ramón Berenguer y Almodis le encomen- 
daban (comendant) aquel castillo, en las nonas de Febrero del año 
10G4. El dncumonto no precisa que los condes se retengan el dominio: 
cllu s.í deduce del contexto, no sólo por los derechos transferidos á la 
iglesia del término de Estopiñán, de cuyo prpsbiteriado se reservan el 



Existo nna copia de este interesante docnmento, además del original de que se sirvió 
Alart,, en ol HfRistro 1, folio 6!) del Archivo de la Corona de Aragón. 

(1 V. HHo ol HegÍBtro 1, lolios 15 y i:tí del Archivo general de la Corona de Aragón. 
TudoH los reKÍstros que se citan si no se hace constar lo contrario, pertenecen al 
propio archivo. 

(2) lütloria critira de CalatuDa, t. II, j Ag. 324. 



LA. INSTITUCIÓN' DEL CASTLÁ EN CATALUÑA 5 

dominio, sí que también por la explícita manifestación de Girbert, de- 
clarándose hombre sólido de aquellos («propter lioc sit solidns illorum 
sicut homo debet ese de suo mcliori seniore.») La autorización para 
poner otros castellanos según le convenga, con anuencia del señor, 
fué atribución peculiar á la castlania y á la señoría. 

Señálanse los emolumentos de Girbert, asignándole, en feudo de 
los condes, la mitad de los diezmos, de las parias ó tributos y del tol- 
neo ó teloneo ó derecho de fronteras ó aduanas, deducida una quinta 
parte para la iglesia. 

De las prescripciones impuestas á los castellanos de Estopiñán, que 
insertamos por nota (1), sólo nos fijaremos en las más sobresalientes. 
No se determina qué número de castellanos podrá poner en el término; 



11) «Et ut mittat castellftnum aut castellanos in iam dicto castro per totas vices 
quos ibi miserit eos ad consilium et voluntatem eorum. Et castellaniis aut castellani 
quos iam dictus Girbertus miserlb in predicto castro teneat ibi assidue et óptimos ca- 
ballarios cum obtimis caballis et alsbergis et elmis per prediotum mobie quod iam 
dictus Girbertus aprehendit per unum quemque annum de predictis comité et Comi- 
tissa excepto iamdioto Girberto et sua mesnada. Et conuenit predictns Girbertus ad 
iam dictos comitem et comitissum ut ipse castellanus aut castellani siue castellane 
qui tenuermt ipsum castellum per iam dictum Girbertum sint homines de iamdictis 
comité et comitissa et faciant eis fidelitatem et noluntatem eorum et ut donent eis 
potestatem de predicto castro sine illorum engan per quantas uices iamdicti Comes 
et comitissa aut unus ex illis requisierit potestatem ad eos de predicto castro per se 
ipsos aut par nuncium uel nuncios eorum. ítem conuenit predietus Girbertus ad iam 
dictos Comitem et comitissam ut per supra dictum feuum quod modo donant ei te- 
neat et habeat cotidie tantos obtimos caballarios in predicto castro bene armatos et 
incaualgatos quantos predicti comes et comitissa estimauerunt quod ipse potuerit ibi 
assidue tenere et habere. Et secundum quot predictum feuum se meliorauerlt per 
síngalos annos ad opus iamdicti Girberti et de suis iam dictus Girbertus ita acrescat 
numerum de caballariis qui stent assidue in predicto castro iuxta extimationem et 
laudamentum iamdicti Comitis et comitisse Et iamdictus Girbertus conuenit ad pre- 
dictos Comitem et comitissam ut ipse et omnes sui casteilani ciim predictis caballa- 
riis faciant ad eos aut ad unum ex ipsis hostes et caualgadas et curtes et plácitos 
per omnes uices quas comes et comitissa mandauerit faceré eis. Et predietus Girber- 
tus faciat guerram cum suis castellanis et cum predictis caballariis ad omnes bomi- 
nes quibns Comes aut comitissa mandauerint faceré ei et teneant pacem ad eos homi- 
nes quibus ipsi uoluerint. Ec dum comes aut comitissa fecerint aut habuerint gue- 
rram de yspania iam dictas Girbertus stet in predicto castro cum sua mesnada. ítem 
conuenit predietus Girbertns ad iam dictos comitem et comitissam ut ab hodierno 
die et deincebs non faciant uUum seniorem sine noluntate et consilio eorum. Et desfi- 
det ipsos quos modo habot si ipsi uoluerint postea non retineat eos sine uoluntate 
eorum. Et si non tenet et non attendet iam dictus Girbertus ad predictos comitem et 
comitissam totas suprascriptas connenientias sine illorum engan et non facit ad eos 
directum infra XL dies quod ipsi mandauerint ad eumper se ipsos aut per suos nun- 
cios nisi quantum absoluerint ad eum per gratum sine foroa coram tribus aut quatuor 
bonis hominibns qui faciant ipsum absoluimentum cum eis iam dictum castrum cum 
predictis ómnibus reurrtatar in potestatem predicti Comitis et comitisse ad facien- 
dum quod uoluerint sine ira et marrimento de iamdicto Girberto et de suis. Et iam 
dicti Comes et comitissa donant ad predictum Girbertum ipsum mansum de armadre et 
ipsam de pedre belid et ipsum de enneg al castel et medieta*,em de decimam qnam iam 
dicti comes et comitissa ibi habent retentam et medietatem de pariis quam modo ha- 
bent ibi habent retentiim. Et iam dicti comes et comitissa donant ad iamdictum Gir- 
bertum istos supradictos III mansos et predictam medietatem de decima et de paria 
et detolneoet quartam partem de sale ut iamdictus Girbertus teneat hoc totum ad- 
domininm. Si non Reuertantur predicta omnia in potestate iam dicti Comitis et comi- 



5 F. CARRERAS Y CANDI 

siempre que á ellos alude, se habla en plural; no se menciona para 
nada al sots-castlá, quien en realidad venía á ser un segundo, tercero 
ó cuarto castellano; y uno de los apartados indica la posibilidad de que 
hubiera mujeres al frente de los castillos al decir «castellanus aut cas- 
tellani siue castellane.» CasteUanas existieron en nuestro Principado, 
como Erraessen de 9a Guardia, que, en 1201, regia el castillo de 
Albí i;i). Empero estas mujeres eran, las más de las veces, meramente 
titulares del cargo. 

Como obligación defensiva notaremos la que se impuso Girbert, de 
guaiTiecer su castillo, con tantos caballeros bien armados y con los ca- 
ballos y arreos, cuantos Ramón Berenguer y Almodis estimasen que 
podía tener, según el crecimiento que cada año experimentase aquel 
término. Cuyos caballeros, con los castellanos y Girbert, debían seguir 
á los Condes de Barcelona en siis huestes y cavalcadas, cuando fuesen 
requeridos á ello, exceptuando el caso de que se hiciera guerra con Es- 
paña, esto es, con los sarracenos. Entonces Girbert debía permanecer 
en Estopiñán con su mesnada, á fin de subvenir al peligro en que es- 
taría dicha plaza fronteriza. 

Seguidamente de la anterior escritura, trae el códice (feudorum 
forme maioris), los homenajes por los castellanos, prestados á Ramón 
Berenguer y á Almodis, cabe suponer en aquella misma ocasión. En el 
primero de ellos, Berenguer Isarn se compromete á entregarles la po- 
testad del castillo, tantas veces cuantas sea requerido á ello y después 
de la muerte de aquéllos, á darla al hijo á quien le fuera legado Esto- 
piñán (2). El otro castlá, Arnal Barón, que seguiría en orden de feudo, 
al anterior, se compromete en iguales términos, pero con la fórmula 
condicional, de si llegara á poseer el castillo (3). Un tercer caballero 



tisse sino marrimento de predicto Girberto. Girbert miro. Haotum est hoc nonas fe- 
broarii Anno IIII regni philippi Regís.» 

(I, «Quod ego ermesen de zagardia castellana && zalbi qui condam fai uxor ferrarii 
de litndarB per me et per omnesmeos dif finio domino deo et monasterio popnleti in mann 
et posse P. de concabela einsdem monasterii abbatis» un alodio situado <ex alia partí 
riui de seth in termino rfe serboles » Aprueba la donación el marido de la donadora, 
en esta forma: <P. inanrel mariti ermessen > 

Cartulario de l'oblet, folio 6ü, doc. núm. 319. (Arehivo Histórico Nacional de Madrid ) 

(2) JUKAUKNTO DK FIDKLIDAD Y HOMENAJE DEL PRIMER CASTLÁ DE ESTOPlÑÁN, Á LOS 

CONDES UK Bauckluna, Ramón y Almodís.— «Ivro ego berenguer ysarn.uobis domno 
Uuimando comiti et domne Almodí comitisse ut ab hac hora et deincebs fídelis ero 
uobis (le uestra aita et de ómnibus monbris que se tenent in corporibus uestris et de 
toto illo honore quem hodie babetis et in antea adquisieritia deo dante sine fraude et 
malo ingenio et uUa uestra deceptione. Et dedero uo"^is potestatem de ipso castro Sto- 
panian sino engan per quantas uices U09 ambo aut unus ex uobia requisieritis ipsam 
poteatatem mihi per uos ipaos u.it per uestros nuncios. Et post mortem uestram ai 
uiuuH fuero et teneo iam dictuní > ustrum simili rrodo dedero potestatem i)li neatro 
filio quem uos ambo aut unas ex uobis dimiserítia predictum castrum testamento uel 
uerbia per deum et hec sancta.» 

(8) .ItrHAMKNTO DK FIDELIDAD Y HOMENAJE DEL SEGDNDO CASTLA DE ESTOPIÑÁN Á Ba- 

iiuN Bkkemilkk V A Almodis.— «Ivro ego Arnall barón uobis domno Raimundo comiti 
et domne Almodi comitisse ut ab bao hora et deincebs fidelis ero uobis de uestra uíta 



LA INSTITUCIÓN DEL CASTLÁ EN CATALUÑA 7 

llamado Ugo Arnal, manifiesta, después del anterior, que les entrega- 
rá el castillo de Estopiñán cuantas veces se lo pidan, «et post mortem 
vestram si uiuus fuero et teneo iam dictum castruui siinili modo dedero 
potestatem lili vcstro filio.» 

Con posterioridad á la donación de Girbert Miró, en las nonas de 
Agosto del año 1067, Ramón Berenguer y Almodis dan, (donatores 
sumus) á ]\Iir Isarn y á su esposa Girberga, una cuadra ó territorio 
sito en la orilla del Noguera Ribagorzana, dentro del término de Es- 
topiñán, llamado 7a roca de Miravet, de cuyo acto tampoco puede esta- 
blecerse en absoluto si se trata de su castellanía ó de su señoría. De 
Mirabet se retenían la mitad del diezmo para el castillo de Estopiñán, 
obligando á Mir Tsarn á construir una torre en la roca, sin poderla ven- 
der á otra persona que al Conde de Barcelona y á no reconocer otro 
señor que á él (1). 

Aquí será del caso consignar haber observado, que la mayoría 
de las escrituras de los siglos xii y xiii, en las que el Soberano entrega 
la señoría de un castillo, suelen usar de la palabra dono y los docu- 
mentos en los que sólo encomendaba su castellanía, empleaban la de 
comendo. En el año 1139, Ramón Berenguer IV entregaba, á Reverter, 
heredero de la familia vizcondal de Barcelona, este vizcondado, di- 
ciendo dono tibi... vicecomitatiim Barchi)ione, la plenitud de cuyo se- 
ñorío, siempre les había pertenecido. En la propia escritura y bajo la 
fórmula de comendo iterum tibí, le confiaba «castrum de Apiera» «cas- 
trum quod dicitur Castel Oduli» y «castrum quod dicitur Cabrera,» que 
es donde actualmente se halla la población de Abrera (2j. Si bien, de 
los dos anteriores castillos, no aparece taxativamente marcado que el 
Soberano entregara la castlania, en cambio sí lo resulta del tercero, 
en donde la voluntad del conde de Barcelona halló algunas cortapisas. 



et de ómnibus membris que se tenent in corporibus uestris et de toto illo honore quem 
hodie habetis et in antea adquisieritis deo dante sine fraude et malo ingenio et ulla 
uestra deceptione. Et si babeo potestatem de ipso castro Stopaniam dedero eam uobis 
sine engan per quantas uioes nos ambo aut nnus ex uobis requisieritis ipsam potesta- 
tem mihi per nos ipsos aut per uestros nuncios et fideliter misero ipsum auer quod co- 
mandaueritis michi per ipsum edificium de predicto castro Stopaniam me sciente in 
ipsa operd. Et post mortem uestram si uiuus fuero et babeo potestatem de predicto 
castro dedero ipsam potestatem illí uestro filio quem nos nmbo aut unus ex uobis di- 
miseritis predictum castrum testamento uel uerbis: per deum et hec sancta > 

dj «Quantum iste affrontaciones inoludunt et isti termini ambiunt damus uobis ad 
uestrum proprium alodium cum medietate de ipsa decima que inde exierit. Aliam 
namque medietatem ipsius decime retinemus ad castrum de Stopanian. Et supradiota 
omnia damns uobis sub deliberaoione taliter nt in prephata rupe turrem bedificetis 
aut de petra et calce aut de petra et gipseo et non possitis hoc uendere nec ullo modo 
alienare nec nos nec posteritas uestra nisi ad nos et ad posteritatem nostram Senio- 
rem et alinm non possitis faceré nisi nos et posteritatem nostram n c uos nec posteri- 
tas uestra. Et possimus inde semper faceré guerram et pacem contra cunctos homines 
et feminas. Et sio de nostro iure tradimus hoc totum in uestrum dominium ad fa3ien- 
dum q'aod uolueritis.» 

(2) Colección de documentoa inéditos del Archivo general de li Corona de Aragón, t. IV, 
pág. 67. 



8 F. CARRERAS Y CANDI 

que vale La pena de referir, pues evidencian la actitud en que solieron 
colocarse á veces los castellanos. 

Al encargar, el Conde, á Reverter, el castillo de Cabrera, le en- 
tregaba todos sus feudos y se comprometía á echar del mismo á sus 
castlanes Miró Guillem y Gaillem de Montbuy, siempre que Reverter 
se lo exigiera Dado caso de que éste no hiciese incapié en la salida de 
aquel castillo de MinJ Guillem, Ramón Berenguer IV prometía resar- 
cirle su perjuicio con otras posesiones en Tarrasa ó donde prefiriere, á 
juicio de Ramón Folch, (seguramente el vizconde de Cardona) y de los 
dos compromisarios de Reverter, Robert y Berenguer Ramón, veguer 




La prestación del homenaje feudal, sogún dibujo de fines dol siglo xii (Eegistro 1) 



díí Barcelona. Este párrafo demuestra, que^, con esta escritura venían 
á arreglarse diferencias ó desavenencias entre el conde y el vizconde 
de Barcelona. 

Ni Reverter se avino en no colu'ar el castillo de Cabrera ni su de- 
tentnr Miró Guillem en abandonarlo. Después del convenio, Reverter, 
que casi siempre residía en tierra de moros, según él manifestaba en 
algunos documentos y cuya educación en dicho país resulta evidente 
poruña desús Hrmas escril)icndo Berengarms Revertarius, en carac- 
teres árabes 1 . envió A su fiel lugarteniente Robert, al Conde, con 



;l) Véase el cartulario de Siint Cu-atdel Valles, doc. núm.656. 



LA INSTITUCIÓN DKL CASTLÁ EN CATALUÑA 9 

una interesante carta sin fecha, escrita en latín, catalán y castellano 
ó italiano (1). Pide al Soberano que quite el honor de Granera de ma- 
nos de Berenguer y lo entregue h Robert, en quien desea ver concen- 
trarse el mayor poder, por cuanto «se Roberto manda mea honore ego 
mando et se Roberto non mandat hoc quod scripsimus ego non mando.» 
Más adelante, suplica al Conde, como á señor suyo de Cabrera (rogo 
vos domino meo de Cabrera) que libre este feudo de manos de Miró 
Guillem y lo entregue al propio Robert. 

El eximio arabista Codera, estudiando las causas que determinaron 
el descontento de los moros españoles con respecto á sus caudillos afri- 
canos, señala la predilección que Alí y luego su hijo Texufin, mos- 
traron por los cristianos incorporados en los ejércitos de Fez, á las 
órdenes del cristiano Reverter (2). La fecha á que se refiere esta cita, 
sacada de los historiadores árabes, es la de 1144 poco más ó menos, 
época en que vivía el vizconde de Barcelona Reverter, de quien tantas 
muestras tenemos de sus continuas relaciones con los árabes. 

No tardó en morir Reverter y en pasar á su sobrino, Guillem de 
Guardia, el vizcondado de Barcelona, sin que, en el año 1146, Miró 
Guillem hubiese desamparado el feudo de Cabrera (3) . Por cuya razón 
el de Guardia hubo de convenir con Ramón Berenguer IV, que si éste 
lograba poner en paz del obstinado Miró Guillem, el castillo de Cabre- 
ra, poseería una tercera parte de su dominio, siendo las dos restantes 
del Vizconde. Pero que si el Conde no lo obtenía y quien debiera rea- 
lizarlo fuese Guillem de Guardia, le correspondería íntegro todo el 
dominio. Sentimos no poder seguir hasta el fin tan pertinaz contro- 
versia por no llegar á más la documentación examinada. 

Interesante resulta, en este período histórico, la creación del cas- 
tellano ó castlá de Lleyda, por aparecer la prístina forma en que eran 
establecidos tales cargos, con sus obligaciones y emolumentos (4). En 
el año 1148 se firmó un convenio entre Ramón Berenguer IV, conde de 
Barcelona, y Ermengol, conde de Urgell, recibiendo éste de aquél la 
tercera parte de Lleyda con todos sus términos, esto es, del término 
de Jabud al de Corbins. De las otras dos terceras partes, el conde de 
Barcelona concedía á los templarios, un quinto libre de toda pretensión 
señorial del de Urgell^ á quien indemnizaba de cualquier perjuicio que 
ello le irrogase, con la castlanía de Azcó (facit emendam comiti urge- 
llensi ipsum castrum de Azcho tali modo ut comes barchinonensis co- 
mendat comiti Urgellensi ipsum castlanum). Entendemos que en Azcó 
le colocaría como primer castellano, pues luego, en aclaración del con- 



(1) Colección de documentos, etc., t. IV, pág. 'd'ia. 

(2) Decadencia y desaparición de los Almorávides en España, por Francisco Codera 
(Zaragoza, 1899), página 30 ' 

(3) Colección de documentos, etc., t. IV, pág. 111. 
(á) Ibidem, t. IV, págs. 128 y 329, 



JO F. CARRERAS Y CANDI 

cepto, expresaba, que, en las huestes y cavalcadas en que concurriese 
el conde de Urgell con el de Barcelona, el castlá de Azcó, seguiría la 
hueste del primero; lo cual no debieran establecer, por ser cosa co- 
rriente, si se tratase de la señoría. 

Sigue diciéndose en dicho convenio, que, lo restante de las dos ter- 
ceras partes de los ingresos que quedaban para el conde de Barcelona, 
serviría para colar al castlá que pondrá en Lleyda, con señorío en toda 
la ciudad y término. Este último, debía ser sólido ó dependiente del 
conde de ürgell, y si quedaba vacante el cargo, Ermengol podía nom - 
brar á quien quisiera para desempeñarlo. 

Los derechos que se adjudicaban al castellano de Lleyda, como se 
ve, procedían de una desmembración de los emolumentos señoriales y 
no eran propios ó peculiares del cargo. Así sucedía al establecerse 
todos ellos, por conceptuarse no pertenecerles más derechos que los 
que el señor les delegara. Por consiguiente, quedaba al arbitrio de 
este mermárselos ó quitárselos en la forma que mejor le pluguiere. 
y como muchas veces se concedían por durante la vida del agraciado, 
algunos autores, y con ellos el de la historia general del Languedoc (1), 
ateniéndose á lo que se observa en los siglos anteriores al xiii, han 
afirmado, ser, en esta región, las castlanías, cargos vitalicios. 

Por Baldo de Perusio, cabe prever la poca duración que tendría 
este cargo en algunos países feudales, siendo, quizás, su carácter he- 
reditario, una especialidad de la sociedad catalana. Dice Baldo, en su 
tratado Super feudis (2), que, preguntado, el Emperador, acerca la 
duración del feudo llamado castlanía y guardia ó merced, respondió 
ser sólo de un año, transcurrido el cual podía revocarse, si no se había 
pactado por mayor tiempo. 

Numerosos ejemplos demuestran, que, la voluntad del señor, en el 
nombramiento ó separación de su representante el castellano ó castlá, 
al parecer no tuvo cortapisas en Cataluña, cuando menos hasta el si- 
glo XII inclusive. En el año 1152, Ramón Berenguer IV donóla villa de 
Moya al monasterio de Santa María del Estany, estableciendo que los 
castellanos de Clerá no ejercerían derecho alguno dentro las puertas 
de la villa (3). El propio conde de Barcelona, en 1151, se comprometía 
á no colocar ningún otro, intermediario entre él y Pere de Ma9aean^ 
en el castillo de Gallifa (4) En el Conflent, el castillo de Cornelia re- 
vertía á Ramón Berenguer IV, por morir exorcli su feudatario Bernat 
Joan (5V, antes que concederlo áGuillem de Cornelia, quien manifestaba 
asistirle derecho á ello, prefirió, el Soberano, encomendarlo á Galce- 



(1) Hiitoire genérale de Languedoc, Touloase, 1879, t. Vil, pág. 200. 

(2) Lión, 1038, f. 9. 

(3) Colecciún de doaimentos, etc., t. IV, pág. 206. 

(4) Ibidem, t. IV, pág. 186. 
(6) Ibidem, t. IV, pág. 344 



LA INSTITUCIÓN DEL CASTLÁ EX CATALUÑA 11 

rán de Sales (1 ). Cornelia traspasó su derecho á Ramón de Vilademuls, 
persona muy apreciada del Conde de Barcelona (2), por lo que éste, 
prescindiendo de Sales, le dio aquel castillo, no sin que se suscitaran 
graves antagonismos, entre el primeramente nombrado y el segundo. 

Aun cuando el castlá no debía dejar la guarda de un castillo, co- 
munmente la abandonaba, ya siguiendo al señor en sus cavalcadas y 
huestes, ya desempeñando comisiones de confianza, ya obteniendo la 
dirección de más de un castillo. Como al uso se siguió el abuso, hubo 
necesidad de encauzar el nuevo estado de cosas^ así que pasó á formar 
parte de las costumbres del Principado. 

Por esto se creó el lugarteniente del castlá, llamado segundo castlá 
ó tercero, ó cuarto, y generalmente sots-castlá. Cuando en un castillo 
hubo más de un castlá, se llamó al que directamente lo había recibido 
del señor, castlá major. 

Como el nombramiento de un sots-castlá podía llevar perturbación 
en su guarda ó dirección interna, primero la costumbre y luego la ley, 
dieron garantías al señor, á fin de que no resultase perjudicado por 
tal causa. El usaje Castlani establecía que ningún castlá podía con- 
fiar la custodia del castillo á sots-castlá, sin licencia del señor. La ne- 
cesidad del usaje se evidencia por las muchas ocasiones en que se liizo 
lo contrario en perjuicio del señor (3). 

En el caso de venda de un castillo, alguna vez se consignaba que 
con él eran enajenados los castlanes, á semejanza de lo que se hacía 
con los hombres propios y afocats (4). Mas no debe entenderse hubiera 
similitud entre una y otra clase de enajenación, ya que el castlá podía 



(1; Galcerán de Sales, hijo de Ermesendis, en 1140, había prestado juramento de 
fidelidad al Conde de Barcelona por el castillo de Bibas y por las fortalezas existentes 
en su valle, prometiendo que él ó sus castlanes darían la postat al Conde, cuando se la 
pida. (Ibidem, t. IV, p. 77.) 

(2) Por el aprecio de sus soberanos, fué tomando incremento la importancia y vali- 
miento de Ramón de Vilademuls, quien llegó á ser la más influyente persona deRosse- 
lló durante el reinado de Alfonso I, como que en 1187 usaba del titulo y cargo de virrey 
(vicem domini regis gerens.) Falleció en 1199, casando su hija y heredera, con Huch, 
conde de Ampurias. (Véase Alart, obra citada, págs. 50 y 51.) 

^3^ Uno de los motivos de queja que manifestó el Abat de San Cugat del Valles con- 
tra su feudatario Ramón Pere de Bañeres, en el siglo xii, era haber colocado castla- 
nes en el castillo de Calders, con evidente perjuicio suyo. (^Documentos inéditos, ata,, 
tomo IV, pág. 285.) 

(4) La compra que hizo, en 1405, la orden de San Juan de Jerusalén de los lugares 
de Palau de Anglesola y de Cidamont, invirtiendo parte del dinero que les había pro- 
ducido la venda de San Celoni á la casa de Cabrera, empieza así: 

• En nom de deu sie amen: sobre la venda fahedora per lo molt honorable mioer 
pere vacalm doctor en leys ciutada de barohinona ais molt reuerents senyors frare 
galter leerás del orde del spital de sent Johan de Jherusalem prior de la sgleja de ro- 
dea doctor en decrtts e frare P. dez pomer del dit orde prior de Cathalunya Comprants 
a obs del dit orde e per al dit priorat de Cathalunya deis locha del palaa dangleola e 
de Cidamont ab Caslaniea e feus e ab caslans e dones e ab homens e fembres censes del- 
mes rendes qnisties drets emoluments de aquells lochs> etc. 

7 Armari de Eapluga Calva, saco H, núm. 51, Arch. del Priorato de Cataluña de San 
Juan de Jerusalén. 



12 F. CARRERAS Y CANDI 

dejar libremente su feudo, y esto no estaba al arbitrio del hombre pro- 
pio. Lo engorroso qae resultaba, por otros conceptos, la coexistencia 
de varios castlanes en un mismo castillo, facilitaba la solución cuando 
el feudo era abandonado, pues, en seguida el segundo castlá ocupaba 
el lugar del primero, el tercero el lugar del segundo, y así sucesiva- 
mente, como manifiesta el canónigo Pere Albert. 

Ejemplo de abandono del feudo, presenta en 1281, Bernat G-uillém 
de Entenza. Este caballero cesó de servir los castillos de Falcet y de 
Viacarap que tenía por el rey de Aragón. Transcurrido el lapso de 
tiempo de un ano y un día, el Soberano ordenó al Sobrejuntero de Ri- 
bagorza y Pallars, pusiera en posesión de aquel feudo al segundo va- 
sallo, si deseaba servirlo y si no, que lo ofreciera al tercer vasallo y 
así sucesivamente, de mayor á menor, según la costumbre de Barce- 
lona (1), hasta que fuese servido. 

En convocatorias reales á los feudatarios para que concurran á la 
hueste, observamos, durante la segunda mitad del siglo xiii, que pobla- 
ciones importantes de Cataluña, feudo directo de la corona, tenían á 
un mismo tiempo distintos castlanes, inmediatamente dependientes del 
[Monarca, quizás tantos como castillos ó fortalezas se contaban en su 
término ó murallas. De estas villas, podemos citar á Vilaf ranea, Cer- 
vera y Vilallonga, en 1285 (2). Se mencionan los castlanes de Mauresa 
en 1284, con motivo de cierta cuestión de competencia suscitada entre 
la cort ó tribunal de los castlanes y la del baile, que hubo de resolver 
Pedro II (3). 

La multiplicidad de castlanes ó feudatarios daba lugar á no pocas 
controversias, como puede colegirse del sin fin de ejemplos aducidos 
por el jurisconsulto vicense Jaime Callig, al comentar el usaje castlani. 
Nos viene á mano sacar á colación el que tuvo lugar en el año de 1402, 
originado por Juan de Togores, castlá major del castillo deEahona en 



(1) «Dilecto 8U0 Raymando de Molina supermntario Rípacurcie et de paylas saln- 
tem et dilectionem. Cum nobilis bernardi Guillelmi de enten(;a qui per nobis tenet ad 
feudnm castra de viacamp et de lalret cessauerit per annnm et diem sernire nobis 
dictum feudam nt tenebatur et inde ex parte nostra monitus fuerit ac reqnidtus Man- 
damna ucbis qnatenns si iUe qui est secundus nassalus alterius dictorutn locoruha unlt 
proseqnl feudum snum et seruire ac esmendare nobid illud quod fallitum est inde uel 
nobis loco nostri eidem secundo vassallo desemparetis feudum predictum. Si vero ídem 
secundus vassallus noluerit prosequi dictum feudum ut dictum est restituatís dictum 
feudnm tercio vassallo et sic de vnoquoque vassallo maiori ad minorem prout hoc fa- 
ciendum fuerit, juxta modum et condicionem predictam ac consuetudinem barcbino- 
n<i. Datum valencia II nonas Marcii anno domini M°CC°LXXX° primo.— R." scorna.» 
Registro 44, folio 211. 

(2) Registro 43, folio 107. 

(8; «BhJhIo Minorise vel eius locum tenenti. Intelleximus quod ¡n preiudicium nos- 
trnm Cnstlani Minorise sen Curiam per eis tenentes nolunt admitiere appellationes 
qnoil flnnt «le Curia ad bajulam in quo si ita est derogant nobis. Quare mandamns uo- 
bU quatonns moneatis Castlanes prediotoa seu Curiam tenentes quod dictas appella- 
riones admitant ut fieri debet. Alias ipsos prout de jure fuerit apellatis. Datum ut 
•upra.' ilJb4, II kalendas Decembris.) (Registro 43, folio 79.) 



LA IXSTiTUCIÓX D.-L CASTLÁ EN CATALUÑA 13 

Sabadell, quien poseyéndolo en feudo del señor, tenía debajo suyo á 
otros tres castlanes. Uno de estos, Ramón Sentmenat de Campcentelles 
á su vez tenía como feudatario al propio Togores, por razón del diezmo 
de San Feliu de Sabadell, observando el narrador de esta incongruen- 
cia: eii acó es fet tort al Senyor del dit Castell e vita com lo dit Johan 
2'ogores no pot esser Senyor e vas salí per una viatexa cosa (1). Casos 
como este debieron ocurrir á menudo, ya que fueron previstos en la 
compilación de costumbres de Cataluña, de Pere Albert (2). 

Pero aún más que entre castellanos, donde menudeaban tales con- 
flictos era entre éstos y sus señores. Ya de antiguo se dan casos en los 
que el soberano, al entregar un feudo, procuraba prevenirlos, estipu- 
lando que el castlá reconocería sin oposición al señor que luego pusiere 
en el castillo. No de otro modo en el año 1080, sucedió en Talarn. Los 
condes de Pallars tenían este castillo y el barranco (bale) de Sots- 
terres, encomendado á varios guardianes ó feudatarios. Al aceptar Gi- 
laman Ug, en la fecha arriba citada, uno de estos feudos, se compro- 
metía á reconocer por señor del castillo á la persona que el Conde le 
mandase («et faciat per ipso castro scniorem qualem Reimundus comes 
ad illum mandauerit») (3), 

En el siglo xiii se desarrolla una especialidad de tales conflictos de 
aspecto puramente social, que dio no poco juego. Convertidas, las cast- 
lanias, en hereditarias y radicando casi siempre en personas del esta- 
mento militar, el orgullo de clase los originó, haciéndolos aparecer 
con una violencia y tenacidad tales, que no paró hasta infiltrarlos en 
la jurisprudencia. 

Su causa radicaba en el encumbramiento de los villanos, esto es, de 
los vecinos de villas y lugares, que no se dedicaban á la milicia y á 
quienes su bienestar material permitía adquirir, por compra, castillos 
y feudos. Como no eran caballeros, al convertirse en señores de cas- 
tillos, tuvieron, en calidad de feudatarios, bajo su potestad, k castlanes 
pertenecientes muchas veces al estamento militar. En semejante caso, 
éstos ya consentían en prestar el debido juramento de fidelidad al nuevo 
señor, mas rehusaban rendirle homenaje, por ser de menor categoría 
social: se viinvaven de senyor. 

Los ciudadanos de Barcelona protestaron de semejante actitud, 
suponiendo lesionaba sus privilegios. El castillo de Burriach, en 1352, 
al adquirirlo el escribano real Pedro des Bosch, tenía por castlá á 
Guillem de Argentona, caballero y auditor de la curia real, quien ne- 
góse á la prestación del homenaje á Bosch, insiguiendo aquellas prác- 
ticas feudales. Mas éste, como ciudadano de Barcelona, adujo el argu- 



(1) Manual de novells ardits vulgarment apellat Dietari del antich Consell Barceloni, v. I, 
pág. 99. (Barcelona, 1892.) 

(2) Constituciona de Cath'ilunya, libro IV, pág 368, apartado XXXX, 

(3) Kegistro 1, folio 32. 



14 F. CARRERAS Y CANDI 

mentó de que era igual eu derechos y preeminencias á los caballeros 
de Cataluña. Examinada la controversia por peritos en derecho, fué 
su resolución favorable á la aseveración de Pedro des Bosch, decla- 
rándose no haber lugar á la pretensión del castlá de Burriach (1). 

Esta clase de contiendas obligó á las Cortes de Barcelona del 
año 1311, á decretar, que si señoría de castillo ó de lugar que acostum- 
brara ser de caballero, pasase por compra ó sucesión, á ciudadano ó á 
hombre de villa, las diferencias que entre ellos se suscitaran, debían 
juzgarse por jueces y en la misma forma que antes eran juzgadas con 
el caballero cuyo lugar ocupaba el ciudadano ó villano (2). 

Ya entrado el siglo xiii, fué usual en Cataluña perpetuarse el de- 
recho del castlá á una parte de los emolumentos ó tributos señoriales. 
En 1358, el castlá del castillo de Burriach recibía de los terratenientes, 
haces de paja (feys sive mantés de paylla) almuts de cebada, huevos, 
cafios (?) y otros derechos semejantes. Esto constituía lo que se llamó 
censo de castlanias, suprimidos en cierto modo por la famosa sentencia 
de Guadalupe en 1486. Decimos en cierto modo, porque se eximió á 
los labradores de pagarlos, salvo aquellos casos en que los castlanes 
estuviesen en posesión de recibirlos. Y como estos casos eran nume- 
rosos, la prestación "feudal subsistió en la Edad Moderna, como lo 
mostraremos con el ejemplo que nos suministra el castillo de Qa Nove- 
11a, en el antiguo condado de ürgell. 

Los derechos de los castlanes á estos emolumentos del término del 
castillo, hemos visto eran hijos del pacto ó voluntad del señor. Este se 
desprendía de una parte de los tributos de su pertenencia, para ceder- 
los á su lugarteniente. Existe un contrato del año 1220, entre Bernat 
de Anglerola y su mujer Ferrera, con Bernat de Golmers, por el cual 
los primeros conceden á éste perpetuamente, y con derecho á legarlo 
á sus sucesores, la castlanía de (^a Novella, conviniéndose que, de los 
emolumentos del castillo y villa antedichos, tres cuartas partes perte- 
necerían á los Anglerolas y una cuarta parte á Golmers ó á sus su- 
cesores (3). 

Como la sentencia de Guadalupe no lesionaba derechos adquiridos, 
la castlania de Qa Novella prosiguió percibiendo los suyos con mucha 
posterioridad al siglo xv. Por derecho hereditario, halláronse ser, pro- 
indiviso, castlanes de Ca Novella en 1645, Juan de Olzinelles, señor de 
Mollcrusa, y Ramón de Pocorull, señor de Fonolleres, habiendo pasado 
cl señorío del castillo al Prior de la orden de San Juan de Jerusalem. 
Al señor y á los castlanes les hallamos entonces enredados en largo y 



(1) Véasela monografía del autor Lo castell de Sant Vicents ó de Burriach en publi- 
oacián. 

(2) rontUlueiont y altreñ dret» de Catalunya, vol. I, p&g. '-^bl. 

(3) 12 Armari Catas Antiguas, saco O, doc. núm. 53, Arch. del Priorato de San Juan 
d* JeruBalón en Cataluña. 



LA INSTITUCIÓN DEL CASTLÁ EN CATALUÑA 15 

costoso litigio, por no querer acceder, el Prior, ala pretensión de éstos 
á la sexta parte del diezmo de los granos (1). 

Los derechos peculiares de los castellanos, al comenzarse A estable- 
cer fijamente en el siglo xiii, señalaron una diferencia en el xiv, en- 
tre castlanias con intervención en los repartos de las prestaciones se- 
ñoriales del término, y castlanias con sueldo ó emolumento fijo y 
atribuciones limitadas á un orden meramente militar, á las que se llamó 
capitanías. Ejemplo de estos últimos cargos ocurre en el reinado de 
Pere II del Punyalet, al confiar el castillo de Cónfrides, en Valencia, á 
Arnau de Mataró. Este caballero venía obligado á tenerlo provisto de 
hombres y vituallas suficientes para su custodia, asignándole el Rey 
mil sueldos de reales, que cada año el baile de Cónfrides le entregaba 
el día 15 de Agosto. Y para que no haya lugar á dudas acerca la na- 
turaleza del cargo, por dos veces se hace constar en su credencial, 
que lo poseerá mientras así pluguiere al Soberano (¿). 

La distinción entre capitanía y castlania, viene á establecerse 
también en el siglo xiv entre castellania y castlania, dos palabras sinó- 
nimas, hasta entonces tomadas como expresivas de una misma idea. 
Esta diferencia la presentan los comentaristas de los Usatges, siendo 
el primero en exponerla Jaume de Vallseca, que vivió á mediados del 

siglo XIV. 

Balari y Jovany, ocupándose de la primordial importancia del 
castlá en nuestro Principado en los prístinos siglos de la Reconquista, 
explica cómo debióse á tal institución la denominación de tierra de 
castlanes ó de catalanes (3) que siempre más ha llevado. Sus concien- 
zudas investigaciones en las escrituras de los archivos de Cataluña, 
nada le indican acerca la existencia de la distinción con el castellano, 



(1) LoB castlanes mantenían su derecho á poseer «qniscnnany la sisena part de tots 
los grans dessimals ques callen en lo termo del lloch de la Novella de ahont ella Bon 
earlans per indiais y axi mateix en tornarlos en la possessio mes que prescrita y anti- 
quissima que teñen dits Senyors de Olsinellea y PocoruU y han tingut sos pares y pre- 
decessors de rebrer dita sisena part de dits grans dessimals en dit terme de la Novella 
y en aquella com a Carlans que son de dit lloch mantenirlos de la qual possessio de 
rebrer dita sisena part de dits fruytsdessimals ex obrupto y sens ministerini coneguda 
de dret et alias foren expoleats per lo molt Iltre. Fr. D. Rafel Xammar les hores 
Prior de Catalunya.» 

X2 Armari Casas Antiguas, saco O, doo núm. 300, Aroh. del Priorato de San Juan de 
Jernsalén en Cataluña. 

(¿) «Nos P. etc. tradimus et comandamus uobis Arnaldo de Matarone Castrum nos- 
trum de Cónfrides Ita quod ipsum Castrum teneatis et cnstodiatis fideliter atque bene 
et ponatis ibidem tot homines qui sufñciant ad custodiam eiusdem Castri et arma 
etiam et victualia et alia apparamenta neccesaria custodie suppradicte. Volentes quod 
dum nobis placuerit recipiatis per custodia dlcti Castri mille solidos Regalis quos uo- 
bis assignamus in redditibna dicti loci. Mandantes baiulo de Cónfrides quicumque 
fuerit quod dictos Mille solidos nobis soluat annuatim in festo sánete Marie Angustí 
dum meamut dictum est placuerit voluntati. Datum valencie idus fftsbruarii. — E.. es- 
coma.» 

(3) Orígenes históricos de Cataluña, Barcelona, 1899, pág. 29. 



t6 F. CARRERAS Y CANDI 

en hxs síítIos anteriores al xiii, que, en nuestros breves estudios de la 
documentación semieval, tampoco hemos sabido apreciar. 

Expone Vallseca, que teníamos el castellano y el castlá, á quien 
apellida clastlá. Era este último, el custodio del castillo, al cual no 
competía derecho alguno en su término; y el castellano, este mismo 
custodio ejerciendo derechos propios en el término (1). 

Pocos años después de Vallseca, otro notable jurisconsulto barce- 
lonés, Jaurae de IMarquilles, manifestaba, en pleno siglo xv, ser de la 
misma opinión que su anterior. Mas si Marquillcs decía seguir á Vall- 
seca, en el texto sustentó opinión bien distinta. Le seguía al aceptar la 
diferencia entre castlá y castellano, pero no en la calificación de uno y 
otro. El primero supuso ser el que tenía derechos en el castillo, y cas- 
tellano el que no los poseía. Por consiguiente, invertíalos términos de 
Vallseca (2). 

De todos modos, dichos autores dejaban establecida una distinción 
que antes no existió. Raciocinando sobre las causas que la motivaron, 
cabe suponer si sería uno de tantos efectos de la influencia de Castilla, 
que en aquel período comenzaba á sentirse en Cataluña. Nuestra com- 
piii'ada institución feudal, con sus múltiples enfeudaciones, dominios 
y tributos, ora radicando en las personas^ ora en los bienes, ora en 
las jurisdicciones, presentaba al castlá con derechos propios en los 
productos y frutos del término y con atribuciones administrativas en 
los vasallos, de que carecía el castellano ó alcaide de castillo en el 
vecino reino, cargo de índole puramente militar (3). 



(1) «Nota qnod nos habemus Castellanum et Clastlanum qnoniaiu Clastlanus est 
castos castri et qni nuUam ius habet in castro. Sed Castellanas Labet ias íq castro, \t 
hoc vsa.» {Atitiqviores harchinonensium leges, qvas vvlgvs vsalicos appellat ciim comentariis 
Supremoriim lurisconsiilloritm Jaeobi a monte Judaico, Guillei'mi a Vallesicca et Jacobi Cali- 
cii, (Barcelona, 1514) folio 8i;. 

(2; «Nota II: secumdam Ja. de vallesica quod nos habemus caBtlannm et caste- 
Uanam quoniam castellana.s est castos cattri et qui nuUum ius habet in castro sed 
castlanas habet ius in castro.» (''omentaria Jacobi de Marqtiilles super vsaticis barchinone, 
(Barcelona, 1.505) folio 101). 

(3) Dará idea exacta de que fueron estos alcaides en el antiguo reino de Castilla, lo 
que se lee en un interesante manuscrito del siglo xiy de la biblioteca del real monas- 
terio do San Lorenzo del Escorial (III Y i, folio 100). 

«Ley VI: quales donen esser alcaydes de los castiellos que es lo qae deuen fazer por 
8U8 cuerpos por guarda dellos. 

• Cjnnt castiello de senyor segunt fuero antiguo de Espanya es cosa en qne yaze 
mnyt grant periglo e pues que ha de hoyr el que touiere sil perdiere por su cnlpa en 
traycion qnes puescha 'prouescha) como en egual de la muerte del senyor miso deuen 
todos lo., que los touieren seer apercebidos en guardarlos de manera que no cayan en 
ella E por esta guarda seer fecha uomplidamientre deuen seer catadas V cosas. La 
primera quo sean los alcaydes átales como quiere por aguarda del castiello. La segona 
que fagan ellos mismos lo que denen en guarda dellos. La ter?a quey tengua compli- 
mento -lo hombres: la quarta de uianda, La quinta darmas e de cada una destas que- 
remos mostrar como se deuo fasor. E por ende diximos que todo alcayt que touiere 
castiello de senyor deas seer de buen lugar de padre e de madre e si lo fuero siempre 
hanra nergon<. a do fiizer del castiello cosa quel este mal ni por que seia desondrado ni 
los que dell clostindieren. Otro si deuen seer leal por que toda uia sepa guardar quel 



LA INSTITUCIÓN DEL CASTLÁ EX CATALUÑA 17 

Qaedaba planteada, la distinción entre ambos custodios de castillos 
y en tales términos, que necesariamente había de producir confusión 
en los tiempos posteriores Seo;ún nuestro parecer, Marquilles llamaría 
il propósito castlá al que tenía derecho en el término del castillo, por 
avenirse así la palabra genuinamente catalana, con el modo de ser 
peculiar de nuestro territorio. Como la distinción no era casuística, 
sino racional y conforme á dos diferentes estados de guardianes de un 
castillo, nada se oponía á que fuese admitida y por consiguiente se in- 
flltró en los escritos de los jurisconsultos. 

No obstante, en los años que podemos llamar coetáneos de Vallseca 
y de Marquilles, se legisló, en las Cortes de Monzón, acerca de esta 
materia, sin constatar la antedicha diferencia. Corría el año 1422, 
cuando las referidas Cortes estatuyeron que no pudieran conferirse á 
los nacidos fuera del territorio catalán, los cargos de «castellanía ó 
guarda de las f oreas e castells» (1). El sentido estricto de su redacción 
ya dice ser una misma cosa la castellanía y la guarda de un castillo, 
en conformidad al criterio de Marquilles. Pero la omisión de la castla- 
nia; el no expresarse si tal prohibición se entendería solamente para la 
guarda ó castellanía; el dictarse el capítulo ele Cortes, poco tiempo 
después de la publicación de la obra de Vallseca, cuando aún no ha- 
bía salido la de Marquilles y por consiguiente, cuando los tratadistas 
dejaban sentado ser diferente la castellanía de la guarda; el equiparar 
fovcas con castillos: son consideraciones todas que nos han inducido á 
creer que la distinción, entonces, no se tuvo en cuenta. 

Andrés Bosch, á principios del siglo xvii, se hace eco de la opinión 
de Vallseca, y no advi -ite que Marquilles la contrariara. Además re- 



Rey nil regno no seyan tleseretados del castieUo que touiren E aUi ha mester que sea 
estoreado perqué no puede desemparar a los periglos quo al castieUo auinieren. E sa- 
bidor qiii quiere que seya porque sepa fa^er e guisar Jas cosas que aquí ouiere a guar- 
dar e a'defendiiiiento del castieUo. Otrosí no deue seer mucho escaseo porque haian 
sabor los hombr^ s de fincar de meyor mentre con ell car asín como seria mal de seer 
mucho desguisado de guardar las «osas que fuesspu menester por aguarda del castieUo 
otrosí le serie mal de no saber partir com los hombres lo que ouiessen quando menester 
los fues. E no deue seer muyt pobre porque no haia cobdicia de quererer (querer) ri- 
queza daquello que diere por alaratineacia del CastieUo. E demás de todo esto deue 
seer muyt aguaoso en guardar bien el castieUo que touiere e no se deue partir dell en 
tiempo de periilo E si atanyeíje que ge lo corcassen o lo c imbatiessen deue lo empa- 
rar fasta la muerte e por veher turmentar la muger o los figos o otros hombres quales 
quiere que amasse ne por seer en presen o turmeatado o í'erilo de muerte o asi mena- 
cado de matar ni por otra raz >n que se po(lies»e seer de mal o de bien quel feciesse o 
le promitesse de tazer non deue dar el castieUo ni mandar que den que si lo feciesse 
cayria por ende en pena de traycion corno quien trayere castiello de su senyor » 

(1) Constitucions y altres drets de Catalunya, Barcelona, 1588, v. I, pAg. 163. 

Semejante prohibición no era nueva en los estados pirenaicos, pues desde 1393 es- 
taba vigente en el vizcondado de Bearn, donde se excluyó á los forasteros de los car- 
gos de oficiales de justicia, castellanos y oficiales de la cancillería y de la casa del viz- 
conde. {Les étais de Béarn depuis leurs origines jusqu'au commenccment du xvi siécle, par 
León Cadier, (Parla, 1888, p&g. 360.) 

1901 ti 



18 F. CARRERAS Y CANDI 

chaza que algunos autores llamen caballerías á las castlanias (1), adu- 
ciendo razones que no son las más sólidas para ello No cabe confun- 
dir á la caballería, orden militar, como hace Bosch^ con el derecho 
feudal de una caballería, al que debe suponerse aludirían los autores 
que, con poco fundamento, lo creyeron análogo á la castellanía. Con 
el nombre de caballería se designó la obligación feudal de seguir al 
señor en las campañas, con un caballo y jinete armat y alforrat. 
A ella estaban afectos no pocos feudos, así de castellanías, como de 
concesiones jurisdiccionales ó territoriales. En muchos documentos 
del siglo XIII suele leerse que tal persona debía contribuir á la hueste 
con media caballería, en cuyo caso, reunidos dos feudatarios sujetos 
á idéntica prestación, entre ambos, pagaban un caballero con su co- 
rrespondiente equipo de armas y caballo. 

Más lamentable equivocación es la consignada por el autor de la 
historia del derecho en los Pirineos (condado de Bigorre), quien acep- 
tando una errónea opinión francesa, sienta que la castlania es el de- 
recho de asilo '2). 

Bosch, al seguir á Vallseca, hace afianzar su opinión, como se ve 
en un interesante escrito jurídico del año 1729, referente al lugar y 
término de Solivella (3). 



(1) «SeruÍHnse tambe los Comtes de alttes persones per alguns actes particulars, y 
de uUs passaren ais dt mes Magnats y Barons restats liris avay ab titols de Castlans 
y Castellans entre los quals \d ha differencia los Castlans son los qui teñen la guarda 
del Castell sens teniri en ell ningún dret lo Castella es lo qui te la guarda y dret y aixi 
deis sabcastlans y subcastellans com a tinents com llargament declaran totslus prac- 
tichsenlo vs&t, Ca»tlani Comment- deis vsat. f. 83< y apres Soccarrats en lo coment de les 
consueiuts de Pere Albert (C : si castlamis ca, ef sí non est) deis quals apar que estos titols 
tambe eren feudals, de manera que les Castellanies ó castlanies son aquelles enfeuda- 
das per altre sonyor tenint per ells feus, com se ven en les enfeudacions de decimes y 
altres ilrets; k estas ( astellanies molts Escriptors anomenan Caualleries y los Castlans 
Cuuallers y verament son altra estat de persones encara que lo servey de ells era per 
la guerra com esta dit. per quant aquells que trobam avuy gosan ditas Castlanies ó 
Carlanies per elles sois no gosan priuilegis militara, sino sois los feudals del honor te- 
nen; íl esta resolució me obliga lo que escriu Socarrats (En lo c. si Castellnns nti. 4) que lo 
titol y nom de Carla ó Castlá es de vasallatge y que dir Castla ó vassall tot es una cosa, 
prenent sois nqueix especial nom per raho del seruey.> 

Andreu B' scti, Titols de honor de Cathalunya, Rosselló y Cerdanya, lib. II, § 7. 

(2; «Qaelques chúteaux avaient le droit d'dsile. Fierre de Boylossio reconnut ce 
ilroit au chi'iteau de Corueilhan, en présence de Gaillard de Salis. C'est ce qui resulte 
d'un acte de 1819, du mardi, veille de l'Assomption, dans le cháteau de Riscles: fíecog- 
novit se (enere caslaniam quam luibet in castro de Cornelhano *;. Caslania, d'aprés Grave- 
rol !** , doit se traduire par droit de refuge: Le sauvement casla7tia ou gualanie, est un droit 
pour le refuge au chú'eau des seinneurs.* 

Ihsloire du droit duna les l'yréíUes (Comté de Bigorre), par M. G. B. de Lagréze (Pa- 
rí», 14tt7i, pAg. 27'.l. 

(!Ji Demostración jurídica con que el fiscal patrimonial de sv magostad persvade se 
dove revnir o incorporar b. la Real Corona la Yvrisdiccion Civil y Criminal mero y 
laixto imperio del Lugar y Término de Solivella. (Barcelona, 1729;, pág. 2o. 



(•) Gíanaj/e», t. III, p. 142. 

(♦•) Les ArritB notables recueiilis par B. de la Roche-Flavin, avec les Observations de 
Fr. Gravorol; Toulouse, 1682, in folio. 



LA INSTITUCIÓN DEL CASTLÁ EN CATALUÑA 19 

En 1839, el diccionario catalán de Labernia interpreta erróneamen- 
te las voces castellá, castellania y castlá. Mientras afirma ser, el caria, 
cierto señor con jurisdicción y derechos propios en un territorio, supo- 
ne iguales las voces castellá y castlá, significando gobernador de al- 
gún castillo, y ser, la castellania, un territorio ó jurisdicción indepen- 
diente, con leyes particulares y régimen especial (1). 

Quedando bien sentada la disparidad y confusión en el significado 
de castellano y castlá y nuestra opinión, conforme á la de Marquilles, 
examinaremos alguna de las relaciones entre el señor y el feudatario, 
en las cuales no hallamos estos motivos de controversia. 

La compilación de costumbres de Cataluña, hecha por el canónigo 
de Barcelona Pere Albert, refiere, con profusión de detalles, la mane- 
ra como debía ser entregado un castillo, al señor, por el castlá ó feu- 
datario, á cuyo acto en nuestro lenguaje medioeval se llamaba donar 
la postat de castell. 

Cuando tal sucedía, el castlá ó vasallo sacaba del castillo todos los 
bienes muebles de su propiedad y lo entregaba sin oposición. Ya den- 
tro la fortaleza, el señor ó su representante, hacía subir en la cima de 
la torre, á dos ó más de sus hombres, quienes clamaban con grandes 
voces el nombre del señor. Entonces el castlá ó vasallo salía, no ya 
del castillo, sino de su término ó villas del mismo, á no ser que entra- 
ra en alodio propio suyo, si es que lo hubiese dentro de aquella cir- 
cunscripción. De lo contrario, mientras permaneciere en el término, no 
se entendía haber entregado la postat plena, siendo calificado de hau- 
sador ó traidor. 

Muchos lugares de Cataluña, en el siglo xiii, tenían derruidos sus 
castillos. En tal caso, el ceremonial se ejecutaba en una ó más paye- 
sías del término, en las que, los hombres enviados por el señor, invo- 
caban su nombre, mientras fijaban un palo, lanza ó cosa análoga, 
como símbolo de tomar la postat. 

Después de hecha franca y leal entrega de un castillo al señor, 
era costumbre de Cataluña, que éste, sólo estaba autorizado á retenerlo 
diez días en su poder, debiendo restituirlo luego al feudatario. Empe- 
ro cita algunos casos Pere Albert, en los cuales^ por excepción, podía 
el señor ocupar por más tiempo Ib. postat del castillo, como v. g. en 
tiempo de guerra; si el castlá hiciese oposición al señor en el cumpli- 
miento de alguno de sus deberes ó en entregarle la postat; si le aban- 
donó vivo en la batalla con sus enemigos; si le desafió ó le desamparó 
el feudo, etc. 

Es interesante, para apreciar hasta dónde llegaban los derechos de 
los castlanes en los términos de los castillos al comenzar la Edad Mo- 
derna, conocer la respuesta que hizo^ en 1506, el castlá deBiure (ve- 



(1) Dtecionari catalá-castellá-llati- francés italid, per una societat de eatalans. (Barce- 
lona, 1889). 



20 F. CARRERAS Y CANDI 

guería de Montblanch) á, la inquisición de Fray Bernat Guerau de Re- 
quesens, prior en Cataluña de la orden de San Juan de Jerusalén. 
Decía el castlá, pertenecerle las prestaciones y derechos siguientes: 

«ítem i)er raho de dita castlauia tinch y so en possessio de tot lo 
ciuil e tinch aci y exercesch tota jurisdiccio ciuil cort e mon batlle en 
nom del qual se fan totes letres e tot lo exercici de la justicia ciuil e 
quiscun pages del present loch me fa tres jornals de joua, co es hu de 
tirada altre de batuda ab vna muía solament y altre de sembrada ab 
dues mules. E jo f asios la despesa a ells y a les besties. 

»Item tinch la fadiga de les terres ques venen y puch fer la gra- 
cia que vull del tere del preu pertanyent per raho de venda a senyor 
del qual tere que reuena se reeb jon he una part y ló senyor laltra. 

»Item mes reeb com a castla la mitat de la decima de tots splets e 
pertenese a mitges entre mi e lo senyor» (1). 

Se lee en Marquilles (2), que el castlá era responsable ante el señor 
de las averías sufiidas en el castillo. Y si este se hubiese derruido por 
negligencia del castlá, á él correspondía la reconstrucción, pues que 
un feudo se concede siempre para mejorar, no para disminuir, la cosa 
enfeudada. Si el castláwo tuviere ninguna culpa en su destrucción, de- 
bía ser ayudado de los hombres del término, al reedificarlo. 

El castlá á la muerte del señor del castillo y hasta la declaración 
de heredero, quedaba como única autoridad en el término, é igual 
acontecía con el sots-castlá al fallecimiento del castlá. En algunos tes- 
tamentos de señores de castillos aparecen cláusulas dispositivas dirigi- 
das á los castlanes. El testamento de Mir Geribert puede ser ejemplo 
de ello. 

Este caballero, que vivía en la primera mitad del siglo xi, era per- 
sonaje de notoria importancia, no sólo por correr en sus venas sangre 
de los condes de Barcelona, si que también por su carácter turbulen- 
to, que, ora le llevó á combatir á los catalanes bajo los estandartes 
agarenos, ora á luchar contra los árabes del reino de Tortosa, en una 
de cuyas empresas murió con toda su hueste, en 1060. Reconciliado 
poco antes de su fallecimiento, con el Conde de Barcelona, se hallaba 
señor de los castillos de Sant Marti, Cetina, Subirats, Ca Vid, Olérdu- 
la, ICrapruná, Ribert y Port de Montjuich, Dispuso al morir que su 
hijii Dcniat ({uedara en cierta dependencia ó feudo de su hermano 
Arnau, y á fin de que su voluntad no fuese contradicha, se dirigía á 
los rastlancs mandándoles que no entregaran las postáis de los casti- 
llos legados á Bernat, hasta que éste, un el término de treinta días, 
jurara que, al morir Arnau, le heredaría en dichos bienes (3). 



(1) liiveisorum í al 89 fpapeles sueltos ) Archivo del Priorato de San Juan de Jeru- 
■alón en Cataluña. 

(2) Comentaría Jacohi de Marquilles stiper vsaticis barchinone. folio 103. 

(8) «Kt mnndauit ad suos castellanos qui tenebant predictam suam honorem ut non 
dedl»Bent potestatem predicto filio sao bernardo usque qno bernardus filius suus ha- 



La INStlTUCiÓN DEL CASÍLÁ EX CATALUÑA 2l 

Con lo que antecedo no pretendemos haber expuesto más que una 
pequeña parte de cuanto pudiera aducirse acerca la institución del 
castld, á fin de dar idea más ó menos aproxima,da de lo que venia á 
ser en el rt\iíimen feudal catalán, echando mano de algunas breves 
anotaciones, que pueden ampliarse con la rebusca y estudio de muchos 
otros textos similares. 



baisset sacramentum factura arnaUo fratri suo ut habuisset predictos castres arnaUns 
predicti post mortem bersardi fralri sui. Et si ber. ardus filius suus se abstraxisset et 
nolaisset faceré predictum sacramentum arnaUo fratri suo sine uUa dubitatione et 
hoc babeat factum infra XXX diea. (Lib. Antiqu. Eccl. Ca'hed. vol. IV, foL 162, doc. 
núm. 379). 



■^' 'jsl "í^--^-^-!^ 'sí -¡s^; 'sí JsJ ^. ^ "(b',. '(s'„ '.el p^ -éT. ^. ^, ^ ^. '^ ■.®,. Üsí" 



BELLESGUART 

REAL SITIO DE MARTlN I 



En las inmediaciones de Sarria y en despejada vertiente de los 
montes de CoU-cerola, había, en el siglo xiv, antigua casa de campo, 
fertilizada por abundante caudal de agua, destinada á convertirse, por 
azares de la suerte, en palacio de los reyes de Aragón. 

Este edificio, explica Madoz (1), que perteneció á los antiguos 
condes de Barcelona, Según Fiter, fué construido por Alfonso I en el 
siglo XII y restaurado en el xiv (2). 

Sentimos que ninguno de estos autores indiquen la procedencia de 
sus citas, á fin de comprobarlas, pues, á pesar de haber tenido ocasión 
de examinar muchos documentos de los archivos de Barcelona, no en- 
contramos dato alguno de la existencia de Bellesguart con anteriori- 
dad al siglo XV. Lástima que no se haya conservado la monografía 
que uno de los últimos propietarios de dicha finca, el académico Fla- 
qaer y Fraisse, tenía preparada, según manifiesta Rubio y Ors (3), 
pues podríamos consignar otra opinión más acerca de su origen. 

Martín I el Humano, ya fuese efecto de su carácter, ya de su natu- 
raleza obesa y enfermiza, no solía estar en gran movimiento, resi- 
diendo largos períodos de tiempo en un mismo sitio. El verano de 
1404, desde fines de Agosto, lo pasó en Valldaura, casa de recreo sita 
al otro lado de las montañas que cierran el llano de Barcelona, de 
donde regresó á esta capital en el mes de Noviembre. El verano de 



(1) Diccionario geogrdflco-estadistiro-kistórico de Espaüa y sus posesiones de T^ltramar, 
por Pascual Madoz, (Madrid 1847), tomo VIII, pág. 390. 

(2) Anuari de la Assoctació d' Excursions catalana, any primer 1881, (Barcelona 1882), 
pág. 212. 

(3) Discursos leídos ante la R, Academia de Buenas Letras de Barcelona en la recepción 
pública del Rdo, P. Eduardo Llanas, escolapio, (Barcelona 1891), pág. 45. 



24 í". CAKRÉRAS y CANDÍ 

1405 tamhién estuvo en Valldaura, pero no el de 1406. Negocios de 
frobicnio le obligaron á marchar á Valencia, donde permaneció aquel 
estío, así como todo el del siguiente año 1407, que prosiguió en dicho 
reino de cuya capital regresó á Barcelona. De esta ciudad no se movió 
en los meses de calor del 1408 Sin embargo, cierta correspondencia 
suya fechada en 20 de Septiembre, manifiesta que aquel día y quizás 
alo-uno de los inmediato anteriores, estuvo en la torre que poseía el cé 
lebre barcelonés Joan Fiveller en Sarria y de cual torre dijimos algo en 
otra ocasión (1). Concluía esta correspondencia con el Dada en la 
Torre de Joan fiueller (2); y el mismo día 20, Martín firmaba otras car- 
tas en Barce ona. 

Suponemos que con posterioridad á este verano de 1408, adquiriría 
el rev de Aragón, la finca de Bellesguart, nombre con que la bautizó el 
monarca, en sustitución del primitivo que desconocemos. Que Martín I 
le dio este nombre, él mismo lo refiere al escribir á su procurador en 
Mallorca el 15 de Diciembre de 1408: Segons per altre letra vos hauem 
escrit nos Tiaiiem comprat aci en lo terretori de Barchinona una forre á 
la qiial hauem mes nom bell esguard. Realmente era bella la vista pano- 
rámica, (que no otra cosa significa esguart) que desde aquel elevado si- 
tio se descubría sobre el llano que atraviesan el Besos y el Llobregat. 
Siempre ha sido usual designar lugares semejantes con tales nombres, 
nacidos las más de las veces del acaso, según los numerosos ejemplos 
que presenta la orografía de todos los países. Un caso completamente 
análogo al de Bellesguart, esto es, que por un magnate se diese el 
nombre de bello á cierto territorio, ocurrió en 1225, en otra porción de 
Cataluña. Ñuño Sánchez, señor del Rosselló y Cerdaña, tratando de 
[»oblar una tierra yerma y desierta, en su frontera de ürgell, región 
llamada Baridá, también á causa de su excelente posición, le puso por 
nombre Bell-ver (bdlo videre) (3). 

Martín I manifiesta su reciente adquisición de la finca llamada Bell- 
esguart, cu la carta que el 1.° de Enero de 1409, dirigía al baile 
general de Aragón pidiéndole algunas variedades de árboles para la 
Torre que hauem nouellament comprada aci en lo terretori de Barchi- 
}i(>na. 

Ambos documentos nos convencen de que á fines del año 1408 ad- 
quirió esta finca cercana á Barcelona, con el propósito de pasar en 
ella hi mayor parte del año, por convenirle así á su salud, según pro- 
lija eiinfesión (4). 

Para estancia real, ni el edificio reunía condiciones, ni la huerta 
contigua contenía buenos frutales, según convenía á un monarca. Por 



il) Sotas hiBtóricns de SarrUi, vol. I, p&g. 2^52, (Barcelona 1901,. 

(2) Registro 2.'6l, folio 100, (Arch.Ar.). 

(3) l'rivtlégea et tilres municipatix de Roussillon et de Cerdagne, por Alart, (Perpiíián 1878;, 
|)&g. V¿2. 

(4) Véase la carta que luego copiamos. 



eELLESGUART, REAL SITIO DE MARtlN I 25 

consiguiente, vemos ser el j)rimei' cuidado de D. Martín subsanar am- 
bos inconvenientes Hallándose ya en la estación propicia para las 
plantaciones, trata de procurarse un esclavo experto é inteligente, ca- 
paz de dirigir y cultivar acertadamente los frutales que deseaba ad- 
quirir, prefiriéndolo casado, y envía á buscarlo á Mallorca, en fecha 
de 15 de Diciembre de 1408. Y el 1." de Enero de 1409. escribe al baile 
general de Aragón para que al mismo objeto de arreglar su huerta 
de Bellesguart, le remita empelts de les peres de ventó y empelts de les 
macanes de Taracona de totes na^ures, encargándole la mayor dili- 
gencia, pues estaba á punto de terminar la época propicia para los in- 
gertos. 

Mientras solicitaba de Zaragoza buenos perales y manzanos, pedía 
á Caspe cepas de rahns de salvar. Instando al Comendador de dielia 
ciudad el envío de sarmientos barbados aptos para trasplantar. 

Era costumbre general en los siglos xiv y xv, arreglar los jardines 
de los soberanos con árboles frutales de la mejor calidad, en vez de 
buscarlos de frondoso ramaje, como se practica en nuestros tiempos. 
Se sabe del palacio real de Barcelona, que su jardín sólo contenía ce- 
pas y árboles frutales (1). 

Continuamos íntegras las tres interesantes cartas antes referidas. 
(Registro 2252, folio 3 la primera, y folio 12 las otras dos, del Archivo 
general de la Corona de Aragón). 

Lo Rey. 

Procurador Heyal. Segons per altre letra vos haueni escrit nos 
hauem comprat a9i en lo terretori de Barchinona vna Torre a la qual 
hauem mes nom bell esguard hon la maior partida del any entenem 
habitar e 390 per sanitat plaer deport de nostra persona. E com nos 
haiam mester en la dita Torra I bon Esclau qui fos apte axi de plan-^ 
tar arbres com de empeltar e conrear aquells e de totes altres coses'^ 
necessaries a cultiuar e endre9ar vergers orts o jardins E haiam entes 
que aquí na de bons Manam uos que encontinent vista la present vos 
informots diligentment si tal sclau porets trobar e posat cars que lo 
senyor de qui sera no volgues aquell vendré Manam vos quel fa9ats 
estimar 90 que valdrá e pagats ho tantost. Et si per uentura lo dit 
sclau hauia muUer ja ho amariem mes per 90 que puxen estar abduy 
pus asseguradament en la dita Torra. Pero es necessari que al pus 
prest que fer se puxa lo dit sclau nos trametats car lo temps en lo qual 
los arbres se deuen plantar es fort prop e seria mester que ja hic fos. 
Sobre a9o tranietem aqui a vos en Gabriel garcez portador de la pre- 
sent lo qual ha carrech nostre de teñir vosen aprop diligentment en 
manera que breument haiam del dit sclau bon recapta Dada en Bar- 



(1) Colección de documentos inéditos del Archivo general de la Corona de Aragón, t. VI, 
p&g. 345. 



26 F. CARRERAS Y CANDI 

chinona sots nostre segell secret ú XV dies de deenibre del any 
MCCCCVIIL— Rex Martinus. 

E trainetets nos com pus prestament porets cera vermella per asse- 
gellar. E hagen hi per a hivern e estiu qnar ja hauem despesa tota 
aquella quens hauiets tramesa. 

Dominus Rex mandauit mihi Bernardo medici. 

Dirigitur procuratori Regio ]\Iajorice. 

Lo Rey. 

Batlc general. Com nos vullam fer plantar e empeltar diuerses na- 
tures de arbres en la Torra que hauem nouellament comprada aci en 
lo terretori de barchinona, E entre los altres desijem hauer deis em- 
pelts de les peres de uento Manam vos que decontinent deis dits eni- 
pelts nos trametats de totes natures e en cada maQ fets hi I albara en 
manera que hom conegue de qual natura sera. E digats de partnostra 
an Johan de tudela quens trameta empelts de les macanes de Tara- 
9ona de totes natures e quey faca axi mateix albarans en cada mac E 
a90 no dilatets car ja duymes serem en lo temps que les dites coses se 
deuen empeltar. Dada en barchinona sots nostre segell secret lo primer 
dia de Janer del any MCCCCVIIII —Rex Martinus. 

Dirigitur baiulo generali Aragonis, 

Dominus Rex misit eam signatam: expeditur B' rnardus medici. 

Lo Rey. 

Comanador. Com nos vullam fer plantar e empeltar diuerses natu- 
res de arbres en vna Torra que hauem nouellament comprada agi en 
lo territori de Barchinona. E entre les altres coses desijem hauer de 
les parres que son aqui de rahims de sainar. Pregam vos que si per 
uentura en lo uostro ort o possesio ha qualque verga que sie venada e 
bona per tresplantar que aquella decontinent nos trametats. E si per 
uentura uos non hauets veiats sins en porets hauer de qualque perso- 
na en manera quen haiam bon recapta. Si verga ab ses rayls no po- 
dets trobar que sie bona per transplentar trametet nos aldemenys de 
les vcrgues o sarmens de les dites parres. E en a^o no haia falla quar 
plaer nosen farets. Dada en barchinona sots nostre segell secret lo pri- 
mer día de Janer del any MCCCCVIIIL— Rex Martinus. 

Dirigitur Comcndatori de Casp. 

Habían transcurrido más de quince días desde que el rey arbi- 
traba (le Matcu de Hoscos su procurador en Mallorca, el esclavo agri- 
cultor para Bellesguart, cuando hubo de escribirle para otros asuntos, 
en 6 de Enero de 1409, añadiéndole en postdata el siguiente recorda- 
torio: 

«Lo Catiu ab sa muller de que altres vegades vos hauem scrit 



BELLESGUART, REAL SITIO DE MARTIN I 27 

quens traraetats per a la nostra casa de Bellesguard vos manam quens 
traraetats com prestaraent porets quar fort lo hauem necessari. E tra- 
metets nos ab temps la cera e brandons que hauem ops a la fest 
de sancta María de Ffebrer en que nous podets de huymes massa 
cuytar.» 

No contento con esto, y vista la negligencia en cumplir el encargo, 
Martín I aprovechó la ocasión de dirigirse al mallorquín Gregorio Bur- 
gués, para encomendarle recordara al Procurador su deseo de poseer 
el cautivo que le había ya pedido. Decía así la postdata de la carta 
que en el propio 6 de Enero de 1409, le escribía (1): 

«Molt vos grahim los ierres de la xemenea quens hauets trameses. 
Pregants vos que tengats aprop lo nostre procurador reyal quens trá- 
mete lo Catiu ab sa niuller de que ja li hauem scrit altre vegada.» 

Si hemos de juzgar por la conducta del procurador de Mallorca en 
este asunto, de la que seguiría en todos los demás, nuestra opinión ha 
de ser poco favorable á su diligencia, pues parece evidente, que el 
empleado palatino se atrevía á abusar de la proverbial bondad del 
rey Martín. 

En tanto era así, que transcurrieron los meses de Enero y Febrero 
sin que remitiese el esclavo agricultor que deseaba para Bellesguart; 
y cuando en Marzo recibió alguna queja del Monarca, contestó evasi- 
vamente alegando, que, por no recibir, con posterioridad, nuevas ór- 
denes suyas, suponía habría mudado de parecer, y por esto no atendió 
al cumplimiento del encargo. 

Entonces Martín I, en 23 de Marzo de 1409, reprendiéndole por su 
negligencia, mostróse maravillado de ello, ya que no debía escribirle 
dos ó más veces sobre un mismo asunto, sino á la primera verlo cum- 
plimentado y mandándole comprar inmediatamente el esclavo y remi- 
tírselo en el primer buque que se hiciere á la vela. 

Continuamos la carta de que es cuestión (2), 

Lo Rey. 

Procurador reyal: vostra letra hauem rebuda en la qual entre les 
altres coses nos hauets fet saber quel catiu queus hauiem manat quens 
trametessets per la nostra casa de Bellsguard hauiets fet ben regone- 
xer e portat acert preu pero que per tal com despuys nous en hauiem 
escrit pensant que ho haguessem gitat a oblit nous sots curat de com- 
prar e trametrel nos: de que som forts mereuellats quar á nos nons 
qual scriure dues ne moltes vegades de vna cosa quar a la primera ho 
deuets fer. Perqueus manam expressament que encontinent comprets 
lo dit catiu el nos trametats ab la primera fusta que vinga tota dilacio 
apart posada. Dada en Barchinona sots nostre segell secret a XXIII dies 



(1) Registro 2252, folio 19 (Arch. Ar.). 

(2) Eegistro 2252, folio 59 (Aroh. Ar.). 



28 F. CARRERAS Y CANDÍ 

de Mar9 en lany de la natiuitat de nostre senyor Mil CCCCVllII.— ReX 
Martinus. 

Diriííitur an Matheu de hoscos procurador Reyal de Mallorques. 

Dominus Rex mandauit mlhl Bernardo medid. 

Entretanto adelantaban las obras de construcción del real sitio de 
Bellesguart, sin que otras no menos importantes, simultáneamente 
realizadas en su palacio de Barcelona, ni la escasez de dinero en que 
se encontraba, fuesen motivo suficiente para menguar la actividad 
que á todas ellas imprimía Martín I. Dirigía los trabajos Jaime Sala^ á 
quien vemos merecer el dictado de obrer maior, en 4 de Mayo de 
1400, cuando encargaba á Leonart de Sors le entregara doscientos 
florines, en la siguiente carta (1): 

Lo Rey. 

En Leonard: Coni nos haiam fort necessaris CC ñorins dor per a les 
obres del nostre palau et de la casa de bellesguard sens los quals en 
les dites obres nos pot a present procehir Pregam vos axi affectuosa- 
ment com podem et manam que si jamay nos entenets en res seruir e 
complaure donets encontinent an Jacme sala obrer maior de les nos- 
tres obres o a qui ell volra los dits CC florins dor de qualseuol mone- 
des que sien en vostres mans o peruenguen en lesdeuenidor per rabo 
de qualseuol comissions o fets nostres que tengats. E que si cas era 
que a present non tengats de nostres quals hi bestregats deis vostres 
quar despuys los cobrareis deis affers que fariets. E en ago per res no 
metats dilacio o excusado alcuna quar gran deseruey nosen fariets. 
Dada en Barchinona sots nostre segell secret á IlII dies de Marg del 
Any Mil CCCC Nou.— Rex Martinus. 

Dirigitur an Leonard de sos. 

Dominus Rex mandauit miclii Bernardo medid. 

Leonart de Sors, en vez de entregar aquella suma de tanta necesi- 
dad para proseguir las empezadas construcciones, siguió una actitud 
semejante á la del procurador de Mallorca: dio al Rey la callada por 
respuesta. Transcurridos catorce días y sin ánimo de dilatar los pagos, 
Martín I renueva la orden á Sors, en términos más conminativos, esto 
es, disponiendo entregar en el acto los doscientos ñorines al emisario 
l»ort;i(l(ir de la real orden (2). 

1.U Rt;y. 

En Leonard: Laltre día vos tramesem una letra ab queus prega- 
\i< in e manauem que com nos haguessem fort necessaris CC florins dor 



(1) Begistro 2252, folio 49. 

(2) Registro Í2262, folio 56. 



BELLESGUART, REAL SITIO DE MARTJN I 29 

per a les obres de nostrc palau e de nostra casa de Bellesguard los nos 
trametessets de qualseuol monedes que fossen en vostres mans o per- 
uenguessen en lesdeuenidor per raho de qualseuol comisslons o fets 
nostres que tenguessets E que si non toniets de nostros quels ne bes- 
traguessets e quels cobrassets despuys deis fets que fariets. E de vos 
no liauein hauts los dits CC florins dor ne resposta. Perqué mereue- 
llantsnoson molt pregam vos eus niananí quels dits CC ñorins dor nos 
trametats encontinent per lo portador de la present lo qual vos trame- 
tem tansolament per aquesta raho ens trametats a dir sins en caira 
'fer compte. Dada en Barchinona sots nostre segell secret a XVIII dies 
de Marc del any MCCCCVIIII— Rex Martinu^. 
Dirigitur an leonard de sos. 

Durante el invierno de 1409 ó sea mientras se construía la regia 
estancia deBellesguart, no dejó de frecuentarla Martín I. Lo comprue- 
ba su carta del 3 de Febrero, en la que mencionaba á Eanión de Mur 
lo raemoriíd qui fo concordat en la torra nostra de bellesguart presents 
mossen P. tor relies e lo IWesorer (1). 

El verano y otoño de 1409, lo pasó en Bellesguart, yendo á menudo 
á la Capital La fecha del paso de la corte á dicha casa de campo, debe 
fijarse á fines del mes de Junio, según es de ver de la carta que, en 
13 del propio mes y año escribía al Abat de Santas Creus, á fin de que 
le enviara un monje para el servicio de su capilla, mayormente ahora 
que se trasladaba á Bellesguart (2). 

Lo Rey. 

Honrat abat: laltre dia passa en Sardenya, per seruir á nostre 
molt car primogenit lo Rey de Sicilia, frare johan steue del vostre orde 
lo qual era segon reebut en nostre Capel la. E ara per absencia sua 
noyc ha sino frare Domingo Vinader lo qual continuament ha estar en 
nostre seruey. E no pot tant be entendre en guardar la dita nostra 
Capella coni farien dos qui ordinariament hi deuen esser presents. 
E maiorment ara com deuen anar a la casa de bellsguard en que sera 
mester que sia pus diligentment entes en la Custodia de la dita Capella. 
Perqueus pregam quens trametats encontinent lo monge quens sots 
tengut trametre per seruey de la Capella dessus dita. E no hi metats 
dilacio alcuna. Dada en barchinona sots nostre segell secret a XIII 
dies de juny del any MCCCCVIIII —Rex Martinus. 

Dirigitur al Abat de sanctes creus. 

No se crea que, residiendo el Soberano en Bellesguart, las obras se 
hubieran terminado. Durante el verano de 1409 se trabajó continua- 



(li Registro 2252, folio 36. 
(2) Registro SS52, folio 86. 



30 F. CARRERAS Y CANDI 

mente, y para imprimirles mayor actividad, envió á buscar quince ó 
veinte sardos á Pere TorrelJas (1). 

Lo Rey darago 

Mossen Pere: Com nos haiam mester per a les obres de la nostra 
Casa de Bellesguard vns XV o XX Sards ab vna Sarda que sapia 
pastar de edat de XXXV en XL anys Manam vos que si vos nauets de 
vostres los dits Sards e Sarda nos trametats decontinent per les pri- 
mores bonos fustes que vinguen aci. E si per ventura vos non hauets 
tenits manera e fets ab nostre niolt car flU lo Rey quens en trameta 
bon recapta cosa sera en que trobarem gran plaét*. Dada en la nostra 
casa de bellesguard sots nostre segell secret a III dies dagost del Any 
de la natiuitat de nostre senyor Mil CCCU VIIII.— Rex Martinus. 

Dirigitur a mossen P. torrellas. 

Mucha afición mostraba ei Rey por los habitantes de Cerdeña, ya 
que en su casa de Valldaura tenía esclavos de la misma procedencia. 
Es prueba de ello el pregón dado en estos mismos días, á fin de captu- 
rar á tres esclavos .sardos que se le habían escapado de allí. 

Torrellas, cuando recibió la transcrita carta del Rey, formaba 
parte de la ai-mada aragonesa de Cerdeña, donde estaba el hijo de 
Martín I. A la sazón los rebeldes habían recibido importantes refuer- 
zos que les trajo el Vizconde de Narbona, haciéndose la lucha más 
empeñada que nunca. Es de suponer que, del teatro mismo de la 
guerra, quince ó veinte prisioneros pasaron á formar parte de la baja 
servidumbre de Bellesguart. 

Antes de proseguir esta breve reseña de Bellesguart, llamamos la 
atención de los literatos acerca la correspondencia que reproducimos, 
pues se trata de un modelo de literatura catalana. Entonces tenía 
Martín I, como secretario, al docto literato Bernat Metge, de quien se 
lian ocupado Milá y Fontanals, J. M. Guardia, José Coroleu y última- 
mente Antonio Bulbena bajo el modesto nombre de V Editor, al repro- 
ducir en un solo volumen, dos de sus obras en prosa. {Lo sompni den 
licvnat Metge. Ab gran diligencia revist e ordenat. Afegida no vament la 
liiütoria de Valter e de la pacient Griselda per lo niateix Bernat Metge 
arromangada. Barcelona: estampa de Francisco Altes, M. DCCC. XCI.) 

Da la casualidad que toda la correspondencia de Bellesguart fué 
redactada por tan celebrado autor, como lo demuestra su firma estam- 
pM(l;i al pie de algunas de las cartas y la particularidad de formar 
parle del registro de su cargo las que no la llevan. 

L'na circunstancia que creemos ha escapado á sus biógrafos, hare- 
mos nnt.ir vu 1,1 presente ocasión. El secretario de Juan II y de 
Martín I, el jitildado estilista, buen latinista y esclarecido poeta, 



(1) Registro 2252, folio lOB. 



BELLESGUART, REAL SITIO DE MARTIN I 31 

poseiú tan mal la lengua castellana, que cuando el Soberano le man- 
daba escribir en este idioma, producía unas epístolas tan desgracia- 
das, que desdecirían de la posición que ocupaba, si, hasta entonces, 
tales ejemplos no hubieren sido sobrado frecuentes (1). 

Fiter é Inglés explica con referencia al real sitio de Bellesguart, 
que en el año 1409, huyendo de la peste que se cebaba en Perpiñá, el 
papa Benedicto XIII residió allí corta temporada con el Rey (2). 

Cabe suponer, que, la mayor parto de las alegrías y sinsabores, 
que, durante el año 1409 experimentó JMartín I, que no fueron pocos, 
ios tuviera en Bellesguart. De una de las primeras, esto es, de la vic- 
toria que su hijo tuvo en Cerdeña sobre San Luri, hizo gráfica pintura 
el secretario Bernat Metge, dando interesantes detalles de como el Rey, 
asomado en la ventana de su habitación de Bellesguart, vio llegar de 
Levante la galera portadora de la nueva del suceso, con otros por- 
menores, según se verá, por el apartado de su carta á Pere Torrellas, 
fecha á 22 de Julio de 1409, que reproducimos (3): 

«Papiats que digmenge a XIIII del present mes estants en la casa 
de Bellesguard e desijants molt saber novelles de nostre molt car pri- 
mogenit lo rey de Sicilia e de la sua host veem de la finestra de la 
nostra cambra venir una galea de les parts de levant que arriba en la 
pía ja de Barchinona e a cap de un poch fo ab nos en G. Pujada quins 
dix que la dita galea venia de Sardenya e que portava bona nova pero 
que ell encara no la sabia: e apres fort poch estants nos en la dita 
finestra veem venir mossen Jacme Roure et en Johan Barthomeu 
ab III haráuts fort corrents e abans que fossen dos trets de ballesta 
prop de la dita casa de Bellesguard comengaren tots a cridar a altes 
veus e vengueren cridant victoria victoria Avago et Sanct Jordi. 
E pujants alt en la dita casa faerennos reverencia ens donaren les 



(1) Como modelo de semejante género epistolar reproducimos la carta siguiente 
que nos viene á mano (Registro 2252, folio 12). 

El Rey. 

Bayle general. Como nos por vs de nuestra persona hayamos feyto a<;i comprar 
certa pelliceria de Nichulau cosco mercadero de Barchinona Rogamos vos assin 
affectuosament como podemos que si de res nos cohdiciades seruir que de los dinerio» 
de nuestra cort que eon en<;a vos pagaedes Inep-o dozientos e doze florines doro daragon 
a que munta lo precio de la dita pelliceria al fiel nuestro Jacme cosco por el dito Ni- 
cholau. E en la paga que lin faredes recobráis de aquell la present com apoca. Car 
nos mandamos al Maestro racional de la nuestra cort e a qualquiere otro de vos boidor 
comptbS que vos posant en data la dita quantia e restituent la present com lapoca 
sobredit.H aquellos no obstant que execute de nuestro Tresorero no hi sea entreuenida 
reeba en vuestro contó toda diñcultat remouida. Certificando vos que desto nos faredes 
special plañir et seruicio el qual vos agradesceremos muyto Dada en barchinona 
dins nuestro bicUo secreto lo primero dia de Janero del anyo MCCCC VIIII.— Rex Mar- 
tinus. 

Dirigitur baiul 7enerali Regni Aragonis. 

Dpminus Rex misa.t eam signatam: expeditur Bernardus medioi. 

(2) Anuari de la As^onaciú d' excursiot^s catalana, any I, página 212. 

(3) Colección de documentos inéditos del Archivo general de la Corona de Aragón, vol. I, 
página 116. 



32 F. CARRERAS Y CANDI 

letres que ijortaven del dit nostre iiiolt cart primogenit e de vos e deis 
altres ens recitaren largament lo fet de la batalla e de la victoria que 
sen era seguida e de la preso de Sanct Luri les quals havia XV joros 
que eren estades fetes e encare res non sabieni de que haguem inexti- 
mable plaer e singular consolacio e per sobres de goig prenguennios a 

plorar.» 

p:sta ventana de Bellesguart, hay que creerla fuese muy predilecta 
del Rey de Aragón. Otro documento presenta á Martín I tratando en 
ella negocios particulares con sus servidores, durante el invierno 
de UOÍ), cuando aun no habitaba su casa de campo. Así, decía el Rey, 
en 1-2 de Marzo del antedicho año, que, hallándose en la ventana de 
Bellesguart dispuso en qué forma debían ser pagados ciertos cortinajes 
que mando traer de Flandes (1). 

A fines de aquel verano, ó sea á 17 de Septiembre de 1409, tuvo 
lugar en la capilla del real sitio de Bellesguart, el matrimonio del Rey 
con Margarita, hija del Conde de Prades y de Juana de Cabrera No 
hubo grandes regocijos, pues el reciente fallecimiento del príncipe 
heredero los impedía. ¡Vlás aún: Martín I, en la carta que el 16 de 
Septiembre escribía á muchas entidades de sus reinos notificando tal 
enlace, lo hacía indicando seguir en ello una razón de estado: haiiem 
per necessitat de fots nostres Regnes e ierres elegida per la gracia de 
deu' en muller riostra e Reyna vostra la egregia dona Margarita de 
Prades la qual dema deus ajudant hañem deliberat esposar e ab ella 
solemaitzar nostra henauenturat matrimoni en fag de sancta mare 
ecclesia (2). 

Bien concurrida se halló la ilustre vivienda en el primer año de su 
construcción, ya que el casamiento del Soberano, la estancia del Pon- 
tífice y la continua residencia que de ella hizo Martín I, había de aca- 
rrear animación y vida en aquel hasta entonces solitario rincón de los 
montes de Cerola. 

Pronto h extinguirse la vida del Soberano catalán, no quiso la Pro- 
videncia que, en una mansión construida con tanto gozo, cerrase sus 
ojos á la luz del mundo. 



(IJ Lo Rey. 

Mossen Ramón: Vostra letra hauem reebuda per la qual nos fets saber que per raho 
de les HSKÍgnacions per nos fetes sobre lo fet do la marcha vos no hauuts de que pagar 
aquella «los milia noucents XVLII florins Vil sous VII drs. barchino. esos los quals vos 
hauein manat quo pagassets an Jacme cosco per los cortines et altres robes quen Do- 
mingo sandio ha fetes venir de F'flandres a vs e ohs nostre E mereuellam nos molt de 
si;i> quüHH fot» saber Car vos stant aoi nos aci com sabets faem a nostre comptador 
curta BHsignacio sobre les nostres rendes et les demandes que deuiets fer e exceptam 
ne la dita marcha a fi que sen pagassen les dites cortines et robes £ af» si heus recorda 
rriidyiiiem sfmit eti tu /nieslra dt lu tiunlra casa de HeU<-xg\nird E vos ladoncbs nos respongues 
que per moltes assignacions que nos faessem vltra les dessus dites no pagariets res tro 
H tant que los dites coses per nos uos present assignades baguesseu compliment (Re- 
gistro 2¿52, foli.i 51). 

(a) ReKÍütro, 'J251, fol 1S5. 



BELLESGUART, REAL SITIO DE MARTIN I 33 

Después de residir el invierno y parte de la primavera de 1410 en 
Bellesguart, A mediados de Mayo pasó el Rey á Valldoncella, en cuyo 
monasterio, según es sabido, murió á los pocos días, sumiendo á sus 
reinos en intrincado debate de sucesión. 

Con el fallecimiento de su fundador, acabó el apogeo de la real casa 
de campo, hacia la cual sus sucesores en la corona no demostraron ya 
predilección alguna. Sin embargo, no fué abandonada del todo por las 
reales personas, aun cuando hubiese pasado su preponderancia. Así 
vemos á la reina Violant ó Yolant de Bar, viuda de Juan II, morar 
en Bellesguart los últimos días de su vida, según expresa el dietario 
municipal de la ciudad de Barcelona en jornada de 3 de Julio de 1431, 
al continuar: 

«Dimarts III. — Aquest jorn en la nit precedent dues hores apres 
mige nit passa de aquesta vida la Senyora Reyna dona Yoland dins la 
casa o torra de Bellesguard del territori de Barchinona.» 

Efímero papel jugó la casa real de Bellesguart en lo restante del 
siglo XV. Tan poco importante fué, que escapa á toda investigación. 
Cabe empero suponer que seguiría formando parte del patrimonio 
real, hasta los primeros tiempos de la Edad Moderna. 

En el siglo xvi pasó á la categoría de torre de recreo más ó menos 
explotable. En tanta manera, que del año 1588 es un proyecto de tras- 
ladar á Barcelona el agua de la mina de Bellesguart. La forma como se 
trató de ello en el consejo ordinario de la Ciudad, jornada de 4 de 
Marzo de 1588, aparece en el acuerdo inserto en el libro de las deli- 
beraciones de los consejos, que reproducimos fielmente copiado de su 
original (1): 

«E quant al pensanient tingut per dits magnifichs Consellers que 
per la falta que la present ciutat te de aygua de font per venir ne poca 
per les canonades y fonts de la present ciutat haurien pensat si se 
compraría la casa de Bellesguart en la qual ha vna rahonable font en- 
tenent majorment que al present se porie hauer ab comoditat o tambe 
si se procurarla de hauer ne de altre part: Lo dit Consell feu deslibera- 
tio y conclusio que dites coses sien proposades en lo concell de cent 
jurats quin fara la desliberatio que ben vist li sera.» 

La real morada no iría á figurar entre las pertenencias de la egre- 
gia ciudad de Barcelona, á juzgar por el hecho de que no vuelven á 
tratar de ella las actas de sus consejos y verla en adelante en manos 
de particulares. 

Recuerda hoy aun la situación de la antigua marsión real de Be- 
llesguart, unos pobrísimos restos sitos detrás de la iglesia de Nuestra 
Señora de la Bonanova, en el distrito de San Gervasio de Casólas. 



(1) DeUiberacions del Concell 4588, folio 68 (Archivo municipai de Barcelona). 
1901 3 



3^ F. CARRERAS Y CANDI 

Consisten ellos, en dos torres arruinadas, por entre las cuales pasa el 
camino de subir al cementerio de San Gervasio, y un fragmento de 
muro almenado. 

Aparte de lo que antecede, todo es moderno en la actual casa, 
que ocupando el antiguo solar del real sitio de Martín I, todavía con- 
serva el nombre con que la bautizó el monarca aragonés sirviendo para 
fines humanitarios. 



Numismática sarpa 

DEL SIÜLE XIV 



■*==^g)(^^^' 



Ceea de Viladiglesies 



Al Sig. Vincenzo Dessí, á Sasser (Cerdenya). 

Conegut vostre nom com á hu deis prominents numismátichs sarts y 
conegudes vostres publicacions á propósit de les ceques d' Alguer, 
Sasser, Bosa, etc ; davant lo projecte que abrigan de donar á Ilum una 
obra sobre la numismática de la illa de Sardenya, he suposat vos in- 
teressará conexer alguns documents deis que 's recondexen en lo valiós 
arxiu general de Barcelona, puix vos esclarirán estraordinariament, 
los batiments de moneda portats á efecte en la ceca de Viladiglesies, y 
d' una manera especial les costums de les persones qui en ella hi in- 
terveníen. 

Com vos no ignoran, lo castell de Viladiglesies, en lo mes de Fe- 
brer del any 1324, vingué á poder del Rey d' Aragó, després de be 
defensarse los nissarts qui lo custodiaven. L' exercit sart-aragonés, 
avants de prosseguir sa ruta vers lo castell de Caller, sots lo coman- 
dament del fill primogénit del rey Jaume II, dexá una forta guarnició 
á Viladiglesies, hont hi resta també la infanta Teresa, qui havía vol- 
gut acompanyar á son marit en aytal campanya. 

No tardaría en funcionar á Viladiglesies, la ceca especial hont s' 
encunyaren monedes á nom del Rey d' Aragó. Que dita ceca tre valla- 
va en r any 1331, ho proven los privilegis de que tením de tractar en 
primer terme . 

Segurament convindreu ab ma opinió, de constituhir, dits privile- 
gis, un interessant document mitjaeval. La organisació donada ais 
moneders y obrers, resulta tant ó mes ampliada, en sentit descentrali- 
gador, de la que tingueren en la matexa época la major part deis gre. 
mis de la ciutat de Barcelona. Jamay hauriem pogut creure, que, á 



35 F. CARRERAS Y CAXDI 

una ceca de població de la poca importancia que tenia la predita vila 
sarda, se 11 poguessen concedir aytals preeminencies y exencións. Jo 
crech'que en elles s' hi entreven la mira política del Monarca aragonés 
de guanyarse simpatíes en lo non reyalme per mija de Ilibertats, que 
agrahiríen les persones qui d' elles n' eren obgecte. Es cert que diu lo 
Rey en sos privilegis, esser la cansa que lo movía á publicarlos, son 
desitj de que regnás la major confraternitat entre lo Mestre de la ceca 
y los seus subordináis, 

Primerament fou disposat, que, no pogués entrar en aquella casa 
de moneda, ningú quí no fós íill ó net d' algún deis seus trevalladors. 
Ab lo qual sembla degués quedar vinculat, lo trevall de la ceca de Vi- 
ladiglesies, en los successors deis qui n' eren obrers en 1331. Al esta- 
blirse, empero, que lo Mestre no hi podía donar cabuda á hom qui no 
fós vassall del Rey d' Aragó y vehí de la vila, s' exceptúa va lo cas de 
que hi consentissen tots los altres obrers. 

Los raoneders de Viladiglesies teníen assegurada la sua subsisten- 
cia per sempre mes, creantse una bustia, bossa ó tresorería, hont s' hi 
ingressaven quantitats procehidores de molts conceptes diferents, les 
quals veureu puntualisades en lo document. Y axis, si s' imposibilita- 
ven peí trevall, fós per malaltía^ per senectut ó vellesa, ó per altre 
concepte, cobraven lo salari de sempre. 

Les questions y baralles entre los de la ceca, eren severament cas- 
tigades ab suspensió temporal del trevall, pena pecuniaria y esmena 
de la injuria, segóns acordasen los demés compauys. Axis se diu que 
aquell qui deya á altre páranles injurioses, ó li pegava ab la má, de- 
xaría de trevallar per deu díes, entregant cinch sous per la bustia; si 
agafantlo pels cabells lo tiras per terre, quedava excluhit vint dies del 
trevall y pagava deu sous per la bustia; si li pegava ab lo peu ó puny 
era lo cástich de deu dies de no trevallar y vint sous de ban; si ab ga- 
vinet li feya sanch, quaranta dies de no trevallar y vint sous de ban; 
si lo matava^ devía esser prés y entregat al Rey, á quina cort n' era 
reservada la deguda justicia. 

M' ha aparegut interessant aquella ordinació, hont, lo Sobirá auto- 
risa ais obrers per declararse en vaga y fer justicia al Mestre de la 
ceca, en cas de que aquest, obrant injustament, no atenía á la caució 
ó seguretat que se li dona va. 

La idea de confraternitat se fá manifesta al particulárisar lo faedor 
en lo dia de la mort d' algún obrer. Tots sos companyons devíen ple- 
gar los trevalls en senyal de dol, axis com rellevarse en la vetlla del 
scu cors y enterrarlo decentment, multant ais qui no hi acudissen á la 
Vftlla y sepultura. 

Los dclictes de falsificador y d' amancebament ab la muller d' altre 
oljrcr de la ceca, eren punits excluint, ais qui los cometíen, de la so- 
eietat y trevall. 

Tanl enllá arrivá lo Rey en honoriflcar ais qui eren obgecte d' 



NUMISMÁTICA SARDA DHL SIGLE XIV 37 

aquest privilegi, que, los eximí de les jurisdiccions locáis, erigint álm 
d' ells en álcaldi qui devía administrarlos justicia. No deu confondres 
aquest carrech especial ab lo d' alcayt del castell, lo qual existí sem- 
blantment á Viladiglesies. No s' en parla gayre deis álcaldis de la 
ceca en aquestos privilegis, puix foren obgecte d' una concessió es- 
pecial, donada separadament per lo Sobirá, en la matexa data. Tota 
vegada que no vos reproduiré textualment eix petit document, vos 
explicaré miés per menut lo que contenía. 

En la predita jornada de les Kalendes de Juliol de 1331, lo rey 
Anfós autorisava ais obrers de la ceca de Viladiglesies pera aplegarse 
en capítol dintre de la casa de la moneda, á fí d' elegir á hu deis mo- 
neders y á hu deis obrers en álcaldis. Los elets devien, tot seguit, jurar 
en mans del Capitá de la Viladiglesies, que donaríen lleyal compli- 
ment de justicia á qualsevuUes controversies ó querelles civils que 's 
moguessen entre ells, podent imposar punicions civils ais delinquints. 
Si per crim de falsificació ó altre consemblant, algún d' ells meres- 
qués lo derrer suplici ó la mutilació d' algún membre, lo Rey vol sía 
tramesa á la sua Cort, la causa y sentencia (1). 

Sobre lo funcionament de la ceca aragonesa de Viladiglesies en 1' 
any 1352, lo document que ab lo nombre II vos he continuat, vos ho 
donará á entendre prou clarament. . 

Los privilegis deis obrers de la ceca de que es questió, foren per- 
duts y disipats en hu deis contratemps que les armes aragoneses su- 
friren á Cerdenya, durant lo regnat de Pere lo Cerimoniós. Lo 13 d' 
Agost de 1355, trovantse, aquest Monarca, en lo castell de Caller, res- 
taura y confirma en totes ses parts, los privilegis y decrets de son pare 
lo rey n' Anfós, en favor de la ceca de Viladiglesies (2). Y com si axó 
fós poch, lo Sobirá posa ais obrers y moneders, sots sa especial pro- 
tecció y salvaguardia, eximintlos d' host y cavalcada, axis com de 
tota contribució y servey comunal ó municipal (3), etc. Axó los auto- 
risava á posar lo penó reyal damunt del ediflci en manifestació d' 
aquesta salvaguardia. 

Altre reforma hagué á fer lo rey En Pere á Viladiglesies, en 1355, 
pertocant al valor de la moneda. Disposá, que, per una marca sardes- 
ca de plata se donasen en avant, cent cinch sous menuts, en lloch deis 
cent dos sous menuts Alfonsins, que flns llavors s' havíen acostumat do- 
nar, com veureu ab la ordre, que, signada ab lo nombre III, está aquí 
íntegrament copiada. 

Avants de posar punt final á les presents aclaracions históriques 
sobre la ceca de Viladiglesies, vos faré conexer de passada, un estat 



(1) Registre 1060, foli 96. 

(2) Axis resulta del document qne publioám ab lo nombre I. 

(3j Non teneantnr faceré bostem vel canalcatam vel daré ant mittere in aliqua 
qnestia vel sernitio aut vsaticbo ant in aliqna exacoione vel demanda vel conmnnita- 
te regali vel vicinali qnod dici vel nominari possit. (Registre 1030, foli 97). 



38 F- CARRERAS Y CANDI 

del any 1358, que serveix per judicar del grau d' importancia, que, en 
r ordre interior d' aquella població, hi tenía lo Mestre de la moneda. 
Tractant d'avituallar degudament al castell de Viladiglesies, lo Rey 
d' Aragó, desde Barcelona, en data de 26 de Marc de 1358, ordonava 
á tots los seus oficiáis locáis, hi contribuissen anyalment, en la forma 
que en la provisió era establerta Examinant la ordinació reyal, s' ob- 
serva, cora lo ^[estre de la ceca hi tributava ab una quantitat de blat 
igual á la que era imposada ais castlans, alcayts, capitá y camar- 
lench (1). 

Y no haventhi materia per passar mes avant. vos prega honorable 
Sr. Dessí, vullau treuren major proflt de lo que ha aplegat sobre la 
ceca de Viladiglesies, del que n' ha tret quí es vostre servidor 

Feancesch Carreras y Candi. 



DOCUMENT NOMBRE I 

(Registre 1030 foli 92j 

Nos Petrus etc. Attendentes pro parte Magistri Monetariorum et 
operariorum monete alfonsi que cuditur et in futurum cudetur in villa 
Ecclesie insule Sardinie ac presidentum in ea deseruientium in eadem 
quandam Cartam nostrara que suscitatis rebellionis preterite témpora 
in Sardinia Ínsula potissime in dicta villa quod per rebelles nostros 
diruta extitit et destruta ainissa fuit et post modum absque sigillo re- 



(l) Ordinamus qnod annis singalis infrascripte persone teneantnr et babeant po- 
neré seu inmittere in Castro dicte ville per ipsius furnimento quantitates tritici in- 
feriiis declaratas videlicet vnas quisque duoram Castellanorum seu Alcaydcrum 
ipsius Castri Triginta starella tritici ultra illud quo indigebunt per eorum proprio 
furnimento. ítem Capitaneus dicte viUe alia Triginta ítem Assessor dicti capitanei 
alia Triginta. ítem Magister múñete dicte ville alia Triginta ítem Camarlengus ip- 
sius ville alia Trigiata. ítem scriptor secce seu monetarie dicte ville Quindecim sta- 
rella. ítem scriptor prefati Camarlengi alii Quindecim. ítem actor manumissorie 
SerenisBtmi principia domini Alfonsi diue recordationis Regia Aragonis genitoris nos- 
tri \iginti starella. ítem vicarius ville Messargie decem. ítem vicarias de Domus 
noues Decem ítem consiliarii dicte ville ecclesiarum videlicet quolibet anno dum 
admitetur in consiliarium decem starella que dentur Ínter omnes dictes consiliarios 
Quinquaginta starella ítem scriptor dictorum consiliariorum Decem. ítem dicti 
Consiliarii ponant quolibet anno in dicto furnimento ex denariis imposicionum co- 
munium que levantur in dicta villa Ducenta starella frumenti. ítem dictus Camar- 
lengus debeat et teneatur ex denariis curie furnire quolibet anno supradictum Castrnm 
de acet.t lignis armia carnibus salsis operibus et alus rebus necessariis dicto Castro 
ordinamus insuper quod dictum Irumentum ponatur intus Castrum predictum pro 
magatzemo Anno quolibet in mense Augusti predicti excepto furnimento ponendo 
per consiliarios qnod ooni uolumus die qua in consiliarios eligontur Quod quam super 
furnimento ipso provideatur per hunc modum videlicet quod dum vetus frumentum 
extriibetur quod consiliarii possint ordinare quod pastrices non audeant panes pras- 
Bore ad vendendum nisi ex dicto veteri frumento quod ex predicto magatzemo steterit 
donoo venditum fuerit totaliter et complete et etiam ipsi consiliarii possint ipsum 
frumentum vetus Ínter habitatores dicti Castri dividere et alias ordinationes faceré 
(Registre 10;^<2, foli b5). 



NUMISMÁTICA SARDA DEL SIGLE XIV 39 

perta nobis fuisse exhibitam cuius tenor talis est. «Nos Petrus dei 
gratia Rex Aragonis Valencie Sardinie et Coráice comesque barchino- 
ne: viso quodam priuilcgio per Sereníssinmm dominum Alfonsum alte 
recordationis Regem Aragonis patrem nostrum concesso Magistro pre- 
sidentibus operariis monetariis et alus deseruientibus in moneta que 
cuditur et cudetur in villa Ecclesie ínsule Sardinie tenoris sequentis; 
Nouerint uniuersi Quod Nos Alfonsus dei gratia Rex Aragonis Valen- 
cie Sardinie et Corsice Comesque Barchinone interna consideratione 
pensantes quantum expedit nostro culmini Regio ac toti rei publice 
quod monetarii et operarii monete alfonsi que cuditur et in futurum 
cudetur in villa Eclesie ínsule Sardinie ac Magister et alii presidentes 
eidem et deseruientes in ea sub felici regimine ac statu conseruent 
tranquillo iit ipsis rautuis et fraternis affectibus conuersantibus ex eo 
moneta ipsa quietius et legalius cudi possit propterea huius scripti 
nostri serie in f auorem dicte monete ad predictorum Magistri presiden- 
tium operariorum et monetariorum et aliorum deseruientium in dicta 
moneta humilis supplicacionis instancia in consilio nostro solerti et 
matura deliberatione prehabita pro bono statu monete ipsius sequentia 
prouidenda statuenda ac etiam concedenda. In primis igitur concedí- 
mus et statuimus et ordinamus quod predicti nunc et in futurum 
dictam monetam cudentes non recolligant seu recipiant in eorum con- 
sorcio aliquem operarium uel monetarium nisi fuerit filio uel nepos 
operarii seu monetarii aut ñlius filie operarii seu monetarii ... ipsa die 
qua fuerit receptus in operarium uel monetarium faciat alus operariis 
et monetariis conuiuium plene et obtime.— Ítem quod una quaque die 
qua operari fuerint ipsi monetarii et operari mitant in una bustia dúos 
denarios Alfonsi minutos de unaquaque f órnate de illo contrapes.— 
ítem quo iidem monetarii et operarii mittant siue ponant in eadem 
bustia in unaquaque ebdomoda singulos denarios minutos. — ítem 
quod non accipiant plus argentum in una fornate quam in alia et si in 
aliqua de fornatibus acceperit aliquis plus argentum quam in alia per 
Sex dies operari non posit immo det et soluat pro pena Quinqué soli- 
dos qui ponantur in bustia supradicta —ítem quod operarii et mone- 
tarii non accipiant compotum vnus plus qupm alius. Et si forte magis- 
ter fuerit cohactus instanti necessitate omnes operarii et monetarii 
operentur vnusquisque secundum posse suum. Et si forte aliquis de 
operariis furatus fuerit contrapes uel cum eo fugerit a Magistro mone- 
te ex tune non recipiatur in unitate vel societate eorum. Et si aliquis 
de monetariis fugerit a Magistro cum compoto sic delude a societate 
et unitate ejectus penitus et exclusus. -ítem si aliquis uel aliqui de 
eisdem operariis ac monetariis fuerint iníirmitate detenti ita quod 
non possint operari omnes operarii et monetarii donent singulis ebdo- 
modis monetarii monetariis et operarii operariis infirmis inter omnes 
videlicet tantum quantum quilibet ex eis lucratus fuerit. Et si forte 
aliquis de operariis uel monetariis aut recogtpribus furatus fuerit in 



40 F. CARRERAS Y CANDI 

nioneta unde possit probari ex illa ora in antea non habeat societatem 
vel vnitatem cum alus et in quacumque moneta cognitus fuerit in illa 
lucrum habere non possit.- ítem quod si aliquis de operariis vel mo- 
netariis inuentus fuerit falsator capiatur ab alus si fleri potest et tra- 
datur Magistro. Et si aliquis alienígena operarius uel monetarius ve- 
nerit inter eos et probatus fuerit falsator in societate vel unitate eorum 
minime admittatur.— ítem si aliquis de monetariis uel operariis rixam 
habuerit cum aliquo raanu eum percusserit uel ei aliqua verba injuriosa 
dixerit cesset operari per Decem dies quibus elapsis soluat pro pena 
Quinqué solidus qui ponantur in bustia memorata et faciat super hoc 
illud quod alus visum fuerit faciendum. Et si aliquem de monetariis uel 
operariis alium iratum manu per capillos acceperit et eum interra eie- 
cerit cesset operari per viginti dies quibus elapsis donet et soluat pro 
pena Decem solidos qui ponantur in bustia antedicta et faciat super 
hoc quod alus super hiis visum fuerit faciendum. Et si aliquis de ipsis 
operariis uel monetariis aliquem eorum cultello uel alus armis percusse • 
rit et ex illa percusione sanguis exierit cesset operari per Quadraginta 
dies quibus elapsis soluat pro pena viginti solidos qui ponantur in dicta 
bustia. Et si forte ille uulneratus ex ipso uulnere obierit ille qui eum 
uulnerauerit ab alus si possibile fuerit capiatur et nostro judicio reserue- 
tur. — ítem si forte magister propter sui iracundiam alicui de operariis 
argentum prohibere uoluerit uel compotum alicui de monetariis et lili 
operarii uel monetarii fidejussionem sibi daré uoluerit et Magister acci- 
pere noluerit onines alii operarii uel monetarii cessent ab omni opere 
monete quousque magister justam causam reddiderit ob quam prohi- 
be! argentum operario uel compotum monetario et postea ille operarius 
uel monetarius faciant Magistro justicie complementum secundum 
quod alus visum fuerit faciendum. Et si forte uoluerit eis Reddere in 
qualibet ebdomoda in die dominica lo obratge e el bragatge secundum 
quod in moneta nostra et predecessorum nostrorum dari consueuit om- 
nes operarii et monetari cessent ab omni opere monete quousque ma- 
gister eis iieddiderit lo obratge predictum. Et ipsa etiam die qua illud 
obratge receperint cessent ab omni opere monete. — ítem quod si ali- 
quis operariorum et monetariorum causa paupertatis uel longe infir- 
mitatis aut senectutis non habuerit vnde possit sibi prouidere in vic- 
tualibus omnes alii operarii et monetarii donent ei de peccunia que 
fuerit in bustia supradicta vnde possit sibi in suis necessañis prouidere. 
—Ítem quod si aliquis illorum sumptus fuerit ab humanis omnes alii 
operarii et monetarii honorificent corpus eius et illud faciant cum de- 
ccnti soleinpnitate sepeliri et operari cessent quousque sepultum sit. 
Et qui ad vigiliam non fuerit det pro pena Duodecim donarlos. Et qui 
ad sepulcrum non venerit vnam libram cere donet pro pena. Et qui ad 
capitulum non venerit soluat pro pena duodecim denaiios.— ítem si 
aliquis illorum vxorem alterius tenuerit et monitus a suis maioribus 
ipsam dimitiere noluerit non sit iu unitate uel societate aliorum quous- 



NUMISMÁTICA SARDA DEL SIGLE XTV 41 

que ab ea fuerit penitu? separatas. Et si aliquis eorum ad vxorem al- 
terius iuerit et monitus a suis maioribus recedere noluerit ab vnitate 
et socictate aliorum eiciatur et expellatur quousquc ab illo recesserit 
crimen.— ítem si aliquis operarius uel monetarius gladium contra suum 
socium traxerit soluat pro pena Sexaginta solidos et per Quadraginta 
dies cesset operari. Siquis uero operariorum aut monetariorum pede 
vel pugno suum socium percuserit soluat pro pena viginti solidos et per 
Decem dies cesset operari.— ítem si aliquis recogtorura monetarium uel 
operarium manubrio petra pugno gladio aut alus armis percusserit 
nunc quam maneat inter ipsos et si fleri poterit capiatur et illa captione 
teneatur tamdiu quousque Centu.m solidos pro pena soluerit tamen si 
ille percussus ex illa percusione mortuus fuerit ille recogtor si fieri po- 
terit capiatur et eius punitio nostro judicio reseruetur. Si uero aliquis 
recogtor operarium uel monetarium desmentitus fuerit donet pro pena 
Decem solidos. — ítem si aliquis operariorum operante moneta de suo 
loco contra suum socium surrexerit tenendo baculum uel cultellum uel 
maylet uel mortale uerbum sibi dixerit soluat pro pena Decem solidos 
et per Decem dies cesset operari. Si quis autem operariorum uel mone- 
tariorum alcalde fuerit inobediens aut eum inhonoraberit aut pignus 
defenderit donet pro pena Decem solidos et per Decem dies cesset 
operari. — ítem quod aliquis Magister monete non recoUigat ali- 
quem operarium uel monetarium qui non sit de dominatione nostra 
habitator et vicinus nisi fuerit de uoluntate et licencia dictorum 
operariorum et monetariorum dum tamen ipsi sufficiant ad operan- 
dum et monetandum ipsam monetam sine dampno nostro et suc- 
cessorum nostrorum ad cognicionem Magistri et custodum monete. 
•—ítem quod operarii et monetarii et alii officiales et seruientes monete 
respondeant et faciant justicie complementum sub examine nostro et 
succesorum nostrorum et Magistri ac custodiorum monete cuilibet de 
eis querimoniam proponenti et non sub examine cuiuslibet alterius te- 
nentis locum nostrum dum tamen opus dicte monete durauerit —ítem 
quod Magister operarii et monetarii possint constituere alcaldes qui 
predicta omnia et singula teneri et obseruari faciant inter dictos opera- 
rios et monetarios et custodiant et obseruent et custodiri faciant et ob- 
seruari ea que ad legalitatem monete et ad vtilitatem et fidelitatem 
nostram viderint faciendam. — ítem quod si dicti monetarii et operarii 
aut alii officiales durante moneta incurrerint banna siue penas imposi- 
tas super armis non portandas aut alia quecumque banna uel penas et 
vicarius seu alii officiales nostri arma ipsa eis abstulerint quod illa tra- 
dere habeat alcaldis dicte monete et banna armorum et alia non per 
ipsum vicarium aut alios officiales nostros set per ipsos alcaldes ex- 
higantur et quod inde euenerit ponatur in bustia antedicta. — ítem quod 
de predictis penis et "bannis et de quolibet ipsorum habeat Magister 
monete tertiam partem et Alcaldi tertiam partem et capitulum aliam 
tertiam partem. Mandamus igitur Gubernatori generali insule supra- 



42 F. CARRERAS Y CANDI 

dicte ac Capitano dicte ville ceterlsque officialibus nostris presentibus 
et futuris quod predicta orania firma habeant et obscruent et faciant 
inuiolabiliter obseruari et non contraueniant nec aliquem contrauenire 
pennittant aliqua racione In quorum omnium testimonium et robur 
perpetué firmitatis presenti Carte nostre sigillum raagestatis nostre 
appcndicium jussimus apponeudum Datum barchinone kalendas julii 
Anno domini Miliesimo Trecentesimo tricésimo primo. Signum -\- Al- 
fonsi dei gratia Regis Aragonis Valencie Sardinie et Corsice ac Comitis 
Barchinone Testes sunt inclitus infans Petrus dicti domini Regis frater 
Rippacurcie et Impuriarum Comes. Arnaldus rogerii de pallars. Petrus 
de excrica. Otho de montechatcno. Berengarius carrocii. Sig -\- num 
Guillclmi de pulchro uicino scriptoris dicti domini Regis qui de man- 
dato ejusdem hec scribi fecit et clausit cum literis rasis et emendatis 
in linea prima ubi dicitur... et in eadem vbi dicitur monetc Alfonsi. Et 
nobis pro parte dictorum ]\Iagistri presidentum opcrariorum et moneta- 
riorum humiliter supplicatum fuerit ut priuilegium predictum et omnia 
in ipso contenta dignaremur de nostra sólita clemencia confirmare. Nos 
vero dicta supplicacione admissa ad bonum statum predictorum proui- 
dere volentes ut moneta ipsa quitius et legalius cudi possit cum presenti 
Carta nostra dictum priuilegium et omnia et singula in eo posita et con- 
tenta laudamus approbamus ratifficamus ac etiam confirmamus prout 
superius sunt. Mandantes Gubernatori generali insule supradicte ac 
Capitaneo dicte ville' ceterisque officialibus nostris presentibus et futu- 
ris quod predicta omnia firmam habeant et obseruent et faciant inuio- 
labiliter obseruari et non contraueniant nec aliquem contrauenire 
permittant aliqua ratione. In cuius rei testimonium presente Carte 
nostre sigillum appendentum jussimus apponendum. Datum Barchi- 
none IX*' Kalendas Julii Anno domini Miliesimo Trecentesimo Tricé- 
simo nono. Exa. P.^ Signum -\- Petri dei gratia Regis Aragonis Valen- 
cie Sardinie et Corsice Comitisque barchinone. Testes sunt inclitus 
infans Rairaundus berengarii Comes Montanearum de Prades inclitus 
infans Jacobus Comes vrgelli et vicecomes Agerensis ffrater iferrarius 
Barchinone Episcopus Otho de montechatcno Petrus galcerandi de 
Pinosio. Sig -|- num Bartholomee de podio scriptoris dicti domini Re- 
gis (jui de mandato eiusdem hec scribi fecit et clausit cura literis rasis 
et emendatis in linea VI ubi dicitur iidem monetarii et operarii, etc. 
Prospicientes insuper pro parte predictorum nobis humiliter supplica- 
tum fuisse ut in presentera Cartara confirraare et graciam in ea con- 
tenta sub infrasci'ipta forma augere de sólita clemencia dignaremur. 
Idcirco dicte supplicacione annuentes benigne dictara Cartara et in eo 
contentara huius serie confirraaraus per hanc eandem premissam 
gradara araplinntes et superius dictis de speciali gracia concedentes 
quod dicti Mogistri nionetarii operarii et alii presidentes eidera de- 
seruientes in ea continué gaudeant et gaudere possint oranibus graciis 
sui>crius'expressatis siue dicta raoneta continué aut per interualla 



NUMISMÁTICA SARDA DEL SIGLK XIV 43 

cudatur et cudendo et non cudendo ipsam ac si ipsa moneta continué 
cuderetur Quibusuis excepcionibus seu verbis derogatomis expressatis 
superius quod ampliacioni huiusraodi gracic sub quacumque uerborum 
fama conceptis iubantur quomodolibet contrahire in aliquo non obs- 
tantibiis dum tamen monete cudicio non cesset ciilpam aut neclio:en- 
ciam eorumdera. ]\[andantes Gubernatoribus et vicariis insule Sardinie 
et Capitaneo dicte viUe aliique officialibus nostris presentibus et futu- 
ris quod dictain Cartam et ipsius confirmacionem et ampliacionem 
hanc gracie memórate teneant perpetuo flrmiter et obseruent et contra 
ipsas uel ipsarum aliquam non ueniant uel aliquem contrauenire per- 
mitant aliqua racione uel causa. In cuius rei testimonium presenten! 
fieri jussimus nostre magestatis sigillo munitam. Datum in Castro 
Callari XIII die Augusti Anno a Natiuitate domini M^CCC Quinqua- 
gesimo Quinto — Scripsit G. 

Signum -f- Petri dei gratia Regis Aragonis, etc. 

Testes sunt: Petrus dominus de exerica. Bernardus de Capraria. 01- 
fus de proxida. Bernardus vicecomes Caprarie. Petrus ma9a deli9ana. 

Ffuit clausum per Matheum adriani prothonotarii sigilla tenentem 
domini regis prefati. 

DOCUMENT NOMBRE II 

(Eegistre 1020, foli, 69 v.) 

De Nos en Pere etc. Ais faels seus los Camarlenchs de viladeigleyes 
el Maestre de la moneda quis bat en la dita vila el actor de la Mar- 
messoria del senyor Rey Nanfos de bona memoria pare nostre Salut e 
gracia Ja per altre letra nostra vos hauem manat que tingats se- 
questrada en vostre poder tota la moneda qui en vostre poder es e 
será per rahó deis dits oficis e daquella no responsessets a la dita Mar- 
messoria ne a persona alguna tro de nos haguessets altre manament 
segons que en la dita letra pus largaraent era contengut on com nos 
haiam nouellament entes per lo Gouernador nostre de Sardenya e per 
los prohomens de la ciutat de Sasser qui dagons han largament escrit 
e trameses lurs missatges quel Regne nostre de Sardenya esta en gran 
perill Supplicantsnos que al defeniment e guarda daquell dejam pro- 
uehir per 90 Nos per be del dit Regne e saluament de la cosa pública 
e si aquesta prouisio nos feya veu hom clarament quel Regne seria en 
perdiment majorment com les Rendes que nos hauem en aquexa Isla no 
basten a les messions necesaries a def ensio del Regne daraunt dit E nos 
per la guerra deis janoveses e altres moltes despeses quens conue a fer 
tocants la honor de la nostra corona Reyal, moneda aqui trametre no 
puyam hauem prouehit quens prenam quant al present any totes les 
Rendes de viladesgleyes e deis altres lochs assignats a la dita Marmes- 
soria leuats empero salaris deis officials e messions per que a uos e a 
cascun de uos deym e manam que de totes les rendes drets e esdeue- 



44 F. CARRERAS Y CANDI 

niments qui en vostre poder son e serán per los oficis danmnt dits 
abatnts los dits salaris e messions responats al amministrador general 
de les rendes e drets nostrcs de la Isla damunt dita present e qui per 
temps sera no contrastants alguns manaments en contrari fets com nos 
aquells per la dita raho justa e necesaria sospenem al present e per sos- 
peses volem e niananí esser hauts, per tot lo temps dessus escrit. En 
altre manera certificam uos que nos per altre letra nostra hauem manat 
al gouernador nostre queus en dege forcar e destreyer fortsment et 
destreta. Aquesta empero prouisio e suspensio nostra volem que dur 
per I any complit. Scrita en barchelona a XV de febrer del any de la 
Natiuitat de nostre senyor MCCCLII— visa Ro. 

Tenens locum vicecancellarii misit eas signatas et expediendas. 



DOCUMENT NOMBRE III 

(Registre 1030, foli 97) 

Nos Petrus, etc. Circa reparacionem ville Ecclesie de Sigerro quod 
in rebellione que hiis temporibus in Sardinie Ínsula inualuit diruta ut 
conuenit Intendentes presentís tenore ut Manumissor altissimi testa- 
menti Serenissimi ac Magnifici principis domiui Alfonsi recordacionis 
eximie genitoris nostri statuimus seu etiam ordinamus quod pro 
vnaquaque marcha sardescha argenti que per Guelchs dicte ville seu 
quouis alios uendetur in secha monete ville eiusdem per magistrum dic- 
te monete aut per Camarlengum ville ipsius Centum quinqué solidos Al- 
fonsi rainuti a modo tribuantur non obstante quod marcha argenti pro 
minori precio scilicet Centum Duorum solidorum alfonsi minutorum 
habere consueuerit temporibus retrolapsis. Mandantes cum hac eadem 
Raymundo dolores dicte monete Magistro necnon ffrancisco geraldi 
dicte ville camarlenguo et alus Magistro et Camarlenguo qui pro tem- 
pere fuerint quod hanc nostram ordinationem obseruent et contra 
ipsam non ueniant aliqua ratione Mandamus eciam Magistro racional! 
Curie nostre uel cuicunque alii a dictis Magistro et Camarlenguo com- 
potum audituro quod preter hanc ordinacionem eosdem aliquatenus 
non molestet quinimo quamuis quantitates exsoluerint pro argento ad 
racionem pretactam Centum quinqué solidorum dicte monete pro 
(lualibct marcha in eorum compoto recipiat ipsis sibí exhibentibus 
apochas in ([uibus de presentí fiat mencio specialis. In cuius rei testi- 
monium hanc Cartam nostram ficri jussimus nostro pendenti sigillo 
munitam. Datum in Castro Callari prima die junii Anuo a Natiuitate 
domini Millesimo Trecentesimo Quinquagesimo Quinto. — Scripsit G. 

Dominus Rex mandauit Matheo Ádriani. 

Vidit cam do. R. Matheus prothonotarius. 



ii^'^<^',vx'xx avr XX í>"' X >^yr«%-^F^i<y' ^V- >^y- >".x x.x .V;v; x.x,xy, xv^-vy, x.x.xy, x;x x'.x ^^ 

«< X'X x°x x>" xx X*x x^X; x^j^ X¿x >'.'.v xV y¿x x'x x'x x°x 'x'x íCx xx x'xj/.'x •/-.>" x'x x'x 



PALOMAS Y PALOMARES 

EN CATALUÑA 
DURANTE LA EDAD MEDIA 



PALOMA Y COLOM EN LA LENGUA CATALANA 

Tuvo la lengua latina las dos voces palumhus y palumba, designa- 
tivas del pichón y de la paloma torcaces, y la de columba aplicada á 
la paloma ordinaria. Varrón al hablar de las palomas y de las varias 
clases de sus palomares no olvida consignar aquella distinción di- 
ciendo que la palumba es mayor y anida en los árboles y setos, y que 
la columba es menor y más mansa (1). De ahí que Linneo, observador 
de la tradición latina, bautizase científicamente á la torcaz columba 
palicmbus. 

Los idiomas neo-latinos unas veces se han asimilado la palabra 
pialumba, como las lenguas castellana y portuguesa, y otras la forma 
columba, como la francesa é italiana. La región intermedia, esto es, el 
Mediodía de Francia, emplea, además de la generalizada de colombe, 
la de palornbes ó palownios equivalente á la francesa de biséis. 

Ofrece la lengua catalana, en estas palabras, una nueva prueba de 
ser fiel guardadora de la tradición latina, pues conservó desde un prin- 



(1) Varro, Hb. 3, cap. 1: tduo facit oolambarum genera, qujs in peristerotrophio esse 
solent: unuin agreste, et ut alii dicunt saxatile, quod habetur ia turribus ac culminibus 
viUffl. a quo appellatte columbas, qu£e 25ropter titnorem naturalem summa ioca in teo- 
tis captant: alterum. colutnbarum genus clementins, qnod cibo domestico intra limina 
pascitur. Columbas agrestes a colore Liviae dicuntur, quasi lívidae; domesticse vero, 
Cellares Ex colnmbo agresti, et co'umba domestica, vel econtrario, nascitur genus 
tertium columbarum: a nostris miscellaj dicuntur, ob duorum generam commistionem. 
Columbos esse in tu^ela Veneris ideo fictum pntant, quia í'cetui semper icdulgent. 
Distinguuntur autem columbae a palumbis, quod hi feri, et majores siat, et in arbori- 
buB aut sepibus nidificent: oolumbaa minores, et mansnetiores, ut quse cibo domestico 
intra limina pa; cantur. (Ambrossii Calepini dictionnariinn,... . editio novissima Xunc a 
R. P. Laurentio C'lnffletio Soc. Jesu, Presbijt-ro aliisque Philologis revisa (pág. 345) Lug- 
duni 1681.) 



46 F. CARRERAS Y CANDI 

cipio las dos fórmulas de j^ aloma y colom. No entra mucho, la primera, 
en el repertorio del catalán moderno, motivo por el cual nos entreten- 
dremos algo en darla á conocer más al detalle. 

Abriendo los diccionarios catalanes existentes y empezando nuestra 
consulta por el más antiguo ó sea por el que compuso Pedro Torra en 
el siglo XVII (2) encontramos paJomí como sinónimo decolomí ó pichón. 

El diccionario vulgarmente llamado de Labernia {3) da á la voz 
paloma idéntico significado que la lengua castellana. Añade como lo- 
cuciones formadas con esta palabra las de blanch com una iKiloma y 
fins las palomas teñen f el. No advierte sea esta voz anticuada y en 
cambio lo hace notar más adelante al repetir la acepción que Torra da 
á palomí. 

También los diccionarios de Ferrer (4) y de Saura (5), aplican á la 
voz paloma idéntico sentido que la de colom. La última edición de 
Labernia, añade á las voces paloyna y palomi el adjetivo palomar 
aplicándolo á cierto hilo (6). Pero todo ello es poco, según vamos á 
demostrar. 

Respecto á las palabras paloma y palomí, comprobará su remota 
existencia, el castillo Palomi sito en los lindes del castillo de Llers 
(castrum Lacesse) de que habla la donación hecha en 954, por la con- 
desa Elo hija de Oliva, al cenobio de San Juan del valle de liipoll (de 
circi in serra de Tenep et de castell palumbi) (7), de cuyo castillo hace 
mención, en 10-'5, la dotación del obispo Oliva á la iglesia de Llaers, 
ya que formaba parte de ella el castillo Palomí (8). 

Y como la mayoría de nuestros nombres geográficos se hallan es - 
tereotipados en los apellidos, en el año 1484 aparece un albeitar de 
Barcelona, á quien el notario latiniza llamándole Ludovicus palo • 
mino (9). 

Pasando, pues, á ampliar las demás palabras que la lengua catala- 
na tomó de la latina palumba, nos ocuparemos primordialmente de la 
voz palomar, por haber tenido entre nosotros tres acepciones distintas. 
Usóse como verbo, á fin de dar á entender la acción de cazar palomas 
torcaces con redes y otros aparejos, que se solían poner en los bosques, 
según veremos más adelante. Como adjetivo derivado de dicho verbo 



(2) Dictionarium sev thesavrvs catalano-latinus verhorum ac phrasium authore Petra Torra 
(Barcinone Ec Offlcina Ti/pographica Raphaelis Figueró). 

(3) Diccionari catalá-castellá-llati-francés-italiá, per una sociefat de catalán» (Barce- 
lona 1839). 

(.4; Diccionario catalán-castellano con una colección de 1670 refranes, per el P 3T, Fray 
Maf/iii Ferrer de la orden de la Merced. (2." edición, Barcelona, lb5á.) 

(5) Novísimo diccionario manual de las lenguas catalana y castellana, por Santiago 
Ángel Saura (Barcelona, 1866.) 

1,6) Diccionari de la llengua catalana ab la correspondencia castellana, (Barcelona, Es- 
pasa y C.";, vol. II, pAg. 3¿1. 

(7) Doo 43 de Snnyer (Arch. Corona de Aragón.) 

(h) Doo. 61 de Berenguer Ramón I (Arch. Corona de Aragón ) 

(9, Manual de I47ti-14HH, folio 77 (Ar. Hospital Santa Ciuz de Barcelona ) 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN L'^ EDAD MEDL\ 47 

y aplicado á algún objeto necesario para efectuar dicha caza. Como 
nombre sustantivo común, equivalente al análogo de la lengua caste- 
llana, para expresar el edificio ó lugar donde anidan estas aves, si bien 
hoy día se conoce casi exclusivamente con los nombres de colomer y 
colomar. 

Algunos ejemplos prácticos demostríirán la existencia del verbo 
palomar. Prohibió el baile de Viladrau, en 1435 (10) á las personas fo- 
rasteras el palomar y tirar con ballesta á las palomas torcaces (no gos 
palomar ni tirar ab balesfa ais tudons). En la misma villa y año 1522, 
concedióse permiso á cierto sugeto para palomar ó hacer palomar {que 
vos pugau palomar ó fer palomar) (11). Otro permiso otorgóse en la 
propia población de las Guillerías en el año 1548, dando como sinóni- 
mos los verbos tudonar y palomar {et vos in e.a possitis todonare siue 
palomar ad vestrum libitum) (12). Finalmente, en 1624, en el arrenda- 
miento ó entrega en prenda que del bosque del castillo de Sant Hilari 
(^a-calm, hizo su propietario, por término de cuatro años, reservóse el 
derecho de cazar y palomar (que tots ensemps pugam cassar y pa- 
lomar) (13). 

Para cazar palomas torcaces en el bosque por medio de ingeniosos 
procedimientos, eran necesarios aparejos para aprisionarlas. De ahí la 
existencia de ciertas redes hechas exprofeso, conocidas en Cataluña 
con el gráfico nombre de filats de palomar, esto es, redes que sirven 
para palomar. Habla de ellas, en el año 1522^, la venda, por diez años, 
de una propiedad de San Hilari ^a calm, para cazar palomas torcaces, 
por el precio de cuatro redes de las destinadas á esta caza (per preu 
de cotra filiáis de palomar) (14). 

Fué costumbre en Cataluña durante la Edad Media, designar los 
hilos fuertes y hasta las cuerdas con el nombre genérico de fil, aña- 
diéndole el del uso para que iba destinado. Del 1401 es la denomina- 
ción de fil de ballestes á las cuerdas de que se utilizaban las ballestas 
(15); en 1469 se menciona al fil de cosir sarries y al fil de guarnir gar- 
bells {16), etc. De ahí, pues, el fil de palomar, nombre que aún hoy día 
se da en Barcelona al bramante, y que no es otra cosa que hilo que 
servía para palomar ó capturar palomas. Se cita el fil de palomar, en 
un documento del año 1414 existente en el archivo de Pollensa (17). 
Por corrupción algún diccionario catalán (18) copia del vulgo su fór- 



(10) Véase más adelante Disposiciones sobre palomas en un villorrio catalán. 

(11) Doc. núm xxr del Apéndice. 

(12) Doc núm. xxv del Apéndice. 
13) Doo. núm xxix del Apéndice 

(14) Doc. núm. xxii del Apéndice. 

(15) Comptet del consolat ó Llotja de Mar, 1401-H07, fol. 107. 

(16) Registro 3384, fol. 43 (Arch. Aragón.) 

(17) Revista catalana, año í, cuaderno I, pág. 38. (Enero de 18-9.) 

(18) Diccionari del a lengua catalana ab la correspondencia castellana, per D. Pere lia- 
bernia. 



J8 F. CARRERAS Y CANDI 

muía defectuosa de fil cV enpalomar. Le sucede á esta palabra lo que á 
muchos plurales femeninos, que el vulgo no ha sabido discernir donde 
concluye el artículo y empieza el nombre sustantivo, como v. gr. en 
les tenalles, les tisores, les cuhertes, les tovalles, les corretges, etc., que 
dice les estenalles, les estisores, les escubertes, les estovalles, les esco- 
rretges, etc. No pretendemos que este abarraganamiento del idioma sea 
obra de nuestros tiempos. Es en demasía sabido, que procede de los 
siglos XV y XVI. Y por lo que á nuestra palabra compete^ ya en 1513 
un escribano de la Seu de Urgell la denominaba fil enpalomar (19), 
mientras que otro de la Pobla de Segur, en el mismo siglo xvi, llama- 
ba escolomines á las colomines (19 bis). 

Acerca la acepción del epíteto ó calificativo palomar, también 
existente en el idioma castellano para indicar el hilo fuerte (20), con- 
cluiremos que, en la catalana, no sólo se aplica á las redes que sirven 
para cazar palomas en el bosque, sino al hilo ó bramante, más delgado 
y retorcido que el ordinario y que se utiliza para la confección de las 
anteriores redes y otros usos. 

Fáltanos tratar áe palomar como nombre substantivo común y como 
nombre substantivo propio ó apellido. El nombre palomar aplicado ya 
en 992 (21) y 1074 (22) á un término del territorio de Barcelona junto á 
la iglesia de Sant Andreu, fué debido, quizás, á un notable y grande 
palomar existente en la parte superior de la parroquia, ó sea hacia la 
Vila-piscina. De él nos ocuparemos detalladamente al tratar de la 
existencia de palomares rurales en el llano de Barcelona, pues ofreció 
la particularidad de pertenecer á distintos propietarios por indiviso. 

El estar en vigor el nombre substantivo común p>alomar, durante 
la Edad Media, como designativo de la construcción para guardar pa- 
lomas, lo manifiestan asimismo los notarios en la redacción de contra- 
tos. General era traducirlo al latin por columbario m y en ocasiones, 
barbarizándolo, por colomerium (23) ó colummario (24), Más no implica 



(19) A 1B13.— Proceso contra el ^osíe del mas de Eróles, jurisdicción de la Seu de Ur- 
Rell, por robo de cierto perro. Allí se lee: «vehe que lo dib pheliu feu pendre lo dit ca 
al dit home mateix e loy feu ligar ab vna cordeta petita o fil enpalomar » Legajos de 
procebOB del aroh capitular de la Seu de Urgell). 

(19 bis: Manual del siglo xvi del arch. parroquial de la Pobla de Segur, folio 54. 

(20/ Nuevo diccionario de la lengua castellana (París, 1873) pág &15 

(21) In comitato barchi/ionense iii lociim quem dicunt palomar itel propeipsum locum qxtem 
dicunt ad ipsas cigas. (Cart 8 Cugat, íol 307, doc, 931) 

(22) J5n el testamento de Guilia Arberta se lee alodiinii qiiod Jiabehat in palumbario in 
parrocliia saticti nndree apoKtoli (Cart. S Cugat, fol. 305, doc. 926) 

(23) En 1:^69, entre Ihb propiedades del deshabitado manso Agüera, sito en Mataró, 
hacia Cicera, se contaba «alia fexia terre que est subtus co?OH!C/7'«»i que comiunt dúo 
jomulia, quam teneo pro qu..dam lampade (C'apbreu de Mataró, Clase 2.", B. f 2. suple- 
mento final, folio 16, arch. Bailla del Real Patrimonio en Harcelona.) 

A. 12.S5: fin parrocliia sancti vincentii de medalla in loco nominato colomerio.f ;Cua- 
dernos sueltos del Manual II del arch. de la Curia Fumada de Vich.) 

i,24i A 822: donaci<'in del presbítero Cixilani á la Canónica de la Seu de Urgell, 
«de I Bolario et I orreo et I colummario et I pecia de térra et I uinea In pago orgellitano 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 49 

sean numerosos los casos en que viene latinizado palomario y palum- 
bario. En el término de Llers ó Llaers, se les llama palomario en do- 
c amentos de distintas fechas, como son uno, del 821 (25) y otro del 
957 (26). Usaron también de igual ortografía, los notarios que autori- 
zaron las escrituras de una donación á Sant Pere de JMontgrony, del 
828 (27) y de otra al Cabildo de la Seu de Urgell, del 1016 (28). 

La fórmula latinizada palumbario, se halla, entre otros documen- 
tos, en una venta de Sarria, del 956 (29), en otra de Trayá, del 1026 (30) 
en una tercera de Martorelles del 1121 (31), etc. 

Como nombre personal, aparece el de Palomar en 1057 (32) barba- 
rizado por el escribano por pulumd. Luego hállase citado á Eamón 
Palomar en 1144 (33) quien fué de los caballeros catalanes, que en 1157, 
dispusieron que su cuerpo fuese entregado A la orden hospitalaria de 
San Juan de Jerusalem, después de muerto (34). Es cierto que, en los 
siglos XI y XII, los apellidos no habían tomado aún fijeza y consisten- 
cia en Cataluña. Más en el siglo xiii en que empiezan á tomarla y en 
el XV en que ya la hubieron adquirido, seguimos encontrándolo en uso. 



in apendioio de nssianne in loonm vocitatum ningola> (Dotaliarium, vol. I, doo. núme- 
ro 435, aroh. Capitular de la Sen de Urgell.) 

(25) «In ibidem villa (<in oomitatu Ansona in término de castro Lazesse vel in ejua 
Tilla») alia casa onm curte et orto et paloviario* (Doc. núm 32 de Sunyer, Arch. Corona 
de Aragón.) 

(26) Donación de Elderico al monasterio de San Juan del valle de Bipoll del alodio 
•in villa que diount Lazesse» del que formaba parte «mansns que tenet galito cum 
casa* et curte et palomario et orto et arbores et térras » (Doo. núm. 48 de Sunyer» 
arcb. Aragón.) 

(27) Donación á, Sant Pere «in Mogronio» de una tierra á Castellar de Nuch «in villa 
Cnrnudellas» que lindaba «in ipso Uxo de Palomario» (Doo. núm. 40 de Sunyer, Ar- 
cbivo Aragón.) 

(28) Hicieron la donación Ermemir y su esposa Mirabile diciendo: «Et est iste alau- 
des in comitato orgello In villa heras in apendicio sancti aciscli. Et est iste alaudes 
casas casalibus ourtinas orreo palomario era ortis ortalibus térras cultas uel inoultas 
uineas uinealibus pratis pascáis arboribus pomií'eris uel impomiferis molinis molina- 
ribus» (Dotaliarium, vol. I, doo. núm. 328, arch capitular de la Seu de Urgell.) 

(29) «Casas et curtes et térras et ortis et arboribus et medietatem in ipso palumbario 
sqnis et capud aquis. Quod babeo in comitata barchinonense in terminio de sirriano». 
(Lib. Ant. Ecl. Cath. vol. II fol. 17 doc. núm, 47, arch. Catedral de Barcelona). 

(30) « Vindimus tibi casas cum solos et superpositos et parietes et curtes et solarlos et 
foueas et imluvibario et casalicis et térras et uineas cum arboribus ettrilas ermum et 
cultum prono et plano siluis et garricis petra et ligoa in aquis aquarum uia ductibas 
et reductibus nostrum propiium quod abemus in comitato barchinonense in marati- 
ma in terminio de triduano». (Lib. Ant. Ecl. Cath. rol. II fol. 173, doo. núm. 5C8, aroh. 
Catedral de Barcelona). 

(31) «In parrochia sánete Marie de martoreies et in parrochia sancti saturnini Pa- 
laoii almanle. Sunt autem hec alodia mansos separatim pósitos cum terris et uineis 
oultls et heremis et palumbariii boscis atque garricis pronum et planum pratis et 
pascuis, aquis et molendinis». (Lib. Ant. Ecl. Cath. vol. III, fol. 1, doc. núm. 1, ibidem) 

(32) Invinea dereimunmir et de guadal ptduma {Lib. Ant. Ecl. Cath. vol. IV, fol. 47^ 
doo. 138 ibidem.) 

(33) Cart. S. Cugat, doo. 251. 

(,H4) Arm. 12 Casa» Antiguas Sach O, doc. 228 (aroh. Prior. S. Juan de Jerusalem en 
Cataluña). 

1902 * 



50 F. CARRERAS Y CANDI 

En 1201 aparece Joannes Pahimbari que no es sino Joan Palomar (35) 
y en 1431, fué Gahriel palomar, curador dais filis del dit hernaf de ga- 
llacli (3Gj á quien en 1439 otro documento presenta como jurisconsulto, 
al denominarle Micer Gabriel Palomar (37). 

Xo cabe confundir en los documentos el uso que hacen á veces de 
la palabra imliunare, que podría parecer i^vaCí k palomare, mayor- 
mente cuando se llega á escribir en romance ^:'i¿Zt¿wia por palomar (38), 
La hemos visto empleada en el año 1149, dándole el sentido áeplumicol 
ó plumones. Así se lee en el testamento de Bernat Berenguer I super- 
lectum de ]julumare factum (39). 

Palomee. — Creemos ser, esta palabra, una variedad poco usada de 
la anterior. En cuyo caso resultará analogía con las voces colomar 
y colomer, cuyo sentido es idéntico. En Sant Pere de Torelló, existía, 
en 1252, el ms^xí^o p alome r en el lugar llamado Palomer (39). En nues- 
tros tiempos hay en Vallgorguina can Palomer. 

Palomir. — Se usó en Cardedeu, simultáneamente á Palomer y Pa- 
lomar. Hubo^ en los alrededores de esta villa durante el siglo xi, dis- 
tintos palomares, según se verá más adelante al reseñar los que 
existían en las regiones de Cataluña. En el siglo xii, escrituras de los 
años 1160 y 1165, hablan del lugar llamado Palomer (loco nominato 
palomer) cuyo lugar pudiera dar nombre al viás Palomir, mencionado 
en el año 1312, ó más Palomar en 1495 (40). Palomir, palomer y palo- 
mar, cabe suponer tendrán un mismo significado. 

Palom y Palomas— Ambos nombres existen como peculiares á 
casas de labranza de nuestro Principado, según aparece en el Xo 
menclator de la provincia de Barcelona, publicado por los años de 
1 860. Que haya en Cataluña can Paloma (41), como hay can Gat (42) 
etcétera, es natural. También lo es, que existan masías que lleven el pro- 
pio nombre en plural, como las que subsisten en los términos de Odena, 
Kubió, Santa Margarida de Montbuy, Pierola y sierras de Bertí (43), 
conocidas por can Palomas. Más la presencia del nombre Palom, mas- 
culin izando una voz que en latín y en catalán siempre ha aparecido 
femenina^ nos resulta de mayor interés. En Barcelona, es citado como 
apellido en el año 1343, en Jaume Palóm (44) y aún hoy día subsiste. 



(35) Cartulario de los templarios.de Tortosa, doc núm. 161. 

(3<i) Cuaderno de papel contenido en el libro titulado Apoques de 'Bernat de Gallach 
(arob. Bailia Real Patrim. de Barcelona ) 

(37; Registro 3135, fol. 115 y 130 arch, Aragón.) 

(3S) Anliq. Krl. Cathed. vol. IV, fol. 89, doc. 228 (arch. Cat. de Barcelona). 

(39) A. 1232 (VIH Kal. Marcii) bi parrorliia Sanrti Petri de torelione in loco nom/nafo. 
II ¡nid ¡inlouier en los lindes de cuya propiedad rural se lee i« honori mansi depalomer (.M&- 
nnal I, 12;JÜ 1233, arch. Curia Fumada de Vich.) 

(40; Datos facilitados por el infatigable investigador de Cardedeu D. Tomás Balvej . 

(41) De este nombre hay una masía en Artos y otra en Esparraguera. 

(la) En Viladrau existe desde muy antiguo esta masía. 

(43) Jliiilleli il,l Centre Kr<uirsir>„¡sta de Calahinya año VII (1897) pag. 145. 

(44) nrlIiheraciciK del coiicell i:!4:í fine:,- i.-iil ¡arch. Municipal de Barcelona) 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EX LA EDAD MEDLX 51 

en Canet de Mar, donde el antediclio Xomenclator , sitúa h can P<t¡üm 
de la Montanya. 

Palomador.— En la pi-inioi-a mitad del siglo xvi se usó de esta pala- 
bra en S. llilari (,'a-cahn. Era el palomador el hombre que se dedicaba 
á la caza de palomas por medio de redes, esto es, con palomeras. En la 
venta A carta de gracia de las palomeras del mas Casal del 7 de Marzo de 
1543 (45) se le permite cortar árboles y arreglarlos según uso y costum- 
bre de 'buQ.w palomador (segons lius y costum de bon palomador) , 



LAS PAL0:\1ERAS 

Acabamos de anotar algunas indicaciones acerca de las palomeras, 
y bien merece tratarse algo por extenso este tema, atendido el olvido 
en que están. Hoy, apenas si se sabe de ellas ser el nombre de tal ó 
cual collado ó montaña. 

La más antigua documentación catalana las menciona ya, cabien- 
do suponer fundadamente sean un legado de la Edad Antigua. Así, 
apenas se inicia el siglo ix, ó sea en el año 819, hay un texto, de que 
luego nos ocuparemos, que las cita como cosa sobradamente conocida y 
usual. Deben pues figurar á la cabeza de las más remotas palabras 
catalanas de uso comprobado. 

De entre las múltiples escrituras que demuestran la existencia de 
las palomeras, de momento nos fijaremos tan sólo en tres de la época 
Condal, que nos han de servir para sentar deducciones. En el año 
922, se consignan las palomeras que confinaban con :Murriano (4G). De 
modo que las palomeras debían ser algo semejante á torrente, bosque, 
ladera, etc., cuando permiten citarse como límite indicativo del área 
de una propiedad. 

Este algo tangible se manifiesta todavía con mayor evidencia, en 
el convenio hecho en 1016, entre el Prelado de Urgell y el Vizconde 
Bardina, donando, el obispo San Ermengol á este último, la parro- 
quia de San Jaume de Frontanyá con sus diezmos y primicias, de cu- 
yo lugar se reservaba empero la palomera y [n, palomerola allí existen- 
tes (47). Finalmente, en el año 974 una escritura revela haber en las 
inmediaciones de cierto castillo, no sólo rocas y bosques, si que tam- 
bién ^jaíomeras situadas entre selvas (48). 



(45) Doc. núm. xxiv del Apéndice. 

(16) «Ipsas palumbarias qui adjacent in Murriano». Marca Hispánica, doc. 69 del 
apéndice. 

(47) cEgo Ermengaudas episcopus dono ipsa parrochia de sancto Jacóbo cum de' 
cimis et primiciis ad iam dicto Bardina uice comité exceptas jKilnmera et pitloiin'roln 
propter magnam amiciciam quod habeam de uobis». Pergaminos sueltos de la Catedrí 1 
de Urgell: cajón de escrituras carlovingias. 

(48) «Et cum ipso castellare et cum ipso fictorio et reliquas rochas et rupes q\u- in 



52 F. CARRERAS Y CAXDI 

Esta última cita demuestra que debieran servir para algún fin uti- 
litario que solo en los bosques se hallaba. Exceptuando la caza, poca 
cosa más podía irse á buscar, á la sazón entre las selvas. Pero no cabe 
suponer fuese una caza m3nospreciada, cuando el obispo Ermengol se 
excusó de entregarla al vizconde Bardina. 

Si deseamos precisar que fueron las palomeras, necesariamente de- 
bemos apartarnos de tan lejanos siglos, en los que, la deficiencia de la 
documentación, sólo permite apuntar vaguedades é ideas poco concre- 
tas. Dando, pues, un salto de algunos centenares de años, nos pondre- 
mos en presencia de contratos sobre palomeras, que han de arrojar 
bast:mte luz acerca las mismas. Los hemos hallado en archivos pa- 
rroquiales de las Guillerías, mostrándonos, que, aún en los siglos xv, 
XVI y XVII, constituían una fuente de riqueza forestal, hoy día del todo 
perdida en Cataluña. Reseñaremos sucintamente estos documentos, de 
mucho interés por su rareza. 

Los cuatro contratos más antiguos, pertenecientes al siglo xv, tra- 
tan de la instalación ó arreglo de palomeras en los alrededores de Sant 
Hilari Cacalm (49). En 1457 vendióse un bosque en lo Calaris de Sant 
Mateu de Joanet, á fin de que el comprador pudiera construir jjaZome- . 
ras al objeto de capturar palomas ó todons autorizándole para instalar 
layador allí donde le pluguiere, dentro la propiedad del vendedor, 
prohibiéndole empero velar ó colocar velas que ahuyentasen de otros 
sitios á las torcaces (50). 

Este sólo documento ya nos dice el uso á que estaban dedicadas las 
palomeras: bosques previamentcs preparados para capturar palomas 
torcaces. Los demás contribuirán á fijar las ideas, dándonos asimismo 
muestra de su desarrollo. En 1460, el Párroco dé Sant Hilari, deseando 
construir «palomeras per capiendum palumbos» en el Puig Iloiirós, 
obtiene, de los dos propietarios del terreno que aquellas abarcaban, la 
necesaria autorización. 

Pocos años después, ó sea en 1464, estipulándose el cultivo de cier- 
to bosque del plá Soliba en Sant ^Mateu de Joanet, se di^ facultad al 
cultivador del terreno para construir palomeras en medio de dicha 
artiga, pero sólo por durante su vida, obligándole á entregar un par 
de torcaces, por cada quince pares que capturare en tal sitio. Casi si- 
multáneamente, ó se^. en 1466, contratábase la formación de otras pa- 
■ lomeras ea Sant Hilari, al sol de la plana, dejits font cubería, con fa- 
cultad, por parte del concesionario, de construir los portillos que ne- 
cesitara, cortar ó plantar árboles y hacer cuanto estimase conveniente 



circuitu eorum sunt et ipsas ¿<í(low?*ar?as cnm ipsas silvas que sunt ex arobabua par- 
tibua». Marca Hiep. doc. 116 del Apéndice. 

(49) Documentos números xvi, xvii, xix, y xx del Apéndice. 

(50) «Ibi faceré palomeras ad recipiendum palumbos siue todons» «quod non positis 
Talare neo poneré velas, vnns contra alius, ad dispergendam diotos palumbos » 



)'ALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 53 

para el arreglo de dichas palomeras. Se reserva, el propietario del te- 
rreno, la fadiga en las palomas que quisiese vender. 

Un carácter especial presenta la venta, que, en 1522 hizo, el pro- 
pietario del coJl de más Gaya, en Sant Hilari, de dicho collado para 
construir en él unas palomeras, con todo lo indispensable á las mismas 
esto es, haudí- cellar y layar arbres. La venta era sólo por diez años y 
su precio cuatro redes de las que se utilizaban para la captura de las 
torcaces (51). 

Sin apartarnos, por ahora, de Sant Hilari Cla-calm, mencionaremos 
cierto préstamo hecho en el mismo año 1522, siendo objeto del mismo 
las palomeras de la sierra de MataviaJa ó de la Cominal. El término 
era de medio año y la cantidad de siete libras; más á pesar de tan poca 
importancia, se autorizó al prestamista para cortar encinas y demás 
bosque que bien le pareciere (52). 

En dos ventas á carta de gracia, de los años 1543 y 1548 (53), son 
mencionadas otras palomeras existentes en Sant Hilari, en cuyo lugar 
se hecha de ver no dejaban en paz á las torcaces en sitio alguno de tan 
agrestes montañas. La del 1543, era de una porción de terreno en la 
cordillera del collado de Lenanyes, con sus correspondientes palome- 
ras y con autorización para construir otras nuevas, matutinas y ves- 
pertinas (matinaJs y resprals). Evidencia este permiso, que, bien estu- 
diados los instintos de las torcaces, construirían de diferente forma las 
palomeras con las que trataban de capturarlas por las mañanas, de 
las que debían servir para lo mismo al anochecer. La segunda venta á 
carta de gracia del año 1548, era de una pieza de tierra en las palo- 
meras d' en Busquets con facultad de todonare sive palomar, á su ar- 
bitrio, cortando bosque grande ó pequeño. 

Nada digno de especial mención ofrece la enajenación de las palo- 
meras sitas en el lugar llamado de Resten, en 1596 (54). En cambio nos 
fijaremos un momento en la venta hecha, ya entrado el siglo xvii 
(año 1605) de un bosque situado en medio de las Barholadas, en lo 
serrat del banyador, que pertenecía al mas Boscli de Sant Pere d'Osor. 
A pesar de tratarse de un contrato de compra-venta, se autoriza taxa- 
tivamente al nuevo propietario, Antonio Soler de la parroquia de Santa 
María de Mansolí, para construir palomeras, con bayador, velas, etc., 
cual si ello no fuese inherente al derecho de propiedad que se trans- 
mitía. 

Y aquí de paso^ observaremos, que, en aquel entonces estaba gene- 
ralizada la costumbre de hacer retenciones especiales en los contratos 
de compra-venta que tenían lugar en Sant Hilari C^a-calm. En el volu- 



(61) Ajjóndice, document-o nútn. xxii. 

(62) Apéndice, documento núm. xxr. 

(63) Apéndice, documentos núm. xxiv y Xxv 
(Bá) Apéndice, documento núm, xxvii. 



54 F. CARRERAS Y CANDI 

inen del siglo xvií donde se baila el de que nos ocupa, las ventas ab- 
solutas, sin retención alguna, no son las más frecuentes. Así solía re- 
tenerse el vendedor, ya la corta de castaños, ya la facultad de apa- 
centar tantos ó cuantos bueyes, cabras ó puercos, etc., sucediendo lo 
propio en la venta hecha á Soler, al consignarse no poder cortar 
ciertos árboles, ni sembrar en parte del monte, sin licencia del ven- 
dedor Bosch (55). 

Después de lo precedentemente dicho, es muy natural hubiere en 
Sant llilari, durante los siglos xvi y xvii, distintas partidas rurales 
que tomaban nombre de estos ingenios de caza, conociendo el plá de 
las Palomeras (56) y las palomeras del Triador (57). 

Si en aquellas parroquias de las Guillerías se habían generalizado 
tanto las palomeras, no cabe suponer que su empleo fuese exclusivo 
de Sant Hilari, Joanet y Mansolí, sino que los vecinos de otras parro- 
quias de la región también se utilizarían de ellas. Y en efecto, fué así, 
habiéndonoslo comprobado los archivos de Viladrau y de Espinalbes 
(58). En Viladrau, dos escrituras de los años 1558 y 1559 mencionan las 
p(domeras del más Non y una del 1552 trata del arrendamiento de las 
palomeras del más Marcús sitas en el lugar llamado sobre Palayna, 
juntamente con el bayer (será el bayador) y todo cuanto á aquellas 
fuese necesario (59). 

En la parroquia de Espinalbes hubo el loco vocato Palomeres, en 
1523; en 1584 se citan las del más Pagés y en 1585 y 1590 las palome- 
ras déla balma. En un arrendamiento á parcería del más Pagés, 
hecho en 7 de Octubre de 1584, el propietario se resérvala explotación 
de las palomeras y castaños (reservantse empero los dits masjuans las 
jialomeras y las castanyas). En 23 de Octubre de 1562, Melchor Morera 
(a) Masjuan arrendó á us y costum de bon laurador, las tierras del coll 
de liarell, obligándose el arrendador, á no cortar las retamas que per- 
judicasen á sus palomeras (60). 

No hay duda de que en otros ignorados archivos especiales de Cata- 
luña^ se hallan contratos sobre palomeras, de tanto ó mayor interés que 
los reseñados, y que, la incuria de nuestros investigadores, han dejado 
hasta ahora en el olvido, á pesar de su importancia para el conoci- 



óos) Apf^ndlce, documento núm. XXVIII. 

(oO; A. 1557 (13 do Ftibreroj: «un tros de bosch groa e manut ea la dita parrochia en 
lo loe unomenat al pía de les palomares » (JAuiííaí de i.^J7-íó(;5, Arch. de Sant Hilari 
Ca calm). 

(67) A. 1604. Una pieza de tierra al coíí dd Pomn/- «afrontt nt a mixdie ab la resclosa 
y puyant per lo comellur fias a las polomeraa del triador.» (Jlaiiidil i:,-,:, á KUl, Arch. de 
Sant Hilari'. 

;0y> El verdadero Eombre de este pueblo es /,'sp;/¡(iií)cj>, cambiado en la época mo 
deroa en I's¡>ineUnia. 

(69) Apéndice, documento nám. xxvi. 

(60) «No pot taliar ningún albre que porte fruit ni puot dit mataro taliar ginista- 
das qne porten dany a las palomeyras de dit col da rauol.. (Arch. parroquial de Espi- 
ualbas . 



PALOMAS Y PALOMAREiS EN CATALUÑA EJí LA EDAD MEDIA 55 

miento de nuestras costumbres rurales. Véase pues, en región muy 
apartada de la que nos acaba de ocupar, esto es, en las propias ver- 
tientes del Pirineo, el arrendamiento hecho, en 1522, por Berenguer 
de Oms, señor de la baronía de los castillos de Finestres y de Santa 
Pau, á Narcís Llorens, de las palomeras del coll d' en Pont, en el lugar 
de Finestres, estableciéndolas á uso y servitud de cazar torcaces y 
otras aves, facultándole para construir puertos y portillos, baijadors, 
velas, creberiis y todo lo á ellas necesario (61). Llorens se obligaba á 
entregarle seis pares de capones, anualmente. 

La extensión que tomaron las palomeras en Cataluña, puede indi- 
carse por los muchos lugares que conservan su nombre. En las mon- 
tañas que circundan la parte oriental del llano de Vich, existen 
algunas cañadas conocidas por Palomeras, como v. g., la de entre Vila- 
torta y Osormort, la de Espinalbes, la de Viladrau y la de entre 
Tavertet y Rupit. Otra existe en el camino de herradura de Olot á 
Amer, entre Santa Pau y Finestres, y otra en el camino de Campde- 
vanol á Berga, cerca de Gombreny. En las vertientes pirenaicas de 
Gerona hay la sierra de las Palomeras: en Baguda, Santa Bárbara y 
Sant Boy de Llusanés, casas do labranza conocidas por can Palome- 
ros, etc., etc. 

Más no se crea fuese sólo en países montuosos: también en las costas 
catalanas hay comprobantes de su empico y utilización: en 1067 las 
hubo en Alella, no lejos del mar (62); en Llavaneras, en 1172 (63); en 
Orrius, en 1496 (64); el más Palomeras en Malgrat; una de las islas 
Medas lleva este nombre, así como otra de las Baleares. 

De ahí la existencia del apellido Palomeres, que usaban, en 1439 
un platero de Barcelona (65) y en 1503 un vecino de Pineda (66). 

Para concluir de expresar la importancia de los rendimentos de 
las palomeras, hay que tener en cuenta la costumbre de las torcaces 
ya descrita por los naturalistas, acerca de su emigración periódica. 
En breves y precisos términos lo refiere una reciente obra compila- 
tiva (67). 

«En nuestros países meridionales y principalmente á lo largo de las 
costas del Mediterráneo se puede observar anualmente el paso de nu- 
merosas torcaces y zuritas que á la llegada de la primavera atraviesan 
de Norte á Sud haciendo el viaje inverso á la vuelta en el otoño. El 



(61) Apéndice, documento núm. xxii. 

(62) «De meridie in palumeres seu in nndas maris.» (Lib. Ant. Ecl. Catli. vol. II, fol. 
163, doc. núm. 441, arch. Catedral Barcelona). 

(63) Aryentona Jiistúrica, pág. 66, nota 2.* 

(6ái <Parrochie sancti andree de orrius, scilicet tres ipsarum in loco nomioato 
palomeres.» (Aroh. particular de casa Prats de Orrius). 

(65) Barthomeu Palomeres: Eegistro 3135, fol. 117, arch. Aragón. 

(66) «Heredium Nioolay palomer es quondam ille demanolla dicte parrochip de 
pineda.» (Manual 1463-1515, foL 152. arch. Hospital de Santa Cruz de Barcelona). 

(67) Diccionario enciclopédico hisp ano-a niericano, vol. 14, pág 691, 



56 F. CARRERAS Y CANDI 

paso que ocurre en el mes de marzo no dura más de quince á veinte 
días; pero el de otoño, que comienza á fines de septiembre, se prolonga 
con frecuencia hasta mediados de noviembre. 

Las zuritas pasan por bandadas de 10, 20, 30. 40 y á veces más de 
50 individuos; las torcaces forman una sola bandada y viajan juntas. 

El paso de aquéllas comienza á la salida del sol; hacia el mediodía 
disminuye su ligereza y se estacionan en los campos en busca de ali- 
mento ó en los árboles para descansar; luego continúan su marcha 
hasta que se pone el sol.» 

Buffon observa también, ser general la costumbre de capturarlas 
con redes en los lugares de su paso «especialmente en las comarcas in- 
mediatas al Pirineo» (68). 

Si tan poco, ó nada, de las palomeras nos escriben los autores de 
nuestras vertientes pirenaicas, veamos si los de las regiones francesas 
son más diligentes. Uno de ellos, el erudito y activo archivero de To- 
losa Mr. Pasquier, manifiesta, que, no debe extrañarnos de que en todas 
épocas, los propietarios de la montaña, hayan tratado sacar provecho 
de este género de caza, teniendo en cuenta sus fructuosos resultados. 
De ahí que los Señores no desperdiciaran la ocasión de considerar á 
los collados como un dominio susceptible de producir regulares rédi- 
tos. Refiere, además, que el Sr. de Argein. en Bellonge (ValUs-Jonga), 
estableció perpetuamente, en el año 1726, la.^ pendieres instaladas en 
los desfiladeros de las montañas de su pertenencia, á censo anual de 
130 pares de torcaces, que se debían entregar en el mismo castillo de 
Argein (69). 

Dos autores franceses y uno inglés nos dan descripciones exactas 
de las palomeras. El primero de aquellos autores pertenece al siglo 
xviii y su relación la tradujo al castellano, en 1788, Joseph Mallent, 
en los siguientes términos (70): 

«Se ata una red muy grande á unas perchas ó estacas las más lar- 
gas que puedan hallarse: se clavan estas en tierra para que se tengan 
derechas y se pone la red de tal modo, que afloxando una cuerda, 
inmediatamente se baxe. Estando así, se sienta un cazador frente de 
la red á distancia proporcionada, y se oculta baxo de algunas ramas: 
otro cazador, escondido también en la¡ parte opuesta, tiene la punta ó 
extremidad de la cuerda, que levanta la red, y luego que pasan las 



(6b) Obras Cumpletnn de Uuffon, aumentadas... por Cuvier. Tradiicidag al castellano por 
I'. A. B. a L , tomo V, página 60 (Barcelona 1834). 

(6b) Esta noticia procede del archivo departamental del Ariége (Francia) á igual 
qoedoB sentencias de los años 1741 y 1785 (ó 1787), por las que, confirmó, la senescalía 
de Pamie rs, estn r en pie la obligación de satisfacer dicho tribato al Señor de Argein . 
Publicáronse en el Hidletin j,éríodique déla société Aricgeoise des sciencies, lettres ef arts 
ívol. 111, pág. 383, año 1890) con el título de üedeyajice* en Msets dans le Couserans au- 
X Vlllt sidcU. 

(70) Kncuclopedia metódica.— lítttorin natural de laa aves traducida del francés al caste- 
llano, por n. .Joseph Mallent, tomo II, pág. 206 (Madrid 1788). 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDL\ 57 

palomas se arrojan al suelo, y van á dar sobre la red que el segundo 
cazador afloxa inmediatamente: y de esta suerte se cogen en un día, y 
en el tiempo de la pasa, centenares áo, palomas torcaces, según dice el 
autor del Dicción. Econ. tom. III pág. 33.» 

La segunda de estas relaciones, pertenece al autor Marolles, quien, 
en el siglo xix, nos daba los datos que continuamos (71): 

«En la Navarra francesa, en el Bearn, el Bigorre y otros lugares 
próximos á los Pirineos se apresa con redes, desde tiempo inmemorial, 
una cantidad inmensa de zuritas y de palomas torcaces. Se elige entre 
dos cadenas de montañas una garganta ancha en su abertura y que 
vaya después estrechándose: á su extremo ha do haber una superficie 
plana de unos cien pasos cuadrados, que se llama en el país la fronte. 
La parte estrecha de la garganta se cierra por completo con redes, 
cuyo número varía según su mayor ó menor extensión. Estas redes, 
que miden cada una de ocho á nueve metros de ancho por 18 de alto, 
se hizan por medio de poleas á árboles que no tienen menos de 25 á 30 
metros de elevación. Se disimulan estas redes por delante con una se - 
gunda fila de árboles desprovistos de ramas por su parte baja para 
dar paso á las aves. Casi á unos 30 metros delante de las redes hay un 
aparato llamado trej^e, que consiste en tres troncos de árboles planta- 
dos en triángulo, á seis pasos unos de otros y juntos, y sujetos arriba 
por una cadena de hierro. En sus copas se construye una choza, ocu 
pada por uno de los cazadores, que ha de ser de los más inteligentes. 
A los dos costados de la garganta, y á lo largo de la cresta de las 
montañas, se preparan también de trecho en trecho, otras chozas aná- 
logas á la anterior, ya sobre los árboles, ó ya en eminencias naturales, 
y en cada una de estas chozas se alberga un cazador. Cuando una 
bandada de palomas, empeñada en la garganta, intenta salvar la 
cresta, el cazador que está más inmediato les dispara un matón, especie 
de paleta pintada de blanco y llena de pluma?, que imita grosera- 
mente á un ave de rapiña. Las palomas, asustadas, retrogradan y 
rozan á veces la tierra. Se les mantiene así sucesivamente de un caza- 
dor á otro en la dirección de las redes. En el momento en que pasan 
de la trepe, el cazador apostado allí les dispara á su vez, siempre 
después de pasar y no antes, otro espantajo emplumado. Las palomas, 
aterradas, se arrojan unas contra otras, se suelta el resorte y pájaros 
y redes caen confundidas en tierra.» 

«Los lugares destinados á estas cacerías son muy numerosos en los 
Pirineos. Los hay en todos los lugares á propósito para levantar estos 
aparatos, que datan, según se dice, del siglo xiii. Muchos de estos 



(71) La Ilustración Venatoria (Madrid 15 de Septiembre de 1885), traduciéndolo de Le 
Journal dea Chasseurs de París. 



58 F. CARRERAS Y CA\DI 

emplazamientos ocupan hasta 24 cazadores. El mismo M. de Marolles 
menciona muchas de estas palomeras, como se llaman, describe sus 
posiciones, indica el nombre de sus propietarios y los productos que 
rinden. Las hay que, según asegura, apresan durante el año hasta 5,000 
palomas torcaces y aun más de 8,000 zuritas; no hay año, añade el au- 
tor, si es bueno el día de paso, en que no se apresan 1,000 palomas, 
habiéndose cogido en un sólo día hasta 2,200, en Pied-Jan, eu el 
Cousserant, » 

También el capitán Maine Keid, en una de sus novelas de caza, 
relata la costumbre de capturar, con redes, á las palomas, en los co- 
llados pirenaicos, tal como la vio en Bagnéres (72). Su descripción es 
muy parecida á la antedicha de ]\Iarolles. 

No hemos de detenernos ahora en la descripción de otros ingenios 
empleados por los campesinos para la captura de tales aves, con me- 
nos resultado, pero también de mayor sencillez, que las palomeras (7o). 
Más sí daremos una breve ojeada á la lengua y costumbres del reino 
de Castilla. 

Es antigua, en la lengua castellana, la noz palomería para designar 
la caza de las palomas (74), é igual sucederá con el verbo palomear, in- 
dicativo de andar á caza de palomas. Palomeros eran, en lenguaje 
vulgar del siglo xvii, los cazadores de palomas (75). Que allí también 
se cazaron con redes, por los montes, y quizás con las ingeniosas pa- 
lomeras, lo da á entender, en 1386, López de Ayala, en sus narracio- 
nes de El libro de las aves de caca. Nos refiere, como en Plasencia, los 
rederos capturaron por medio de redes, ciertas palomas salidas aquel 
mismo día de lejanas tierras, según lo atestiguaban los alimentos de 



(7S) Loa cazadores de osos.— BiJdioteca económica de instrucción y recreo. (Madrid 
188b) pagínalos. 

(¡6) Es curioso por bu simplicidad el que traduce el Diccionario enciclopédico-hispano- 
americano ^vol. 14, pág. 695) tomándolo de un autor alemán. 

•En los campos situados hacia el punto por donde pasan las aves, ó en otros tér- 
minos del lado del Poniente en la primavera y del Oriente en el otoño, cuenta Brehm 
que se colocan, unos cerca de otros, 12 ó 15 cucuruchos de papel gris, del tinte que más 
se parezca al color de la paloma; se fijan en tierra, introduciendo ea cada uno una pie- 
dra pura impedir que se los lleve el viento, figurando perfectamente, aun mirados de 
cerca, una bandada de torcaces posadas. Al pasar las zuritas divisan aquellos objetos, 
y apartándose de su camino llegan á elloi para mezclarse con las supuestas aves; aun 
cuando reconozcan su errur acostumbran siem^tre á posarse junto á lo» cucurucho-', 
y feble es el momento que aprovecha el cazador de espera para disparar. Como éste so 
em]>lfean mil medios para cazarlas. > 

(,T4) Tesoro de la lengua castellana ó española, por Sebastián de Cobarruviaí Orozco, 
(Madrid, i6ll). 

(76; SuArez de Figueroa, á propósito de la caza de montería, dice; «Suele llevar el 
dutño de la montería, tiendas suficientes para formar vn pueblo, capellán que diga 
Missa, tableros de tablas y axedrez, naypes y hombres de buena conversación. Hállase 
BU desj.ensa más bien proueída que si estuviera en ia Corte: supuesto parten al alba 
por vna parto loa cav^adcires de a^or, de podenco y palomeros pura perdices ij ¡ndo mas 
por otra el de galgos para liebres: y por otra el de perros y hurón para conejos » l'laza 
unirersul de todas ciencias y artes, ¡larte traducida de Toscano y parte compuesta por e. doc 
tor Cltristocal Sudrez de J'i'jueroa, lol. 234 (Madrid, 16l5). 



P.A LOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 59 

SU buche (76). Y más adelante, aludiendo á la época en que se toman 
las torcaces cuando van de pas'o; explica que en Castilla se toman 
también los azores que van en pos de las bandadas de aquellas 
aves {ID. 

Finalmente, la palabra palomera aparece en la orografía de dicho 
Reino: así se llama, un arroyo de Málaga, una aldea de Albacete, un 
puerto y montañas de Santander, etc. 

Esto basta para dejar sentada la paridad que, en el uso de tal pa- 
labra, existió entre las dos lenguas neo-latinas, catalana y castellana 
y quizás entre las costumbres de ambos pueblos, en la Edad Media, con 
respecto á dicho género de caza. 

Palomera.— En singular empleóse también de muy antiguo en Cata- 
luña, con idéntico sentido que en plural. En 819 ya viene citada en 
el primer documento de la Marca Hispánica, asimismo en 1016 (78) y en 
1170, en el Condado deCerdaña (7t)). En Cantalupos (Ribagorza) existe 
la Palomera (80)*, asimismo en Lleyda tuvo este nombre, en 1148, la 
casa y fortaleza áaX puig Gardeny donada por el Conde de Barcelona 
á Sant Pere de Vich (81) y cierta llanura de sus cercanías, según cita 
del 1168 (82) á la que aludirá seguramente, en 1193, el testamento de 
Berenguera de Puigvert, la cual poseía bienes en Lleyda (83). También 
se sabe de Ja Palomera, lugar de los alrededores de Tortosa, en 1194 (84) 
que ya llevaría este nombre al ser conquistado de los sarracenos (85)* 



(76) «Et yo oue vn falcon nebly, que era muy buen altanero, et llamábanlo poca 
ropa, et fué tomado en plazenv-ia, et dixome el rredero que lo tomara, que le cayera 
eu la rred con vnas palomas torcazas en pos que él venia, et dizia que las palomas tra- 
yan el papo lleno de fruta de Ih, faya qu") llaman ho, et aquella mañana la auian co 
mido, et non fallamos qae ouiere faya fasta villafranca de montes doca, que habia bien 
setenta leguas de aily.» Cap. XLV. 

(77) «Otrosi, acores toman brauos en el tiempo que se toman las torcazas et vienen 
con aqurl paso, etdestos los mas et los mejores se toman en castilla en vna villa fron- 
tera de nauarra que llaman santa cruz de canpe(;'(), et son de otra pinta que los que 
agora deximos, (los españoles), et son grandes asaz et x'^i^^scen en el plumaje á los 
a<?ores de noruega. > (Cap XLI) 

(78) Véase la nota anterior, nüm 47. 

(79) Donación de la sierra de la Palomera, hecba al Temple por Galcerán de Pinos. 
<Ista donatione de istis montibus est in comitatu de cerdania. Affrontad jiredictis 
moatibus de orientis in coUum baloebres. De meridie usque ad terminum depegera. 
De occiduo in terminum de fragmir et terminum de espada. De circii de grndn do palo- 
mera amunt usque ad terminnm do pegera Et de parte de salces uenit terminum us- 
que ad zacentiuia et quo modo secra d«^>(tío;)ie/-(í uadit et tornat usque ad coUum de 
pegera » (Cartulario de la orden del Temple, fol. 106, doc 256). 

(80) Butlleti de la Associació d'Eccursioiis Catalana, (a III, pág. 18) 

(81) Llibre del Dr. Joseph Rocafort. Pbre.,iol 144. Forma parte de los volúmenes del 
Sacrw Antiquitatis Cathalonia Moniimenta. M. S. del P. Jaime Pasqual. 

(82) In ¿2)sa ¡llana de la palomera. (Cartulario de Poblet, fol. !j2, doc. 461) 

(83) «ítem laxo aineam illam que fuit de sorore mea 'S.im.essem a d ¡lalomera ut 
Kaimundus maacharel ex illa uinea babeat cum tercio quod slbi dedi in alia carta 
medietatem.» ('SS ^/-maí-í rfe Tcstaments sack A, doc 52, Arcb. Prioral de S. Juan de 
Jerusalem en Cataluña). 

(84) Episcopoloijio de Tortosa, por el Dr. Kamón O. Callaghan, pág. 66. 

(,85) En la donación becba por Arnau de Torroja al Temple de la beredad quo el 



60 F. CARRERAS Y CANDI 

En el castillo ca Vid (Panadés), en 1034, existía el «iffs Palomera (86); 
en Sant Pere de Osor, el coll de la Palomera, en 1443 (87)-, en Aranyo- 
net subsiste aún la masía de la Palomera, etc., etc. 

Palomerola.— Diminutivo de palomera y usada en Cataluña de 
tan antiguo como esta voz^ pues el ya citado documento de la Marca 
Jlispánica del 819 menciona á ambas conjuntamente, asi como la do- 
nación de San Ermengol del 1016 de que también nos hemos ocupado. 
Ambos documentos hacen alusión al Condado de Berga, en donde hubo 
ademís el castillo de Palomerola, cuyas ruinas pueden aun visitarse 
cerca de Alpens (Llusanés). Es evidente que \Si palomerola, no era la 
palomera, pero si estaba destinada á igual uso, en más reducidas pro- 
porciones. La distinción entre palomera y palomerola, pudiera ser si- 
nónima á la que se hizo, en 1543, entre palomeras matutinas y ves- 
pertinas (88). 

Es ocioso observar, que, de palomerola, se ha formado el apellido 
catalán Palmer da. 

Palmeeols.— ¿Será otro derivado de palomera? Una sola cita, per- 
teneciente al año 977_, podemos continuar de esta palabra, con relación 
á un castillo de Palmerols, situado en el territorio Etense (89). 

Palomas, palomeeas y palomees en maeineeía.— Hay que tener 
cuidado en no confundir con las anteriores, estas voces, empleadas en 
nuestra náutica de la Edad Media, cual si se tratara de traducir el 
romano columbarium (90). En el inventario de una gran nave hecho en 
el puerto de Barcelona, en 1331, reproducido por Capmany, cítanse á 
p)alomas j palomeras (91). Ya anteriormente, una disposición del 1284, 
habla de las palomeras como aparejo de nave, al autorizar su expor- 
tación de Valencia á las Baleares (92). Uno de los diccionarios catala- 



Cuiidu Rainóu Boronguer le habia entregado al tomar Tortosa, perteneciente al sa- 
rraceno Ali Abengalbon, se lee en los lindes de una viña: «Et de alia parte illa zequia 
que currit ad illa palo mera. > (Cartulario del Temple de Tortosa, fol. 66, doc. 1B8,. 

1,86) Armario 17, doc. 505, Aroh. del Qran Priorato de S. Juan de Jerusalón en Ca- 
taluña. 

(87) Aroh. parroquial de Sant Pere de Osor. 

(68) Apéndice, documento nüm. xxiv. 

(89) «In territorio etense sub castro palmerols in valle malegica.» Documento en po« 
der del Sr. Fina, do Barcelona, á fines del siglo iix. 

(90) CoÍM(/i&«/'ii(m era el agujero por donde entraba el remo en el agua. Kueco Bal- 
buena ó diccionario lati/to-esj)a¡\ol, por D. Vicente Salva (París 1868). 

1,91) «ítem entena fornida ab trossa e ab palomes e ab bigota » <Item los dita timons 
abaronats de nou barous casoun e ab ^yalomas cascun.» «ítem yna, palomera derba en 
mola. ítem vnaiui2omc/°(i desplegada derba.» Memorias históricas sobre la marina, etc. 
(Madrid 1779) vol. II, p&g 408, doc. CCLXXX. 

v92) "Vniuersis officialibus nostris regni valencie. Noueritis nos ad instanciam et 
requisicionem fideliam ciuium nostrorum ciuitatis valencie concessisse quod quodli- 
bet generaliter possint extrahere de dicta ciuitate et regno valencie et portare vbi- 
camque voluerint per dominacionem nostram et in térra eciam illustris regis Maiori- 
carum fratris nostre restz ¡mlomeres et esclops et quamlibet aliam exarciam derba. 
Quaro mandamus uobls quatenus super extrahendis predictis de valencie et regno et 
portandis ut dictum est nuHum eis impedimentum uel contrarium íaciatis nec fieri 
permitatis. Datum ut supra.» (Registro 48, fol. 82 Aroh. Corona de Aragón.) 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÍÑÍA EN LA EDAD MEDIA 61 

nes, las cita como frase náutica anticuada, diciendo, que, «estar la ñau 
ab las palomeras llargas», equivale á «estar la nave con las velas en- 
juncadas» (93) y otro de los propios diccionarios, afirma emplearse aún 
la voz palomaduras par-a designar las costuras de las velas (04). 

En el siglo xiv eran, los palomers, gente de á bordo, según el sen- 
tido que les da Ducange^ tomándolo del célebre Muntaner, al referir 
en el capítulo 277 de su Historia «Et yo ab un bon cavall que tenía 
ni ter9 de cavallers arraats ab llorigues e perpunts, contraste ais palo- 
mers, de pendre térra». Asimismo en las cuentas de la galera armada 
en 1401 por el Consulado ó Llotja de Mar de Barcelona, para percibir el 
derecho llamado del pariatje, se dice poner en ella á doñ palomers ocu- 
pando el lugar de dos remeros (95). 

El pez que en castellano se llama paZomo, se denomina en co talán 
paJomida, usándose ya este nombre en 1349 (9G), 



COLOMERS Y TUDONE'RS 

Entraba de lleno en las costumbres de la Edad Media la reproduc- 
ción, fomento y cría de cualquier clase de animales, que no exigiesen 
grandes desvelos para ser objeto de especulación y lucro. Como las pa- 
lomas se encontraban en este caso, aquellas generaciones mostraron 
hacia ella especial solicitud, pues que además, era uno de los artículos 
de mayor consumo en los mercados. Procurábase su reproducción, 
tanto en las villas ó ciudades, como en las casas de campo ó payesías 
erigiendo á menudo sus palomares en las cumbres de las montañas y 
despoblados. 

Construir palomares en el interior de los centros de población, no 
ofrecía la menor dificultad y como cosa corriente, era dejada al arbitrio 
de cada cual su erección. De ellos no existe ley alguna coercitiva y sí 
leyes protectoras, de las que nos ocuparemos luego. Solía llamárseles 
coloviers. 

Semejante cría distaba mucho de constituir un gran negocio, ya 
que el particular debía comprar lo necesario para el sustento de sus 
aves, de modo que fué relativamente poco explotada en esta forma. Lo 
contrario sucedía con los colomers de las payesías, en donde las palO' 
mas, la mayoría de las veces, podían atender por sí solas á su alimen- 



(93; Diccionari de la llengua catalana ab la correspondencia castellana, voL II, pág. 321 
(Barcelona.— Espasa y Compañía.) 

(94) Diccionari catnlá-cnstelld-llati-francós-italiá per ana societat de cafalans, voL II 
(Barcelona 1839) 

(95) «ítem per aventatge de dos palomers qui Bon en compte deis remers simples 1 
flori per mes per casen VI florins. . III Iliares VI sois» (Comptes del Consolat ó Llotja 
de Mar 14C1-1407, folio .59) 

(96) Bandos de los años 1349 al 1356, fol. 5. Arch Municipal de Barcelona. 



62 



F. CARRERAS Y CANDI 



tación. Para evitar perjuicios á los predios vecinos, era construido, el 
colomer, en la misma casa, acostumbrando situarlo en su parte más 
alta y dominante. En caso de tener autorización del señor jurisdiccio- 
nal del lugar para edificar torre de defensa en la payesía, se emplaza- 
ba, el colomer, en la azotea de dicha torre. Fray IMiguel Agustí, al 
tratar de las dependencias de una casa rústica, consigna lo que ante- 
cede en los siguientes términos: «Al cap del Seller fareu un cubert per 
lo Pollam y aucells, y al cap de la istancia de la tina posaren lo Colo- 
mer per los Coloms si donchs no teniu Ilicencia del senyor del terme 
per poder edificar torre, que en tal cas estarán millor a la istancia 
mes alta de la torre.» (97) Así en el establecimiento de cierta casa 
de campo, en Santa Margarida de Vallors, hecho por Bernat Joan 
de Gurb, señor jurisdiccional del término, en 1487, consta la exis- 
tencia de casa, torre y palomar tal como lo indica el antedicho 
l'rior catalán (98). 

Cuanta importancia se daba á la construcción de palomares, de- 
muéstrase en una tabla impresa en 1514 (y que bien podemos conside- 
rarla como legado del siglo anterior) donde, al enumerar los actos 
primordiales ó importantes de la vida humana, señalando en que 
signos del zodíaco será bueno, malo ó indiferente ejecutarlos, hay la 
correspondiente línea exponiendo la época más propicia para empezar 
la construcción de palomares. Es curioso continuar como viene con- 
signado en la antigua tabla catalana (99). 

Aquesta taula es jiev saber elegir los díes bons per les operacions e 
accions humanes segons que los signes son en tais dles bons ho mals 
lio indifferents. E serueix per totes aquelles coses que en dita taula 
están scrites. 



Comec- 
sar ccilo- 
mjr. 


arios 


taur. 


gemi. 


cacer 


leo 


virgo 


libra 


scorp 
malu 


bagit. 


capri, 


aqrius 


piscis 
bonu 




bonu 


malu 


indif 


bonu 


malu 


indif 


bonu 


bonu 


bonu 


maln 





La manera de obtener más beneficios de la cría de palomas, con 
menos gastos, ha sido y será siempre, construyendo edificios de mam- 
postería en despoblado, para facilitar en ellos la procreación de las 
zuritas y torcaces. Se denominaron en Cataluña colomers salvatges y 
también tudoners. Esta última palabra, derivada del tudó ó paloma 
torcaz, todavía vive en algunas localidades de la Sagarra. En la región 
del Maresma y ])ueblo de Santa Creu de Cabrils, existe la payesía co- 



(bT) Secreta de Ai/ríriiltura, libro III, folio 150 Barcelona, Esteban Liberos, 1617.) 
l9«) «Illam domum et turrim vocatam de la sala cum manso et columbario eidem 
vnilo.. Citntriirtca <h- ir,00 et 1400, arch. parroquial do S. Hilari ^a-calm. 

99) Lunari e roportori del temps. Impreso en Barcelona por Juan Rosembach, en 1514' 



PALOMAS Y PALOMARES EX CATALUÑA EN LA EDAD MR DÍA 63 

nocida por cal Tudonev. Advertiremos de paso, que^ el nombre sus- 
tantivo común tudoner, tuvo dos acepciones: no sólo signiñcó el palo- 
mar de zuritas ó torcaces, e í que también al hombre que se dedicaba 
á la caza del tudó. 

Tiidonera, que, al parecer es femenino de fndoner, sifínificó en Ca- 
taluña, durante el siglo xv, una fuente especial ó plato grande, con 
que se servían en la mesa las palomas torcaces, según manifestaremos 
más adelante. 

En Aragón, región intermedia de las dos lenguas catalana y caste- 
llana, existieron los dos vocablos, tudó y zurita. Pruébalo ver al rico 
caballero aragonés Juan Fernández de Heredia, siendo propietario, 
en 1366, del lugar de Font deis Todons y áeVallectoijg (100) y en 1367, 
del de Qorita (101) ambos en el reino de Aragón. 

A la variedad de palomas que anidan en palomares en despoblado, 
que en catalán vemos llamarla con regularidad titdó, un autor caste- 
llano del siglo XVIII la nombra paloma de palomar, dándonos intere- 
sante descripción de sus costumbres (102). En 1818 el adicionador de 
Herrera, encomia la utilidad de las jJrt?omas cZé; íorre ó zuritas (103), 
añadiendo que, la conveniencia de tolerar ó prohibir tales palomares 
por los perjuicios que se pretende causan á la agricultura, llegó á ser 
tratada en cortes (104). 

Por los restos de tudoner s nada escasos en Cataluña, bien puede 



(100) A. Í366 tdedimus et concessimus ad imperpetuam Johanni ferdinandi de here- 
dia domiceHo merum imperinm et jurisdiccionem altara et baxam locorum suorum de 
fonf de todons, et de vaUectoyg situatorum in regno Aragoni.» (Registro 926, fol. 172, ar- 
chivo Corona de Aragón.) 

1,101) A. 1367 € Johanni Ferdinandi de Heredia cuius ost locus de rorifa.t (Registro Cí6, 
íolio 178, archivo Corona de Aragón.) 

(102) «El palomo de palomar es una ave semicasera, una esclavalibre, si puede admi- 
tirse esta expresión, que pudiendo andar libremente, está contenta con su esclavitud, 
por las ventajas que halla en ella vuela á bandadas con las aves de bu especie: anda 
errante á su arbitrio, durante el día, en el campo, donde busca el alimento que la con- 
viene, y halla en el palomar un abrigo contra la intemperie, un asilo seguro y cómodo 
para pasar la noche, una morada que le conviene para establecerse con la hembra 
que ha escogido, y criar juntos sus hijuelos con comodidad. El palomar, pues, es un 
cebo engañoso, que seduce los individtios adultos, más sensibles á sus ventajas que k 
la conservación de su especie, la qual se menoscaba mucho con la pérdida de los pi- 
chones, que les tomamos en recompensa de las comodidades que proporcionamos á los 
padres. > {Enciclopedia metódica. — Jíistoria natural de las ares, traducida del francés al cas- 
tellano jior D Joseph Mallent, yol II, pág. 199 Madrid, 1788). 

(103) «Las palomas de torre ó zuritas son mucho más útiles para el labrador que las 
caseras, por cuanto se alimentan por si mismas la mayor parte del año y asi todo el 
cuidado que hay que tener con ellas está casi reducido á formarles un palomar en 

el campo ó en poblado. > {^Agricultura ¡jeneral de Gabriel Alonso de Herrera, adicionada 

por la Real Sociedad Económica Matritense. (Madrid, 1818 y 1819) tomo III, pág. 482.) 

(104/ «Estas razones y otras expuestas al reino de Navarra congregado en sus pe- 
núltimas cortes, le obligaron á dar libertad, por ley, á las palomas de que hablo, las 
cuales se mantienen de las semillas de todas las plantas de flores cruciformes y papi- 
lonáceas y de las de la numerosa familia de las gramíneas silvestres; aunque es ver- 
dad que prefieren el trigo, el centeno, la cebada, la avena, el maíz y el trigo sarracé- 
nico y sobre todos las vezas.» Herrera, obra citada. 



64 . F. CARRERAS Y CANDI 

verse, que, los hay de construcción redonda y cuadrada. Los del pri- 
mer tipo los hallamos en mayor abundancia en Andorra y en las mon- 
tanas que separan estos valles de la Seu de Urgell. En Cabrera del 
^Maresma, entre esta población y el castillo de Burriach, por el lado de 
la sierra de Sant Joan, existe uno de esta forma, conocido por lo coló- 
mer d' en Liado (105), Los palomares cuadrados, los vemos abundar en 
la región de la Sagarra, según reseñaremos seguidamente al entrete- 
nernos algo en su descripción. 

Además existe otra clase de palomares que podremos llamar mixtos, 
por ser construidos solamente en parte por la mano del hombre, apro- 
vechando favorables circunstancias de las rocas en las cumbres de los 
montes. Seguramente son ios más escasos. No sabemos si colocar entre 
ellos, á la roca deis colomers, en la montaña de Montserrat (106). Pode- 
mos hoy citar como ejemplar indubitable, el que existe en Ortoneda, 
(región del Pallars) en la montaña llamada Roca-santa, conocido por 
lo colomer d' en Motes. Aprovechando cierto cobertizo natural que 
forma una roca situada en la cima de dicho monte, ha sido cerrado su 
frontis por una pared artificial. Tanto esta, como el interior de la roca, 
presentan centenares de agujeros apropiados para anidar las palomas. 
Cerca de Roca-santa y en el barranco Llehró, hay la fuente deis coloms, 
por hallarse en otro tiempo frecuentada por las torcaces del antedicho 
palomar. 

Aún pudiera apurarse tal materia añadiendo á las anteriores clases, 
la del palomar natural. Pero no hallamos ninguna especialidad en que 
las palomas aprovechen para anidar, los sitios que les parezcan á pro- 
pósito, como V. g. en Barcelona sucede con las paredes de la iglesia 
parroquial de San Agustín; en el antiguo cenobio de Sant Miquel del 
Fay, con las altas rocas de encima del edificio monasterio, etc , etc. 
Tampoco es excepcional, que, los palomares hayan dado nombre á 
ciertos lugares de Cataluña, como v. g. la cueva de las palomas en la 
costa de Sant Feliu de Guixols, la sierra Colomera en el Pirineo (107), el 



(105) EstA & un kilómetro de la iglesia parroquial de Sant Feliu de Cabrera, en una 
pequeña eminencia que domina buena parte del término. Su antigüedad, al parecer, 
no pasa del siglo xv ofreciendo señales de haberse restaurado modernamente. Su 
planta es redondeada y en el año 1870 todavía anidaban en él palomas. Conservándose 
integro basta 1898, fué derrumbado á consecuencia de los barrenos bechados en la 
roca donde so levantaba, á, fin de aprovecharla para adoquines. Su ala occidental, que 
todavía se mantiene en pie, es lisa exteriormento y por el interior presenta nidos irre- 
guluroa y colocados on once hileras, siendo la altura de las paredes de siete metros 
aproximadamente. El diámetro interior del palomar oscilaba entre cuatro y cinco 
metros, 

(106) Capbreu del Bruch Hp Jo q„e en dit lloch te lo monestir de Montserrat, fol. 21, arohi- 
vo parroquial de Santa María del Bruch. 

íl07) A f68. Donación hecha por OHba conde de Besalú á Pregebunda, abadesa de 
Sant Joan de los pastes y territorio de Coma de Vaca y Coma de Freser. Se dan como 
limites «a serra de Morena usque ad colomera. > (Documento núm. 76 de Sunyer, archivo 
Corona de Aragón.) 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MtíDlA 65 

sin fin de payesías conocidas por el Colomer, más Colomar, etc., y dos 
castillos de Colomers. De estos, uno perteneció á la mitra de Urgell en 
1099 (108), y otro situado en el obispado de Gerona fué, en el siglo xv, 
del Abad de Amer (109) y últimamente de D. José de Quintana y de 
Colomers, cuyo celo en tenerlo en buen estado de conservación es dig- 
no de encomio. 

¿Tendrá aplicación á la orografía catalana, en combinación con las 
costumbres de las palomas, las palabras laus colomoses citadas en el 
año 1138? (110). 

No puede precisarse en que época se abandonó la explotación de 
los palomares aislados en el campo, ó de palomas en libertad, que tan 
extendido debió hallarse en la Edad Media, cuya explotación ha desa- 
parecido hoy día por completo. La existencia de una observación sobre 
el tardío regreso de las palomas, consignada en 1811, podría hacernos 
presumir si llegó á alcanzar en alguna localidad de Cataluña, á los 
albores del siglo xix. Así leemos en el Calendario loara el principado 
de Cataluña del año 1811, que: «si las palomas vuelven tarde al palo- 
mar se puede esperar que lloverá presto.» Hablase de palomas que 
permanecen fuera del palomar y han de regresar á él, según sucedía 
en los tudoners ó palomares en despoblado, lo cual podría probarnos, 
que, á los tales se referiría la antedicha anotación Pero la prueba es 
muy débil, máxime cuando también pudiera ser esta, una de tantas 
observaciones que van copiando, los calendarios, unos de otros, por 
el prurito de llenar páginas, toda vez que ya la hallamos consignada 
en el siglo xvi (111), en términos casi idénticos en Sevilla. 



PALOMARES RURALES 

Hemos de suponer, que la costumbre de construir palomares más ó 
menos separados de las viviendas, fué tan antigua en nuestro Princi" 
pado, como la de tenerlos en el circuito ó interior de las mismas. De 
ahí que, mientras un documento del año 821, menciona cierta casa con 
corral, huerto y palomar, sita en la villa del castillo de Llaers ó Llers, 
en el condado de Besalú, otro del siguiente año 822, alude á un palo- 
mar, que, con otras piezas de tierra en despoblado, existía en Viñola 
(Urgell) lugar de las inmediaciones de Usiana (sic) (112). 

Se limitan á estas dos las citas de palomares existentes en Catalu- 



(1C8) Marca Hispánica, doc. núm. CCCXX. 
(1C9) Begistro 3156, foL 65, arch Corona de Aragón. 

(IlOj En cierta venda de unas viñas se lee «ubi sunt ipsas niñeas in ipsas ¡atis coló- 
inoses.* (Cartulario de Tabernoles, fol. 13). 

(111) «Palomas quando vienen al palomar más tarde de lo que suelen, denota 
pluuias.» {Repertorio de los Tiempos, por Hieronymo de Chaves, Sevilla, 1561 ) 

(112) Véanse las dos notas 24 y 25. 

1902 5 



66 F. CARRERAS Y CANDI 

ña durante el siglo ix, tanto por la escasez de documentos de dicha 
época comparados con los que se conservan de siglos posteriores, 
cuanto por la especial situación del país, que se hallaba en el comien- 
zo de su repoblación y no exento de la amenaza de nuevas incursiones 
que no debían tardar en efectuarse 

Tampoco se desarrolló la colombicultura durante el siglo x. Los 
contratiempos sufridos por los Condes de Barcelona en sus empresas 
contra los árabes, especialmente al ser invadidas sus tierras por las 
victoriosas huestes de Al-mansur, no permitía á, su pueblo dedicarse al 
fomento de esta riqueza avícola. 

De ahí que sean igualmente raros los textos en que se mencionan 
palomares, concretándolos á tres: uno existente en cierto alodio sito 
en A"cavell (condado de Urgell) en el año 908 (113'; otro en Sarria en 
el de 956 (114) y el tercero en la antedicha villa de Llaers en 957 (115). 

También se vislumbra la carencia de palomares en la fórmula de 
describir las propiedades rurares al redactarse las escrituras de trans- 
misión de dichos bienes. Cuando los escribanos detallaban minuciosa- 
mente la diversidad de construcciones ó terrenos que constituían las 
haciendas objeto del contrato, mencionando la existencia de casas, 
torres, corrales, molinos, huertos, pozos, prados, pastos, viñas, selvas, 
higueras, carrascales, árboles de fruto y sin fruto, aguas, viaductos, 
reductos, tierras cultivadas ó yermas, etc., nunca hemos visto mencio- 
nados á los palomares. 

De igual manera al enumerarse las producciones de que era sus- 
ceptible la hacienda del Crós y su molino, de todas las cuales percibía 
diezmo el capellán mayor de Castellvell ó Castellví, en documento que 
atribuímos al siglo x, se consignan las lanas, quesos, corderos, cabri- 
tillos, pollos, ánsares, lechones y patos, sin hacerse mención alguna de 
las palomas ó pichones (116). Creemos á estas dos pruebas negativas 
de alguna elocuencia. 

El paso del siglo x al xi se señala en la historia, con la despoblación 
del condado de Barcelona y miseria subsiguiente, motivadas por las 
invasiones de Al-mansur y de su hijo Abdel-Melik. Las proporciones de 
esta emigración las manifiesta con expresiva sencillez, el escribano, que 

(113) Donación de los condes de Urgell Seniofredo y Adaledis á la Canónica de Ur- 
geU (le nn alodio <in viUa qne nocant í^roiiaucle uel in ipsas fines,» el cual se describe 
«ipsum Bupradictum alaude cum ips') solero et cum ipso cohimbtirio et cum ortis ar- 
boribua eréis paleareis cum exiis uel regressiis, earnm» {notaliarum, vol. I, doc 340 Ar. 
Cat. Seu de Urgell). 

(lll) Véase la nota 2it. 

(1151 Vraso la nota 26. 

(116) «Qaod capellanus maior castri ueteri habet decimam omniam rerum in domo 
de oros ot molendini supcr declmis de lana et caséis et agnis caperolis pullis asseri- 
bu8 atquo porcclliset de anets qnod de domo de crosis et eornm tenedonibus exeunt 
vel exiredebent et deoimis do ortis de linis ecillcct et de canabis et de porris et de 
«lliii et oepis et alus fractibus et rebus quod seoundnm consuetadinem terre decimari 

\ient. (lib. Ant. Eccl. Cal. vol. IV, folio 75, doc. 2J4) 
do 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUiXA EN LA EDAD MEDIA 67 

en el caño 1018, redactó una venta de cierta pieza de tierra en el Va- 
lles, llevada á efecto por Speciosa y su hijo Bosom, al consignar que la 
vendían impulsados por la necesidad que se experimentó cuando los 
hombres salieron del condado de Barcelona y emigraron á otras regio- 
nes (117). 

Mas la repoblación reaparece inmediatamente con mayor potencia 
y entusiasmo que antes Menudean los contratos entre colonos y pro 
pietarios para el cultivo de los yermos, concediendo ventajas á los 
que se instalaban en las villas fronterizas. Fué indecible la actividad 
desplegada en el condado de Barcelona durante el siglo xi. 

En este tiempo aparece generalizada en todas las regiones de Cata- 
luña la vieja, la cria de las palomas. En el llano de Barcelona halla- 
mos muestra en todas partes de la presencia de palomares, según dire- 
mos luego. En la región del Valles, el testamento sacramental de 
Seniofredo, en 1018, lega un palomar en Palou (118); en 1054, se cita 
el existente en el lugar llamado Codonyers, de Sant Cugat (119); en 
10~3 continúanse los palomares de Cardedea y Vilalba en la descrip- 
ción de un alodio vendido en distintos sitios de ambas parroquias (120)-, 
de otro en Cardedeu en 1077, habla el testamento de Armengol Sama- 
ren situándolo en la Vila-Algomá (121) y citándose nuevamente los 
de Vilalba en el año 1107 (122). 

En cuanto á la región del Maresma, en el año 1026, es mencionado 
el palomar de Trayá, en el término del propio nombre, que más tarde 
fué del castillo de Mataré (123), y el de Cirera en Mataré. 

En la región del Panadés, año de 1020, al donar, Ermesinda, á Sant 

(117; <Ipsa necessitate quifuit in ipso anno quando homines exierant de comitate 
barcbinofie et fuerunt in alias regiones » {Lib. Ant. Eccl. Cal. folio 179, nám 521). 

(116) Año XXII de Robert «id snnt térras et uineas casas et curtes solos et super- 
positos, ortis ortales pratis aquis ductus et reductos et ip us arbores et uitis qni infra 
sunt et ipso columbario sinml cum ipso molendino.» (Cartalario de Satit Cugat, folio 344, 
doc. 1005, Arcb Corona Aragón). 

(119) Año XXIII de Enrique »id sunt domos cum curtes cum solos et superpositos 
térras Bcilicet et uineas cum arboribus diuersi generis et columbario at puteum qui 
ibidem est.» iCartulario S. Cugat, doc. 146). 

(l¿0) «In parrocbia sánete marie car titulo nel in eius términos uel de sánete agnetis 
in locum uocitatum ulla alba uel in diuersis loéis separatim positum. Est namque 
predictum aloiium eoclesia sancti uincenti casas casalis constructis uel heremis ha- 
bitantes et in habitantibus terris et uineis caltis uel heremis columbariis praiis et pas- 
cuis riuis fontanes et puteis aquis a^uarum molendinis cum illorum decursu et perti- 
neneiis regos et eaput regos petris petrosis tam pronum quam planum tam montanum 
quam et deoliuum.> {Lib. Ant. Eccl Cat, vol. III, folio 54, doc. 1.^5). 

(121) «Itemquedimisit prefatus ermengandus ad prenominato filio suo petro ipsum 
suum meliorem mansum qui est in villa algoma simul cum ipso columbario sicnt perti- 
net de ipsa riera subfus ipso columbario et peruadit in transuerso usque in alodium 
sancti licerii quodlahorabat isarnus.» {Lib. Ant. Eccl. Cat. vol. III, folio 63, doc. 17b). 

(1<:2) «In vállense in parrochia sanóte marie de Cardedol in loco uocato uilla alba 
scilicet eoclesiam sancti uincenci et domos cum sacrariis et columbariis cum terris et 
vineis pratis et pascuis aquis cultis uel in cultis uie ductibus et reductibus ^ {Ant. Eccl. 
Cat. vol. III, folio 53, doc. 16l). 

(123) Véase la nota 80. 



68 F. CARRERAS Y CANDI 

Cugat del Valles, su propiedad de Castellet, término del castillo de 
Fontanet, incluye un palomar (124); así como en las cercanías de 
riera había varios, otros en cierto alodio del castillo de Frexano, que 
por esta razón se apellidaba iMs Colomers. (125). 

En el condado de Ausona, los cónyuges Amat Oliva y Valencia 
vendieron, en 1093, unos alodios de la parroquia de Gurb con un pa- 
lomar, al Obispo de Ausona Berenguer (126). 

En el condado de Besalú, año de 1093, citanse los palomares em- 
plazados en ciertos alodios de Sant Pere de Navata, Sant Julia de Vila- 
dordis y Santa María del Puig (127). En Llaers, donde la existencia 
de palomares hemos visto atrasarse al comienzo del siglo ix, alguno de 
ellos dio nombre en este período, al castillo, conocido en el año 1025, 
por castell Palomi (128) j del que con posterioridad habla á menudo la 
documentación. 

En el condado de Manresa, término de Castellar ó de la Manresa- 
na, hubo en 1075, un palomar emplazado en torre (129). 

En el condado de Pallars, al donar, en 1015, Guillem conde de Pa- 
llars, diferentes alodios á su cuñado el vizconde Guillem y á su her- 
mana Ermengardis, sitos en la villa Lagunuas y en el valle de Siarb^ 
se especifican los palomares de distintas clases que allí ya había cons- 
truidos (130)-, y en 1050 aparece el castillo deis Colomers (131). 

En el condado de Urgell no escasean citas de palomares. En 1012 
Isarn donó á Senifret su yerno, un huerto con palomar, en Mera- 
nich (132) En 1020 consígnanse varios palomares en Cornellana é In- 



(124) Año XXIV de Robert «kasas kasalis curtís curtalis et cum ipso columbario te- 
rris vineis,» (Cartulario de S. Cugat doc 575). 

(125^ Cartulario de S Cugat, doc. 521. 

(126) <Domos cum columbario et cum quintanis et alios alodíos> «in comitatu Ausone 
in parrocbia sancti Hipoliti sanctique Andree de Gurbo» (Sacre Antiquifatis Catalonia 
M S. del P. Pascual, papeles titulados Llibre del Dr. Joseph Bocafort, Pbre., folio 177). 

(127; Año XXXIII de Felipe «Sunt namque prtfata alodia cum ecclesia sánete Ma- 
rie de Cellarla ejusdem Ecclesie et Mansis Mansionibus Cassis Cassalibus Coluiubariis 
Curtis Curtalis Pariets structis et destractis ortis ortalís canabaris linearis, pratis 
pascuis fontaneis et disruptis, Montium etdeclium cultum et eremum rularibus discu- 
rrenciis Arboribusfructuossis et infrnctuossis de quacumque progenie ibi essent Ga- 
rriciis et Garrigariis et omnia sibi pertinentibus de jam dicto Alodio.» (Doc. núm 9, 
de llamón Berenguer III, Arch. Corona Aragón), 

(128) Véase la nota 8. 

(129) Año XV de Felipe: "Sunt camque terris vel vineis kasas et ortis et arboribus 
fructuoais vel infructuosis turrcm cum casis ct columbario' «et est r amque iamdicta om- 
nia in comitatu Minorisa in términos de Castellar sive de Manresana vel in omnisque 
loéis. (Doc 465 de Bamón Berenguer I, arcb. Corona Aragón). 

(laO) «Sunt enim bec omnia que uobis trado uel dono atque concedo domos cum so- 
los et super pósitos eorum cum gutis et stilicidiis earum casas casalibus ortis ortalibus 
térras et uineas cum vinearibus cultas uel beremas arboris fructuosis uél infructuosis 
(liid rsi i/rneris columbaria ¡jui ibinunt constructa uel fuerint, aréis paleareis molinis » (Per- 
gaminos sueltos del arch. Capitular de la Seu de Urgell). 
(131) Arch. Capitular de la Seu de Urgell. 
. (132) «Casas quas babeo in uilla meranicus subtus ips» ecclesia quod emi de filios 
Guadamiri condam. Eo dono uobis orto I cum ipso columbario quod est ad ipsa canale.» 
[Dotalianan, vol. I, doc. 699, arch. Capitular Seu de Urgell). 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDLA 69 

befaría (133). El sacerdote Miró, en su testamento del año 1050 (134), 
dejaba un alodio en Asua, en donde existía un palomar, sucediendo 
otro tanto en el de Saut Genis que Seniofret legó á su hermana Orusa, 
en 1042 (135), y en el que menciona el presbítero Vivas en su testa- 
mento del año 1051 (13G). Iiln 1060, la Canónica de la Seu recibió, de 
Geralt, unos alodios en Noves, en los que había distintos paloma- 
res (137); en 1077, á la propia Canónica fueron donados por el conde 
Armengol, ciertos dominios en Arcavell, entre los que había paloma- 
res (138) También en 1080, recibió la propia entidad eclesiástica, unas 
tierras en Nabiners, con sus coiisiguicntcs palomares (139). El monas- 
terio de Sant Sadurní de Tabernoles, emplazado en las orillas del Bali- 
ra, obtuvo, en el año 1079, ciertos palomares sitos en sus inmediacio- 
nes (140), en cuyas montañas vecinas, camino de Andorra, aún se ven 
algunos de ellos en ruinas. 

Siendo tan común allí, la existencia de palomares en el siglo xi 
como puede entreverse por la anterior enumeración, no hay que extra- 
ñar, que, los escribanos, al redactar una escritura de donación de alo- 
dios, con todo lo que en ellos se sobrentendiese que podían contener, 
no dejaran de especificarlos, como se ve palmariamente en la donación 
que hizo Ramón Isarn_, en 1067, á la Canónica de la Seu de Urgell (141). 



(13b) «Alode que abeo in corneliana vel in inbegaria id sunt térras et uineas casas 
casalibus ortis arboribns eariis palliariis columbaris cnltum uel beremum siue in monte 
slue in ualle.» {Dotaliarum, vcl. I, doc. 345, arch. Cap. Seu de Urgell). 

(134) «Et ipso meo alaude qnod babeo in asua omuia et in ómnibus casas casalibus 
simul cum ipso orreo et ipso columbario et ipsos ortos simul cum ipsos arbores.» {Dota- 
liarum, vol I, doc. 723, arcb. Cap. Seu de Urgell). 

(135) «Et ipsum alaudem quem babebat in ipsos torrents siue in sancto Genesio 
térras et uinoas et arboribus simul cum medietate de ipso manso que babebat in sanc- 
to Genesio simul cum ipsas masiungulas quem babebat cum gilmon et ipso columbario 
inssit ut remanet ad oruza sóror iile.> (Dotaliarum, vol. I, doc. 445, Arcb. Cap. Sea de 
Urgell). 

(136) «Cum ipso alaude que babeo in salellas id sunt casas casalibus ortis ortalibus 
cum illorum arboribus térras cultas uel incultas simulque cum ij^so columbario, et cura 
ipsos molendinos.» 'Dotaliarum., vol I, doc. 446, arcb. Cap. Seu de Urgell). 

(137) íEt sunt ipsi alodes in comitatu urgello in apendicio sancti saturnini qui est 
situs in prelibata uilla. Id sunt casas casalibus columbaríis uel paleariis ortis ortalibus. 
térras cultas uel beremas pratis pascuis, eto » {Dotaliarum, vol I, doc. 205, arcb. Cap Seu 
de Urgell). 

(13S) El Conde Armengol hizo donación á la Canónica de Urgell «de ipsis baiulis uel 
franchedis quas babuerunt antecessores mei comités uel genitores in ipta uilla de ar- 
chauel de quibus comes bor.ellus fecit cartam franchitatis ad ipsos bomines de preli- 
bata uilla uidelicet ad centol siue ad posterita eius uel parentela. Id sunt casas casa- 
libus curtes columbariis cum illorum super positis ortis ortalibus térras uineas,» etc. 
{Dotaliarum, vol 1, doc. 492). 

(139) «Térras vineas casas casalibus ortis ortalibus cum arboribus cultura uel bere- 
mum pratis pascuis siluis atque garricis aquis aquarum uie ductibus uel reductibus 
columbariis molinis mclendinariis.» {Dotaliarum, vol I, doc. 301). 

(140) «Térras uineas kasai» kasalibas cortinis orreis columbariis eréis paliaris ortis 
arboribus molinis petras mobiles uel inmobiles eremum uel condirectum in montes et 
in ualles.» (Cartulario de Tabernoles, fol. 13). 

(141) «In comitatu urgello in apendicio de tuxen uel infra eius terminis id sunt 
térras et uineas kasas casalibus ortis ortalibus arboribus aréis paleareis exeis et re» 



7o í"- CARRERAS Y CANDÍ 

Ea los condados de Cerdaña y de Conflent, cítanse alodios que con- 
tenían palomares, en el año 1046, en la Guardia y en Calascar (142) 
y en 1083 en la villa de Pí (143). En la donación hecha por Guisla á la 
Canónica de Urgell de la parroquia de los santos Feliu y Ennengol de 
Ayguatebia, en 1072, se citan, formando sus pertenencias, los paloma- 
res allí construidos (144). 

La existencia de palomares en el Condado de Rosselló con anterio- 
ridad al año 1041, resulta de las decisiones del Concilio reunido para 
estatuir la paz y tregua en Tulu^es En la decisión V se manifiesta la 
protección á palomares y pajares, mostrando lo extendidos que se ha- 
llaban por dicho Condado (145) Una escritura del 1076, alude á pa- 
lomares en dichas regiones (146). 

Probado, pues, por la documentación, que en todos los ámbitos del 
Principado existieron palomares durante el siglo xi, será dable seña- 
lar para dicho período histórico, un apogeo en el fomento de la cría de 
palomas. 

Este desarrollo de nuestra avicultura sufrió terrible contratiem- 
po al iniciarse el siglo xii, á consecuencia del potente esfuerzo con que 
fué atacado el Condado de Barcelona por las huestes almorávides. La 
iirupción del confín de Cataluña y saqueo y devastación de la comar- 
ca del Panados, opina BofaruU y Broca, que ocurrió en 1106 (147). 
Comprueba que, en 1107, dicha frontera estaba efectivamente ocupada 
por los sectarios de Mahoma, la donación que Ramón Berenguer III 
hizo á Sant Cugat del Valles, de una fuente en Monistrol, á fin de que 
Dios le conceda victoria sobre los sarracenos invasores de sus confi- 



gressiis cultum nel heremum pratis pascáis sllaís atqae garricis molínis molinaris cura 
earam capuc aqais cursum et díscnrsam fontes fontanulis coi» w&a?í8 petras sedentes 
uel mouentes » {DoUiliarum, vol. I, doc. 203) 

(142) Testamento de Guitart «In primis iubeo ut ipo meo alaude que babeo in cer- 
daiiia uel in confluente in ipsa guardia uel in ohaUascbar siue in anues id sunt casas 
et ortos ortalibns torras et uineas cultum et eremum casalibas siue columbarios et ipsoi 
orreos et ipsos arbórea.» {Dotaliarum, vol. I, doc. 697). 

(143) Los ejecutores testamentarios de Clemencia, mujer de Pere Udalart dan á la 
iglesia y Canónica de Urgell «alod in comitatu ceritanensi intus in iam dicta uilla de 
pino siue in eius aiacencüs id sunt casas casalibus, columbariis ortis ortalibus pratia 
pascuis siluis at^ue garricis.» (Dotaltarutii, vol. I, doc. 679). 

(144) «Ipsam parroeohiam sanctorum felicis et ermengaudi quod sita est in uilla 
aque tepide et omnc alodium quod ibi babeo» «domus cum solis et superpositis orrea 
et columbario et multa alia ediíicia a parte diruta et tamen bediHcata in numera et 
cum multis «rborum generibus ncmora. Que omnia eunt in suburbio elenense in ualle 
conduente infra finos uel términos prefate uille aque tepide.» {Dotaliarum, vol I, docu- 
mento 761). 

(.145) «Mansiones vero Pagensium vel cloricorum arma ferentium. etc., columbaria 
et palearla nllus homo noa incendat vol deatruat » 

(14"^) «Et sunt ipsi alodoí in comitatu rossilionensc siue in ualle confluente sub nr- 
bio holcuBo siue in valle aspirii uel in fonoliotense siue in uilla Ínsula in eius terminis 
uol aiacensiis. Id sunt casas casalibus curtes cum illorum super positis uel cum ómnibus 
columbariin siue cum ómnibus sacrariis qui sunt intus sacraria sancti stephani.» {Dota- 
liiiriivi, vol. I doc. 76f<). 

(147) Historia de Cataluña, vol. II, p&g. 398. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 71 

nes (148). El propio Soberano, al tratar do restaurar el castillo de Oler- 
dula, en 1108, afirmaba que ya hacía algunos años que los almorabi- 
des habían devastado el Panados (149). En la misma fecha de 11C8, 
una de las hazañas de los enemigos del cristianismo, fué llegar hasta 
más allá de Barcelona, sitiando durante dos días esta capital (150). 

La desolación de Cataluña, que se inaugura casi con el siglo xii, no 
fué de corta duración. Con hechos de armas, ora favorables á los cris- 
tianos, ora adversos, pero siempre llevando la peer parte, cabe supo- 
ner que duró próximamente unos doce años. Codera señala la derrota 
en el Congost de IMartorell, de los caudillos Abenalach y el príncipe 
Abnabdala vulgarmente llamado Abenaixa, hermano del sultán Alí, 
por el mes de Junio ó Julio de 1114 y el sitio de Barcelona en el pro- 
pio año, poco tiempo después del antedicho combate, llevado á cabo 
por Abubéquer, hijo de Ibrahim Abenteflut gobernador de Valencia, 
Duró este sitio veinte días, concluyendo con una importante victoria 
jDara Ramón Berenguer III en el llano de Barcelona á fines de 1114 ó 
principios de 1115 (151). 

Después de período tan aciago, todas las mejoras del país, y en es- 
pecial las que radicaban en la agricultura, sufrirían notorio menosca- 
bo, y por consecuencia lamentable retroceso. 

Los grandes esfuerzos que tuvo de realizar para conseguir su pros- 
peridad perdida, aparecen por do quier, siendo de ellos latente testimo- 
nio algunos datos que hemos expuesto en otro trabajo nuestro (152). 

Por lo que concierne á los palomares en el siglo xii, es natural que 
tamaña devastación se mostrara con las ruinas de los que se hallaban 
en despoblado. De aquí que algunos no se reedificasen tan fácilmente 
y que, escribanos minuciosos, hicieran constar esta circunstancia en 
sus escrituras. Como ejemplo existe la donación hecha en 1174 por Ra- 
món de Cuyereta y su esposa Anglesa, á la hospitalaria orden de San 
Juan de Jerusalem, de una parellada en la que había un palomar de- 
rruido^ en S. Valentí del Panadés (153). 

No faltan documentos que constaten la existencia de palomares en 
el siglo XII, si bien los encontramos en número mucho menor que en 
el XI, pudiendo probar la escasez de datos, que habría escasez de palo- 
mares. Se mencionan los de la villa Boir (Cerdaña) en 1124 (154), los 



(I4S) «Concedat mihi victoriam super sarracenia inuadentibua fines nostros.» (Car- 
tulario de S. Cngat, doc. 525). 

(149) Balari y Jovany, Cataluña: origenea históricog, pág. 279. 

(150) Ibidem. 

(151) Decadencia y desaparición de los almorávides en España, por Francisco Co- 
dera. (Zaragoza lfc99), pág. 20. 

(152) Xotaa históricas de Sarria (Barcelona 1897) págs, 94 y siguientes. 

(153) Pergamino 115 del Calaix 23, arch. de S. Juan de Jerusalem en Cataluña. 

(154) Donación de Sant Ot obispo de Urgell, á Pono Guerau: cin ceritania in villa 
boir Bub tali condicione ut bene hedificetis predictum mansum et ibi maneatis et labo- 
retis alodio uel niñeas et de alodiis quod circa domos sunt et de ruptis et de alus qiie 



/2 F. CARRERAS Y CANDI 

de Quinciá (Valles) en 1161 (155), los de la Seu de ürgell ea 1171 (156), 
Vilella en 1148 (1571 y villa Perinés, en 1169 (158), ambas localidades 
del condado de UríícU; Aguilella, en 1162 (159); Tutela hacia Forés 
en 1189 (160), Gélida en 1167 (161), etc. 

El aprecio en que se tenían las palomas en el siglo xii se advierte 
de un testamente del año 1116, en el cual el testador mencionó legar á 
su esposa, su casa y las palomas que poseía (162). 

En el siglo xiii, variando por completo el estado del país, toma la 
agricultura nuevo incremento, desarrollándose á la par la cría de las 
palomas en el campo. Ya abundan de tal modo los documentos con- 
signando la existencia de palomares en todas las regiones de Catalu- 
ña, que creemos inútil continuarlos. De ellos, los hay esparcidos en 
otras secciones de este trabajo, añadiendo como muestra, algunos más 
pertenecientes á las veguerías de Ausona (163), Lleyda (164) y Pana- 



laborata sunt donetis terciam partem. De ruptis qua8 feceritis in monte donetis tas - 
cham de uineis uero medietatem, de columbariís qui moclo íbi gunt donetis medietatem. 
De alÜB quos uos edificaneritis terciam partem. > (Pergaminos sueltos del arch. Capitu- 
lar de la Seu de UrgellX 

(155) Lib. Ant. Eccl. Catlu vol. IV, fol. 9, doc. 25. 

(156) Dotaliarum, doc. d, arch. Cap. Seu de Urgell. 

1,157) cAlodium quod abet Sancta Marin in villa primes per laboracionem id sunt 
térras et uineas casas ortis molino I, Columbario I, arbores et directum quod habemus 
in ipsos boEchos.» Pergaminos sueltos del arch. Capitular de la Seu de Urgell). 

(158) Una donación de tierras al monasterio de Tabernoles <ad ipsa vilela peciolaa 
III de térra cum ipsos morarlos que ibidem sunt» consignase lindaban <de IH uero 
2}arte in columhdvio» (Cartulario de Tabernoles, fol. 34) 

(159) Léese sn el testamento de Ermessendis mujer de Berenguer: «ad berengera 
filia nostra ipsa sorte de alod de colomers qui est ante uiJla de agnilela> (.28 Armari de 
Testaments, saco A, doc. 8, arch. S. Juan de Jerusalem). 

(It 0) En el testamento de Pere de Tutela, f eñor de los castillos de Tutela, Piñanosa 
y parte del de Forés se Labia de «unam peciam alodii in termine de Tutela ad illum 
columbarium de solarlo.» Doc- 536 de Alfonso I, arch. Corona Aragón). 

(161) Uno de los linderos del Más del Puig, en Gélida, era descrito: «a meridie in 
campo de columbario. > (Cartulario de S. Ciigat, fol. 157, doc. 510). 

(Icíi') «Et dimisit coniuge sue domus et colambus cum suis tenedonibns.» (Cartulario 
de 8. Cugat, fol 119, doc. 441). 

(16;-) Los siguientes pertenecen á )a veguería de Ausona, según aparecen en el archi- 
vo de la Curia Fumada de Vich. 

A. Ii40. «(Nonas Jalii) in parrochÜB sancti vinceucii de rieria et sancti petri de sa- 
uassona. Et est una ipsarum in loco nominato columbario. > (Manual 1239-1242;. 

A. 1211. «!,XV kalendtts Marcii) tota illa mea Barchina de columbario quod habeo ia 
parrocbia sancti petri vici.> .Manual 1239- 1242). 

A. 1241. «(XIII kalendas Septembris) in riíanso de tornamira tamen dominium qnam 
aliquoa alios bo-nores et Campum de arces et campum (7e Coiin/i&ano » (Testamentos 
1240- 1252;. 

A. 1251. «III Nonas Fcbruariij ipso columbario Bobirano> estaba en el Más Armengol 
de Vespella. (Manual 1250-1256). 

A. l<¡i"6. «(VI idus Decembris) unum quadrum terre nostrum quam sub dominio tuo et 
berenjtario de salisfuris Labemuí in parrochia eanilem (Santa Eulalia de Riuprimer) 
ante tolumbarium manei B et bernardo de tolosa » Manual Vi. 

A. l-i57 «íNonas Madií) Tercia uero earum (pecie terre) in qua sedet columbarius» en 
el término de Santa Eugenia de Berga. Manual V;. 

(164) A. 1:í20: testamento do Bernat Zamarra «dimito dicto P. unam domum cum co- 



r*ALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 73 

des (165). Lo generalizada que estaba la costumbre de construir pa- 
lomares rurales, durante el siglo xiii, se constata en el hábito con- 
traido por los notarios de los reinos de Aragón, al describir detalla- 
damente las pertenencias ó derechos feudales que radicaban en un 
término ó lugar objeto de contrato. En sus escrituras, al nombrar las 
clases de posesiones rurales que se enagenaban en consonancia con el 
formulario de la época, no solían omitir á los palomares^ como cosa 
asaz divulgada. En demostración de ello, presentamos dos párrafos de 
esta índole, el primero del año 1257, con referencia al Principado de 
Cataluña (166) y el segundo del año 1252, aludiendo á un lugar de 
Aragón (167), estando concebidos, ambos, en idénticos términos. 

Durante los siglos xiv y xv prosiguen las citas referentes á palo- 
mares, casi con tanta frecuencia como en el xiii. Su decadencia parece 
manifestarse en los albores de la Edad Moderna, lo que tal vez 
acuse la evolución de dejar de construirlos en despoblado, para insta- 
larlos en las mismas payesías, ya en sus torres ó azoteas, ya contiguos 
á las masías, como los gallineros y pocilgas. Y no siendo usual des- 
cribir los gallineros en los contratos notariales, por conceptuarse una 
parte del conjunto de la payesía, tampoco se juzgó indispensable men- 
cionar á los palomares, según se solía hacer cuando los erigían en 
despoblado. 

Seguramente las desventajas de los palomares emplazados en los 
campos y montañas, harían propender á su disminución, en especial á 



lumbario iaxta sanottim P. de 8alas> (condado de Pallare). (Armario de Sisear, doc. 348, 
arch. San Jaan de Jerusalem en Cataluña). 

A. 1281: Quillem de Miravet comendador de Gardeny, cedió en enñteusis á Bernat 
Gombau «Quasdam domos et nnum ortum oum oliuariis efc alus arboribus cum coliini- 
bario et eorrallo sitas et sitnm in villa et terminio Alcanioii» (11 Armario de Gardeny, 
saco F doc. 974 arch. S. Juan de Jerusalem en Cataluña). 

(165) A. 1217: Gnillem de Castellvell en memoria de su madre, hermano Arberfc de 
Castellvell ó hijo Guillem de Monteada, al instituir el beneficio de S. Miguel en Cas- 
tellvl de Bosanés, estableció cDono eciam altari quartam partem tocias deoime quam 
babeo in illa pariliata que est subtus columbarium versas Salfores.» (.Documento 85 de 
Jaime I, arch. Corona Aragón). 

(166) «Quod nos Jacobus etc. per nos et nostros successores damus et concedimns 
nobis nobili et dilecto nostro Britoni Ancelmi de... in feudum ad consuetudinem Bar- 
chinone et uestris imperpetuum Castra et villas de sancto Laurencio et de Stagello 
qni Bunt in Kossilione cum mansis et bordís ad ipsa Castra seu villas pertinentibus et 
debentibus pertinere cum casis casalibus columbariis furnis molendinis ortis ortalibus 
uineis terris oultls et incultis heremis et populat's lignis et arboribus diversorum ge- 
nerum aquis herbis pratis pascáis venacionibus piscacionibus introitibus et exitibus 
melioramentis íacti et faeiendis.» Registro 9, fol. 16, arch. Corona Aragón). 

(167) Concesión del castillo de Transmer en Taracjona á Ferrán de Montagat por 
Jaime I «cum fortitudine illius castri cum casis casalibus colinnbariis vineis ortis orta- 
libus ao terris cultis ct incultis heremis et populatis lignis et arboribus diuersorum 
generum furnia et molendinis aquis herbis pratis et pascuis piscationibus et venationi- 
bus montibus termiais introitibus et exitibus.» -Documento 1431 de Jaime I, arch. Co- 
rona de Aragón). Puede verse también el documento 1442 del año 1256, donde concede, 
Jaime I, á Martin Pérez justicia de Aragón, el lugar y castillo de Estada. 



74 F. CARRERAS Y CANDI 

medida que la perfección de los cultivos produjeron mayores rendi- 
mientos á los propietarios rurales. 

Según aparece de distintos documentos del siglo xiii, destinábanse, 
los terrenos inmediatos á palomares, á herrenales {f regiríais en cata - 
lán), esto es, á yerba para segar en verde, ya que, en tal clase de 
cultivo, las palomas no podían causar los perjuicios que ocasionaban 
en los campos de trigo, cebada y demás granos. Hállanse citas de esta 
naturaleza con referencia á los lugares de Bañeres (año 1210) (168), Vi- 
lanova de la Eoca (año 1221) (169), Yvarz (año 1231) (170), Palau del 
condado de Roselló (año 1155) (171), MonterguU (siglo xiii) (171 bis) 
S. Martí-de Provensals (año 1076) (172), Barcelona (año 1232) (173), etc. 

Bien entendido está, que, con lo antedicho, no queremos sentar nin- 
guna afirmación categórica, pues también había palomares rodeados 
de otras clases de cultivo, como v. g. el inmediato á una barquera sem- 
brada de centeno, en Vich, en el año 1250 (174). 



LOS PALOMARES DEL TERRITORIO DE BARCELONA 

Aunque de puro sabido no deberíamos repetirlo, preferimos pecar 
de prolijos y en dos líneas decir, que, por territorio de Barcelona, se 
entendió el comprendido desde Montgat á Castelldefels y de Molins de 
Rey y de la sierra de Cerola y Vallvidrera al mar, abarcando las dos 
llanuras, que, hoy se conocen por ylá de Barcelona y jjIcí del Llobregat. 
Si bien hay noticia de existir allí palomares con anterioridad al 
siglo XI, como el de Sarria del 956 (i75), la documentación se presen- 



cies) Testamento de Pere de Banyere»: «Dimito Petro filio meo illum ferragenalíum 
de columbario et illas domos de zaba » Era señor de los castillos de Bañeres, Tamarit y 
Montoliu, Fodox, Santa Coloma y Fiol. {28 Arinari de Testaments, saco C, doc. 339, 
arch. de S. Juan de Jerusalem en Cataluña'). 

(169; 'Fernigenalis, siout oocupat de columbario inferius usque in niam mercaderam.> 
(/.t6. Ánt. Fa-cI. C'atli., vol III, fol. 30, doc. 85). 

(170) Una de Jas cláusulas del testamento de Guillem Sinfró es la siguiente: tDimit- 
to ad arnallum filium meum domos nostras de yuarz cum solum et surra positura de 
abisso usque ad nubes cum meo ferragenalium ct columbarium integriter.» r¿S Armari de 
Testamenta, saco A, doc. 152, arch. S. Juan de Jerusalem en Cataluña). 

(171) Donación de una payesia al Temple «cum faragine et cum columbario ^ui ibidem 
eBt.> (Inventaire sommaire des Arcliices departamentals des Pyrennées Orientáis), 

(171 bis) Véase la nota 212. 
(17-<;) Véase la nota 191. 

(173) Forrera muger de Pere de Tort y su hijo Ferrer, conceden á Ferrer de Saca- 
nelJa, cuanto poseían en la heredad Soler barbo, á fin de ^ne lo cultive y mejore; «ítem 
damns vobis dicti et vestris ipsos ferregenallos dúos pro Barchinona ipso qui est liuM^is 
roluiiihario alio qui se tenent juxta área et cum ipsa corta qui ibi est". (Documento 446 
de Jaime I, arch. Corona Aragón). 

(174) «(X kalendas Decembris) illa mea baroharia qui est seminata de ordeo qui est 
in loco nominato barchcria de columbario sub área mansi de guaello.» (Manual 1250-1266 
arch. Caria Fumada de Vich). 

(175) Véase la nota 29. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA E\ LA ED VD MEDIA 75 

ta silenciosa á este respecto^ liasta liallarnos en el antedicho siglo. 

Tuvieron su palomar, en 1032, ciertas casas del arrabal de Barce- 
lona suhtus ipso regó, consignadas en el testamento de Borrell (176)-, 
en 1020 los había en el puerto de Montjuich, partida llamada Circulo 
(177). Cercano á este puerto hubo el lugar de Provencana, donde un 
palomar ya en pie en 1062 (178) ú otra construcción igual, dio nombre 
á cierta payesia en 1174 (179). 

En Sarria no conocemos solamente el mentado palomar del 956, sino 
además otro vendido en 1163, por Berenguer de PalauA los Canónigos 
de Barcelona (180). 

En el término del Llobregat y años de 1002 (181) y 1056 (182), se 
habla de palomares. Entendíase por este término al espacio compren- 
dido desde la desembocadura del rio de Cervelló al mar (183) Sant Boy 
del Llobregat, contaba, en 1089, con el palomar de Campllonch (184) y 
Dudisme, que formó parte del extenso término de Olorda, con el que 
Baldofret, Pbro , juntamente con sus tierras, donó, en 1002, á San 
Pedro de Roma (185). El lugar de Almafar, en el llano del Llobregat, 
tenía sus palomares en 1002 (186). Hallóse situado este lugar, cuyo 
nombre recordaba aún la dominación sarracena, en la parroquia de 
Sant Climent, término del castillo de Erapruñá, perdiéndose por com- 
pleto en el siglo xii. 

Aliado N. de Barcelona, los hallamos, en Agudells, al pie de los raon- 



(176) Doc. 92 de Berenguer Ramón I. (Arch. Corona de Aragón). 

(177; Casta, oambió con el Cabildo de la Catedral barcelonesa, un alodio «in termi- 
nio de porto in loco ubi dicunt ad ipso circulo id est térra et casas et curtes et quoqui- 
na et coluiabai-ics et ortos cuna puteos et fonte et ficulneas et uites.» (Ltb. Ant. Eccl, Cat. 
vol. I, folio 144, doc. 374. Arch. Catedral de Barcelonai. 

(178) «Domos et curte cum solis et suprapositis januis foueas columbario et pateo 
terris et uineis.» (Ibidem, vol. IV, fol. 25, doc. 77}. 

(179) «Ipsas domos quas habebat in ipsa villa de proninciana et ipsas II fexes terre 
quas habebat ad ipsas fígeras ad ipsum mansum de columbario,' (Cartulario de Sant Cu- 
gat, fol. 250, doc. 771). 

(180) «Totum illam honorem et baiuliam et feuos domos térras et uineas et oliuarias 
et arbores diuersi generis cum columbario et omnia in ómnibus cum pascuis adempriai3> 
etcétera. (Lib. Ant. Eccl. Cat vol. II, fol. 2, doc. B). 

(181) « Una térra cum casas et curtes solos et suprapositos columbario ao solarlo orto 
cum arboribus uitis cum trilea orto oum pomiarios.» (Cartulario de Sant Cngat, fol. 242, 
documento 756). 

(182) «Et domos que ibidem sunt cum solos et suptrpositos et ostios etjanuaset 
foueas oum guttia et stllliciniis et ipso columbario et macerias et casalioiis > (Doc. 17á 
de Ramón Berenguer I. Arch. Corona de Aragón). 

(183) Cartulario de Sant Cngat, fol. 243. doc. 757 

(184) < fit ipsas uineas qui sunt ad ipeo columbario de campo longo in parrochia saacti 
bandilii.» (Cart. de S. Cngat, doc. 725). 

(185) «Cum domibus ortis et arboribus cum oratorio instructo garriciis et paschais 
et columbario, cultum vel hercmum » Documento. 64 de Ramón Borrell, Arch. Corona 
de Aragón). 

(186) «Et sicut adigilane consessit ut cartam ei fecissent de ipsas suas casas et cur- 
tes et turre et columbario simul cum ipsa térra uel cum ipso orto uel ipsis pomiferis 
quod abebat in almafar.» (Cartulario de Sant Gugat, fol. 2"0, doc. 834). 



76 F. CARRERAS Y CANDÍ 

tes de Cerola, en 1056 (187); en Provensals, en 1004 (188), 1009 (189), 
1032(190), 1076 (191) y 1080(192) con el más ííeZCoZomer en 1174 (193); 
en Badalona, año de 1064, en la villa Foiano (194); y en Sant Adriá de 
Besos en el año 1013, al donar, el obispo de Barcelona Deus-dedit, 
dicha iglesia y pertenencias de la misma, á su Canónica (195). 

Réstanos tratar de los palomares existentes en las dos vecinas 
parroquias de Sant Andreu de Palomar y Santa Eulalia de Vilapiscina, 
mereciendo especial atención algunas particularidades que presentan 
en el último de estos lugares. De los que se mencionan en Sant Andreu 
en el año 1081 (196), nada podemos aducir, ni menos ligar tal cita con 
otra del año 1401, en qiue se señala la existencia de un palomar de 
Guinardó (197). También aparecían, en esta parroquia de Palomar, 



(187) «In nomine domini Ego Vdalardo vicecomitis et -¡ixori mee Gilla viceoomi- 
tissa vinditores sumus tibi bermon. Per hano scripfcnra uinditionis nostre uindimua 
nos tibi peoia I de térra culta et medietatem de I ° palumbario et medietatem de I 
Sacrario et est hec omniain territorio barchinone ubi diount agudels.» (L/6. Ant. Eccl. 
Cat. vol. II, fol. 42, doc 1171. 

(188) Ugoberto levita y Güila venden á Vivas «curte cum cidumbarios dúos et puteo 
et trilea nostrum proprium juod habemus in territorio barchinonense in terminio de 
prouincialos.» (Doc. 73 de Ramón Borrell, Arch. Corona do Aragón). 

(169) «Domo cum solo et superposito quem tu ibidem edificasti simul cum columbario 
et orto cum arboribus et puteum» «qui est in territorio Barchinonense in locum que 
dicnnt Prouinciales » (Doc. 93 de Ramón Borrell, Arch. Corona Aragón). 

(190) Se refiere á unas casas en Sant Martí de Provensals «cum puteo atque 
columbario » (Doc. 9o de Berenguer Ramón I, Arch. Corona Aragón^ 

(191) Son objeto del contrato: «casas ubi habitat fulcho et casaliciis qui ibidem est 
et ferregenal cum ipso campo et columbario et oliueres et ulmos.» «Et hec totum est it 
prouincialis » )Lib. Ant. Eccl. Cat. vol. II. fol. 124, doc. 367) 

(19¿) «Domos meas ad ipso villareno cum ortis et columbario cum terris que in cir- 
cuitu sunt.» (Doc. 45 de Ramóa Berenguer II, Arch. Corona Aragón). 

193) Entre los legados que hace Tayá en su testamento hay: «Conceasit nepoti suo 
Guillelmo ipsas domos quas habebat in ipsa uilla de prouinciana et ipsas II fexas 
torre quas habebat ad ipsas figeras ad ipsum mansum de columbario.» (Cartulario de Sant 
Cugat, fol 250, doc. 771). 

(194 Se describen estas posesiones en los siguientes términos: «alodíum nostrum id 
sunt térras cultas et eremas cum montes et garricis planum uel implanum térras et 
uineas et trillas et arbores de cunctisque generibus ubi sunt fundatas cum fontes et 
aqua ad rigandum cum casas et curtes cf coíí;/ii6a;70s solos et superpositos eb foueas 
hostiis et ianuis et limites cum petras magnas uei micimas.» (Líb, Ant. Eccl, Cat, 
fol. 128, documento 37?). 

(165) «Addidi nempe ego Deusdedit Episcopus Barchinone ad prefatos canónicos 
térras et vineas cum casas et curtes et columbarios cum ecolesia sa.ncti Adriani mar- 
tyris et cum hortos et columbario qui est hec omnia ultra Álveo bisocio- ( Speculum Offl- 
cialatus, fol. 160, Arch. Catedral de Barcelona). 

(lí'6) «Ipsum alodium totum quod balloninns ñlius condam predicti ansoualli qui 
fait frater noster dimisit nxore sue nomine Guilla in nita sua id sunt domos et vineas 
ac térras et columbarios et diaerti generis arbores tt puteos.» «Hoc uero totum predic- 
tum alodium est in parrochia sancti Andree apostoli de palumbario » (Cartulario de 
Sant Cugat, fol 306. doc. 928). 

197, En Ja apoca de entrada de nn censo librada por el prior del Hospital de Santa 
Creu, A Pero Palau de Sant Andreu de Pal jmar radicando en cierta pieza de tierra «quod 
est in loco vocato de vilatrau territorii barchinone. Et terminatur dicta pecia terre ab 
oriente in via qua ascenditur ad columbarium di' ijuinardo: a meridie in via mulneria. .» 
Oíanual 1401—1401, fol. 13, doc. 51, Arch. Hospital de Santa Creu de Barcelona). 



PALOMAS y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 77 

algunas torres, como v. g. la del 1118 (197 bis) donde bien pudiera 
haber su lugar destinado á palomas. 

En cambio hubo en Vilapiscina dos célebres palomares objeto de 
múltiples contratos durante dicho siglo xi. Estaban contiguos y más 
bajos que la iglesia de Santa Eulalia, teniendo á su alrededor nueve 
dextros de tierra á ellos adscrita. La cana dextra, mayor que la 
ordinaria, permite deducir, que, el área que les pertenecía vendría á 
ser de unos 144 palmos catalanes ó sean 27 metros aproximadamente. 
Lindaban, al N. con antigua era, al E. con un camino público, al S. 
con el torrente y al O. con pertenencias del presbítero Geribert. 

En el año 1035 estos dos palomares eran beneficiados á prorrata 
por siete personas distintas, dándonos la documentación los nombres 
de cuatro hermanos de la prole de Sunyer llamados Ervigio, Geribert, 
Riquel y Blanca y de un tal Bernat Bernat, resultando desconocidos 
los dos restantes condueños. El presbítero Geribert, como propietario 
de las tierras vecinas á los palomares, había de tener interés en que 
no interviniesen tantas personas en ellos. Así pues, vemos aprovecha- 
ba las ocasiones que se le presentaban de adquirir participaciones de 
los demás condueños. 

La primera de las compras de que hallamos noticia;, la efectuó 
Riquei en 1035, que adquirió de Blanca la mitad de una casa que 
poseían por indiviso y la setena parte de dichos dos palomares (198). 
Algún tiempo después, la propia Blanca cedió en prenda á su hermano 
el presbítero Geribert, dos participaciones que poseía en los palomares 
de Vilapiscina, según aparece en distintos contratos que llevan las fe- 
chas de 1040 (199) y 1047 (200). 



(197 bis) <AlodiurQ uero suum omne quod habebat in rexago nepoti sno sesnano 
dimissit simal cum feuo de turre de palomario qnam habebat per fílios bertrandi su- 
niaTÍi> (Lib. Ant, Eccl. Cat. voL I, fol. 31, doc. 56). 

(19S) Riquel vende á Blanca su hermana <de medietate de ipsa chasa et curte quem 
abeo cum te emptrice cum solos et superpositos parietes guttas et stillicinios et ipsa 
mea hereditate que abeo in ipsos ferragenales et i« i'^sos coZ/íí/í&íiív'os et in ipso orto 
cum ipsos arbórea et in ipsa uia et in dextros VIIII de térra qui sunt insta ipsos colum- 
barios ijjsa setena parte: et est hec omnia in territorio barchinonense íq terminio de 
sancta eulalia de uila pecina. Aduenit mihi per uocem genitores mees siue per onxnes- 
que noces. Affrontat hec omnia de parte circi et de aquilonis in térra de meos heredes. 
De meridie in térra de meos heres et in tcrrent. De occiduo in uia.» {Lib. Ant Eccl. Cat, 
vol. II, fol. 95, doc. 290). 

(I£9) Blanca da en prenda á su hermano Geribert sacerdote «casales cum ipsa 
madira parietes guttas et stillicinios et solos cum íoueas et cloacas et palumbarios et 
térras et uineas cultum uel eremum in cunctisque locis: et est hec omnia in territorio 
barchinonense in parrochia sancti andree in terminio de orta in locum quem dicunt 
uila pecina.. » cAffrontat namque omnia de parte circi ia uia que pergit a romanedo. 
De aquilonis ia uia qui pergit a barchinooa uel ad ij)8o pontonal. De meridie in ipsa 
uentosa. De occiduo in terminio de orta • (Lib. Ant. Eccl. Cat. vol. II, fol 88, doc. 263). 

(200) Blanca da en prenda á su hermano Geribert presbítero: <casalt8 et curte et 
horto cum arboribus et puteo et ferragenal et palumbarios et térras et niñeas et cultas 
. et eremas: et est hec omnia in territorio barchinonense in terminio de orta uel uila 
pecina in parrochia sancti andree. Aduenit mihi hec omnia per noce genítorem 



78 F. CARRERAS Y CANDI 

Ya en el año 1036 Geribert había comprado á su hermano Ervi^io 
lo que poseía en Vilapiscina, inclusa su parte en los palomares (201). 

En el año 1052, se le escapó á Geribert una venta, que de su porción 
en los mentados palomares, hicieron, Bernat Bernat y Ermeniardis 
(202). Pero poco después, ó sea en 1054, obtuvo de los compradores^ 
Vidal Duran y Guisla, esta coparticipación, si bien hubo de pagarla á 
buen precio Bernat Bernat la vendió por sólo medio mancuso y Vidal 
Duran percibió por ella dos mancusos (203). 

Tres meses más tarde el propio Vidal Duran, vuelve á vender á 
Geribert, otra setena parte de los palomares de Vilapiscina, adquirida 
por compra, no sabemos á quien, obteniendo igualmente la susodicha 
suma de dos mancusos (204). Es de creer, que, con tales reventas, Vi- 
dal verificaba pequeños negocios á costas del empeño de Geribert, en 
ser único propietario de estos dos palomares. 

Otras importantes adquisiciones de tierras de labor, por aquellos 
alrededores, hacía, este presbítero de Sant Andreu (205), y con ellas al- 
gunos palomares enclavados en las mismas, según hallamos en una 
del año 1047 (206). Hizo testamento en el de 1068. legando á sus hijos 
Pons y Pere. las casas en que habitaba y los palomares (207)^ quizás 
los dos de Vilapiscina, que tan cuidadoso anduvo en adquirir. 

De notoria importancia habían de ser estas construcciones, cuando 
eran susceptibles de tales subdivisiones y contratos. Alguna de ín- 
dole análoga, creemos daría nombre á la antiquísima iglesia de Sant 
Andreu junto al Besos. 

No fué el único lugar, el del llano de Barcelona, que se conoció por 



meorum 8Íue per uUasqne noces Affrontat hec omnia de parte circi in ipso holma- 
teUo. De aquilonis in littora bisaacü. De meriJie in ipso pontonal. De occiduo in mon- 
te aqailar » {Lib. Ant. Eccl. ('af. vol. II, fol. 9o, doc. 294;i. 

(201) Vende Ervigio á Geribart su hermano «casas cnm curtes et s' los et su- 
perpositoB parietes guttas stillicinios et petras et era et ferragenals cum /psOH coIkiii- 
liarios cum solos et enperpositos et hostias et ianuas et foueas et cloacas et arbores et 
puteo cum aqua. Que abeo in territorio barohinonense in parrochia sancti andree in 
loco que dicunt uilla pÍ8ciiia> lindando <de orientis in térra de gnadallo de merüie in 
torrente qui currit per orta per tempus plnuiarum De occiduo similiter in torrente et 
in strada publica. De circi similiter in strada > (Líb. Ant. Eccl. C'at , vol. II, fol. 81, docu- 
mento il36.) 

(202) Apéndice, documento núm. I. 

(203) . . . II. 

(204) . . . III. 

(205) Ln documento del año 1053 le llama «geriberto sacer sancti andree. > {Lib. Ant, 
Eccl. Cat. vol. II, fol. 102, doc. 310). 

(206) En 1047, Geribert compró á Ramón Esteve, á su madre Guisla y á Oriol, una 
propiedad en S Andreu de Pal. mar com])uesta de «casas et curtes cum solis et supra- 
positis i)arietes guttis et stillicidiis hostiis et ianuis foueis et cloacis orto et puteo et 
torculario et ferregenales et columbarios terris et nineis cultis uel incultici) (Lib. Ant. 
Eccl. í'at volumen 11, fol. 49, doc. 1 9). 

12071 «Ttern onncedo poncio filio meo et fratri suopetro ipsas meas domos ubi abitat 
cuín ipso alodio quod est in oircuitu et puteo et orto qui intrinsecus est et arbores et 
columba rioB et nioeis quod dioitur planellas.» ^¿¿6. ^l«í. £ccí. C'«í. vol. II, fol. 99, docu- 
mento 802 . 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 79 

Palomar. Hacia el Llobregat y en las inmediaciones de Cornelia, había 
al parecer, en el año 1005^ otro sitio asimismo apellidado (208)^ cuyo 
nombre no prosperó á través de los siglos, ya que hoy se ha perdido 
por completo. 



LOS TÜDONERS O PALOMARES DE TORCACES EN LA SAGARRA 

Indudablemente la región del principado catalán, que se nos presen- 
ta más interesante bajo el aspecto de contener palomares de torcaces-, 
es la vulgarmente denominada Sagarra. Hay probabilidades de haber 
debido el nombre que lleva, ala romana Cigarra, que, el Rdo. Segura, 
apoyado en ciertas antiquísimas lápidas de Prats de Rey (209), sitúa 
en esta. población. 

La Sagarra, región de límites anchos y nada precisos, cuenta con 
multitud de pequeñas poblaciones y no pocas ruinas de castillos, es- 
caseando las payesías aisladas El suelo, aunque no muy feraz, resul- 
ta aprovechado por la laboriosidad de sus habitantes, que extraen 
cuanto puede dar de sí. 

Entre la diversidad de ruinas que notará el curioso excursionista, 
hemos de separar las que denotan pasada fortaleza^ ó derruidos co- 
rrales, para estudiar solamente las de palomares aparejados en despo- 
blado para las torcaces. Los sagarre tas todavía les conocen por ttidoners 
y colomers salvatges. Puede constatarse la existencia de buen número 
de ellos, no sólo por sus restos, si que también por lo que consignan 
los archivos locales. Larga é ímproba sería nuestra labor si tratára- 
mos de presentarla completa, limitándonos á consignar lo que bue - 
níi mente nos ha sido posible. 

En Segura hay los vestigios de un tudoner. En Glorieta, lugar de- 
nominado solar deis colomers, aparecen los restos de otros dos, en la 
pared de uno de los que, durante el primer tercio del siglo xix, todavía 
anidaban torcaces. Entre las poblaciones de Montornés y Grañena, 
existen ruinas de otro. En Vallfogona de Riucorb, cinco mostraban sus 
restos, dos de los que han sido recientemente rellenados de tierra, á 
fin de aprovechar su área para el cultivo. 

En Guardialada hay las interesantes ruinas de dos de los más cu- 
riosos de la Sagarra, y que describiremos luego. En Savellar la parti- 
da rural denominada lo colomer, conserva la tradición de la existencia 
de uno de ellos. En Sant Antolí se ven restos de dos tudoners. y en Ga- 
ver los de otros dos. En Santa Coloma de Queralt, hay las ruinas del 
colomer d'en Gulet, veinte minutos al N. E. de la población. La docu- 



(208) «Et est ipsa prefata in comitatu barchinonense in terminio de cornelian-o uel 
de palomar et de gaUegus.» (Cartulario de 8. Cngat, fol. 246, doo. 761). 

(209) Eevista de CienciaB HistóricaB (Barcelona) vol. IV nám. V, 



80 F. CARRERAS Y CANDÍ 

mentación referente á Montergull cita á varios palomares, así como la 
de Albió. En Aguiló lo colomer del más d^en Gaxet, es bastante intere- 
sante, y también otro subsistente en la Guardia deis Prats. 

Analicemos brevemente los caracteres que ofrecen las ruinas de los 



V-S 







-^ 



->?•=- —- ~ -^ 



cColomer del más d'en Gaxet» á Aguiló 



palomares de la Sagarra. Todos los que hemos tenido ocasión de ver, 
presentan un mismo tipo de construcción: su planta es cuadrilátera, no 
empleándose más material que piedra y argamasa y emplazados fuera 
de población, ya entre bosques, ya rodeados de cultivos. Son varias 
sus dimensiones; los hay cuya área rectangular, muestra una superfi- 
cie interior de seis metros de largo por noventa centímetros de ancho^ 
como el del Soler del Almorayt (210) de Vallfogona de Riucorb, y 
otros cuya superficie es de doce metros de largo por dos y medio de 
ancho. 

nA juzgar por los restos de los mejor conserva- 
dos que conocemos, su sencillez no puede ser 
mayor. El más completo está en Guardialada, 
afectando la forma de una torre cuadrada, cuyos 
lados tendrán aproximadamente cinco metros y 
su altura doce. Se entraba en él por una puerta 
al nivel del suelo, ostentando ventanas en el pri- 
mer piso y multitud de agujeros para anidar las 
palomas. El segundo de Guardialada, si bien peor 
conservado que el precedente, todavía enseña lo 
que fué en otras épocas. De forma rectangular, 
su superficie abarca al exterior doce metros, por 
p, . , , , j , dos y medio; y como sus paredes acusan un espe- 

i'lnnta dol palomar del -i i .1 f r 

Soler del Aimorai/i. sor de novcuta Centímetros, resulta tener interior- 
mente diez metros y medio, por noventa centíme- 
tros. La altura será de seis metros aproximadamente. Toda la fachada 



(210) Este nombre, legado de la ocupación sarracena, lo hemos hallado mencio- 
nado en documento del año 1324, del archivo parroquial de Vallfogona. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA RN LA EDAD MEDIA 81 

donde hubo la puerta de ingreso, está totalmente desaparecida; y en 
sus paredes interiores, los agujeros ó nidos están colocados en siete ú 
ocho hileras, encima unos de otros. 

Enteramente igual á los precedentes es el aspecto de las ruinas del 
colóme V del más (Ven Gaxet en Aguiló, si bien tienen la particularidad 
de no haber puerta de ingreso al nivel del terreno, entrándose por una 
ventana, con auxilio de escalera portátil. Su superficie rectangular de 
unos nueve metros por dos y medio, tenía las paredes lisas exterior- 
mente y muy toscas del interior, con abundantes agujeros, irregular- 
mente distribuidos, para anidar las torcaces, cuyas aves entraban y 
salían del colomer, por otra serie de agujeros que atravesaban la pa- 
red del mediodía por debajo del tejado. Al pie de la eminencia donde se 
emplazó, corre un torrente conocido por rasa deis colomer s, en plural, 
por cuanto, mas abajo de él y en término de Santa Coloma de Queralt, 
existe aún lo colomer del Golet, convertido en caseta para guardar pa- 
ja. Intencionadamente se construyeron ambos palomares en las inme- 
diaciones de dicho torrente, por el cual fluye el agua, á ñn de poder 
allí beber las torcaces. 

Remoto resulta el origen de los tudoners de la Sagarra. A mediados 
del siglo XIII existían en los términos de Santa Coloma y de Monter- 
guU (212) en donde proseguían explotándose en el xiv (213) y tenien- 
do el señor del Castillo, que era el Prior de San Juan de Jerusalem, 
palomar propio, en 1371 (214). 

Por lo que respecta á Vallfogona de Riucorb, cítase en el siglo xiv 
el colomer del castell. Estando el término sujeto á la jurisdicción del 
Prior de S. Juan de Jerusalem, debía pertenecer tal palomar, al Comen- 
dador de Vallfogona, de quien era el castillo. El mismo libro continúa 



(211) A. 1260 «Omnia alia quam habemuB et habere debemusin toto termino sanóte 
oolumbe et de Renric et de Colomers exceptato un borto quam habemus in fontem 
de gatilepa.> 

A. 1260 «Trado vobis quasdam domos quam habemus in uilla sanóte columbe que 
sunt in uilla noua et unum campum apud columhariis quod af'rontat in termino de 
monte superbo et cum termino de almosela.> (Arohivo parroquial de Santa Coloma de 
Queralt), 

Montergull y Eeurich forman hoy una sola parroquia, lindante oou la de Santa Co- 
loma, siendo parte integrante de esta iiltima Almonsella ó Almoella. 

(212) »E primerament te e posex la dita esgleya un fereginal lo qual afronte ab lo 
tros del colomer den P. Quiribert, daual la vila e ab lo ual de la uila, en la qual cosa no 
ha afer res nuyl altre senyor.> <Item te e posex vna sort de tera ab dues parades, la 
qual afronte ab a. colomes de la vna part.» «ítem te e posex vn tros de tera al loch no- 
tat co/o7)ie8.» «ítem la masia den A. colomes conreus xii diners » (Archivo parroquial 
de Reurich Capbreu de Montergull), 

(213) Lo nostre poblé. Aplech de noiicias fahenfs pera la historia de Vallfogona, 2^^''' Mossén 
Ramón Corbella Pbre. página 139. 

(214) Entre las propiedades que P. Cervera tenia por el Hospital de S. Juan de Je- 
rusalem figuraba tltem I íort al colomer del castel ab lo colomer XV s. s.» Entre las 
de P. Alcover viene continuada. «ítem I (sort) ab lo colomer ques te ab en Johan Giner 
CCCXXX ss.» (Libro en folio menor, del siglo xiv Ex Arm ° 24 perteneciente á Vallfo- 
gona de Riucorb, archivo S. Juan de Jerasalem en Cataluña). 

1902 6 



82 



F. CARRERAS Y CANDI 



Otro palomear sito en esta misma parroquia (215). A flnes del siglo xv 
prosi'^uen subsistentes palomares en Vallfogona, mencionándose á uno 
del cual por sus ruinas, todavía existentes, puede hoy día apreciarse 
algo de lo que fué. (215). 

Al si^lo XVI corresponde la última noticia hallada sobre tales cons- 




<Tadoner> en Gaardialada 



trucciones aludiendo al palomar que se levantó en el término del cas- 
tillo de Albió(216). 

Ignoramos la causa que puede haber motivado, en tiempos moder- 
nos, el completo abandono de la industria de fomentar la procreación 



(215) En nn cuaderno sin fecha del archivo parroquial de Vallfogona de Riucorb, 
entre laa Valies den Johan Corbella, se hslla la partida siguiente: «ítem vn tros de teira 
dauall la vila entre dos camins, nomenat lo colomer, affronte a sol yxent... a ponent 
ab lo eutre forch deis camins que van a la creu a tremuntana ab lo verjer den pere 
pons del portal y lo camí que va a guimera.» 

1216) En un establecimiento de tierras hecho por Juan Minguella y de Flguerola 
castellano de Albió, en 1588, existente en un manual del archivo parroquial de Valí 
fogona de Riucorb, leemos lo siguiente: «ítem quarto alium terre trotium tinentie 
jugeri siue jornal parum plus vel minus partim terre cuite et partim aree cum amig- 
dalie et coli(m{/ario: confrontatur ab Oliente cum paulo Marti a meridie cum via que 
Itur de Albio ad loonm de Vallfogona ab ocasu cum domino oaslano stabilienti». 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 83 

de las torcaces en la Sagarra, que, por lo antes dicho, puede colegirse 
estuvo arraigada y generalizada. Quizás durante las dos guerras in- 
testinas de los siglos xvii y xviii fueron destruidos los palomares y 
las últimas generaciones de aquellos payeses creyeron que no compen- 
saban sus rendimientos, de los desvelos, que, su utilización en despo- 
blado les exigía, á causa de tantos enemigas como atacan y destruyen 
las crías, según Tirso de Molina ya dejó consignado en la curiosa es- 
trofa últimamente exhumada (217): 

Está bueno el palomar 
Fenisa? Hay poca alcareña 
Y culebras y estorninos 
Me comen los palominos. 



PALOMARES A PARCERIA Y A CENSO 

No siempre, los palomares, fueron explotados por sus propietarios. 
También se entregaron á colonos ó enfiteutas, ya á parcería, ya á cen- 
so, según solía verificarse en Cataluña con las demás explotaciones 
agrícolas. 

La parcería aplicada á la cría de las palomas, es muy antigua, atra- 
sándose al siglo X, las pruebas fehacientes de su existencia en Catalu- 
ña (218). 

Al siglo XII pertenecen los más antiguos detalles de la manera como 
se practicaba dicha parcería. Por datos que tenemos referentes á los 
obispados de Urgell y de Barcelona, podemos estatuir, que, general- 
mente consistió en la mitad del producto de los palomares, habiendo 
alguna excepción para los que eran nuevamente construidos por el co- 
lono. 

En el año 1124, San Ot obispo de Urgell, al donar á Pone Guerau. 
cierto alodio en la villa Boir (Cerdaña) impúsole por obligación, edifi- 
car una masía para su residencia, cultivar campos y viñedos, roturar 
los montes, etc. De los palomares existentes en dicho alodio, debía dar 
la mitad de su produelo al Obispo y de los que en adelante edificare 
Guerau, solamente la tercera parte (219). Más adelante,'en 1171, Bonet 
prepósito del mes de Julio de la Seu de Urgell, estableció á los cónyu- 
ges Pere y Bonadona, diferentes tierras y molinos, habiendo en las pri- 
meras, un palomar y varias colmenas. La mitad del producto de las 



(217) Diccionario enciclopédico hispano-aviericano; voi. lá, pag. 695 (Barcelona 18f4). 

(218) Véase la nota 29. 

(219) Véase la nota 151. 



84 F. CARRERAS Y CANDI 

palomas quedaba para el Prepósito, mientras que, en las colmenas, la 
miel era beneficiada solamente por el colono (220). 

Pere, canónigo de Barcelona, en el año 1161, estableció las tierras 
del manso Quinciá, á 011er y á Guilleuma, comprometiéndose éstos, á 
plantar olivos, construir un buen palomar y tener cría de ánsares. De 
los frutos producidos por el olivar, así como del producto de estas 
crías, debía dar la mitad al Canónigo, quien prohibía á 011er y á Gui- 
lleuma, reconociesen jamás á señor alguno sino fuese á él y á sus suce- 
sores en el cargo (221). 

Al parecer, en el siglo xii, fué costumbre general, no sólo para las 
palomas, sino también para los ánades, dividir en partes iguales el pro- 
ducto de sus crías. Confírmalo respecto á estos últimos, en 1125, el es- 
tablecimiento hecho por el obispo de Barcelona San Olaguer, á Ramón 
Berenguer y Ermessendis, de la masía Espodoya en Proensana (llano 
de Barcelona) (222). 

La reserva que se hacían, los Señores, de la mitad de la producción 
de los palomares, en ciertos establecimientos de tierras, y cuya conse- 
cuencia era, quedar dividida, su propiedad, entre dos personas, debía 
palpitar igualmente en las enajenaciones de los propios palomares. Por 
lo mismo estas serían de su mitad, tanto por parte de los dóminos, como 
de los enfiteutas. Ya en el siglo x, hallamos un contrato de compra- 
venta en que sólo figura la mitad de un palomar. Se refiere al año 956 
y al término de Sarria, del llano de Barcelona (223). En el siglo xi y 
año de 1056, al vender, Udalart y Guisla vizcondes de Barcelona, una 
posesión en Agudells, se consigna asimismo entrar en ella, la mitad de 
un palomar (224). 

Tal costumbre no la hallamos en siglos posteriores, quizás por de- 
fecto de documentación. Solo en el siglo xv, cierto contrato referente á 
Vallfogona de Riucorb, habla de tenerse un palomar á parcería, ó sea 
á tercio y cuarto (225). 



(220) «In columbario antem babeatis medietatem et tenete ipsum rectnm et date pas- 
tam beremi. ü/ansiones vero damus et facíte indejastlciam melliis in kalendas julii.» 
{Dotaliorum, vol. I, iocumento fí, arcb. Capitular Seu de Urgell ; 

Una nota del siglo xvi puesta encima la palabra mansiones nos muestra su equiva 
lenoia diciendo Ames o buchs de Abellcs, 

(221) «De illis uero oliaariis quas ibi plantaueritis et empeltabitis donetis mei et 
meib medietatem et quod facietis ibi boninn columbarium et teneatis ibi gansatam unam 
de ansoribuB. De quo columbario et de anseribus donetis me et meis medietatem. Atque 
ibi alium soniorem non proclametis neo faciatis nisi tantum me et successores mees.» 
{/.ib. Ant. Eccl. C'ath., vol. IV, fol. 9, doc. 25, arsh. Catedral de Barcelona.) 

(222) «Ao tenebiti.s ibi nobis gansadam unam de anseribus unde dabitis nobis me- 
dietatem et deoimam cum alia decima peccorum et uolatilium quod ibi nutriti fue- 
runt.» {Lib. Ant. Eccl. Cat., vol, IV, fol 13, doc. 41.) 

(2-23) Véase la nota 29. 

(224) Véase la nota 187. 

(225) A. 1465(16 de Septiembre). El Comendador de Vallfogona arrendó & Joan Ba- 
lagaer y Joan Roig, entre otras pertenencias «lo colomer den Reg a ter9 et quart et 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 85 

De igual manera aparece la costumbre de establecer palomares, sa- 
tisfaciendo^ el dueño útil á los señores, un censo de palomas. 

En el siglo xiii Pero de Sala del Puig, opulento propietario de Vich, 
de quien hablan con frecuencia los documentos de su época, acostum- 
braba recibir de los palomares, un tributo ó censo de diez pares de pi- 
chones anuales. Tal tributo se lo satisfacía, en 1231, el enfiteuta del 
manso Guardia del termino de Pruit (226) y en 1232^ Silvano, yerno 
del propio Sala del Puig, respecto de otro palomar (227). 

En el siglo xiv, con referencia á Odena, consistió, el censo, en la 
entrega de un par de palomas en la fiesta de San Juan de Junio. Así 
se expresa en la venta de cierto palomar hacia Munterín, en la margen 
del torrente de Semuntá, hecha en 1321, por precio de cincuenta suel- 
dos barceloneses, por cuyo palomar el vecino de Igualada Bernat Sa- 
Parellada, percibía el antedicho censo (228), 

Censos de palomas vemos igualmente existir respecto de las torca- 
ces en otros lugares del presente trabajo (229). 

Notable es una donación en la que el donante se reserva la propie- 
dad del palomar. Tuvo efecto en Perpiñá en 1283, siendo el otorgante 
Guillém de Castillón (230). 

Del aprovechamiento de la palomina procedente de palomares rura- 
les, tenemos ejemplo en cierto contrato hecho en Viladrau á 3 de Marzo 
de 1430, Antonio Rovira de la parroquia de Espinalbes, al encomendar, 
el mas de la Serra y sus anejos, á Bernardo de Terrés del vecindario 
de Cerdans, estipuló poder retener medio ñorín que un vecino de Cer- 
dans llamado Matero, le satisfacía por causa de la palomina de las tor- 
caces que dicho x\ntonio íe tenía vendida (231). 

Los palomares contribuían al sostén de his cargas de los pueblos ya 



pague delme.» {Libre de Cort de Vallfogona, aroh. de San Juan de Jerusalem en Cata- 
uña.) 

(226) A. 1231 (Septiembre). Al enumerar, Sala del Puig, las pertenencias y dominios 
que quiere sean para su madre María, en el manso de Guardia, en el de Pruit y en el 
hospicio de la Sala, se añadía cipsam triliam de ripa et columharium proptcr X paria co- 
lumhorum et propter ipsa negaría et totum ípsum meum hastiar quem habeo extra 
ausoniam,* (Manual /, 1230-1233, arch. Curia Fumada de Vioh.) 

(227) A. 1232. Convenio entre Sala del Puig y su yerno Silvano cefc medietate de nu- 
cibus de nogeria de ipsis tiris et X paria columhis in columbario.* {Manual 1 1230-1232, 
arch. Curia Fumada de Vich.) 

(228) Documento núm. VII del Apéndice. 
(229; Véanse las páginas 52 y 106. 

(230) <Iletento mihi columbario quod in ea est,» (Inventaire aommaire des Archives 
departamentales des Pyrennées Orientáis.) 

(231) «Primo que lo dít bernat de terres li promet de donar per quiscan any VII 
florins e mig: perho es uer e sert que lo primer any lo dit anthoni rouires se ¿atura? 
que el pugues rebre aquel mig ilori que en matero de serdans li ha donar per raho deis 
greus deis todons que lo dit anthoni li avia uenuts.» (Manual del 1420 á 1446, arch pa- 
rroquial de Viladrau.) Traducimos greus t^ov palomina, quizás con poca seguridad. No 
atinamos que otra cosa procedente de tudons pudiera ser objeto de tal arrendamiento 
El nombre Greus se halla usado como apellido valenciano. 



86 F. CARRERAS Y CANDI 



que eran una fuente de riqueza agrícola^ según ejemplo que nos ofrece 
en 1413, la villa de Termens (232) y que puede presentarse asimismo 
en otras poblaciones rurales de Cataluña. 



DERECHO FEUDAL DE CONSTRUCCIÓN DE PALOMARES 

RURALES 

Distintas pruebas mueven á creer en la existencia de este derecho, 
si bien algo insuficientes, para que la comprobación sea completa. 
Cabe esperar, que, con el transcurso del tiempo, aparezcan nuevos 
datos fehacientes, desvaneciendo cualesquiera dudas que puedan ori- 
ginarse de la manera como expondremos tan interesante tema. 

Los escritores que se han ocupado de palomas, nada sacan er\ claro 
acerca la existencia de aquel derecho feudal en Cataluña. El distin- 
guido autor de Colombiñlia (2.33), al condensar los datos históricos so- 
bre los palomares de mampostería en despoblado, dice que, en Francia 
y en alguna otra nación, constituía un privilegio señorial de la Edad 
Media, esto es, que sólo los señores podían construirlos. 

Un autor catalán de fines del siglo xvi, el prior rosellonés Fray Mi- 
quel Agustí, al ocuparse de los Secrets del colomer y colom domestichs 
(234), teniendo en cuenta la opinión de que las zuritas, reproduciéndo- 
se en palomares silvestres, perjudican á los sembrados vecinos, dice, 
estar reservado el derecho de construir tales colomers, al señor juris- 
diccional del termino. En esta conformidad suele verse en muchos lu- 
gares de Cataluña, en los tiempos semievales, el palomar del Señor. 
Ejemplos tenemos, en Sant Hilari (Jía-calm, patrimonio de la familia 
Gurb, existiendo, en 1463, lo colomer íí' en Gurh (235); en Vallfogona 
de Riacorb, jurisdicción del Priorato de San Juan de Jerusalem, había, 



(232) Con motivo de un pleito que tuvo la Orden de San Juan de Jerusalón á, causa 
del diezmo conocido por 3i/íni¿ que le satisfacía la villa de Termens, los vecinos de 
fste pueblo hubieron de vender las pensiones y censales, cargando su importe sobre 
todos los productos urbanos y agrícolas, no olvidando ¡I los palomares, como se ve del 
siguiente apartado: 

♦IX.— ítem que per rabo del acort et deliberacio dessus spressada los dita habita- 
dors del dit loch de termens axi en nom de la llur vniuersitat del dit loch oom en nom 
de singulars et quiscun per lo tot veneren les pensions et censáis et per loa preus deins 
expressats los quals formalment imposaren et carregaren sobre los alberohs, cases, 
vinyes, oliuars, alous, terrea, colomers, arenya, fferreginala, honors, poaaessions K tots 
ot sengles altres bens lurs presenta et adeuenidors obligant axi metex expreasament 
tots et aenglea bena et dreta lurs et de cascun deis per lo tot et de la dita vniuersitat 
ot ain-íulars de aquella mobles et inmobles hauts et haaedora » {Termens. Sobre Qtiinzé, 
íol. b9, arch. S Juan de Jerusalem en Cataluña.) 

(2J0 Colombo/llia por Salvador Castelló y Carreraa, pág. XIII. 

(¿34) Secrets de Agricultura, libro III, fol. 161 (Barcelona, Estoban Liberos, 1617). 

(2B6) Manual del /4í;o líí^ue /Í6S, jornada de 3 de Marzo de 1463. (Arch. parroquial 
de S. nilari Ca-calm.) 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 87 

en el siglo xiv, el palomar del Señor, según dijimos anteriormente, su- 
cediendo igual en MonterguU (236), etc. 

En cambio otro autor rosellonés, que ha investigado profundamen- 
te las costumbres de la Edad Media^ en la región que, en esta propia 
Edad, fué parte integral de Cataluña^ Brutails, afirma rotundamente, 
que, el derecho del palomar, no fué conocido en el condado de Rose- 
lló (237). 

¿Hay que creer al prior Agustí, que alcanzó en su tiempo la exis- 
tencia de un sin fin de antiguos derechos feudales, ó al pacienzudo in- 
vestigador del siglo xix? No deseamos resolver de plano, sin añadir las 
consideraciones sugeridas por el estudio de algunos otros documentos. 

Nadie duda que la caza constituía un derecho feudal (238) y que 
además, la captura de los nidos de ciertas aves, especialmente las que 
se utilizaban en la cetrería, fué castigada con severidad. ¿Cabría con- 
siderar á las torcaces, como formando parte también de especies que 
constituían la reserva Señorial? 

Lo que fl, nuestro intento conviene pues examinar, es la extensión 
que tuvieron las jurisdicciones señoriales en los contratos en que se 
hace su cesión ó trasmisión. 

En el año 1149, Eamón Berenguer IV hizo donación de Lleyda al 
Conde de Urgell, leyéndose tan sólo á nuestro particular: «Donamus 
iterum vobis prata et paschuas fontes et aquas boschos et lignamina et 
ven atienes» (239). 

En el siglo xiii los notarios adoptaron la fórmula de incluir los pa- 
lomares en los contratos de ventas de una propiedad rural con todos 
sus derechos, tanto en el reino de Aragón como en el principado de Ca- 
taluña según hemos tenido ocasión de ver (240). Es decir que por vir- 
tud de tales fórmulas, se equipararon los palomares á las fuentes, le- 
fias, pastos, caza, etc. 



(236) Véanse las notas números 214 y 215. 

(237) * A ees volátiles (ocas y pollos) on préférait les pigeons: les colombiers étaient 
assez nombreux pour que les evoques, dans leurs constitutions de paix, aient jugé á 
propos de s'en occuper, de méme que des ruches. II convient d'ajouter que l'ólevage 
des pigeons était entiórement libre: le droit de colombier n'ótait pas connu dans le 
pays.» {Elude sur les conditions des populatione rurales du Roussillon au moyen age, por 
J. A. Brutails, pág. 25 (París, 1891). 

(288) Este derecho, á igual que muchos similares, fué controvertido á menudo por 
los pueblos. Ejemplo de una de tantas oposiciones, hallamos en Aseó, en 1510, cuyo 
término pertenecía á la Orden de San Juan de Jerusalón. Se lee en cierto proceso 
donde se trata de poner en claro los derechos ó señoríos del Señor: «Quant es en lo 
cassar dix ell testimoni que lo senyor the sa deuesa lo qual los es a ells prohibit lo 
cassar, lenyar hi erbagar e que lo restant eils cassen de son plaer es veritat que lo 
senyor pretenia que nou poden fer hin fa crides volent los ho prohibir y ells pretenen 
que nou pot fer queja the ell sa deuesa per casar y que lo restant del terme poden 
cassar y axi stan renyant empero may se son stats de cassar en dit terme fóra la da- 
nesa del dit senyor.» {Arch. del Gran Priorato de S. Juan de Jerusalén, en Cataluña.) 

(239) Documento 225 de llamón Berenguer IV (arch. Corona de Aragón.) 

(240) Véanse las notas números 166 y 167. 



88 F. CARRERAS Y CANDI 

Al entrar en posesión, Guilleuma de Cabrera, en 1252, del castillo 
y villa de Tarrasa, con su dominio y fortaleza, consígnanse los palo- 
mares como una de tantas adquisiciones feudales, y por un igual que 
se citan á las aguaS;, molinos, leñas, pastos, caza, etc. (241). En la 
enajenación hecha, en 1328, por Pere de Claramunt, del castillo de 
Claret, á Arnau de Claret, dióse detallada enumeración de los dere- 
chos feudales á él anejos y que se transmitían con el territorio objeto 
de la venta. Se lee también la palabra columbariis, y luego las de 
deuesiisy vcnationihus j pesqueriis. Al parecer los columbariis, deben 
interpretarse en el sentido de derecho á construirlos, ó cuando menos 
derecho á un canon ó tributo feudal en los ya existentes y no en el de 
adquirir su plena propiedad (242). 

Un escrito jurídico del siglo xvii expresa genéricamente el dominio 
que suelen tener los Barones en sus tierras, diciendo recaer en 
aguas, montes, hierbas, pastos, caza, "terrenos, minas y árboles (243). 
Aún cuando aquí nada declara, es de una amplitud que bien puede 
comprender el permiso de erigir tudoners. 

Dando razón al prior Agustí, cuando dice que «no se permiten los 
palomares hechos á modo de torre maciza y fuerte, sino en la Casa en 
algún aposento, sino es á los Señores de los términos, y en los lugares 
donde hay muchas tierras de cultivación» (244), hallamos un documen- 
to del año 1262, que tiene para nosotros algún valor. Es un contrato 
realizado entre el Obispo de Barcelona y Arnau y Pere de Vilaragut, 



(241) «Guillerme de Capraria diebus ómnibus vite vestre castrnm et villam de Te- 
rracía cnm omni dominio et fortitudine et castlanis ipsius castri et ville et cum casis 
et casalibus vineis ortis et ortalibus campis ac tenis cnltis et inoultis heremis et po- 
palatis furnis molendinis et columbariis aréis et pascáis m^ontibns lignis siluis vetatis 
et arboribus fructiferis piscacionibus et venacionibus introitibus et exitibus terminis 
et suis pertinentiis vniuersis a celo in abissnm.» (Documento 1302 de Jainae I, Archivo 
Corona de Aragón.) 

(¿42) «Noverint nniuersi quod nos Periconus de Clarmont domicellus et domina 

Beatrix eius uxor de consensu et expressa volúntate domne Geralde uxor Petri de 

Clareto militis quondan auiosque mei dicti Periconi et tutricis dictorum Periconi et 
Beatricis, per nos et omnes heredes et successores nostros vendimus vobis Arnaldo de 
Clareto de Trempo et vestris in perpetuum et cui uolueritis castrum et uillam de Cla- 
reto cum ómnibus hominibus et mulieribus ibidem habitantibus et habitaturis et cum 
ómnibus suis terris et cum domengiis, furnis, molendinis, decimis scencibus et redditi- 
bus, exitibus et peraentibus et cum ñrmamentis, stacamentis, questiis, toltis, forciis, 
adempriuis, acapitis, bannis, caloniis et cumjouis, traginis, batucis seu carrigiis efe 
oum ceteris cartis nouenis domibus columbariis deuesiis dominicaturis, carnalagiis fe- 
rreginalibus cequis, aquoductibus et reductibns, viis, stratis, nemoribus, venacionibus, 
inuentionibus siue trobis, pascuis erbaricis, pesqueriis, plañís, montibus, vallibus seu 
cumbis el cum hostibus exercitibus seu caualoatis mondanticis corporalibus iusticiis 
et redemtionibus earundem et cam mero et mixto imperio et jurisdictionem quocumque 
et cum alodiis terris cultis et incultis, honoribus et possessionihus ermis et populatis.» 
(Aroh. particular del Sr. Mir y Bastús de Tremp.) 

(¿la) «Dominium territorii quod solent habere Barones in suis terris quo ad Aquas, 
Montes, Horbas, Pascua, Venationes, Térras, Minas, Arbores.» (Pro villa de Revs etílUue 
Dajulo contra locim de Caatellvell, pag. 7, Barcelona, 1669 ) 

(244) Edición castellana de 1722, pag. 366. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 89 

de unas tierras, que, en franco alodio, poseía aquella mitra en Santa 
Agnes. El Obispo faculta á Vilaragut para construir un molino con ca- 
sa, torre y palomar, con lo cual debemos entender, que, sin dicha au- 
torización, Vilaragut no habría podido construir ni el palomar, ni la 
casa, ni el molino (245). 

Durante los siglos xiii y xiv, casi no encontramos ventas ó conce- 
siones jurisdiccionales, sin que se mencionen los derechos á los cam- 
pos, á la caza y á las dehesas. De modo que, englobados con ellos, 
pueden coexistir los de construcción de palomares rurales. Mas aún: el 
derecho del Señor de permitir ó no las erecciones de torres en las paye- 
sías, no suele especificarse en las escrituras y á pesar de ello su exis- 
tencia es indudable. Suponiendo que hubiera libertad de ejercer el de- 
recho de construir palomares rurales, este mero hecho vulneraría el 
privilegio feudal de la erección de torres, toda vez que, con la excusa 
de un palomar, esto es, de un alto edificio de manipostería, podrían es- 
tas ser edificadas libremente en despoblado. 

Los palomares venían á ser en muchos casos, verdaderas torres de- 
fensivas, probándose, tanto por su extructura, como por diferentes 
datos históricos, su evidentísima utilidad en la guerra. Podemos pre- 
sentar un ejemplo de esta índole, ocurrido en el año 1289. Berenguer 
de Entenza y sus dos hijos Guillém y Berenguer, estuvieron, durante 
muchos años, en reguart ó en lucha, con los caballeros templarios, en- 
sangrentando, tales rivalidades, los campos de las orillas del Ebro. 
Aliados con los templarios estaban los Monteadas, y aprovechando, en 
1289, cierta ausencia de los de Entenza, que acompañaron al tley en 
una expedición contra los franceses, en la Cerdaña y valle de Ribas, 
entraron y saquearon los términos de Mora y Ti visa. 

Arnau Escuder, de Ceros, refiere de esta incursión, el incidente que 
continuamos. Cerca la villa de Mora, seguramente en un altozano, se 
erguía un palomar perteneciente á Jaume de Vilabertran. Algunos ve- 
cinos de Mora, armados de ballestas, se parapetaron en su interior. Co- 
mo quiera que, los invasores, en su obra de destrucción, no quisieran 
dejar sin talar los sembrados inmediatos á dicho palomar, se arriesga- 
ron á ello, recibiendo en pago certeros tiros de ballesta de los que en 
él se refugiaron, hiriendo á algunos de ellos. Al observarlo Pere de 
Monteada, les ordenó abandonar la faena en que se habían metido,, 
pretestando, que, no les reportaría honor dañar tierras de Berenguer 
de Entenza, hallándose ausente en Cerdaña. Más en realidad lo que 
quiso Monteada fué no exponer su gente á los tiros de los que se metie- 
ron en el palomar, verdadera fortaleza, inexpugnable para aquella 



(245) .ítem quod possit diotns Petras de Vilariacnto in qtioouinque loco magis vo- 
Inerit de predicto honore Sánete Agnetij construere molendinnm cum domibus turre 
et columbario et lieo sint alodinm dicti Petri de Vilariaouto et suorum.. (Documento 
1721 de Jaime I, Archivo Corona de Aragón.) 



90 F. CAT?RERAS Y CANDI 

ícente mal armada y que no llevaba consigo ingenios de guerra para 
el ataque y expugnación de fortalezas (246). 

También Castelló da cuenta de otro caso análogo acaecido en tiem- 
pos contemporáneos, del que fueron actores tropas españolas que com- 
batían en el imperio de Marruecos (247). 

Teniendo por indudable la existencia del derecho feudal de los pa- 
lomares rurales en Francia, hemos querido examinar algunas enfeuda- 
ciones de los siglos XIII y xiv, para ver si en ellas venía ó no citado, 
encontrándonos que, en las que tuvimos ocasión de leer, sucedía como 
en Cataluña, esto es, que á pesar de mencionarse gran número de de- 
í-echos señoriales, tampoco se especificaba aquel (248). Según la acep- 
ción que quiera darse á los emprius, como se les llama en Cataluña, ó 
azemiJrius en el Languedoc, ó adempramentis en lenguaje notarial, 
también podemos hallar vinculado en ellos el derecho del palomar, ya 
que, el erudito escritor pirenaico Pasquier, manifiesta su opinión de 
haber tenido distintas acepciones: «Tantot c'est le droit d'usage dans 
son acception la plus genérale, comportant tous les avantages accor- 
dés per le seigneur dans la jouissance des bois, montagnes, páturages; 
tantot ainsi que l'indique le mot patois azempriu, employé encoré 
dans plusieurs contrées, il ne coraprend que les usages forestiers. les 
depaissances. Le mot indique aussi la redevance que le seigneur pré- 
lévait pour les concessions acordées en fait de páturages, d'usages 
dans les montagnes.» 

Por la sucinta relación que consignamos, conclii iremos ser nues- 
tra creencia, que, formó parte de los derechos feudales en el principa- 
do catalán en la Edad Media, el que denominamos de construcción de 
palomar rural. 



(246) «P. de montecatheno dixit tuno in ipsa tala quod recederent de qnedam looo 
ubi erat columbarium Jacobo de vilsbertran et erat prope villam de Mora per eo 
quare trabebant contra eos cnm ballistis et nnlnerauerunt aliqnis de illis qui erant in 
ipsa tala dicendo etiam quod non erat eis honor aliqujs faciendi malum in dicto loco 
per eo quare berengario de entenca erat in Ceritania cum domino Rege set nichilomi- 
nu8 propter predicta uerba non steterunt quin talarent ibi tune.» (Colección de pro- 
cesos.— Legajo 1.", 1291 á 1303. Aroh. Corona de Aragón.) 

(247) Cun referencia al año 1860, enumera «el que dio lugar á, uno -de los episodios 
de la guerra de África (1860) en que nuestras tropas tomaron por asalto un palomar, 
cuyo recuerdo nos ha sido transmitido por la pluma y lápiz de Carlos Iriarte en sus 
Cuadro» de la guerra.* {Colomhofllia. Estudio completo de las Palomas mensajeras, Barcelo- 
na, 1894, página XIII ) 

(24S) Sirva de ejemplo una enfeudación liecha en 1267 por el Conde de Foix, consig- 
nando «bominibus et mulieribus mansis et mansalibus domibus atque bordis, ortis 
TineiB terris heremis et condiroctis pascuis nemoribus cum eorum venationibus, mo- 
lendinis et molinaribus, aquis cum piscationibus, obliis, terre meritis, censibus, foris- 
capiis et questis totÍF, adempramentis civadaribus et pratis et cum ómnibus alus 
pertinenciis bio expressis et non expressis > (Bulletin périodique de la Sociité Ariégéoise 
de» scienee», leltre» et art», vol. III, pág. 372.) 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUSfA ^N LA EDAD MEDIA 91 

LA COMUNICACIÓN POR PALOMAS CONOCIDA EN CATALUÑA 

En la Biblia se hizo aplicación del instinto de las palomas, cuando 
refiere que Noé utilizó dicha ave para averiguar el estado del mundo 
después del diluvio. Asiria y Babilonia se sirvieron de este medio de 
comunicación aérea, conmemorándose el hecho en uno de los frisos de 
la magnífica sala de sesiones de la Dirección general de Correos del 
Imperio Germánico. Anacreonte, 600 años antes de J. C, alude, en una 
de sus odas, á las palomas que llevaban misivas de amor á las niñas 
bonitas. Plinio relata el empleo que de las palomas hizo Hirtio, cónsul 
romano, cuando partió á auxiliar á su colega Décimo Bruto, cercado 
en Módena, Se cree que Julio César, en sus guerras de las Galias^ por 
este correo alado conocía las formidables y frecuentes sublevaciones 
de los pueblos conquistados, permitiéndole ejecutar con rapidez con- 
tramarchas y subsiguientes escarmientos de los patriotas. En el reina- 
do de Diocleciano se tiene noticia de haberse empleado para mensajes, 
palomas especiales denominadas cursores. 

Pasando á la Edad Media, hallamos á distintos pueblos orientales, 
hechar mano de las palomas como mensajeras, con inusitada frecuen- 
cia. Uno de ellos fué el árabe, organizando Nur Eddin (1143 á 1173) 
aquel servicio y estableciendo una red completa de palomares, cuyo 
centro se hallaba en el Cairo y sus principales estaciones en Alejan- 
dría, Damieta y Gaza, comunicando por esta última ciudad, con Jeru- 
lem, Damasco, Belbeck y Trípoli. Estos palomares, dice Bon de Sousa, 
haber funcionado hasta mediados del siglo xviii (249). Otro de dichos 
pueblos orientales fué la China, según refiere el antedicho autor portu- 
gués, á propósito de la visita hecha á dicho país por Sir John Maunde- 
ville, durante los reinados de Eduardo II y Eduardo III de Inglaterra 
(1307-1377). 

Dados tales antecedentes, es natural, que, en nuestra época, se ha- 
ya adoptado la paloma como símbolo del correo, en el emblema que 
ha escogido la oficina internacional de la unión postal. 

No hay datos que confirmen el uso de estas aves como mensajeras, 
en los pueblos europeos de la Edad Media. Veamos si se puede estatuir 
algo en lo que respecta á Cataluña, donde la influencia árabe fué tan 
evidente en muchas manifestaciones del saber humano. 

¿Ignoraron, los caudillos árabes de España, el importante servicio 
que prestaban las palomas como portadoras de mensajes, entre sus her 
manos del Norte del África? Sí, como cabe suponer, no lo desconocie- 
ron, ¿fué por ellos importado á nuestra Península? ¿lo copió y utilizó á 



(249) Projecto e intrncqoes para o estahelecimento de pombaés miliiafes no continente de 
Portugal, por Augusto C. Bon de Sousa (Lisboa 18b&). 



92 F. CARRERAS Y CAXDI 

SU vez, el antiguo reino de Aragón? A esto va encaminado el examen de 
los documentos de la época, que pueden darnos alguna luz para descu- 
brirlo. 

Na cabe dudar, que, facilita á las palomas su instintiva facultad de 
reconocer su palomar, construirlo en sitio visible. Es innegable;, que, 
en las antiguas ciudades, las torres de sus murallas eran lugares muy 
á propósito para su emplazamiento. ¿Se erigieron, pues, palomares en 
las torres de nuestros recintos amurallados? He ahí un pequeño detalle 
que entendemos no debe despreciarse. 

Cuando Jaime I de Aragón conquistó á Valencia, aparece existente 
algún palomar en las murallas de la Capital que perdió Zaen en 1220. 
Sabido es que aquel Soberano premiaba á los que le ayudaron en sus 
conquistas, con concesiones territoriales. En remuneración á los mu- 
chos servicios de los templarios en tales guerras, les fué otorgada una 
gran torre junto á la puerta de Valencia, llamada Barbacaclar, con su 
muro, barbacana y casas contiguas. En la donación real del año 1238, 
se manifíesta existir cierto palomar en el lienzo de muralla- que mira- 
ba al río (250). 

En el mismo siglo xiii, otra importante población catalana, la villa 
de Camarasa, poseía igualmente un palomar en cierta torre de su re- 
cinto exterior junto á la puerta silvestre ó del campo y dando á dos 
distintas calles (251). 

A estas dos breves noticias se limita una investigación que apunta- 
mos con la mira de que, otras personas más estudiosas é ilustradas, 
puedan completarla aportando nuevas comprobaciones que permitan 
establecer alguna conclusión. 

Tratemos ahora el tema objeto de las presentes líneas bajo un punto 
de vista más práctico y expresivo. Si la comunicación por palomas fué 
conocida en Cataluña, como uno de tantos efectos de la influencia ára- 
be en nuestro Principado, debieron hablar de ella los autores medio- 
evales que se ocupan de estrategia militar. 

Uno de los de mayor renombre, el valenciano, Eximenic, en el capí- 
tulo 316 del Dotzen libre de crestiá qui es de regiment de princeps, al 
describir las múltiples estratagemas empleadas en los asedios para re- 
lacionarse^ los sitiados, con sus amigos de fuera la plaza^ copiando á 
Julio Fronti, reñere haber casos en los que se comunican «por paloma, 
como aún suele hacerse en Alejandría» (252). 



(250) «lUam turrim magnam in valencia ad portam qnod dicitur Barba<?aclar et 

oum mnro et Barbacana et cnm domibus qnod ad turrem quod est in muro iuxta co- 

liimbarium ex parte úaminis et a columbario illo recta uia carracione usque ad viam 
pablicam quod dicitur Quayta et ad hiño usqae ad mesqaitam sicut protenditur visque 
ad illum parietem altum contiguum domibus ubi est magna cipreasus.» (Cartulario 
del Temple de Tortosa, pergamino suelto ) 

(251; Véase la nota 36 de Lo cantell de Btcrriach ó de Sant Vicents ;Mataró 1900) ó tam- 
bién, legajos de procesos, número 2, as. 1295 á, 1313, núm. 4. Arch. Corona Aragón. 

(252) «Altres i^er coío?n, axi com se fa encara en alexandria > La obra de Eximeni? 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 93 

Más adelante, Jaume de Marqmlles, al indicar las precauciones que 
deberán tomar los dueños de castillos á fin de ascsjurar su defensa y 
custodia, indica que los palomos se coloquen en lugar conveniente- 
mente seguro del mismo, y sean tratados con prudencia los destinados 
á llevar cartas (253). Es digno de observar, que las palabras de Mar- 
quilles son exactamente iguales á las que con anterioridad dejó con- 
signadas un opúsculo técnico sobre la defensa de las fortalezas atribui- 
do al rey D. Alfonso <cel Sabio» (254), dado á conocer por el P. Fidel 
Fita S, J. Por otra parte el texto latino adjudicado al Rey de Castilla, 
está salpicado de palabras catalanas, tales como foch alquitrat, foch 
grezech, mastich, gurades, sjyies, guayta, bade, etc. Posible es que am- 
bos sean copia de otro escrito anterior, que por ahora no conocemos. 

De las citas de Eximeni9 y de Marquilles, cabe deducir la posibili- 
dad de haberse empleado en Cataluña, durante la Edad Media la co- 
municación aérea por palomas, pues que aparece evidente no haber 
sido ningún secreto para aquellas generaciones. Quizás llegue algún 
día en que su utilización en algún señalado hecho de armas, pueda ser 
comprobada. 

A título de curiosidad continuaremos, que, apenas iniciada la edad 
Moderna, ó sea antes del año 1513, Alonso de Herrera, da ya suscintos 
detalles del modo de remitir una carta por paloma, relación en todo 
conforme con el instinto de esta ave (255). No tuvieron tan exacta no- 
ción de está cualidad en los siglos xvii y xviii, otros naturalistas, me- 
reciéndose consignar, por lo erróneo de su relación^ Ferrer de Valde- 
cebro en 1670, quien llega á afirmar que las palomas no conducían 
misivas por instinto, sino por mera educación y que, después de llevar 
una carta, regresaban con la respuesta al que la había expedido (256). 



se conceptúa escrita en 1385. El ejemplar que hemos tenido á la vista fué impreso en 
Valencia en 148á. 

(253) <Item sint in dicto castro culimiim aperta in loco tuto ab ingeniis et loca ad 
columbos similiter.> «Qualiter autem columhi qui caries deferant mittantur Et qualiter 
agant illi de castro si sal eis defuerit.» {Comentaría Jacobt de Marquilles super vsaticia 
Barchinone, Barcelona, 1505 folio 379, capítulo 152.) 

(254) «ítem sint in dicto Castro culmerie (*) apromptu in loco tuto ab ingeniis et loca 
ad columbos similiter » <Qualiter autem columbi qui cartas defferant mittantur; et 
qualiter agant iUi de Castro si sol eis defuerit.» (Boletín de la Real Academia de la Ilisto- 
ria, Tol. XVI, págs. 348 y 349). 

(*) Códice al margen: «al ias columbaria». 

(S55) «Fué la paloma fiel mensagera cuando después del diluvio Noó la echó del 
arca, que tornó con un ramo verde de olivo en el pico; y en muchas partes las tienen por 
mensageras, que quien quiere que en su casa sepan presto lo que pasa, lleva una paloma 
de las más viejas consigo y les atan una carta so el ala, y la sueltan, y torna á casa, 
como se lee en Marco Antonio Sabelico en el cerco de Antioquía, y en otras muchas his- 
torias porque naturalmente atinan al lugar do son criadas.» (^sf?-íCiíi<ííra ceneralde Ga- 
briel Alonso de Berrera., corregida según el testo original de la primera edición publicada en 
1513 por el mismo autor y adicionada por la Real Sociedad Económica Matritense, Madrid, 
1818 y 1819, vol. III, pág. 481.) 

(256) «De las Palomas de Siria se refiere vna cosa que verdaderamente empeña toda 
admiración, y es, que seruian de correos en tiempo de necessidad dellos, Ueuauan la» 



94 F. CARRERAS Y CANDI 

En 1788, José Mallent no incurrió en tales errores al traducir del 
francés la breve recopilación de las facultades de la paloma mensajera 
(257). El valenciano Cavanilles, en el propio siglo xviii, es el primero 
que relata casos prácticos de estas mensajeras, como el de recorrer una 
de ellas ocho leguas en menps de tres cuartos de hora, refiriéndonos, 
que este sport, en su tiempo, estaba de moda en Valencia (258). 

Kihil novuní sub solé. 



DISPOSICIONES EX FAVOR DE LAS PALOMAS GENERALES AL 

PRINCIPADO 

Consideradas, las palomas, como propiedad particular, se pusieron 
al amparo de la ley, comprendiéndolas el usage vulgarmente denomi- 
nado pau y treva. 

En la paz y tregua, que, en el año 1200 fué firmada por los mag- 



cartsB y traian la refpnesta de adonde las embiauan, esto lo hazian enseñadas, que 
por si bien se ofrece al discurso no lo auian de hazer con su irracional instinto. Le sn- 
cedió á Decio Bruto, que estando en el Cerco de Mutiscon y necessitado de dar vn auif o 
en muy corto tiempo remitió las eartas siruiendole de correo vnaa Palomas que las 
llenaron atadas á los pies según escriue Eabisio Textor Para que se suauice mas caso 
al parecer tan duro de creerse, se hallará en Prerio Valeriano, en Alexander ab Al - 
xandro y en Celio Eodlgino, que vn Rey de Egipto llamado Marios auia criado vna 
Corneja tan dócil y suaue para aprehender quanto le enseñauan, que la hizo correo 
con quien remitía sus cartas, diziendole adonde auia de ir y que iba y boluia con la 
respuesta dellas: dá, á entender Pierio auer sucedido con otra lo mismo y parece que 
insinúa á. la Ciudad de los Cocodrilos, adonde la leuantaron estatua por el caso. Murió 
esta Corneja y le hizieron vn honorífico sepulcro, assistido de vna coluna grande en 
cuya eminencia estaña la estatua de vna Corneja: Cornix in columna sublata erat, fi- 
delem operam in Tabelario muñere prestitam indicabat: huinismodi enim honos, et 
sepnlchri, columna hábitus est olim Cornici a Marie Egyptiorum Rege, quod munus id 
(de correo) diligenter obiuieset, qno volandum, aut vbi sistendum, summa docilítate 
perdocta.» (Govierno í/cneral moral y politico liallado en las a-ces mas generosas y nobles sa- 
cado de 8V8 naturales virlvdes y ¡M-opicdades le escrive el Padre Maestro Fray Andrés Ferrer 
de Valdecebro,—En Uladrid, Por Melchor Aleyre año de 1070 fol. 193.) 

(257) «Se semeja á el palomo turco por el color pardo de la pluma: el pico es negro. 
de mediano tamaño y medio cubierto de una carnosidad formada de tubérculos hari- 
nosos: tiene los ojos cercados de una mestura tuberculosa. Dícese que esta casta era la 
que en otro tiempo servia para enviar las cartas. Se ignora á qué región pertenece. > 
{Encyclopedia metódica.— Historia natural de las ates traducida del francés al castellano por 
D. Joseph Mallent. — vol. II. En Madrid por Don Antonio de Sancha 1788.) 

(258) Así lo leemos en el adicionador de Herrera (obra citada, pag. 473) ^Paloma men- 
sayera ó de la raza (S'abtZíarí'a de Z/.)— Llamada asi porque servia en otro tiempo para 
enviar cartas de una parte á otra. Se parecen á las ladronas; son esquivas, y huyen 
cuando alguno se acerca & ellas, y tienen tanta fuerza en las alas que cuando toma- 
das en la mano se les estiende alguna, al instante la recogen con violencia. En Valen- 
cia por diversión las hacen servir de correos, para lo cual se trasportan al sitio donde 
debe ocurrir alguna novedad y verificada se escribe en nna cinta de papel que se en- 
vuelve en la pierna de la paloma, y so sujeta con seda; suéltase luego el ave, la que le- 
vanta el vuelo, y dando dos ó tres vueltas al sitio donde la soltaron, emprende el c^mi- 
no de BU casa con tal velocidad que, Cavanilles dice, que vio volver alguna de ocho le- 
guas de ocho mil varas cada una, en menos de tres cuartos de hora.> 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 95 

nates de la corte de Pere I y especialmente dirigida contra la malvada 
audacia de ladrones y malhechores, se consignó, en el sexto apartado, 
la prohibición de dañar á los palomares á la par que á los molinos, pa- 
yesías, colmenas y pajares (259). 

La prohibición del último año del siglo xii, no produjo á perpetui- 
dad resultado. Y como la condición humana es siempre la misma, re- 
pitiéronse los robos de palomares, según lo comprueba la disposición 
que dictó Jaime I, en 1279, para proteger á los de las regiones de Ur- 
gell y Lleyda. Al parecer abundaban allí los ladrones de palomas, 
quienes, ora las tomaban de los nidos, ora las capturaban furtiva- 
mente con lazos, redes y demás ingenios. Enterado de ello el monarca 
aragonés, encargó á Guillcm de Torre, hiciese las indagaciones necesa- 
rias y procediera al castigo de los delincuentes (260). 

Las anteriores disposiciones hacen presumir fundadamente, cuan 
vejados estuvieron, en el siglo xiii, los propietarios rurales de Cataluña, 
cuyas vejaciones alcanzarían igualmente á los de Aragón, según es de 
ver de cierta orden real, de 1284, encaminada á proteger las palomas 
de Calatayub y sus aldeas (261). 

En 1279, (262) al publicarse uno de los más interesantes códigos es- 
peciales de Cataluña, el vulgarmente conocido por Costums de Tortosa, 
se consignó de una manera especial la protección á las palomas, esta- 
tuyéndose que nadie las capturara con trampas ó destruyera los palo- 
mares, castigando al contraventor y obligándole á la restitución (263). 

Al siglo XIV pertenece un importante decreto en favor de las palo- 
mas y otras aves de caza. Aludimos á la constitución emanada de las 
Cortes, que, en 1333, reunió en Montblanch Alfonso III el Benigno (264) 
mandando que, en los diez años siguientes, desde la fiesta de Pascua 
hasta ñn de Septiembre, no se pudieran cazar perdices mas que con 
aves de cetrería y prohibiendo la destrucción de sus nidos. Dispúso- 



(259) «Ne los masos de vilans sino que sien en aloas de canallers, ne colomers, ne mo- 
lins, ne casas ó bacbs de abellas ne paUers alga destrnesca o crem o altrament focb a 
noure sota meta ne cuneras trenoh.» (Constitucions de Catalunya, edición de 1658, pági- 
na 555). 

(260) Apéndice, doc. núm. IV. 

(261) <Justicie iuratis ville et aldearnm Calataiub quod quilibet in suo districtn 
faciant preconisari publice et probiberi sub pena LX solidos quod nuUus sit ausus 
capero cclumbos cum laqueo uel retis uel in ciuaderio in aldeia Calataiub uel occi- 
dere eosdem in aliquo palumbario cum ballista. Siquis uero contra predicta ueniret 
soluat penam predictam de qnam nobis mediatas aplicetur et alia medietas domino 
paiumbarii ubi ipsi columbi capti fuerint seu occisi. Datum Calataiub VI Kalendas 
februarii». (Registro 43, fol. 113, arch. Corona de Aragón). 

(262) Según Bienvenido Oliver, fué promulgado en Mayo ó Junio de 1279. {Historia 
del derecho en Cataluña, Mallorca y Valencia. — Código de las costumbres de Tortosa. Ma- 
drid, 1876 ) 

(263) «Colomers negu no trenc, ne abeylars atressi, ne prenguen los coloms ab rets, 
ne ab laces ne ab negun altre giyn», etc. {Libre de les Costums generáis scrites de la insig- 
ne ciutat de Tortosa, (edición de 1539) folio 32 ) 

(261) Apéndice, documento núm. IX. Repetiremos qae en la nomenclatura de nues- 
tros monarcas seguimos siempre la cronología catalana. 



96 F. CARRERAS Y CANDI 

se igualmente, que nadie se atreviese á tomar palomas ajenas áb enees 
cimbell ó plat, ó de cualquier otra manera, si no fuese con pájaro. 
Para llevar á la práctica este acuerdo, encomendóse á todos los que 
ejercían jurisdicción, impusieran en sus lugares ó términos, oportunas 
penas á los contraventores. Bien se hecha de ver, que, la disposición 
obedeció al temor de que se extinguiese la caza, por el abuso que de 
ella se haría, en todas las épocas del año. Fué remedo de otra dictada 
el siglo anterior con fines sinónimos. Jaime I, en 1279, prohibió en to 
dos sus reynos de Cataluña, Aragón y Valencia, la matanza de corde 
ros, para atender á la reproducción del ganado lanar (265). Ya en Fran- 
cia, los sucesores de Clovis, prohibieron en absoluto la caza del urus 
ó buey salvaje, citándose curiosas anécdotas en muestra del rigorismo 
de tal prohibición. En nuestros tiempos las hemos visto repetirse en ab- 
soluto en la India, donde, en 1896, el durhar de Kathiawar, vedó por 
seis años la caza del león, á ñn de evitar su exterminación en aquel 
país (266). 

Diligente anduvo, en 1334, la ciudad de Barcelona, en hacer cum- 
plir en todas sus partes la disposición de la corte de Montblanch, como 
seguramente harían las demás ciudades y señores jurisdiccionales del 
Principado. Más no se crea que fué sólo en la Capital, donde sus auto 
ridades dieron muestra de su celo en pro de les palomares y palomas. 
En poblaciones secundarias de Cataluña vemos hacer lo propio, como 
V. g. en Sant Celoni, al promulgarse, en 1370, las Orclinacions per lo go- 
vern de la vila de Sant Seloni, pues se prohibió cazar palomas con re 
des, trampas ó ballesta en las inmediaciones del palomar (267). Dispo- 
siciones semejantes formaron asimismo parte de los estatutos de poli- 
cía de pequeñas poblaciones francesas (268). 

Volviendo á fijar nuestra atención á lo estatuido en la corte de 
Montblanch, podrá chocar, que, en dicha disposición general, se per- 
mita capturar con ave las palomas ajenas, cuando, al parecer, no de- 
biera tolerarse por ningún procedimiento, esta violación del derecho 



(266) Registro 42, folio 181, Aroli. Corona de Aragón. 

(266) El Diario de Barcelona del 29 Se-ptiemhíe de 1896, dio esta notioii, refiriendo 
que el rey de las selvas, habiendo desaparecido del pala de Bajkot, de los montes de 
Bard& y de otros lugares de la India, donde antes abundaba, se habla reíugiado como 
último baluarte en el bosque de Gir en el Kathiawar. 

(267) <Item que noych baje nuil hom estrayn ne priuat qui preñe ne gos pendre 
ooloms ab fílats dins lo termen de sent saloni sots pena de LX sons. 

>Item que negun no gos auciura ab balesta colom dins'Io tros de la térra on lo coló- 
mer sia adificat sots pena de XX sous. 

>Item que naguna persona no gos agranar coloms qui seus no sien no posar vinassa 
en nagun loch per guisa que hi trasqne ab balesta o hi par, sots pena de XX sous » — 
(Archivo del Gran Priorato de San Juan de Jerusalén en Cataluña.) 

(268) A. 1B09. — Kn el lugar de MoUóges estatuyóse cltem quod nullus audeat venare 

columbas in territorio Pominor et monasteri... veteru.., cum escalis neg... balistis 

sine licentia Dominor sub pena L solid de die et oentum de noote.» {Statuts de pólice du 
lieu de SIoltÉijea, pablioados en la Revue des langues romanea año 1897, p&g. 20.) 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 97 

de propiecLad. Posible sería que se diera á la frase coloms de altrí, el 
significado de ser, los que vagaren libremente sin dueño conocido. 
Y los Concelleres de Barcelona, en 1334, al repetir, en su bando y 
con los mismos términos, la disposición antedicha, dejan de consignar 
un radio de inmunidad alrededor de los palomares, según hicieron en 
sus bandos generales de buen gobierno del 1301 (269). Los que conoz- 
can las costumbres de los siglos xiv y xv, comprenderán el móvil 
que impulsaba á sus legisladores, á establecer una distinción entre 
las personas que se dedicaban á la caza por medio de redes, trampas 
y demás ingenios, y las que cazaban con ave de cetrería. Pero como 
lo que abunda no daña, cxumareraos ciertas palabras que, la Reina 
lugarteniente de Alfonso IV, Doña María de Castilla, refería á este pro- 
pósito, en 1421 (270). Manifestaba, que, los nobles, caballeros y gentil- 
hombres, por su naturaleza y condición debían dedicarse al virtuoso 
ejercicio de las armas, por medio del cual los reinos y tierras de Ara- 
gón son defendidos y puestos en paz y tranquilidad. Y juzgando nece- 
sario este ejercicio, y no hallando recomendable que se entreguen á vi- 
cioso descanso por ser origen de muchos males, debía procurarse que 
los nobles, caballeros, gentilhombres, ciudadanos y burgueses honra- 
dos, se hallen siempre inclinados al ejercicio de la caza, similar al de 
la guerra ó batalla. De ahí que atendiendo á ello les otorgara, la pre- 
rogativa ó permiso de cazar en todo tiempo, con ave y lebreles ó po- 
dencos de muestra. Para lograr que, con la abundancia de caza, entra- 
ran en deseos de dedicarse á ella, se prohibía la capción de las aves 
con calderas, redes, canculls, ballestas y demás artificios mecánicos, 
toda vez que, á tal clase de cazadores, burgueses ó plebeyos, cabía supo- 
ner no les guiaba otro móvil que el de la ganancia ó lucro. 

También en Francia, desde el reinado de Felipe el Hermoso, fué 
prohibido cazar con hurón, á los que no fuesen gentil-hombres. 

Las disposiciones de la corte de Montblanch sirvieron de patrón á 
otras varias en el siglo xv. Vejadas, las palomas de Manresa y de sus 
cercanías, por cazadores que se atrevían á capturarlas con redes y ar- 
tificios, Martín I trató de poner cortapisa á ello, en 7 de Febrero de 
1409, no tolerando tal infracción de las constituciones de Cataluña, é 
imponiendo severas penas á los contraventores, según fué pregonado 
por las plazas de Manresa y Bages (271). 

La obstinación de tales cazadores pudo más que la severidad del 
castigo, si es que este se aplicaba. Las reiteradas instancias de los 
dueños de palomares, motivaron, que, Fernando I de Antequera, en 
1415, dictara una segunda orden, encaminada al propio fin y objeto 



(269) Apéndice doo. núm. XXX, Bandos, letra (s). 

(270) Apéndice, doc. núm. XII. 

(271) Apéudioe, doonmeuto núm. X. 

1903 



98 F. CARRERAS Y CANDI 

que la precedente (272). Después de exponer las fundadas quejas de 
los manresanos, quienes veían despoblarse sus palomares, manifestaba, 
que las palomas estaban colocadas bajo la paz y tregua general de 
Cataluña y conminaba con imponer quinientos florines de multa al que 
las cazara dentro del territorio de la ciudad de Manresa. 

A esta prohibición podemos añadir otra de carácter general, ema- 
nada de Doña María en 1421^ por la cual fué nuevamente vedada en 
todo el Principado, cualquier clase de caza que no fuese la de cetrería. 
Su camarlengo Berenguer de Hostalrich, obtuvo encargo de perseguir 
á los contraventores, ayudándole seguramente en este cometido, de- 
legados en todas las veguerías de Cataluña. En remuneración de su 
trabajo, percibían, Hostalricü ó sus delegados, la tercera parte de las 
multas impuestas (273). 

Más no debe suponerse, que la veda se cumpliera literalmente y 
fuese universal la obediencia á los edictos reales. Si en ellos sólo se au- 
torizaba á cazar en tiempo vedado, con ave de cetrería, los propios So • 
beranos se encargaron de menoscabar el prestigio y autoridad de sus 
disposiciones generales, otorgando concesiones á distintos particulares 
para cazar con lazos, telas, caldera y demás medios prohibidos, ya en 
1333. La mayor parte de estas licencias eran temporales, fijándose el 
plazo de dos, tres ó cinco años. A veces se indicaba en que localidad 
podía cazar el interesado, como v. g. en la licencia de Bartolomé Sir- 
vent, del 1421, en donde se le ñja la diócesis de Gerona (274). En otras 
ocasiones el permiso se concedía tan solo para cazar perdices con los 
medios prohibidos, como v. g. en el antedicho de Sirvent, en el de 
Jaime Tallada y en el de Guillermo Boquet (275) ambos vecinos de 
Cervera y expedidos en 1436^ etc. 

La reina María manifiesta, en alguna de sus licencias de caza, que 
la otorgaba por intercesión de sus familiares y domésticos, según es 
de ver en las de Guillermo Boquet y del barbero Salver (276) vecinos 
de Cervera. A Tallada, decía la Eeina, que se la concedía por sus bue- 
nos servicios. En la obtenida por el doncel Beltrán de Pinell (a) Cane- 
lles, de Cervera, en 9 de Enero de 1425, constaba haberse expedido, á 
fin de que tuviera ocasión de practicarse y ejercitarse en el manejo de 
las armas. 

Por su especialidad es digna de mencionarse la exención que tuvie- 
ron en 1422, los vecinos del lugar de Bisanya, cercano á Camprodón. 
Al permitirles cazar, con ballesta de acero, toda clase de caza, aún la 
de perdices y liebres, en cualquier tiempo y ocasión, se manifesta- 
ba ser tan extraordinario el número de jabalíes, osos, lobos, y demás 



(272) Apóndioe, dooumento núm XI. 

(273) Apéndice, documento núm. XII. 

(274) Kegistro 8,118, fol. 7. Aroh. Corona Aragón. 

(276) Begistro 3,130, fol. 24 y Registro 3,129, fol. 65. Aroh. Corona Aragón. 

(276) Registro 3,130, fol. 63. Aroh. Corona Aragón. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 99 

fieras, en los extensos bosques y enormes montañas que rodean aquel 
valle, y tan fi^randes los daños que á sus vecinos ocasionaban, que 
se hacía necesario, para exterminarlos, usar de las ballestas do 
acero (277). No deberá extrañar, que, para el Pirineo catalán se dicta- 
ran disposiciones extraordinarias á fin de estimular la caza de animales 
dañinos, cuando, en esta misma época (año 1438), en París, fueron ne- 
cesarias múltiples ordenanzas reales, al objeto de lograr la persecu- 
ción de las bandadas de lobos, que osadamente entraban dentro de la 
Capital francesa (278). 

Al lado de estos permisos ó autorizaciones especiales, aparecen 
prohibiciones dictadas á instancia y en favor de particulares quienes las 
solicitaban, ya del Soberano, ya de las autoridades locales. Un ejemplo 
de las primeras está en la orden expedida por el Rey de Aragón, en 29 
de Marzo de 1389^ disponiendo que, las propiedades de Guillermo Qa- 
Garriga anexas á la torre de Bellver, en Sant Iscle de les Fexes, «sint 
perpetuo vetatum siue deffesia aut boalare». Después de vedar la en- 
trada á los rebaños, se prohibía igualmente la de los cazadores, leña- 
dores y pescadores, bajo las penas siguientes: cinco sueldos de multa 
por cada persona infractora que entrara en la propiedad, dos sueldos 
y mealla por cada animal, diez sueldos por cada cazador de palomas 
con redes, lazos ó ballesta y por cada pescador que pescare en las ace- 
quias de los molinos, además de la pérdida de los arreos de caza y pes- 
ca. La mitad de la multa era para ^a-Garriga y la otra mitad para el 
baile (279). 



(277) «Nos Maria, etc. Ad humilem supplioacionem vestri fidelium nostrorum pro- 
boram hominnin Aliorumque degencium in villa de bisanya vicarie Campirotundi 
inqnam tanta poroorum vrsumque ac lapporum et aliamm ferarum siluestraum prop- 
ter vasta nemora saltusque et montes demos dicte vallis a quibusdam temporibus 
oitra confluxit quod nedum faiges Aluearia atque fruotns sed eciam bestiaria vestra 
sepius depasountur in vestris personas id perionlosius est vt eas perdant et deuorent 
sepissime irruentes ad quorum depopulaoionem et fugam solé balliste de acer prefi- 
ciunt atque innant oum licet tense diu mancant dum ipse fere furtiuis passibus inse" 
quntur non debilitantem lobore sed In solibo vigore persistunt ex quibus emisse sagite 
Velooius in earundem ferarum visceribus infiguntur. Tenori presentis concedimus vo- 
bi8 et í'acultatem plenariam elargimur quod de cetero possitis libere et impune ordi- 
nacione prouisioneque seu alia quamuis repugnancia qua bis obütaro volumus quies» 
center portare diotas ballistas de acer per dictis mattandis seu fugandis feris silues- 
tribus, perdicibus leporibus ac alus ceteris venacionibus et alias prout et quando- 
cumque ao quocienscumque de vestre processerit arbitrio volúntate. Mandantes de 
certa sciencia et expresse gerentiuices gubernatoris in Catbalonie vicario et baiulo 
Campirotundi, ceterisque alus officialibus et personis presentibus et futuris ad quos 
spectet et locatenentis eorundem sub obtentu Regie gracie et mercedis acpena Mille 
florenorum auri quatenus licenciam nostram imo Regiam buiusmodi vobis teneant et 
obseruent et contra non faciant aut veniant aliqua rncione Auferentes eis et cuili- 
bet ipsorum huius serie faoienda contrarinm premissorum omnes posse In cuius rei 
testimonium presentem vobis fierijussimus sigillo Eegio munita. Datum barchinone 
XXX die januari Anuo anatiuitate domini MCCCCXXII".— La Eeyna.» (Registro 3119, 
lol. 168. Arch. Corona Aragón.) 

(278) Journal pour tous, vol. V, núm. 247, pág. 620, París 24 Diciembre 1659. 

(279) «Neo ibidem venari seu scindere arbores frnctifferas seu infruotifferas neo 
piscari pisces in.Reguis molendinorum Turris eiusdem neo alia faceré a quibus veta- 



100 F. CARRERAS Y CANDI 

Como muestra de prohibición dictada en favor de particular por 
una autoridad local, citaremos la que impuso, en 1492, el baile de Es- 
pinalbes, multando con diez sueldos al que cazara torcaces en el bos- 
que de Más, de Sant Sadurní de Osormort (280), 

Estas prohibiciones pueden enseñar el poco respecto que, comun- 
mente, se tenía á las leyes generales del Principado, La necesidad de 
que hubiera personas encargadas de la persecución de los cazadores 
que ya hemos visto como se llevó á cabo en 1421, con el nombramiento 
de Berenguer de Hostalrich, vuelve á manifestarse en 1447, con otro 
nombramiento análogo, aún que de carácter más restringido. Nos refe- 
rimos á la orden expedida por la reina Doña María, en favor del doncel 
Bartolomé (^a-Bastida, facultándole para perseguir y castigar, en los 
términos de Caldas de Montbuy y de Plegamans, á los que con auda- 
cia desenfrenada, se esforzaban en romper los edictos, mandamientos 
y penas impuestas por cazar con los medios ilícitos y reprobados, 
de que antes se ha hecho mérito (281). Hay que creer por consiguiente, 
que, tanto en el presente caso, como en el de Hostalrich del 1421 , la 
autoridad de los bailes, venía subordinada á la del delegado para la 
persecución de los cazadores, debiendo cuidar de hacer públicas por 
medio de pregones, las órdenes relativas á la caza, que Hostalrich y 
Bastida, juzgasen necesario expedir para conocimiento del vecindario. 

No cabe duda, de que la autorización obtenida por Bastida en 1447, 
debió abrir la puerta á grandes favoritismos y abusos^ por el permiso 
que la Reina le daba de otorgar licencia y plenos poderes para perdo • 
nar de las penas, á los que en ellas incurriesen, según su arbitrio. De 
la facultad de condonar multas á los contraventores de las leyes de 
caza, usaron los Soberanos en diversas ocasiones. Una de ellas ocurrió 
en Argilés (Roselló) en 1448. El Baile se incautó de las redes de un tal 
Armengau y le multó, por cazar perdices con caldera. Armengau usan- 
do de su influencia en la corte real, obtuvo de Doña María, no sólo el 
perdón de la multa y devolución de las redes, según fué mandado al 
Baile de Argilés, si que también que en adelante pudiese cazar perdi- 



tam deffeeia seu boalare exími coüsnenit. Pro ouias eiquidem yooati seu statnti ob- 
semacionem imponimiiB ac inñigimiis quibnscumque transgressionibus sea oontrafa- 
cientibuB penas inferius declaratas videlicet cuillbet intranti quinqué solidos et pro 
qnalibet animali ibidem inuento dúos solidos et minuto totidem et cuilibet tendenti 
recia seu laqueos aut cum ballista occidenti seu occidere velenti columbos ac piscanti 
pisoes in Beguis molendinorum decem solidos que pene tociens comittantur quociens 
fuerit contrafactum » {Gratiarum IIT, fol. 26, Arch. Bailía Real Patrimonio en Barce- 
lona.) 

(280) tA XXII del mes de febre o any MCCCCLXXXXII en bertran messatge del 
baile a instancia den mas de sant saturni a possat ban de X sons que negun no tir en 
Bon boBch a todons sense licencia sua.» {ífanual 1490 ál498, Aroh. parroquial de Espi- 
nalbes.) 

(Si81) Apéndice, docamento núm. XIII. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 101 

ees por los medios ilícitos y prohibidos, que bien, le pareciere. Más tal 
permiso sólo se le concedía por término de un año (282). 

Pruebas tenemos de que durante todo el siglo xv, se mantuvo en 
vigor la constitución de la corte de Montblanch. Así se manifiesta, no 
sólo por los Concelleres de Barcelona en cierta carta sobre contraven- 
ción de las leyes do caza, fechada en 9 de Octubre de 1459 (283), si 
que también en un interesante pregón, que^ el rey de Navarra D. Juan, 
lugarteniente en Cataluña de su hermano Alfonso IV, hizo publicar 
poco antes, en 3 de Junio de 1456 (284). En este último bando, el en- 
tonces Infante de Aragón, anunciaba que, á instancia de la Corte ge- 
neral del Principado de Cataluña y de consentimiento de aquella, fue- 
ron estatuidas las constituciones siguientes: ratificar y aprobar lo que 
establecía la corte de Montblanch en su capítulo que empieza ítem 
quod intra decem anuos, en todo cuanto preceptúa, referente á las 
perdices y palomas, fijando una veda algo mayor para la caza que 
no fuese de cetrería, á saber, desde las Carnestolendas, hasta fin de 
Septiembre. Además prohibióse en absoluto, para todas las épocas del 
año, la caza con reclamo, multando con cien sueldos á los que infrin- 
gieran la disposición. A los palomares se les señaló, una área de in- 
munidad de sesenta pasos á su alrededor, dentro la cual nadie podía 
tirar con ballesta á las palomas. 

Estas disposiciones pasaron á formar parte de las Constituciones ge- 
nerales de Cataluña y fueron ley en el Principado durante la Edad 
Moderna. 

En el reinado de Carlos III, y año de 1784, se promulgó una prag- 
mática sanción, especialmente dirigida á evitar los perjuicios de las 
palomas en los campos (285). 



(282) <La Keyna. — Batle: A supplioacio de algans familiara nostres vos dehim 6 
manam que tornets lo filat an Anthoni armengau que li hauets penyorat perpo oom 
cassaua perdius ab Caldero. E de aquiauant per cassar les dites perdius ab Caldero, o 
en altra qualseuol manera de aquest Nadal qui ve en vn Any no li fassats empaix o 
questio alguna. Car per tot lo dít temps li hauem dada licencia de cassar les dites per- 
dius la qual volem li sia observada sensincorriment de alguna pena axi per lo passat 
com per lo sdeuenidor durant lo dit temps. Datum en Perpinya a XXI de Noembre del 
Any Mil CCCC quaranta vuyt.— La Keyna. Al feel nostre lo fiatle de la vila de Argi- 
leB.> (Registro 3,272, fol. 80, Arch. Corona de Aragón.) 

(283) La Paloma mensajera, Barcelona, año IV, 1*594, núms. 42 y 43. 

(284) Apéndice, documento núm. XV. 

(285) ^Pragmática sanción en fueraa de ley Por la qual se eetablezen reglas oportunas 
para evitar los daflos que causan las Palomas en los sembrados y mieses en las dos estaciones 
de sementera y Agosto, y los perjuicios que de ello se siguen á los Labradores en la conformi- 
dad que se expresa. A!lo^l784. En Madrid, En la Imprenta de D. Pedro Marín. 

1.— «D. Carlos por la gracia de Dios Rey de Castilla de León de Aragón de las Dos Si- 
cilias, etc. 

«Mando á los Dueños de Palomares sean obligados á cerrarlos y poner redes en 
los dos Messes de Octubre y Noviembre y en los tres de Junio, Julio y Agosto sin que los 
Justicias puedan ampliar ó reducir este termino: pues en caso de convenir alguna al- 
teración en qualquier Providencia se me deberá consultar. 

2,— «Hallándose las Palomas en dichas dos temporadas fuera de los Palomares, se les 



102 F.. CARRERAS Y CANDI 

En época contemporánea, el reglamento publicado en 1834 para 
la ejecución del R. D. de 1833 sobre caza y pesca, trata, en uno de sus 
títulos, de la caza de palomas y protección á los palomares (286). No 
queremos proseguir más adelante nuestra investigación en la actual 
legislación espaiíola. 



podrá tirar á, qnalqniera distancia por los Vecinos y forasteros bien sean Labradores 
ó no lo seau, en los sembrados y heras ó en otros cualesquiera sitios parajes sin incu- 
rrir en pena alguna; con tal de que siendo dentro de la distancia del tiro no se pueda 
bazar sino & espalda vuelta á los Palomares. 

3.— «Los dueños de los Palomares ademas de perder las Palomas han de pagar el da- 
ño á justa tasación y medio real vellón de multa por cada una con agravación de las 
penas encases de reincidencia hasta la perdida de los Palomares y demás al arbitrio 
de mi consejo. 

4.— «Por lo muy útil que es al común la orla aumento y conservación de las Palo mas 
y el copioso fruto de palomino y pichones que producen, Ordeno que lo dispuesto en la 
expresada Ley del Señor Don Henrrique quarto renovada por el Señor Don Carlos pri- 
mero subsista y quede en su fuerza y vigor para los demás Messes y temporadas del año 
y que en su consecuencia no se pueda tirar en ellos á, las Palomas á las inmediaciones 
de los Palomares ni á la distancia de la legua que previene de sus alrededores. 

5— «Vltimamente quiero y declaro que publicada esta mi Real Pragmática queden 
abolidas y derogadas la^ demás leyes providencias y Keales Ordenes que se hayan co- 
municado en el assumpto en quanto so opongan á esta mi disposición general é igual- 
mente las ordenanzas particulares de los Pueblos que de esto traten pues imbiolable- 
mente desde el día de su publicación; bien entendido que la mas leve tolerancia y omi • 
sion de las Justicias en este asumpto ha de ser cargo de residencia y como á tal so 
ha de juzgar. 

«Y para (jue todo tenga su puntual y cumplido efecto he acordado expedir esta mi 
carta y Pragmática Sanción en fuerza de Ley como si fuese hecha y promulgada en 
Cortes. Por lo qual Ordeno y mando á todos los Juezes Justizias de estos mia Eeynoá 
y k los estantes y habitantes en ellos de qualquiera estado preheminenoia y condición 
que sean, vean lo dispuesto en ella y lo guarden cumplan y executen según como se es- 
tableze y lo hagan guardar, cumplir y executar, etc. 

«Dada en San Ildefonso á diez y seis de Septiembre de mil setecientos ochenta y 
quatro. Yo el Hey. 

«Publicada en la villa de Madrid á primero de Octubre de mil Setecientos ochenta 
y quatro.» 

(286/ «TÍTULO III.— Z>e la caza de palomas— 19— liSis palomas campesinas están com- 
prendidas en las demás aves que pueden cazarse con sujeción á las reglas prescritas. 

«20 Ko podrá tirarse á las palomas domésticas agenas sino á la distancia de mil 
varas de sus palomares. Los infractores pagarán al dueño el valor de la caza y además 
pagarán á la justicia 20 rs. por la primera vez, 30 por la segunda, y 40 por la tercera, 
siendo la mitad de esta multa para el dueño, y la otra mitad para el fondo que se dirá 
en el titulo 4.°. 

«21 Los dueños de palomares tendrán obligación de tenerlos cerrados durante los 
meses de octubre y noviembre, para evitar el daño que pueden ocasionar las palomas 
en la sementera. Los infractores además del daño, si lo hubiere, pagarán 100 rs. de muJ 
ta por la primera vez, 150 por la segunda, y 200 por la tercera. 

«22 La misma obligación y bajo las mismas penas tendrán los dueños de palomaret> 
durante la recolección de las mieses desde 15 de janio hasta 15 de agosto. 

«23 8i por razón de los lijados anteriormente para el cerramiento de los palomares 
en las dos épocas expresadas, ó en algana de ellas, podrá hacerlo la justicia del pue- 
blo, siempre que el plazo respectivo no exceda de dos meses, avisándolo con anticipa- 
ción para gobierno de los dueños de palomares. 

«24 Durante las dos épocas expresadas de recolección y de sementera, será libre ti- 
rar á las palomas domésticas á cualquier distancia fuera del pueblo, aunque sea de las 
mil varas señaladas arriba, siempre que en este último caso se tire con las espaldas 
▼ aeltas al palomar.» (Boletín oficial de Barcelona del 23 mayo de 1834). 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 103 

ÓRDENES LOCALES SOBRE CAZA DE PALOMAS 

Los perjuicios á que estuvieron sujetos los dueños de palomares en 
la Edad Media, aparecen latentes de lo que hemos dicho al exponer las 
Disposiciones en favor de las palomas generales al Principado. Sus 
causas fueron, no sólo la abundancia de ladrones y gente de mal vivir, 
sí que también las luchas á que se entregaban los señores de castillos 
entre sí, luchas ó bandosidades autorizadas por las leyes civiles y que 
traían aparejadas el saqueo de las propiedades rurales. Además las 
venganzas particulares;, tuvieron igualmente su parte correlativa en 
tales perjuicios ó vejaciones y por tanto no es raro hallar á personas 
de cierta categoría social, como v. g. el notario de Vilagrassa Tomás 
]\Iarrades en el siglo xiv, (287), entregarse á robos de palomas y des- 
trucción de palomares, como pudiera hacer el más vulgar de los la- 
drones. 

De consiguiente, las autoridades locales debían secundar la gestión 
general en pro de las palomas y atender además á lo que fuere modo 
de ser especial del término, ciudad ó jurisdicción, cuyo gobierno tu- 
vieren bajo su cargo ó potestad. 

Figuran en primer lugar los Concelleres de Barcelona, siempre 
atentos á todo cuanto redundaba en mejor provecho de sus adminis- 
trados. Siendo, los documentos más antiguos que se conservan en el 
archivo municipal de esta Ciudad, del año 1300, en el de 1301 ya se 
hallan dos curiosos edictos encaminados á proteger las palomas de 
cualquier demasía. Prohibíase preparar trampas para capturarlas den- 
tro del territorio de Barcelona y se multaba con sesenta sueldos su 
contravención (288). Después de no permitir de ningún modo la venta 
de palomas adultas, sin duda para favorecer su reproducción, fué es- 
tablecido «que, ningún cazador ó ballestero, se atreva á tomar ni á ti- 
rar á las palomas alrededor de palomar, dentro el área de un tiro de 
ballesta,» imponiéndosele del contrario, cinco sueldos de multa. Las 
palabras del edicto que nuil cassador ne hallester y las siguientes de 
no gos pendre ne trer, pueden aludir á los dos medios de caza entonces 
en boga, la de cetrería y la de ballesta (289). 

A las disposiciones del 1301, sigue en orden cronológico, otra del 
1327, que es solamente reguladora del precio á que debían venderse 
las palomas en el mercado barcelonés (290). 

Cuando, en 1338, las cortes catalanas reunidas en Montblanch tra- 



(287) A. 1354. «ítem senyor lo dit Thomas eatant a vma grassa I nit trencha e roba 
II colomers den gras e daquen traxch aytants coloms oom hi hauia> (Registro 159J, 
fol. 174, aroh. Corona de Aragón). 

(288) Apéndice, doo. núm. XXX, bandos, letra (e). 

(289) Apéndice, doc. núm. XXX bandos, letras (D y (g). 

(290) Apéndice, documento núm. VIIÍ. 



104 F. CARRERAS Y CANDI 

taron de favorecer la reproducción y cría de las ovejas, perdices y pa- 
lomas, en Barcelona fué pregonado un bando comprensivo de cuanto 
aquellas preceptuaron (291). Dispúsose que dentro los diez años si- 
guientes, no se mataran corderos, ni ovejas, que no tuviesen más de 
cuatro años, prohibiéndose cazar perdices, de Pascua á San Miguel 
Arcángel, exceptuándose con ave de cetrería. Fueron impuestos qui- 
nientos sueldos de multa, ó en su lugar la pérdida de la mano dere- 
cha, al que capturara palomas ab engés, cemhell, filats ó en altra mane- 
ra, sino ab aucells. 

A los siete años de- publicada la anterior disposición, ó sea en 1341, 
los Concelleres vuelven á estatuirlo., si bien con mayor indulgencia en 
el castigo, imponiendo solamente sesenta sueldos de multa. 

Poco antes de expirar el plazo de diez años fijado en las cortes de 
Montblanch, ó sea en 1343, se repite, en Barcelona, el edicto anterior. 

En 1357, prohibieron los Concelleres, poner trampas á las palomas, 
bajo pena de mutilación de una mano (292). La poco halagüeña pers- 
pectiva de quedarse manco de una manera nada honrosa, no logró de- 
sistieran de su propósito, los aficionados á parar trampas. De lo contra- 
rio no hubiere precisado que, tan sólo cuatro años después, ó sea el 
sábado 18 de Septiembre de 1361, los Concelleres se vieran en la nece- 
sidad de dictar otra disposición encaminada á extinguir la caza de pa- 
lomas con trampa. ¿Será mal inveterado en nuestra tierra dictar leyes 
para no llevarlas á ejecución? Si tantos puños se cercenaran por esta 
causa, ¿en tan poco los hubieran estimado los barceloneses, que no es- 
carmentasen de su obstinada afición á las palomas? 

Otro edicto de 1361, fué igualmente dirigido contra el que captura- 
se palomas con trampas, imponiendo quinientos sueldos de castigo, ó 
la perdida de una mano (293). Correspondían de dicha multa, dos ter- 
ceras partes al Veguer y una al acusador. Atendido el reparto de esta 
pena pecuniaria, parece hubiere algún interés en imponerla y que, por 
tanto, se corregirían los aficionados á la caza fui'tiva de palomas. Pero 
ni por esas. Nuevos bandos aparecen en Enero de 1363 y Agosto de 
1367, ambos calcados en el patrón del que fué dictado en 1357, esto 
es, conminando al infractor, con la referida pena de perder un puño 
irremisiblemente. 



(291) Apéndice, documento núm, IX. 

(292) A 1357 (20 Diciembre) «Ytem ordenaren los dits Consellers e prohomens que 
nuguna persona de qaalque stament o oondicio sie no gos parar a colóme dina lo terri* 
torL de Barchinona. E qui contra fará perdrá lo puny sena tota mercó. > (Colección de 
bandos del arch. municipal de Barcelona) 

(293) A. 1361 (18 de Septiembre) «Ara lioiats per manament del Vaguer. Ordenaren 
los Oonaallors els prohomens de la Ciutat que naguna persona de qualque stament o 
condicie sia no gos parar á. coloms dins lo territori é termens de la Ciutat. E qui contra 
fará pagará, per ban D solidea ó perdrá lo puny. Del qual ban de D solidos damunt dit 
haurá les dues parts lo vaguer ó la terpa lo acusador» (Colección de bandos del archivo 
municipal de Barcelona). 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 105 

En el siglo xv tuvieron cuidado, los Concelleres, de mantener en 
vigor la constitución de Montblanch. Así aparece de la condonación de 
la multa en que incurrieron Julia Ferrer y sus hijos, en 1459, y que 
le impusiera el Baile do Tarrasa, por dedicarse á cazar con filat é 
caldero. Es otra de tantas muestras del poco espíritu de imparcialidad 
que informaba mtichos de los actos de aquel siglo, la carta escrita por 
el conceller Torrent al antedicho Baile, manifestando obedecer tal per- 
dón «á la amistad y buena voluntad que dichos Padre é Hijos tienen 
con algunos de nosotros» (294), queriendo que, por esta causa se pro- 
ceda con ellos de distinto modo que con la mayoría de las personas. 

Aquí es del caso hacer notar, que, en los siglos xiv y xv, las dispo- 
siciones emanadas de los Concelleres de Barcelona, no sólo tuvieron 
carácter local, esto es, que su sanción legal comprendía todo el territo- 
rio de dicha Ciudad, sino que también se extendieron á las jurisdiccio- 
nes de la misma y A todos aquellos pueblos de Cataluña, que, por vir- 
tud de privilegio especial, habían logrado ser declarados calles de 
Barcelona, como v. g. Cardedeu, Marata, Corro, Moya, Vallvidrera, 
Mollet, Parets, Gallechs, Sant Pedor, Mataró, Ribas, Vilanova, Geltrú, 
Vilasar, Argentona, Granollers, Cambrils, Montbrió, los Tegells, la 
Plana, Igualada, Cabrera del Maresma, Premia, Dos-Rius, Cañamars, 
Tona, Palamors, Vilamajor, Cruilles, etc. 

Habiendo visto de que manera se legislaba en Barcelona respecto á 
las palomas de palomar, debemos estudiar como en las poblaciones ru- 
rales se atendía á proteger la caza de torcaces y en especial al derecho 
de los particulares á la propiedad de las que se posaban ó anidaban en 
sus pertenencias. Para ello examinaremos algunos documentos proce- 
dentes de las Guillerías, una de las regiones más abundantes en torca- 
ces, por la especial extructura de sus abruptas montañas y desfilade- 
ros, extensos bosques y abundantes arroyos. 

Muchos son los datos donde se manifiesta que la caza de torcaces 
constituía una costumbre muy generalizada en las Guillerías (295), se- 



(:i94) De esta onriosa carta, que dimos á conocer por entero en 1891 (La Paloma meti- 
«ajerrt, Barcelona, año IV, núm. 42 y 43) reproducimos el siguiente párrafo: «La qual 
pena axi per quant hi son cayguts ignorantment quant per la amistat e bona voluntat 
que los dits pare e ñll han ab alguns de nosaltres aquella ab lo present li remetem com 
volem que sobra a90 sia dat ais dessus dita altre comport que no ais altres» (Letres clo^- 
aes 1458-1460 Aroh. Municipal de Barcelona). 

(295) A. 1460 (23 de Septiembre) «En P. carau de parroquia de campas enterrogat e 
jnrat que sap ni que ayt dir en la questio den matero e den serat diu esser que oyt dir 
en P, frayson matero en aquel temps quel tira a totons (todons) e quel dit frayson la- 
via remes al roure del cap de la artiga cromada, que tiras, lo cal día(deya) que era 8eu>. 

El testigo P. Vilarman djjoi «esser ve vna vegada el hira ab son fñll i tirana a totons al 
roure dejusts la pianola dins lartiga...» {Manual 1400-147 7, archivo parroquial de Espi- 
nalbes). 

A. 1508 (28 de Septiembre). En los litigios que sostenían los propietarios rurales Sola- 
nells de Espinalbes y Brevenchs de Osormort, acerca los límites desús respectivas 
propiedades, uno de los testimonios citados, aduce como prueba, el que Solanells vién- 



106 F. CARRERAS Y CANDI 

gún expusimos al reseñar la que se efectuaba con las palomeras. Por 
consiguiente es natural que se tuviera cuidado en regularla y limitarla. 

Tanto abundaba allí la caza, que, en vez de establecerse el censo de 
un par de gallinas ó de pollos, hállase estatuido, en Viladrau, durante 
el siglo XIII y en Sant Ililari (^a-calm durante el xiv (296), el de un par 
de perdices anuales. Asimismo vemos concertarse la prestación de un 
par de torcaces como derecho de entrada, en cierto establecimiento de 
tierras en Sant Hilari. Ramón de Gurb, señor del castillo de Solterra y 
de la casa de la Rovira, al establecer, á Francisco de Mansulí, en 13 
de Febrero de 1373, el más Rovira, que estaba derruido y abandona- 
do, manifiesta recibir, como derecho de entrada, dos pares de torcaces, 
de cuya entrega se declara satisfecho y pagado, renunciando á toda 
excepción (297). 

Viladrau, importante población de las Guillerías situada en la falda 
del Montseny, formó parte, en la Edad Media, del término jurisdiccio- 
nal asignado al castillo de Taradell, siendo regida por un baile nom 
brado por el Señor de este Castillo. En el año 1395, el Baile de Vila- 
drau dirigió un pregón á sus administrados, prohibiendo cazar con te 
las en las pertenencias de las casas Segalars y Mirambell, bajo multa 
de veinte sueldos. Esta disposición, que quizás se hizo con asentimien- 
to del Señor del término del castillo, venía á reconocer el derecho que 
á un particular asiste, de vedar los terrenos de su propiedad. Celosos 
estuvieron de sus torcaces, los dueños de la masía Segalars, quienes, 
en 7 de Noviembre de 1543, obtuvieron, del baile de Viladrau, otro 
pregón vedando sus bosques, esto es, prohibiendo en ellos, casar ni 
tirar a todons ni ninguna lei de casa. 

En 27 de Noviembre de 1407, la misma autoridad local vedó, en 
Viladrau, tirar en acecho á las torcaces, así de noche como de día, no 
tolerando se construyera barraca para cazarlas, bajo multa de veinte 
sueldos (tirar a goclia (298) da todons da nits ne da dies ney gos fer 



dolé cazar palomas torcaces en un roble situado en el terreno que él mismo reclamaba 
lo había nombrado por ronra den Brei^cnche, 

«ítem fon cltat nestena vilamala e jura e que segOns den e la sua consiencia que las 
termas deaalan (sic): interrogat el testimoni si may hi tira dix que moltas vegadas hi 
ania tirat a un roura qui es dintra la pesa de térra que dit solanels demana e vya dit 
que era dea breuencbs e que vn dia en solanels prom 11 dix que mes todons agüera 
morts al roura den breuencbs lo qual roura es en certa tera que dit solanels demana; 
enterrogat el testimoni si hi sab res pus diu que no.» {Manual de 1501 á 1508, archivo 
parroquial de Espinalbes). 

(296) A. 1377 (21 de Junio) Manual 13G4 vtqve 1379, arch. parroquial de S. Hilari Qa- 
calm. 

(21)7) «Per intrata huiuBmodi laudacionem et stabilimentum a nobis habuisse et 
reoepisse confíteor dúo jiaria todonarum super quibus Renuncio omni excepcioni dicto- 
rum dúo paria todonorum non habitorum receptorum etdoli et lili legi que deceptis 
Bubuenit et omni ali jari contra bec repugnante penitus renuncio.» {.Vanual del 13(',1 
ataque Í370 del arch. parroquial do Sant Hilari Qa-calm). 

(29^) La palabra gocha está escrita, dando & la í7 el sonido de j catalana y á la ¿^ el 
de k, según pr&ctioa popular de dicha ortografía en el siglo xv. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 107 

barraque). La pena pecuniaria impuesta á los infractores de las leyes 
de caza en favor de las palomas, fué menor, en Viladrau, que la im- 
puesta á los propios infractores, cuando á perdices se refirieron. Así 
encontramos, en 1422 (25 de Octubre), imponerse la de sesenta sueldos, 
además de la pérdida de las redes, ó amputación de la mano, al que se 
atreviera á pendre perdius ni fer paraments. 

Dióse, en 11 de Noviembre de 1431, otra disposición encaminada á 
proteger de los cazadores^ la propiedad Pujolar de Viladrau, en cuyos 
bebederos se conoce tenían afición á preparar trampas y redes para 
las torcaces, conminando con diez sueldos de multa á los que tal hicie- 
ren: (eii totas las hagudas deis todons qui sien dins las possessions del 
mas pujolar, que nul hom noy gos parar). 

El propio Baile de Viladrau, en 19 de Enero de 1435, pregonó que 
las personas forasteras no se atreviesen k j^alomar, ni á tirar con ba- 
llesta á las torcaces, bajo pena de diez libras (naguna persona estran- 
yera no gos palomar ni tirar ab balesta ais tudons ni naguna persona 
de la parroquia no gos donar licensia a naguna persona stranyera de 
tirar ais dits todons sots la dita pena de X Iliures). Bien se manifiesta 
que el edicto local.iba encaminado á favorecer á los cazadores del tér- 
mino y á poner coto á las demasías de algunos forasteros, á los que no 
se les permitió, ni cazar con ballestas, ni por medio de las redes ó pa- 
lomeras. 

Aquí será del caso mentar un hecho acaecido en la región Ausonesa 
en 1450. Ciertos dueños de palomares elevaron sus quejas á la supre- 
ma autoridad Soberana, clamándose de haber sido violada la constitu- 
ción 2MU y treva, por algunos quienes les capturaban sus palomas cum 
retibus sive filats aliisque exquisitis modis. Esto obligó á la Reina Lu- 
garteniente, á dirigirse al Veguer de Vich y Ausona, en 1 de Septiem- 
bre de 1450, ordenándole multara con cien sueldos, á los que tomasen 
palomas ajenas (299). 

Coincidió casi con esta orden, otra local del Baile de Viladrau, del 
10 de Junio de 1453. Con la mira de reglamentar la caza por medio de 
redes, deque se lamentaba Doña María tres años antes, dispuso, que, 
todo el que deseara cazar de este modo, lo hiciese con licencia suya y 
por tanto nadie se atreviese aparar ais paranys sens sa licensia. 

Los textos originales de las transcritas disposiciones, mencionan 
las palabras parar, paranys y fer paraments, que hacen referencia á 
la caza de palomas con redes ó trampas, cuyas palabras son evidente- 
jnente derivadas del verbo latino parare, preparar^ disponer. No debe 
ser confundida con las anteriores, otra palabra catalana que guarda 
con ellas notoria semejanza, la de parada y que sin duda trae su ori- 
gen en el propio verbo latino. En la Sagarra llaman parada, al bancal 
ó porción de tierra de cultivo de cereales, escalonado y encajonado en- 



(299) Apéndice, documento núm XIV. 



108 F. CARRERAS Y CANDI 

tre dos vertientes. Aún cuando se usa en la actualidad, tiene un ori- 
gen anterior al siglo xvi (300). 

Disposiciones análogas á las estatuidas por la autoridad municipal 
de Viladrau, existen en otras poblaciones de Cataluña. Sabemos v. g. 
de Igualada, que, en el siglo xv figuró entre las facultades del mosta- 
9af , la de prohibir cazar ó poner trampas en las inmediaciones de los 
palomares, estableciendo esta veda en términos muy generales, é im- 
poniendo diez sueldos de multa A los que no la guardaran (301). 



LAS PALOMAS EN EL MERCADO Y EN LA COCINA 

Dentro de la organización municipal de Barcelona en los dos últi- 
mos siglos de la Edad Media, quedó atendida la venta de toda clase 
de víveres, merced á los oficios de almotacén ó mostacaf j de adminis- 
trador de las plazas. Figuraba entre las obligaciones del primero, 
cuidar de la tasa á que se vendían los víveres y de confiscar los que 
fuesen averiados. El administrador de los mercados, cargo subalter- 
no, además de atender á su buen orden interior, había de inspeccio- 
nar las mediciones de vinos, granos, etc. Ambos cargos, creados en el 
siglo XIV, debían considerarse como delegación de parte de las atribu- 
ciones de los Concelleres y del Consejo. De modo que los bandos sobre 
tasa y demás disposiciones de las plazas-mercados, que, en la primera 
mitad del siglo xiv, se promulgaban á nombre de los concelleres y 
consejo, más adelante, son debidos á la sola iniciativa de los que ejer- 
cían sus funciones delegadas. 

Los mercados de Barcelona, en el siglo xiv, cambiaban de aspecto 
según las horas del día: por las mañanas servían para expender los 
víveres y demás pertinente á la alimentación de sus ciudadanos, des- 
apareciendo antes del mediodía, toda señal de ello. Cada mercan- 
cía tenía indicado lugar propio en la Ciudad. Las palomas y demás 
género de caza, en el año 1832, se expendían en la plassa deis cunills 
[B (o)] (302). En los siguientes años se extendería su venta á todas par- 



(300) Siglo XV (sin fecha): «vnes parades ab vna sort en la ribera: a reoh la sorfc, les 
parados assequa.» 

A. 1688: «in dicto termino de Vallfogona in partida vocata les parades del torrent do 
1» amella.» 

A. 1616.: €vna vinyeta feixa y parades ab sa tingada y afrontacions la qual tinah en 
lo torme de vallfogona a la partida del penjat.» (Manuales del archivo parroquial de 
Vallfogona de Eiucorb.) 

(301) €Que prop oolomar no sia tirat ne parat— ítem que neguna persona no gos pa- 
rar, ne tirar a coloms un tret de ballesta, ne ab are de rotllo, sots ban de X bous per 
quis cuna vegada» (Jochs Fiorals 1895.— Costinns del segle xvpor Jaume Serra ó Iglesias.) 

(302) Lds bandos y demás disposiciones municipales citadas en esta sección los he- 
mos agrupado todos en el número XXX del apéndice de documentos. Para su compro- 
bación, pondremos en este texto una B seguida de la letra ó cifra que hemos asignado 
& sus distintos apartados, á. fin de poder compulsarse con mayor y facilidad. 



t 

PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 109 

tes, por cuanto, en 1361, fué solamente permitido venderla en las pla- 
zas Nova, del Born y del Oli, imponiéndose veinte sueldos de multa á 
los que lo hicieran en otros lugares distintos de los indicados. [B (13)]. 
En 1377, se autorizó tan solo para tener caza, en las tiendas ó mesas 
de los revendedores [B (20)], á no ser en la plaza Nova, desde la torre 
del palacio episcopal, en la actualidad aún subsistente, al ángulo de 
la calle deis Banys Nous, hoy llamada de la Paja, prohibiendo á los 
revendedores de la plaza del Oli, que vendieran en otro lugar fuera 
de su casa [B (23)]. Sin embargo, en 1383, se dispuso, que, en tiempo 
de lluvia, pudiera venderse volatería y caza junto al Jiostal de 
Na Lorenca, y cobijarse los* vendedores, bajo el alero do su tejado 
[B (29)]. Tres años después, en 1386, al ser cambiado, en la plaza No- 
va, el sitio destinado á la venta de la caza, se prohibió desprumarla 
allí mismo [B (30)]. En el último decenio del siglo xiv, los payeses y 
gente forastera que aportaban á Barcelona volatería y caza, no se 
limitaban á situarse en las plazas antes indicadas, sino que también 
llevaban dichas mercancías á la plaza del Oli, donde tenían sus 
tiendas los revendedores. Como esto traía desconcierto, fraude y per- 
juicio á los barceloneses, en 1393, fué prohibido el posarse en dicha 
plaza del Oli [B (34)]. 

Al comenza-r el siglo xiv, los revendedores tenían muy regulado 
su comercio, para evitar, que, con los acaparamientos de volatería, el 
consumidor, experimentara demasiados perjuicios. De ahí que estu- 
viese prohibido adquirirla para la reventa, antes de oírse el tañido 
matutino de la campana dé la Seo. Tampoco podían, los revendedo- 
res, salir á comprar la caza, fuera de la Ciudad y dentro los términos 
de su territorio [B QI) (m) y (?i)], debiendo proveer de ella en las pla- 
zas públicas. Atenuóse el rigorismo de estas disposiciones en 1332, per- 
mitiendo á dichos revendedores, que, la caza que les fuese consignada, 
procedente de Manresa, Vich, ú otros lugares donde la comprasen por 
su cuenta, pudiesen llevarla de las posadas á sus establecimientos, si 
bien exigiéndoles juramento de ser cierto que les fué expedida direc- 
tamente de dichas ciudades [B (o)]. Más adelante, en 1349, se les per- 
mitió, entrar volatería adquirida en mercados y ferias de fuera Bar- 
celona [B (2)]. Una disposición del 1368 tendía al propio fin, ya que, 
para coartar la labor de los revendedores, mandóse, á los introduc- 
tores de caza, que la llevasen de un modo ostensible, encima de la 
persona ó bestia en que se entrara en Barcelona [B (14) (15) y (16)]. 

En cuanto á la tasa á que debía expenderse la caza en los mercados 
de la Ciudad, fué ya fijada en 1301, pudiendo considerarse de ori- 
gen anterior. Los revendedores debían tenerla exhibida al público, 
sin que por ningún concepto pudieran excusarse de venderla á quien 
ofreciese por ella el precio establecido. Es digna de mencionarse en 
este año, la prohibición de vender palomas caseras bajo multa de 
veinte sueldos á excepción de los pichones (no gos comprar ne vendré 



lio F. CARRERAS Y CANDI 

cóloms de colomer sino novells), como también lo es, la prohibición de 
vender pajaritos vivos. Empero esta última fué levantada en 1312, 
fijándose el precio de una mealla por cada dos gorriones, ó dos pinzo- 
nes^ ó cinco verderillos, ó sea, lo que diariamente solía darse á un 
gavilán para comer. Justificado resulta dicho acuerdo en una época 
en que tan indispensable se hacía comprar pajaritos para alimenta- 
ción de las aves de caza [B ib) (c) {f) Qi) (1) y (?!)]. Más á pesar de todo, 
este permiso duró poco tiempo, y en 1324 volvió á prohibirse la 
venta de pajaritos, aún cuando fuesen vivos. 

La venta de volatería y caza, trajo un pequeño antagonismo entre 
las autoridades municipales de Barcelona y Manresa, en los albores 
del siglo XIV. En Manresa dióse un pregón áfin de impedir se exportaran 
á Barcelona conejos, perdices y cualquier género de caza. Los Conce- 
lleres de esta Ciudad, manifestaron su extrañeza al baile y prohom- 
bres de Manresa, exponiéndoles que jamás ellos prohibieron exportar 
lo que hubiesen menester, esperando en consecuencia, ver revocado 
el pregón (11 kal. Enero de 1302). Resolveríase el conflicto pronta y 
satisfactoriamente para los barceloneses, pues aparte de no hallarlo 
ya mencionado en lo sucesivo, un bando del año 1332, alude á la. caza 
que llegaba de Manresa (303) [B (o)]. 

El esmero de los administradores de la ciudad de Barcelona para 
evitar el acaparamiento de la caza, no daba los mejores resultados. - 
En 1378 se quejan los Concelleres al Mosta(?af, de que puestos de 
acuerdo acaparadores y payeses, la caza y pollería, entraba compro- 
metida á polleros y á revendedores. Todos los convenios y compromi- 
sos pendientes, fueron entonces anulados por el Mostapaf, conminan- 
do con imponer cien sueldos de multa al ciudadano y cincuenta al 
forastero, que se conviniere de nuevo. Y si reincidiese por dos ó tres 
veces, se le prive de su comercio; y sí á pesar de ello reincidiere toda- 
vía, se le aplique la pena de azotes. De otro lado se obligó al forastero 
introductor de volatería, á dirigirse directamente á la plaza Nova, 
donde debía ser vendida, sin que pudiera entrar en casa ni hospede- 
ría alguna, bajo multa de cien sueldos, multa que se aplicaba igual- 
mente al posadero receptor de esta pollería. Finalmente, prohibióse al 
revendedor el envió de mensajeros fuera de los términos de Barcelo- 
na, para la adquisición de caza, á no ser que él mismo fuese perso- 
nalmente á comprarla [B (24) (25) (26) (27) y (28)]. Modificóse es- 
ta última prohibición en 1387 en el sentido de que, si enviaba mensa 
joros, debía vender públicamente la caza en el sitio designado, á cuan- 
tos la desearan para su consumo [B (31)]. 

Algunos revendedores tuvieron además posada: á éstos se les con- 
minó, á fines del siglo xiv, con imponerles veinte sueldos de multa, 
además de la pérdida de la volatería que correría de su cuenta, si ad- 



(308) Apéndioe, documento núm. V. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALU5}A EN LA EDAD MEDIA 111 

mitían, en calidad de huésped, á algún forastero llevando caza para el 
mercado [B (35)]. 

Mitigóse este rigor, en 1394 y 1397, al permitir el tránsito y paso 
por la plaza del Oli, á los payeses y forasteros con caza. Como ya 
sabemos, que había en dicho sitio, distintas posadas y revenderías, 
se facilitaba indirectamente, la adquisición de caza para la reventa 
con tal permiso [B (36)]. 

En 1389, se prohibió á los revendedores, la costumbre de rifar caza 
en mesas y talleres [B (32)]. 

Por vez primera se multó, en 1349, al que vendiese caza averiada 
ó despidiendo mal olor, encargándose al Mosta^af de su castigo. 

A fines del siglo xiv, la volatería y caza, satisfacía, á su entrada 
en Barcelona, un derecho de consumo. Los fraudes á que daba lugar 
su percepción, trataron de evitarse en 1397, obligando, al introductor, 
á conducirla de una manera ostensible y exigiéndole juramento acer- 
ca de la veracidad de sus declaraciones [B (37) (38) y (39)]. 

En la propia época, no se permitía vender caza muerta los domin- 
gos y otros días señalados, en las plazas del Born, y Nova, á los pa- 
yeses y forasteros. Esta prohibición se levantó en 1399 [B (40)]. 

La abundancia de datos que nos suministran los bandos barcelo- 
neses, sobre revendedores y caza, durante el siglo xiv, cesa al llegar 
al XV y sólo nos es dable consignar breves noticias. En 1448 se esta- 
blece igualdad completa entre payeses ó forasteros y revendedores, 
tenderos ú hostaleros, debiendo entenderse^ que, la tasa fijada á toda 
clase de aves, comprendía por igual á unos y otros [B (41)]. 

En los años 1461 y 1466, restablecióse la prohibición de comprar 
volatería, caza, huevos, requesones y otros artículos de importación 
de los payeses, dentro ó fuera los términos de la Ciudad, en los cami- 
nos que á ella conducían [B (42)]. 

Los precios á que se vendió la caza en Barcelona, durante los si- 
glos XIV y XV, aparecen en la tabla que seguidamente publicamos en la 
página 112. En ella mantendremos el nombre catalán con que vienen 
designadas las distintas especies de aves en los documentos originales. 

En la transcrita tabla resumen, se verá á cuanto se estimaron las 
palomas en diversos años. Sí en 1301, se vendió, el par de torcaces, á 
ocho dineros, en 1324 bajó esta cifra hasta cinco dineros. Además, en 
1327, las palomas llamadas pahoners, alcanzaban el precio de diez 
dineros el par, mientras las bravias (coloras roquers), sólo tuvieron el 
de cinco dineros (304). Dicho precio subió en 1332, fijándose en seis di- 
neros la tasa máxima para la paloma torcaz. 

Por ser interesante una disposición reguladora de tales ventas, que 
lleva la fecha de 31 de Enero de 1506, nos permitimos decir de ella 



(801) Apéndice, doonmento núm. YIII. 



112 



F. CARRERAS Y CANDI 



Ü5 

o 

O 

tí 

< 



a, 










































ce 

Tí 


'. '. co co CD 


1 


■1* -^ O 00 00 •^ 
GQ IS 01 • 
(M — ( -J 








oá ffl f¿ ffl 
«5 ^ 00 <^ 


'. 'tí 

s 


! "tí 

■ QD 




Tá 'd 'd 

: «> s 2 


t¿ ffl 
co co 














■tí' 'C 
00 c 




00 


















en 

co 










'tí 'tí "tí 
Si co o 








-tí 

co 












00 

era 








-tí 'tí' 
00 co 




'ó 

«5 








-tí 

«5 


co 




era 




















-tí* 

co 














co 






















'tí' -tí 
uj o 












1 












-tí 

co 




'Z 












eo 


cr 






1 










'tí 15 




'tí 




















05 

CO 










ni -tí" 


















> 1-1 








00 

m 

T-l 










'tí -tí 
t- co 




























CO 








1 


I -tí 

• co 


c 












nz 

C£ 














Tí 
rH 










rtí -tí 

t- ce 


. 1£ 


> 








-tí 
CO 












era 










rtí' -tí 
CO ÍO 


-tí 










•tí 
co 




•c 






a a 


o 
eo 










-tí 'tí 

t- CD 


















. -tí 








i 

co 


-tí 
CO 

m m 
(N (M 






'tí 






-tí 

lO 








'tí 




•tí -tí 
00 t- 

1-1 








o 
co 


co 

a 


-0 




-tí' 

ai 




-tí 
00 


; ; 








•tí 

lO 
















B 

tí 
< 


C 

c 
d 
c 

4 

a 
• 
a 

P 




1 a 
.í 

1 "5 

> 6 
» 4 

>> "p 

' 1 

1 

i p 


1 

; "c 
D C 
I 4 
i X 

S 1 
» t 
1 > 

i a 

^ P 


; j 

> a 

; í 

S a 

■i P 


5 '« 

1 4 
1 t 
1 t 

s f 


i T 
c 

' a 
>< c 

1 4 

) c 


f 

a 

> s. 
i 

3 i 

5 t 


\ 
1 

s 

1 P 

a 

) p. 




a 

o ^ 

1 í 

•tí c 
> 1 

a c 

o -^ 

o '2 
o 

'S 1 
) Pl u. 


c 
F 
C 
c 

c 
i. 

u « 

a 

c 
c 

c 
a 

'C 

"a 

5 
c 


i 

c 

1 

a 

s 

p> 


b 

a 

c 

"5 

p 

a 

B 

c 

"c 
a 

TI 

'> c> 

2 

d 


1 

s 
_►< 

'S 

a 
•c 

a 


1 

ai 


c 

-c 
'5 

s 

Ph 


a 

<L 

ti 

"S 

> 

a 

3 

c 
o 
C 

ce 

a 

•tí 

■> > 

ct 
Ph 


e 

b 

3 
-tí 

<S 

h 

d 


) 

g 
4 

ce 
a 
& 


4 

C 
C 

a 
1 "^ 

o 
d 
CU 


c 

oi 
a 
C 

'p 
a 

C 
•tí 

1 

•tí 

ai 

P 


ñ 

o 

h 
O 

s 



PALOMAS Y PALOMARES KN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 1 13 

breves palabras. Afóranse los tudons palomars k ocho dineros el par y 
los matxassats íI solo seis dineros el par, estableciéndose por consi- 
guiente, una distinción de palomas torcaces, cuyo significado no alcan- 
zamos (305), á no ser que los primeros sean los cazados en las palomeras 
y también llamados apolomats en 1448 y los segundos, los que en este 
mismo año se califican de matressoiiatH, esto es matrassoudts ó caza- 
dos con matrds. Era, el matrás, una Hecha sin punta de hierro^ que 
ordinariamente se empleaba para la caza. Si el nombre de muirás, 
hoy, día se lia perdido, fué en la Edad Media generalizado, pues á 
igual que en Barcelona se usaba en otras localidades de allende el 
Pirineo como v. g. en el Albigés (306). 

Tiene, pues, explicación plausible que la torcaz atravesada por fle- 
cha alcanzase menos valor que la cogida entera y sin herida alguna, 
con las redes. 

De época más reciente, esto es, del año 1624, conocemos la tasa ín- 
tegramente publicada en La Paloma Mensajera (307), consignando 
venderse, el par de pichones caseros [colomins casolans) á cinco suel- 
dos, el par de pichones bravios {colomins roquers) á dos sueldos seis 
dineros y el par de torcaces á tres sueldos. Según ella, los pichones 
caseros resultan más apreciados que las torcaces y más todavía que las 
becadas, para las cuales se fijó el precio de tres sueldos el par. 

Expuestos ya algunos antecedentes acerca de las palomas en el mer- 
cado nos ocuparemos de su utilización en la mesa catalana. 

Si quisiéramos atender á los orígenes del empleo de la paloma en 
nuestra cocina, sin duda caeríamos en la vulgaridad de hallarle una 
antigüedad tan respetable como la población de España. Los autores 
que han tratado de la cocina en los tiempos antiguos, y que no se han 
apartado de los hechos conocidos, refieren, que, las torcaces, en los si- 
glos v y IV antes de J. C. , figuraron en las mesas de los atenienses 
como plato escogido (308). 

Existen tantas noticias del aprecio en que tuvieron, los romanos, á 
las palomas torcaces y caseras, que su relato podría motivar extensas 
descripciones. 

Atendida la rusticidad que se observaba en las costumbres de la 
Edad Media y la reconocida sencillez y pobreza de la cocina catalana, 
era natural adquiriese cierto predominio y valor, la paloma torcaz ó 
tuda, como plato de mesa, ya que de ella so hallaban bien surtidos 



(305) Bruniquer, on su flú6r¿ca noa comunica esta noticia, nombrando en el capl- 
' ulo 68 á los segundos con el nombre de matrastsats, cuando en el capitulo 60, al dar la 
misma nueva, les apellida matxassats. IJno de los dos nombres resulta ser evidente 
error de copia. 

(306) Ea las C'ostiivias del poiit de Tarn d' Albi, originarias del siglo xiv, se lee «Ma- 
trasses — Per eissa manieira XII matrasses, mealba, que ano per vendré a la saumada 
V deniers*. (Rcvue des langues romanes, vol. XLIV año 1901, pl. 508). 

(307) Año IV, núm. 45. 

(308) Diario de Barcelona del año 1896, página 4769, La cocina en la antigüedad. 

1903 8 



114 F. CARRERAS Y CANDI 

nuestros mercados. Por lo que respecta á su presencia en el de Barce- 
lona, hay, entre otros datoS;, la disposición dictada en 1461 por los 
Concelleres, al objeto de corregir ciertos abusos cometidos por los 
revendedores de volatería [B (42)]. Enuméranse las aves de corral 
y de caza que solían venderse citándose á las torcaces y no á las palo- 
mas caseras ó de otras especies, las cuales, empero, se consignan en 
otros bandos municipales, así de la Condal Ciudad, como de otros lu- 
gares de Cataluña (309). Los todons, por consiguiente, constituirían un 
plato de mesa, de uso general y preferente. 

Una rarísima obra gótica que trata de la cocina catalana en el si- 
glo XV (310), al exponer como debían cortarse ciertos animales que 
ocupaban su lugar en la mesa de nuestros progenitores, en lo pertocan- 
te á las aves, se ocupa del capón ó gallina, de las perdices y de las tor- 
caces. Ni una palabra para la paloma casera. Copiado á la letra el 
interesante parrafito que á las torcaces se refiere, dice: 

«Tall de Tudó ó de Colomí saluat(;e.— Tudó se talla axi propria- 
ment com si fos vn Capó leuant la cuixa dreta é aprés fer vn tall de 
loncli per los pits, é de alli trauras launes ampies, é aximatcix per lo 
semblant faras de la altra part, é apres lo trosejaras é troncarás axi 
com si fos vn Capó ó gallina. E ago que haurás tallat metras lio en 
dues tudoneras de aquestas que venan de la molt gentil e gran Ciutat 
de Valencia é allí ab vi que sie dolc é ab such de Toronjos, é Pebre, é 
Sal, tot plegat debatrás ho molt be, é quant será be debatut donar ho 
has á ton senyor. E vet aci tota la manera y tot lo modo de com se talla 
lo Tudó é lo colomí Saluatge.» 

Como se vé, recomienda el cocinero del entonces infante de Aragón 
Don Fernando, colocar la paloma torcaz en dos tudoneras de las que 
proceden de la muy gentil y gran ciudad de Valencia. La revelación 
que hace de la existencia de una industria de alfarería valenciana su 



(309) Entre documentos sueltos del archivo de Granollers, uno del año 1468, refiere 
lii siguiente tasa del derecho que satisfacia la volatería al entrar en su mercado pú- 
blico: 

«vn parell de gallínes ó polles qui sien de preu de III s. 
e daqui amunt II diners e de III s en auall I diner. 

I parell de polis I dr. 

vna perdiu « I d'* 

vn conill / I dr. 

vn parell de todons I dr. 

vn pároli do tortres I dr. 

vn parell do coloms I dr. 

vn parell do xixelles I dr. 

vn pnrell de capons II drs. 

vna dotzeua dous I dr. 

vna lebra I dr. 

torts o raerles por dotzona I dr. 

tot todo viu o xixella I dr. per casou.» 

^310) Libic de ductrina pera bcn Sernir: de Tallar y del Art de Coch Compost per lo 

diUgeiU Meslre Roberl Coch del Serciiiasiino sennor don Ferrando Reí/ de Naplea foleo III. 



PALOMAS Y TALOMAKES i'.N CATALUÑA EV LA EDAD MEDIX 115 

pcrior i\ l;i Ciitalana, de donde procedían las vasijas especiales para 
servir A la mesa, con más eleí^ancia y comodidad, el obligado plato de 
pichón ó paloma torcaz, indudablemente la confirmarán otros documen- 
tos del siirlo XV. Por nuestra parte hemos encontrado un dato acerca la 
exportación que Valencia hacía de su obra de térra, referente al año 
1470 (311). Aún hoy día se llama usualmente en Cataluña rajóla de 
Valencia, al ladrillo barnizado, sin duda en atención á su origen. 

El propio Mestre Robert en su obra de cocina, al explicar como se 
codimentaba Un salceró per ocells salvatges, aconseja presentarlos en 
la mesa en daes escadelles grans que sien con/iteres, ó verement tudo- 
neres. Por manera que tales vasijas resultan equiparadas alas fuentes 
grandes para confituras. Bien pudieran ser las mismas que hoy admi- 
ramos en colecciones arqueológicas, que, afectando forma circular, 
muchas presentan en su centro, una abolladura de dentro afuera, 
ornamentadas, la mayoría de ellas, con reflejos metálicos. No escasean 
los ejemplares cuyo fondo viene ocupado por la representación de una 
ave, que bien pudiera ser una torcaz (312). Si en realidad pudiera 
comprobarse esta hipótesis, sería recomendable darles en Cataluña y 
Valencia, su genuino nombre de tudoneras, al describirlas en catálogos 
y obras arqueológicas. 



(31 ) A. 1470 (30 de Marzo) Juan II autoriza á los hermanos Caselles, á exportar de 
Valencia á, Barcelona diversas mercancías, entre ellas «c^afrá, alcofolls, obi-a de térra, 
sedes, ñl dor, sparteria exceptst gumenes e per obs de pescar, grana, cuyrams » (Regis- 
tro 838i, folio lO-i arch. Corona de Aragón). 

(312) Si para muestra basta un botón, isodemos presentar dos fuentes de loza con 
reflejos dorados, una muy grande A manera de palangana y otra bastante más peque- 
ña y menos honda, propiedad de D. Manuel Dalmau y Oliveras, que figuraron en la ex- 
posición retrospectiva organizada por el Ayuntamianto de Barcelona, cun motivo do 
las ferias y fiestas de la Merced del año 1902. El fondo de cada una de ellas ostenta un 
grande pájaro, tal y como lo hemos visto en otros ejemplares expuestos al público en 
ol museo provincial arqueológico de Barcelona instalado en Santa .Águeda, asi como 
en otras fuentes de cerámica que de momento no podemos precisar. 



APÉNDICE DE DOCÜmENTOS 



Documento núm. 1 

: A. 1052. — Bernat Bernat, vende su participación en dos palomares de Vilapiscina 
á maese Vidal {Lib. Ant. Eccl. Caled., vol. II, fol. 84, doCc núm. 249, del arch. Ca- 
tedral de Barcelona). 

Bernardus bernarclus iiendiderit uitali magistro ipsura directum de 
II columbarios. 

In nomine domini Ego bernardo prolis bernardo et uxori mea 
ermeniardis femina venditores sunius tibi vitalis magister emptori. Per 
lianc denique scripturam uenditionis nostre sic uendimus tibi ipsas 
nostras uoces et ipsura nostrum directum quod habemus in dúos co- 
lumbarios. Est hec omnia in territorio barchinona in terminio de sanc- 
ta eulalia de uilla piscina. Qui mihi aduenit ad me bernardo proscrip- 
to pergenitori meo. Et ad me ermeniardis femina per meum decimum 
et per quascumquc uoces, Et affrontant predictos columbarios de par- 
te circio et de aquilonis in casas et in era antiqua et in alaude de gcri- 
berto presbítero. De meridie in riera qui uadit ad bisocio. De occiduo 
in strata publica. Quantum iste affrontationes includunt sic uendimus 
tibi prescrii)ta omnia totum ab integre cum exitibus et regressibus suis 
in propter precium medio mancuso de auro cocto monote enee sine ullo 
enganno quod tu nobis dedisti et nos manibus nostris recepimus et 
nichi de ipso precio apud te emptore non remansit et est manifestum. 
(¿uem uero predicta omnia que nos tibi uendimus de nostrum iure in 
luum tradimus dominium et potestatem ad tuum plenissimum pro 
piium. (¿uod si nos uenditores aut aliquis homo sexus utriusque qui 
contra ista carta ucnditione uenero aut uenerit per inriimpendum ad 
nihilum el eucniat set oomponam aut componamus tibi prescripta 
omnia in duplo cuní omni sua inmelioratione. Et in antea ista uenditio 
linna iHírmaneat omni tempore. Actuní est lioc XII K. ianuarii Anno 
XXÍI rt'giii licnrici regís S)J( bernardo prolis bernardo. 81^ Ermeniar- 
dis femina. Nos qui ista impignoratione fieri iussimus et lirmauimus et 
testes firmare rogauinius. S^ Suniofredo guadamiro S^ Viuani leuite 
8^ reinuuidus leuite S]^ miro i)resbitero qui hec scripsit die et anno 
quod supra. 



PALOMAS Y PALOMARES EX CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 117 

Documento núm. II 

A. 1054.— Vidal revende á Geribert, Phro. la séptima parte que había compraJo, 
dedos palomares de Vilapiscina {Lih. Ant. Eccl. Caled., vol. II, fol. 104, doc. nú- 
mero 317, del arch. Catedral de Barcelona). 

In nomine domine E<,'o vidal et uxori mee guilla femiiia venditores 
sumus tibi geriberti sacer, proleque suniario, emptore. Per hanc de- 
nique scripturam uenditionis noslre uendimus tibi in ipsas pañetes et 
superpositis de dúos columbarios cum guttis et stilliciniis cum ipsas 
aues septimam partem. Et est hec omnia in territorio barchinonense 
in parrochia sancti andree in termine orta subtus sancta eulalia. Adue- 
nit nobis per nostra comparatione uel per decimam et per qualicumque 
uoces. Et affrontant predictas parietes et super positis cum guttis et 
stilliciniis siue cum ipsas aues de predictos columbarios de parte circi 
et de aquilonis in chasa et in era antiga et in alaude de te emptore. 
De meridie in riera qui et currit a bisaucii. De occiduo in estrada pu- 
blica. Quantum infra iste affrontaciones includunt totum uendimus 
tibi proscripta omnia tota ab integrum simul cum exiis uel regressiis 
earum in propter precium mancusos II de auro cocto legitime pensatos 
senes enganno. Quod tu nobis dedisti et nos manibus nostris recepimüs 
et nichil de ipso precio apud te emptore non remansit est manifestum. 
Qiiem uero predicta omnia que tibi uendimus de nostro Jure in tuum 
tradimus dominio et potestate ab omni integritate ad tuum plenissi- 
mum proprium. Quod si nos uenditores aut aliquis homo sexus utrius- 
que qui contra hanc ista uenditione uenerit per inrumpendum non hoc 
ualeat uendicare sed componat aut nos componamus tibi hec omnia in 
duplo cum omni sua immelioratione et in antea ista carta uenditione 
firma permaneat omnique tempore. Facta carta uenditione XIII ka- 
lendas februarii Anno XXIIII regni henrici regis. S^m uidal Sgg gilia 
femina. Nos qui ista uendicione fecimus et firmauimus et testes firma- 
re rogauimus S^m. S^m. S^m. Sggm. miro sacerdos qui hec scripsit 
die et anno quo supra. 

DOCDMENTO NÚM. III 

A. 1054. — Vidal Duran revende al Pbro. Geribert, la séptima parte de los dos pa- 
lomares de Vilapiscina, por aquel adquirida. {Lib. Ant. Eccl. Cated., vol. II, fol. 86, 
doc. núm. 255, arch. Catedral de Barcelona). 

Vitalis durando uendidit girberto presbítero VIP partem duorum 
columbariorum in uilla piscina. 

In nomine domini Ego uitalis prolis durando et uxori mea guilla 
femina uenditores sumus tibi geribertus sacer emptori. Per hanc scrip- 



lis F. CARREKAS Y CANDI 

turam uenditionis nostre sic uendimus tibí septenam partem de super- 
posito et de parietes de dúos columbarios. Et septenam partera de 
ipsas aues que ibi erant nutritas et que deus ibidem dcderit per qua- 
licunque uoces Est quippe liec omnia in territorio barcliinona in pa- 
rrochia sancti andree apoátoli de palomar et in loco uocitato uilla pici- 
na. Qui nobis aduenit per comparatione et per decimum et per omnes- 
que voces. Et affrontat predicta omnia de parte uero circio in era. De 
aquilonis in alaudem de te emptore. De meridie in torrente. De occiduo 
in strata publica. Quantum istc affrontationes includunt sic uendimus 
tibi predicta omnia totum ab integre cum exitibus et ingressibus suis 
in propter precium mancusos dúos monote enee auri cocti barchinone 
pensatos legitime a pensó quod tu emptor nobis dedisti et nos manibus 
nostris recepimus et nichil de ipso precio apud te emptore non reman- 
sit est manifestum. Quem uero predicta omnia que nos tibi uendimus 
de nostrum iure in tuum tradimus dominium et potestatem ad tuum 
plenissiraum proprium. Quod si nos uenditores aut aliquis homo sexus 
utriusque qui contra ista carta uenditione uenerimus aut uenerit per 
inrumpendum nil valeat sed insupcr componamus tibi proscripta 
omnia in duplo cum omni sua inmelioratione. Et in antea ista carta 
uenditio firma permaneat omnique tempore. Actum est hoc VIII kalen- 
das Madii Anno XXIIII Regni henrici regis S^ vitalis prolis duran- 
do S)^ guilla femina. Nos qui ista carta uenditione fieri iussimus firma- 
mus et testes firmare rogauimus. S^ Ricolfo mironi. S^ remundus 
leuite Sgg miro presbítero qui liec scripsit die et anno quod supra. 

Documento núm. IV 

A. 1279. — Robos de palomas en Urgell y Lleyda (Registro 41, fol. 168, archivo 
Corona de Aragón). 

G.° de turre etc. Noueritis nos intellexisse quod aliqui homines-in 
vrgello et terminis Ilerde furantur columbos extrahenda de columba- 
riis et parando retia et alio modo eos capiendo. Quare mandamus uo- 
bis quatenus inquiratis diligenter super eo seu inquirí faciatis et si 
quos super premissis eueneritis deliquissc eosdem puniatis prout fue- 
rit faciendura Datum valencie V idus Nouembris,— Scripsit P. mar- 
quesii. 

Documento núm. V 

A. I }02.— Reclamación de Barceloni á Manresa, por haberse prohibido en esta 
Ciudad la exportación de la caza. (Bandos 1301 — 1503, fol. 62, arch. municipal de 
Barcelona). 

Venerabilibus et dilectis baiule et probis liominibus Ciuitatis Mi- 
norisc Consiliarium et i»robihomines Ciuitatis barchinone. Salutem et 



PALOMAS V PALOMARES EN CATALUÍSa EN LA EDAO MED.A 110 

omnc bonum. Vestrc disc-ecionc prcsontibus ,I„x¡,„us intimandum 
Nos „uel ex,sso pe,- „os csso in.positum bannum ot cssc prohiZ,. ñe 
ah.,u.s s,t ausus a uostra Ciuitato s™ cüstrictu oxtral,,- -o c rñ "" lo" 
. pe,-d,eos „ec alia uolatilia por aportando ad CiuUalo,,, I Ln-c , „ó dó 
quo valde cognm.s ad„,h-a,a, c,„„ „„„„„,„„ c/„itas barch ion „é 
ns c,n,h„s prohibuent noe prohibot q„i„ possnit oxtrahoro a ZiHto 
barclunone merces et quascumque alias res i„de «elui ext al e e 

SI lacta exti it leuocetis et quod permittatis a Ciuitatem et districtn 
ue ro extrahere cirogrillos perdices ot alia uolatilia et ad Cta .íem 
baichmone aportare, alias uoshie prohibiciones et alus contra le 
uestros et ahos hominos districtus «estri ut justunx fueritr propte 
rea su„ms parati tacore et eomplere quocumque cedatur ño'st™ como- 
ni MCCCn«:- " '"""""'"' -^' '="'™'''^-^ J--"' Anno do^i- 

Documento núm. VI 
A. Mi6.-Se ordena en Barcelona, que los payeses solo puedan llevar matras- 

Ordenaren los conseylers els prohomens de ]a ciutat que nnc^u 
pages ne son fil ne missatjes o companyes ]urs no gosen portar de nt 

Z^^Z r/'^ T' ^"" ^""^ '' ''^'^'^ ^^ ^-^^^ ^' ^^"^- - a 

o o rJlu, '™''' ^' espatleres, sino coltel de mida, o bas- 

to, o restelada, com vaga a lauro o balesta per cassar, ab que ^o port 

día totes les armes et pagara per ban C solidos o estara C dies al cas- 
tel: E en a,o no sia entes nuyl hom qui caminant e anant a Jornades 
portas alcunes de les dites armes e si no axia azo. E del dit ban aÍ a 
terza part lacusador et les dues partz lo vaguer. 

Documento núm. Vil 

A. 1 321 (Vil idus Mardi).-Venia de un palomar en Odena, tenido á censo de 
un par de palomas, (Manual del arch. parroquial de Odena). 

vobisVo%?j'^'''° '' T ^' ^^'' ''''' ^' "^"'^ Aqualate... vendimus 
vobis R. Sagrera de eadem villa fratri meo G. et vestris et quibus vo- 

a]Zt '^ P'^P:^'^^^^ ^^^^^^^'^ columbarium cum columbis eiusdem 
qnod habemus m termmo Otine aput m^cnterinum? in ripis torrentis de 

bai 10 Bn.« Saparellada faber de eadem villa recipit unum par columba- 



120 ^' CARRERAS Y CANDI 

ruin annuatim in festo sancti Johannis de mense Junii censualem, cmn 
ipsum columbarium sit edificatuin in ripis eiusdem Bn. .. ])ro precio vide- 
licet quincuaginta sol. m. b. de t.*» quos á vobis liabuimus... Dictum 
antera coluuibarmra terminatur ab oriente in ipso torrente, á meridie in 
ripa nostra; a circio in columbario A.» Lupeti, ab occiduo in térra? dicti 
Bernardi Saparellada. — T...» 

Documento núm. VIH 
ji^ 1327. — Tasa de las palomas en Barcelona, (Arch. municipal de Barcelona). 

VI nonas julii anno doraini MCCCXXVII. Ordenaren los Consey- 
Uers et els prohomens de la Ciutat quel pareyll deis Coloras pahoners 
sia venut X diners et no raes: et el pareyll deis coloras roquers mes 
a aquella raho matexa et que tot hora los se puga pendre per aquell 
preu. E qui negun colora sia venut V diners et no raes. E quin querrá 
I lio vendrá part lo preu deraunt dit pagara per ban cada vegada V 
sois et perdra los coloras. Del qual ban Laura les dues parts lo veguer 
et la ter(;a lacusador.— E qui el dit ban pagar no pora estara pres ho 
presa el castell aytants jorns cora ha sois el ban. 

Documento núm. IX 

A. 1333. — Capítulo de corte prohibiendo por diez años cazar palomas como no 
sea coa ave de cetrería (Constitutions y altres drets de Cathaíiinya, Barcelona 1704, 
pág. 252). 

Alfons Terg en la Cort de Montblanch Any MCCCXXXIII. Cap. 
XXXIII. 

Dins deu Anys ningu gose pendre, o matar perdius, sino ab ausells, 
de la festa es a saber de la Pascua de Resurrectio fins a la festa de 
tíanct Michel de Setembre, ne gose destruir los nius de perdius. E que 
ningu no gose pendre coloras de altri ab ensas, cirabell, o fllat, o en 
altra manera, sino al) ausells, e que contra los contrafaents sien impo- 
sats bans covinents, per aquells qui han acosturaat iniposar bans per 
sos Loes, o Terraens. 

(He ahí el bando que se promulgó en 1334, en Barcelona á conse- 
cuencia del referido capítulo de corte). 

Ara ojats per manament del senyor Rey que com en la Cort gene- 
ral de Catalunya en lany present celebrada per lo dit senyor Rey en 
la vila de Muntblanch sien fets entre los altres los ordinaments se- 
güents: Co es que dins X anys primers vinens en alcuns lochs de Ca- 
thalunya no sien raortes ovelles per rao de vendré, si donchs aquellos 
ovelles no hauien lili anys pasats. E semblantment que dins los dits 



Palomas y palomares fn Cataluña en la edad media 121 

X anys anyells no deien esser morts per raho de vendré. E que nengu 
no gos pendre ho ancuir perdius dins los dits X anys sino ab 0(;ells, de 
la festa do pascha, tro a la festa de scnt miqíiel del mes de Setembre, 
ne gos desfer o destrouir nius de perdius. E que nengu no gos pendre 
Coloms daltre ab enees, gemboll, fllats o en altra manera si no ab 
aui-ells. E que contra aquells qui contra ago faran sien posats bans 
couinents per aquells qui han acustumat posar bans en los lochs ho 
termes daquells. 

Per co los Concellers et prohomens de la Ciutat de Barchinona po- 
sen bans en les dites coses, 90 es: 

ítem qui pendra coloms daltre ab enges ab 9embell, ho ab filats, 
pagara per ban cada vegada D sois ho si pagar nols pot perdra lo 
puny dret. E si ab ballesta oyiura coloms ho en altra manera pagara 
per cascan colom XX sois ho estara pres XX dies al castell. 



Documento núm, X 

A, 1409. — Protección real á los palomares de Manresa y Bages (Registro 2214, 
fol. 133, arch. Corona de Aragón). 

Pro conseruatione columborum Ciuitatis Minorise et aliorum lo- 
coram. 

Martinus etc Ffidelibus nostris vicario et baiulo Minorise et Ba- 
giorum et Berguitani ac bajulo ville sancti Petri de Auro et locatenen- 
tis ipsorum et cuiuslibet eorum Salutem et graciam. Sicut nostras per 
uenit ad aures nonnulli constituciones Cathalonie pacis et treuge 
infringere non formidantes ac penam ipsarum constitucionum sub 
quarum custodie et presidio columbarii necnon et columbi positi sunt 
et etiam constituti incidere non timentes retia et laqueos ac alia artifi- 
cia illicita parare non hesitant et inde columbos capiunt in numero co- 
pioso vnde columbarii sistentis in partibus Bagiarum depupulatum 
propterea in prejudicium valde notum nedum illorum quorum colum- 
barii et columbi existunt sed etiam populatorum in partibus supradic- 
tis et lesionem constitucionum predictorum Cumqua nos in hiis prout 
conuenit prouidere velimus dicimus et mandamus vobis de certa scien- 
cia et expresse sub pena Mille solidorum barchinonensium quatenus 
quoscumque culpabilis reppereritis super bis tanquam ipsarum consti- 
tucionum violatores vestri arbitrio puniíitis vt eorum pena ceteri se 
trahant similia attentare vlterius voce preconis vt moris est per loca 
sólita jurisdiccionum vobis commissarum precipiatis mandetis et vti- 
que inhibeatis ne vllus detento sub certa pena j)er vos imponenda ultra 
penam dictarum constitucionum que non timetur audeat seu presumat 
in partibus Bagiarum dicta retia parare ac laqueos siue paranys ali- 



122 F. CARRERAS Y CANDI 

quo modo ingenio siue arte per capiendo columbos aliorum faceré vel 
fieri faceré. Et si contrarium egerint penam jamdictam a bonis contra- 
faciencium protinus exigatis hocque non muttetis cum sit de certa 
sciencia fleri prouiderimus et veliraus. Datum Barchinone Séptima die 
ffebruarii Anno a natiuitate domini INPCCCC Nono. — Sperendeus. 



Documento núm. XI 

A. 14 1 5. —Disposición Real en favor de los que poseen palomares en el teriiio- 
rio de Manresa, (Registro de 2,575, fol. 103, arch. Corona de Aragón). 

Per illis qui in territorio Minorise possident columbarios. 

Ferdinandus etc ffidelibus nostris vicario Minorise et Bagiarum 
necnon bajulo Minorise aut locatenentibus eorundem presentibus et fu- 
turis Salutem et graciam prout exposicione pro Immili nobis facta pro 
parte illorum qui columbarios possident intus territorium Ciuitatis Mi- 
norise predicte percepimus nonulli sunt qui sub colore venandi per 
ipsum territorium gressus suos sepissime dirigunt quique non vena - 
cionis causa sed pocius columbariorum depopulacione venantur cum 
Ínter spacium Sexaginta passuum prohibitum ballistariis columbos ne 
capiant prope columbarios crebissime ictibus ballistarum columbos ca- 
piant incessanter necnon his non contenti ipsis colunibis liquos parant 
tenates columbos aggrenando eosdem et necminus viscum inde heren- 
tem ac alios incidiosos laquees sic preparant quod vix in territorio me- 
morato columbi aliqui remanserunt. Verumtamen licet columbarii et 
columbi jamdicti existant sub condición ibus pacium et trcugarum Ca- 
thalonie constituti et inde certe sint pene imposite. Quia tamen quia 
plus timeri solent que specialiter imperantur quid que generaliter in- 
iunguntur huius serie prouidemus quod quicunque modis predictis seu 
aliquo eorundem precesserit ad Capiendum seu occidendum columbos 
in territorio prelibato incidat ipso facto penam Quinquaginta solido - 
rum Barchinone cuius medietas denuncianti et fisco nostro medietas 
alia adquiratur vobis igitur et vestrum vtique ad supplicacionem pre- 
humilem exponencium predictorum. Dicimus et mandamus sub pena 
(¿uingentorum llorenorum auri de Aragoni nostro si contrarium egeri- 
tur applicandoram Erario quatcnus publicari faciendo per loca sólita 
Ciuitatis predicte voce preconia provisionem nostram huiusmodi ne 
})er quempiam ignorancia valeat allegari ab illis seu bonis illorum qui 
prima racione penam comiserint supradictam penam eandem irremis- 
sibiliter exhigatis seu exhigi ilico faciatis Cum humana condicio nisi 
pene dispendio a prauo proposito nequeat cohiberi. Datum Valencic 
XXXI januarii Anno a natiuitate Domini Millesimo CCCCXV*'.— De 
ortigis K. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN I A EDA "> MEDLA. 



Documento nói. XII 

A. I-I42. — Proliibición de la Reina de ca;^ar con redes, coiiuinicada á su camar- 
lengo Hostalrich, (Registro 3119, fol. 103, arcli. Corona de Aragón). 

Honorabili Berengarii de Hostalrico camerlegni domino Regina li- 
tera inhibicionis de non venando leporcs perdices cum retihus. 

María per la gracia de Deu Rcyna darago de Sicilie ele. Al amat 
conseller e Camerlench nostre mossen berenguer dostalrich Salut e di- 
leccio Jatsie los nobles cauellers e gentils homens de nostres Regnes 
e terr¿is per lur natura e condicio sien e dejen esser dedicats al virtuos 
exercici darmes per lo qual los dits Regnes e térras del dit senyor Rey 
e nostres e la cosa publica daquelles sots la triumphal bandera del dit 
senyor son molt beneuanturosanient deffeses e posats en dolQor de pau 
e tranquillitat. Empero cessant e noscant neccesari lo dit exercici dar- 
mes, no es cose de^en e comendable que los nobles cauellers e gentils 
homens ciutadans e burgesos honrats stiguen en vicios repos de que 
venen quaix innumerables mals perqué fonch cosa couinent e congrua 
ais dessus dits en lo dit cas entendre ab aucells e cans al fet e exercici 
de Ca^a con en aquell sie prefigurada plasent pugna e batalla a que 
los sobredits dcuen segons lur natura stat e condicio en lo dit cas molt 
esser inclinats On com nos siam certament informada que en las ve- 
guerías del principat de Cathalunya dins la Jurisdiccio Real moltes e 
diuersas personas per ambicio de guany mes que per squiuar o(;i pre- 
ñen e maten ab calderes fllats e diuerses altres artificis mecanichs 
francholins perdius e lebres perqué las ditas veguerías son quaíx del 
tot deles dites perdius francolins e lebres ampobreidas e freturosas e 
majorment com per alguna de nostres officials e altres persones no son 
obseruades ni exequtades las ordinacions e prouisíons penáis sobre 
aíjo fetas per los Reys e en los temps passats de bona memoria en tant 
que los dits nobles cauellers e gentils homens e altres dessus dits en lo 
dit cas nos poden exercitar en ca^a de perdius francolins e de lebres 
E nos sobre npo en fauor del estat deis dits nobles Cauellers e gentils 
homens e altres damunt dits qui no solament aquesta prerogatiua mas 
molt major merexen vullam degudament prouehir per 90 que daquen 
puixen en lo dit cas foragitar lo dit pernicios repos Ordonam ab la pre- 
sent que algu o alguns de qualseuol stament o condicio sien en lo dit 
principat no gosen dins las ditas veguerías pendre matar o al^iure 
francolins, perdius, o lebres ab calderes, filats, canculls, ballestes o 
altres artiñcis mechan ichs sino ab ocells e cans de caga ^o es lebrers 
e podenchs de mostra sots pena de Cent sois e de perdre las calderes 
fllats e artificis demunt dits per cascuna vagada que contrafaran, E si 
los dits Cent sois pagar no poran volem e ordonam que stiguen ab grí- 
llons de ferré en la preso comuna per espay do Trenta dios o las dites 



124 P. CARRERAS Y CANDI 

lebres francolins e perdius que preses hauran e los filats calderes e 
altres artiflcis en lo dit cas a nos graciosament donam e la peccuniaria 
pena sie per los prop dits encorreguda cada vegada que contrataran 
Ordouaní encare que vos difc mossen Berenguer e vostre suhstituhit o 
substituhits a a^o en las ditas vegarias per vos ordonadors ais quals la 
present are per ladonchs donam píen poder las ditas penes leuets e 
exhigats o leuar e exequir fa9ats per aquells capdaguaytes^ porters o 
saigs que a uos o ais dits vostres substituhits en a^o sots priuacio de 
lur offici hagen e sien tenguts complir e exequtar; de las quals penes 
hage la teríja part lo denunciador e les dues parts vos o los dits vostres 
substituhits per lurs treballs apres que leuades serán las quals a nos o 
a ells donam faents de las ditas penes deguda satisfácelo a conexen(?a 
v^'Stra e deis dits substituhits en aquells deis dits officials qui la exe- 
qucio faran E las quals penes per los Gouernadors de Cathalunya e de 
rossello e altres officials nostres de Cathalunya e de rosscllo no 
puixen esser remesas o donar ne speras o licencias contra la present 
ordinacio en alguna manera. Com nos ab aquesta mateixa los tolgam 
tot poder de fer lo contrari: per 90 volents vos dit mossen berenguer 
de la dita ordinacio esser conseruador e exequdor auos dchim e 
manam de nostra certa sciencia e expressament que faents las prc- 
sents ordinacions e prouisio per las ditas veguerías e cascuna da- 
quellas ab veu de crida de part nostre publicar conseruets mantingats 
e exequtets e exequtar fa(?ats las ditas crides obseruant las prop dites 
ordinacions e provisio a la vngle. Car nos ab la present en e sobre las 
ditas coses deppendents e emergents de aquellas vos comanam plena- 
riament nostres veus. Manants ab aquesta mateixa letra ais dits Go- 
uernadors, veguers e altres officials Keals demunt dits e a cascu dells 
sots ira e indignado nostra e pena de Cinccents florins dor Barago deis 
bens de cascu deis contrafaents hauedors e a nostres coff res aplicadors 
que auos dit mossen berenguer e ais dits vostres sostituhits en e sobre 
totes e senglcs coses dessus ditos donen consell fauor e ajuda tantes 
vcgades com per vosaltres laquests ne serán. Dada en Barchinona 
a XVII dies de octubre En lany de la natiuitat de nostre senyor 
MCCCCXXI.-La l-íeyna. 

Documento núm. XIII 

A. 1447.-^3 Bastida obtiene el encargo de perseguir en los termines de Caldas 
de Montbuy y Plegamans, á los cazadores de palomas y otras aves (Registro 3271, 
fol. 138, arch. Corona de Aragón). 

María etc. Al feel nostre en Barthomeu ^abastida alias stalrich 
donzel, Salut e gracia. Digna cosa reputam e aneare a dret e a equi- 
tat consonant que aiiuells los quals ab audacia desenf ranada se sfor- 
scn los edictos ordinacions e penes imposades trancar que per nos de- 



PALOMAS Y PALOMAUIÍS EN CATALUÑA EN' LA EDAD MEDÍA 125 

gudamcnt sien piinits c alligits per tal que los altres atemptar tais 
actes se abstinguen. Coin alguns ab temeraria ambicio moguts se per- 
forscn cassar ab calderes de nits pcrdius e francolins posant en les 
dites calderos luní, e de dia ab scaiant o ab reclam c lebres ab 9ende- 
res, colo:ms ab filats^ incorrent en les penes daquen imposades per 
90 nos volent sobre a90 degudament prouehir a les dites penes e ordi- 
nacions ja sobre acó fetes e daci auant leedores fer servir a la vngla a 
vos dit en Barthomeu Qabastida alias stalrich Dehim, cometem e ma- 
nam, e encara ab tenor de la present licengia plenaria donam da^i 
auant tais casses de les dites perdius, francolins, e lebres, E coloms, 
en lo terme de la vila de Caldos do Montbuy o do Plegamans fassats 
de tot en tot cessar, e fer cossar, e qualseuuUa crides que sobre a(;o 
serán necessaries fer fer en aquell loch, o lochs que a vos sera vist 
fahedor ab pena do Don Iliures do la qual pena hago lo acusador la 
terco part e los dues parts ais cofres del Sonyor Rey sien aplicados. 
E si alguns trobareu esser cayguts en tais penas e fahents tais casses 
de les ditos perdius francolins o lebres (o coloms) louets a aquells les 
cosses, o los dits scaiants o reclams e altres exercicis ab que cassaran 
deis dits aucells e lebres e les penes daquent imposades o imposadoros 
exhigiats executots e exhigir o exequtar faeats de qualsevuUa contra- 
fahents sens incorriment do alguna pena segons la seria o tenor de les 
presents ordinacions o crides daquen fahedores, donant a vos licencia 
e píen poder de fer gracia de les dites penes a aquells qui en los dites 
penes serán cayguts a vostre arbitri. Manant ab aquesta mateixa al 
Veguer de Barchinona e al BatUe de la dita vila de Caldos, o ais altres 
officials a quis perlanga sots pena de Sincconts florins dor que quant- 
quoquant serán roquosts per vos, o en nom vostre que excqutant totes 
les coses demunt dites fassen totes e qualseuuUa cridas que aQo sien 
necessaries o ab imposicio do la dita pena. E en acó no metou dilacio, 
o scusa si la dita pena dosijcu squiuar. 

En testimoni do les quals coses vos manam fer la present ab lo se- 
gell Eeyal en lo dors segellada. Dada en Barchinona a XIllI de Abril 
del Any MCCCCXXXXVII.-La Eeyna. 

Documento núm. XIV 

A. 1450.— Protección real á los palomares de Vich y Ausona, muy vejados por 
ladrones de palomas. (Registro 31 52, Ibl. i52, arch. Corona de Aragón). 

Pro non nullis honiinibus Ciuitatis Vici habontes Columbos et Co- 
lumbaria. 

Maria etc. Fidelibus nostris vicario vici et Ausonie baiulis quoqu ; 
et alus Officialibus quibuscunque ad quos spectat eorumque Locato- 
nontibus Salutem et graciam. (^)uaniuis columbaria siuo los Colomers 
per Constituciones Cathalonie sub presidio et securitate Constitucionum 



126 r. CARKERAS Y CANDI 

pacium et treugarum sunt. Attamen vt querela non nuUoruní haben- 
cium Colurabai'ia in ausonia prccepimus plerique homines dicta co- 
lumbaria habentes danipniflcarc memoratasque Constituciones violare 
non verendo cuní retibus siue filats aliisque exquisitis modis Colura- 
bos ipsoruní Colmnbariorum capere et venari presumunt in tantum 
quod omnis illa Ausonie patria dictis Colurabis priuatur et expoliatur 
quod nediim in rei publice ipsius vicario cuidens interesse et preiudi- 
ciuiu verum eciam dictoriim inibi columbaria habenciuní dampnum 
atque jacturam cederé dignoscitur. Quam obrem suplicato nobis humi- 
liter eis super his salubre remedium inipartiri vobis dicimus et man- 
damus scienter et expresse sub ingratitudinis nostre jactura ac pena 
Quingentorum florenornni auri Kegio aplicandoruní erario quatenus 
visis presentibus per loca sólita vicarie jamdicte voce preconia publi- 
cari faciatis quod nullus cuiusuis sit status seu eondicionis audeat seu 
presumat columbos dictomm Columbariorum cum retibus siue filats 
aut alus modis exquisitis capere seu venari sub pena Centum solido- 
rum cuilibet contrafacienti infallibiliter inrainete. E si qui forsan ausu 
ducti temerario contra mandatum et prohibicionem huiusmodi venire 
presumpserint in eo Constituciones Cathalonie violando si de his per 
veridicam informacionem quam quociens per ñdelem nostrum bernar- 
dum Guillermum daltariba domicellum aut Anthonium guerau in legi- 
bus licenciatum Ciuitatis Vici requisiti fueritis recipere habeatis et 
teneamini vobis legitime constiterit penam preappositam per vos ab 
ipsis volumus exhigi et irremissibiliter haberi. Cuiusquidem pene me- 
dietas due partes de quibus remissionem aut griiciam vllam faceré non 
possitis Curie illius vestrum inde exequcioncm facientis. Et residua 
tercia pars ipsius pene acusatori seu dcnunciatori totaliter adquiratur 
et applicetur. Datum Perpiniani die prima Septembris anno a natiuita- 
te domini M°CCCC° quinquagesimo. — De Ortigis Regens 

Documento núm. XV 

A. i456. -Confirmación del capítulo de la corte de Montbiancli en favor de las 
palomas. (Registro 326S, fol. 137, arch. Corona de Aragón), 

Ara hoiats queus fa hom a saber de part del Serenissimo princep e 
Scnyor lo Senyor don Johan Rey de Nauarra Infant, etc., loctinent 
general del Serenissimo Senyor lo Scnyor Rey. Que com per lo dit 
Senyor Rey loctinent instant c suplicant la Cort general del Principat 
de Cathalunya e de conscntiment e approbacio de aquella sien stadcs 
íetes e otorgades les Constitucions seguents: 

ítem ratiíicant loant e approvant la constitucio per lo Ilustre e de 
gloriosa memoria lo Senyor Rey don Alfonso ])roavi nostre feta en la 
Cort de Montblanch en lo capítol coincn(,'ant: «llcni (juod intra dccem 
anuos, etc » En quant per aquella es prouchit a la ca^a de pcrdius e 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDÍA 127 

de coloms e en aquella ajustaiit de couseiitiuient e approbacio de la 
dita Cort statuhim e perpetualment ordenam que de Carnestoltes flns 
per tot lo mes de Scptembre neiif^una persona de qualseuuUa stament 
o condicio sia no gos ca(,'ar ni pendre perdius faysans ni l"l"rancolin.s 
dins lo principal, de Cathalunya en nenguna m;inera de enginy o exer- 
cici sino ab ozell de ]apina tant solament. 

ítem que nengun temps del Any nengu de qualseuol condicio sia 
no gos ca(;ar les ditos perdius ft'rancolins ni ffaysans ne aquelles pen- 
dre ab reclam o scuxinament ne ab perdiu o perdigot e a^o sots pena 
o ban de Cent solidos per cascuna vegada que en alguna de les da- 
munt dites coses sera contrafet de la qual pena la meytat sia atquiri- 
da al Senyor o al ofHcial de qui sera la jurisdiccio e en lo locli on sera 
contrafet. E laltra meytat al denunciant: de la qual pena nengun ofñ- 
cial ne altra persona no puixa fcr remisio en tot ne en part ne sots 
disimuiacio passar ans aquella en virtut de la present Constitucio sia 
tengut rigorosament executar. 

ítem conftrmant la dita Constitucio ab la dita approbacio ordonam 
que nengu no gos ca^ar coloms ne parar ab fllats ne agranar en algún 
loch quantsevol sia luny de colomer ó en altra manera ne tirar ab ba- 
llesta ais dits coloms de Sexanta passes entorn del colomer. 

Documento núm. XVI 

A. 1457. — Venta de un bosque en San Mateu de Joanet para construcción de pa- 
lomeras, {Manual 14^1 usque i4S9i arch. parroquial de S. Hilari (^a calm). 

Die 6 mensis madii anni predicti (1457). 

Nouerint vniuersi. Quod Ego laurencius de serayma, heres et pro- 
pietarius mansi de serayma parochie sancti matey de johanet diócesis 
vicensis. Gratis etc. per me etc. vendo etc. vobis bartholomeo Rafart, 
parochie sancti quiricii de arbuciis, diócesis gerundensi hiis presen- 
tí etc. quendam peciam siue trocium terre boschosam de pertinenciis 
mansi de cunieras, quam posideo in dicta parochia de johanet, in loco 
vocato lo calaris, ut affrontatur: ab oriente, in honoribus dicti mansi 
mei de cunieres mihi remanente; a meridie, cum honoribus den Rieras 
et cum honoribus den aulet parochie de arbucies, in loco vocato al 
losar de tramasel e a pugo oriol; ab occidente, cum honoribus den 
asgleya de johanet; a circio, cum dictis honoribus mansi de cunieres 
mihi remanente, sicut est terminatum a qualibet partem. Et tenetur 
sub dominio Monesterio sancti petri de circata et per honorabile prio- 
ri etc. quantum ad dues partes; ad terciam partem, vero, tenetur per 
honorabile prepósito sancti saluatoris de ebrea etc. hanc autem vendi- 
cionem fació vobis etc. cum intratas etc. sicut melius dici potest etc. 
Extrahendo etc. Mitens vos etc. in corporale possessionem etc. Et quod 
possitis ibi faceré palomeras ad recipiendum palumbos siue todons, et 



128 F. CARRERAS Y CANDI 

possitis faceré bayador iii illo loco vbi volueritis in possessionibus 
meis. ítem est conuentum etc. quod non positis valare nec poneré 
velas, vnus contra alius, ad dispergendum dictos palumbos. Itera re- 
tento niihi dicto laurencio, quod si casus venerit c^uod dicta pecia terre 
per tempore vendatur per vos seu eredibus vestris, quod heres mansi 
de sereyma habeat f ática dicti trocii terre, et ipse possit retiñere per 
illo precio quo alium dederit et ciuinque solidos minus etc. Precio 
huius vendicionis est viginti dúos solidos monete barchinonense etc. 
Vnde renunciando etc. promittens de euiccione etc. ditetur largo modo 
cum juramento etc. per censu dúos denarios in adjutorium sensus etc. 
in festo natalis domini. 

Testes sunt: saluator Kouira, sutor, et Johannes maso, popule 
sancti ylarii de calmo. 



Documento núm. XVII 

A, 14C0. — Venta de una pieza Je tiena en S. Hilari Ca cjim para construcción 
de palomeras. (Arch. parroquial de S. Hilari (¡ia-calm). 

Die XXVIIII mensis augusti anno a natiuitate domini MCCCC se- 
xagésimo. 

Sit ómnibus notum Quod Ego bernardus farrer alias vilaret et ka- 
terina euis vxor parochie sancti ylarii de Calmo diócesis vicensis Gra- 
tis etc. stabilimus etc vobis discreto Antonio graualosa presbítero 
Rcctori ecclesie sancti ylario de Calmo predicto quem peciola de térra 
constituía in dicta parocliia in loco vocato a pugy Rouiros sub domi- 
nio honorabili bernardi de Gurbo domicello domino Castri de solterra 
et domus de la rouira qui tam ibi quam alias recepit certuní cen- 
sura etc. sicut affrontatur ab orientera in honoribus tibi ibi remanenti- 
bus a racridie in dicto honor ab occidente in honori mansi de la cerra 
de ual a circio in dicto vestro lionore. Qaam stabilimentum faciraus 
vobis quod possitis ibi faceré palomeras sicut vobis placuerit et positis 
ibi faceré bayador vbi volueritis in dicto honore nobis remanente. Et 
eciam in alia parte concedimus vobis etc. yersus orientis in capite de 
la coma de la castayede de vilaret possitis faceré asimi(li) modo palo- 
meras et bayador ut supra etc. quam stabilicionem faciraus vobis etc. 
ut layce et priuate persona et quibus volueritis precio intrate abui- 
mus etc. vndccira solidos raonete barcliinone etc. et per censura decein 
(leñarlos in adjutorium alium censura etc. in festo natalis domini cura 
luiecione etc. largo modo etc. cura juraraento etc. cura introyti- 
bus etc. 

Testes sunt: ])ctru.s [.oliccr major dieruní pctrus maso parochie 
sancti ylarii. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALU?ÍA EN LA EDAD MEDIA 129 



Documento núm. XVIII 

A. 1460. — Establecimiento á censo de una pieza de tierra en San Hilari (^a-calm, 
para construcción de palomeras (Manual 1460 usque 1468, (29 Agosto) arch. parro- 
quial de S. Hilari ^a-calm). 

Sit ómnibus notum. Quod Ego petrus maso parrochie sancti ylarii 
de calmo diócesis viccnsis. Gratis etc. stabilio etc. vobis discreto An- 
thonio graualosa presbitero Rector ecclesie sancti ylarii de Calmo dicte 
diócesis tanquam layce et priuate persone Quendam peciolo terre ad 
faciendam palomeras per capiendum palumbos quam pecie terre 
babeo etc. in dicta parochie prope pugy Rouiros de pertinenciis mansi 
de la serra de ual sub dominio honorabili bernardi de gurbo domicello 
dominus Castri de ^olterra et domus de la rouira qui tam ibi quam 
alias recipit certum censum etc. sicut affrontatur ab oriente in honore 
mansi de vilaret siue de pugy rouiros a meridie in dicto honore ab oc- 
cidente in honore de la cerra de ual et a circio mihi remanente ut est 
terminatum etc.: hanc autem stabilimentum fació vobis etc. cura in- 
troytibus etc. precio vndecim solidos et vnum denarium pro intrata 
et octo denarios censui in festo natalis domini etc. in adiutorium 
alium censum etc. cum euiccione etc. possesionem etc. ditetur largo 
modo etc. 

Testes sunt: petrus policer major dierum et bernardus farrer alias 
de Vilaret parochie sancti ylarii de calmo. 



Documento núm. XIX 

A. 1464.— Establecimiento de un bosque en S. Matea de Joanet, para construc- 
ción de palomeras, á censo de palomas (Manual 1460 usque Z46S, arch. parroquial 
de S. Hilari C^a-calm). 

Die séptima mensis aprilis anno a natiuitate domini M"CCCC°LX 
quarto anni bixisti.— Ego Raymundus comas parochie sancti matey de 
johanet diócesis vicensis. Gratis etc. stabliuit quendam trocium terre 
boscosum saluatori rouira sotori popule sancti ylarii ad faciendum ar- 
tigara tantura etc. sub tali pacto quod si dictus saluator vult faceré 
paloraeres in dicta artiga, quod artigara et trocium terre est in loco 
vocato al pía soliua in parochia de johaneto, quod ipse saluator posit 
faceré dictas palomeros versus ponentis et circio in medio artigara 
quod dictus saluator faciet et illa artigara quam petrus riber faciet in 
capite dicto plano soliua sub tali pacto quod si dictus saluator faciet 
dictas palomeras quod ipse teneat ad vitara suara et quod ipse tenea- 
tur soluere dicto Rayraundo comas seu heredi de las comas, deis todons 

19(B ^ 



130 F. CARRERAS Y CANDI 

quey pendra de quinza paréis vn parell et sich fuit promissum ad in 
vicem et per hanc recepit dictus Raymundus viginti solidos monete 
barchinonense terne etc. 

Testes sunt petrus valli crosa et anthonius francesch scolariis po - 
pule sancti ylarii. 

Documento núm. XX 

A. 1466. — Establecimiento de una pieza de tierra para la construcción de palo- 
meras á censo en S. Hilari ^a-calm (^Manual de 1460 usque 1468, arch. parroquial 
de S. Hilari ^a-calm). 

Die III mensis junii anni proximi dicti (1466). 

Ego Anthonius clapes parochie sancti ylarii de Calmo diócesis vi- 
cencis. Gratis etc. per me et meos stabilio vobis marturiano graualosa 
popule dicti sancti ylarii quendam trocium terre quem teneo in dicta 
parochia in loco vocato al sol de la plañe dejus font cuberta ad facien- 
dum palomeras tantum per capiendum palumbos siue todons, tali pacto 
quod uos vel vestris positis ibi faceré illos portos quos volueritis etc. 
et scindere arbores si nessesse fuerit et plantare etc. et faceré ¿tot? 
ut necesse fuerit ad faciendum dictas palomeras etc. Hanc fació vobis 
et vestris etc. sub pacto quod vos et vestri teneamini mihi daré fa- 
ticam de omnes palumbos quod accipietis in dictas palomeras quos 
venderé volueritis et soluatis in quolibet anno in festo natalis domini 
de censu vnum solidum et nullum alium non faciatis nec partem nisi 
dictum solidum in adjutorium census quos ego fació domino per quo 
teneo. 

Habuisse confíteor a uobis per intrata decem solidos monete bar- 
chinonense de quibus sum peccatus Renunciando etc. mittens vos in 
corporalem possessionem etc. promitens de euiccione etc. dicetur lar- 
go modo etc. Testes sunt saluator rouira sutor, martinus vernedes 
alies matamala et jacobus maragues parochie sancti ylarii. 



Documento núm. XXI 

A. 1522.— Palomeras en San Hilari, dadas en prenda. {Manual ijio d r/2/, 
arch. parroquial de San Hilari Qa-ca]m). 

A XXVIII del mes de agost del any demont dit (1522). 

Sia cosa manifesta com jo salbi clopes ereu e propietari del mas 
clopes de peroquia de sent ylari atorch a vos senyer en johan seleta 
de dita perroquia qui meveu prestades sed Huras sobra aquelas palo- 
meras mias que tinch y posesch en dita peroquia en lo loch anomenat 
las palomeras de la serra de matamala ho de la cominal las quals pa- 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALU5Ja EN LA EDAD MEDIA 131 

lomeras ¿rio abax cum adal? he en peniorament lo qual per ara sia 
compres en aquest per que es veritat que de present me abeu prestades 
ditas VII lluras sobra ditas palomeras sob la forma segent so es que 
vos dit seleta ti^au e poseiau ditas palomeras a totas vostras volontats 
qucn puc^au fer con si eren vostras de asi al dia de quarnestoltas pri- 
mer vinent que per mi ni per altres nos en puga traure sense volontat 
vostra e que vos pug^au palomar ho fer palomar, valar, ¿esporgar? y 
tallar olines et altre bosc a totas vostras volontats etc. e del die enla 
de quarnestoltas jo vos puga tornar ditas sed Horas e que vos las agau 
a pendra e vos dit seleta me pugau forsar que vos (do) las ditas sed 
lloras del die de carnestoltas enla totas voltas que volreu etc. e so sub 
obligasio de los mos bens largo modo etc. renonsiat tot propi for etc. 
jurant etc. 

Testimonis son lo senyer en salbi panoleda alias pons farrer et lo 
senyer en lussa farer tots habitants en la vila de sent ilarii die e ay 
desús dit. 

Documento núm. XXII 

A. 1522.— Concesión del collado de más Gaya, (S. Hilari Ca-calm) para cons- 
truir palomeras, por término de diez años. {Manual de ijio d iji^S, arch. parroquial 
de S. Hilari ^a-calm), 

XXII die mensis nouembris Anno a natiuitate domini MDXXIP. 

Sia cosa manifesta: com jo salui clopes menor de dias de la parro- 
quia de sent ilarii ereu y propietari del mas clopes de dita parroquia 
per alguna vtilitat a mi y ais meus etc. ven y ab titoll de pura vendi- 
do a deu anys primers vinents a vos senyer en michell julia rouira 
osteller de la poblé de sent ylarii y ais que vos volreu aquell coll de 
mas gaya per obs y fer palomeras ab tots vtills y profits de ditas palo- 
meras a totas vostras y deis vostros voluntats durants los dits X anys 
so es que pugau bayar, vellar y tayar arbres per aservir ditas palome- 
ras en totas las possecions mias y del mas clopes, exceptat que no 
teleu arbres de fruyt com son rouras y alsinas y mes exceptat y a mi 
retengut que durant los dits deu anys cascun any me agau e siau ten- 
gut de darme I parell de tudos per cens: lo qual vende fas per preu de 
cotra fillats de palomar, los quals me donan ara de present los qualls 
os fas auer y sents etc. le quoll venda durant los X anys fas aver y 
teñir contra totas personas sots obligado de tots y sengles bens 
meus etc. et sic sine aliquo alio retentu, et mitto hec supradicta in 
posse vestro et fíat largo modo, jurante etc. renunciante etc. largo 
modo etc. 

Testes johan vínoles de vilobi y macia lussa farrer habitant en 
sent ylarii etc. 



132 F- CARRERAS Y CANDI 



Documento núm. XXIII 

A. 1532. — Concesión de palomeras en la parroquia de S. Aniol, por el Se- 
ñor del Castillo de Finestres, á precario, (arch. del Marqués de Barbará en Barce- 
lona). 

Precariuin den Llorens. 

Noverint universi: Quod ego Berengarius Doms miles Dominus Ba- 
ronie castrorum de Fenestris et de Sancta Pace Gratis per me et meos 
successores laudo et firmo et de novo ratifico vobis Narcisso Llorens 
alias Castella parrochie SM Andeoli presentí et vestris in dicto manso 
successoribus perpetuo mediante illarum Palomeriarum sitarum in 
parrochia de Fenestris loco vocato lo Coll den Pou scilicet vsum et 
servitutem palomandi venandi palumbos, et alias aves cum portis et 
reportis bayeriis valeriis creberiis, et alus dictis palomeriis necessariis. 
Et cum intratis fiat ut supra in alus usque hic. Et salvo quod dabitis 
nobis et nostri- anno quolibet de censu in festo Naiivitatis domini 
sex paria althilium sive de capons et quod teneamini accaptare in 
quacumque nativitate Domini de S.** Pace et per huismodi laudationem 
et firme confíteor me habuisse et recepisse monete Barcinone. Actum 
est hoc XXI mensis Augusti anno MDXXXII. — Sigi^num Berengarii 
Doms praedicti Qui hsec laudo et firmo. 



Documento núm. XXIV 

A. 1543. — Venta á carta de gracia de las palomeras del mas Casal de San Hilari 
^a-calm, (papel suelto del Arch. parroquial de S. Hilari; este mismo documento 
existe en latín en el Manual anni 1^42 vsque 1^44). 

Die VII mensis marcii anni a natiuitate domini 1543. 

Sia cossa manifesta a tots com nos pera cassal areu y propietari del 
mas casal y daltres masos aplicats ha bel y sagimona muler etc. y juan 
gomi qui per causa de matrimoni so entrat en lo mas Casal y bartho- 
mcua muler mia arena de dit mas Cassal y térras y posesions vnits a 
aquell etc. tot della paroquia de sanct ylari del bisbat de vich de grat 
y de serta esiensia y ab desliberada pensa per algunas nasesitats a nos 
concorens ab que en altra manera no podem satisfer sino per via de 
aquesta venda, venem a vos senyer en juan saleta de dita paroquia y 
ais vostres y a qui vos volreu etc. vna pesa de térra qui es y ariba a la 
serra del col de lenanyes, so es, ginestas y fageda tanta com nosaltres 
ni tenim, e que ha vnas palomeras en dita fageda les quols palomeras 
vos venem ensemps ab dita térra y mes que pugau fer altres palome- 
ras matinals y vespralls al col segonyt o ala hont vos parra y bayar y 



PALOMAS Y PALOMARES E\ CATALU^'A EN LA EDAD MEDLA. 133 

fer baycadors de qiiol seuol loch de dita nostra térra y vellar a totas 
vostras planas voluntats com a coses vostres propies etc. empero dita 
venda vos fem migensant carta de o^racia tota hora que volrem rerii- 
bra: y te dita pessa de térra della pertida de canpla fins a la serra le- 
nanyes y del bayador fins desobra al sol segonyt tant com mester sia 
per fer bayador y deualla per vn sarredet a vol delsinas fins baix al 
torent della fageda en la partedia del mas de lenayes demont que 
hará poseix en Campla axi com esta atermenat y te dita pessa de térra 
y palomeras y fageda de sis fins en deu corteras sembradura axi com 
afronta dita pessa de térra a sol yxent en la serra de lenayes ab les 
térras y honos den riba de mont y den riba de ual a mix jorn al beya- 
dor de ditas palomeras ab les teras del mas de lenayes que ara te en 
canpla axi com es atermenat: a ponent en la fageda ab les térras de 
dit mas de lenayes axi com esta atermenat: a tremuntana ab les terres 
a nosaltres romanent sobre al sol segonyt y part ab en riba de mont: 
y tench se dita pessa de térra sot senyoría y franca salou de mossen 
vilanova que ara te la senyora (^\iriera y poseix la quol aquí pren sert 
sens sobra dit mas de lenayes lo quol sens nosaltres y los nostros siam 
hobliguats en pagar dits sens, sens dans ni despesas vostras tant com 
durara dit estrument etc.: empero en atjutori del sens que nosaltres 
fem de dit mas y de dita alouetat dareu y prestareu cascun any a nos- 
altres y ais nostros en la festa de nadal vn sou etc. E mes ab pacte 
concordat entre nosaltres que de cotra anys primes venidos nosaltres 
ni los nostros nous en puguam traura sense libertat vostre de ditas pa- 
lomeras y térras ni vos nous en puguam forsar ni ais vostros y pasats 
•los cotra anys nosaltres vos puguam tornar dita canditat y cobrar 
ditas palomeras y vos y los vostros, pasats los cotra anys tinguau li- 
bertat de fer nos quitar y tornar vos dita canditat aureu paguada ab 
pacte y condicio que passats dits cotra anys li volrem quitar que ajam 
a quitar y tornar dita canditat en semblant temps que pasat dit temps 
no puguam quitar sense libertat vostre de aqueix any fins Carnestoltes 
sian pasades y que nosaltres nous ne puguam traura per altres per 
mes preu sense dar vos ne la fatigua: y que vos dit juan saleta siau 
tingut y hobliguat en paguar quols seuols tersos y luismes y forasca- 
pis qui en dita térra cayguen ni y sia hobliguat y nosaltres en cas de 
luysio vos ho ajam a tornar y satisfer ab los milorements quey aureu 
fets etc. y ab aquets pactes demont espresats fem aquesta venda a vos 
dit eonprador de ditas térras y palomeras quen pugau tayar y adobar 
segons a vos serra ben vist fahedor segons hus y costum dé bon palo- 
mador y de dita térra sembrar y pasturar y fer ne a vostras volun- 
tats etc. sens contradiccio alguna de nosaltres ni ais nostros etc. y dita 
venda vos fem valer y teñir sobra tots nostros bens etc. lo preu de dita 
venda son vint liures dich XX liures moneda barcelonesa etc. y terses 
y altres coses en cas de luysio etc. dictatus largo modo etc. fiat apoca 
de reseptes etc. 



134 F. CARRERAS Y CANDI 

Testes lo honorable mosseii Víctor segret viccari de saut ylari y 
Joan percet dicte parochie. 

Documento núm. XXV 

A. 1548. — Venta á carta de gracia de las palomeras d' en Busquets, en S. Hi- 
lar! ^a-calm ("arch. parroquial de S. Hilari Ca-cilm). 

Nouerint vniuersi Qnod Ego mlchael busquets de mont agricultor 
parochie sancti ylarii de Calmo vicensis diócesis dominus vtilis et 
propietarius mansum busquets de mont et alioruni mansorum etc. 
Vendo et ex causa huiusmodi vendicionis seu impignoramenti conce- 
do vobis francisco pares sartori ville sancti ylarii de Calmo vicensis 
diócesis et vestris et quibus volueritis instrumento tamen gracie redi- 
mendi mediante ab quando cumque Totam illam peciam terre bos<io- 
sam partim Quam habeo teneo et possideo in loco vocato les palome- 
res den busquets Prout affrontatur ab oriente et a meridie cum vilabe- 
11a mediante torrente qui discurrit de pía desteue usque ad riariam 
mojorem. A ponente cum dicto vilabelle. A circio cum busquets de 
ual mediante dicta riaria. Que predicta pecia terre tenentur per domi- 
nan! Annam sarriere et de gurbo cui nullum censum dabitur sed in 
adjutorium majoris census quod ego fació pro dicta pecia terre dabi- 
tur vos et vestri durante tamen dicto instrumento mihi et meis heredi- 
bus anno quolibet in festo natalis domini sex denarios et vos in ea 
possitis todonare siue palomar ad vestrum libitum y per dites palome- 
res tallar bosch gros e manut et non alias. Ytem ab altre pacta que a 
dit comprador no li sie fet empatx en colir e rebre tots los fruyts de 
arbres que sien en dite pesse durante dicto instrumento. Cum alio 
pacto que en la bassede puga dit comprador fer arradres pero sie obli- 
gat donarne quiscun any tres a dit venedor. Ytem que dit venedor 
puga ab son bestiar gros e manut pasturar les erbes. Ytem cum alio 
pacto que dit venedor puga aquest any culir los blats quey te y sem- 
brar e culir lo aparel que vuy y te. Ytem que encare que dit venedor 
loi volgues per altre traurel ne que sie obligat donar lin fadiga. Pre- 
cio videlicet Decem librarum monete Barchinonense quas a vobis con- 
fíteor habuisse et recepisse etc. 

Actum est hoc in parochia sancti ylarii de calmo vicensis diócesis 
die Decima Sexta mensis madii anno a natiuitate domini Millefcimo 
Quingentésimo Quadringesimo Octano. 

Testes huius rei sunt venerabilis franciscus vilar presbiter et Pe- 
trus craxar omnes presbiteri. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 135 

Documento núm. XXVI 

A. 1552.— Venta de unas palomeras á carta de gracia sitas en Arbucies {Manual 
de i'^4gusqiie IJS4, arch. parroquial de Viladrau). 

Notum sit cunctis: Quod nos Salvius cali alias marchus et antho- 
nia eius uxor heres vtilis et propietaria mansi marchus et mansorum 
ei vnitorum parochie sancti quirici de arbucies diócesis gerundensis 
Gratis etc. vendimus vobis et concedimus Johaniii cazadavall paro- 
chie sancti martini de viladrau diócesis vicensis presentí aquelles nos- 
tres palomeros que tenim en lo nostro mas marchus en lo loch anome- 
nat sobre palayna, ab lo bayer^ y tot lo que per dites palomeres hajau 
menester de nostra dita heretat; so es, aquelles palomeres que en 
cantalozella tenia de nosaltros, instrumento tamen gracie redimendi 
ad quandocunque semper. (El precio era de 6 libras barcelonesas. 
4 Abril 1552). 

Documento núm. XXVII 

A. 1596. —Venta á carta de gracia de unas palomeras en S. Hilari ^a-calm 
{Manuale anni i'yc^jvsgue i^pS^ arch. parroquial de S. Hilari ^a-calm). 

Die XII maii 1596. Yn dei nomine etc. Ego Gabriell vllastra agri- 
cultor heres mansi vlastra parochie sancti hilarii de calmo vicensis 
diócesis. Gratis etc. vendo vobis Antonio auledes agricultori presentí 
cum instrumento gracie redimendi, totes les palomeres que tinch y 
poseyesch en lo loch anomenat de resten, e a tots vtils de valar y ba- 
yar per dites palomeres les quals se teñen per indiuis per lo monestir 
de sant pere sercada y per lo Illustre don juan sarriera etc. hanc au- 
tem etc. precio terdecira Ilibras barchinonenses: et ideo etc. fiat etc. 
Testes sagismundus riera et saluator moragues. 

Documento núm. XXVIII 

A. 1605 y 1610.— Construcción de palomeras en las Barboladas del término de 
Osor, (Manual de ;/// d 1611, arch. parroquial de S. Hilari ^a-calm). 

Montserrat Bosch propietario del mas Bosch de S. Pere de Osor 
vende á Antoni Soler de la parroquia de Mansolí, un bosque situado 
en medio de las barboladas (scitam en lo mix de las barboladas) de 
pertenencia del mas Bosch, conocido por lo serrat del banyador, en 26 
de Abril de 1605. 

«Sub talibus pactis et conditionibus sequentibus (^0 es que uos dit 
antoni soler comprador y ais vostres hereus y succesors pugau en la 



136 F. CARRERAS Y CANDI 

dita pessa de térra fer y posar y edificar palomeras sempre y quant a 
uos dit Antoni Soler comprador y an ais vostres hereus y succesors ben 
vist vos sera y conuindrá y aquellas nous piigam inpedir nosaltres ni 
ais nostros par qualsseuol causas uias ni reons. Ytem es pacte qué 
uos dit Antoni Soler y ais rostros pugíiu tallar ó fer tallar qualseuol 
arbre de qualseuol genero y specia sia de tot lo bosch de las barbola- 
das ab tal empero que sia neeessari per efecta de ditas palomeras, 
ítem es pacte que uos dit Antoni Soler y ais rostros pugau posar o fer 
posar lo abayador per ditas palomeras y qualseuol vela o velas per 
auelar los todons hahont ben uist uos sera ítem es pacte que dit 
Monserrat bosch ni ais seus en lo tems que palomeran no pugan acos- 
tar ni fer acostar los tossinos ni altre bestiar en los ñlats per spay de 
cent passos. ítem es pacte que dit Monserrat bosch ni ais seus succe- 
sors en lo tems que y serán los todons no pugan tirar ni fer tirar ab 
ninguna arma de foch ni ballesta ni donar llisencia a ningu que sia en 
dany de ditas palomeras. ítem es pacte que dit Monserrat bosch ni ais 
seus succesors en lo bosch gros de las barboladas 90 es de costa freda 
en amunt no pugan tallar ni donar llisencia de tallar ningún arbre 
per fer artigas pera sembrar ninguna manera de llauor sensa llisencia 
de dit Antoni Soler o deis seus.» 

Sigúese á esta venta otra del 4 de Febrero de 1610, por la que el 
propio Antoni Soler compró á Jaume Eajol de Osor, propietario del 
más Rajol una pieza en las mismas Barboladas, contigua á la adquiri- 
da anteriormente. 

«Sub talis pactis et conditionibus sequentis 90 es que nosaltres dits 
venedors tingam Ilibertat de poder tallar tota fusta de castanyers 
borts en dita pessa de térra a nostre vtils y profits y no altre fusta 
acceptat que tingam Ilibertat de tallar roures 90 és per empriu de nos- 
tra casa y no mes. ítem es pacte que en dita pessa de térra en lo tems 
y serán los todons 90 es de la festa de tots sancts fins a Miya Coresma 
no pugam tallar ningún genero ni especia de arbre. ítem es pacte que 
Nosaltres ni ais nostros de asi al dauant no pugam tirar ni donar lli- 
censia de tirar ab ninguna arma de foch ni ballesta ni ab qualseuol 
altre manera de arma en dita pessa de térra ni alantorn de aquella, 
ítem es pacte que vos dit comprador y ais vostros tingan Ilibertat de 
fer palomeras en dita pessa de térra hahont ben vist uos será. » 

Documento núm. XXIX 

A. 1624. — Entrega de un bosque en prenda, en S. Hilari, con reserva del dere* 
che de cazar y palomar. (Arch. parroquial de S. Hilari ^a-calm). 

XXVIII mensis Septembris 1624. 

Ego Johannes verges. 

In dei nomine etc. Nos Bartholomeus sirade alias vallicrosa et ga^ 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 137 

briela eius vxor parochie sancti ylarii de Calmo vicensis diócesis Gra- 
tis etc. per nos succurrendis etc. vcndimus vobis Johanni saleta dicte 
parocliie et vestris etc. ad quatuor annos primo venturos etc. et post 
quatuor annos ad quandocunque gracie tamen redimendi medianti 
totum nemorem dit del castel hoc est roures faigs y castanyes y lo 
fruyt de aquells ab tal empero pacta y condicio que nosaltres dits ve- 
nedors dins los dits quatre anys nous ne pugam traure ni quitar. Apres 
empero passats los quatre anys volem que vos nos pugau forjar de 
quitar y aximateix tingam libertat passats dits quatre anys. Axima- 
teix nos aturara quey pugam fer fuste per nostre empriu. E aximateix 
vos donam libertat quey pugau fustejar per empriu de casa vostre y 
per lo moli. Es dit bosch del cami real enla fíns tant bosc y aje qui sie 
del castel ni de vallicrosa ni de sos masos vnits. Aximateix ab pacta 
que en temps de glans nosaltres no pugam entrar ab nostre bestiar en 
dit bosGh durant dits quatre anys. Aximateix que dins dits quatre 
anys nosaltres ni ningu per nosaltres no pugam fer ertigues en dit 
bosch qui fossen en dany de dit bosch. Aximateix nos aturara per 
anosaltres y per los nostres los castanyes de casermes. Hinch volem 
que tots ensemps pugam cassar y pallomar en dit bosch durant dit 
empenyorament: tenetur per dominara annam desarriera y de gurb etc. 
Aximateix per adjutori de major cens siau obligat pagar quiscun any 
sis diners. Precium est viginti et sex libras etc. Fiat apocha de recep- 
tione etc. hanc autem etc. fiat largo modo etc. 

Actum est hoc in parochia sancti ylarii de calmo XXVIII mensis sep- 
tembris 1624. 

Testes sunt Anthonius rocafort et Johannes begine de la villa de 
Cardona presbiteri. 

Documento núm. XXX 

A.* 1 301 á 1466. — Bandos de Barcelona sobre la volatería y caza, (archivo 
municipal de Barcelona). 

Año 1301. (a). — ítem dicta die sabbati (V idus Decembris anno 
domini MCCCI) Thomas grumer, P. mayol, G. P. duzay, Ja. ff. de la 
sala et G. de mirambello consiliarii Ciuitatis barchinone in hoc anno 
cum consilio Centum juratorum et proborum hominum Ciuitatis ordi- 
nauerunt banna sequentia que fuerunt dicta die preconitzata per G. de ' 
piraría preconem eiusdem Ciuitatis. 

(b). — Itera quel raeylor pareyl de capons sia uenut. II solidos et VI di- 
ners e no raes. 

ítem lo raeylor pareyl de galines II solidos et II di- 
ners e no mes. 

ítem lo meylor pareyl de les perdius XII diners. 



138 F- CARRERAS T CANDI 

ítem la meylor carn de cunill V diners. 

ítem lo meylor pareyl de todons VIH diners. 

ítem lo meylor pareyl de xixelles V diners. 

(c). — ítem que tot hom se pusca pendre les dites coses al dit ban 
e que nuil reuenedor ne altre axi estrany com priuat noy gos contras- 
tar encara que tot hom axi reuenedor com altre qui haia cassa per 
uendre que lo haia a trer en la plassa e que la tenga aqui et la uena 
palesament e no amagada e quen uena a tot hom quin quira al dit 
preu. E qui contra asso fara pagara cascuna vegada per ban X solidos. 

Encara que si es reuenedor o reuenedora que perda la cassa. 

frfj.— Ordonaren los Conseylers els prohomens de la Ciutat que 
nuil hom estrany o priuat a cauall ne a peu no gos entrar en vinyes 
ne en camps sembrats ne en orta ne en blats per cassar ne per balles- 
teiar. E qui contra asso fara restituit primerament lo dan quey fara 
pagara per ban sso es assaber hom a Cauayl XL solidos. E hom a 
peu XX solidos e siy entre de nits pagara la dobla del dit ban. 

(e). — ítem que nuil hom estrany ne priuat no par ne gos parar 
ab negu gi ne en alcuna manera per pendre coloms dins lo territori de 
barcelona. E qui contra asso fara pagara per ban cada uegada LX so- 
lidos. 

(f). — ítem que negun reuenedor ne reuenedriu no gos comprar 
ne uendre coloms de colomer sino nouells. E qui contra asso fara pa- 
gara per ban cada uegada XX solidos. 

(g).—ltem que nuil cassador ne ballester no gos pendre ne trer 
a coloms en torn colomer dins espay de I tret de ballesta. E qui contra 
asso fara pagara per ban V solidos, 

(h).—ltem que nuil reuenedor ne reuenedriu no gos comprar per 
reuendre ne a ops daltre ne reebre en comanda au9eyls menuts uius. 
E qui contra asso fara pagara per ban per cascuna uegada V solidos. 

E de tots aquests bans haura les IP» parts lo veguer e la ter^a la- 
cusador.— E tots aquests bans duren aytant con los Conseylers e els 
prohomens volran.— E si en los dits bans o en alcuns daquells haura 
obs neguna addicio declarado o enterpretacio, que sía feta a coneguda 
deis Conseylers, 

Año 1302, (pridie nonas 3 ks).— Repitióse el bando del 1301 en su 
disposición (6)-, la (c) modificada según se continúa en (¿); siguióle (j); 
repitiéronse (/<) y (e) con multa de 50 sueldos para el contraventor; 
concluyendo con (f) y (g). 

(¿). — ítem que tot reuenedor o reuenedriu o tota altra persona es- 
tranya o priuada qui haia cassa o uolataria a vendré que la tenga a 
pales en la plassa acustumada e aqui que la uena a la rao damunt dita 
en axi que negu no la gos teñir amagadament en alberch ne en obra - 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 139 

dor ne en altre loch ne uendre sino en la dita plassa o per les carreres 
portant a aquella plassa. E qui contra asso fara pagara de ban per 
cascuna vegada XII solidos e si es rcuenedor o reuenedriu oltra los 
dits XII solidos perdra la cassa o uolataria. 

(j)^—ltem han ordonat que tota persona se pusca pendre scgons lo 
dit preu I de les dites coses o despareyar e que negu reuenedor ne 
altre priuat ne estrany noy gos contrastar. E quiu fara pagara de ban 
per cascuna vegada V solidos. 

(A:).-Ordonaren los Conseylers els prohomens de la Ciutat que tot 
Reuenedor o Reuenedriu pusca comprar en la Ciutat e en tot altre loe 
de nit e de jorn qual que hora vula Cassa e uolateria en axi enpero que 
la cassa e uolateria deien uendre segons los bans qui posats hi son per 
los Consellers e per los prohomens de la ciutat. 

Año 1310.— Promulgáronse las disposiciones del bando de 1301 se- 
ñaladas con las letras {d) imponiendo multa de 25 sueldos si iba el 
contraventor á caballo y de 10 sueldos si iba á pie; (6) con alguna mo- 
dificación; y (c) aumentando hasta 20 sueldos la multa impuesta al 
contraventor. 

Año rdl2.— Fueron estatuidas las letras {d) y (&) del bando de 1-301, 
esta última con alguna variación. Además, con fecha de 3 idus Mayo, 
se estableció la nueva disposición que continuamos en (1). 

{l).—ltem que negu reuenedor ne reuenedora no gos compar ocels 
de paradors. E si ho fa que aja a donar II pardals ho II pinsans per 
I meala, ho al menys V gafarrons ho past dun speruer, per I meala. 
E qui contra a(?o fara pagara per cada vegada V solidos. E de aquest 
ban haura les II parts lo veguer et el ters lacusador. 

Año 13Í4:.— Repitióse la disposición letra {d) del 1301; la letra {b) 
con alguna variante; la (c) con multa de 5 sueldos por vender más cara 
la caza y de 20 sueldos por tenerla escondida; y las dos nuevas dispo- 
siciones (II) y (m). 

{II).— Ítem que negun Reuenedor ne Reuenadriu ne lur missatge de 
Cassa ne altre no gos Comprar dins Barchinona neguna Cassa ne negu- 
na volataria ne ous ne formatges ne neguna altre cosa tro despertada 
aia sonat. 

(w).— ítem que negun reuenador ne reuenadriu ne lur missatge no 
gos Comprar neguna de les Coses damunt dites de dies ne de nit de 
Muntgat al Castell de fels ne des coll desarola tro a la mar. E qui 
contra asso fara pagara per ban Cascuna vegada XX solidos. 

Año 1316.— ^e restablece del bando de 1301 las letras (b), (c), y del 
de 1314 la (m) reduciendo á 10 sueldos la pena pecuniaria. 

Año \U^.— Estatuyóse otra vez del año 1301 la letra {d) con la 
multa del año 1310; y la letra (m) del 1314. 

Año 13íd.- Promúlgase la letra {d) del bando de 1301, imponiendo 



140 F. CARRERAS Y CANDI 

100 sueldos de multa al que entrare á caballo y 50 sueldos si á pie; la 
(h) modificada; y la letra (II) del 1314. 

Año 1320, (14 kal. SEPTrn^siBUF.). — Especifícase ¡a letra (m) del 
1314 del siguiente modo. 

(^)._Ordoiiareii los Conseylers els prohomens de la Ciutat que 
negun reuenedor ne reuenedriu no compre ne gos comprar dins los 
termens el territori de barchinona qo es de Muntgat tro a Castell de 
fels et del coll de finestrelles et del coll de Cerola et daquella gauarra 
et del valí vidrera et deis Mulins del Reig del lobregat tro a la mar 
polis ne galines ne Capons ne perdius ne cunills ne neguna altra cassa 
ne volatería ne Encara ous ne formatges ans haia a comprar les da- 
munt (dites) coses en les places de barchinona on acustumades son de 
vendré et no en altra loch. E qui contra fara pagara per ban cada 
vegada XX solidos deis quals haura les dues parts lo veguer et la ter^a 
lacusador. 

Año 1321. — Repetición de las disposiciones del 1301 letra {d) impo- 
niendo 20 sueldos de multa al que entrase á caballo y 10 sueldos al que 
entrase á pie; la (b) modificada; la (c) completamente igual; y la {n) del 

1320, con multa de 15 sueldos. 
« 

Año 1322, (8 idus Agosto).— i?epe¿¿ctd« del bando letra (d) de 1301. 

Año 1823. — Promúlgase la letra {d) del 1301, con la multa estatuida 
en 1321. 

Año 1324, (nonas de Enero). — Sanciónase de los bandos de 1301, 
etra ib) modificada, la, (c) igual, la nueva disposición (Ji) y la {n) del 
1320 con la misma multa. 

(íl).— ítem que negun Reuenedor ne reuenediz no compra ne gos 
comprar dins ne de fora aucells menuts ne uius per uendre. E qui 
contra asso fara pagara per ban cada vegada V solidos. 

Año 1326, (Diciembre).— iíerfilcese la multa del bando letra (d) de 
1301, á 10 sueldos si el contraventor iba á caballo y á5 sueldos si ápie. 

Año 1327, (10 kal. Agosto). — Promulgación del bando de 1320 
letra {n) y la (ñ) del 1324. 

Año 1332, (7 idus Diciembre). — Repítese el bando de 1301 letraid"^ 
igual que en 1326; la {n) de 1S20; la nueva disposición (o) y la (?1) 
de 1324. 

(o). — Declaren empero Los Consellers quels Reuenedors de la ca9a 
estant en lur taula de la plaQa deis Cunills puixen comprar tota caca 
per rcuendre ab que la uenen aqui mateix. E en altras lochs dins la 
Ciutat et lo territori no puixen comprar. Empero si de Menresa ho de 
vich o daltres lochs lus aportauen caga qui en los dits lochs fos com- 
prada a ops dells que deis hostals la puixen aportar a lurs cases ho 
taules clls jurants que a ops dells fo en los dits lochs comprada. 

Año 1333, (7 idus Diciembre).— A'epzíése del 1301 el bando letra {d) 
con la modificación de 1326; la (n) de 1320; la (c) de 1301; la (o) de 1332; 
y la (?1) de 1324. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 141 

AÑO 1338 (18 KAL Febrero). — Promúlganse los bandos letra (n) de 
1320; letra (o) de 1332; letras (6) y (c) de 1301 y letra {ñ) de 1324. 

Año 134cO.— Renovación de los bandos letras (n) de 1320 y (o) de 13S2. 

Año 1343. — Fué publicada la (d) de 1301 con la modificación de 
1326. 

Año 1345, (Diciembre). — Repítese el bando letra (d) de 1301 con la 
multa de 1326 y la letra {n) de 1320. 

Año 1349. — Publícase en el presente año el bando que continuamos 
integro, pues servirá de punto de partida para clasificar los de la se- 
gunda mitad del siglo XIV, referentes á volatería y caza. La cifra {1} 
de este bando resulta igual á las letras (m) y (n) de los anteriores; 
nueva la cifra (2); la cifra (3) igual á la letra {II); nueva la cifra (4)- 
la cifra (5) semejante á las letras (c) é [i); nuevas las cifras (6) y (7) y 
modificada la letra ib) en las cifras (9) y {10). 

(1) Ara ojats: per raanament del mostacaff ordenaren los Consa- 
Uers els promens de la Ciutat, que, nagu reuanador ne reuanadora no 
gos comprar, ne fer comprar, dins la Ciutat ne fora la Ciutat de bar- 
chinona, gallines, capons, perdius, todons ne conills, ne naguna altra 
volatería ne cassa. E qui contra fara pagara per ban cada vagada X 
solidos. E resnomenys perdra la volatería o cassa que haura fora la 
dita Ciutat comprada. 

(2) En aquest ban empero no son enteses aquells o aquelles qui 
compraran volatería e cassa en los mercats e fires deis lochs de fora. 

(3) ítem que nagu reuanador ne reuanadora no gos comprar ne 
fer comprar Gallines, capons, perdius, todons ne conills ne naguna al- 
tra volatería ne casa naguns dies entro que toch despertada de la Seu. 
E qui contrafara pagara per ban cada uagada X solidos encara perdra 
la volatería e cassa que haura comprada. 

(4) ítem que tot reuanador o reuanadora qui haia gallines, ca- 
pons, perdius todons, conills ne naguna altra volatería ne cassa na- 
guns dies entro que toch despertada de la Seu. E qui contrafara paga- 
ra per ban cada uagada X solidos. E encara perdra la volatería e cas- 
sa que haura comprada. 

(5) ítem que tot Eauanador o reuanadora que ha ja gallines, ca- 
pons, perdius, todons, conills, e altra volatería o cassa que les haja a 
teñir palasament del mati entro al vespre en les plasses e en los lochs 
publichs de la Ciutat on es acustumat vendrá volatería e casa e que 
nou tenguen amagat. E quen venen á tots aquells qui comprar ne vu- 
lien. E qui contrafara pagara per ban cada uagada X solidos. E resno- 
menys perdra la cassa e volatería que no hauran volguda vendré o 
haurien tenguda o tendrien amagada. 

(6) Declaren empero los dits Consellers e promens de la Ciutat, 
que nagu reuanador o reuanadora no puxa allegar que altra ha com- 
prada la cassa, E siu feya que no li valle. E axi guart se aquell o aque" 



142 F. CARRERAS Y CANDI 

lia qui haura comprada la volatería o cassa^ que no la jaquesca en po- 
der del Reuanador. 

(7) ítem que negun Reuanador ne neguna Reuanadora ne negu- 
na altra persona no gos teñir ne vendrá neguna volatería ne cassa qui 
puda e siu faya quel mostapaff puxa seguir dampnatge a les gents. E 
res no menys pagara aquell o aquella qui la dita volatería o cassa pu- 
dent tendrá o vendrá per ban cada vagada V solidos. 

(8) E si per uentura aquell o aquelles qui en los dits bans cauran 
no podíen pagar los dits bans que hajan a star preses al castell aytants 
dies com ha solidos ais bans. 

(9) ítem que negun reuenador ne reuenadora ne neguna altra 
persona no gos demenar ne pendra per I perdiu mes auant de XII dí- 
ners ne de vn parell de coloms roquers mes auant de VI diners. E qui 
contra fara pagara per ban quescuna vegada V solidos. E si lo dit re 
uenedor o reuenedora o altre qualque persona qui agües aportades 
perdiu o perdius per uendra en la dita Ciutat no les volia vendrá que 
aquell qui comprar les volra les sa puxa pendra, pegant lo preu de- 
munt dit. 

(10) ítem que negun Reuenedor ne Reuenadora ne neguna altra 
persona no gos demanar ne pendra per I carn de cunill mes auant de 
VIII diners ne per I cunill a b la pell mes auant de IX diners. E qui 
contra fara pagara per ban cascuna vagada V solidos. E si lo dit 
Reuenador ho Reuenadora ho altre qualque persona qui agües aportat 
conill o conílls per vendrá en la dita Ciutat nols volia vendrá, que 
aquell qui comprar los volra los sa puxa pendra pegant lo preu de 
munt dit. 

AÑO 1350, fJuNioj. — Repetición del precedente bando. 

Año 1352, (Matoj. — Repetición del precedente bando. 

Año 1352, (il de DicvRyíBYCE.).— Repetición del precedente bando. 

Año 1353, (2 de Eneeo^. — Repetición del precedente bando, con mo- 
dificación del número (9). 

Año 1355, (11 de FiTSIZILo).— Promulgáronse del precedente bando, 
las cifras (5), {6) y (7). 

Año 1356, (17 de Junio). — Promulgáronse del precedente bando las 
cifras (5) y (9) en la forma que se transcribe en las cifras {11) y {12). 

Die veueris XVII die Juníi Anno a Natiuitate domini M°CCC°L°VP 
fuit preconitzatum per Jacobum clos. 

(11). — Ara hoiats per manament del mostessaff ordenaren los Con- 
ce'ilers e promens de la Ciutat que nangu reuenedor ne reuenedora ne 
naguna altra persona no gos comprar gallines, ni pols, ne oques, ne 
anedes ne coloms ne naguna altra volatería, ne ous per reuendre entro 
que despertada de la seu haia tocat ne encara gossen comprar en 
alcun loch fora de la Ciutat dins los termens de la Ciutat naguna vole- 
teria ne ous per reuendre. E qui contra les demunt dites coses o alcu- 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 143 

na daquelles fara o vendrá pagara per ban qucscnna vegada XX so- 
lidos. 

(12).— ítem que negun reuencdor ne reuenedora ne naguna altra 
persona no gos demenar ne pendre del parell doques mes auant de 
VI solidos ne del parell de les anedes mes auant de III solidos ne del 
parell de coloms roquers mes auant de VI diners ne del parell dous 
mes auant de I diner. E qui contra les dites coses o alcuna daquelles 
fara pagara per ban quescuna vegada X solidos. Pero que tota persona 
qui vulla comprar de les dites coses que les se puxa pendre ais preus 
demunt dits.— Retenentse empero los dits Consellers etc. 

Año 1361, (18 de DicrnuBU^).— Estatuyese la disposición que con- 
tinuamos con la cifra {Í3). 

(13). — Ban de no teñir Cassa ne volatería sino en certs lochs. 

Die Jouis XVIII die Decembris Anno a Natiuitate domini M^CCC^LX" 
Primo. 

Ara ojats per manament del Mosta^aff ordonaren los consellers e 
Promens de la Ciutat que negun Poller ne pollera Reuenador Reuena- 
dora de digmenge prop vinent a auant no gos vendré ne teñir per 
vendré en la Ciutat alcuna volatería ne Cassa sino tant solament en la 
Plassa del oli e en la plassa deis Conills e en la placa noua e en la 
plassa del Born o en alcuna o alcunes de les dites places les quals pla- 
9es assignen los dits consellers e Promens a teñir e a vendré la dita 
uolateria e cassa. Axi empero que en altres plages ne lochs de la ciutat 
no sen puxe teñir ne uendre per neguna persona de qualque estament 
o condicio sie. E qui contra rara pagara per ban cascuna negada 
XX solidos. E no res menys perdra la dita volatería e cassa. — Rete- 
nentse empero los dits consellers e Promens etc. 

Año 136S. —Repítense del bando del 1349 las cifras {1), (2), (5), {6) 
y (7), á las que se siguen las cifras {14), {15) y {16). 

(14). — ítem que negun Reuenedor ne Reuenedora no gos massique- 
yar ne comprar dins la Ciutat de Barchinona ne fora la Ciutat per si 
ne per altre persona ne fer masiqueyar a altre gallines, Capons, per- 
dius, Todons, conills, ne neguna altre volatería e Caca. E qui contra 
fara pagara per ban quescuna vegada X solidos. E no res menys per- 
dra la Capa e volatería que haura comprada ne aportada a preu cert. 

(15). — ítem que negun Reuenedor ne Reuenedora no gos anar ne 
exir fora la Ciutat per Comprar per los Camins so es del Portal nou 
tro al Coll de Finestrelles e del portal den Cardona tro a casa de na 
massanera. E si hi sera trobat que pach per ban quescuna vegada 
X solidos no res menys que halen a fer sagrament empoder del Mosta- 
9aff o deis pesadors. E si los dits Reuenedors si son exits per comprar 
sots lo dit ban. 

(16).— ítem que tot hom e tota fembra de qualque condicio o sta- 
ment sia sis vol sia pages o hom de fora la Ciutat e aportara per 
vendré al Coll o en la bistia qui menara So es, Perdius, Conills, To- 



144 F. CARRERAS Y CANDI 

dons, ne neguna altra volatería o Ca^a la baja amostrar a pales 
claraunt la bistia o en la ma alcuna partida e vendrá a tots aquel! s qui 
comprar ne volran. E qui contra fara pagara per ban quescuna vegada 
V solidos. 

x4:Ño 1371, (12 DE Enero). — Del bando promulgado en 1349, repíten- 
se las cifras {1), (2), (o), {6) y (7) y del promulgado en 1368, las {14), 
{15) y {16). 

Año 1372, (8 de Enero). — Repitense las disposiciones estatuidas en 
el anterior año de 1371. 

Año iSlS.—JRepítense las ocho disposiciones pregonadas en 1371. 

Año 1373, (1 de FEBUEno).— Pregónase la cifra (5) del 1349. 

Año 1373, (17 de Dicikubu'E.).— Se publican las cifras (5), {6) y (7) 
del 1349. 

Año 1375, (13 de Enero),— -Es repetido el bando del 1371, compues- 
to de las cifras {!), (2), (5), {6) y (7) del 1349 y las {14), {1.5) y {16) 
del 1368. 

Año 1877, (21 de Julio). — Promúlgase el siguiente bando, el cual, 
en sus cifras {17) y {18), es reproducción de las cifras {9), {10) y {!) 
del 1349. 

Die Martis XXI die Julii anno a natiuitate dominilNPCCC^LXXVII. 

(17).— Ara hoiats per manement del Mostacaff ordenaren los Con- 
sellers e prohomens de la Ciutat. Que neguna persona stranya ne pri- 
uada qui uene o reuene ous no gos pendre dun pareyll dous sino 
1 diner etc. sots ban de XX solidos (313). 

(18). — ítem ordenaren los Consellers et prohomens de la Ciutat que 
negun reuenedor ne Eeuenedora ne altre persona per reuendre no gos 
comprar oques, galines, polis, perdius, cunills ne altre uoleteria o 
cassa ne ous, formatges, ne neguna fruyta dins la Ciutat de Barchino- 
na ne en lo territori daquella sots ban de XX solidos. E no res menys 
perdra la uoleteria, cassa, o altres coses qui comprades haura. 

(19). — Declaren empero los Consellers e prohomens que passat mig 
dia puxen comprar los dits Reuenedors e altres persones de la dita 
fruyta tant solament en les plaQes de Barchinona, publicament, e no 
per cases^ sots ban de C solidos. 

(20). — Ítem que negun Reuenedor o Eeuenedora no gos uendre o 
reuendre ous, fruyta, voleteria, formatges, ne altres coses que ha Ja 
comprades, si no en sa taula o casa on ha acustumat de teñir obrador 
o a porta sua. E qui contra fara perdra los ous, fruyta, uoleterias e 
formatges, o altres coses que comprades haura e uendra en altre loch 
sino en sa taula, obrador o porta sua. E no res menys pagara per ban 
cade negada que contra fara L solidos. E si pagar nols pot stara 
L jorns al castcll a pa e a ayga. 



(318) Es de atiponer que se repetiría aquí la cifra (9) y (10) de 1349 sobre los precios 
á que debía Tenderse la volatería y caza. 



PALOMAS Y ('ALOMARES tiN CATALUÑA EN LA EDAD MEDL\ 145 

(21).- Declaren encara que les Keaenetloros de cois e de spinachs 
et de raelons c de scmblants coses puxcn vendré la lion han acus- 
tumat. 

(22). — Declaren encara que les persones de fora o de la Ciutat quiu 
han de lurs cullites o qui rcucnedor no sia puxen uendre en les places 
o carreros o la hon se vullen.- Retenetse empero etc. 

Año 1377, (23 de 5vsiao). — Se pregona el siguiente bando. 

(23).— Die Jouis XXIII die Julii anno domini MCCCLXXVII. 

Ara oiats per manement del Mostacaff ordonaren los Consellers e 
prohomens de la Ciutat confermant los bans ja sobra asso fots e ordo- 
nats e declarant aquells. Que tot poller qui uaia comprant uoleteria o 
altres coses per los mercats de fora lo territori e termens de Barchino- 
na puxe uendre o reucndre en casa sua scgons que ordonat es, la uo- 
leteria et altrefe coses que comprados haura o en la pla(?a noua en aque- 
lla part o loch que sera ordonat e assignat per lo Mostacaff 90 es uers 
la torra del palau del bisbe o uers lort fins al canto del carrer que hom 
appella deis bayns nous. Empero declaren losdits Consellers que poller 
o Reuenedor o reuenedora qui stiga a la pla^a del oli no gos uendre en 
altre loch sino a la sua casa, segons los bans ja sobre a(;o ordonats. 
Declaren encara los dits Consellers quels dits pollers no gosen comprar 
fruyta per reuendre aqui ni en altre loch ans haien a seruar los bans 
ja sobra ago ordonats. — Retenense etc. 

Año 1378, (13 de ^^kro).— Promúlgase el siguiente bando. 

Die mercurii XIII die Januarii Anno a Natiuitate domini Millesi- 
mo Trecentesimo Septuagésimo Octano, fuerunt prcconitzate infras- 
cripto ordinatione per Ciuiíate barchinone et in locis assuetis per Do- 
minicum massa sal, preconem' publicum barchinone. 

(24). — Ara hoiats per manament del Mostacaff ordonaren los Conse- 
llers e prohomens de la Ciutat que com en frau dalscuns bans ordonats 
sobre la voletería e ca^a, los pollers e altres reuenedors de la dita vo- 
leteria e capa en la dita Ciutat facen certs apatiaments a cert for ab 
los pageses e ab les persones de deffora de la dita voleteria e ca9a qui 
encara no es presa, axi que tota la ca^a e voleteria qui entra en la dita 
Ciutat ve tota apatiada a cert fort liuradora ais pollers e reuenedors. 
E aytal cosa, sia fort de mal eximpli e inhonesta que aytals patiaments 
e couinen^es nos puxen fer nes fa^endaqui auant. E que aquellos qui 
son fetos sien haudes per nuiles e de tot per reuocades e qui daytals 
auinences o apatiaments fets o fahedors daqui auant vsara si es ciuta- 
da que pach per ban cascuna vegada qucn vsara C solidos. E si sera 
strany que pach per ban L solidos. E no resmenys qucs perda tota la 
dita ca(;a e voleteria que apatiada entrara en la dita Ciutat. 

(25). ^^E lo dit poller o reuenedor o altre qui sera trobat que haura 
vsat II o III vegades o mes deis dits apatiaments o couinences que 
daqui auant vltra los bans damunt dits sia priuat del dit ofíici. E si se- 

1903 10 



146 F. CARRERAS Y CANDÍ 

rá atrobat despiiys que vs del dit ofíici que sia scobat per los loclis 
acustumats de la Ciutat. 

(2G). — ítem que tota persona de defora qui per qualque manera 
metra, o portara, o metre o portar fara, ca^a ne voleteria en la dita 
Ciutat, que aquella haia a descarregar e portar dreta via a la pla^a 
nona de la Ciutat de barchinona. E aqui vendrela decontinent publi- 
cament, e que en alcun hostal, alberch o casa no puscha entrar sots 
ban de perdre la dita ca^a o voleteria e sots ban de C solidos. 

(27). — ítem que algún hostaler o altre persona no gos ne puscha 
acuUir en son hostal o casa voleteria o ca^a dalcu sots ban de C so- 
lidos per cascuna vegada que contra fara. 

(28). — ítem que alcun poller o reuenedor no gos ne puscha trame- 
tre misatje ne altre persona defora per comprar caga ne voleteria per 
tolre tota f rau, mas si lo dit poller o reuenedor volra anar comprar fora 
los termens e territori de la dita Ciutat, tots apatiaments empero fora- 
gitats, axi com damunt es dit, que ho pusque fer si empero personal- 
ment hi ira e aquella puscha aportar a la dita Ciutat per reuendre 
segons los bans ja sobre acó ordonats. E qui contra fara pagara per 
ban cascuna vegada C solidos. E no res meyns perdra la ca9a e vo- 
leteria. 

Dedaren empero los dits Consellers e prohomens que no entenen a 
reuocar altres bans ja sobre acó ordonats.— Deis quals bans damunt 
dits haura la terca part lacusador e les dues parts lo Mosta9aff. — 

Retenentse empero los Consellers e prohomens etc. 
^Año 1378, (Marzo). — Repítese el bando del 1377 , cifras {17), {18), 
{19), {20), {21) y {22). 

Año 1378, (7 de Abril) .—Puhlicanse las cifras (o), {6) y {7) del 
1349 y las {14), {15) y {16) del 1368. 

AÑO Í380. — Rep ¿tense los bandos del 1377 y 1378, cifras {23), {24), 
{25), {26), {27) y {28). 

Año 1381, (17 de Dicie},ibre).— Revócase en público bando la cifra 
{26), pregonada en 1380. 

Año 1382, (4 de Eis; ero) . — Estatuyóse la cifra {28) del 7376'. 

Año 1382, (19 de Marzo. — Promúlgase la cifra {1) del 1349, con 
la multa de 20 sueldos, tal como lo establece la cifra {18) del 1377; 
dtl propio año 1349 se sanciona la cifra (2^: y del 1377, las {20), {21) 

i/(-^-^). 

Año 1383, (6 de Esero). —Pregónase el bando cifra {29,. 

(29).— Ai)res a VI de Jener del any MCCCLXXXIII los honra ts 
Concellers de Barchinona declararen c ordenaren que tot poller o re- 
uanedor de volateria en temiis de pinjas puschan vendré o reuendre 
e estar o teñir lur volateria e cassa a la part del hostal de na Lurenga 
sois la taulada e puschan encara estar a cubcrt ab la dita volateria 
6 cassa en lo dit temps . 

AÑO 1380, (9 DE E^vAio^.—Eíilatáyi;se las cifras {26) dd 1378, bajo 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 147 

multa de 20 sueldos, en lugar de 100 y la \'27) bajo multa de 40 sueldos 
en lugar de 100. 

Año 1380, (I de ]\Iarzo). — Establécese el bando que se continúa: 

(80). - Dio Jouis prima die Marcii anno a Natiuitatc domini 
M°CCC°LXXX*' Sexto: predicto dominis preco retulit se sequens preco- 
nitzacio per Ciuitatem barchiiione videlicet per loca assueta ut supra: 

Ara ojats per manament del Mostapaff ordenaren los Consellers e 
prohomens de la Ciutat que los venadors o reuenedors de cassa e de 
volatería qiii aquella venien en la placa noua de la dita Ciutat se haien 
a mudar en aquell loch de la dita placa lo qual per lo dit Mosta^atf 
los sera assignat e aqui en lo dit loch vendrela publicamont a tot licm 
qui comprar ne uolran sots los bans sobre les dites coses ordona's. 
E que negun deis dits veuedors ni neguna altra persona qui de la dita 
cassa o volatería vendrá o comprara no gos plomar o fer plomar la 
di'.a cassa o volatería en la dita pla^a o en algún loch de aquella sots 
ban de perdra la dita cassa e volatería e no res menys pagara per ban 
cascuna veguada que contra fara X solidos. 

Año 1387, (6 de Febrero).— itep/íe?^se del bando de 1378 las cifras 
(24); la {25} variando la pena de azotes j^or la de 100 sueldos; la (27; 
con multa de solos 10 sueldos y la {28); del bando de 1349 las cifras (/) 
con multa de 20 sueldos; {5\ {6) y (7) con multa de 10 sueldos; del 
bando de 1368 las cifras {14], {15) y {16)] del bando de 1377 las cifras 
{19), {20), {21), {22) y {23)-, el bando de 1383 ó sea cifra {29) y el que con- 
tinuamos con la cifra [31) modificación de la {28) de 1378. 

(31).— ítem que algún reuenedor o poller per si o per altre persona 
no puxa comi:)rar ne massicaiar dins los termens de la dita Ciutat ne- 
guna cassa o uolataria porcells o cabrits formatgeria o ous. Empero si 
lo dit poller o Reuenedor jjer si o per altre uolra fora los dits termens 
anar o tremetre que ho puxe fer axi empero que la dita uolateria o 
cassa o altres coses damunt dites haia a vendré publicament e palesa 
a la sua porta o en les places de la dita Ciutat per si o per sos com- 
panyes a totes persones qui comprar ne volran per lur propi vs e no a 
persones qui les vuUen per revendré. E qui contra fara pagara per 
ban cascuna vegada X sous. 

AÑO 13S9.— Establécese el siguiente bando cifra {32). 

(32). — Ara hojats per manament del Mosta^aff ordonaren los Conse- 
llers e promens de la Ciutat que algún reaenedor o Reuenedora ni 
qual seuol altre persona qui tenga cassa o volatería per vendré en les 
places o altres lochs de la dita Ciutat no gos sofcrir ni en alguna ma- 
nera dar loch que la dita cassa o volatería sia ríl'fada ne jugada en 
lurs taules o obradors. E qui contra fara perdra la dita cassa o vola- 
tería qui trobada sera en son poder, de la qual haura la ter^a part lo 
acusador. — Retenen se empero etc. 

AÑO 1390, (20 DE Kj>í ero).— KejHt ese el anterior bando fifra {32). 

Año 1393, {22 m: Diciembre). -Fioblicase del 1378 las cifras {24) 



148 F. CARRERAS Y CANDI 

con ¡yena de. ñO sueldos, j^rivación del oficio en caso de reincidencia y 
multa de 100 sueldos si aún usase de dicha profesión; {26) y (27) en la 
forma modificada según continuamos con cifras (33) y (34); del año 
1349 las cifras (5), {6) y (7j esta con multa de 10 sueldos; las {14) y {16) 
del 1368; la {32) del 1380; y la {20) del 1377 con multa de 20 sueldos. 

(33)._Item (|ue negun deis dits poUers o Reuenedors, sis vol que 
sia hostaler o no, no gos acullir, de die o de nit, alcun pages o altra 
qualseuol persona de defora, qui port en la dita Ciutat, caga, volatería, 
cus, formatges, porcells, o cabrits, e ago per esquinar fraus e dans 
(juis poden venir ais singulars de la dita Ciutat, sots ban de perdre 
totes les dites coses, les quals per 90 sien perdudes al dit poUer o Re- 
uenador qui lo dit pages o altra persona de defora haura acuUits, e no 
al dit pages o altra persona de defora: e que lo dit poller o Reuenador 
los haia a pagar e satisfer encontinent, aytant, com volran, al dit pa- 
ges o altra persona de defora. E no res menys, que pach per ban 
XX solidos. 

(34).- ítem mes ordenaren los dits Consellers e prohomens que 
algún pages o altra qualseuol persona de defora la dita Ciutat qui 
a port per vendré de les dites coses en aquella no puxe vendré o fer 
vendré en alguna manera en la plaga del Oli la qual es estada assig- 
nada tant solament a vendré ais dits pollers o Reuenadors, e ago per 
tal quel dit pages o altra persona de defora nos puxe mesclar ab ells 
com per raho de llur mesclament sen seguescha gran desordonacio, 
frau, e dan ais singulars de la dita Ciutat ans los dits pegesos e altres 
l-ersones de defora ho hagen a vendré o fer vendré e descarregar e fer 
l>ortar dreta via a la plaga nova o a la plaga del born e aqui vendréis 
publicanient. E que en algún hostall Albercli o casa no pusque ne dcge 
entrar sots ban de perdre totes les dites coses c de pagar XX solidos. 
Entes empero que entrant en la dita Ciutat e anant a les dites places 
o plaga puxen uendre de les dites coses a tot hom quen vulla comprar. 
Declarat encara que puxen vendré e teñir de les dites coses en la plaga 
del blat en la forma e manera acustumades. 

AÑO 139* ó 140*, (documento sin ieclm).- Siendo mostacaf de la 
Ciudad Antoni Sala, promulgóse el siguiente bando después de esta- 
tuirse que las perdices se vendiesen a 1 sueldo y los conejos á 10 dineros. 

(35). — ítem ordenaren los dits Consellers e prohomens que daqui- 
auant algún Reuenedor o poller qui tingue hostal no gos ne li sie licit 
ue permes de acullir de die o de nit alguna persona strangera o altra 
qui aport alguna cassa o volataria de defora en la Ciutat de Barcelona, 
sots ban de XX solidos e de perdre la dita cassa o volatería, la qual 
cassa o volatería haie a pagar lo dit hostaler a aciuell daqui seria en- 
continent al for que aquella jornada valria, a coneguda del Mos- 
tagaf. 

ASos lo'Jl y 1307. - Fur proniiil¡/<i(ln la siguiente disposición. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDL\ 149 

(36).— Die martis Tercia mcnsis Julü anno a natiuitate Domini 
M°CCC" Nonagésimo Séptimo per Petrum oliuerii. 

Ara hoiats per manament del Mosta9af. Que com en lany 
MCCCLXXXXIIII. Los honorables Consollcrs lo dit any do aquella .-ib 
prohomens fahessen vna ordinacio qo es que algún pages o altra qual- 
seuol persona defora la dita Ciutat qui aportas o mates dins la dita 
Ciutat (.¡alunes, perdius, capons, Todons, conills o altra volnteria o 
ca^a, o ous, o formatjes, no gosas, per alguna raho o causa, entrar no 
passarne atornar de dia, dins la pla^a del OH, ne en los hostals o al- 
berchs o cases qui aqui son, portant en si mateix o sobre bestia, ne 
fer portar, algunes de les ditas coses, sots cert ban. E ara los honora- 
bles Consellers e prohomens de la dita Ciutat, per certes e justes 
rahons en fauor deis pagesos defora e altres persones, hagen reuocat 
tota la dita ordinacio e ban. Per (jo lo dit Mostapaf ab veu de la presen t 
crida notifiquen a totes les dites persones la dita Reuocacio portal que 
sapien que no son tenguts de teñir e seruar aquella. 

Año 1397, (17 Noviemere).- Estatúyense los siguientes bandos. 

Die Sabbati XVII Nouembris Anno a natiuitate domini Millesimo 
CCC«XC° Séptimo. 

(37). — Ara ojats per manament del veguer: Ordonaren los Conse- 
llers e prohomens de la Ciutat: Que tot hom qui metra, metre fara, 
dins la dita Ciutat, Ca9a o volatería, pach e haja a pagar, be e leyal- 
ment, la imposicio qui posada hi es, ais compradors o cullidors de 
aquella, sots ban do perdre la dita Ca(;a o volatería; de la qual sera 
guanyada la moytat a la dita Ciutat, e laltra meytat ais compradors 
de la dita imposicio. 

(38). -ítem que tot hom qui metra o metre fara, de la dita Ca^a 
o volatería, per mar o por torra, aquella haja a metre publicament o 
no amagada, e per los lochs o camins publichs e acustumats, e a 90 per 
no defraudar la dita imposicio, sots lo dit ban. 

(39) Ytem que tot hom qui metra o metre fara de la dita (^aca o 
volatería per mar o per torra, segons dit es, haja a fer sagrament en 
poder deis dits compradors o cullidors, tota vegada que per ells ne sie 
request, de dir veritat de 90 que interrogat sera sobre les dites coses, 
sots lo dit ban. 

Retenentse empero los dits Consellers e prohomens etc. 

AÑO 1399 (7 DE Enero) —Autorizase para vender los domingos. 

(40) Encai-a mes ordonaren los dits Consellers e prohomens: Que 
tot pages o altra qualseuol persona defora la dita Ciutat, puxe vendré 
tota capa morta, los dies deis diumenges, e altres, en les places del 
born e nona de la dita Ciutat, no contrastant qualseuol ordinacio en 
contrari sobre aQo feta. 

Año '[4A8?— Este bando, sin fecha, viene transcrito en el volumen de 
1390 á 1458, á continuación del datado á 1 de Febrero de 1448. 

(41) Ytem ordonaren los dits Conssellers et promens corregint he 



150 f. CARRERAS Y CANDI 

esmenant vna altre ordinacio et pubbliquada per los lochs acustumats 
de la dita ciiitat per raho deis f ors de la cassa e volotaria qui sera ve • 
nuda en la dita ciutat per los pollers he ostallers, c a aquela anadint 
que daquiavant los dits pullers, tanders e hostallers agen et sien tan- 
guts de vendré los colóme roqners qui no eren conpresos en la dita 
ordinacio ne aforats segons era aff orada altre cassa e volotaria al for 
de les xixelles, qo es a raho de VIH diners lo parell e no mes avant. 
E axi mateix per cessar alguns abusos quis seguexen en la venda de 
la Cíissa e volotaria que daci avant en totes vendes quis faran de cassa 
e volotaria sien entesos e compresos tots he qualseuol pagesos et fores- 
ters, segons hi son entesos pollers tanders et hostallers, en tal forma, 
que per alguna via directa ho indirecta, aquells^ qui vendrán o reuen- 
dran de la dita casa ho volotaria, no puxen ne guosen mes aver ho ro- 
bre deis fors que les ditas casse ho volotaria son estades afforades, sots 
ban a caschu per cascuna vegada que sera contra fet de XX solidos 
et de perdre la volotaria o cassa qui en altre forma sera veñuda. 
Años 1461 y 1466. — En ambos aTios promulgóse esta disposición: 
(42) Ara hoiats tot hom generalment per manament del honorable 
en Guillera farrer, Mosta(;aff de la Ciutat de Barchinona, per vtilitat e 
bon stament de la cosa publica de la dita Ciutat, e per extirpar alguns 
abusos ques fan es farien per auant, si noy era prouehit, en gran e 
euident dan del publich de la dita Ciutat, euadint e effagint a altres 
ordinacions sobre a^o fetes en lo passat. e en aquellos no proiudicant 
ans romanent en lur for^a o valor: Ordonaron, los honorables Conse- 
llers o promens do la dita Ciutat, que daquiauant algún pollor o polle- 
ra, Reuenador o Rouenadora, o altre qualseuol persona, qui volra 
comprar gallines, capons, perdius, polis, todons, xixelles, conills, o 
altre volatería e cassa, cabrits, formatges, ous, o altres qualseuulla 
vitualles per reuondre, no gos, no li sia licit ne permes, comprar de 
algunos do les ditos coses dins los termens de la dita Ciutat ne fora 
aquells, de pagesos o pageses o altres persona o persones qui fossen en 
camins o portassen ja per vendré en la present Ciutat les ditos volate- 
ries cassa o altres vitualles sots ban a quescu o per quoscuna vegada 
que sera contrafet do XX sois e de perdre lo que comprat haurien de 
les dessus ditos coses. - Del qual ban haura lo Mosta^aff les dúos 
parts e la ter^a part lo acusador. — Rotenontse empero los dits Con- 
sellers e promens poder etc. -Ffou publicada la dita ordinario a 
XXXI de Juliol del any MCCCCLXL— Ffou reiterada n VII de Maig 
any MCCCCLXVI stant Mosta^aff lo honorable Mossen Romou lull. 



PALOMAS Y PALOMARES KN CATALUÑA E\ LA RUAD MEOIA 151 

GüOSflRiO DE VOCES POCO COmÜHES 



Abreviaturas =Adj. adjetivo; Adv. adverbio; d. documento del apén- 
dice; n. nota; p. ¡fagina; S. sustantivo; V. véase; Verb. verbo. 

Abayador. — V. bayador.— d. XXVIII. 

Abaroiiat. — Adj. abarrotado.- n. 91. 

Abeylar.— S. Sinónimo de «abellar», colmena.— n. 263. 

Acaptls.— S. fórmula latina de «acaptcs», adquisiciones, — n. 242. 

Adempraiuentis. — V. emprius.— p. 90, n. 248. 

Adeniprivis.— V, emprius. — N. 242. 

Agranar. — Verb. echar granos en el suelo para capturar pájaros.— 

n. 267, d. XV. 
Aforar.— Verb. tasar.— d. XXX (41). 

Alberch.- S. vivienda — n. 232; d. XXX (i) (26) (34) (36). 
Alelare. — V. auciure. — d. XII. 
Alcofoll. — S. antimonio. — n 311. 
Alodio.— V. alou.-n. 242 y 245. 
Alón.— S. propiedad inmueble.— n. 232. 
Alouetat.— V. alou.— d. XXIV. 
Alvearia. — S. árboles del Pirineo ¿cuales?— n. 277. 
Ancnir. — V. auciure. —d. IX. 
Anedes.— S. ánades. — d. XXX (11), 
Anets. — V. anedes.— n. 116. 

Apatiamcut.— S. compromiso. — d. XXX (24) (25) (28). 
Apatía r.— Verb comprometer ó dar palabra.— d. XXX (24). 
Apendício. — S. en catalán oapendís» ó «pendís», pendiente ó rampa. 

Se aplica en la orografía.— n. 24, 28, 137, 141. 
Apaloiuat. — Adj. aplicado á la torcaz ó á otra ave, cazada con las 

«palomeras o . — p. 112, 113. 
Arch de rotllo.— S, el arco sencillo de echar flechas.— n. 301. 
Aree. — S. sinónimo de «era» tierra inculta, yerma, campo raso: «par- 

tim terre cuite et partim aree».— n. 216. 
Aréis.- V. aree.— n. 141, 241. 
Areny.— S. cauce.— n 232. 
Ariie». — S. colmenas.— n. 220. 
Arradres. — S. aradas «que en la bassede puga dit comprador fer 

arradres pero sie obligat donarne quiscun any tres a dit venedor». 

-d. XXV. 
Artifici. — S. ingenio mecánico.— d. XII. 
Artiga. — S. monte cultivado por vez primera después de cortado el 

bosque.— p. 52, n. 294, d. XIX, XXVIII. 



152 F. CARRERAS Y CANDI 

Ancinre.— Verb. matar.— n. 267, 

Avelar.— V. velar. -d. XXVIII. 

Aveiitatge. — S sobresueldo ó propina. —n. 95. 

Avíncncn.— S. convenio. — d. XXX (24). 

Aaempiins.— V. empriu.— p. 90. 

Bagnda. — S bebedero, —p. 107. 

Kan — S. multa y bando.— n. 280, d. XXX. 

S.lannis.— V. ban.— n. 242. 

Ballestejar.— Verb. cazar con ballesta.— d. XXX (d.). 

Barbolacla.—S. palabra orográfica de desconocido significado. — p. 
53, d. XXVIII. 

Baroiis — S. aplicado á la náutica ¿barrotes? «timons abaronats de 
nou barons cascun». — n. 91. 

Barciiaria, barquera ó barqaina. — S tierra de sembradura 
«barcharia qui est seminata de ordio». — n. 163, 174. 

Bassedc — S. aplicado á la orografía; al parecer, hondonada,— d. 
XXV. 

Batncis.- S. en catalán c<batudes«: derecho feudal de prestar algunos 
jornales en la época de la trilla.— n. 242. 

Bayadoi'. — S. aparejo importante en la caza por medio de palome- 
ras, seguramente el árbol en cuya parte superior se escondía uno 
de los cazadores «retento nobis quendam eulinam qui est in caput 
dicto troció terre quam retino per fer bayador» (314). -p. 52, 
53, 55; d. XVI, XVII, XXIV. 

Bayar.— Verb la acción de utilizar el «bayador-* en la caza de tor- 
caces «bayar, velar y tallar arbreso.— p. 52; d. XXII, XXIV, 
XXV ri. 

Bayor.— S. ¿el «bayador»?— p. 54. 

Bayeriis. — S, véase bayador. — d. XXIII. 

Bigota.— S empleado en náutica — n. 91, 

Boríli«.— S. en catalán «bordas»: corrales apartados de las viviendas. 
— n, 166, 248. 

Bnchs — S. colmenas — n 220, 259. 

Caldera.— S, para reverberar la luz y cazar de noche distintas aves. 
— d. XII, XIII. 

Caldero.— V. caldera.— p. 105. 

Calonlis. — S. derecho feudal poco precisado y conocido. — n. 242, 

Canabaris. — S. en catalán «canyamars»: lugares donde se siembra 
cáñamo.— n. 127. 

Cancnll. — S. aparejo para cazar aves.— p 97, d. Xíl. 

Caperolis. — S. en catalán «cabrits*, cabritos. — n. IIG. 



(314) 14")7 (I de Dic¡6mbre\ Venta hecha por Bernat Ferrer (á) Vilaret á PerePran- 
cesch de un boBqno llamado <albareda del gorch» en S. Hilari, perteneciente al más 
Vilaret (^/((«Haí 145t ntque 1159, aroh parroquial de S. Hilari (,'a-calm). 



PALOMAS Y PALOMARES KN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 153 

Carnalagils. — S. en catalán «carnalatges», derecho feudal consis- 
tente en el diezmo pagado por la venta de las carnes.— n. 242. 

Cartls. — S. derecho feudal desconocido. — n. 242. 

Caíialíciis — S. en catalán «casáis»; edificios. — n. 182. 

Castaycda.— S mejor «castanyeda>^; castañar — d. XVII. 

Castellare — S. en catalán «castellnr,) fortaleza que no es c<castrum9 
por carecer de jurisdicción territorial. — n. 48. 

Cavalcatis. — S. en catalán « cavalcades » expediciones guerreras de 
corta duración, esto es, por un día y en un solo término ó lugar. — 
n. 242. 

Cayrels.- S. flechas con punta de hierro, —d. VI. 

Cembell.— S, aparejo para cazar aves preparado con liga, en la cima 
de los árboles.— p. 104, d. XI. 

Cenderes. — S. redes especiales para la c^za de liebres y conejos. — 
d XIII . 

Cepis.— S. en catalán «cebeso, cebollas.— n. 116. 

í'imbell.— V. cembell.— p. 96. 

CívadariboB.- V. civaderio. — n. 248. 

C'ivaderio.- S. ¿lugar sembrado de cebada? — n. 261. 

Cofre. -S. erario. — d, XIII. 

Coloinó».— Adj. ¿?— p. 65, n. 110. 

Coinellar. — S. derivado de «coma» y con igual significado orográfi- 
co, de eminencia redondeada.— n. 57. 

Contrafer.— Verb. contravenir. — d. XV. 

Cortinis. — V. curtinis. — n. 140. 

C.ívlnenca.— S. convenio.— d. XXX (24) (25). 

Creberiis. — S. en catalán creuheres: aparejo hecho con palitos eü cruz, 
para caza de aves. — p. 55, d. XXIII. 

Cullidor. - S recaudador. - d. XXX (37) (39). 

Cnrtalis. — S. diminutivo de «curtes», corrales.— n. 124. 

Cnrtinas. — Véase «curtalis». — n. 28. 

Cnyranií» — S. cueros. — n. 311. 

Defesia.— V. devesa.— n. 279. 

Despareyar. — Verb. desaparejar.— d. XXX (j). 

I>e8pertada. — S. el toque matutino de la campana. — d. XXX (11) 
(3) (4) (11). 

Devesa. —S. y también «defesa», dehesa. — p. 88-, n. 238, 242. 

Disrnptls. — V. ruptis. — n. 127. 

Doiiiengiis -S. en catalán «domenges», dominios. — n. 242. 

Doniinicataris.- V. domengiis? — n. 242. 

Eariis —V. aree -n. 133. 

Efagir.— Verb. eludir — D. XXX (42). 

JBinpria. — S uso ó aprovechamiento.— p. 90; d. XXVIII, XXIX. 

Kncés. — S. manera de cazar de noche y con luz.— p. 96, 104; d. IX. 

I^nee. — Adj. era así calificada una antigua moneda. — d. I, III. 



154 t. CARRERAS Y CANDI 

JEntreforch.— S. encrucijada. -n. 215. 

JEra. — V. aree— n 28. 

Ki'ba. — S. empleado en náutica, jarcia?— n. 91, 92. 

JErbagar. — Verb. ó mejor «erbeyar», pacer. — n. 238. 

Rrbaricí». — S. en catalán «erbatges» pastos. — n. 242. 

Eréis. — V. aree. — n. 140. 

Ertignes.— V. artigajh-d. XXIX. 

E«icn<leIIes. -S. fuentes de cerámica.— p. 115. 

Espallleres.— S. hombreras de hierro para guerrear.— d. XI. 

Estraiiy.— Adj. forastero.— d. XXX (d) (e) (17) (24). 

Eiilina. — S. encina.— p. 152. 

Exercitibas. — S. derecho feudal de ejército, ó sea de seguir al Señor 
bajo su bandera.— n. 242. 

Fageda. — S. bosque de hayas. — d. XXIV. 

Faragiue— V. ferregenal. — n. 171. 

Ferregenal.— S. herrenal.— n. 191, 200, 201, 206. 

Ferregenalis».— V. ferregenal.— n. 168, 169, 170, 173, 198. 

Feí-reginal. -V. ferregenal.— n. 212, 232, 242. 

Fictorio.- rf. piedra hita?— n. 48. 

Figera». — S. paredes de tierra.— n. 179, 193. 

FU de ballestea. — S. cuerda de cuero con que se armaban las ba- 
llestas.— p. 47. 

Fil de cosir sarries. -S. cuerda de esparto resistente.— p. 47. 

Fil de gnarnir garbells.— S. cuerda de esparto de la consistencia 
necesaria para armar haces. — p. 47. 

Filat.— S. red de caza.— p. 96, lOi, 105, 107-, n. 267; d. XI, XII, 
XIV, XXVIII. 

Filat de palomar. — S. red para cazar torcaces. — p. 47; d. XXII. 

Fines.— S. fronteras, lindes.— n. 113, 148. 

Firniainentis. — S. la firma puesta por el vasallo demandado por su 
señor de estar á las resultas de lo que fallare el juez.— n. 242. 

For.— S. tasa.— d. XXX (41). 

Forlscapiis.- S. derecho feudal, consistente en la concesión que 
hace el señor al vasallo en virtud de la facultad de alienar el feu- 
do. -n. 248; d.XXIV. 

FojcciU. — S. derecho feudal que quizás tenga que v-er con la cons- 
trucción ó guarnición de las fortalezas —n. 242. 

Forgcs. — S. una clase de aves acuáticas. — p. 112. 

Formatgeria.— S. reunión ó conjunto de quesos.— d. XXX (31). 

Frauchcdís. — S. alodio libre de señorío. — n. 138. 

Fraiicolí. — S. perdiz cuya casta se ha extinguido en Cataluña, en la 
Edad Moderna. - d. XII, XIII, XV. 

Fregliials.— V. ferregenal. — p. 74. 

Fretnrós.- Adj. escaso. — d. XII. 

Fustejar.— Verb. cortar leña gruesa en el bosque.— d. XXIX. 



PALOMAS Y PALOMARES E\ CATALUÑA EX LA EDAD MEDIA 1^5 

<i<ansadani y g^ansatani.— S. conjunto de Añades.— n. 221, 222. 
«aprici». — S. en catah'm «garrigas», carrascales.— n. 30;, 31, 127, 139, 

143, 11(4. 
<n»rri«;arii«i. —V. garricís. — n. 127. 
iiíavarra. — S. cordillera. — d. XXX (n). 
<¿¡.- V. giny.— d. XXX (e). 
^liiniiütadaM. — S. retamares.— n. 60. 
Iiíiiiy. — >S. ingenio.— n. 201.. 
Cjiradn.— S. en catalán «grano: cnnibre llana, con su ladera escarpada 

y prolongada. — n. 79. 
Cirens. — S. palomina?— n. 231. 

Cwaaello. — S, en catalán «guadell»: pequeño vado.— n, 174. 
<jrai8a.— Adv. modo ó manera. — n. 267. 

ínuinenes. —Cuerdas gruesas empleadas en las naves. — n. 311. 
triittas.— V. guttis.-n. 198, 201. 
tJattis. — S. tejado por donde discurren las aguas pluviales.— n. 130, 

182, 206; d II. 
Holinatello. — S. en catalán «olmatell» ó -i-aumatell»; bosque de ol- 
mos. — n. 200. 
IiiipIanniKt.— 8. en catalán sería «impla»: lugar no llano, ó montuoso. 

— n. 194. 
Inveiic¡oiiis.~S. en catalán «trobcs»; derecho feudal consistente en 
la participación del señor en los hallazgos que se hacían en el tér- 
mino de su jurisdicción. — n. 242. 
Jo vis. — S. en catalán ojovao: derecho feudal consistente en la pres- 
tación de un jornal de laboreo con un par de bueyes.— n. 242 
JLadonchs. — Adv. entonces. — d. XII. 
I^anró. — S. la labor de los campos. — d. VI. 

Liinearis. — S. en catalán «llinars», cainpos sembrados de lino. — n. 127. 
liunari.- S. lunario ó calendario — n. 99. 
l^lorigaes. — S. corazas. — p. 61. 
Madira.— S. construcción rural? «casales cum ipsa madira, parietes^> 

etc.— n. 199. 
Mancniso. — S moneda de oro.— d. I, II, III. 
JUansalis. — S. habitación rural. — n. 248 

Maiiisiones. — S. en catalán «arnés ó buchs»; colmenas.— n. 145, 220, 
ülansfnngalas — S. casitas ó cabanas. — n, 135. 
Jflasiqueyar.— Verb. comprometer.— d. XXX (^14) (31). 
Matras. — S. flecha de madera sin hierro alguno, más lijera que las 

otras y que se utilizaba para la caza. — p. 375; n. 243, 306; d. VI. 
Matrassouat.— Adj. derivado de ^anatrás» y que se aplicaba al ani 

mal muerto con dicha flecha de caza.— p. 113. 
MatresBoaat. — V. matrassouat. — p. 112, 113. 
ülatxaisisal. — V. matrassouat. — p. 113. 
llesclauíent.— S. confabulación ó consorcio. -d. XXX (34). 



156 F. CARRERAS Y CANDI 

HondanticiH. — S. derecho feudal poco conocido; parece era el de in- 
tervención del señor en las mediciones de los trigos en el mercado, 
-n 242. 

]?Iostacaf.— S. almotacén. — p. 108. 

IVatnra — S. nacimiento, origen. — d. XII. 

Noscaiv — Verb conocer. — d XIÍ. 

J^oveiiie».— S. dei-echo feudal, que, á semejanza del avuyté» consistió 
en la novena parto de los granos. — n. 242. 

Obliis. — S. derecho feudal consistente en la oblación de pan hecha al 
Señor en ciertas solemnidades, — n. 248. 

Ociare.— V. auciure — E>. IX. 

Olines.— V. eulina.— D. XXI. 

Orrea.— V. orreo — n. 144. 

<»rrett.— S, en catalán «orri»; conjunto diverso.- n. 24, 28, 134, 140. 

Pahoner.— Adj derivado de «pahó» pavo-, aplicado á palomas que 
son en algo semejantes al pavo. — p. 111, 112; d, VIII. 

Palasaiuent.— Adv. mejor dicho «palesament»: descubiertamente, 
-d. XXX(5). 

Palés (á).— Adv. al descubierto, ó á la vista— d. XXX (i) (16) (31). 

Fallomar.— V. palomar verb.— d. XXIX. 

Palinerola. — V. palomerola — p 60. 

Paliiierots — ¿palomerolas? — p. 60, 

Pnloiii. — S. ¿palomo?— p, 50, 

Paloiiiador.- S. el que caza palomas con redes.— p. 51, d XXIV. 

Pa'omadiirais. - S costuras de las velas de los buques.— p. 61. 

l»aIomar.— S. en catalán más comunmente dicho «colomer»: cons- 
trucción destinada á palomas,— p, 48, 49, 50. 

Palomar.— Verb la acción de cazar torcaces con redes. — p. 46, 
47, 107; d. XXI, XXV. 

Palomar (lil de),— Adj bramante. — p. 47, 48; n. 19. 

Palomario.— V. palomar S.— p. 49. 

Palomars.— Adj. fe aplica á torcaces cazcidas en las palomeras.— p. 
113. 

Palomas,— S. pieza perteneciente á los buques,— p 60; n, 91. 

Palomer. — V. palomar S, — p. 50, 

Palomer.- S. el que cuidaba de las velas de los buques. — p. 61; 
n. 95. 

Palomera.— V. palomeras.— p. 59, 60. 

Palomeras —S. cañada en las montañas preparada para cazar tor- 
caces con redes que se colocaban artificiosamente en su colindo ó 
cumbre. — p. 51; d. XVI á XXVIII. 

Palomerüs matiuals.— S. cuando la caza de palomas se preparaba 
en las madrugadas. — p. 53; d. XXIV, 

Palomeras vesprals,- S. cuando eran aparejadas para cazar tor- 
caces á la caída de la tarde.— p, 53; d. XXIV. 



PALOMAS Y PALOMARES EN CATALUÑA EN LA EDAD MEDIA 157 

l'aloiuerafii — S. en náutica, las velas de un buque — p. 60; u. 91, 92. 
l'ulonierola. — S. son las palomeras de menor complicación en su 

arreglo y tramoya.— p. 51, 60 
l'alomí.— S. pichón. — p 46, 68; n 8. 
l*aloinir.— V. palomar.— p 50 
Palniubario.— V. palomar. ~p. 49. 
l»ar.— V. parar.— n. 267. 

Parada.— S. tierra de cultivo. — p. 107; n, 212, 300. 
Parador.— S. el hombre que para redes ó trampas para cazar pája- 
ros. -d. XXX (1). 
Parament. — S. preparación para capturar algún animal con trampa. 

— p. 107. 
Paraiiy. — S. lazo ó trampa. — n. 369; d. X. 

Parar. -Verb. poner trampas. -p. 107; n. 292, 293, 301; d. XXX (e). 
Parellada.— S. extensión de terreno que puede labrar un par de 

bueyes en un día.— p. 71. 
Pariliata.— V. parellada.— n. 165. 
Partedia.— S. lindero.— d. XXIV. 
Pascáis. — S. el derecho feudal de apacentar el rebaño del señor en 

los bosques del vasallo. — n. 242, 243, 248. 
Perpnut, — S. perpunte.— p. 61. 
Pesqneriis. — S. el derecho que tenía el señor de pescar en aguas 

del vasallo.— n. 242. 
Pisoationifií. — V. pesqueriis. — n. 248. 

Planela.— S. ó mejor «planella», llanura pequeña.— n. 207,295 
Piasent. — Adj. agradable.— d. XII. 
PoIIain.— S. volatería. — p. 62. 
Poller.— S. elque vende volatería. -d. XXX (23) (24) (25) (28) (29) 

(31) (33) (35) (41). 
Pols.-S, pollos.-d. XXX (11) 
Poiitonal.— S. puente grosero.— n. 199, 200. 
Portos. — S. portillos abiertos en los bosques para encauzar en ellos 

las bandadas de torcaces. — d. XX, XXIII. 
Prefigarat. — Adj. simulado. — d. XII. 
Privat.-S. particular. -d. XXX (d) (e) (17). 
Pagua. — S. lucha.— d. XII. 
Poig-roviros. — S. monte abundante en «roviras» ó sea en bosques de 

robles.— p. 52. 
4{nadra]ii terre.- S. espacio de tierra más ó menos rectangular. — n. 

163. 
í^naiitqneqnaiit.- Adv. siempre y cuando. - d. XIII. 
<|ne8liis. — S. los tributoa ó prestaciones señoriales.— n. 242, 248. 
<{aintaiia. — S. campo de sembradura. — n. 126. 
Recia.— V. rets.— n. 279. 
Kedeiutioiiis.— S. derecho feudal de no poderse separar el vasallo 



158 • F. CARRERAS Y CANDI 

del señor, sin redimirse, de donde provenía la palabra «renienía», 
redención.— n. 242, 

Keductlg. — S. parapetos.— n. 242. 

Kegiiart. — S. acecho.— p. 89. 

ReporíJs.— V. portos — d. XXIII. 

Restelladn.-S. aguijón.— d. VI. 

Kesíz.— V. rets.— n. 92. 

Retis.— V. rets.— p. 107; n. 261. 

Reí».— S. redes para caza. — n. 263. 

Roportori. — S. indicación. — n. 99. 

R<tqner.— Adj. que va por las rocas. - p. 111, 112, 113. 

RiilaribnH «liscnrrencii.s —¿Cursos de las aguas? -n. 127. 

Rnptis.— S. en catalán o rompudes » : primera tierra rotarada y desti- 
nada al cultivo, después de ser bosque muchos años. — n. 154. 

¡Sacraria. — S. en catalán «sagrera»: terreno sagrado, de trenta pasos 
alrededor de la iglesia. — n. 146 

IScHiaiit. — V. scutxinament. — d. XIII. 

Scobar.— Verb. azotar.- d. XXX (25). • 

Ncntxiuanient. — S. llamar á las perdices con reclamo. — d. XV. 
Segna. — S. ave acuativa.- d. 374. 
ííobiraiio. — Adj. en catalán «sobirá»; alto. — n. 163. 
Solar— V. soler.— p. 79. 
Molíirio.— V. soler. -n. 24, 30. 

Sol «le la plana.— S. tierra llana bañada por el sol. — p. 52. 
Soler.- S. lugar expuesto á los rayos solares. — p. 80. 
Solero.— V. soler. — n. 113. 
Sol-ixont. — S. oriente. — n. 215. 
Sort. — S. tierra de regadío.- n. 214, 300. 
Sostituliit.— S. sustituto. — d. XII. 
Stinivar.— Verb evitar.- d XII, XIII 

Staeanientis. — S. juramento que solía hacer el vasallo demandado 
por su señor, al principio de un pleito', de no apelar de su fallo.— 
11. 242. 
Stilliclíliis.— S. canales ó desagües de los edificios. — n. 130, 2C6. 
?*tllll<'inii-.— V. stillicidiis.— n. 182, 198, 201; d. II. 
Stratig.- S. en catalán «estradeso: caminos, - n. 242 
Taiider,— S. ó mejor «tender»: tendero. — d. XXX (41). 
Terso.N.— Adj. la tercera parte de los frutos, -d. XXIV. 
Tíi-íh. —8. en catalán etircs'): tierra llana que se cultiva con el arado. 

-n. 227. 
Todoiiar. — V. tudonar.— p. 53; d. XXV. 
Toltis.— iS. el tributo indebidamente exigido, ó cobrado contra dere- 

clio. — n. 212, 248. 
Traginis — S. en catalán «traginos»: derecho feudal de disponer para 
los acarreos, de los animales decarga que poseía el vasallo.— n. 24J' 



PALOMAS Y PALOAIAKES EN CATALUÑA EN LA ED AD MEDIA 159 

Trasque. — Vcrb. indicativo del verbo «tniscaí-» tmiisitc. -ii. 2G7. 

Trciv— V. tirar. -p. 103; d. XXX (í;). 

Trobi». — S. en catalán «trobes'): hallazgos; derecho de participación 
del señor en los que hiciere el vasallo. - n. '242. 

Troí»a.-S. en la náutica á una pieza de las antenas de un buque. - 
n 91. 

Tndouar. — Verb. andar á caza de torcaces. — p 47. 

Tndoner. — S. palomar para torcaces.— p. 62, 63, 79. 

'I'ud<iiicr. — S. el cazador de torcaces. — p. G.'J. 

Tndoiiera.— S. fuente apropiada para servir en la mesa las torcaces, 
-p. 63, 114, 115. 

Uiiglc (observar á la). — Adv. al pié de la letra.— d. XII, XIII. 

Uxó.— ¿?— n. 28. 

Valar.— V. velar — d. XVI, XXI. 

V"Ieri¡s. — S. velas para ahuyentar las aves. — d. XXIII. 

Velar.— Verb. colocar velas en las montañas, para ahuyentar las 
aves.-p. 52; d. XXI, XXIV, XXVll. 

Verger. — S. huerto. — n. 215. 

Veus.— S. veces. — d. XII. 

Via iiinliierio. — S. camino délos molinos conti<ruosá la acequia con- 
dal, en las cercanías de Barcelona. — n. 197. 

Vilans.— S. villanos. — n. 259. 

Vires. — S. flechas con puntas de hierro, -d. VI. 

Viscniíi.— S. en catalán «vesch»: liga para capturar pájaros.- d. XII. 

Xixella.-S. zurita.-p. 112; n. 309; d. XXX (b) (41) (42). 



rP?^' t®* *# ;®^' !# :®í' ;^^^^^ !®;''' ;SÍ- ;©!!■■ ^é;-' W.- '.:'.-■ '■ '.■ '. '. ;©;■■ ;®!i: ;®!-^ K^ '®ü-' "®í- %• ;®í- ;Sg 



m LLIBRE DE GEOMiNCIi POPULAR 

DEL 5EGLE XIII 



"•■~-í4e)Ca¿í-^" 



En lo mes de Maig de 1901, estavem escorcollant, ab lo celos ar- 
xiuer de la Catedral de Barcelona Mossen Mas y Domenech, nns 
caxons plens d' alberans y comptes, del segles xiv y xv, dins 1' ar- 
xiuet de mitja escala, de dita Catedral, quan nos sorprengué la apari- 
ció d' un empolsat manuscrit, incomplert y malmés, evidentment del 
segle XIII. Deu sab lo temps que geya allí abandonat y la sua aparició 
fou agradosament acullida. Al fullejarlo vegerem, que, les poesíes de 
son contingut^ tenien un escayent ben popular y un airós llenguatge. 
Examinat mes detingudament, nostre estima puja encara al veure 
confirmada la primera impresió que 'ns feu, puix se tractava d' un 
antich Ilibre cabalístich popular del segle xiii deis que avans ne solien 
dir mes pomposament de geomancia, paregut á les obretes, que, fins 
en nostres temps, les gents baxes solen utilisar per fer la planeta, ó 
endcvinar lo que succehirá á hu mateix, ó á sos amichs y parents ab 
una senzilla combinació. 

Lo paper del manuscrit, era groxut, pastos y sense filigrana. Lo 
composaven vuyt fulls escrits a dugues columnes. Comensava per un 
resúm ó index de materies, hont, no podent fer referencia á foli algún, 
puix que lo Ilibre no era foliat, s' indicava un obgecte qu' aprés apa- 
rexía dibuxat en lo marge del full, á dugues tintes, negra y vermella 
y escrit en la capsalera del capítol. Aquestos noms eren tots trets de 
qualitats personáis ó de noms de besties. No tenien lo carácter caba- 
lístich ó simbólich que presentaven estos enunciats en Ilibres consem- 
blants del segle xv, segons apar en lo donat á conexcr per Juli Ca- 
mus, procehint de Namur, hont b' hi indica ven per páranles hebrai- 
ques corrompudes (1). 



(1) Un manuscrit namurois du XV' siécle es nomenat 1' estudi que publica, en 1' any 
1895, lo distingit catedrátioh de 1' universitat de Turín, Juli Camus, en la Revtie des 

vm n 



162 F. CARRERAS Y CANDI 

Lo m. s. de Namur no limitava la sua part misteriosa, á estes ex- 
presións descone^udes; sino que, en diferents llochs, les páranles 
venien escrites en cryptografía fácil de transcriure. De tot lo qual, res 
hi apareix en lo nostre senzill m. s. barceloní. Los capítols comencen 
ab majúscules ornamentades y pintades de vermell, á mes del negre 
de la tinta ordinaria. Los versets teñen al marge una numeració en xi- 
fres romanes y en tinta vermella. En son text se fá referencia á guari- 
do de malalts, retorn d' absents, guanyar pleyts, batalles ó empreses 
mercantivols, Ilibertat de presoners, haver pobresa ó riquesa, etc. 

Aytal contingut resulta semblant, al de cert Ilibret d' época molt 
propera á la del de la Catedral de Barcelona^ puix se creu fet pels 
volts de 1' any 1300. Tant sois lo judicara per sos enunciats, que es lo 
únich que 'n publica Paul Meyer (1), al donarne lleuger compte. Era 
escrit en llengua proveuQal y havia pertingut á Estienne Charmoy 
apotecari de Lluis XI y capitá de Mailly-le-Chateau, (arr. d' Auxerre) 
Diu lo prólech d' eix Ilibre, avuy conservat en la Biblioteca nacional 
de París (nom. 14771 del fonds frangais): 

I Si viura aquest efantz ó no el I gras d' Aries t'er dig 

][ Si l'er bo que fassa benda d'aquela causa. . . el II gra d' Aries t'er dig 

III Si aquesta vía sera bona el III gra d' Aries l'er dig 

IIII Si aquest antz (¿efantz?) er granatz el I gra. de Taur t'er dig. 

V Si aquest hom aura efantz el II gra de Taur t'er dig. 

VI Si aquest malautes guarra el III gra de Taur t'er dig. 

VII Si aura aquela molher que quer el I gra de Gemiai t' er dig. 

Igual semblanga presenta lo manuscrit de Namur del segle xv, se- 
gons ho comproven les seguents ratlles, escrites en prosa sen^illa^ ab 
les que comenga y fineix: 

GOZAL I 

Li enfes vivera et si sera de boins m[...]es plains. 

La chose perdue ou erablee sera recouvree. 

Tes amis t'aime de tres boin caer. 

La hayne et la discorde sera en bonne paix convertie. 

Ton soinge se convertirá en bien. 



languei romanes (IV serie, volum VIII, pl. 27). Se compon aquesta obra de mós de 400 
pronÓ8tioh8, repartits en 38 agrupaoións, de les que, quisouna está precehida d' una de 
les páranles seguents, que semblen, en sa major part, alteracións de noms hebr&iohs: 

Gosal, Zona, Chore, Duzon, dorsal, Cother, Aruagon, Mery, Guyra, Thoas, Salaph, Arhry, 
Azera, Effre, Sadoch, Gaap, Jhecye, Caleph, Janon, Zalen, Esdre, Oyia, Heth, Canon, Raboth, 
Arioth, Saphet, Caph, Barachis, Balach, Nason, Syna, Gobal, Abron, Enon, Oreb. 

(1) En son trevall Traites en vera proven^aux sur V astrologie et la geomaueie pnblicat 
en Komania recueil trimestriel consacré á l'étude des latigiies et des lüteratures romanes (any 
1897, pl. 223), Meyer fa relaoió de diferents tractats d' algoriame, astrologia, calendaris, 
gíomancia, quiromancia, adivinado per figures de formes esfériques, etc., pertooant 
ais segles xiv y xv. 



VN LLIBRE DE GEOMANCIA POPULAR DEL SEGLE XIII 163 

Chils que tu pense vit et briefen orras nouvelle. 

Tu gaigneras le plait contre ta partió. 

L¡ fuitif revenra bien briel. 

Les nouvelles sont vraies et se convertiront en bien. 

La terre que tu tiens tu le tenras longement. 

Ne íais nulle mutación de lieu en aultre. 

Le povre nenrichera pas pour son labeur. 

ZONA 11 

Tu gaingneras a grant paine et ensuit ? tu perdras. 

Li enfes será sains et haitiez mais sa vie sera brieve. 

La chose perdue ou emblée sera retrouvee. 

Tes amis te luit et si ne taime mic. 

La discorde sera plus grande quelle na este, puis sera paix. 

Ton soinge sera proufitable a toy et a tes amis. 

Chils dont tu penses est malade. 

Ta partie perderá le plait. 

Li fuitis revenra au lieu. 

Les nouvelles se chambgeront 

De la terre que tu tas acatee joyras en bien. 

Ne fais nulle mutación de lieu en aultre. 



EUON XXXV 

Tes amis taime de bonne amour. 

La paix se fera. 

En ton soinge a plus de mal que de bien. 

Chils vit, mais il est malades. 

Par apointement sera li piáis finís. 

Li fuitif revendrá. 

Les nouvelles sont vraies. 

La terre achatee sera proufitable. 

11 fait bon aler de lieu en aultre. 

Le povre arra legerement de sa povreté. 

Chils dont tu pense est en joie et en santé. 

Li prisonniers sera delivrez. 

OREB XXXVI 

La chose perdue ou emblee ne sera pas restituee. 

En ton ami ne dois avoir fiance car il est faintif. 

La paix se fera. 

Ton soinge at boine signifiance. 

Chils dont tu pense vit en Jangheur. 

En ton plait aras dompmage. 

Li fuitif ne revenra paz. 

Les nouvelles ne sont pas vraies. 

Eq la terre aras dampmage. 

La mutación de lieu en aultre n'est pas perilleuse. 



164 F. CARRERAS Y CANDI 

Le pauvre legierement enrichira. 

Chils est malades aulcunnement. 
Explicit. 

Lo Ilibre barceloní consta de vint capítols (deis quals tant sois se 'n 
conserven los catorce primers) y los capítols, están á son lloch compo- 
sats de vint versets. No 's parla en ell, de com se devía fer lo tiratge de 
la sort, donantho per sapigut. Naturalment que sería per qualsevol deis 
mijáns vulgars de que se solien valer en los temps semievals, y que ve- 
nen exposats en altres tractats do geomancia. Segonsrelació que fá Paul 
Meyer, deis qu' examina, podía efectuarse obrint qualsevol Ilibre á la 
ventura despres de fer oració y segons fós la primera lletra ab que 
comensava, consultar á. la planeta; com també acudir á la sort ais sig- 
nes del zodíach, etc. 

Per lo que pertoca al segle xv , nos diu lo traetat qu' estudia Juli 
Camus, que s' ha de consultar previament la cosa que 's vol saber en 
la batalla de preguntes (1). En aquesta Qomplicsiáa batalla, s' advertía, 
que no 's devía preguntar res de que no s' en tingues necessitat, ni co- 
ses ja ben sapigudes per endevant^ ó impossibles de realisarse. 



(l) Quiconcques voelt avoir la cotjnissunce de ceste science doit tout premierement aviser 
en la bataille des. questions quel coze. il voelt scavoir el puis apres le fourmer a laventure en 
nng peu de parchemin ou de papier 4 ligues de poins en tele maniere que cascune ligne du mans 
corUiegne 12 poinspour la cause des 12 signes dont la 2"^" ligne soit pilus loinge de tontea les 
aultres 
(l.^^ratUa) (2ij punts) 

(2.»ratlla) (29 punts) 

(3.»ratUa) (24 punts) 

(4." ratlla) (¿7 pnnts) 

Et quant tout ce aras fait tu commenceras au debout de la hasse liQne a compter les poins 
en montant amont. Et le 12 semper.... ou ensigneras dung peu d' inchre ou daltre chose, si come 
il appert droit qui en figure 

(l.^ratUa) (28 punts) 

(á.'ratUa) (30 punts) 

(3.* ratlla) ' (27 punts) 

(4.* ratUa) ^ (28 punts) 

Et j^uis apres le compte de vos poins consideres quans poins vous soñt demourez, quiñón 
possunt ascenderé jusques a 12 Et sil y at 1 ou 2 ou 3 ou 4 et ainsi jusque a 12, en comptant 
12. 12 mesticr est. Vous compterez depuis le theume de vostre question en descendant aval et 
en recommenchant amon a la premiere question se me stier est. Et ou le nombre de vos peina 
seront voua trouverez ung nom grecque duquel le 4" ligne ou la 12 ou la premiere et ainsi des 
aultres nombre selonc le nombre des poins qui demeures vous sont ou de chose qui soitimpos- 
sible, et ainsi responderá a vo question. Et devez scavoir que on ne doit pas faire question, se 
on n'en a parfaite necesaité, ne de chose que on scache bien, ou de chose qui soit impossible. 

Et ainsi, par la grace de Dieu, avons mis de latín en f rancháis le liure de phyzonomie, le li- 
vre de chiromanchie, le livre de V exposition des soinges, et le livre ax>pellé Gromancie, liquelz 
en soit loivez et bents in sécula secnlorum. Amen. 

Chi fine le livre appellé pettte Gromanchie. 



ÜN LLÍBRE DE GEOMANCIA POPULAR DEL SEGLE XIII 165 

En quan á La nostre obreta catalana del segle xiii, no tant sois se 
podría seguir algún deis indicats procehiments, sí que també altre de 
diferent, que 'ns ve mostrat per la xifra 20, que constitueix lo nombre 
de capítols y lo de les rcsposies en quiscun d' aquestos. Si 's tractava 
donchs, de fer lo tiratge de la sort per mija deis daus, á que tant aft- 
cionat estigué lo poblé mitjaeval, la combinació no pot esser mes 
manifesta: ab cinch daus, havent quiscun d' ells quatre cares numera- 
dos de 1,2, 3, 4, y dugues cares en blanch, lo joch resulta. També 
podía ferse lo tiratge ab tanta ó major sencillés ab los naips. 

Entre les altres mañeros de consultar la planeta, de que parla en 
Meyer, rctraurém un tractadet en prosa provenQal, escrit en la prime- 
ra mitat del segle xv. Sois crehem necessari ferne conexer lo seu co- 
menpament (1). Tot ell presenta un carácter mes científich: 

Aisy es la manera de lar la sentensia Je la sort. Premyerament, regarda la figura 
premyera que trobaras II LXIII ves aquellas que te playra. Aysi es la significansa 
de las VII planetas: Saturnus sobre las malauties es alongament de malauties e pau- 
retat e prezon e caytivier, e servis sobre los viels e totas cauzas en esperansa, en 
eysin cotn si demande per I malaute, e sie jove, sapias que mays dampnaja al vielh 
que no fa al jove.... 

Molt igual ab lo nostre per sa forma y per sa estructura, es un 
curios poema de geomancia, que conté gran part d' astronomía. Era 
escrit ab pretensiosos maneres, y ab conexió d' idees, dcgut á la eru- 
dició de Mestre G. Ab rahó entusiasma á Meyer aquesta obra de la 
qual ne son los seguents fragments de mostra: 

Per la gran art d' astronomía 
56 Ab 1' autra de geomancia 

Dic yeu (so) que es ver, e volh 

Nulh no m'o tenha a orgolh. 

A home dic be per que ve 
60 A mi e so que a la ma te 



D' ome pres dic se ichera 
92 De la preizo o si e morra. 

De femna dic gran meravilha, 

Se es prenhs de filh o de filha. 

Ver Ihi dic si deu aorar, 
96 O deu morir o deu Ihieurar 

Una autrá cauzalh dic que es grans 

Se a«sa vida aura efans 

103 Tot aysso say per aquestas artz, 

E plus, per que es mos cors galhartz. 



Caries V de Franca, tenia una biblioteca especialment composta d' 



(1) M. a. de la Bibliotéque Nationale, lat. 7,349, ff. 106-114. 



166 F- CARRERAS Y CANDI 

obres de nigromancia, astrología, geomancia y adivinació en gene - 
ral, hont al costat deis tractats llatins de pretencions cientí fiques, 
devien haverhi Ilibrets práctichs en llengua vulgar, per usatge de les 
bruxes del baix poblé. Llástima que d' ella no 'n conegám lo catálech, 
axis com conexéni lo de la interesant biblioteca del rey d' Aragó Mar- 
tí I, que, per lo contrari, se 'ns presenta pobre en Ilibres de nigro- 
mancia y astrología (1) Per tant, no 'ns pot donar cap endreca respec- 
te á obres de geomancia catalana, llavors mes ó menys en usatge. Tot 
lo mes popular, d' interés per 1' estudi de les costums, es lo que major- 
ment s' ha perdut. 

Tornant á examinar lo manuscrit barceloní, s' ha de reconexer 
la sua importancia per 1' estudi de la llengua, tota vegada que s' atras- 
sa á mitjans del segle xiii. Llavors, la Iliteratura catalana estava 
subjecte completament á la influencia pro venial. Donchs aquesta in- 
fluencia se presenta d' una manera man if esta y evident, tant en les 
paraules, quan en la acentuado ó pronunciado d' algunes d' elles. Una 
mostra de les mes clares d' aquesta pronunciado forastera, podém 
donar em lo capítol ROSINYOL, vers IX, hont, per consonar ab la pá- 
ranla vas, hi posa 1' autor la expresió llatina Deo gratias, que dita en 
cátala gragias, no hi consonaría, pro si, carregant 1' accent sobre la 
darrera a, com fan les llengues provengal y francesa. A mes serán 
paraules proveníais, gens catalanes, les de eu, devient, irunda, gose- 
yar, vets, mout, aviendras , gaupt, afayre, lor, jauciment y moltes d' 
altees. 

Empero s' advertirá que no hi ha unitat complerta en 1' idioma, ja 
siga per culpa d' alguna de les transcripcións del Ilibre, ja per inad- 



(1) Loa segaenta apartats corresponen ais Ilibres de dites arts anotats en lo catá- 
lech reyal: 

«XXVIII.— ítem un altre libre appellat de la proprietat de les planetes scrit en 
paper ab posts de paper engrutades e cnbertes de cuyro vermell ab tancadors de co- 
reixes prim lo qnal com.en9a en yertnello aquet es lo covienQament [E en lo negre Deus 
saber mon flll E faneix sinch nnys e Vil mesos. 

XXIX.— ítem un altre libre appellat Quadripartit de Tholomeo de iuhis en lati scrit 
en pergamins ab cuberta de paper engrutades e cubert de cuyro vermell ab III correi- 
xes lo qual comenta en vermello Incipit líber E en lo negre Rerum iesure E faneix Qui 
sciipsit sit benedictas. 

XXX.— ítem un altre libre appellat libre de les ymages del cel destres e lineetres en 
lati scrit en pergamins ab post de fnst e cuberta de cuyro vermell ab dos tancados de 
parxa de seda de diuerses colora lo qual comenía en vermello líber artificí e en lo ne • 
gre Cof/ilanti michí humanum animam E faneix Ex tunch, 

LV.— Un altre libre appellat Significacions e proprietats domorum en lati scrit en per- 
gamins ab x)osts de paper engrutades cubertes de cuyro vermell ab tancador de cordo 
de seda negre lo qual comenta en vermello significacions E en lo negre totum spjatiiim E 
faneix Ko sia en grau tenebros. 

LXI. — ítem un altre libre appellat dejuhis temporals sdeuenidors en'RorasíiK^ scrit en 
paper ab postea de paper engrutades e cuberta de pergami ab tancadors de bagua lo 
qual comenta a prenosticar los temporals sde.uenidort E faneix Qui son botislo míLlor. 

LXXXIII.— Itemun altre libre petit appellat de strologia BCtit en pergamins ab posts 
do fast cubertes de cuyro vermell ab un tancador de cuyro vermell lo qual comenta 
Signorum alia E faneix ad opprobium. 



UN LLIBRE DE GEOMANCIA POPULAR DEL SEGLE XIII 



167 



vertencia del autor qui 's dexa portar del llenguatge vulgar. Una 
prova pot consignarse en la psn'&ula pats , usada generalment, pro en 
una ocasió substituida per la catalana usual depaic. 

Lo mal estat del manuscrit dittculta la sua publicado, obligantnos 
á substituir per punts les lletres desaparegudes, que no poden suplirse 
per les demés de la páranla. En quan a la ortografía, altament defec- 
tuosa, la havém conservada ab escrupulositat, no permetentnos intro- 
duirhi modiflcacións, sino les naturals de separar páranles que s' hagen 
escrit juntes en 1' original, ó ajuntarles si son separades, ja que lo co- 
pista, tampoch posa en axó cura alguna Del contrari, esdevindría lo 
text ininteligible. Cora exemples, aduhirem, lo verset XVI del capítol 
CORP hont s' hi escriu deplanoment en una sola paraula, essent axis 
que 'n son quatre; y en lo verset XI del capítol AYEL hi ve escrita 
Cre es persert que cum pitras haventlo consignat nosaltres Crees per 
sert que cumplirás . 

La obreta no porta, ni títol, ni nom d' autor, ni altre circunstancia 
per la que se 'n deduesca la data en que sigue escrita, já que, com di- 
guereni avants, lo paper no presenta cap filigrana qu' indirectament 
pogués establir lo temps de sa fabricado, circunstancia d' altra part, 
gens escepcional en los papers fabricats en la primera meytat del se- 
gle XIII. 



I Darmes vay al caueler 

II Daraors vay al ruciyol 

III De riquea vay al corp 

IIII De tia vay al urinal 

V De portad infant. . . . vay a la nudrisa 

VI De ciar ms vay al ca. 

VII Delongament vay a la irunda. 

VIII De mercadería vay al mercader 

IX De perdua vay al layro 

X De pats (pau). vay al ayel 

XI De betale (batalla) vay al lao 

XII De meridatge vay al cugul 

XIII Despuncelatge vay a la tortra 

XIIII De viatge vay al pelagrí 

XV De preso vay al felco 

XVI De playt vay a lesgleya 

XVII De enamic vay a la volp 

XVIII De longa vida vay a la gila 

XIX De tristea vay al muías 

XX Desperance vay al bretón 



168 



F. CARRERAS Y CANdI 



C:.A.XJ-A.X-.E3 E=L 



I De perea auer parlat 
Si no liurol maluestat 

II Dayso hon tu as esperanse 
Not qua] ny mays auer fianse 

III Sapies que en ta tristea amor 
Si as fermament en deu concor 

IIII Si hom te diu que pauch uivras 
Sapies que dolent ne seras 

V Aquel qui pits te uol de mort 
Mora sopta nou fera a tort 

VI Lo playt hon cuides far ton prou 
Not cuits que uaya hou 

VII Fay per aquest oracio 
E escuapera de preso 

Yin En lo uiatge que deus fayre 
Meyortra ton afayre 

IX Tant auets fayte amiga bela 
Sapiats que non es púncela 

X Ara pren marit que eu ho uul be 
E el cugul cantara per te 



XI Lexa esta betale estar 

Q.ue per dret o deus gasayar 

XII Si be tas pats encare auras 
Tant Je trebal tro sies las 

XIII Perdut asi perdras auant 
Mas puys recobreras II. tants 

XIIII Ric te feras aquest mercat 

Q.ue as fayt si nó es menys cabat 

XV Be US dic que aquest qui sen uay 
Nol ueuran sos amics may 

XVI Garda lo blat hon feras ceny gran 
Car el uelra pus auant 

XVII Dona con nos aurets hout 
Bel inlant sera mal uengut 

XVIII Aquest melaute (raalalt) no mora 
Dequest mal se honmetgria 

XIX Tu ceras mout ricom dauer 
Sol qutí en tu no fale seber 

XX Lamor don tu as trebal 
Not uelra negun tems i al 



I=l<3^II*J^^OX-. 



I Om tame mes que tu no ames 
E as tort si damors te clames 

II Tu seras pus de mes preat 
Q.ue tal qui nes pus alt niuntat 

III Esperance not qual hauer 
Deyso ¿que? tu o say per uer 

IIII De tristea es plentencos 

E leument non exira defos 

V Tu auras penes et aíanys 

E puys no uiuras iens mouts anys 

VI Tu auras alguns de enamics 
Que ia nols tembras II. pies 

VII Si en tos playts as bons auocats 
Ja no seras mals jutgats 

VIH Vos serets retenguts et pres 

En loe hon molt no romendrets 

IX Si ben te pren la hon uas 
Ben pots cantar deo grasias 

X Be la hocasio me dets 
De tal rao mal no merets 



XI Molt ce feran tos meridatges 
Breus et honrats si tu o satges 

XII Si cor not lal sapies sen fale 
auras deste betale 

XIII Ab tos enamics feras pats 

Si en ton cor ho vols o i parlats 
XIIII A aquel que tu troberas 
Si ques so que perdut as 

XV Ja nul tems de ton prou no íeras 
Detot so que aqueberas 

XVI Vostre misatge uendra tost 
Q.ue no romendra quant que cost 

XVII Enguany pora tot hom trobar 
Per seruidor bel mengar 

XVIII La dona aura son infant 
Saui enseyat lo fan 

XIX Est mora per tort dequest mal 
Q.ue negune re no lin ual 

XX Tu seras pobra y caytius 

Si no est saui mentre est uius 



OÑ LLlBRÉ DE GÉOMANCIA POI>ULAR DEL SÉGLE XlII 



169 



€201=11» 



I Per aquest nous trebels ren 

Q.ue eu uos dic que auras 

II Tu auras que eu o say be 

Tal que ama may altra que te 

III Vos serets darmcs bel frayre 

Axi con anch fou vostra dona mayre. 
IIII Tesperance tesdeuendra 

Mas nou sera vuy ne dema 

V Lexa ton dol obri te porte 

Pus nous que hom joya raporta 

VI No ages por que muyres 

Mouts melos ne moran ans que tu muy- 

VII Quant que sia pendras uenianse . [res 
De tos enemics senes duptanse 

VIII Prinso que auer pots senes playt 
E no testeng en mal fayt 

IX Senlaonart? deüurats lo 
Est presoner y randra so 

X Est cen uay durament et plorant 
Mas el sentornera enxentant 



XI Ton puncclatge ma dolsa aymia 
Tant as fayt que non romendras mia 

XII I. maridatge as a fayre 
E noy goseyeras gayre 

XIII Ensaluy mes deconort 

E les gens teñen les pus forts 
XIIII Pats no auras a ton uiuent 
Trebelar te post deuient 

XV Dayso que as perdut mas no tot 
Cobreras mas sol non sens mout 

XVI Si aquest libra de pía no ment 
Tu gosayeras molt argent 

XVII Longament se romendray 
Si la tere pus li play 

XVIII Ga not qual ajustar 
Est puys t sera car 

XIX I portera tot per sert 

A present et a descubert 

XX Est malaute es leument garit 
Segons que aquest libra dits 



:^CDx%x... 



I 

II 

III 

IIII 

V 

VI 

VII 

VIII 

IX 

X 



Est melante ques que hom se diga 

Mora deste malautia 

Si aquest a pauc no cen mor 

Car el aura encara 

Si tu en lamor as te fiansa 

Eu no crey que de res ten ries 
Tal sauenture mays que te 
Que seras pus prous gran re 
Mena gran joya que per auer 
Tu auras en breu gran pler 
Tu no seras mays a tots dies 
Eytant gran con eser solies 
So diu est libra que no ment 
Q.ue no viuras mays longament 
Dequest pendra son enatnic 
Venjance per uer uos o dic 
Ben sapiats que dequest playt 
Te vendrá caytiu y mala layt 
Dequest presoner no pensets 
Q.ue eu say que ja mes nol ueurets 



XI Est fera mout be son uiatge 
E no li caira metre misatge 

XII Dolsa aymia de uos mi play 
ets fayts altro company 

XIII Lo meridatge auras si tu o uols 
E esteras mils que no sois 

XIIII Si la cort not fal entre e lor 
De la betale auras honor 

XV La pau sera es fa 

E ia nul hom no len tornera 

XVI Tot perdras quant as guasayat 
E ia nou auras recobrat 

XVII duant que sies compay 
Que not pot felir gran guay 

XVIII Soluendra saui y ioyos 
De luy no sies consiuros 

XIX Aquest tems fa abondats 
E de tots bens alargats 

XX Sertes ela aura I. infant 

No gens tropt petits ne trop grana 



170 



F. CARRERAS Y CANDI 



P»aXJI3I=IIíS-A. 



I Ela sera prenys so dic seuer 
Dun fil qui mal parra dauer 

II Est malaute gara sens fale 
E ga non do a meige male 

III Aquest uos dics qui ben sa gayte 
Que aquest aura encara sofrayre 

1 1 II Series auiendras be acabat 
De tes amors sens nul gaupt 

V Darmes serets prous et ualens 
Si tu as tots tos entendimens 

VI Bentagra opres que tu sabeses 
Master hon uiura pogeses 

VII Tu no auras dol longament 
Menar poras joya breument 

VÍII Tu uiuras que con seras uel 

Q.ue dos na cabrien en I. capel 

IX Tos enamics auer 

Mas nols uelra I. diner 

X Si uols tu est playt menteoir 
Molt te pora gran be uenir 



XI Est en la preso molt moles aura 
Mas a la fi nesquepera 

XII Aquest ueu tost que eu o say 
E aura son afayre mal fayt 

XIII Tant auets fayte amiga care 
Que ben uos par en la care 

XIIII Segurament aquest meridatge 
Te fera mudar ton uiatge 

XV Sagurament tu pendras fale 
Ans que fenesca la betale 

XVI Est uers dics que uer aga amor 
No aura jamays entra lor 

XVII Ben sapies que no copreras 
Negun tems tant con perdut as 

XVIII El fera en mercaderia 

Guay (guany) mas no totauia 

XIX Aquest uers dits que cant que cost 
Vostre misatge uendra tost 

XX Tan gran carestía cera 

Que tuyt no auran preu de pa 



GJ^ 



I Logra tant be adrasas 
Que non sera tot ajustats 

II ¡na, {i\¿ aura la dona 

Qui molt sera bela e bona 

III Tot es perdut senes 

Quant hom mala met 

IIII Tu no ceras nul temps bestats 
Dauer ne de ui ne de blats 

V Elat (ella't) fera semblant damar 
Mentre que tu li pusques ren donar 

VI Tu ceras darmes axi bo 
Con fou oliuer ali friso 

VII Tesperance ta mes en uie 
Que auras enug quant que sie 

VIII Esta si pots alagrament 
Car tristea ce ua cegent 

IX Mas uiuras de C. anys pesats 
Que axi tes sapies fedats 

X Tai menace qui tes lun^ 
Quit fera del puny 



XI Segix ton playt et ton prou 

Que no cen ueadra si be no (¿nou?) 

XII Si aquest libra de pía no ment 
que escuapera dement 

XIII El anira uolenteros 

Cert el tornera benciuros 

XIIII Púncela est si que be o say 

Sol que el te tenga car atra say 

XV Molt feras en est maridatge 

De ton prou sens altro domatge 

XVI Le betale vensra 

Per sert si enluy no roma 

XVII Pats seras crey et sapiats tost 
Entra luy pus amics 

XVIII Tu troberas so que perdut as 
E sapies que noy faliras 

XIX En est merca cuy que perdras 
E ga res noy geseyeras 

XX Dayest sapiats que el uendra 
Tost et ia mays noych moura 



UN LLIBRE DE GEOMANCIA POPULAR DEL SEGLE XIII 



171 



I-E\ZJJ^TZ>jA< 



I Ques que uages parlant 

Noy et nul tems ne tant ne quant 

II Mal aga carcems et sos compayns 
Car ja per mi no sera plans 

III Ben lauos auras I. infant 
Q.UÍ sera tots tems malanant 

IIII Daquest malaute dics et ere 

Q.ue guaras si hom na pensa be 

V Tu ceras rics honis et bestats 
De tots altros bens abondats 

VI Ayso dones enemorats 
Auras enquer e feras grats 

VII Tota gens dics et íama 

Nul hom destes armes nos clame 

VIII Entendéis que sol no seuance 
So don tu ¿ñas? esperance 

IX No tesperdes que tot (¿tost?) perdras 
La tristea que en ton cor as 

X Tu es dequels de tos perens 
Q.UÍ deus uiure raays longamens 



XI Q.ue C. uets fores mort si maces (sic) 
Pocen coips de punys e de maces 

XII Sapies que en ton playt perdras 
Car sauiament non o fas 

XIII Est presoner nos deliurera 

Ans tots tems crey quey romendra 
XIIII Ayest libra dats en ax¡ 

Car est vendrá caregat dor fi 

XV Tu fas que ibl que tadeuines 
Car hom ta tenguda en sobines 

XVI Maridatge auras per uer 
Ab gran pecat sens auer 

XVII ¿Ven^ut? seras si a ret combáis 
Per quet consel que faces pats 

XVIII Eu dic a quis quia greug 
Q.ue no sera p eu 

XIX Si trobes so que as perdut 
Pendras a perre nou omuts (sic) 

XX Est fera el mercat son prou 
Tal que noues comtas per II. 



Ti/!£EH\CÍA.TZ>-E1F%, 



I Mcut sera pauc guasay aquest 
Car de nul hom non hau prets 

II Vostra amic vendrá en breus dies 
E deyso ga duptane non sies 

III Ya no ueurets gra pendra 

A cels qui an vostre blat a uendre 
IIII Dona uos aurets si a deu plats 
Infant qui es molí preyat 

V Aquest malaute mora 

Car hom nul sa eos no li fa 

VI Aso sapies per uer to dic 
Mas a tots jorns no seras ric 

VII Sert no auras plors de tamor 
Si ymets puya fas felor 

VIII Ja darmes a nuy hom no pendra 
Tant be con aquest sera 

IX Dayso hon tu as ton esper 
Auras alguna uets plaser 

X Tristor ta cegexes don auras 
Gran don car nul tems no geras 



XI Si de uida as esperance 

Sapies que no ten cal fer fermance 

XII Ab sel quit uol mal te 

De que no feras negun tems ton be 

XIII Est playt sera a mon uigayre 

Gran ton prou sens de mal fayre 

XIIII Est presoner est deliurats 

Ans que sia gran tems pesats 

XV Tant lauras de mals cens bens 
Q,ue si cen torna be lin stra pres 

XVI Encare no a pres colp de crima 
Casta dona sots sa camisa 

XVII Est meridatge ben sature 
Car fayt sera hone uentura 

XVIII Si aquest no Ion sobre pecat 
De la betale no es sobral 

XIX La pats se fera quant que si trie 
Q.ue per casa lancey amic 

XX Aquesta causa trobade 
A gens gayre no terdade 



172 



F. CARRERAS Y CANDI 



x-A-Tmo 



I Jan tots jorns tant no uiuras 
Q.ue tu atrops so que perdut as 

II Gran guay Cera est mercader 
En totes coses menys dauer 

ni Dayest que ara fa gardar 

No es hic nul tems segons de uent par 
IIIl Eu gay uos dic que a desmesure 

Aura la pobre gran freture 

V Infant auras en quer aytal 
Que no sebra ne be ne mal 

VI Est malate no mora ara 

De quest mal car tots jons melora 

VII Aquest fore rics et manens 

S¡ donchs no mor en sos jouens 

VIII Si lamor perqué tut fies 

Segons joyos ne seras enbreu dedies. 

IX Ja no seras bens ne preats 
Nul tems darmes ¿socepiats? 

X Esperance not qual auer 

Que no nauras esper nul tems ne res 



XI Tu deuries joya menar 

Car tristea ueg quet uol lexar 

XII Confeceti car de ta uida 
As pesade maior partida 

XIII Si hom te menace no tanges 
Car tal menasa qui tost fug 

XIIII Gran joy say tu no auras 

En so que dequest playt porteras 

XV Est no axira de preso 
Ans romendra abendo 

XVI Dayest uiatge que aquest fa 
Sagurament be lin pendra 

XVII Púncela no es senes dit 

Ans uos es obs que prenats marit 

XVIII Maridatge en breu auras 
Tal no crey que sen penede 

XIX Si be tost apersabut 
Desta betal est uensut 

XX Ja pats ? no feran acort 
Tro lu o laltre sia mort 



JSJ'^IBIT^ 



I El cera molt mas cis uol 
En lamistats que ere sol 

II Ayso sapiats a ueritat 
Que en breu sera trobat 

III Est mercader tot o perdra 
Car sauiament (¿res?) no fa 

IIII De uostres amics uos alegrats 
Car en breu lo ueurets socepiats 

V Barons no agats espauent 

Que enguay aurets gran bestament 

VI I. fil aurets a descubert 
Qui molt sera saui e sert 

VII Aquest malaute a la morte 
Tot hom qui lame sen conort 

VIII En aquest sería bon mes 
Que ricom fas si ecer poges 

IX Ja no ceras en tes amors 
Que ga no ten crexeran honos 

X Luny o pres de tes armes ben seras en- 
E bendiran de ton parlar [sar 



XI Crees per sert que cumplirás 
Lesperance que tan gran as 

XII Ara auant seras trist 

Mas que ant de ta uida no fuyst 

XIII Tal cuyda uiure raes que uos. 
Que uos uiurets mes que II. 

XIIII Aquel per qui menasats es 
Sapiats que fera a pies 

XV Pus en lo plet conex gasany 
Afayre a tu netrebal not play 

XVI Quant que sia deus m 1 

El sera saufcens altro mal 

XVII Saus et alegra tornera 

Mes gran guasany fet no aura 

XVIII Del puncelatge uos amiga 

Ben lauets gardat quils quils diga 
XÍX El meridatge que teras 

Sapies que de ton prou ne feras 
XX Ayest sera socepiats 

De la betale pus honrat 



UN LLIBRE DE GEOMANCIA POPULAR DEL SEGLE XIII 



173 



x^.¿^o 



I Desta betale fas felor 

Si la prens car tes desonor 

II Est no aura pats xi tost 

An crey que demdues parts cost 

III Si as perdut conorteten 
Q.ue janiays no cobreras ren 

IIII Si el pace uoltra lámar 
A y i poras gasayar 

V Vostre amics a tant be sens mal 
Q.ue deste tere no li qual 

VI Enguay aura layustador 
Gran riquea et gran honor 

VII Domna de P fila sots prenys 
Don uos et el payre uelrets mays 

VIH Aquest no pot murir per re 

Dequest mal hom na pensa be 

IX Est matra part son poder tant 
Q.ue riconi sera sens infant 

X Taymia ual mes que no sol 
Car amat mays que cabra col 



XI Tu seras darmes tant engere 

Q.ue hom ne parlara fort en tere 

XII Ja noy ages pus desperance 
Q.ue con eser rey de france 

XUI Ans de I. mes sera tetristance 
Tornade en gran alegrance 

Xlill Confeset que mig de ta uida 
As pesade et la mort 

XV Ans que sia Iones tems pesats 
Serán tos enamics dolens et despegáis 

XVI Cant hom taura ton plet jugat 
Ga no ten tendrás per pegat 

XVII Dest .... conortets enseras 
Q.ue ja nol ueurets negun tems 

XVIII Si ga i ua son prou fera 

Car ricom creats quen uendra 

XIX En uos a hom amiga bela 

Cauel (cavall) cade sens fre et sens sela 

XX Si are prenets amiga bela 

No crou que sia gran prou ne gran be. 



GXJ-C3-1LJI- 



II 

III 

IIII 

V 

VI 

VII 

VIH 

IX 



Dayest meridatge auras 
Amics si lur placer lus fas 
Est no sera ja ny mas uensut 
Q.ue deus dret lin es escut 
Si sos amics ne pregen deus 
Encare... as viure pats en breu 
Si ben serques tu troberas 
En breu tot so que perdut as 
Ayest mercader pererou 
Dedoria (sic) far son prou 
Vos ueurets vostre amic en breu 
Amiga no uos sapie greu 
Gran lergea sera sens ü 
De pa et de carn et de ui 
Ela nes prenys de I.^ fila 
Oma nols dolra la clauia 
Tuit o pores a deu grayr 
Si ga uets aquest garir 
Aquest fore rics et bestats 
Mas tolraho maluestats 



XI Gran dol deus far que sert say 
Tamat non est de cor lay 

XII Ab armes conqueras gran re 
Ab sel que o despenes be 

XIII Tesperance no es de bade 

Q.ue be nauras so qui tea agrade 
XIIII La tristor que a al cors 
No nexira engan defos 

XV No moras per nula uentura 

Ans uiuras puys que hom... natu'a 

XVI Deis enamics sera betuts 
Ab maces et ab colteis nuts 

XVII Sapies que del trebal que auras fayt 
Jutgarta hom en gran playt 

XVIII Est pres preu molt sera liurats 
Mas argent non sera donats 

XIX Est uiatge si ga lo fa 

Graats que de son prou ne fera 

XX Segons que entendut ay 
Ab nul hom afer non ay 



174 



F. CARRERAS Y CANDI 



TOI^n-I^-A. 



I Despuncelade sots uos amiga 
Non vulats que mes non siga 

II Si prens marit noy aras be 
Ñor... ne aur ne re 

III Per sert creats cay est sera 
Sobrer darmes si fi no a 

IIII Barons en ua uos trebelats 
Dayest don... es trebelats 

V qui es perduda 

Creats que jamays non es venduda 

VI Est merquader guasayera 
Molt aura si per lun no roma 

VII Fay mises dir per uostre amic 
Car el es mort per uer uos o dic 

VIII Enguay sera cal tems de blat 
Q.ue mane auberc sera raubat 

IX Ela nes de I. infant prenys 
On test soñera hom los senys 

X Est malaute non a regart 
De murir absol que bes gart 



XI Ric sera socepiats per uer 
De pocecions et dauer 

XII Cesla del mon que ames plus 
Tendrás en camisa deius 

XIII Eu te dic que tu est I. hom 
De petit fayt et de gran nom 

XIIII A altre... sen 

Si de 

XV Tristea ta pres uerament 
Mas en breu auras iausiment 

XVI Ve confecet sense altra cort 

Car en breu de tems deus eser mort 

XVII Tos enamics que tu as ara 
Te ceran bons amics encare 

XVIII Ga negun tems no sera fay 
So que uulries dequest play 

XIX Leu no sera pres ia may 
Ans crey que altro say 

XX Est uiatge sera bo 

Q.ue feras I. gran de ton prou 



*EllL,.A,CkTE\X 



I Eu te dic que dequest uiatge 
Q.ue feras gran de ton dempnatge 

II Púncela est que deus be ni do 
A quis qui sapia mal o bo 

III En bon punt sameridera 
Car son afar melorera 

IIII Lo mils auras desta betale 
Mas soferas gran trebale 

V Aquest II. feran eytal pats 

Q.ue ia... pendran abre... 



VI Perdut as perdras auant 
Mas puys recobreras II. tans 

VII Est mercader sera raubats 
Ans que sien II. anys pesats 

VIH Aycel que uos tant desigats 
Vendrá alegra et pegats 

IX Molt gra sera et molta palé 
E an aso no ag neguna fale 

X Esta dona aura I. fil 

Mas sofera 1. pauch de peril 






DÓLMENES EN PllANA Y VILÁSÁR 



No es necesario ya rebatir la hipótesis equivocada, que se ha con- 
signado por largo espacio de tiempo en las historias, de que eran, los 
dólmenes, altares destinados á sacrificios en las antiguas religiones de 
los aborígenes. A infinitas opiniones hijas de la fantasía, han dado lu- 
gar los monumentos de piedra procedentes de remotas épocas. A 
este propósito recordaremos, que, los círculos de piedras se ha pre- 
tendido conmemoraran un notable acontecimiento político, ó mejor el 
lugar donde se realizó una gran batalla. 

Recorriendo el antiguo condado de Pallars, nos encomiaron, dis- 
tintas personas ilustradas de Tremp, no dejásemos de visitar en cierto 
recodo, á orillas del río Noguera PalJaresa, un raro ejemplar de 
épocas primitivas. Tmtábase, según pública voz, de unas grandes pie- 
dras ahuecadas, que habían servido de altares para sacrificios huma- 
nos. Como demostráramos incredulidad ante semejantes aseveraciones, 
se nos condujo al lugar, hallando grandes recipientes á todas luces 
destinados á contener caldos en las colectas agrícolas, cuyo origen era 
de la Edad Media y de los cuales se conservaba en todo su primitivo 
uso, un ejemplar en cierta antigua casa de campo, que había sido cas- 
tillo, emplazada no muy lejos de allí. Y por cierto que se debió á un 
individuo de la Comisión de monumentos de Tarragona, y catedrático 
de su Instituto, no hace muchos años, el haber dado cuenta del hallaz- 
go de los pretendidos altares para sacrificios, llenando las cabezas de 
sus conciudadanos de ideas erróneas y de falsas ilusiones sobre monu- 
mentos protohistóricos. 

La imaginación ha pretendido ver dólmenes, en ciertas piedras ca- 
prichosamente colocadas por la naturaleza, en la incesante labor de 
sus agentes. En una de nuestras muchas excursiones por las Guille- 
rías, pasamos del valle de Sau á la vertiginosa cortadura de Tavertet, 
llevando en el bolsillo la guía del célebre excursionista catalán Osona. 
Dicha guía señalaba la existencia, de un dolmen no lejos de la casa 
de campo conocida con el nombre del Avench, por estar situada precisa- 



176 F. CARRERAS Y CANDI 

mente en las inmediaciones de la enorme cortadura que forma la re- 
gión conocida hoy por CoU-ca-cahra y en la Edad Media por vizconda- 
do de Cabrera. Mucho trabajo nos costó hallar el dolmen, situado en 
la cima de un monte vecino y cuando dimos con él, merced á las indi- 
caciones de un pastorcillo, nuestra desilusión fué completa. Tratábase 
de cierta piedra en equilibrio, sostenida de un extremo por un pilón 
de terreno pizarroso y apoyada, en su otro extremo, en un plano incli- 
nado de roca. La acción erosiva de las aguas la había dejado aislada, 
en tal situación. En verdad aiin no hemos comprendido la ilusión de 
Osona ante aquel capricho de la naturaleza, al cual faltan todas las 
condiciones que suelen concurrir en los dólmenes, pues sólo tiene de 
ellas, estar situado en lugar alto y ventilado. 

La fantasía de la imaginación ante estas piedras, legado de lejanas 
edades, es muy antigua. Un autor que ha investigado en nuestra Pe- 
nínsula sobre esta materia (1) dice^ que del siglo v al xi muchos Con- 
cilios constatan, como, desde Toledo á Aix-la-Chapelle, el pueblo ve- 
neraba algunas piedras y que este culto hubo de ser enérgicamente 
combatido por la Iglesia. 

El danés Olaus Magnus^ en 1555 las designa como tumbas de los 
antiguos escandinavos: y en el propio siglo Canden las examinó en la 
Gran Bretaña. Entre los trabajos más notables del siglo xix merecen 
colocarse los de Fergusson, en su interesante obra Rude Stone monu- 
ments y mapa de los dólmenes de Europa y África que ha dado ocasión 
á tantas deducciones y controversias, llegándose á suponer pudiesen 
ser obra de los vándalos. 

Empero Magnus no innovó una opinión sobre los dólmenes, los cua- 
les fueron calificados de arcas ó sepulturas, en los primeros siglos de 
la Edad Media en nuestra Península, desde los confines de Galicia á las 
costas catalanas del Mediterráneo. A igual que en España, conocióse 
en Italia esta petra arca, de cuyo substantivo común se formó el ape - 
llido que ha hecho inmortal el insigne vate Petrarca. 

En lo que concierne á Cataluña la pedra-arca de Collsabadell, ca- 
bana-arqueta de Espolia, (2) y otros que pueden hallarse, conservan 
aún la generalización del nombre arca que hallamos en los documentos 
de los siglos X y XI. En el llano de Barcelona, el campo del Arca tan 
frecuentemente citado en los cartularios de Sant Cugat y de la Catedral, 
denotaba un antiguo monumento de esta índole que existiría hacia 
Provcnsals en el que hoy, por corrupción de nombre, se llama aún 
Camp del Arpa. En Cervelló, en el último año del siglo ix había asimismo 
en un collado, cierta ardía antiqua (3) hechándose de ver por un docu- 



(1) E. Cartailhao Les ages préhiatóriques de l'lEspagne et du Portugal (París 1886). 

(2) Contribución al estudio de loa monumentos megaliticos ibéricos, por S. Sampore y 
Miquel (Gerona 1881). publicado en la Revista de Ciencias Históricas. 

(3) Año 900. Confirma, el Conde Wifré, la donación que hizo á San Cagat su ante 



DÓLMENES EN PIÑANA Y VILASAR 



m 



mentó del año 1060, que también las hubo que merecieron calificativo 
de nuevas, casi á las puertas de Barcelona (1). Entre el Ampurdán y 
La Selva, hay un monte llamado Fiiig cV arques. 

Más aquí nos hallamos ante una contradicción, cual es la de queBa- 
lari, fundado en la ley III, título III, libro X del Fuero Juzgo, cree que, 
«á los montones de tierra para fijar los lindes de las propiedades, se les 
daba antiguamente el nombre de arcas» (2). Además Cartailhac dice 
ser las palabras garita y arca sinónimas de casa ó abrigo (3). 

Nuestra opinión no es esta según vamos exponiendo. 

Que la voz arca era sinónima de sepulcro, lo dice el testamento de 
Ramón Ramón del año 1086 al consignar un legado para el sepalcro de 




Dolmen de ir'inana en ol Pallars 



Santa Eulalia con estas palabras: «Concedo sánete Marie riuipulletis 
ciphum I arg. et ad archam sánete Eulálie concedo ciphum I arg » (4). 
La claridad de esta cita no deja lugar á la menor duda, pues en el siglo 
XI construyó Barcelona, nuevo sepulcro á Santa Eulalia. 

A Artes del Roselló vive la palabra caxa (caja) asimismo aplicada á 
un dolmen, (b). 

Por consiguiente creemos que nuestro pueblo en los siglos medios, 



cesor Wifré I el Piloso, de un territorio hiermo en Cervelló, donde había la iglesia do 
Santa Crnz (Vallirana). Era uno de sus lindes «A parte vero oecideutis a colla ubi 
archa atitiqua constructa est» (Cartulario de S. Cugat, lol.216, doc. 618). 

(1) Año 1061 Rxis'ía nn el Valles, junto á Rexach, «alodio quod uocant mata et 
alio nomine Archanova» (Cartulnrio de S. Cugat, fol. 71, doc. 279). 

(2) Cataluña. Orígenes histórico»: pág. 6¿3. 

;3) Les ages ¡n-ehistoriques de I' Eupagne et du Portugal (París 18S1) pág. 181. 

(4) Cartulario de S. Cugat, ful. b04, doc. 925. 

(5) Giiide historique et pittoresque dans le departement des Fyrennées Orientáis. 



1903 



12 



178 F. CARRERAS Y CANDI 

tendría perfecto concepto de estos primitivos sepulcros á los que llamó 
arcas. Su actual nombre científico de dolmen se debe al francés Le- 
grand d' Anny, quién á fines del siglo xviii, tomó del bajo bretón las 
palabras dol-min y ar-men ir. que significan, mesa de piedra y la pie- 
dralarga. Por entonces surgió la falsa hipótesis, de base nada cientí- 
fica, de ser altares destinados á la religión de los druidas ó tribunas 
judiciales, que tanto ha costado, en nuestros tiempos, desarraigar, 
desde que, á las investigaciones del danés Thomson en 1836, se han 
unido concienzudas excavaciones practicadas por d.oquier con más cui- 
dado y por consiguiente con mayor éxito, que en España. 

Estos monumentos megalíticos no escasearon en Cataluña, como lo 
comprueban los muchos que se conocen en distintas localidades. Es 
seguro que aparecerán otros varios, que yacen aún ignorados, pues 
por nuestra parte hemos encontrado dos en perfecto estado de conser- 
vación, en regiones muy opuestas y que podemos decir que son ca?i 
desconocidos: uno en Piñana, más ó menos descrito y otro en Vilasar, 
del que nada hemos leído. 

En el que fué condado de Pallars, en los términos del antiguo cas- 
tillo de Piñana, de cuyas ruinas apenas quedan vestigios, hay un dol- 
men muy bien conservado y poco menos que desconocido, del que se 
ocupa Mir y Casases (1) en los siguientes términos. «En la loma de ese 
cerro {Comillini) se observa un dolmen formado de tres bloques de 
conglomerados, dos verticales paralelos dejando el espacio de 1 metro 
por l'óO de alto y sostienen otro horizontal con inclinación que mide 
2 metros ancho, 2'80 de largo y 0'52 grueso; no se notan indicios de 
surcos ni agujeros. Allí se encontraron huesos humanos y una moneda 
ibérica. La gente del país llama á este megalito la casa eiicantada y 
cuenta que aquellas piedras las trajo de Cadolla una muger». 

La tradición de la mujer, que, hilando, transportó á grande distan- 
cia, una enorme piedra en la cabeza, es común en Cataluña y aún en 
otras regiones de España. Hallóla Cartailhac en Andalucía entre Bae- 
na y Bujalance, á propósito del menhir llamado la piedra de las Vír- 
genes. 

El hallazgo de una moneda celtíbera en el interior del dolmen de 
Piñana, puede considerarse como testimonio elocuente de no pertene- 
cer á edades protohistóricas. 

Siempre es de importancia hallar monedas ibéricas en los dólmenes, 
mucho más si se tiene en cuenta que Fergusson atribuye su construc- 
ción á los éuskaros. La moneda del de Piñana y la inscripción éuskaro 
hallada en las paredes del dolmen de Vilalba ^a-serra que dio á cono- 
cer el Conde de Bell-lloch, reproducida por Sanpere y Miquel (2), 



(1) Excursiones por la reqtón baja de los ant/giios condados de rallar» y de Eril por don 
Antonio Mir y Casase» (Publicado en el folletín del periódico El Pallaresa de Tremp). 

(2, Contribución al estudio de los monumentos megalíticos ibéricos (Gerona 1881) y la 
Eiitoria de Barcelona (Barcelona 1890) sin concluir. 



DÓLMENES EN PIÑANA Y VILASAR 



179 



pueden, cuando menos, demostrar su existencia anterior ó coetánea á 
dichos pueblos. 

El resultado poco favorable que dio la excavación del dolmen de 
Piñana, puede deberse á las malas condiciones en que se realizaría el 
examen de su contenido. 

En nuestros tiempos, los exploradores de monumentos megalíticos, 
han cuidado de dar buenas instrucciones para hacer científicamente, 
tales trabajos de excavación. Así recomiendan pasar por el tamiz, todas 
las tierras procedentes del interior de los dólmenes y examinar una á 
una cuantas piedrecitas resten en él depositadas. De este modo no se 
exponen á tirar inadvertidamente, las rudimentarias cuentas y con- 
chas que formaron los collares, brazaletes y objetos de adorno, que, 
del contrario, cabe asegurar pasarán desapercibidos. 



^ ^ 



\ V •: 







J-:.¿^fe:^^ 



Croquis del dolmen de Vilasar, en el Maresma. 



No son de menor interés otras reglas dadas á los excursionistas, 
sobre la manera como deben ser fotografiados, útil y científicamente, 
tales monumentos, mereciendo señalar á Marcelo Baudoin por sus ar- 
tículos. La photographie scientifique des MégaUthes, La pliotographie 
stéreoscopique des MégaUthes (1) y La pliotographie cardinale equidis- 
tante des mtgalithes. Aconseja Baudoin, sacar los clichés desde los 
cuatro puntos cardinales, para comprobar su orientación más ó menos 
perfecta y que las fotografías se tomen desde una distancia fija é igual, 
á fin de que exista uniformidad. Recomienda también, adoptar la pre- 
caución de colocar, previamente, un metro en posición perpendicular 



(I) Bulletin de la Socété cV Anthropoloffie de Parí».- París 1901. 



180 



F. CARRERAS Y CANDI 



y contiguo al dolmen ó menhir, á fin de que, al ser reproducido en la 
fotografía, deje establecida la proporción exacta del monumento. 

Forma la divisoria de nuestras regiones del Valles y del Maresma, 
una cordillera, que desde el río Besos al Tordera, no dejan portillo 
alguno. Mas como la división natural no siempre es extrictamente adop- 
tada para fijar los límites de las circunscripciones parroquiales ó mu- 




Sección por A B. 




B 



Planta y sección del dolmen de Vllasar. Escala de 1 por 50. 



nicipales, se da el caso de que unas y otras, en ciertos sitios, la tras- 
pasen. 

Esto ocurre precisamente, en la antiquísima parroquia de San 
Genis de Vilasar. A pesar de que fué erigida en uno de los altos valles 
del Maresma, forman parte de ella, cierta agrupación de casas situa- 
das al lado opuesto de las montanas, en aguas vertientes al Valles 



DÓLAFF-NES EN PIXANA Y VILASAR 18l 

edificadas en elevado recodo, cuyo nombre usual es la Font-freda. Un 
antiquísimo camino público pone en comunicación á estos feligreses 
con su iglesia parroquial . 

Pues bien: junto (x este camino en la cima de los montes, donde 
forman regular rellano, aprovechado para el cultivo por los colonos de 
ca'lSeiiyor, está el dolmen de Vilasar. Conocenlo en el país por Z« 
roca (V en Toni, y es tan completo, (según puede verse en su croquis) 
está situado en lugar tan visible y llama de tal modo la atención á los 
labriegos de aqu'^llos sitios, que parece imposible se haya tardado tan- 
to tiempo en darlo á conocer (1). 

Por la planta y sección del dolmen de Vilasar (croquis adjuntos) 
podrá tenerse exacto conocimiento, así de su estructura como de sus 
dimensiones. La forma de ataúd y su medida longitudinal se avienen 
perfectamente con lo que se ha dicho de estar destinados, estos monu- 
mentos, á panteones de una familia ó de un individuo. 

Las piedras que le faltan para resultar completamente entero, es- 
tán á unos pocos pasos tiradas por el suelo, á uno y otro lado del ca- 
mino inmediato. De manera que, si alguien tuviera interés en resta- 
blecerlo en su primitivo estado, según se hizo en 1855 con la pedra 
gentil de Vallgorguina (2), le costaría muy poco trabajo verifícarlo. 

No hay, alrededor de este dolmen, otras piedras colocadas en for- 
ma circular, como se vé en algunos monumentos de esta índole. 

En cambio en una de las cumbres vecinas, llama poderosamente la 
atención, la gran cantidad de piedra arrancada, que ha tomado color 
negruzco por los largos años de estar á la intemperie y cíiya aplicación 
ó uso en remotos tiempos, no nos fué fácil colegir. 



Óteos dos dólmenes en Fonteta 

Teníamos publicado ya el presente trabajo, cuando ha venido á 
nuestro conocimiento la existencia de otros dos dólmenes hasta ahora 
desconocidos, situados en el pueblo de Fonteta, del partido judicial de 
La Bisbal, en el bajo Empurdá Ambos se levantan á lo alto de la 
montaña de Fitor y del más importante, conocemos una fotografía que 
no deja lugar á duda alguna. Solo se conservan tres de los apoyos de 
la colosal piedra que cerraba el monumento, debiéndose á esta cir- 
cunstancia, que, en el pais se le conozca usunlmente por los tres pius. 
En la actualidad hace veces de cabana para guarecerse los pastores 
en su interior; de ahí que hayan separado las piedras de uno de los 
lados para facilitar el ingreso, y amontonado grandes piedras en las 



(1) Menciónase en la compendiada Historia fie Catalwu/a per Korhert Font // Sai/ué- 

(2) Breve reseña de los descubrimientos arqueológicos llevados á cabo por el Cen- 
tro artístico de Olot (Olot 187S) pág. 8 á 11. 



182 F. CARRERAS Y CANDI 

junturas de las otras caras, á fin de quedar más resguardado su inte- 
rior. 

El conocimiento de estos dólmenes, de los que pensamos ocuparnos 
más minuciosamente en otra ocasión, lo debemos á D. Juan Bautista 
Camós, de Palamórs, quien al enterarse por La Renaxensa, de que en 
nuestra cátedra de Historia de Catalunya, de los Estudis Univcrsita- 
ris Catalans, daríamos cuenta de los dólmenes existentes en nuestro 
Principado, apresuróse á remitirnos la fotografía del más importante 
de los dos de Fitor, para que asimismo lo pudiéramos incluir en la 
enumeración anunciada. Kepetimos al Sr. Camós, las gracias desde 
este lugar por su interés y celo, muy digno de ser imitado. 



MM^MM^ ^; -{^MM ^M f^: '^: ^; 'i^i m fS m, 'm^ -i^. m_ m -f^M 

l®l' W- l®l '.®l< Wi'- 'M' '.®l^ '^l' 'M' '^l '®l '¿i '.®'.- ^ K- ^ W' '.®';- 'M-- ^' '&'. '®í' 
^miizm- 



LES AYQUES Y BANYS 

DE BARCELONA 



' ''-oS^sf^'^' 



Pkimitius pous 

Ha estat de rahó natural en los temps antichs_, que les poblacións 
se construisen á la vora deis rius, á fí de teñir á má la necesitat mes 
imperiosa del home, la aygua. 

No succehí lo mateix per lo que respecta ala antigua Barcelona, 
avants de que la civilisació romana hi aportas sos aveuQOS. Situada en 
promontori á manera de península y tenint, entre cst y lo gran macis 
del IMontjuích, una magnífica badía, deleitosa á la vista y de proñt 
per la colonia pescadora que habitaría aquella platxa, es evident, 
que, si no hi rajavenfonts en dit promontori, hi haurien pous de bones 
aygues. 

Sampere y Miquel, extremant aquesta indubitable teoría, creu que 
la púnica Barkino, siga la ciutat del^^otí de l(i badia, que axó preten 
voler dir les páranles Bar-kino. Y treyent partit de la existencia d' al- 
guns pous, en los segles xiii y xiv, en lo mitjaeval mont Taber, vá mes 
enllá, en un cami en que no aconsellariem á ningú de seguirlo. Vegis 
com s' expressa en sa comencada Historia de Barcelona, interessant 
trevall que sentím hage dexat per acabar: 

«¿En donde está el pozo? Pozos no faltaban para hacer la aguada 
en esa isla ó península, que recibió de uno de ellos el nombre de Bar- 
cino. Y si es permitido á la fantasía buscar ese pozo, diremos que éste 
no puede ser otro que el pozo que durante siglos fué visitado por 
nuestra población marinera, que gustaba de sus aguas con satisfac- 
ción y contento— como si lo hiciera por tradición, — y que hoy está 
convertido en pozo vulgar de la primera casa de la derecha de la ca- 
lle de Ludovico Pío. Este es para nosotros el Pozo de San Gem. Pero 
sea este ó sea otro, el Pou dais de junto la puerta de San Miguel que 
resultaba estar en el Puerto y ya conocido en el siglo xiii; ó el Pou 
den Estany por ejemplo, situado en la calle de este nombre que suena 



184 F. CARRERAS Y CANDI 

desde el siglo xiv (hi nuestrcí Eim y que iiudó ser antiquísimo, caso que, 
lo que no hemos podido averiguar el Fuig de Les falsías que ocupaba 
el centro de la Hlaza de Palacio, fuera tierra firme y no un depósito 
de arenas, lo dicho basta á probar que los marinos cartagineses no te 
nían necesidad de meterse tierra adentro para hacer la aguada». 

Encara en Sampere nos podía haver parlat del pou de Geribert 
situat en lo burg ó afores de Barcelona, en V any 9'.^7 (l)com també 
del existent en lo niateix puig de les Falsies, (actual plassa de la Llotja) 
desaparegut en 1' any 1470 (2), que, cum á inmediat á la platja. podía 
imaginarsel frequentat deis vaxells que acudien á nostre ciutat indí- 
gena. 

L' AQUEDUCTE EOMÁ DEL CAEREE DELS AeCHS 

Mes dexám á la Barkino ante-romana, de la que no se 'n conexen 
ni inscripcións, ni monuments y passém á temps mes historiables. 

Al difundir, Eoma, sa acció civilisadora en les parts del mon hont 
domina, hi introduhí les sues costums bones y dolentes. i' igurava entre 
les primeres, teñir A les ciutats ben provehides d' aygues de mina Per 
lograrho degudament, may se deturaren davant de les que llavors 
semblaven diflcultats invencibles. Aytals dificultats no eren meuys 
grans á Barcelona, de lo que ho sigueren á Tarragona, á Segovia y á 
altres importants ciutats de la Híspanla, hont encara hi admirám la 
magnificencia d' aquelles admirables conduccións d' aygues, destinades 
al servey urbá. 

Les autoritats de nostre Colonia Favencia, se fixaren en los abun- 
dants manantials del Besos, com essent los mes apropiats per aprovi- 
sionament de la Ciutat que administraven, ja que sa calitat era exce- 
lent y son nivell mes que '1 necessari per poderse aconduhir á la part 
mes sobirana del antich mont Taber hont s' alcava la urbe romana. 
Per arrivar al cim de la montanya sense perdre altura, fou indispen- 
sable construir una gran arcada aguantant la condúcelo de les aygues 
y per la que estes hi discorreguessen abundantment. 

Aquest aqueducte, destruit en los derrers temps de la Edat Anti- 
gua, arrivá trossejat, ais segles x y xi, únichs y fefahents testimonis 
de la sua existencia Son en gran nombre les escriptures de dita épo- 
ca, que parlen de ipsos archos (3) sovint calificat de antichos (4) ó pris- 



(1) A. 997: «hortns vero erat in Barffo Barchinone ad puteum de geriberto» (Ant. 
Eccl Cath. vol. I fol. 167, doc. 412 arx. Catedral de Baioelona) 

(2) Rúbrica de Bruniquer, vol II, cap. 42, íol. 71. 

(.S) Entro molts altres documents que poden consaltarse, oonsignarém nn del 996 
(do".. 10 de Ramón Borrell) y altre del 1(29 (doc. 73 de Berea/ner Ramón I) del »rxia te 
la Corona d' Aragó y diferent» esoriptares deis volums Antiquitatis JScclesie Cathedralia 
del arxin de la Catedral de Barcelona. 

(4) A. 997 'kasalem nostrum proprinm qtiod habemus in burgo oiaitatis barohinona 
ab (ptoa archos antiguos' (doo. 14 de Ramón Borrell, arx. Corona Aragó). 



LES AYGUES Y BAXYS DE BARCELONA 185 

eos '1\ Ó bé iiidicant son mal estat, nomeiiantlos archos tartos (2) ó b6, 
tractant d' expresar inillor lo concepto, op^ve antico factos 3), En la 
Edat Mitjana, tingueren pié conexement de quiri fou la llur destinado 
en temps deis romans, demostrantho fins á la evidencia, algún escrivá, 
com lo del any 1017, qui deya h tal propósit, que per dits archs vells, 
hi havía acostumat discorre la aygua {in prenotatis archis priscis unde 
oJim aqua consueiiit decurrtre) (4). 

Dos deis nonienats documents del aiiy 1017 donen A entendióla 
calitat de la obra del aqucducte, lu hii al dir que 's venía dos peiis deis 
anticlis archs y V altre aludint á dúos domicilios, ó siga á dos estatges 
ó doble arcada (notes 2 y 4 ) 

Lo poblé ha servat á través de tots los segles, lo tradicional recort 
del aqueducte roníá, donant los nonas d' Archs y d' Archs de Jonqueres, 
á dos carrers de la antigua Barcelona^ situats en lo lloch en altre 
temps ocupat per les vellos arcados Un y altre carrer en la sua orien- 
tació son prova manifesta de que 1' aqueducte se dirigía vers lo Noit, 
ó siga vers Monteada. 

Per dessota les voltes del aqueducte roma prop de la Ciutat, hi 
passava un torrent deis mes importants del seu vol, qual nom sigue 
Merdanciá (5). Lo recorden en temps moderns, los carrers dits del 
torrent de Jonqueres y son continuador cap al mar. la riera de Sant 
Joan. En 1' any 1446, encara hi ha via, en aquesta riera lo pont de 
Santa Marta (6j. 



A. 1017. Bonhom levita y jatge ven á> Borrell fiU de Mir «id sunfc casas tres id est so- 
larium uunm C'im suo subtalo ©t casa una pelania líumi suas roueas et dodea et ali» 
joguina camuña figena cum foueas cutn solos eí superpo itos cam puteo cuna leoto 
torculario cam horto et alio pateo cum pedos de ipso sarmentarío cum arboribus v»- 
riis generis cnm vitis et dúos pedes de ipsos archos antiguos* (doc 3 de Berenguer Ram>n I, 
arx Corona d' A.r»gó;. 

(1) A 1017 Oonació d' Ermesindi^ á son fill Senisfré d' unes cases «intns in ciuitate 
barchinona ias'^/a ipsos archos princos* iA¡'t. Ecel. Cath vol. I, fol. 122 doc. ñOtí. 

(2) A 1017. fioih.jm levita y jutge, Ven á B irrell fill do Mir .fTragena em meum 
propriam» «in burgo ciuitatis archinone ubi di oiint cid ipsos Archos Tonos que aftontat 
ipso ferragenaie cam dúos dumi dlios unum superior et aüum inferior- (doc de Be- 
renguer Rami'm I, arx orona d' Aragó;. En estos dos domicilios hi entreveyem dos 
estatges del aqa-ducte roma 

(3) A 1017. Lo dooumeut de la nota anterior consigna axl mateix «Quantum Istas 
afrontaciones includunt sic vindo tibi jam dicta omnia cum ipsos archos opjere antico 
fa'tos'. 

Document sense data. «Et in alio loco prope barchinona ad ipsos arcos o.nticos fexa I 
quam emí Baimundus lobet et affruntat a parte orientis in alodio bernardus gance* 
fredas A meridie in trila Ratmuudus bernardus. ab occiiao in arenno. A circi in térra 
comitale» {Ant. Etcl. Cath. vol IV, loi. ñtj doc 162J. 

\,i) Ant Eccl Cath vol I, fol 12¿ doc 51 9. 

(5) A. 10^9; certes cases ab corra' y pon, ad ipsos Archos afrontaven «a parte orientis 
in torrente quem diuunt Merdanciano> (Document, nom. 73 de Berenguer Ramón I, 
arx. Corona Aragó). 

(6) Liibre Vermell, vol. III, fol 174, arx. Municipal de Bar:elona> 



186 f. carreras y candi 

Les teemes romanes de Minicio Natal 

Una bona y recomenable costum presa pels romans deis orien- 
táis, fou la costúm de banyarse. No hi cabía una ciutat important d' 
aquell antich poblé, sense que tingues llurs corresponents banys pú- 
blichs. La existencia deis banys romans de Barcelona, vé perpetuisada 
en certa interessant inscripció lapidaria, prou coneguda deis historia- 
dors, anys ha exposada á la pública contemplació y estudi, en la can- 
tonada del carrer d' Hercules ab lo d' Arlet, enfront la iglesia deis 
Sants Just y Pastor. 

Per sort aquesta important inscripció romana, la publiquen y estu- 
dien Geroni Pujadas, Antoni Agustín (1) y altres, que la vegeren en 
son bon temps, puix al present, está mol malmesa y quasi be illegible, 
desde uns cent anys enpá. A tal propósit, consigna Villanueva, al co- 
mencar lo segle xix, que ell la hauría copiada, á no trovarse derrotada 
y en estat de durar poch, planyentse de que «los zapateros agujasen 
en esta piedra sus trinchetes y los muchachos hiciesen con ella su ge- 
nio y lo que acostumbran» (2). 

Un barceloní de merit, Lucio Cecilio Optato, mostrá son amor á 
nostre Ciutat, establint, al morir, interessants jochs públichs, celebra- 
dors al 10 de Juny. Durant dits jochs, de vía donarse posada franca ais 
forasters y aytambé oli per untarse, á totslosqui 's volguessen banyar 
en los banys públichs de Barcelona. Aquesta dexa respira encara 
tota la sencillcQa de les patriarcals costums deis pobles primitius, in- 
comprensibles en nostres temps. 

L' historiador Fidel Fita S. J. afirma, sigueren construí des en 1' any 
107, les magnifiques termes de Barcelona, ab sos pórtichs y aqueduc- 
tes, fetes edificar per dos filis d' esta Ciutat, generáis del imperi roma, 
coparticipants de la amistat y munificencia del emperador Traja. Es- 
tos barcelonins ilustres eren, Lucio Minicio Natal y son fill Lucio Mi- 
nicio Natal Cuadronio Vero, tribuno del poblé (3). 

A igual que á^Barcelona, existiren termes en les mes importants 
ciutats de nostre regió. Sens retreure les prou conegudes de Caldes de 
Montbuy y Caldes de Malabella, per la especialitat terapéutica de 
llurs aygues minoráis, podem mentar banys romans. á lluro (avuy 
Mataré) de que parla una inscripció lapidaria coneguda per Finestres 
(4) y comentada per 1' autor d' un trevall crítich sobre les fantasíes 
ctimológiques de n' Antoni Puigblanch (5), sens precisar hont estigueren. 



(1) Diálogo IX de las medallas y antigüedades. 

(2) Viaje literario, vol. XVIII, plana 126. 

(3) íteiista Histórica, any Til, nom. 25, pl. 132, Barcelona Maig de 1876. 

(4) Finestres: Syllogc Inscriptionum Romanor iim, pl. 213. 

(6) Se publica com & folletl en nn setmanari de Mataró nn trevall oonpantse de la 
Teoría del doctor D. Antonio Puighlanch sobre lluro, liar ciño y antiguos catalanes, havent- 



LES AYGUES Y BAXYS DE BARCELONA 187 

En la monumental Tarragona, s' han pogut apreciar les ruñes d' 
uns banys en la part plebeya de la Ciutat y d'*altres en la montanya de 
damunt lo presidí (1), sense que cap d' clls tingui la riquesa de que, 
per son mosáich, fá gala la piscina barcelonesa de Minicio Natal. 

A Calafell se descubriren les sumptuoses termes de Stahulum No- 
vum, en 1883. 

Dugues páranles sobre quí era Minicio Natal fundador deis banys 
barcelonins y també deis iluronesos de que avants havem parlat va- 
gament y deis quals Pellicer y Pagés, ne dona algunes noves Aquest 
autor al volguerlos situar, fixá sa atenció en la área que á Mataró vá de 
la plassa de Sant Salvador á la de la Constitució per creure que allí hi 
hagueren les termes romanes iluroneses, fundades, com dihém, per Mi- 
nicio Natal y de les que 's te sois un migrat conexement, per la lápida 
fragmentada que já diguerem feu conexer Finestres (2). 

Lo P. Fita diu d' ell, que en 1' any 107 fou cónsul subrogat, en 108 
gobernador del África proconsular quina capital era Cartago; en 
temps de Traja (98-117) y d' Adriá (117-138) fou legat imperial, pro- 
pretor de la Pannonia inferior, provincia militar que donava entrada á 
la Dacia y tenía per frontera oriental lo Danubi. A Eoma se li confia 
important oflci de policía urbana, com era la vigilancia y direcció de 
les corrents d' aygua, d' hont ne devallava la seguretat, higiene y 
comer? de la gran Ciutat. Tambó fou general de dugues legions (3j. 

Si trovém á Minicio Natal fundant termes per nostre térra, en lo co- 
men^ament del segle II, be 'n podeni concloure que la costum de ban- 
yarse hi sería exótica y que ell contribuiría á propagarla. 

La indubitable existencia de les termes romanes de Barcelona, ha 
donat motiu á que d' elles se 'n ocupassen diferents historiadors. Mes 
axis com del aqueducte ne resta débil recort en lo nom de dos carrers, 
no ha succehit lo mateix ab los banys romans, enganj^antse los quí, 
com Pujades (4), creuhen orientarse seguint les indicacións deis noms 
de nostres víes publiques, y colocantlos prop de Santa María, en lo 
lloch de molt antich^ conegut per banys vells. 



ros pervingut alguns fragmenta, sense la portada. En la plana 97 (í'altaven les pla- 
nes 93 á, 96) parla d' estos banys. 

(1) Tarragona vionumental ó sea Descripción histórica y artística de todas sus antigüe- 
dades y monumentos celtas y romanos, por Juan Francisco Albíñana y de Borras y Andrés 
de Bofarull y Broca. (Tarragona, 18i9), pl. láO. 

(2) Sospita Pellicer que lo ductus que 's llegeix en lo fragment d' esta lápida de Mi- 
niólo Na^al, se referirá ais aqueducius de que 's fá menció en un esorit de principis del 
segle xviii compost per Baltasar Pi que parlava del <gran aqueducte d' aygues que te 
la sua boca á la meytat de la balxada de lea E8penyes>. «En otros términos pudieron 
muy bitn los dos Nadales, aún morando en Barcelona, ceder un solar que poseyesen 
en lluro y convertirlo en público balneario > En 1' espay que creu Pellicer, hi haguó 
les termes d' lluro hi aparegueren á mes del írajment de 14pida, la terminado del 
avans dit aqueducte subterrani y altres importants despulles romanes {Estudios histó- 
rico arqueológicos sobre lluro (Mataró 18's7) planes 23S y 272). 

(3) Anuari de la Associació d' Excrirsions Catalana, vol. I. pl. 446 (Barcelona 1892). 

(4) Crónica universal del principado de Cataluña, vol. III, pl. 72. 



188 F. CARRERAS Y CANDI 

Mes los qui s' han ocupat de les termes romanes son pochs, compa- 
rats ab los molts que haia escrit á propósit del mosáich de Sant Miquel, 
divagant sobre son obgecte y aplicado. Pujados, seguint la opinió de 
Dionís Geroni de Jorba, creu que foren del temple que á Esculapi edi- 
fica en Barcelona lo general roñica Spuri Pompón i (3 Spuri Pompeyá, al 
pretendre arbitrar per aquest mijá, la protecció del Deu mitológich, 
de qui solicitava li tornes la salut perduda al esser ferit en la guerra 
de Pertori. L' argument de que 's valen per tal afirmacio es, la anti- 
quísima costúm barcelonina, de tenir llocli, junt á Sant Miquel. lo 
mercal especial d' herves, hont anyalment hi anaven á provehir los 
herbolaris En axó hi entreveyen la tradició del temple alsát al Deu 
de la medicina. 

Altres autors, mantenen lo criteri de que hagués sigut temple de 
Júpiter, ab molt poch fonament, y lo P Florez diu, que si 's tractos de 
temple d' algún deu gentílich, á judicar per los atribuís, havía d' 
esser de Neptuni, deu de les aygues. 

Per últim, no hi falta qui, en una monografía sobre la antigua 
obra mosaica, pretengui esser labor cristiana del segle xii y tal vegada 
deguda al propi arcángel Sant Miquel. Es un trevall de crítica enfar- 
fegada y erudició difusa, que escrigué, en 1765, lo Rnt. Francesch 
Martí de Prat (1). 

No son de la matexa opinió los autors deis Recuerdos y bellezas de 
España, los qui, tractant del celeberrim mosáich dinuen haver perta- 
nyut á les termes romanes (2), contrariant quantes opinions s' havien 
sustentat precedentment. 

Verament honra á la justesa de criteri deis Srs. Parcerisa y Piferrer 
haver estatlos únichs acertáis, en tantes y tant opostes hipótesis sobre 
lo mosáich de Sant Miquel á qual prcsent desaparició devém dedicar 
alguns apartats. 

Malmés per los cristians al obrir sepultures en lo paviment de la 
Iglesia, fou, en ses respectables despulles, obgecte de venerado per los 
barcelonins, en temps moderns, ó de major ilustració. En 1765. feya 
constar Martí de Prat, la molta gent que «viniendo de otros Países, al 
instante lo quieren ver por la justa fama de antiguo, singular y miste- 
rioso que se ha merecido » 

Es vergonyós per lo progrés del segle xx, que tant preñada anti- 
guetat, trepitxada per les hosts d' Alarich y d' Alman^or, scns que la 
privasen de poder sentir lo cruximent de les ferrosos armadures de 
Jaume I y del emperador Caries V, vegent jorns de gloria que no po- 
drém ovirar en nostre existencia, examinada y estudiada moderna- 



(1) fíisKP.rtación sobre la antigua obra mosaica que se admii a en él stiHo de la iglesia pa- 
rriiqidal del arcángel Se n Miguel, sita dentro la ciudad de Barcelona, etc., etcrita por don 
Francisco Marti de Prat Sacerdote y Doctor en Sagrada Tlieologia 

(2) Parcerisa y Piferrer, Recuerdos ?/ bellesaa de España, vol II, p!. 50. 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 189 

inent per liistoriadors y arqueóleclis, respectada per invasións y 
revolucións es veri^onyós. repetíin, que s' hagi tos com per art d' en- 
cantament en los preseuts temps. 

Son bon astre comcn^^á á enfosquirse en 1868, ab 1' acón y subse- 
«íuent derrocament del temple de Sant Miquel, que la hostatjava. En 
1877, la terminació de les obres de casa la Ciutat la 'tanca en pregons 
soterranis, hont podía encara examinarse ab la ajuda de Ihím artiñ- 
cial Allí hi permanesquc quinze anys y en lo de 1892, qui les pre- 
sents ratlles escriu, tingué oportunitat d' arbitrar se transportas al 
ediflci del Parch, per 1' Ajuntament destinat á niuseu arqueológich 
municipal La translació se feu en 1893, despenenthi Barcelona tres mil 
pessetes á fí d' assegurar la sua integritat. 

Pro no manca quí cregués que semblantsmonuments já de res ser- 
vieny donant per malgastat tot esfore y trevall. estimes mes la pro- 
pagació de la música en la Capital Catalana, que la divulgado de les 
belles arts y arqueología.. Y axis, sots los auspicis de dos regidors 
quí, en 1896. cuydaven de la costosa escola municipal de música, quals 
noms no volém retreure, fou pavimentat ab fusta, lo sol hont s' havía 
colocat lo famós mosáich roma de les termes de Minicio Natal, ab molt 
greu de quans aymám la arqueología. Allí está soterrat esperant temps 
millors ó tal vegada disposantse á. sorprende á generacións futures ab 
una trovalla impensada, que podrá servir á algún investigador en de- 
mostrado, de com lo mar, en la época romana, no arrivaría á la ciu- 
tadela feta per lo primer deis Borbóus. 

Aquesta digresió nos ha ayunyat de lo que avants aflrmávem, co es, 
que lo paviment format de pedretes Manques y blaves, ab tritóns, ca- 
valls maríns, delfíns y alguns obgectes de mar, pertenesqué al edifici 
destinat á termes per los romans y no á cap temple. Lu prova la tin- 
guerem plena, quan se procehí á la translació del mosáich, del primitiu 
lloch hont fou alcat per lo constructor roma, al en que 's trova avuy 
día. Dessota del mosáich hi aparegué un segon paviment senzill, format 
de pedretes blanques y trets abdós paviments, s' hi trovaren fragmen- 
tades, les gruxudes canonades de plóm, que, en altre temps servirán 
per conduccións y sortides d' aygues y de les que n' encomenarem s' en 
tregües una trassa, á 1' arquitecte municipal. 

Encara que no siga prova plena pofe aximateix teñirse en compte 
la circunstancia d' haverse trovat, la lápida predita del carrer d' Ar- 
let, en lo vehinatge de la antigua Iglesia de Sant ^Liquel, per confir- 
mar la existencia de les termes de Minicio Natal en 1' indret de Bar- 
celona ocupat per lo mosáich. 

Lo RECH COMTAL Ó DE MlR 

Lo decaiment general que sufrí la civilizado romana implantada 
á Barcelona, durant la Uarga dominado visigotha, porta aytambé mu- 



190 F. CARRERAS Y CANDI 

tació de costums, que, en general esperimentaren retrocés. Sens dubtc 
llavors, r aqueducte y les termes, se derrocaren, obrintse per 1' us del 
»públich los Innecesaris pous de la ciutat ante-romana, ó altres de nous 
hont mes hi convinguessin. 

Lo caudal d' aygues que de Monteada se llen§ava á la Ciutat per 
vies de la canalisació que mena al aqueducte, devía discorrer proper 
á les muralles de la urbe, al buscar son natural desayguament en 
lo mar. Los Comtes de Barcelona tractaren d' aprontarlo útilment, 
no já restablint 1' aqueducte en sa primitiva utilitat, puix tal cosa lla- 
vors no s' estilava, haventse acostumat sobradament, los barceloninsí 
ais pous y á les cisternes, sino convertintlo en utilitaria cequia ó redi, 
que regás los camps y mogués les pesades moles deis molins. 

D' aquí lo rech que, desde llavors, porta lo nom de Cornial y en lo 
segle XI aytambé conegut per rech de Barcelona (1) Sa sortida al 
mar en lo segle ix, s' efectuava per los volts de la capelleta de Santa 
María de les Arenes, y junt á les muralles de Llevant, de la predita 
Ciutat. 

D' aqüestes muralles de Llevant, ne conexém tres noms locáis: 
la torra Ventosa, cap á la porta del castell Vell Vescontal (en la ac- 
tualitat placa del Ángel] seguidament los murs coneguts per Zos ^Za-. 
dins al comensar lo segle xi (2) y la porta ó castell de les muralles dita 
del jRego-Mir (3). 

¿Podem crcure, que^ á mes del rech ó cequia Comtal^ hi desaygués 
en esta part de Barcelona, altre rech nomenat d' en Mir? ¿O bé s' ha 
de suposar senzillament, que, lo Comte quí feu dit rech Cornial, signé 
lo comte Mir? 

Contribuirá á formar exacte criteri 1' estudi general de la época. 
Per desgracia, no conexém altres construccións semblants á Catalunya, 
si no es certa cequia, de que, un document del any 964, ab referencia al 
terme de Cervelló en lo baix Llobregat, nos parla ab lo nom de regó 
de miro comité (4). 

Los temps no poden estar mes d' acort uns ab altres: lo rech del 
Comte Mir, á Cervelló, en 964; lo rego-Mir de Barcelona, citat en tar.ts 



(1) A. 1050: <ad ipso regó de Barcliiiiona prope ipsos malinos de littorís maris> (Do 
cnment nom. 111 de Kamón Bereogner I, arx. Corona Aragó). 

(2) Vegis lo Boletín de la Real Academia de la Eistoria any 1903, artlcle de F. Fita. 
A. 1096 «domos qnas babeo infra maros ciaitatis barohinone ad ipsos aladins» (Anf- 

Eccl. Cath. vol II, fol. ll^i, doo 434). 

A. 1101 «domos qaas babebat infra maros ciaitatis barcbinone ad ipsos aladins» 
{A7it. Eccl. Cath vol IV, fol. 28, doo Íj7), 

(3i Son nombrosos los docaments que 'n parlen y no crebem del cas oontiruarlos 
Devém fer constar, que, preoedentment al any 95i, no bavóm trovat consignat en lloch 
lo Begomir de Barcelona. 

(4) A. 961: «in terminio de oastram cerailione et afrontat ipsa omnia que ibidem 
donamas de oriente in regó de miro comité» (Cartoral de S. Cngat doc. 700) Es sapigut 
que lo combe Mir regná deis anjs 954 al 9ó8 y per oonsegaent lo recb de Cervelló, datat 
en 964, s' bauria acabat molt pocb avants. 



LES AYGUES Y BAWS DE RARCHLONA 191 

docuraents de la segona mitat del segle x ab referencia al lloch hont 
desayguava al mar junt á les muralles, lo rech Comtal, son prova in- 
duptable que nos presenta á la figura del comte Mlr, baix lo nou y 
atractívol aspecto de protector de la agricultura, á la que dota d' ini- 
portants cequies, la raillor de les obres publiques de llavors. 

Nos estimém molt mes adoptar aquest criteri rahonable, que no 
creure que la porta y castell del Rego-Mir de Barcelona, degueren son 
nom, á un palau del fantástich rey Gamir, al quí, historiadors incons- 
cients, posen al temps deis alarbs, com podrien colocarlo al deis ro- 
mans ó deis goths, puix no hi ha prova hont apoyar sa fabulosa exis- 
tencia. 

Que lo Regomir de Barcelona, era un rego-mif y no un rex-gamir, 
ho comprovará la existencia d' un pont en dit regó en lo burg de Bar- 
celona, ó siga extra les sues muralles. Una escriptura del any 1016 ho 
diu ab les seguents páranles: «domos quas habebat in burgo barchino- 
ne in appenditio ponte de regumiro» (1). Un document del any 1014, 
mostra al peu del Regomir, la casa d' un pescador, camps de fregenal 
ó ferratge y un camí que voltant les muralles de la Ciutat (2) ha vía 
de donar lloch mes avant, al carrer de Basea. 

Lo gran be que feu eix rech del cómte Mir á la ciutat de Barcelona, 
no teníni perqué ponderarlo. Los molins á que donava forca, eren del 
patrimoni particular de la casa comtal, per manera que, quan Ramón 
Berenguer IV hagué fretura de diners per la conquesta de Tortosa, hu 
deis mijáns que emplea, fou hipotecar, en 1' any 1184. los molins del 
rech comtal ais burgeses de Barcelona, los quals mitjauQant tan bona 
penyora 1' hi dexaren la suüía que havía menester, sense recansa (3). 



(1) Ant. Eccl. Cath. vol I, fol. 132, doo. 339. 

(2J A. 1011: «meo casalicio ab aliqaid de oarte cntn 011a fastamina et sno solo et 
suas parietes snaque ejus portinentia quod habeo in Burgo foris maro ciuitatis Bar- 
ohiuonense a parte Rugumir prope ipsos Domos de Bonus homo presbiter vel de Gal- 
tredopíscaíor». Oonffontava dita casa: «de parte circi in ips» Andrina que est in ter- 
mine de Gultredo: de aqullonis in ipsa via: de Meridie in ferragenale de Segiato: de 
occiduo in istrada publica qui inde gredit per calce de ipsa mura». (Docament 113 de 
Ramón Borrell, arx. Corona Aragó), 

(3) A 1184. Per lo molt interessant que resulta esser V emp«nyorament deis molins 
comtals y altre patrimoni de Ramón Berenguer IV, ais burgeses de Barcelona, conti- 
nuara tot senser dit document: 

«Si6 notam cuncti» quod ego Baimundus comea barchinonensis princeps aragonen- 
sis et marchio inpignero uobis bargensibus barchinone: magnis et paiais qui in isto 
prestito eritis, meos molendinos totos nouos et ueteres preter ipsos de doto mellia et 
omnes meos usaticos et omnes meas leudas maris et terrae tam de xpianis quam de 
sarracecis atqueiudeis et totas ipsas chintas et totas meas exitas quas habeo uel ha- 
bere debeo in barcbinona. exceptis meia iustioiis et excepta ipsa moneta ao prediotis 
molinis de doto ut teneatis possidearis et expletetis iamdicta omnia libere et quiete et 
sine aliüuius crntrarietatis obstáculo vos et quoscumqae uolueritis per nos quousque 
totum uestrum debítum habeatisinde plene et integriter recuperatum sine uestro en- 
gan. Insuper conueo io uobis in bona fide mea ut omnia suprascripta faciam uobis fir- 
miter teneri haberi possideri et explotare et quod ego aut aliqua persona per me non 
faciam uel faciat uobis inde ullam iniuriam uel uiolenciam aliquo modo doñee totum 



192 F. CARRERAS Y CANDI 

Molt se questioná, en 1136, entre lo Comte de Barcelona y lo senescal 
Guillém Ramón de Monteada, per causa de la cequia Comtal, prome- 
tent aquest al Soblrá. no empatxarli sempre y quan volgués, portar 
la aygua del Besos, ais molins de Barcelona: mes que axó no im- 
pedís d' altre part, la condúcelo de la aygua ais molins de Monteada 
propietat del Senescal (1). 

No 's separa, per co, lo rech Comtal, de la Corona, puix en 1274, 
Jaume I concedí á cens, al rector ó beneficiat del altar de Sant Joan 
construit en Santa María del Pí, certa quantitat d' aygua de la cequia 
Comtal (2). 

Llarga controversia tingué Jaume I ab lo bisbe de Barcelona Ar- 
nau, primer sobre lo regar una parellada que lo bisbe tenía junt á 
Colom de Salata y 1' aqueducte que atravessant dita parellada, regava 
r arenal que hi havía entre ella y lo mar y després á causa del molí 
del bisbe, conegut per molí de Guillém de Lacera. Finaren estes ques- 
tións, per sentencia arbitral, pronunciada á les nones de -Marc de 1272, 
preceptuant entre a I tres coses, que tot 1' arenal existent entre dita ca- 
rretera y lo mar se regás ab les tres quartes parts de la aygua y per- 
tanyés al Rey (quod dominus JRex et successores sui j)ossint dictam 
aquam ducfíve uersus arénale quod rst uersus lacunam sub ipsa via 
publica qua (tur uersus bisocium) (3). 

Lo propi Monarca, en 1279, otorga ais prohóms de Barcelona, au- 



vn-strum d«bifcuin habnatis indf sine nlla diminncione recuperatum quod michi acó- 
modat'8 in exercitu et, in obsidione tortos^e. Precipio etiam nobis atque preci.iendo 
absoluo: ut nichii de ptedicto pignore ab aliqa» persona i rparari uiolari uel anferri 
sintatis. Facta ista carta III nonas decembris Anno XII Rogni ledoaici iuniori« 
S'^Raimundi Comes. Sig-^num Guilelmi raimundi dapifori. 8ie>r'nnm Petri bertrandi 
>'-pnum A.rnalli de lercio -)^num bemardi dt> belog S4-<nnni Raimnndi arnaili de nila 
do muís S«pnam Geralli de rapi*no, sí^J^cinin Gailelmi de mont oada S-^nnm arbert. 

S^fgnum Gailelmo barchinonensis episcopi >Ji. Sig>í<nam Sig>^niiin poncii 

scriptoris qui hoc scripsit per mandatam comiti'. Jaro ego Guilelmus de mont cada 
quod sicut superius scriptum est ita teneat comesl'rarchinonensis et niohil inde disram- 
pat uei frangat per se ue' aliquam personam hominis uel fetnine Et si aliuuo euentu 
faeritindo ali-iuid uiolatum uel fractura ego iamdiotus guilelmus ueniam in barohi- 
nonam ad deoem dies'ex quo iam dicti burgenses aut unu ex lilis me iade comonuerínt 
uel comoQuerit. per se aut per nuncium uel per literas et.. e non Iransgrediar ci'llem 
dein'urca tus ne^ue coUtm de lisa OHl-ita ñeque ul^r v unutn miliarium exr.ra bar- 
chinonam di.neo quidquid iufractam uel trans^re.-sum esset resti^-ueretur et redirin- 
getur ad integrum per deum et heo sancta IIIl. euangelia ad Inudi ■■ ium denem iiiro- 
rum quos predicti burgenses elegerint qui in hoc prestito sint. Istilioc iurinerunt Gol 
lelmus de mont cada Petrus bertrandi de bellog. Arnallus de lercio. R. arnaili de uilla 
de muís. Gerallus de rupiano. Vrbertus de castel uel.'In hoc prestito acomodauit ber- 
trtindus marchuz mille et D. solidos. Johannes martinus Mille solidos. Eimericns mi- 
He solidos. Guilelmus pon j mille solidos. A. adarro cum genere suo DC solidos. Pere 
ama'rig et gener eius D. solidos Fiíii arnaili petri de archa D solidos Ermengod de 
metire^H milie ce. J- hanues tota o. -o • boli'tus- 
.\rxiu de li ' a'ejrul df Bi,rc lona 

(1) Colección de documevtoa inéditos del archivo generulde la Ci roña de Ara '<5?!, vol IV 
plana 43 

(2) Registre IH, foli 192, arx. Corona d' Aragú, 

(3) Registre 26, foli 131. (Arx. Cor. Aragó.) 



LES AYGWES Y BANYS DE BARCELONA 193 

torizació de pasar la aygua que volien coiiduhir á la Ciutat, per la ce- 
quia, ajudant á les despeses lo Sobirá y tots aquells que s' utilisaven 
de la dita aygua, axis en los molins, coni en les hortcs y torres de re- 
gadiu (1). 

En les derreries del segle xii ó principis del xiii la orde hospitala- 
ria de Sant Joan de Jerusaleni possehia molins y drets de regar en la 
cequia Comtal segons apar d' un conveni entre lo rey Pere I y Frá 
Eximen de Lavata gran mestre á Espanya, qual document trovantse en 
deplorable conservació, no 'ns ha sigut possible extractar per com- 
plert. En recompensa de la cessió de certs drets ó propictats que feren 
los frares al Rey, aquest los hi entrega un molí en lo casal nomenat 
des Soler, designat (¿lo molí?) de Nadal, lo qual entrega lliurement, 
sense que 1' Hospital hagués de contribuir á reparacions y obres del 
aqueducte y venint obligat, lo batlle reyal, á teñir aparellada la aygua 
al molí, sense cap despesa per part de la Orde. També s' cstablí, que, 
lo batlle reyal ó son representant, no impedís á ningú anar al molí del 
Hospital de Sant Joan, percibint, aquest, per la moltura, los drets 
acostumats en los demés molins del casal des Soler. S' establí aytambé, 
que aquesta Orde no tingues en lo molí, animáis de bast per portar lo 
blat ó la fariña, sino tant sois per empriu de la matexa. Concedí, lo 
Rey, al Hospital, lo dret de regar les terres del más del Clot, á ses pro- 
pies despeses y mitjangant algunes restriccions (2). 

En r any 1266, la aygua del rech Comtal sufrí notable perjudici, 
puix no arrivava ais molins vells de la ciutat, Ho motivava les con- 
cesions fetes per lo Sobirá, de construir alguns molins co es, lo primer 
ultra collem de Finistrülis quod est den Peris, altre á S. Andreu de Pa- 
lomar, altres, de Benvenist, d' en Carbonell, d' en Bonet, del Bisbe y 
de Guillem de Lacera, quins particulars, fent regolfar les aygues tirant- 
les á altres cequies, les distreyen de Barcelona y portaven á regadíus. 
Lo rey Jaume I determinat á posar remey radical á aquest dany, sen- 
tencia la desaparició deis molins nous, si be volgué que d' altre part s' 
indemnisasen degudament ais propietaris, deis perjudicis que hagues- 
sin pogut teñir (3). 

Mes avant Jaume II, en 132o, anula lo privilegi alegat per alguns 
particulars de poder anar á portar grans ais molins reyals, ab animáis 
propis Uurs. 



(1) A. 1279: «placet nobis quod vninersitas proborutn hominum barohinone cnm 
sui8 Bumptibas addu-iant aquam ad Ciuitatem barohinone per predictam Cequiam et 
quod nos oontribuamus in expeasis quod fient in adducendo diotam aquam juxta utili- 
tatem quam nos habemus de predicta aqua. Ita videlicefc quod omnea illi qui utuntnr 
dicta aqua siue in molendinis siue in rigando vel aüis contribuant in predictis expen- 
Bisjuxta utilitatem quam Labent de preiiota aqua et satisfao'ant uoluntati nostre 
super contenoione quod esi internos et eos ratione predicteaque.» (Registre 42, fol 126) 
Arx. Corona Aragó). 

(2) Arxiu del Gran Priorat de Catalunya de la orde de Sant Joan de Jerusalem. 

(3) Diversorum secundas folis 241, 245 y 246, arx. municipal de Barcelona. 

13 



1903 



194 F. CARRERAS Y CANDI 

En les males condicions en que discorrien aqüestes aygues, no es 
possible teñir conexement deis dampnatges que ocasionaren á la sanitat 
de Barcelona. Consta, empero, que, enl'anylSTS, inficiona les cases 
del portal Nou per hont passava (1); axis com que, en 26 de Setembre 
de 1499, hagué de prohibirse lo tirar ventres, budells y altres despulles 
ó carnases, en lo Rech Comtal. Tres segles no foren suficients á posar 
remey á semblants danys; puix lo Consell de la Ciutat, en 1' any 16B1 , 
tractava encara d' evitar se llensassen gats y cans morts, en les aygues 
déla cequia (2). 

Tenim altres curiosos noves del rech Comtal deis segles xiv al xviii, 
obrants en r arxiu municipal de Barcelona, referents á obres en la 
cequia, adquisicións de molins per la Ciutat, construcció de rescloses 
al Besos, aprofitament de la aygua de la cequia per regar les priraeres 
plantacións d' arbres de la Kambla, etc., etc. Lo ferne relació deta- 
llada, ocuparía una extensió major de la que volém donar al present 
article y com per altra part, aquell á quí convingan altres detalls, 
facilment los trovará, crehém suflcient transcriure les anotacións, que 
dexá consignades en la sua Rúbrica, 1' escrivá racional de la Ciutat 
n' Esteve Gilabert Bruniquer. 

«En r any 1336 foren edificats los molins nous perqué los vells no 
bastaban de dar compliment y los Administradors del Hospital den 
Pere Des vil ar pretengueren nos podían fer per lo dany quen rebría 
son molí e per 90 a 15 de Janer 1338 lo Procurador fiscal del Rey y 
los hereters de dits molins nous donaren una petició en Consell de cent 
demanant que lo hospital cessas dita demanda. 

«A 23 de Desembre 1377 lo Consell comete á Consellers derrocassen 
los molins den Malla, perqué la aygua causava mala salut y també 
derrocassen lo moli de Bertrán Qamuntada. 

«A 15 de Noembre 1378 lo Consell delibera comprar los molins 
de Andreu de Malla y de Guillem (J!amuntada per evitar la infecció 
y corrupció del Rech cubert que per dins Ciutat venía fins al Pont 
den Canderá, que causava que aquellas partidas del Portal nou 
eran desabitadas y donan forma com se ha de pagar sens dany de la 
Ciutat. 

«A 30 de Agost 1379, com la Ciutat bagues comprat los dits molins 
per derrocarlos, tractan en consell de ques fassan ais Molins de Sant 
Pere que son del Hospital den Pere Desvilar dos molas mes- y de crexer 
lo Casal. 

«A 26 de Juliol 1386 albará del mestre racional en orde á la compra 
de la Ciutat deis molins reals, Diversorum 4^8 fol. 310. 

«A 13 de Maig 1393 lo Consell de cent delibera pagar a la Abadesa 



(1) Rubricada Bruniquer, vol. III, cap &1, fol. 196, 

(2) fíúbrica de Bruniquer, vol. III, cap. 70, fol. 127. 



LES AYGUES Y P.'.NYS DE BARCELONA 195 

de ?ant Pere 4000 sous per las duas rodas del molí den Malla que 
foren transportadas al moli de 8ant Pere. 

«A de Juliol 1395 fou feta la resclosa á Besos per pendre la 
aygua del rech reyal y las horas la Ciutat era Senyora deis Molins 
reyals. 

«En lany 1396 la Ciutat feu adovar y reparar la Riera de Horta 
que es sobre lo rech reyal que es de la Ciutat vers la partida ó loe 
devant la torre de Ramón Botella. 

«A 12 de Setembre 1397 deliberació sobre la venda fahedora al 
Hospital de raitg corta de forment quis rebía sobre certs Molins, alou 
de la Ciutat. 

«A 13 de Mars 1404: Provisións de Consellers com á Señors deis Mo- 
lins Reals á favor de la Abadessa y Convent de Santa Clara, sobre 
certs censos que cessaban de pagarli, ordenant que li fossen pagats. 
Diversorum 3^8 foli 101 

«A 24 Febrer 1405 se delibera la despesa de la aygua de RipoUet 
per metrela al Rech Condal, costa 300 fiorins y ab altra deliberació feta 
á 28 de dit, se veu que la despesa fou 400 fiorins. 

«A 5 de Juny 1412 foren pagades per fer una resclosa á Besos per 
defensa del Riu y pendre la aygua del Rech Condal 82 Iliures 10 
sous. 

«A 9 de Desenibre 1417 apoca del Cía vari de la Ciutat a Antoni 
(^kbastida alias Hostalrich de 13 Iliures 10 sous per sens del moli nou 
que es en lo Casal nou nomenat de Soler y del Moli terpal en dit Casal, 
ques teñen en alou de la Ciutat succehint al Senyor Rey. 

«A 15 de Mars 1418 Jaume Gilabert loha y aprova la servitut de 
son camp que los Consellers se havian presa de dit camp á obs del 
Rech Condal. 

«Los Molins reyals foren venuts á la Ciutat per lo Rey en Pere 
raitjan9ant carta de gracia y foreu remuts y restituyts al Batlle Gene- 
ral á 12 de Noembre 1428. Vide lo Dietari. 

«A 10 de Febrer 1440 Consell sobre la compra deis Molins Reals 
per preu de 20.000 fiorins. 

«A 15 de Febrer 1449 requesta de Consellers ab lletra del Rey al 
Batlle General perqué no arrende los molins reals per las vexacions 
feyan al Poblé. 

«A 25 de Febrer 1450 lo Batlle General demanava que la Ciu- 
tat procures que tots los molins vinguessen á una unitat y lo Con- 
sell resolgué no convenía perqué lo Poblé ne sería mal servit, 
empero á 27 de Noembre fou deliberat que tots los molins del Rey 
y de hereters y del Hospital den Pere Desvilar fossen mesos en un re- 
giment, 

«A 16 d^, Agost 1452, los Consellers Senyors de Sabadell scriuen al 
Batlle de Sabadell fassa crida prihibint lo regar, á fi que la aygua 
puga venir á Barcelona ais Molins per la gran necessitat ni havía tam- 



196 F. CARRERAS Y CANDI 

be scriuen al Paborde Major de Sant Cugat de Vallers, que fassa que 
la Riera de Ripollet puga entrar en lo Rech Condal. 

«A 30 de Agost 1457, resclosa de Besos, se tracta de feria de arga- 
massa y van á Moneada per regonexer lo loe hont se devía fer y á 16 
de Noembre se diu que lo Batlle General hi daría 2000 florins y los 
hereters 1000 y que la Ciutat hi donas 30.000 florins. 

«A 17 de Setembre 1460, fou deliberat fer la Bassa foral Portal del 
Carnelatge vuy apellat ab aqueix nom, perqué les hores noy havía 
portas. 

«A 26 de Juny 1473, perqué los Consellers despenien excessiva- 
ment en las añadas que feyan cada any una jornada per visitar lo 
Pont de Senboy y altra jornada la vía de Moneada per visitar lo Rech 
y altros aparatos de les aygues, deliberaren no poguessen despendre 
sino fins en 10 ñorins valents 5 Iliures 10 sous. 

«A 24 de Abril 1475, perqué la Ciutat no rebla res de les Rendes 
de la Batllía General perqué no bastaven á pagar los Censáis vells y 
axi la Ciutat no podía esser satisfeta de sos censáis y Mossen Jaume 
Fivaller havía obtengut, que donant ell 300 Iliures al Rey li feye sta- 
bliments de certs molins y asso nos podía fer sens consentiment de 
la Ciutat per 90 ho proposaren 3n Trentenari y digueren que pujas al 
de Cent. 

«A 11 de Mars 1491 deliberan que lo Rech Condal que roblie lo 
JMoll vage per lo loe hont costumava passar y á 13 de Maig deliberaren 
quel fassan girar la via del valí fora la muralla. 

«A 10 de Noembre 1518 capitulació entre Concellers y Batlle Ge- 
neral sobre posar enunitat y en companyía los molins de Sant Pere y 
Reals. 

«A 4 de Abril 1525 se tracta de fer companyia de tots los molins per 
temps de sinch anys. 

«A 26 de Juny 1529 per estretura de ajguas la Ciutat embiava á 
molre á Molinderey, Sabadell y altres parts y per 90 lo Batlle General 
maná tapar les fibles del Rech Condal. Vide lo Dietari. 

«A 15 de Desembre 1530, Consell ab ques declara que la Ciutat 
licitament havía pogut fer la scurada del Rech Condal com á creadora 
sobre los Molins Reals y perqué era interés del be públich y que la des- 
pesa se li devía fer bona y que lo Cía vari ho cobra y reba deis preus 
deis Arrendaments y fou lo gasto 3168 Iliures 8 sous 10. 

«A 7 de Octubre 1535 se tracta y procura com á cosa que conve 
posar en comunitat los molins dispensant pro hac vice la ordinació queu 
prohibeix. 

«A 9 de Abril 1578 se tracta de mudar lo Rech Condal y ferio exir 
al Portal del Carnalatge perqué quant hi ha maror, no dexa entrar la 
aygua del Rech á la mar y fa gran dany perqué se scampa peí Pía 
den LulI y la Ribera y en lany 1606 se feu dita obra del Rech yl feren 
que isques per lo carrer de Santa Clara, empero no rehisque perqué 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 197 

la aygua trobá aquell pas massa alt y axí va per lo mateix álveo que 
abans. 

«A 23 de Abril 1583, regalía contra los qui impedien la aygua de 
Besos no arribas á Barcelona. 

«A 13 de Juny 1584, deliberació de reparar la resclosa. 

«A 14 de Juny 1584, Consell de Cent perqué los Canonges de la 
Seu havien desfeta la resclosa del Rech Condal perqué la aygua anés 
al seu moli de Santa Coloma de Gramanet. 

«En lany 1586 embiaren embaxada al Rey demanantli inter alia 
venes á la Ciutat los Molins y cops. 

«A 25 de Juny 1591 deliberació de traure lo rech de Ripollet qui 
passa á Moneada á debit deis raolins reals. 

«A 6 de Setembre 1646, en Concell de Cent se tracta de adobarla 
resclosa del Riu de Besos, pera evitar lo dany á la Torre del Cap del 
Riu. 

«A 24 de Noembre 1676 foren deliberadas pagar 40 Iliures per lo 
preu fet de fer un rech en lo Arenal desdel Baluart de Llevant á la 
mar á efecto que per dit rech discorregues la aygua del Rech Condal 
que vá per dintre lo valí y lo mateix die foren deliberadas pagar 33 
Iliures per la entrada de un establiment fet per la Batllía General á la 
present Ciutat de poder teñir lo empriu de rentar y netejar las tripas 
deis Bestiars de la Ciutat en lo dit rech, á cens de 2sous annuals, lo vn 
per lo cens y lo altre per la Amortisació y á 31 de Juliol 1682, en Con- 
cell se tracta lo mateix. 

«A 20 de Agost 1677 fon deliberat ferse vna Caseta al trastallador 
que es devant Sant Agusti, per lo qual emboca la aygua del rech á la 
Clavaguera mestre del Carrer den Gensana, fentse porta en aquella á 
íi que se puga tancar en clau. 

«A 21 de Abril 1682 en Concell de cent se tracta de fer nou lo Pont 
del Rech Condal y á 4 de Juny foren deliberades pagar 86 Iliures 13 
sous 3 per la primera paga, etc. 

«A 2 de Juliol 1703 en Concell de Cent se tracta de fer vna fibla en 
lo Rech Condal pera conduhir la aygua pera regar los arbres de la 
Rambla y á 12 y 14 en Concell se tracta lo mateix y á 13 y 22 de Agost 
en Concell se tracta lo mateix y á 5 y 7 de Setembre en Concell se 
tracta lo mateix y lo dit die 7 en lo Manual se troba la acta de preu 
fet de dita obra y á 12, 14 y 27 en Consell se tracta lo mateix y á 10 
de Noembre en Consell se tracta lo mateix y á 24 en lo Manual se 
troba altre acte de preu fet y á 28 en Concell se tracta lo mateix y A 27 
de Desembre en Concell se tracta lo mateix y á 12 de Janer 1 704 en 
Concell se tracta lo mateix y á 30 en lo Manual se troba lo acte de 
venda de la Caseta deis Anamorats y lo mateix dia en Concell se tracta 
lo mateix y á 22 de Setembre en Consell se tracta lo mateix y á 4. 9 y 23 
de Octubre en Concell se tracta lo mateix y á 16, 21 y 30 de Noem- 
bre en Concell se tracta lo mateix y á 10 de Desembre en Concell se 



198 F, CARRERAS Y CAXDl 

tracta lo mateix y en aquest día en lo Manual se troba vn acte de 
Preu fet de fabricar una Caseta prop la muralla de la torre de Sant 
Sever y fer vn rech clos desde dita Caseta flns al cantó de la Vniver- 
sitat per conduhir dita aygua y á 23 de febrer 1705 en Concell se tracta 
lo mateix y á 17 de Juliol en Consell se tracta lo mateix y á 25 de 
Janer 1706 en Concell se tracta lo mateix y á 16 de Juny 1707 en lo Ma- 
nual se troba altre acte de Preu fet y á 13 de Setembre en Concell se 
tracta lo mateix y á 26 de Noembre en Concell se tracta lo mateix y 
á 29 de Noembre 1709 en Concell se tracta lo mateix. 

«A 13 de Febrer 1712 en Concell de Cent se tracta de la venda feta 
per lo Rey á la present Ciutat deis Molins y altres cosas y á 20 en Con- 
cell se tracta lo mateix y á 2 1 de Juliol en Concell se tracta lo mateix y 
á 15 y 22 de Octubre en Concell se tracta lo mateix y á 11 de febrer 1713 
en Concell se tracta lo mateix y á 10 de Maig en Concell se tracta lo 
mateix. 

«A 7 de Febrer 1712 se troba lo acte de possessió deis molins reals 
donada per lo Procurador fiscal Patrimonial de la Batllía General á la 
Ciutat.» 

La cequia Comtal, tenía adscrit un empleat qui cuydava d' haver en 
bon condret la sua boca ó sortida á mar. L' oñci feu enveja á hu deis 
oficiáis de la Ciutat, al escrivá de les obres, qui profitantse de la mort 
del qui lo servía, en 1494, se '1 feu adjudicar ab son acostumat sa- 
lari (1). Ab semblants combinacións no hi solía guanyar lo servey mu- 



(1) Concell ordinari del 28 de Febrer 1494.— «ítem hi fonch proposat com en pnix 
de roda qui tenía carrsch per la Ciutat de teñir en condret lo rech de mar era passat 
daqaesta vida e per co couenia en lloch de aquell esserhi elegit altre. E per que era 
vist per ells dita Consellers que dit oífici era mes condedcsnt esser exercit per lo 
Scriva de les obres de la Cíatat per diuerses respectes que no per altres; e tenia oa- 
rrech de coses no pertanyens a son olñci en les quals donaue bon recapte sens satís- 
facció alguna que no Un era feta. Per 90 proposauen en dit concell que si a aquell 
era plasent lo prouehis del dit exercici ab lo salari acustumat esserli donat de V lliu- 
res quesonn any.» 

Lo Concell axis ho aprová, donant lloch á que segurament en Paig de Koda pre- 
sentas lo seguent escrit ais Concellers. 

«Magnifichs Sors. e de molta magnificencia. —A noticia den pere eecriua de les obres 
de la present Ciutat es vengut que en lo consell ordinari dererament celebrat en la 
consellaria pr.p pessade cens ell esser oyt seria stat jriuat del oífici de teñir en 
condret la bocha de mar del Kech condal lo qual offici es de pocha valor pero en mix 
al offici seu hi tots los pessa's de son ofñci han tengut e regit aquell Se^ons en los 
compteb de les obrarles de X, XX, XXX anys hi de tant que no es memoria en contra- 
ri se pot veure hi com de dret sia que nengu no deu esser priuat de sa possessió cens 
coneguda de dret e cens que no sia hoyt esta en mirar deis qui en tal han votat sino 
que creu que canssats per esser ora tant tarde per acabar dit consell hi no esser de- 
tenguts ho han portat axi hi ab pensament que los del dit consell hi los altres del 
present consell medarament miraran en esta cosa ocorra hi suplica ais dita consellers 
e consi'U que sia plasent reuocar cassar hi anuUar la deliberado feta en dit consell 
de trenta sis hi aquella hauer per nuUa com se sia feta sens hoyrla part o tens nin- 
guna informacio rebuda de la iiecligencia o culpa que es stade impcsade al dit scriva 
de la qual culpa es molt cert dit pere mani es fora. Per vo suplique lo dit scrina sia ma- 
nat pendre informacio silos casatinents del pía den luU dts de que lo moli armuseo 



LES AYGUES Y BAXYS DE BARCELOXA 199 

nicipal, cora tinguerem ocasió de fer veure ab motiu d' altre fet per 1' 
istil, derrerament referit en nostre raonografía Lo Montjuicli de Bar- 
celona. 

La cequia Comtal sufrí les consequencics del ailunyaraenl y falta 
d' aygues, en los temps en que lo caudal superflcial del Besos, s' escur- 
sá fins al punt present, que, sois lii corren per damunt aygues, en 
anys abundants de pluxes. De manera que ha sigut necessari moder- 
nament practicar diferents trevalls de mina per alimentar, ab les so- 
terranías del riu, la antiquísima cequia barcelonina, que tant de prop 
seguí á la famosa d' Ecija construida en 949 per Al-IIakem II, la pri- 
mera cequia d' Espanya, puix ab ella s' inaugura la implantado d' 
aquest nou avene agricol. 

Pí y Arimón en 1854 y Moner en 1903 (1), nos han donat compte d' 
aqüestes obres, copiant les inscripcións conmemoratives, posades en la 
mina en 1778, quant se construí essent intendent lo Baró de la Linde, 
y en 1822 y 1838, en que s' allargá, á causa de noves necessitats. Des- 
de llavors, una Junta mixta en la que hi teñen participado les dife- 
rents entitats interessades, cuida de la administrado de dites aygues 
y cequia. 

Lo creximent de la moderna Barcelona, ha convertit en edificis la 
major pan deis conreus que s' extenien del peu de ses derrocados mu- 
ralles, al terme de Palomar. Y en estos derrers temps, al desaparexer 
molíns y regadius sustentáis per la vella cequia Comtal, per lo regó 
Mir del segle x y al perdre aquesta, sa primitiva utilitat, s' imposa do- 
nar altre aprofitament á ses aygues. 

La futura utilitat que prestará la cequia Comtal, no pot esser mes 
que netejar y sanejar les cloaques de Barcelona, aquest padrastro de 



es stat enderroohat per loe obrss passats lo dit Reoli ha rehinflaí; ni ha vnplertes les 
cases de aygua. Com sia veritat que ans de enderocar lo dit moli sentiam aquex dan a 
cansa del dit moli e no á. causa de la necligencia imposaie al dit soriua com ai a cau- 
sa sua aquest any hagueren vist hisentit anug los dits casatinents a causa delesmol- 
tes aygues son estades. E lo dit Rech es vengut gros hi com los obres tinguen facultat 
de mirar sobre los menistres de la obrería hi si necligencia posen en los dits officis hi 
posen adespeses llura altres persones quitan dit exercici hi seria dar causa de pri- 
uar ais dits obres de dita jurediccio. E com lo salari de dit offici se pach del ordinari 
E com lo dit offici eusemps ab lo del scriua sia estat donat anen ffranci vidal 
soriua de les obres per lo consell de trenta sis celebrat a XXVIII de fabrer any Mil 
CCCCLXXXXIIII ab los matexos drets hi pertinencies sia stat reuestits deis dits 
officis lo dit pere marti notari vuy de dites obres en lany de la consellaria de mossen 
dionis miquell e obraría de mossen Juanot des torrentper no efser mes prolixni dete- 
nir ais magnlflohs consellers e consell se dexa de dir lo que mes se poria Sois suplica 
que sia prouehit per lo dit consell com de dult es suplioat hi sera seruar la pruticha e 
oostum de llurs antipessats que nunqua ais of-fioials hi menistres de dita casa han des- 
poliats de llurs officis cens coneguda do dret hi ab tal oonfianía lo dit scriua recorra 
ais dits magniñchs consellers e consell que purgaran llurs consiencies hi apres de tants 
serueys ha fets a la dita Ciutat lo premi de aquells hi satisfácelo no sera spoliarlo de 
Uur offici. Et licet, etc.» {Cartas Comunas Origináis U40, arx. municipal de Barcelona.) 
(1) Vegis lo Diaño de Barcelona del Maig de 1903, plana 5937, Apuntes históricos sobre la 
acequia condal. 



200 F. CARRERAS Y CANDI 

nostre progresiva Ciutat, que, quan se 1' hagi pogut treure de sobre, 1' 
acostará d' alguns kilometres á lo restant de la Europa civilisada, com 
ha dit molt bé lo Sr. Selles en cert trevall dcrrerament publicat sobre 
aquest tema (1). 



Banys públichs de la Edat Mitjana 



Lo burg ó re val junt á Santa María d' extra muros civitatis Bar- 
chinonejuxta litore maris, com 1' anomenava un document del any lül8 
(2) comeníjá á poblarse en lo segle xi, envoltant á la capella y á uns 
banys emplazáis en son vehinatge, per los que, tant se podía utilisar la 
aygua del recli Comtal que hi passava prop com extréurela de pou ab 
sinia y catufols. 

Aquests banys, á les derreríes de la Edat Mitjana reberen lo nom 
de vells, per antonomasia d' altres banys coneguts per nous y de qual 
construcció y origen ne conexem alguna cosa. 

Migrades despulles deis banys vells de Santa María, se conservaren 
fins á les derreríes del segle xvi, segons explica Pujades (3). Lo ca- 
rrer hont estigueren situats, encara subsisteix, ab la reduida ampiada 
que tingué en los temps en que s' hi anava á pendre banys, co es, nou 
cents anys enrera. 

De consemblant manera se parla encara á Barcelona del carrer deis 
banys nous, per mes que en tal carrer sois s' hi banyin los que tingan 
banyera á casa seva y derrerament resultes sarcástich aplicar al edi- 
fici lo calificatiu de nou. En nostra Ciutat los llochs que 's diuhen 
nous, tais com la pla9a Nova, lo portal Nou. lo carrer Nou de Sant 
Francesch, etc , solen comptar llargues centuries d^ existencia. Y cer- 
tament^ que, si tots estos llochs oious son prou vells, á tots ells los 
guanyava en antiguitat, 1' ediíici destinat ais banys nous en lo cali 
juich. 

No tant sois eren les aygues patrimoni déla Corona, en nostre Prin- 
cipat, sí que també ho foren los banys, existents en les principáis ciu- 
tats de Catalunya, indubtableraent com á llegat de les costums y civi- 
lisació sarrahina. Quan Lleyda fou conquistada ais sarrahins, hi havía 
uns banys públichs, los quals crehem subsistien en les d-erreríes del 



{l^ Saneamiento y mejora de Barcelona su aplicación al desvio y aprovechamiento de la 
acequia condal, per Salvador Sellos y Baró: publicat en la Revista de la Cámara Mutua 
de la Propiedad, any I, pl. 58 (Barcelona 1903). 

(.2) Document. nom 4 de Ramón Berenguer I ( \rx. Corona Aragó). 

(rJ) «Y hará co' a de treinta años que en aquella caUe, á mano izquierda, cami- 
nando á. la dicha iglesia de Santa María, á la mitad de la calle, se hallaban aún los 
vestigios do aquellos baños». {Crónica universal del principado de Cataluña, vol. III, 
pl. 72.) 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 



201 



segle XV (1). Axis raateix á Balaguer, en 1' any 1150, existía, la casa 
deis banys, en una de ses places (2). A propósit de la Ciutat de Ge- 
rona y de sos banys mitjaevals tenim á la vista una interessant mo- 
nografía que publica Girbal en 1888 (3). Allí demostra com los banys 
existíen en 1194, si be manifesta que no creya s' atrassessin á molta 
major antiguitat. Mes avant sigueren destruits per los francesos al 
finar lo segle xiii y donats per lo Rey, en 1294, á Ramón de To^lA, á 
condició de reedificarlos (4). Ais dos anys s' havía acabat esta recons- 
trucció esmersanthi mil noucents sous barceloneses. En 1342 lo Rey 
enagená lo scnyoriu ó percepció de cens en dits banys en favor de son 
físich Arnau (íe Adiaría ó siga Arnau Qa Riera. En 1' any 1618, los 
banys de Gerona sigueren adquirits per les monges caputxines, les 
quals los convertiren en convent. 

Los banys de Gerona motivaren una controversia en lo segle xviil 
e tre lo canonge Francisco Dorca qui afirmava foren banys y lo 
P. Martí, canonge premostratensede Bellpuig de les Avellanes, qui sos- 
tenía que era un babtisteri. Lo P. Villanueva dona detallada descrip- 
ció d' est interesant ediflci, tal y com havía pervingut ais primers anys 
del segle xix (5). 

Ay també á Tortosa, en lo segle xiii, en lo concambi fet entre los 
Templers y lo Rey d' Aragó, en 1294, foren cedits al Sobirá los 
banys de la Ciutat (6). 

Que los banys eren de la Corona ho vegém en lo regnat de Jaume I, 
qui concedí en 1' any 1270, autorisació á un particular per construir 
uns banys dintre la sua propietat (7). Aytambé lo mateix Sobirá en 
1268, feu donació deis banys de garago(?a, á un tal Ramón Elies (8). Y 



(1) AlsenyalarlocTirs d' una processó á Lleydí , en r any láS4, se din «e la professó 
que tir per los banys al carrer den Amiguet que es lo carrer hon sta Jorda». (Villa- 
nueva, Viaje literario á las iglesias de Espaila, vol. XVII, pl. 263.) 

,2) A. 1156.— En la donació que feu GuiUém de Ponts ais templers de Gardeny de lo 
que havia rebut de son pare á Balaguer, s' hi Hegeix «in ciuitate balaguerii scilicet 
plateam que est in eadem ciuitate cum ómnibus sibi pertinentibus que tenet á domo 
balneorum usque ad ortum Berengarii Geraldi-. (Cartoral deis Templers de Gardeny, 
fol. 34, doc 65. Arx. de S. Joan de Jerusalem á. Barcelona). 

(3) Estudio hiHtórico artístico acerca délos llamados haños-drabes de Gerona por D En. 
riqtie Claudio Girbal. (Gerona 1888). 

(4) Gratiarum II, foli 93, arx. de la Batllia del Eeyal Patrimoni á Barcelona. 

(5) Viaje literario, vol. xiv, pl 184. 

(6) A. 1-94: .Ítem conuenunt quod dictus dominus Rex in cambium balneorum 
alfandie Dertuse det et concedat absolute im perpetuum diotis fratribusillam partem 
ettotum jus et dominium et jurisdiccionem quam et quod habet et habere debet quo- 
mddo ia Castro et homnibus de Ollera . Lo Kasoell d' OUers se trovava situat en la 
ooncade Barbera. Se torna á parlar deis banys al senjaUr algunes propietats deis 
templers á Tortora, ab estes páranles. «ítem duas domos afrontantes cum caldaria 
balueorum et in viis publicis ítem tres patis sive solara domorum luxta ceniam bal- 
neorama. (Colección de procesos-Legajo l.o anys 1291 á 1303 folis 17 y 18; y Legajo 4.^ . 
Arx. Corona Aragó). 

(7) Registre 14, foli 107, Arx Corona Aragó. 

(8) Registre 16, foli 183, Arx. Corona Aragó. 



202 F. CARRERAS Y CAXDl 

en 1273, trovantse á Murcia, otorga los banys d' Algecires á Mestre 
Joan, son cirurgiá (1). 

Sentada ja la hipótesis de la preexistencia á Barcelona deis banys de 
Santa María, passém á tractar deis que judicám posteriors y que per 
co reberen lo calificatiu de nous, deis quals n' ha pervingut la manera 
y forma com se fundaren. 

Segons está ja indicat, eren, los banys, una regalía de la Corona. 
Ramón Berenguer IV, en 1' any 1160, determina explotarla en com- 
panyía del alfaquí Abrahám quí sembla f ou axis mateix conegut per 
Bonastruch. Xo redubtá lo nostre Comte, de fer societat ab un israelita, 
per manera que, al concedirli lo solicitat permís, de construir nous 
banys á Barcelona, en lo vehinatge del cali juich ó bcirri hebráich, se 
reserva dos terceres parts de les ganancies deis banys, constituintse 
veritable societat mercantil entre ells dos. Lo contráete de societati 
no pot esser mes interesante per les costums del segle xii, mostrant 
com nostres Sobirans no desdenyaven entrar en empreses industriáis 
que poguessen aumentar son patrimoni, encara que s' haguessen d' 
associar ab una persona pertanyent á la proscrita y denigrada raca 
israelita. 

Ramón Berenguer IV possehía en les afores de les muralles de Bar- 
celona^ junt al castell Nou Vescomtal, un hort que havía adquirit d' un 
tal Pere Ricart. La situado del hort semblara molt á propósit per es- 
tablir uns banys en lo burg ó ensanxe del segle xii y 1' alfaquí Abra- 
hám emprengué la sua construcció y explotació d' acort ab lo Sobirá 
y ab les condicions seguents. La tercera part de les ganancies sería 
del alfaquí y les altres dos terceres parts del Comte. La construcció 
deis banys y adquisició de banyeres, vasos, galledes y demés aparells 
á obs deis matexos, sive de ipsa cenia, se pagaríen entre ells dos á 
prorrata y en igual proporció que les ganancies. Finalment se compro- 
mete Ramón Berenguer, á no concedir permís á ningú mes per edificar 
altres banys á Barcelona, evitant axis competencies y assegurant 
donchs los beneficis deis banys de junt al barri juich, al alfaquí con- 
cesionari (2). 

Després de mort Y alfaquí Abrahám, la sua filia Druda, Aztay 



(1) Ile?Í3ire 19, foli 96, Arx. Corona Aragó. 

(2) 8i be no es inedit, per haverlo publicat Villanueva en son Viaje literario alas 
iglesias de España (vol. XVIII, fol. £94), per esser molt interessant y únich en la su», 
especialitat industrial, continuóm lo contiacte del 1160, éntrelo Comte y 1' alfaquí 
Abrahám. 

«In Dei nomine. Ego Kaimundus Comes Barohinonensis, Princeps Aragonénsis et 
Marobio, dono, laudo atque concedo tibi Alfachino nomine Abram, ut construas et 
edifices et plantes balnea in ipso meo orto qui mihi accidit de Petro Ricardi. Et prop- 
ter labores et missiones, quas in ipsa plantatione et constructione balneorum feoeris, 
dono tibi et tuis tertiam partem in iam dlcbis balneis et in ómnibus que aliquo modo 
inde exieriat ad omnem voluntatem tuam exinde perficiendam per sécula cuneta. 
Cumautem iam dicta balnea faerint edíñcata, et ad balneandum plenissime prepa- 
rata quicquid exinJe ibi fuerit opus de cubis, de vassis, de galletis, de mandilia, de 



LES AYGUlíS V BA.N'YS DE BAKChLOXA 203 

Leviatorga y Salomón Leviatorga, filis llurs, vengueren á Guillém 
Durfort sos drets alodials en los banys del castell Nou, per tres mil 
sous barcelonesos. En la venta hi comprenien totes les plantacions, 
trevalls, despeses, editlcis y paraments pertanyents ais banys, que, per 
compra, obtinguc previanient, son antecessor, del comte Ramón Be- 
renguer IV. 

Al ensemps que portava á efecte aquesta adquisició, Guillém Dur- 
fort, personatge de notoria importancia á les derreries del segle xii, 
arbitrio del Rey d' Aragó, no sois la confirmaeió de la compra, sino 
propter multa servitia qiice Domino Patri nostro ilLustriasimo Rcgi fce,- 
licis memorice contuUsti et milii cotidie confers, que li fossen donades 
les dugues parts de dits banys y construccions, que, com sabém per- 
tanyien á Ramón Berenguer IV y per tant lieretá son net lo rey En 
Pere (1). 

D' hont era procehidora la aygua d' aquets banys, no ho diu cap 
deis tres documents. En lo del 1160 hi pot aludir la expressió sive de 
ipsa cenia. Si en realitat fós per sinia la manera com s' extreya del 
pou la aygua, com apar indubtable, s' aludiría ais catufols, en les 
expressions cubis, vassis ó galletis, del propi document. La matexa si- 
tuado deis banys á nivell molt mes baix que '1 plá terrer, si no prova 
gran cosa, pot confirmar, que la aygua no arrivaría á molta alsada y 
per tant que be podía esser extreta de pou, ab lo travallós aparell deis 
catufols d' una sinia. 

A la breu y vulgar descripció de dits banys donada per Pujades, se- 
gons los havía vist al comencar lo segle xvii (2), ne seguí altre de Bo- 
sarte, en 1786 (3), qué 'ns esplica com los marbres d' eix edifici, ana- 



caldariis, de parietibus balneoram, vel de toto edificio sive de ipsa cenia totum mitta- 
tur efe defcur Ínter Comitem et Alfaguicnam 8cilicet, nt Gomes mittat duas partes efe 
Alfaguimus niam. Et sic fiat omne opns inter eos. Insuper ego iam dictas Eaymnn- 
du3 Comes Barchinonentis dono tibiprefato Alfaquimo ut nuUus alia faciat balnea in 
Barchinona. Facta Í3ta carta quinto idus junii anao vicésimo tertio regni Ludovici 
Jucioris. — S'i^Raymundi Comes.— Sig>^ntim Joannis Martini.— Sig-p'num BernaidiMar- 
outii.— Sig>f num Guiliermi Eaimundi Dapiferi — Sig'J^anm Raimundi de Podio alto.— 
Sig-t<Qum Arberti de Castrovetulo.— Sig^fíaum Poncii acribe qui liec scripsit super po- 
sitia litteria in linea quarta die et annoquo snpra. 

(1) Los dos documents del 1199, los pablicá á continuació del precedent, 1' autor 
del i^iaje literario. A mes n' havóm vist transllats antichs en lo Gratiarum II, foli 194, 
del arxia de la BatUía del Rey al Patrimoni á Barcelona, d' hont crehém ho copia Vi- 
llanuevA. 

[2 Es remarcable en la descripñó de Pujades (Coz-omca líMÍyersaí del principado de 
Calaluiii, vol III, pl. 72; que precisa lo lloch hont se trovaren situats: «estaban en la 
calla que hoy se Uaoaa deis banys nous, cerca de la Iglesia de nuestra Señora del Pino, 
que va desde el pie de la bajada de Santa Eulalia á la Boqueria. Y allí, casi á la es- 
quina, están aún las estancias de ks baños, las pilas y otras cosas que dan señal de 
esto Eátaban mucho debajo do tierra, todos cubiertos de bobada gorda con diversas 
colunas como UQ claustro; el cual en lo alto remataba en figura de simborio, por el 
cual entraba la claridad. > 

(3) De la descripció de Bosarte, se valguó Pi y Arimón en 1854, al dir: «En la casa 
que forma la esquina de la callo de los Baños Nuevos y de la Bocaila existían unos 



204 F. CARRERAS Y CANDI 

ren á parar á la iglesia de Bethlem; y derrerament, en 1848, altre mes 
detallada y técnica deguda al arquitecte barceloní Antoni Rovira y 
Trias, quí, avants de desaparexer dits banys, en 1' any 1834, ne tra- 
gué un dibuix y les anotacións que condensa en los dos següents apar- 
táis (1): 

«Esta pieza era un cuadrilátero de 42 palmos de lado y en su cen- 
tro habla un pórtico, también cuadrado, de 18 palmos de lado de cen- 
tro á centro de coluna. Este pórtico constaba de 12 colunas, esto es de 
cuatro á cada lado La bóveda que circula el pórtico era de cañón se- 
guido y los cuadriláteros de los cuatro ángulos estaban cubiertos con 
bóveda váida; la del centro era un cono truncado con unas aristas que 
formaban como una estrella, de modo que la base superior de dicho 
cono estaba abierta por donde entraba la luz de esta sala y los cuatro 
ángulos venían á formar unas pechinas. Estas bóvedas estaban cons- 
truidas con una mezcla de argamasa y cantos rodados del tamaño de 
una avellana y eran tan sumamente sólidas, que cuando las derribaron 
por orden de su propietario, en el año de 1834, al objeto de construir 
un nuevo edificio de alquiler, fué preciso ejecutarlo á golpes de mazo 
que daban varios hombres con todas sus fuerzas. 

«Las doce colunas eran de mármol blanco, y se conservaban algu- 
nos vestí jios que parecían ser del pavimiento. La ventana con reja que 
representa la lámina, daba á la calle, la cual es doce palmos más alta 
que el nivel de dicho vestíbulo, á causa, sin duda, de la superposición 
de las capas de tierra que desde aquellos tiempos se irían deponiendo, 
según se infiere de la rampa modernamente formada que sirve de ba- 
jada.» 



i?aí508 -4?-a5es ó más bien de la escuela arábiga, construidos acaso en tiempo de los 
Condes de Barcelona. Otros los hacen Romanos. Bosarte. que dá una buena descrip- 
ción de ellos, tales como se hallaban cuando los visitó (1786;, dice que ocupaban la ca- 
balleriza y parte del corral de la referida casa. Los restos más notables consistían en 
un sadadero en figara de templo, cuya cúpula estaba cortada hacia dentro en trián- 
gulos y sostenida por doce columnas de marmol blanco, cuyos capiteles no tenían la- 
bor alguna. La cúpula terminaba en un agujero en forma de estrella, por el cual 
entraba la luz A la izquierdi yendo al corral, veíase contra la pared un canalón segui- 
do hecho de argamasa de cal y chinarro por donde el agaajiba al baño. Algunas co- 
lumnas que sostenían unos aróos antes de entrar en el sudadero parecían restauradas. 
Conocíase que el resto del edificio era un claustro y uno de sus cuatro lados lo que 
entonces servia de caballeriza. Las bóvedas, par ¡des y la cúpula delsudidero estaban 
enlucidas de estuco: el pavimento era todo de mármoles, de los que se extrajeron mu- 
chos p ee llevaron á la iglesia de Belén. Las puertas, aunque tapiadas, daban á enten- 
der que el ingreso principal del edificio estaba en el lugar que actualmente ocupa la 
calle de la Bocaria* (Barcelona antigua y moderna, vol. II, pl. 370). 

(1) «El museo de familias ó revista universal», vol. I, any 1848 pl. 95. 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 205 



CONDUCCIONS DE FOXTS MITJAEVALS 

A les derreries del seo:le xiii s' inicia una corrent de portar aygues 
de fonts á les ciutats. A Barcelona, los frares Predicadors, en 1' any 
1263, tractaren de conduirhi una mola d' aygua potable, permetentlos- 
hi, lo rey Jaume I, passar per los paratges hont millor los hi apare- 
gués (1). Aximateix á Figueres, en 1' any 1280, hi foren transportades 
altres bones aygues de mina (2). 

La ciutat de Barcelona en 1' any 1303, tractá de veure quines obres 
hauria de fer per conduír unes aygues que sortíen de la montanya de 
Montjuích (3). 

En la monografía Lo Montjuích de Barcelona (4) publicaren! un ban 
mostrant com en 1314, en lo portal de la Boqueria, mes proper á la 
montanya, hi rejaven fonts d' aygua de Montjuích. No seria abundós 
dit manantial, puix los Concellers privaren que sigues presa aygua 
per fer tinta ne altre empriu, sino sol per son beure. 

Essent, eix caudal d' aygua, insuficient á les necessitats de les indus- 
tries deis barcelonins, es natural se preocupessin tot seguit de la ob- 
tenció de manantials mes abundants, designantse com A, mes aproposit, 
per esser aconduits á la Ciutat, los de la montanya deCollcerola, nom 
ab que era designat lo Tibidabo actual. 

Diuhen los autors, que la mina de Collcerola, fou descuberta ca- 
sualment per un Fivaller, cassant á la montanya. Qual fet s' ha preten- 
gut conmemorar en la font de la plassa de Sant Just, inaugurada en 
1367 ab les aygues de dita procedencia, (5) al esculpirhi un falcó en lo 
frontispici. 

Aprovada la condúcelo de dites fonts, les obres se realisaren en los 
anys de 1351 á 1355. Deis comptes del any 1351 , ne deduím, que llavors 
se trevallava en la construcció de la mina (6) y en 1' any 1355, já ra- 
java dita aygua en les fonts del Cali juích y de la plassa de Sant Jau- 
me (7). En r any 1356, diu Pí y Arimón que 's feu la de la plassa de 
Santa Ana, respecte á la que, en 1399, s' hi prohibí rentarhi en 1' abeu- 
rador. Altres fonts s' inauguraren despj-és, com se dedueix de que en 
1399^ fos privat ais boters, posar cercols á remullar en la font de la 



(1) Registre 42, foli 15, arx. Corona Aragó. 

(2) Registre áS, foli 170, arx. Corona Aragó. 

(3) Delliberacions del Coticell 1301 1303, foli 91, arx, Mun. Barcelona. 

(4) Iiremorias de la R. Academia de Buenas Letras de Barcelona, vol, VIII, pl. 217, 
nota (86). 

(5) Pi y Arimón Barcelona antigua y moderna, vol. II, pl. 410. 

(6) Delliberacions del Concell 1350-1351. 

(7) Delliberacions del Concell 1354-1359, folis 100 y 114. Vegis la Rúbrica de Bruniquer, 
vol. III, cap. 65, foli 80. 



20o F. CARRERAS Y CANDI 

Mar (1): que en 1434, compres la Ciutat, la casa d' en Bernat Sola, en 
lo carrer de la Avellana, per construirbi la font: que en 1681, al edifl- 
car la iglesia de Bethlcm, se cambias de Uoch la que existía enfront de 
la Porta-ferri9a, com diu en Pí y Arimón: que en 1402, al ferse 1' edifi- 
ci de la Llotja, s' hi posas una font, etc. 

Aquesta mina, en una de quines boques hi veliem encara 1' escut 
de la Ciutat , en lo novell passeig de pujar al funicular del Tibidabo, 
ana va á Sant Gervasi, hont hi havía lo registre d' inspecció. Los pous 
d' accés á la mina^ nos han dit que eren unes llargues piles, que al 
present s' acaben de colgar de térra, situades al fons del torrent vehí al 
predit passeig. Si es axis, no comprenem perqué 1' Ajuntament de Bar- 
celona dexa que desapareguin totalnient dits pous d' ingrés, que, una 
vegada siguin ja completament colgats, esdevindrá dificultós trovarlos 
quan s' hagen de menester. 

Ignorám si la aygua de Collceróla, raja ó no en les fonts publiques 
de la Ciutat, ó sí aquells robatoris de les aygues de dites fonts, á que 
's tractá de posar remey en 1' any 1651 (2), seguexen en major escala, 
en nostres dies, en que la mina de Monccada, ab son major caudal, y 
los derrers trevalls d' elevado d' aygues del Besos, han fet perdre la 
importancia primordial de la de Collceróla. 

De la mina de Monteada^ per devallar sa construcció del comemja- 
ment del segle xix y no oferir interés, res dihéin atrassant á nostres 
Uegidors ais qui convinga saber quelcom, á lo que ha consignat Pí y 
Arimón en sa escelent Barcelona antigua y moderna. 



Cequia dita de La Infaxta 



Era molt antich lo progecte de canalifar les aygues del Llobregat 
y portarles al plá de Barcelona, puix en 1' any 1401, se tractava de pén- 
dreles del dit riu avants del terme de Cornelia. 

De tots los actes y acorts endrecats á aquesta fí existents en 1' 
arxíu municipal de Barcelona, n' Esteve Bruniquer, també ne te 
donada resumida relació, com se pot veure per les partides que s' se- 
guexen: 

«A 22 de Noembre 1401 se tracta en Concell de fer venir la aygua 
de Llobregat pera regar lo territori de Barchinona la qual prenentla 
á la resclosa poria pujar á Cornelia y á la casa que solía esser den 
Bellvis y lo Concell ho comete á Concellers presents y esdevenidors 
ho fassan. 



{D Ooleoció de bans de Barcelona, vol. I, foli 45 

'■¿) Bans 1647 flneix X651, foli 191, arx. Manicipal Barcelona. 



LES AYGUES Y B.-.NYS DE HAUCELOXA 207 

«A 28 de Agost 1548 vii Conceller y lo Batlle General anaren á 
Llobre^^at per veure sis poria portar la aygua á Barcelona. Vicie lo 
Uietari. 

«A 4 de Noembre 1551 se tracta en Concell defer venir la aygua de 
Llobregat y metrela en lo rech monar. 

«A 27 y 29 de Agost 1568, se tracta de fer venir una sequía del Riu 
de Lobregat á Barcelona. 

«A 28 de Juliol 1627, en Dietari es un Memorial pera Sa Mag.* acer- 
ca la concessió y jurisdicció de la aygua de Llobregat y seguidament 
es una carta per al Sr. Duc de Cardona y dos memorials estam- 
páis acerca dit fet y á 11 de Setembre copia de una carta de Sa 
Mag.* al Sr. Virrey sobre lo mateix fet y á 14 de Agost del mateix 
any en registre de cartas comunas fol. 34 es carta ab la qual no- 
tician á Sa Mag.* de voler fer venir á esta Ciutat una siqua del Riu 
de Llobregat partint de Martorell demanantli franquesa de drets y 
lo mateix die en dit llibre fol. 34 es la que se resigne al Sr. Marques 
de los Veles Senyor de Martorell pera que concedís facultat de pen- 
drer dita aygua. 

«A 8 de Juny 1633, en Concell de cent se tracta de la sequia de 
Llobregat ahont es lo nivell fet per dita sequia y á 2 de Juliol escriuen 
á Sa Mag * en orde a dita sequia com apar en lo registre de Cartas 
comunes fol. 31. 

«Dilluns á 12 de Juny 1633 en Dietari se troba vna Embaxada feta 
al Sr. Virrey per la sequia del Ríu de Llobregat, 

«A 23 de Janer 1643, los Concellers deliberaren pagar certa quanti- 
tat ab motiu de la fábrica de fer venir la siquia de Llobregat en la 
present Ciutat» (1). 

Deis estudis fets per Barcelona en la Edat Moderna, n' es bona mos- 
tra un imprés sense data, ni peu d' estampa, que tenim á la vista, titu- 
lat Memorial \ del qve dev ad- \ vertirse y notar, | en ivstificacio de la 
concessió | de aygua que la Ciutat demana á sa Magestat, \ ab lo me- 
morial que se U ha \ presentat. 

Lo proposit d' utilisar de la major manera possible, les aygues del 
Llobregat, prengué major volada al comentar lo segle xix, com se He- 
geix en Barcelona antigua y moderna, al referir lo progecte del 1805, 
de construir una cequia, que, arrancant del terme de Manresa, vin- 
gués á desayguar en la platxa barcelonina, atravessant bona part del 
Valles. 

La invasió francesa desbarata aquest nou plan, que, renovat en 1815 
no s' executá fins al 1817, si bé limitantlo al plá del Llobregat y Barce- 
lona y fent sortir lo rech de Molins de Rey. 

S' acabaren les obres en 1' any 1819, en ocasió de trovarse acciden- 



(1) Rúbrica de Bruniquer, vol. III, cap. 81, fol. 196. 



208 F. CARRERAS Y CANDI 

talmente á Barcelona, la infanta Lluisa Carlota de Borbón, á la que, lo 
general Castanyos, mes tart nombrat Ducli de Bailen, llavors Capitá 
General de Catalunya, li representa lo desitj de posar al Canal lo nom 
de dita Infanta. Lo Secretari d' aquesta, al donar la sua conformitat á 
tal proposit, digué que li sería molt agradable, que en les vores de la 
cequia hí plantasen castanyers, á fi de que, corrent les aygues á la sua 
sombra, servisen d' emblema á la protecció, que lo general Castanyos, 
presta á una obra tan gran y útil (1). Mes lo bo del Secretari no atina 
á que en la térra catalana, aquells arbres eren castanyers y que sois 
los castellans axerits veurien lo joch ó relació, entre lo riom deis arbres 
y lo del Capitá General sots quin comandament la nova cequia s' havía 
acabat. 

La obra, que dirijí 1' arquitecte Tomás Soler, avans d' arrivar á 
Barcelona, fertilisa los conreus de Molins de Rey, Santa Creu d' Olor- 
da, Sant Feliu de Llobregai, Sant Joan Des-Pí, Cornelia y Hospitalet 
ó Proven (jana. 



(1) Barcelona, antigua y moderna, vol. II, pl, 413. 



>ísj ^; jjí: ^' ^' JÉJ ' vsí " " " ' ' " 




eNteNces y TEMPLEKS 

EN LES 

MONTANYES DE PRADES 

(1279 á 1300) 



Estudi d' un procés reyal. — Possessions del Temple, al Ebre. — Los Entences á 
Aragó y á Catalunya. — Disentiments d' Entences y Templers en les comandes d' 
Aseó y Miravet (1279 á 1281). - Les montanyes de Prades juntadas al vegueriu de 
Vilafranca. — Corregudes deis Entences en terres deis Templers (1284 á 1289). — Des- 
trucció de Vinebre — Lo Rey evita la tala de Seros. — Enironisació deis Montcades en 
les riberes del Ebre. - Botí pres á Ribarroja y á Berrúc. — Pere de Monteada aliat deis 
Entences. — Vexacións á la Mata y á Aseó. — Penyoraments deis Entences ais Tem- 
plers per pretendre la percepeió de monedatge. 

Les costums catalanes, consignades en los documents de cancillería, 
son molt sovint fletes. Empero en lloch se mostren ab la rudesa y sim- 
plicitat, que en les incoacións processals. Ha resultat, per nosaltres, 
agradosa feyna, inquirir en los processaments de la Edat Mitjana, ru- 
blerts de particularitats dignes d' estima. 

Lo procés deis disentiments y bandositats d' Entences y Montcades, 
fou examinat per (^urita, qui no dexá res en vaga de lo molt que con- 
tenía en son temps, 1' arxiu reyal de Barcelona (1). Empero sois anota 
lo mes remarcable d' estes Iluytes y malifetes. Un extracte general del 
procés, es lo que aném á empendre, afeginthi algunos noves per casua- 
litat pervingudes deis bandolejants. 

La familia Entenca, de molts anys enemistada ab la orde del Tem- 
ple, motiva fets, qual esfera d' acció sigue, Miravet, Aseó, Beni(?anel, 
Pedrer, Rasquera, Genestar, Lo Pinell, Batea, Booth, García, Vinebre, 



(1) Fcrma tres pleebs diferents, clasificats per Legajo /.", 2° y 3.° de la Colección 
de procesos 1291 á 1S03 del arxiu de la Corona d' Aragó. 

1904 14 



210 F. CARRERAS Y CANDI 

Vilano^a, Gorrapta, Camposins, La Fatarella y altres, lloclis no tots 
d' importancia consemblant, sino que alguns sois eren petits poblats. 
En lo procés consta, que en tots los que s' ha nombrat, hi dampniflcaren 
los Entences, en major ó menor escala 

En quan ais Templers, una sola vegada, en 1' any 1289, entraren les 
batllíes de Mora y de Tivisa, propietat d' en Berenguer d' Entenga, en 
companyia deis Montcades, en circunstancies empero agravants, com á 
son temps dirém. 

Omitini algunos cavalcadesinsignificants deis Entences, com v. g. les 
deis llochs de Booth y Pedrer, per quan se comenten molt vagament 
en les actuacións judicials, essent corregudes vulgars, de breu durada 
y de les que res se 'n pot precisar ni tant sois i' any en que ocorregue- 
ren. Prou nos ha dolgut no poder consignar la del Pedrer (batllía de 
Miravet) que ocasiona vessament de sanch, morinthi un cristiá, tres 
sarrahins y dugues sarrahines y hont se mostrá la extensió d' aytals 
corregudes, ja que los Entences, sortits de Mora, per anar á Pedrer, fe- 
ren nit á la Cenia. 

No es del cas esplicar aquí, 1' origen deis Templers, com s' introdu- 
hiren á Catalunya, ni quanta preponderancia lograren després de la 
conquesta de Tortosa, mercés ais convenís fets ab nostres sobirans, los 
qui los hi donaren escrupulosanient la part proporcional oferta en les 
noves terres toltes á la dominació sarrahina. Lo molt que junt á les 
riberes del Ebre hi arrivaren á posseyr, s' estenía fins á Lleyda en pe- 
tites etapes. Be 's pot dir que les torres y torces de Tortosa, Miravet, 
Aseó, Orta, Ribarroja y Gardeny, casi be s' esguardaven les unes ab 
les altres. 

Les possessions deis Templers, s' estengueren per tot Catalunya, de 
manera que ells podien atravessar lo Principat de jornada en jornada, 
dormint sempre en cases de la Orde. 

Quan les vexacións de que eren victimes, los habitants deis llochs 
rurals, per les iluytes internes ó bandositats, entre senyors catalans, 
eren inacabables, se busca un remey que contingués la violencia del 
mal social, facilitant al débil la protecció del mes fort Indubtablement 
ningú tant poderos com lo Sobirá per amparar al desvalgut vassall y 
d' aquí la profussió de reyals salvaguardies que s' expedien en sa Cort, 
per protegir ais qui estaven en perill d' esser dampnificats. 

Mes já fós que les frequents Iluytes entre senyors y sobirans dexas 
sen desamparats ais particulars, já fós que 's desconfíes deis oficiáis 
reyals que devien dispensarlos la protecció en lo moment del perill, já 
fós per causes desconegudes, se veu arbitrar la protecció d' altres euti- 
tats, separadament de la corona, mes que tenien valiment y for^a. 
Ocupa lo primer lloch en lo scgle xiii, la orde del Temple. 

Sovintegen los documents en que, no ja mers vassalls, sino senyors 
de castells, solicitaven la protecció deis Templers, lo qual permetia á 
aquells poder ostentar al cim de Uurs habitacións y pertenencies, lo 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 211 

penó blau ab la creu blanca, distintiu de la Orde. A cambi de la pro- 
tecció moral dispensada ab la senyera y de la material que, en cas de 
necessitat, aximatcix devien prcstarloshi, percibien un petit tribut ó 
cens anyal en especie, variable segons era la categoría de la familia á 
quí 's devía protegir. 

Ara 's compendrá si balx aquest altre punt de vista, los hi era de 
gran utilitat los castells y forces, que, esgrahonats per Catalunya, po- 
sehía la Orde. 

En la segona mitat del seglc xiii havia decaygut la consideració 
que merex6 la Orde, podent assenyalar lo regnat de Jaurae I lo Con- 
queridor, comal en que s' opera aquesta evolució en son prestigi. Eu:- 
peró, encara eren consideráis per lo poblé, al teráps en que s' esdeve- 
nen los fets que relatarém en lo present estudi, segons ho indica la sor- 
presa que ocasiona al Sobirá presenciar la sortida del estandart de 
la Orde, perllen9arlo á bandolejar contra los Entences. 

Trovem en consonancia ab 1' esp(n-it de justicia y pau do que devien 
anar rodejats los Templers. la persistencia, que mes avant mostren, en 
subgectar al conexement de la cort reyal, la resolució de tots los seus 
debats ab los Entences. Llavors no respongueren ab mes actes de for- 
sa, á les corregudes que sos enemichs sovint feren en llurs terres, es- 
perantne justicia de la má del Rey. 

Donada esta breu idea del carácter deis Templers, devem presen- 
tar ais Entences, á nostres llegidors, tota vegada que son los princi- 
páis actors d' aquesta relació. 

Fou de les families de major renom á Aragó. En 1' any 1169, acom- 
panyava á Anfós I en la RibagorQa, Berenguer d' Enten^a, obtenint del 
Monarca 11 concedís lo lloch de Terol, al repoblarse en 1171 y esdevenir 
frontera de sarrahins. També 's trova present al acte de donar, Anfós I, 
en 1181, Tortosa, Aseó y Ribarroja, á la orde del Temple (1). Cavaller 
palatí de gran prestigi, intervingué, Berenguer d' Enten^a, com h mit- 
jancer, en les discordies de Pere I y sa Mare, en 1200. 

Aquest es lo méá antich prohom del llinatge deis Entences. Segui- 
dament juguen important paper en la historia del segle xiii^ havent 
emparentat ab lo gran rey Jaume I. 

En lo segle xii los Entences comentaren á usar del nom de pila 
de Berenguer que devía quedar com tradicional en la familia. En la 
perpetuitat d' uns mateixs noms en les families catalanes, s' hi podría 
veure una continuació deis deus lares romans. Los sobirans de Barce- 
lona, fins á la unió ab Aragó, usaren lo nom Berenguer, que sens dulite 
fou deis noms mes usats á Catalunya y Provenga; la casa comtal d' 
Urgell, lo d' Ermengol; una branca de la casa comtal de Pallars, lo 
d' Artal; la casa vescomtal de Cardona, lo de Ramón; la vescomtal de 



(l) Cartoral deis templers de Gardeny, fól. 97, doc. 225 (arx. gran priorat á Cátala 
nya de S. Joan de Jerusalem). 



212 F- CARRERAS Y CANDI 

Cabrera^ lo de Bernat; la casa comtal d' Empuries, lo d' Uch; la casa 
senyorial de Mur, usa lo nom d' Ecart; la deis Corbera, del de Riam- 
baii; la de Cruilles, del de Gilabert; la d' Eróles, del de Roger, etc. 

Es innegable la confusió orig'inada per esta perpetuitat d' un ma 
teix nom, ocasionant equivocacións ais historiadors, que 's fán difícils 
de corretgir, confonentse al fill ab lo pare, quan no hi ha prora í'e- 
fahent del any en que s' efectúa una succesió. 

Situantnos al regnat de Jaume I y al temps que aquest Rey con- 
querí á, Valencia, hi trovám á son costat á Bernat Guillem d' Enteníja 
de qui, diu Don Jaume en sa Crónica «era nostre onde de part de nos- 
tre mare» (1). En efecte, Bernat Guillém d' Enten9a fou fiU del senyor 
de Montpeller Guillém VIII y de sa segona niuUer, Agnés ab (luí 's 
casa sense consentiment de la Iglesia, després d' haver repudiat íi 
Eudoxia, avia materna del rey Jaume I. Era, per tant, germanastre 
de ]\Iaría de Montpeller mare del Conqueridor. 

No trovém quina relació hi hagués entre aquest Enten^a y lo pre- 
cedentment referit del segle xii. 

Bernat Guillém pren part en les primores operacións de la conques- 
ta de Valencia, com molt afecto A Jaume I: assisteix al siti y presa de 
Burriana en 1234, hont es ferit de sageta en una cama y lo mateix Rey 
li feu la primera cura. En 1' any 1235, al establir Jaume I lo puig Ce- 
bollar, al enfront de Valencia, per ferio frontera de sa conquesta 
y aven^, confia la custodia de lloch tan perillos al propi Entenca 
son parent. En esta ocasió parla la Crónicaj d' un Berenguer d' En- 
tonga quí, ab Bernat Guillém, se trovava al puig Cebollar ó de Santa 
María . 

En les operacións hagudes al entorn del dit puig, morí Bernat Gui- 
llém d' Enten9a, de quina mort, lo Rey, se' n niostrá pesaros (2). Fó so- 



(1) Libre deis feyts esdeuenguts en la vida del molt alt aeiu/or Reij en Jaume lo Conqueridor, 
apartats 206 y 232. 

(2) La Crónica de D. Jaume parla de Bernat GaiUóm d' Entenca en los apartats 
170, 171, 172, 173, 174, 206, 207, 213, 2l4, 216, 217, 219, 22C, 221, 223, 225, 231, 232, 234, 235 y 236 

Lo Líber fororum couhigna com presente, en corts d' Aragó, ais següents Entunces. 

A. 1236 — cB. dentien^a et G. fratre eius» en la cort general de Monteó. 

A. 1247.— «G d' Entenca: ea la cort d' Osea». 

A, 12*13. — «B guillermi de antiencja > 

A. 1300 — tGombaldus de entien(;'.9,:> en la cort de ^Arago^a. 

A. 1325 — <E. de enoien<;'.a > «Poncium hugonis de entienda.» 

(Líber fororum, Impressum in incU/la Ciuitate Cesaraiigustaiia arte et industria largisque 
expensís círcunspecti viví Georyií Coci teuthoníci auno chriatiane galutís milleu'mo (juiugeii- 
teaimo décimo aejitimo, fol. 2, 29, 38, 44, y 61.) 

Los següents Entences assistireu á les coronaoións deis reys d' Aragó á ^'aragova- 

A. 1276.- Guillém d' Entenas. 

A. 1286,— «Don Bernardo Guillen de Entenza.» 

A. 1291.— «/ío« Bernardo Guillen de Entenza, Gombal de Entenüa. Berenguer de En • 
tenza.» 

Coronaciones de los sercnissivioa reyes de Aragón. Escritas por Gerónimo de Blancas chro 
ttiata del reijno. (garago^a 1641) vi- 18, 21 y 21. 

A. )300.— Bernat Guillém d' Entenoa era senyor d' Alcoleia 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANTES DE PRADES 213 

tcrrat en lo propi puig de Santa María tro quel pogiiessen leuar á So- 
govp on ell hauía promesa sa sepultura. 

Altre varinnt de la Crónica, en lloch de ?ogorp din Scarp, raes evi- 
dentment fou Scarp errada de copista (1). 

Lo Rey enviá á buscar al fiU de Bernat Guillém nomenat (¡uillóni, 
quí tindría lo temps*de deu á once anys, en lo de 1236, ariuantlo cava- 
11er e donant li tota la térra que son pare tenia per nos. De la gent ([ue 
conienava lo difunt y custodiava lo puig, ne t'eu cap á Berenguer d' 
Entenga, quí era d' aquella matexa companyía y conquerida que fou 
Valencia, resta en custodia del non reyalme. Empero mes avant, te- 
meros d' esser punit per lo Rey á, causa d' lia verlo desobeyt, se passá 
ais serrahíns de Xátiva, correguent y damnificant lo canip cristiá (2). 

D' un rich horae aragonés raolt tamos, també nomenat Bernat Gui- 
llém d' Entenpa, com 1' oncle del rey Jaume I, nos parla la Crónica en 
ocasió en que los senyors d' Aragó oposaren dificultáis al Rey per tra- 
raetre socors á Castella, especialment per la imposició del bovatge. Fou 
hu deis capitosts de la oposició aragonesa en 1^64, morint á Luxen 
(Valencia) en lo desgraciat corabat en que lo Mestre del Temple cay- 
gué presoner deis serrahíns, en 1276 (3). 

Fineix lo precedent y la historia nos mostra altre famós Bernat 
Guillém d' Entonga, quí 's trova present á la solempnial coronació d' 
Anfós II, á Qaragoga (15 abril 1286). 

Mes cal teñir compte en lo segle xiii, en no confondre les dos fa- 
milies d' Entenga que á un mateix temps regexen la baronía aragone- 
sa y la catalana Já Montar cuida advertir esta distinció, indicant com 
territori hont radicava la segoua, les vores del Ebre (4) ü' aquesta 
regió sería Berenguer d' Entonga, quí, á les dcrreríes del segle xiii, 
se corona de gloria en les guerres de Sicilia y Calabria,, dirigint la 
defesa d' Otranto, sitiada per la host francesa en 1286. 



(1) Fa judisarho veare á, Berenguer d' Enten<;'.a en 1279, interessat a1i Sogorb, ab 
qain concell tenía grans controversias. (Registre 41, foli 52, arx. Cor. Aragó). 

Precisament Sogorb era deis llf chs de Valencia que 's deví^n j ndicar per fur d' Ara- 
gó, en lo segle xni, com ho mostra lo Rey, en 1¿83 (nones d' octubre) al fer jurar al nou 
justicia de Valencia, que jutjará per los íurg d' Aragó, los llochs de Mnrvedre, Sogorb, 
Liria, Morella, Onda, Castelló, Xátiva, Algeoira, Callera, Corbera, Sumacarcel, Pego, 
Gandía, Luxen, Altaayda, Cocentaina, Untinien, Booairen, Denia, Castalia, Sexona, 
Penaguila, Alooy, Alpuent, Castelhabidy Ademas. (Registre 43, foli 40, arx. Cor. Aragó)- 

(2) Crónica, nom. 295 y 316, 

(3) Crónica, nom 380, 381, 391. 395, 39S, 400, 403, 515, 552 y 569 

(4) «Era este linaje de los Entongas muy antiguo y prin^'ipal en Aragón y eran 
ricos hombres de natura y de gran solar: tuvieron señorío -íe honor en Zaragoza, Ca- 
latayud y Teruel y fueron muy estimados de los reyes. Fué esta casa de las oaás licaa 
de la corona y hubo en este linaje muchos varones principalísimos, que tuvieron muy 
gran parte en la conquista de los reinos do Valencia, Cerdeña y Sicilia y otros. Sus 
armas eran un escudo de oro, con la cabeza negra En Cataluña y en las orillas del 
Ebro hay otra baronía que llaman de Enten9a, que fué de los duques de Cardona, 
pero es diferente de la baronía de Enten<?a del reino de Aragó i, que consiste en los 
pueblos que diremos después, en el capítulo siguiente. > {Historia dolos condes de Urgel; 
vol. II pl. 46.) 



214 F. CARRERAS Y CANDI 

A mes de les possessións de la ribera del Ebre, tindría, Berengiier 
d' Entenca, lo castell de Mont-tornés, en lo Valles, segóns diu Des-Clot 
ab referencia al any 1285. Est castell, al poch temps lo vengué á Gui- 
lleuma de Monteada viuda del infant Pere d' Aragó, reeobrantlo en 
1293, mitjanpant la entrega de trenta mil sous. 

En 1286, Berenguer d' Entenca assistí á la conquesta de Menorca. 

Fon d' aquesta catalana baronía deis Entences, lo renomat héroe 
de la expedido al Orient, Berenguer d^ Entenca, segons expresa lo cro- 
nista guerrer Ramón Montaner (1) 

Desde V any 1279, se troven en desavinen^a los Entences y los 
Templers. En lo terme d' Aseó era acostumat percibir una lezda ó 
tribuí, que pagaven los transeunts i)er dit terme y que anaven á Mora 
sens dubte per obligarlos indirectament, á atravessar lo riu d' Ebre á 
Aseó, percibint llavors Aseó, lo que 's solía pagar per passar la barca. 
Berenguer d' Entenca, pretextant que aquest tribut li perjudicava les 
rendes de la sua barca de Mora, prohibía ais lezders la percepció d' 
aquest impost, obligant al Comanador d' Aseó, á teñir d^ acudir en 
quexa al Rey (2). 

EntenQa reb de Pere II una orde, en la que li prohibeix oposar im- 
pediments á la lezda, del coutrari encomenará al Sobrejuntero de ^a- 
rago(?a, que defensi al comanador y vassalls d^ Aseó, de les sues ve- 
xacións (20 d' agost de 1279). 

En aquell mateix any 1279, lo Rey tenía embargats los castells de 
Mora y de Tivisa. Comunica lo Rey, á Camino de Peramola veguer de 
Tarragona y del Camp, haver guiat A Berenguer d" Entenca y á sos 
homes y bens, com també fós permés, á la sua muller y dones quí ab 
ella anassen, residir en lo lloch hont vulgan (3). 

Dos anys mes tart, en 1281, torném á trovar ais Entences en disen- 
timents ab los Templers de Miravet, Guillém d' Entenpa y Na Galbors 
muller d' en Berenguer d" Enten9a los havíen acuyndat y los tenien en 
aguayt (acuyndastis et tenetis in reguardo). Desde lo siti d^ Albarrazín 
hont se trovava, hi proveheix lo Rey, conminant ais Entences ab pu- 
nicións si per cAs cometien algún damnatge ais Templers (4). (13 de 
juliol de 1281). 

Aqüestes cóntroversies y violencies, motivaren la intervenció del 
Rey y de la sua justicia, en 1283, en que, tant los Entences, com los 
Templers, volen posar les qüestións devallants de robarles y bandolis- 



(fi Qaan Berenguer d' Enten9a se vegé llinre de la presó en que estava A Genova 
busca socors per sos companys que batallaven al Orient. «E axí lo rich hom sens 
secors que no poc hauer del Papa no de la casa de Franoa tornassen en Cathalnnya e 
empenyora e vene gran res da les sues ternes e nolieja una ñau den P. Saoliuela de 
Barcelona» {Chronik des edlen En Ramotí Muntaner, (8tuttgart 1844) capítol CCXXIX). 

(2; Registre 42, foli 129 (arx. Cor. Aragó) 

(3) Kegistre 42, foli 189 (arx. Cor. Aragó). 

(4) Registre 43, foli 4 (arx. Cor Aragó). 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTAXVES DE PRADES 215 

mes comessos en les montanyes de Prades, á conexemcnt y sentencia 
del Sohirá. D' aquí un mananient reyal al veguer de Vilafranca Gui- 
lléin de Castellolí, per comentar la incoaeió de la causa, restituint y 
deslliurant ais homes, besties y obyectos apresats per les parts contro- 
vertints. (10 d' octu))re de 1283) (1). 

Certament sorpendrá, que, fets esdevinguts en les riberos del Ebre, 
vagen á conexement del veguer del Panados, y no del de Tarragona y 
son Camp, coni sembla natural per sa posició topográfica. Mes ja en 
1279, manava lo Monarca, al llochtinent del veguer deTarra.wna, no s' 
entrometes á exercir jurisdicció en dites montanyes (2). Ay també van 
endre9ades al mateix fi, altres dugues disposicións del 1281, (l.er de 
janer) la primera del Rey, á Camino de Peramola prohibintli in- 
tervenir en les causes deis vehins de Mora, Tivisa, Marzá y Prat- 
dip, pertanyents á Berenguer d' Enten9a; y la scg-ona, manant al 
veguer de Vilafranca exercir jurisdicció en los llochs predits, axis 
com en lo de Falcet, considerantlos endosos en sa Veguería (3) 

Lo mestre del Temple Fr. Berenguer de Sant Just, firma de dret 
d' estar á resultes de lo que 's fallas en justicia, no sois davant lo Ve- 
guer, si que també davant lo Monarca (4). 

Mes á despit de tant bones disposicións, los Entonces entraren dife- 
rents vegades, má armada dampnificant lo termo de Miravet, que ora 
de la ordo del Temple, en T auy 1284, capturant gent y pronont bes- 
tiar (5). 

Aximateix á les derrerios del Setembre de 1284, entraren en só do 
guerra los llochs de Vinebre y Camposins de la batUía d' Aseó, come- 
tent molts dampnatges, deis que ja n' explica alguna cosa lo procés que 
estudiem. Eegía la comanda d' Ascó^ Fr. Francosch (^a Tallada y la de 
Gandesa Fr. Guillém de Puignaucler. 

Alguns cavallers, qui por llurs armaduros do guerra dificultaven 
osser conoguts, pro que los distingien cortes sonyals pintados en llurs 
armes (6), seguits do molts peons de les batllies do Mora y de Falset, 
entraren en la d' Aseó, comanats por lo jovo Guillém d' Enteuca. Figu- 



(1) Al dia següent, escriví», lo Eey, á llamón de Toylá, anulant un decret donat 
per lo jurisperit de Vilafranca Bernat Seguil de Jafer, en la causa vertent entre En 
tences y Templers «super terminis csstri de Evisa et de Dertusa et quibusdam aliis,» 
la qual causa vol que ell tprmini degudament. (Registre 43, foli 12, arx. Cor. Arago). 

(2; Registre 42, folis 146 y 203 (arx. Cor Aragó). 

(3) Registre 49, foli 12 (arx. Cor. Aragó). 

(4) Registre 43, foli 33 (arx. Corona Aragó). 

(6) Lo Rey provehi en favor de>8 Templers y conmina ab castigar á Berenguer y 
á, Gaillem d' Enten^a y á Guillém d' Enteni;a fill, si no restltuien lo que haviea prés. 
(Registre 41 foli 239, arx. Corona Aragó) 

(6) «Interrogato qui milites erant cum dicto G.° de enteníja et dixit quod P. carbo- 
nÍB et dúo milites cognominati de vernet quos cognouit in signis que porbabant et en 
Riudefoix quondam et Q verguentis et piares alii de quibus non cognouit signa eorum 
et cum ipsos et alios supradictoa non potuirset cognoscere facie ad faciem nisl in sig- 
nis quod portabant.* (Declaracions del procos que estadiém ) 



216 F. CARRERAS Y CANDI 

raven entre los cavallers, en Riudefoix, en Carbons, los Vernct y Gui- 
II ém Verguentís. 

Dirigírense al llocli de Vinebre, de la batllía d' Aseó, y 1' entraren. 
Una vegada dius, aquella gent s' entrega al saqueij;': bestiars, robes, 
obgectes d' algún valor, tot era arrebassat de llurs cases, recuUint 
cousiderabJe botí. Quaranta sarrahins de Vinebre restaren catius de 
Guillém d' Enten9a. 

No fou entrat, Vinebre, sense resistencia, Ja que consta haver per- 
dut la vida alguns deis seus populadors, 90 es, dos cristiaus, deu 
sarrahins y quatre ó cinch sarrahines. 

La sortida deis Entences de Vinebre, fou indicada per la grossa fu- 
mera, que, de lluny estánt, mostrava 1' incendi y total destrucció del 
lloch. 

Mala jornada fou aquella per los vassalls del Temple, justipreuant- 
se-los danys rebuts, á xexanta mil sous Jaquesos 

Mentres Vinebre era saquejat, en totes les alturcs de la batllía d' As- 
eó se mete lo só de viafós. La gent s' aplegá lo mes prompte que pogué: 
pro quan fou ajuntada, lo dany no tenía remey. 

Habitava, llavors, lo lloch de García, un cavaller, de nom A d' Ar- 
tesa, qui tenia ajustades treves ab los Entences. Per esta causa, á des- 
pit de tocarse lo só en García, los vassalls de 'n Artesa no volgueren 
pendre part en 1' ajust de gents per combatrels. 

Mes per inadvertencia, ó per altre motiu, entre les preses fetes per 
en Guillém d' Entenpa á Vinebre, hi flguraveu, un sarrahí y una sa- 
rrahina, homes propis y afocats de n' Artesa. Arrivantli á conexement 
la nova de llur captura, n' Artesa, trámete totseguit al militar Guillém 
de Tolo vers Guillém d' EntenQa, per que li exposás la injusticia d' 
aytals aprcsonaments. N' Entenca escolta la (juexay sense mes rahons 
dexá en lliljertat á dits sarrahins, cumplint axis ab les lleys de la ca- 
valleria, que vcdaven dampnificar á persones ó bens deis ab qui s' es- 
ta va en treva. 

Los presoners de Vinebre forcn transportáis A, Mora, hont restaren 
encarcerats, fins y tant que aprontaren les quantitats de diner que se 
'Is hi exigí per llur redempció. Los qui no lograven redimirse ab di- 
ncrs, eren venuts com á esclaus. De les tres malaventurades sarrahi- 
nes capturades en dita tala, sois una pogué satisfer los tres cents sous 
dcmanats per dexarles Iliures. Les altres dugues restaren cautives. 
Tristísima era la condició deis serrahins de Tortosa, ais qui tantes se- 
guretats donaren, Ramón Berenguer IV y Anfós I, per evitar desam- 
parassen los territoris ({ue cultivaven al ocorre la cayguda del regne 
mahometá del Ebre. 

Esplica en Domingo de Nabas, qui fou Im deis presoners de Vine- 
bre, que al fer entrega, al batlle de Mora, deis tres cents sous jaquesos 
exigits per obtenir sa Ilibertat, ho verifica en presencia de na Gaubes, 
muUer d' en Berenguer d' EnteuQa y mare d' en Guillém. D' ella parla 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANTES DE PRADES 217 

en (,Jurita, traduint son nom per Galbor. Xo apareix may axis uomcna- 
da en lo procés, liont sois se la designa por Gaubes ó per Galbes. 

Oom já dignerein, Vinebrc rest;l incendiat y dcstruit. Precisava, 
donchs, que lo Comanador d' Asco no descuides la sua repoblacio. Ja 
hi pensava Fr. Francosch Ca -Tallada, y en tant hi pensava, que busca 
un altre Uoch de condiciíuis ukís favorables per la defesa, Aíi d' edifi- 
carhi de planta, un nou poblé, per tant com del destruit sois ne resta- 
ren ruñes inaprofitables. Abandonat del tot 1' antich emplassament de 
Vinebre, los seus populadors foren trasportáis á altre cantó de la batllía 
d' Aseó, que, desde llavors se noniená Vüanova. Aquesta niutació y 
despeses subseg'iients moti vades per la destrueció de Vinebre, estima- 
ren, los Templers, representarloshi un perjudici de cinquanta mil sous 
jaquesos. 

Es de suposar, que, Vilanova, reunía millors condicións topografi- 
ques y defensivos que Vinebre. Mes no la Iliurá d' ulteriors vexacións de 
part deis Entences en les corregudes posteriorment fetes per la batllía 
d' Aseó. Ne conexém una pertanyent al any 1291^ perdentlii molt bes- 
tiar la gent de Vilanova. Bé es veritat, que, lo bestiar, no consta si 1 
prengueren de les cases ó del que transitava per los camps y pasturat- 
ges, falt de temps per reeullirse á la vila. 

En lo comengament del Febrer de 1285, Berenguer d' Entenca, d' 
acort ab los pahers do Lleyda y ab los lleydatans Arnau Ramón, Pere 
Pere, Ramón Pere, Ramonet Pere y Guillém Moliner, aparellaven la for- 
mació d' una host per dirigirse contra Pere de Monteada, entrant lo terme 
de Seros. Lo Rey tractá d' evitarho^ escrivint á tots los quí tractaven d' 
entrar en campanya, tota vegada ijue en Pero de tonteada volia es- 
tar á dret segons havia firmat compromís. A mes la sua intervenció la 
justifica lo Monarca, per la particularitat d' esser executor testamen- 
tari deis difunts Pere de Monteada y Guillém Ramón de Monteada (1). 
La circunstancia de no parlarse mes d' estes malifetes, fá creure que 's 
podría evitar la entrada y tala de Seros, en 1285. 

En r any 1288, novament los Entences corregueren torres deis 
Templers, 90 es, diferents llochs de Ribarroja, qual batllía era de la 
Orde. Devera observar ara, la circunstaneia de veurehi complicats, los 
Monteados, ab los Entences, essent axis que, al any seguent, aparexen 
contraris d' aquests y aliats deis Templers. 

La aparició d' aquesta familia catalana en les Iluytes que 's seguexen 
en les montanyes de Prades, nos obliga átractar d' ella, d' igual manera 
que havém presentat avants ais Entonces y Templers. 

Del eastell de Monteada, que guardava una de les entrados del plá 



\ 



(1) «Stetiam per eo quare sum'is exequtores Testamantorum nobilium Petri de 
montecatheno et Guilleltni Raimundi quondam deí'unotoram et nolemns istis tempori- 
bus nostros vassallos guerram habere ad inuicem set ipsos unanimiter ad nostrum 
seruicium preparatos.» (Registre 43, í'oU 116, arx. Corona Aragó.) 



218 F. CARRERAS Y CANDI 

de Barcelona, ne prengué nom la ilustre familia que tant bon paper 
jugá en la historia de Catalunya en la segona mitat de la Edat Mitja- 
na. L' entronisament d' una de ses branques en les riberes del Ebre, 
s' atrassa al teinps de la conquesta de Tortosa per Ramón Berenguer IV. 
Molt de passada nos referirém á esta familia, de la que 'n teñen cir 
cunstanciat conexeraent los habituáis llegidors del present Botlletí (1). 

La importancia del socors prestat, al Comte de Barcelona, per Gui- 
llém Ramón Dapifer, al conquerir Tortosa si no 'n tinguessem altre 
conexement, s' evidenciaría sois esguardant la cessió d' una partida 
de la Ciutat. D' aquí que estiguessen estretament relacionats ab los 
Templers, principáis senyors de Tortosa. Com á representant de la sua 
jurisdicció, hi tenia, en Monteada, un veguer, pertanyentli la capitanía 
y guarda de la Quda cobrant deis tortosins la exi menta (leudes, quis- 
ties y tributs sobre produccións agrícols), jutjant á sos vassalls, é in- 
tervenint en la administració del barri sarrahi (2). Com lo Comte de 
Barcelona, tenía á Tortosa sos batlles y sayons, no dexarende presen- 
tarse questions de competencia entre uns y altres 

Essent prou conegut lo testament de Guillem Ramón Dapifer y sa 
successió, nos limitaren! á recordar, que, separada la branca del Ebre, 
de la que tingué les possessicns en la Catalunya vella, já no 's torna 
ren á Juntar mes dites terres en un mateix possesor. 

Los contractes que van estipulantse postericrment á la conquesta 
de Tortosa, modifiquen la situació deis Montcades, sense que per 90 los 
hi fassi disminuir lo seu poderiu. Ramón de Monteada, en 1182, ena- 
gená son castell d' Orta j possessions á Valdesa, les que adquiriren 
los Templers (3). 

Ramón ñll del precedent, junt ab Fr. Folch de Cervelló mestre 
d' Amposta, concedí en 1222, á Ulldecona, sa important carta de pobla- 
do v4). Succehí á Ramón de Monteada en 1229, en los dominis de Tor- 
tosa, son fiU Guillém, quí firma en 1241, la famosa concordia arbitral 
coneguda per «Sentencia de Flix», final de les questions jurisdiccionals 
deis Montcades y Templers á Tortosa (5). 

Eren cosíns germans del precedent Guillém de Monteada, los tres 
germans Pere, Guillem y Ramón, los qui, en 1250, junt ab sa mare 



(1) Vegis lo notable trevall La casa de Monteada en el vizcondxdo de-Bearn, por J. Mi- 
ret y Sans (nombres 2, 3, 4, 5 y 6 del present Boletín.) 

(2) En r any 1174, lo rey Anfós I y Ramón de Monteada conjunotament, garantí* 
ren á la aljama de Tortosa, la sua segaretat. axis diotre la Ciutat, com en los lloobs y 
castells de son terme, mitjan(?ant lo tribut de 400 ma^oiodines !• any. 

(3) «Sic'it terminatnr a rrocba de agilent nsqie in termino de emposta et ab ho- 
nore hospitale usque in flamen ¡> Firmen la donació lo rey Anfós I, 1' arquebisbe Be- 
renguer y molts cavallers. (Cartoral de'e Templers de Tortosa, foli P9 . 

(4) Apuntes liistúi icos sobre la villa de l'lldecona y él hermitorio de Xutstra Seilora de la 
Piedad, per Ramón O' Callaghan (Tortosa, lb9l) pl. 8 

(5) Historia del derecho en Cataluíla. Valencia y Mallorca— Código de las costumbres de 
Tortosa, per Benvingnt Oüver, 



ENTENCES Y TEMPLERS E\ LES MONTANYES DE PRADES 219 

Constanza, vengueren la tercera part del castell y terme de Malpartit, 
á Guillém Moliner de Lleyda, per sis centes ma(;'modines (1). 

Alguns desacorts en que estigueren Templers y Montcades, á cau- 
sa (le la jurisdicclü de Tortosa, segons apar de la obra d' en Oliver, 
no sigueren de gran trascendencia, marxant d' acort en afers tant im- 
portants com la forraació del códich de les costuras de Tortosa y la 
organisació de son Munieipi durant lo segle xiir, 90 es, avants de que 
Jaunie II 1' adquirís totalment en 1294. 

Pot devallar de tant estretes relacións, veure ingresar ais Montca- 
des en la orde del Temple: Peí e de IMontcada fou, en 1275, preceptor 
á Catalunya y Aragó; y hu deis defenedors de i\Iiravet en 1308, era 
altre Pere de Monteada, írare jove llavors (2). 

En 1' any 1289, en que los Montcades intervenen en les Uuytes d' 
Entences y Templers, tenien estableí ts sos domicilis en les riberes del 
Ebre, los tres Montcades, Eamon, Pere y Guillém. 

Ramón de Monteada residía en lo castell de Sos c Soses, que d' an- 
tich pertanyía á sa familia (3). 

Pere de Monteada habi'tava al castell d' Aytona, principal residen- 
cia, deis caps d' aquesta branca deis Montcades, durant los segles xiir, 
XIV y XV. Obtingueren á Aytona simultaneament ab lo castell de Sos 
en 1212. Feya poch que lo castell d' Aytona, propietat del córate Er- 
mengol VIII d' Urgell, havía passat al Rey. Dit córate en 1209, lo cedí 
á sa rauller Elvira: al casar Elvira, per segona vegada ab Guillem de 
Cervera, Aytona passá á e=t personatge (4) y los Montcades no '1 po- 
ssehireu fins alguns anys mes tart de la donació que feu lo rey Pere á 
Guillem Ramón. 

Guillém de ]\Iontcada tenía á Aseó sa residencia habitual. 

Poch podem relatar de les tales efectuades á Ribarroja, en los volts 
de Sant Joan de Juny del any 1288. Sois ne consignarém tres episodis, 
si be cap relació de continuitat guarden uns ab altres. 



(1) Perg. nom. 1552, Armar! It, arx. iel Gran Priorat de S. Joan de Jerusalem á Ca- 
talunya. 

(2) B Alart. Suppressión de V orde du Temple en Roussíllon, pl. 13 y 32 

(3,) Al casar Gaiüetn Ramón de Monteada ab Constani;a d' Aragó filia del rey Pe- 
re, en 1212, obtingnó les viles de Seros, Aytona y Sos. Com Aytona, en 1222, se trovas en 
poder dHls hereus d' Ermesendis ie Castellazol, d' Arnau de Bellvis y de Pon? de Soler 
y d' altre part Hamon Alamanv ab ses gents, s' havia apoderat de Sos, lo Rey promet 
cobrar los dits llochs per compra ó cambi, y, entregarlos ais Montcades. Eq 1' entre» 
mitx los hi foren donats Caoaarasa Cubells, Moutgay y Vilagrasa. Sortiren tiadors d' 
aquest compromía, Nunyo Sanxe<? cosí del Rey, Guillém de Montead» senyor de Bearn 
tambó cosí del Rey y Guillém de Claramunt (Qarita, Anales de Aragón). 

Ea 1297, lo castell ae Sos estava en mans de Pere Arnau de Cervera, qni lo tania en 
penyora de s s cents morabatins que s' havien d' entregar á Eximen Cornel, en virtut 
deis oontractes haguts al casar Simón de Monteada ab García Martínez, germana de 
Pedro Martínez de Luna (Colección de procesos.— Legajo 1°, años 1201 á 1303, lletra B, 
arziu Corona Aragó). 

(4j J. Miret y Sans, Investigación histórica sobre el vizcondado de Castellhó, (Barcelo- 
na 1900) pl. 174 k 176. 



220 F. CARRERAS Y CANDI 

Bereng'ueró d' Enteu^a, fill segon de Eerenguer y germá de Gui- 
Uéüi, sigue lo capitost de la gent d' armes que darapnificá dita batllía. 

Berengueró y los seus, se posaren en aguayt al Ebre, en la ribera 
oposta A les cases de Ribarroja y juiít á la barca del pás del riu. La 
operació se feu amagadameiit. per manera que ningú se 'n entera y 
axis la sorpresa bagué tot lo bon resultat que d' ella se 'n esperava. 
Alguns vehins de Ribarroja, desconexedors de tal perill, confiadament 
passaren lo riu ab la barca del pás y desembarcaren á la altre ribera. 
Quan ja eren en térra, hi sobrevingué n' Enteriza y sa gent, menant- 
sels presoners, ab los bestiars que portaven. Sois dexaren en Ilibertat 
á una dona y á dugues criatures. 

Aquesta jornada valgué á n' Entenpa dos mil cent sous jaquesos re- 
buts deis de Ribarroja en concepte de redempció deis presoners. 

Lo segon episodi que 'ns proposém referir, es, la entrada deis Enten- 
ees á altre lloch de la batllía de Ribarroja, nomenat Berru?. Lo mateix 
Berengueró, seguit d' uns set ó vuyt cavallers y xexanta peons, se pre- 
senta á dita vila y demanant esmorpar, li donaren algunes viandes los 
homes del lloch (1). Satisfeta aquesta necessitat, los hi prengué lo bes- 
tiar grós y menut trovat á BerruQ, empoitantsen presoners A alguns 
habitants cap á Mequinenpa. Per obtenir la Ilibertat, hagueren de pa- 
gar cent sous jaquesos cada hu. 

Es una particularitat remarcable del precedent fet, que Berengueró 
tancas á Mequinen^a ais presoners de Berru^, per quan, si be esta vila 
era tinguda per los Entences, lo castell de Mequinen^a pertanyia á 
N' Elisendis, muller d' en Guillém Ramón de Monteada. Y encara que 
d' axó en sí, cap consequencia ne pugam devallar, cal tenirho en comp- 
te, puix fá costat á lo que afegirém, en mostra de la intervenció deis 
Montcades en les corregudes de la batllía de Ribarroja, en 1' any 1288. 

Retornant, Berengueró, d' una d' aqüestes expedicions, acompan- 
yat de sos cavallers y demés gent armada, entra y atravessá per lo ter- 
mo de Seros, qual terme acabava d' esser obgecte de discordia entre 
Pere de Monteada y Berenguer d' Enten^a. 

En lo lloch de Seros, ana á trovar á Berengueró, lo cavaller Ramón 
de Claramunt, arbitrant la restitució de tres cents caps de bestiar de 
sa propietat apresats á Ribarroja. La justicia de la quexa motiva la 
sua inmediata restitució manifcstantse com lo bestiar se trovava sots 
custodia d' en Pere de Monteada. 

Ests dos derrers fets, donen motiu per creure en la intervenció deis 
Montcades, los qui, quan menys se 'ns presenten com á hotiners ó guar- 
dadors, de lo que en les expedicions se capturava. Pr^cisament se par- 
la de teñir lo bestiar pres á Ribarroja, en Pere de Monteada, A quí mes 
avant trovem combatent ais Entences. 



(1) «Et dixit qnod uolebat ibl f ntrt morcjar efc Lomines dicti loci dederunt ei ad co- 
medendum.» (Deolaraciona del procés que estudiém.) 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTAN VES DE PRADES 221 

Al costat de les expcdicións, de major ó menor importancia, adrcíja- 
des contra la gent del Temple, hi figuren en lo procos, alguns actes sois 
y atrevits, executats en estos anys 1288 y 1289^ i)er gent de Falcet y 
de Mora, que, no 's din, si obrarien ó no, per pro{)i inipuls, ji'i que es- 
tavcn excitades les enemistáis entre uns y altres haljitants deis termes 
hont se bandolejava 

En lo lloch de la Mata, enelós dintre la batllía de Cantavella, per- 
tanyent á la orde del Temple, tres homes de Falcet y un de Mora, 
tractaren de dampnificar. La son los fou favorable apresonant á, tres 
habitants del lloch de la Cuba, batllía de Cantavella, nomenats Domin- 
go. Aguiló, Bernat Gualt y Guillem y Andrcu Vilaplana (pare y fill), 
los quals retornaven de les fires de Morclla. 

D' allí hont los havicn capturat, tenien de menarlos á Mora, em- 
presa atrevida per lo llarch del tragecte y atravessar molt terme del 
Temple. Curios resulta 1' itinerari que emprengueren per camins fora 
de concurs: la primera nit^ dormiren en una cova del terme de Morclla; 
la segona, en lo carrascal (axis diu lo document) ó garriga, uomenat 
Dabel; la tercera, al Rayguer, prop de Tortosa; y al quart dia arriva- 
ren á Mora. Sort fou no topar ab gent del Temple, puix llavors la con- 
dició d' uns y altres hauria cambiat. 

Lo precedent fet ocorregiié al temps en que lo rey Anfós II celebra 
Corts generáis á Monteó, lo qual esdevindría_, en 1' any 1289. 

Per obtenir llur Ilibertat, hagueren de pagar segons costum, fortes 
sumes de diner, obtenintles ab g'ran trevall, ais tres mesos d' estar de- 
tinguts á Falcet. Diferents sigueren les quanritats que se 'Is exigí, 
puix mentres que á en Vilaplana, per ell y son ñll, li foren demanats 
mil sous jaquesos, á n' Aguiló sois n' hi exigiren cent noranta y á en 
Gualt cent cinquauta. 

En r any 1288, Berenguer d' Entonga penyorá la batllía d' Aseó y 
la tingué en reguart per questions hagudes ab los Templers^ qual ori- 
gen desconexém, puix no les senyala lo procés. 

Lo Comanador d' Aseó, acudí al Rey en quexa del procehir de n' 
Entenga, manifestantli trovarse aparellat á estar á dret del que procc- 
hís en les enquestes faedores per la Cort Reyal. 

Davant d' actitut tant correcta, Anfós II, escrigúé á Bernat de Mont- 
paó batlle de les montanyes de Prades, manantli fes retornar á n' En- 
tenca, tot lo per ell penyorat ais Templers y les nances donades per 
la gent d' Aseó, guiant y assegurant al Comanador y á tots sos vassalls 
y bens (Lleyda 24 Maig 1288). Si acás en Berenguer d' Entencja, refu- 
sava obehir la ordre reyal, ordenava á en Montpaó, que, congregues 
tots los exercits de la batllía y ab los homes que lo Temple tenía en la 
ribera del Ebre, piocehís contra d' ell y de sos bens, viril y potentment, 
com á violador de pau y treva, segons resultas faedor per los Usatges 
de Catalunya y les cartes de pau y treva. 

¿Cumplimenta, Enten9a, lo manament del Monarca? ¿Procchí, Oer- 



222 F. CARRERAS Y CANDI 

nat de Montpaó, á congregar la host que devía dirigirse contra Enten- 
9a, si refusava acatarlo? ¿La ordre d' Anfós II, conminatoria y esplici- 
ta, pertany també al nombre de les moltes que dictaven los Reys d' 
Aragó, per sortirse de compromís y sense propósit de véureles execu- 
tarse? Faltant documents aclaratoris, no ■'ns es possible aventurar cap 
suposició. 

No tardaren gayie temps, los Entences, á molestar de nou ais Tem- 
plers, en lo segueut any de 1289. 

Guillém d' Entenga obtingué de Jaume II, la percepció de deu mil 
sous en lo monedatge de Mirabet, Orta y Aseó, tots tres llochs, coman- 
des del Temple. En aquell any de 1289, los pobles de Catalunya devien 
satisfer lo dret de monedatge, ab motiu de la expedido de Castella. 
Arbitra, EntenQa, deis Templers, li fossen satisfets los deu mil sous; mes 
lo Mestre, hi contrasta, que la Orde no venía obligada á dita imposició. 
D' axó nasqueren disentiments, manifestant Guillém, teñir facultat de 
penyorarlos en cas d' oposició á pagar la suma exbigida. 

Armada la controversia, no tarda á pasarse á la violencia. Motius 
hi ha per maliciar, si tot sería nou parany que aparellaren los Enten- 
ces, per mortificar á sos vehins. Los homes del Temple foren penyo- 
rats per vies violentes. 

^Itre vegada en lo castell y vila de Mora hi retrunyí lo passatge 
de cavalgadures y gent armada, que, sots la senyera deis Entences, 
feu la vía del lloch de la Fatarella, escullit per camp de les operacións 
contra la Orde. Hagueren brega uns y altres, resultantne morts, tres 
homes de La Fatarella, molts ferits y d' altres apresonats, capturanthi 
no poch bestiar, en concepte de penyora. 

Lo propi any 1289, tal vegada en la niatexa ocasió, quinze vasalls 
deis Entences, en sa majoria sarrahins, dampnificaren lo lloch de Go - 
rrapta, de tal manera, que 's diu sigue totalment destruit. Un sarrahí 
de Tivisa, de nom JMahomet Qaydel, dona mort al BatUe de Gorrapta. 

Les vexacións del any 1289, motivaren de moment, una nova quexa 
del Mestre del Temple á Anfós II. Lo Rey, quí 's trova va á Monteó, es- 
crigué á Guillém d' Entenija, (26 de Juliol) mostrantse sorprés de dit 
penyorament y comunicantli coni may se proposá exigir monedatge, ais 
qui no hi venien obligats á satisferlo. Per conseguent que de cap ma- 
nera volía se perjudiques ais comanadors y homes del Temple, prete- 
nentse d' ells lo que no era degut. 

Ais tres dies d' expedida la disposició reyal, á instancies del Mes- 
tre de la Ordo, ana á Tivisa Fr. Bernat Ferrer, á presentar k Guillém 
d' Enten^a, la carta d' Anfós II (29 Juliol 1289). 

La contestado que de Guillém obtingué, no fou pas d' acatament á 
lo que se li manava. Obgectá, que, al reclamar dit monedatge al Mes- 
tre del Temple, lo conminava já ab penyorarlo, si no obligava ais ho- 
mes de Miravet, Orta y Aseó, á entregarli los deu mil sous, segons 
autorisació del propi Sobirá, en la carta que, ab tal obgecte, li expedí^ y 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANVES DE PRADES 223 

que, davant la negativa del Mestre, los havía penyorat. Mes, que si di- 
ta quantitat li era satisfeta, retornaría les penyores 

Ne resulta d' axó, un evidcnt abús per part deis Entences, essentne 
victimes los Templers, seuse que á aquests los amparas lo Rey com 
era degut. Puix si be 's vcu dictarse disposicións protectores, no apar 
se cumplissen y tiranthi térra per damunt, les coses restaven com 
avants. 



II 

Campanya d' Anfós II contra lo rey Jaume de Mallorca (Agost de 1289) — Be- 
renguer d' Emenda s' aparel'a á acompanyar al Rey. — Treves posades per Anfós II 
ais Templers, Montcades y Entences.— Missatgería del escrivá Sala. — Partida de la 
host de Berenguer d' Enten^a á la Gerdanya.— Presa deis castells de Liga y de 
Ribes.- Retorn del Rey.— Corts generáis de Montgó. 

Sobradament conegudes son les Iluytes, que, los reys d' Aragó y de 
Mallorca, tingueren en les derreríes del scgle xiii y renovades á mit - 
jans del xiv, fins arrivar á la extinció del segón reyalme y á sa in- 
corporació ala corona aragonesa per Pere III en 1344. Un de tants epi- 
sodis d' aqüestes guerres, deis fins ara no apareg'uts á la Uum pública, 
ve involucrat en los acontexements que 's desenrotllen en aquest 
procés que estudiém. 

Durant 1' istiu de 1' any 1289^ Anfcs II d' Aragó s' aparellá á com- 
batre al Rey de Mallorca y á sos ausiliars los francesos. La campanya 
de vía endre<?arse á les regións de Cerdanya y Ripollés, liont la host 
enemiga amenagava la térra catalana 

Entre los cavallers qual ajuda arbitra y compromete lo Monarca, 
hi flgurava Berenguer d' Enten^a y son flU primogenit Guillém, lo 
primer deis quí hi devía menar host propia. 

Mentres en lo castcll de Mora era aparellada part de la gent que 
devía seguir al Rey sots los penons d* albergada d' en Berenguer d 
EntenQa, en lo lloch d' Aseó y en altres indrets de les montanyes de 
Prades, Templers y Montcades hi aplegaven elements de guerra per 
combatre les pertenencies del primer, aprofitant aquest allunyament 
deis principáis cavallers de n' Enten^a Axis d' una sola vegada 's 
venjaríen, los Templers, de tants agravia com teníen rebuts del senyor 
de Mora. 

Berenguer d' Enten^a hagué conexement d' aytals maquinacións, 
al temps en que 1' exércit d' Anfós II s' anava á posar en caraí desde 
Lleyda. Sens perdre temps hi trámete á Pere de Sant-Martí batlle 
de Mora, y procurador de Tivisa, qui tenía comanda d' esplicarli la 
apurada situació en que 's trovava, 90 es, comanaven á esserli corre- 
gudes y saquejades les sues terres. 

Trova encara al Sobirá en la ciutat de Lleyda. Rebut en audiencia, 



224 F. CARRERAS Y CANDI 

digueli en Sant-Martí, que son Senyor no podría acudir á la guerra 
de Cerdanya, per teñir necessitat de defensarse deis Templers y deis 
Montcades. Respongueli Anfós II, que no creya ocorregués cap inva- 
sió á Mora^ majorment quan ell volía evitar lo contratemps, escrivint 
á Fr. Berenguer de Sant-Just, mestre del Temple y ais Montcades. 

Lo missatger Sant Martí, durant sa estada á Lleyda, vegé retornar 
al encarregat de portar lo missatge á Fr. Sant-Just, sense haver pogut 
cumplir sa comissió, puix lo Mestre del Temple havía refusat rebre la 
carta, al que sembla, per no anar caracterisada ab lo sagell del Sobirá. 
Sutilesa endrepada A entretenir y per tant á guanyar temps per portar 
á efecte sos damnats propósits. D' aquesta manera, si Anfós 11 sortía 
de Lleyda y feya la vía de Puig'cerdá, no era ja fácil que "s repetís son 
escrit y al menys, los actes que aparellaven, no anirien agravats ab la 
circunstancia de desobeyr á la potGstíit. 

Mes com Anfós II desitjava avans que tot, desfer los destorbs que 
tiressin á perdre lo bon éxit de la campanya, son interés era evitar á 
ultranza, 1' apartament de la host de n' Enten^a del exércit reyal. 
Axis es que, lo Monarca, repetí la lletra precedent, trámetcnla al 
]\lestre del Temple degudament sagellada. No explica lo procos, ni com 
la rebé, ni quina resposta hi dona. En cambi detalla tot quan pertoca 
al cumpliment de la matexa missió envers los Montcades, encomena- 
da per n' Anfós II, al escrivá reyal Guillém Sala, acompanyantlo 
Pere de Barcelona, escrivá del uotari públich de Lleyda Guillém 
Fuster, qui devía axecar acta de les respostes que 's donaríen á la 
orde del Rey. 

De la carta, escrita ab identitat de páranles, se 'n portaren, los mis- 
satgors, sis origináis, adrcQats ais cavallers Ramón de Monteada, Pere 
de Monteada, Guillém de Monteada, Berengueró d' Enteníja, Berenguer 
d' Enten^a y Guillém d' Enten^a. A tots, Anfós II, los hi deya lo ma- 
teix: després de saludarlos exposa va, que, necessitant deis nobles y 
militars catalans, per defensar son regne de la invasió de gents es- 
trangeres que 1' amenassaven desde les vertents de Panissars, los hi 
manava posar treves á la guerra que llavors teníen los Montcades y 
los Entonces, quals treves devíen durar fins á Tots Sants. Havent de 
donar créenla á tot quan en Guillém Sala los hi diría de viva veu, de 
part seva. Ho flrmava á Lleyda á 5 d' agost de 1289 y sagellava ab lo 
sagell reyal. (1). 



(1) «AlfonsQS deí gratia Rex Aragouis Maiorice et Valencie ac Comes Barcliinone 
vironobili et dilecto R" de montecatheno Salutem et dileccionem (-um uos et alios 
nobilf s et milites Catalonie habeamus iiecesse ad deffendenlam fcerram nobtraca 
contra gentes extraneas quod sunt in partibus de Par issftrs quod intendunt ad inaa- 
•ioDem eiusdem Mandamus treuguas juxta formam vsatioorum barchinone iiit«r uos 
et nobiles P de montecatheno et (r. d« montecatbeno et valitofes uestros ex vna parte 
et nobiles Berengario de enten<^a et G et Bng. eius filios ex altera usque ad í'estum 
omnium sauctorum. Quare uobis dicimas et mandamus quateMis dictas treuguas 
approbetis et obseruetia Credentes ex parte nostr» fideli scriptori nostro Q" sala su- 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 225 

Lo dissapte 6 d' agost, arrivaren, Sala y Fuster h Sos y en lo cc- 
mentiri existent junt al castell, Sala parla ab Ramón de Monteada, á 
quí llegí la carta del Rey, entregantli seguidamcnt la que 11 anava 
endrepada. 

Ramón de Monteada respongué, que no o])osan'a cap dificultat en 
servar les treves imposades per lo Sobirá, si en Pere de Monteada, 
qui era cap d' aquella baudositat, les volía servar. 

No satisfentli á Sala aquesta resposta, lo requerí perqué, á despit 
de la circunstancia que aduhía, guardas los treves segóns raanava 
Anfós II, tota vegada que á axó hi venía obligat per los Usatges de 
Catalunya. 

Sense perdre temps, ja cumplimentada sa missió á Sos, partí la co- 
mitiva deis missatgers reyals, en lo mateix dissapte, dirigintse vers la 
vila d' Aytona. A la plassa de la vila hi trovaren á Pere de Monteada, 
á quí r escrivá Pere de Barcelona llegí y entrega la carta del Rey, 

Respongué Pere de Monteada, no trovarse aparellat á guardar 
treves si no eren posades per lo Rey flns á la festa de Nadal y sí pre- 
viament no les aprovava en Berenguer d' Enten(ja y sos valedors, es- 
pecialment Domingo Aragonés y Berenguer de Valencia y los homes 
que aquests teníen á son eomandament. També volía que s' entongues 
compres en elles, lo fet de Seros y tot lo que ell posseia, de qual apro - 
bació li 'n constas per carta de Berenguer d' Enten9a y finalment, que 
les treves fins á Nadal, les aceptas Guillém de Monteada, en la guerra 
que tenía ab n" Entonga. 

Es evident esser lo propósit de Pere de Monteada, buscar subter- 
fugis per no obeyr la disposició del Rey. Mes Guillém Sala no era home 
de dexarse enganyar per sutileses: fldel cumplidor de les ordes d' An- 
fós II, lo requerí de part del Rey, que, á despit d' aytals observacións, 
acates les treves reyals, majorment fentles servar lo Sobirá fins á 
Tots Sants, á Berenguer d' Entonga y á sos valedors, 

Altre vegada repetí Pere, la precedent resposta y tant ell com 
Sala, se 'n fereu donar testimoni notarial per 1' escrivá Barcelona, 
qual testimoni firmaren, lo militar Roraeu de Gurb, lo prebere Ra- 
món de Palau y lo texidor Nicolau d' Almenar, tots tres vehins d' 
Aytona. 

A r endemá, diuraenge 7 d' agost. Sala y Barcelona se presentaren 
á la vila d' Aseó, en busca de Guillém de Monteada. Lo trovaren en 
certa plassa al costat de les cases de la Abadía^ y allí 1' escrivá Barce- 
lona, li llegí y entrega la carta reyal. 

Guillém, de moment, no hi volgué res contestar, dient que aquell 
mateix día, després de dormir la mitjdiada (post dormicionem) , crida- 



per hüs quod uobis circa predicta duxerit refferenda, Nos etiam easdem ^reuffnas snb 
eadem forma mandamus approbari et obseraari per nobiles supradictoB. Datum Ilerde 
nonas angustí anno domini M° CC''LXXXIX°.> 

1904 15 



226 F. CARRERAS Y CANDI 

ría á concell á sos cavallers y deliberarien si 's devien observar ó no 
les tais treves. 

Hagué d' esperarse, donclis, lo missatger Sala. Mentres recorregué 
la vila d' Ascó^ observa la activitat ab que 's porta ven á terme apare 
llaments militars. Vegé com Guillém de Monteada y altres ^cavallers, 
manejaven gamberes, cuxeres, perpunts, ballestes y demés armes (1). 
Era pública veu, que tais preparatoris se feyen per dampnificar á 
Berenguer d' Enten^a. 

Dormida la mitjdiada, Guillém de Monteada bagué parlamcnt ab 
sos cavallers, en presencia de Sala aplegantse en una de les cases que 
á Aseó poseía en Pere Xen^ 

Monteada, dirigintse á Guillém Sala, li pregunta si li serien entre - 
gats diners ó pcnyores suficients, per respondre deis perjudicis y danys 
que havía rebut de n' Entenija, duraut altj-es treves precedentment es- 
tablertes per lo Rey. Respongueli Sala, que res d' axó s' anava á fer, 
sino que lo Sobirá, ja conexería en son degut temps y lloch, d' aquesta 
reclamació, resolent lo que 'n sigues Just y equitatiu. 

ManifestA en Monteada, com promptament parlaría ab Ramón y 
Pere de Monteada y ab altres amichs, sobre si devien ó no observarse 
les presents treves, trametentli la resposta á Anfós II, per un missat- 
ger seu. 

De tant manifesta y descarada manera se discutía y desobehia la 
autoritat del Rey, per la noblesa catalana del segle xiii. 

Sala, requerí á Guillém de Monteada en nom del Rey, á que apro- 
vas y fes observar, sens cap empatx, les treves estatuydes, en confor- 
mitat ais preceptes deis Usatges de Barcelona. Y hu y altre se feren 
donar testimoni de lo ocorregut en dita entrevista, presents al acte los 
militars Romeu de Frexa y Pon? de Pax, autorisantlo ab ses sig- 
natures. 

Cumplimentada la part de la sua missió en lo que pertocava ais 
tres Montcades, Sala devía passar á fer lo propi ab los tres Entences. 
Sempre acompanyat del escrivá Barcelona, un dimarts 9 d' agost, 
arriv.-l á la vila d' Alcoleia, ribera del Cinca, hont estava Berengueró 
d" Enteu^a, lo flll segón del senyor de Mora y Tivisa, trovantlo en les 
cases de Gil de Bielza. Forenli notificades les treves reyals en la ma- 
texa forma que ais Montcades y respongué aprobarles y observarles, 
segóns ho preceptuava lo Solñrá. Li Iliuraren testimoni del acte, flr- 
mantlo com á presents, Gil de Bielza y dos escuders de Berengueró 
nomenats Arnau de Bielza y Pere de Camarasa. 

Per finalisar esta missió, arrivá, Sala, á Mora, hont ja no iii trova, 
ni á Berenguer ni á Guillém d' Enten(?a, per haver sortit á ajuntarse 
ab r exércit d' Anfós II. De IMora so n torna á Alcoleia y al día se- 
gücnt arrivava á Lleyda. Descansa allí uns quants dies y feu la vía de 



(1) Manejaiian Camberiaa et Cuxeriaa et Perpunts et balliítas et alia arma. 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DK PRADES 227 

Cerdanya, hont sabía que s' hi trovaven los dos Entences, pare y fiU. 
Axis fou, topantlos en lo siti de Ribes. Y quan anava á notiíicaishi en 
deguda forma, que lo Monarca 'Is lii havía establert treves ab los 
Monteados^ li fou dit, que tal diligencia resultava inútil puix lo lloch 
de Mora acabava d' esser talat y saquejat per les hosts deis Montcades 
y deis Templers. 

A fi de seguir ab ordre y claretat la present narració exaniiném 
ara que feu Berenguer d' Entenga, després ([ue s' aparellá á entrar 
en campanya ab lo Rey. 

Com ja tením dit, á Mora lii reuní alguna gent y en la primera de- 
cena d' agost, sorcí cap á Apiera, hont hi devía aplegar ab sa host, 
alguns altres cavallers. Deturá en esta vila, á fí de posarse d' acort 
y rebre ordres del Sobirá, qui ja estava en camí de la frontera. 

En sa companyía n' Enten^a portava un contingent de poch mes 
de vuytanta cavallers Es sapigut que, ab cada cavailer armat, hi 
anaven los corresponents peons ó servents, que li donaren auxili en 
lo combat y remataven al enemich que queya ferit del cavall. També 
s' entrometíen en les Iluytes y ab permís deis seus senyors ó cavallers, 
anaven á fer corregudes ells tots sois. Aximateix les tales deis llochs 
enemichs, estaven especialment encomenades á los dits servents ó 
peóns. 

Durant la breu estada que feu Berenguer d' Enten^a á Apiera, rebé 
una carta de sa muller Na Gaubes, quí havía quedat en lo castell de 
Mora ab alguns fidels servidors, entre los quals s' hi comptava Pere de 
Sant Martí, donantli compte com proseguíen Templers y Montcades, 
en la concentració d' elements de guerra. 

Contrariat per aquesta nova, Berenguer, encomená á son majordom 
Bernat Vidal, que posas en mans del Rey una carta acompanyatoria de 
la tramesa per Xa Gaubes. Vidal trova en la ciutat de Cervera al rey 
Anfós II y les hi entrega. En sa carta, Berenguer s' excusava de se- 
guir 1' exércit reyal, per acudir á la defesa de sa familia y bens, ata- 
cats per sos enemichs. 

De cap manera convenía al Monarca se li separas la host de 'n 
Enten^a y axis li feu dir que, per motiu algú no retrocedís en son camí, 
ja que no creya succehis lo que li anunciava Gaubes, per quant havía 
trames á hu de sos escrivans al Mestre del Temple y ais Montcades, á 
fl d' imposalshi treves en son nom. Feu encara mes: ordoná al Prcpósit 
de Solsona que axis ho escrivís al propi Berenguer, mentres sortía un 
porter reyal en busca deis Montcades y deis Templers, por reiteralshi 
la orde de no dampnificar ais Entences ni áson territori 

Retorna, Vidal, á Apiera, portant á son Senyor la lletra del Prepo- 
sit, prometentli en nom del Sobirá, que, per cada diner de dany que 
li ocasionasen, faría lo Rey, n' hi pagassen vint. La carta portava lo 
sagell secret d' Anfós II. 

Entenpa no podía res oposar y per greu que li sapiguésy per ansiós 



228 F. CARRERAS Y CANDI 

que estigués de lo que podría esdevenir á sa muller y á sos llochs, 
sortí d' Apiera lo divendres 12 d' agost, fent nit á Manresa, en quin 
día Anfós II havía exit de Berga per arrivar á Puigcerda. 

Lo dissapte 13 d' agost, Entenga ana de Manresa á Berga, de ma- 
nera que sa host portava dos jornades de retrás á la del Rey. A Berga 
1^ esperava Pere Marques, fentli entrega, en nom d' Anfós 11^ de cent 
áureos en paga de son salari_, ab quin diner, allí mateix s' aprovisiona- 
ren de vitualles per la campanya. 

Lo diuraenge 14 d' agost, feren nit á Bagá y al següent día festivi- 
tat de la JMare de Deu, arri varen al carapament que '1 Rey d' Aragó 
tenía posat junt á la vila de Puigcerda, quina població pertanyía al 
Rey de Mallorca. 

Aquella campanya no tenía per objectiu ampararse de la capital 
Cerdana, ja que lo campament sigue alsat de davaut sos murs, plan- 
tant les tendes a! coll de la Perxa, lo dimars 16 d' agost de 1289 (I). 
La nit del dimars, lo servey de ronda y vigilancia del campament, 
corregué á compte de Berenguer d' Enten^a. 

Lo dissapte 20 d' agost, del coll de la Perxa passaren á ocupar 
cert petit castell y lloch perta^nyent al Comte de Foix y del qual cap 
testimoni ne recordava lo nom y sois un manifestá nomenarse Liga. 
Axó prova la poca importancia que tindría y per consegüent no es d' 
extranyar hage escapat, aquesta possessió del Senyor Pirinencli, á la 
perspicacia de son historiayre Baudon de Mony, al reproduyr, en una 
curiosa planta topográfica, tot lo que tenía á Catalunya (2) 

Anfós II, sois permanasqué á Liga una Jornada, presentantse lo 
diumenge 21 d' agost, davant lo castell de Ribes, ocupat per sos ene- 
michs. La ocupació d" aquest castell se veu era lo fi primordial de la 
campanya empresa en la frontera. 

En les derreríes del segle XIII, era Ribes, una de les plasses de 
mes valía deis Pirineus, per sa posició fronterÍ9a y allunyada de po- 
blacións importants. 

Una nova per demés curiosa y contemporánia del temps que 'ns 
ocupa, ja que pertany al any 1292, nos fa á saber en que consistien 
les fortaleses de Ribes. Es, certa informado feta per dos delegats tra- 
mesos, per lo Rey, á la frontera catalana, á fl d' inspeccionar y ente- 
rarse del estat de nostres castells. 

Hi havía á Ribes, en 1292, ó siga tres anys mes tart .deis fets que 
aquí s' están desenrotllant, lo castell, la bastida major, una torra prop 
la bastida y les coves. 

Com es posible que molts de nostres Uegidors no sapiguen lo signi- 



(1) Advertim que no hi ha uniformitat en les declaraoións deis testimonis res- 
pecte á aquest día. Pon^ de Riudefoix consigna esaer lo 16 d' «gost mentres que G. de 
Cegunyoles din era lo 17. Com lo primer sembla estar de tot mes euterat, 'as atenóm 
á lo que ell diu. 

(2) Relationslde Foix avec la Catalogue ?olum. I. 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 229 

ficat de la páranla bastida nos permeténi dóname alguna noció. A des- 
pit d' existir la mateixa páranla en la llengna castellana, S(m significat 
era en abdues raolt diferent. Mentres que, segons Covarrubies los cas- 
tellans enteníen per bastida, solsament les torres grolleres de fusta, ab 
les que 's combatíen castells y cintats raurades, A Catalunya també 
equivalía á fortalesa provisional ó Ceta k mitges, profitant les condi- 
cións naturals del lloch. Tant se solía construir per la defensicj d' una 
vila, com per la sua expugnació (1). 

Com exemple iguahnent contemporani existeix la informació del 
1 292, dlent que Bernat de Cabrera, Bernat la Clusa y Huguet de Perdigó, 
havíen bastida la roca Grellera del terine de Terrados y essent presa 
per Dalmau de Rocabertí volgué legalisar sa situado demanantne es- 
tabliment al Sobirá, per sa calitat de senyor y propietari de les roques 
y altures estrategiques. Llavors la 6así ida déla Roca- Grallera bagué 
castlá y en 1' any 1292, comptava ab den homes d' establida ó guar- 
nició (2). 

Les bastides han donat nom á algunes poblacicns formados al redós 
deis cims ó llochs hont s' alearen aytals fortaleses provisionals. En lo 
Pallars hi han La Bastida de Sort, La Bastida de Bellera, La Basti- 
déta.^rop de Corroncuy y la bastida de Tolo (a. 1396)-, altre Bastida 
está en lo Roselló, entre Arles y Prades, etc. 

Per defensar les fortaleses de Ribes se neccssitaven, en 1' any 1292 
segons establiren los delegats militars del Rey, setanta hun homes 



(1) A. 1233.— Al sitiar ViUena Jaame I, diu la sua Crónica «E pnys lo comanador 
Dalcani? ab los frares e ab almugavers faeren una bastida a Billena.» 

En Ja propia conquesta de Valencia, al tractar de sitiar Xativa Jaume I, se llegeix 
«E quaQ haguem menjat enviam per don Rodrigo Licjana e dixem li: Don Rodrigo 
hoíam missa mayti, que nos hauem aesmat I. pug que creem que sera bo a bastida» 
«e Deu5 dor ans ^na alquería al peu del png en que haaia molt bona for^a e laygna 
dun riu que li passaua al peu aixi con nos hauiem mester e aqui faem nostra bastida 
(Libres deis feyts.... d' En Jacme lo Conqueridor, nom. 315, 3¿1.) 

A. 1281.— La Bastida del Infern situada prop los castells d'Hostoles y de Cabrera 
(Registre 50, foli 149, arx. Corona Aragó.) 

A. 1283.— En una revolta d' Aynsa mana lo Rey á Ramón de Molina «quod faciat 
destruí bastidas quod per homines bandorutn de Aynsa facte sunt ibidem ita quod non 
sint u« 1 remaneant decetero stabilite et faeíatís tornari carrerí as ín statu ín quo erant 
primi faciendo inde barrerías remoueri» ^Regis^^re 43, fol. 43, aix CoronaAragó ) 

A. 1301 —Al sitiar Aman d' Espanya lo oastell de Lort (Pallars) lo sitiador construí 
una bastida pio^ del csLStelL- -{Relations de Foíx avec la Catalogue, Baudon de Mony, 
voL I, pl 818.) 

A. 1314.- Dalmau de Totzó sítíá, Copliure hont hi «feu aqui una bastida e estecb so- 
bre ells» (Cróniea del rey en Pere lo Cerimoniós.) 

(2) cDiluns qui fo sendema de sen Matheu fo en Gauseran de mírales ab en Gau- 
seran de canelas per manament del seyor Rey ab en Dalmau de roca berti a lesgleya 
de terades et demanans et requests ñus que li desem establlment a la roca grelera 
quen bernat de cabrera et en Bernat za clusa et nuget de perdigo auien bastida et en 
Dalmau auia las presa deis nos no pogem tornar al bastida a esmat et auengem nos 
ab en Dalmau de roca berti que com lo senyor Rey iages uist quey estagesen X seruens 
enoontínent fem uenír deuant nos En malgnres castela de la bastida et jura que 
tendía aquí X seruens continuament En lestablida et que non ixírien sino per seruey 
del oastel» {Colección de procesos. Legajo l ° ailos 1291 á 1303, n." 3. Arx. Cor. Aragó.) 



230 P. CARRERAS Y CANDI 

distribuits de la manera següent: vint y cinch al castell; trenta á la 
bastida major, vuyt á la torra de prop la bastida y vuyt á les 
coves (1). 

Arrivat, Anfos II, davant del castell de Ribes, hi posa siti en forma, 
puix no s presentava fácil empresa la sua ocupació inmediata. 

Estant en les operacións del siti, pervingué al campamentun vehí de 
Mora, de nom Berenguer de Roda^ en demanda del cavaller Beren- 
guer d' Entenca. Lo missatger era portador de males noves. Per ell 
rebé, lo capdill cátala, una carta de Na Gaubes comunicantli, com los 
Templers y los Montcades, formant gros contingent de peons y cava- 
llers, havíen entrat y talat lo lloch de Mora. 

Llavors Entenca se determina á dexar la host reyal y corre á cas- 
tigar ais invasors de la sua térra. Convoca á sos cavallers, manif estant- 
íos sa resolució. Ab intent de despedirse d' Anfós II, entra en sa tenda, 
pié d' ira, ab la carta de Na Gaubes á les mans. 

Enterat de son contingut, lo Monarca, se mostrá altament ofés 
de lo que havíen fet Templers y Montcades, en tant, que digué á Be- 
renguer conceptuar dita tala é injuria, com feta á ell mateix y per 
consegüent, li faría restituir vint per hu. Mes de cap de les maneres 
consentí en que se separes de les operacións militars d' aquella 
campanya. 

Curios es consignar lo que refereix un donat del monestir d' Escarp, 
Pere Manch, quí seguía la host d' Entenca, afirraant, que, la corre- 



(I) Kn 1' any 1292, dnrant la guerra ab los reys de Mallorca y de Franca, Jaume II 
trámete delegáis per reconexer los castells y forces del Empurdá. listos declararen 
que hi devlen ha ver per la saa estalilida los servents ó guardiáns que s continúen: 

Sant Llortns, 30 homes. 

Qner-roig, 70 homes y 2 mastios. 

Quer-manaon, 12 homes. 

Llers, 15 homes. 

Montroig, 18 homes 

Bassa-goda, 10 hornea. 

S. Llorens 9a Muga (castell), 8 homes; (torra sohre la vila), 4 homes; (vila), 35 homes 

Terrados (bastida de roca grelera;, 10 homes. 

Roca-bruna, 8ú homes, 

Vila-llonga (torra), 5 homes 

Roca de Pelencha, 10 homes. 

Camprodón lesgleya), 23 homes 

Cftvaleta castell), 12 homes. 

Possa deis Camps, 20 homes. 

lUbes (castell), 25 homes; (bastida major), 30 homes; (torra prOp la bastida), 8 homes; 
(á les coves), 8 homes. 

Cabrenys (castell), 38 homes. 

Corsavl (torsa), 25 homes. 

Montdoys (roca), 19 homes. 

Montalba, 16 homes 

Falcó, 12 homes. 

Ariet, 6 homes. 

Sala deis Orts. 

(Colección de procesos. Legajo 1° años 1291 á 1803 nom. 3, arx. Corona d' Aragó), 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MOXTA.WES DE PRADES 231 

guda deis Templers en terres de Mora, feu exclamar al Soblrá, que, 
puix lo Temple auava contra cristians, tot lo mon anirín á mal y (jue 
ell no regnaría, si tal exeés no castigava (1). 

Per molt que li dolgués á B^renguer, no pogué acudir en socors do 
Mora Resta eu la expugnació de Ribes, empresa una mica llarga, puix 
dura de quinze dies á tres setmanes. Já rendit, lo castell á Anfós II, 
en la primera decena de í^'etembre, conceptuant terminada aquella 
carapanya, IlicenciA scguidameut son exercit. 

Arbert de Mediona ab molts d' altres cavallers, partí del carapa- 
ment reyal lo dia de la entrega del Castell, ó á mes tardar 1' endemá, 
en direcció á Barcelona. Lo Rey sois hi atura dos dies, retornant á la 
Capital ab lo fort de son exercit. 

Avants d' arrivar á Monteada, Guillém d' Entenga, ab onze cava- 
llers, se separa de la host y feu la vía del castell de Mora. Son pare 
no 's mogué del seguici d' Anf'ós II. entrant ab ell á Barcelona, á recu- 
Uir los llors que lo poblé tributa ais capdills victoriosos. 

Tot seguit lo Monarca trámete de nou al escrivá Guillém Sala, 
al Mestre del Temple, ab una carta, que 's suposá sería citació 
reyal. 

A poch de trovarse instalat, lo Rey, en son paiau de Barcelona,, li 
vingué un missatge de que Jaume de Mallorca y lo Comte de Foix, 
anaven á combatre lo castell de Ribes. Ánimos é infatigable Anfós II, 
sense mes esperar, se posa novament en canií de Ribes ab la host que 
tenía encare aplegada en part. Mes al passar per Vich, bagué conexe- 
ment de que 's tractava d' una falsa alarma, retornant á Barcelona, 
sense que may, en estes contramarxes, dexás sa companyía Berenguer 
d' EntenQa. 

Tampoch se mogué, aquest, del costat del Sobirá, en los dies que s' 
estigué á Barcelona. Aprés 1' acompanyá á les Corts generáis de Mont- 
só. no retornant ab sa familia fins que les Corts sigueren finides. Les 
presents Corts foren continuació de les que 's devien teñir en juny de 
1288, prorogades dues vegades (la derrera á S. Miguel de setembre de 
1288) y que no s' arriváren á reunir. Convocades novament, al setem- 
bre de 1' any 1289, ab 1' obgecte de tractar deis auxilis necessaris á les 
guerres que lo Rey d' Aragó mantenía ab Franca y Castella, Uavors 
tingueren efecte, dites corts segous ne depenja del present procés, 
corroborant lo que já diuhen les histories (2), 



(1) «Et tune respondit ei dominas Eex quod ex quo Templnm uadit contra xptia- 
nos ooncedebat qnod totas mandas iria a msl et iixit quod nanqaam regnaret nial 
hoc oastigaret». 

(2) Colección de Cortes de los antiguos reinos de España, publicada en 1855 per la Eeal 
Academia de la Historia 



232 F. CARRERAS Y CANDI 



III 



Templers y Montc^Jes ajusten llurs horts (jgost de 1289). -dobles y frares que 
hi estigueren. — Cavalcades y tales del terme de Mora — Inutils esfor(;os per entrar 
en la vila, en lo castell y en lo colomer d' en Vilabertran.— Combat del puig del Es- 
pertel. — Dampnatges á Tivii;a.— Arriva á Mora Guilléni d' Enteni;a. — Anfós II mana 
formar procés de tot, en 1289. — Mort d' Anfós II Jurant les actuacions (1291), 

Explicat tot lo referent á la ca-mpanya de Ribes y al paper que hi 
representa Bereng'uer d' EntenQa, tením de retrocedir alguns dies y 
trasladarnos á les montanyes de Prades hont rependrém la relació deis 
presents fets, desde que 1' escrivá reyal Guillém Sala, cumplí la co- 
manda d' Anfós 11, d' imposar treves reyals ais Montcades y ais En- 
tences. 

Los preparatoris guerrers prosseguiíen com si tal cosa, dirigits per 
los Montcades y los Templers. Una vegada aparellats á la empresa, 
caygueren les dugues hosts expediciouaries sobre lo terme de Mora. 

La primera correguda se feu lo dijous 11 d' agost. Fr. Berenguer 
de Sant-Just mestre del Temple, ab quaranta cavallers y tres mil peons 
armats, entra en lo terme de Mora. Lo distintiu de la orde, la sua sen- 
yera vulgarment coneguda ab lo nom de lo balea, se vegé onejar en só 
de guerra. Tenía, aquesta, dos colors, blandí en una cara y blíiu en la 
contraria, campejant en la primera la roja creu que 'Is disting'ía (1). 

Com se veu donchs, los Templers no dubten en pendre la iniciativa, 
tal vegada obeint ais plans aíjuells diesconeertats,en ses entrevistes ab 
los Montcades. Se sap positivament tingueren conferencies lo coma- 
nador de Miravet, ofici llavors exercit per Fr. Pere de Tous, ab Fr. G. 
de Puignaucler (qui resulta anomenat per testimonis del procés, coma- 
nador d' Aseó y que segons cert inventan manuscrit (2) seria comana- 



(1) Diuhen diferents testimonis ab referencia al 6(i/crt: «vexiUum vocatum l)a)<?a 
quod erat ex vna parte álbum et ex altera blau» <quod quidam signum bal^anum est 
ex vna parte nigrum et ex altera álbum nec recordatur tamen si erat ibi orux rúbea.» 
«vnum vexillum Templi tamen cam signo crucis mb^e et cum campo albo.» 

(2) En un Ilibre dol arxia del Gran Priorat de Catalunya de la orde de Sant Joan 
de Jerusalem qual litol mes modern es Inventarts ó degapropis de las casas del Temple de 
Arago y Valencia, s' hi llegeix la seguent llista de Gomanadors, precisament pertanyent 
al any 1289. Despraciadament bi falta lo comenoament. 

Fr... . lui Comanador de Gardeny, 

Fr. A. deTimor Castellá, de Montsó. 

Fr. P. de Vilalba Comanador d' Osea. 

Fr. P. de Gardiola Comanador de Pina 

Fr. G. de Puignaucler Comanador de QaragOQa. 

Fr. Joan d' Abella Comanador de Boquiyonic. 

Fr. Joan de Siest Comanador d' Aviessa. 

Fr. Arnau de Torroella Comanador d' Ambel. 

Fr. Bernat de Barbará. Comanador de Calatayut. 

Fr. Poní? de Pontons Comanador d' Alfambra. 



ENTENCES Y TEMPLERS EX LES MONTAXYES DE PRADES 233 

dor de QaragoQa) y alguns altres de la Orde, en les viles d' Aseó y 
RibaiTOja, ab los Montcades. 

No 's pot duptar, per los fets que després se desenrotlláren, que fou 
convingut y estlpulat reunir una nonihrosa host á fí de caure potent- 
ment daniunt deis territoris pcrtanyents á n' Enten^a, com plajea de- 
vastadora. Si la empresa no Ms sortí del tot be, puix diutre les viles y 
castells de Mora y de Tivi9a, no hi pogueren entrar, seo;ons mes avant 
dirém, fou degut á la previsió de Berení^uer d' Entonga. Com los pre- 
paratoris de la ir.vasió se feren molt anticipadament y arrivaren á 
conexement de u' Entenca, era natural, que, al partir á la guerra de 
Cerdanya, dexás avituallada y municionada la sua térra. 

Lo divendres 1-2 d' agost de 1289, 90 es ais cinch dies de la entre- 
vista entre Guillém Sala y Guillém de Monteada, en la qual aquest 
manifestá respondria per escrit al Sobirá en lo pertocant á les treves, 
aparegué Monteada, per lo camí que d' Aseó vá al castell de Mora, 
armat de totes armes y en só de guerra, seguit per 25 cavallers y 500 
peons Aquella host acudía á aplegarse ab la del Temple. No feu me? 
que passar de llarch per Mora ocasionanthi poch dany. 

Avans d' entrar á Beni^anel, llocli designat per aplegarse les dife- 
rents hosts y hont já s' hi trovava lo Mestre del Temple, alguns cavallers 
d^ esta milicia, sortiren á rebre á Guillém de Monteada. 

Ab aquests preparatoris á la vista, no cal dir sí los de Mora ^s po- 
sarien alerta, tancant llurs bestiars y obgectes de valor en llochs se- 
g'urs, aparellant los utils de combat y posant guaytes per tot arreu, que 
los avisassen al moment d^ acostarse lo perill. 

Lo dissapte 13 d' agost, ó siga lo dia que Berenguer d^ Enten9a fe- 
ya la jornada de Manresa á Berga, aparegué Pere de Monteada á Mora 
per la vía d' Aseó, al enfront de la sua host composta de vint y einch 
ó trenta cavallers y uns sis cents peons arraats^ ab la bandera dita deis 
pans de Monteada extesa. Exírenlo á rebre Guillém de Monteada y los 
Templers, en nombre de quaranta á cinquanta cavallers armats. 

Les tres hosts juntes formaren un contingent fort d' uns vuytanta 
cavallers y quatre mil peons, en lo qual s' hi veyen enejar molta va- 
rietat de banderes. 

No solsament eren, los cavallers, qui solien portar senyeres esteses 
sots les que hi aplegaven llurs hosts^ sino (jue les poblacións feyen con- 



Fr. Jaume d' Uluga Comanador de Vilel. 

h'r. Eximen de Llanda Comanador de Cantavella. 

Fr. A. de Oasteylig Comanador de Castellot. 

Fr. G. de Miravet Comanador d' Orta, 

Fr Bg. de Vallvert Comanador de Ribarroja. 

Fr P. deTcus Comanador de Miravet. 

Fr. Bernat de Rocamora Comanador de Tortosa. 

Fr Bernat de Pineda Comanador de Xivert. 

Fr. M. de Lison Comanador de Burriana. 

Fr. Joan Peri? Comanador de Valencia. 



234 F. CARRERAS Y CANDI 

semblant, acullint á llurs habitants en cas de guerra, sots distintius 
propis de cada una ó millor dit, menant banderes ab la ensenya de la 
localitat, les quals, en lo Uenguatge de llavors^ folien esser conegudes 
■per penons d' albergada, l^íom que precisava la cosa d' una manera 
justa y sonora equivalent á penons que albergaven ó recullien k son 
entorn, ais d' una matexa procedencia. 

A mes deis bal9áns y de les senyeres deis Montcades, hi onejaven 
nombrosos penons d' albergada de poblacións que lo Temple posseliía 
en les montanyes de Prades y ribera del Ebre. Les declaracións del j^ro- 
cés mostren hi concorregué gentdc Gandesa, Corbera, Aseó, Orta, Mira- 
vet, Cantavella, Batea, Vilalba, Ribarroja y Qalfatera ó Qa Alfatare- 
lla, ó La Fatarella, com se diu vuy en dia. Tots aquests pobles havien 
rebut agravis deis Entences, per manera que, tenint en compte 1" es- 
perit de la época, apronta ven ab agrat aquella ocasió que se 'Is presen- 
tava de pendres la justicia per sa propia má. 

També figuraren en la host invasora, uns quinze frares del Tem- 
ple, la major part d' ells joves, los quals eren facilment reconeguts per 
les blanques vestimentes de la Orde. No hi fou vist lo Mestre del Tem- 
ple. Los noms deis frares que prengueren part en aquests acontexe- 
ments son^ Fr. Eximen de Lienda comanador de Cantavella, Fr. Ra- 
món de Bell-lloch á qui un testimoni suposa esser comanador de Va- 
lencia y altre comanador de Tortosa, pro que no resulta axis del In- 
ventan de 1289, Fr. Pere de Redorta, Fr. Guerau de Cleriana, Fra 
Puignaucler comanador d' Aseó, Fr. Pere de Tous comanador de Mi- 
ravet, Fr. Albanell, Fr. Castellet, Fr. J. de Vilalba, Fr. A. de Torroe- 
11a, Fr. Dalniau de Timor, Fr. Roderich de Liíjana, Fr. Simón de 
Blanes, Fr. R. Berenguer, Fr. R. Olivar, Fr, A. de Caraporells, Fra 
Galceran des Guals, Fr. Berenguer de Cardona, Fr, ... de Banyuls, 
Fr. , . de Miralles, y Fr. ... Sendaniel, comanador de Xivert qual ti- 
tol está en desacort ab lo comanador que consta esser de Xivert 
en lo predit inventari. 

Esplica, lo militar Arnau de Gurb, testimoni deis fets que aquí ^s 
ressenyen, puix seguía á Pere de Monteada, que lo Comanador d' Aseó 
anava armat d' una ballesta, la qual, en la gran tala y siti de Mora, 
dexava á tots los qui ab ella volien tirar dintre la vila (1). 

Lo dissapte 13 d' agost de 1289, tingué lloch la gran invasió de 
Mora efectuada pertant potent exercit. Se posa siti á la vila y se tala 
tota la horta del castell. 

Lo diumenge 14 d' agost, se prosseguí expugnant la vila y talant 
lo terme. 

Lo dilluns, diada de la Mare de Deu d' agost, si bé seguí la ex- 



(1) « Fnit in dicta t«la dictns Comendator de Azchon armatus et cum ballista quam 
portabat quHmqnidem baUistam tradebat illis qui volebant trahere cum ea juxfca ba- 
rreriam viUe de Mora.» 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 235 

pug-nació de la vila, uo 's feu tala alguna en lo terme, tal vegada en 
celebrado de la festivitat de la Verge. 

Durant vuyt dies proseguiren talant Mora, essent dampnificades 
una y altre vora del Ebre, arrivant los invasors fins á la Cenia. 

Totes les tentatives fetes per apoderarse de la vila de Mora, resul- 
taren inutils. La defesa ana ben dirigida y sos vehins no resultaren 
may sorpresos. Tampoch pogueren res ab lo castell. 

L' exercit invasor se solía recullir en lo lloch de Beni^anel. Allí los 
hi eren procurades provisións tant ais habitants de les poblacións del 
Temple, quan ais qui seguien la host deis Montcades. Fr. Albanell era 
r encarregat de fer aytals repartinients: ell los hi donava pá, vi, carn, 
diners per comprar queviures, cándeles y tot lo demés necessari á la 
vida. JMoltes de les provisións, especialmentlo forratge per los animáis, 
era trames de Miravet. 

Durant la primera tala de Mora, 90 es, ais quatre dies de comensa- 
da, corregué la veu en la host invasora^ de que Berenguer d' Enten9a 
s' havía deturat en Panadés, ab proposit de retornar á son territori. La 
alarma fou deguda á certa carta d' un militar afecte á en Guilléra de 
Monteada, nomenat Pere de Moya, lo qual trovantse en Panadés, ho 
avisava á est capdill. Ais tres ó quatre dies, rebía Monteada una sego- 
na Uetra del propi Moya, avisantlo de la partida d' en Berenguer ab 
sa host vers la Cerdanya. Feren corre la veu, entre la gent del Temple 
y deis Montcades, de que, no disposant, Be enguer, de forses bastants 
per combatrels, havia mudat de proposit y determinat passar á la host 
d' Anfós n. 

S"* afirma que aquesta nova feu exclamar al Comanador d^ Aseó, di- 
rigintse á la sua g'ent, ara podets talar a vostra guisa. Los cavallers 
já no temeren esser contradits ni atacats, per la poca gent que, tanca- 
da en los murs de la vila de Mora ó dintre les muralles del castell, no 
havia manera de pendre la ofensiva. Axis donchs, s' alleugeraren de 
les armadures, posantse sois escut, capell de ferré y espatlleres, dexant 
molts d^ ells los asberchs y uo armant los cavalls (1). 

Val la pena de consignar cert incident que esplica un tal A. Escu- 
der, de Seros, quí era de la part deis Entences, per pertanyer, Seros, 
á Gaubes. Hi havia prop de la vila de Mora, en despoblat, un colomer 
qui era d' en Jaume de Vilabertran, Construits, la major part deis co- 
loniers d' aquell temps, de bon material, sense porta, y ab les demés 
condicións ab que 's solien edificar les torres de defesa, ó guaytes, en 
cas de necessitat, podien molt be utilisarse com fortaleses. Axis es que 
lo d' en Vilabertran serví per encastellarshi alguns ballesters de Mora. 
Lo colomer se vegé atacat y sos defenedors, que no tindrien mala pun- 
tería, feriren, ab trets de ballesta, á alguns deis qui los combatien. Axó 



(1) «Qaando intrabant talam non portabant a9berch8 plores ex ipsis neo armabant 
eqaOí:.> 



236 F. CABRERAS Y CANDI 

vist per Pere de Monteada, obliga ais atacants á abandonar sa empre- 
sa, dient que dexessin en pau ais del colomer, puix no podien reportar- 
ne honor de fer mal en dit lloch 

Acabada la primera tala de Mora, passaren á damnificar lo terme 
de Tivi^a, pertanyent igualment ais Entences Uns vuyt ó deu dies du- 
raren les tales d' aquest lloch, y per tant s' escaygueren en la derrera 
decena del mes d' agost. 

En Sant-Martí batlle de Mora, al haverne conexement, corregué en 
ajuda deis tivisenchs ab alguna gent d' armes. 

Com Ilavors, los invasors, tenien massa lluny la població de Benita 
nel, sereculliren á Genestar. 

Se cita un episodi de les tales de Tivi^a, del que 'n fou actor lo 
Bort d' Urgell Comanava, lo Bort, una partida de dos cents peons, ab 
latine, per sorpresa, pogué apoderarse de molt bestiar menut, supo 
santse arrivaría á mil caps. Al enmenarsels al campament, fou perse- 
guit per la gent de Tivipa que, sabedora del fet, tractá de recobrar la 
presa,, dirigint la acció lo batlle de Mora en Sant-Martí. 

Lo Bort y sa gent hagueren de fugir per escapar á sos perseguidors. 
Com se vegessen apurats, se refugiaren al cim d' un puig de dit terme, 
nomenat puig del Espertel, hont s' hi feren forts. En sa fúgida, abando- 
naren ais tivicenehs nou bous y vint ó trenta caps de bestiar menut. 

No desistiren de son proposit de recobrar tot lo bestiar, los de Ti- 
vica, sino que, conceptuantse de major potencia, puix eren cinch cents 
peons ab cinch cavallers, envoltaren lo puig y lo combateren. 

N' Urgell creyentse perdut, tractá de treure partit de sa mala situa- 
do: y suspenent les hostilitats, comensá á pactar ab los sitiadors. Lla- 
vors^ ab un vehí de Tivi(?a de nom Borras de Pegueroles, se feren les 
negociacións. Concerta ven aquesta ab condicións de que lo dexassen 
anar Iliure y ell retornaría lo bestiar robat. 

Estant en ests parlaments, vegé venir á la carrera una colla de 
cavallers, que, quan nota portaven al aire lo haiga, comprengué venien 
en sa ajuda. Efectivament, eren vint cavallers del Temple y deu de 
Miravet, Beni(;anel y Genestar, que caygueren damunt la gent de Ti- 
vi^a per desbaratarla, 

Llavors lo batlle Sant-Martí, vehent fracasada la empresa, se retra- 
gué á TiviQa, mes perseguit per los cavallers, hi fou mort un home 
nomenat Bereuguer Vidal y los cavalls deis militars tivií?enchs Arbert 
de Vernet, Dalmau de Vilafranca y d' en Fonollar del Llobregat^ é hi 
feriren lo d' en Ayguaviva. 

IIu deis cavallers d' en Monteada, qui prengué part en la tala de 
Tivi^a y que, si no la dirigí no se 'n falta gayre, sigue Romeu de 
Gurb. Tenía, en Gurb, gran amistat ab Bernat de Fonollar^ quí possehía 
propietats á Tivi^a y ordoná ais que talaven lo terme, se guardassen 
de tallar arbres del dit Fonollar, com axis se 'n guardaren. Mes en 
cambi, en lo lloch de Banyols del propi terme, hont no s' hi deuría tro- 



ENFENCES Y TEMPLERS ES LKS MONTAN YES DE PRADES 237 

var Roraeu de Gurb, lo más que hi possehía en Fonollar sigue cremat, 
com igualmcnt los d' en Oliver, d' en Berenguer d' Euteiiíja, d' en 
R Miquel y de la sarrahina Mascuna. 

Tres cents peons y deu cavallers, portant penons d' albergada d' al- 
guns llochs del Temple, atacaren la vila de Baiiyols. A despit d' ha- 
ver calat foch á un deis seus portáis, no la pogueren ocupar y en la 
brega hi moriren dos homes Tot lo terme de Banyols sigue talat, com 
igualment la valí de (^eyada á Tivica. 

Després de la tala de Mora y de Tiviga, 90 es en la primera quin - 
zena de setembre, Guillém de Monteada, sabedor del acabament de 
la campanya de Ribes trámete quinze cavallers per guardar la sua 
frontera, en previsió á les corregudes que, en ven janea, hi pogués co- 
metre Guillém d' Entonga. 

Acabats los sis dies que dura la tala del terme de Tivica, los que hi 
prengueren part retornaren á Beniganel. Desde allí prosseguiren co- 
metent lo mal que encara los hi restava á fer, entrant diferents vega- 
des á Mora, altres á Tivica, y un jorn passant al altre costat del Ebre 
per talar á la Cenia En dcterminats (lies no feyen cap sortida Axó 
portava inquietut en les terres deis Entences, hont los serveys de vigi- 
lancia no 's podien descuidar un moment. 

Pere y Guillém de Monteada, estigueren en la tala los quinze pri- 
mers dies y després partiren, tramentent altre gent sua á la host de 
Beni(?anel. 

Arrivant al setembre y entrant al temps de les beremes, en qual tem- 
porada tenien feyna la major part de la gent d' aquells pobles, se lli- 
cenciá la host, vuyt dies avans de Sant Miquel. 

A Beniyanel hi restaren en peu de guerra, vint cavallers deis Mont- 
cades y quatre del Temple, los quals entra ven á correr lo terme de 
Mora quan millor los hi parexía. Lo 8 de novembre se disolgué aques- 
ta petita guarnició. 

Tornéni les mirades vers Guillém d' Enten9a, á qui dexárem ab 
una dotzena de militars, passant per lo Valles, hont abandona la host 
reyal per partir á Mora ab la nnijor pressa que pogué. 

A Tivipa oygueren só de vía fós y essentlos dit que era corregut lo 
lloch nomenat Alfaij del terme de Mora, sens perdua de temps hi 
corregueren en sa ajuda. Efectuaven estos dampnatges, tres cents 
peons y trenta cavallers. Se presentaren, mentrestant, davantMora cin- 
quanta homes de cavall deis Templers y mil peons armats, los qui fe- 
ren sa via sense dampniflcar gens lo lloch. 

Tot seguit pogué convencers, Guillém d' Enten9a, del gran mal exe- 
cutat durant aquelles jornades TiviQa y Mora tenien llurs conreus d' 
aytal manera arrasats, que no hi quedava arbre ó planta en peu 

Molt inferiors en nombre, la gent deis Ententes, no podien com 
batre en camp obert, haventse de tancar, de moment, dintre deis murs. 
Guillém d' Enten^a se recullí en lo ca.stell de Mora, desde hont presen- 



238 F. CARRERAS Y CANDI 

ciá encara, com sos enemichs prosseguien ccrrent lo torme y clamp- 
nificant en só de burla, lo pocli que hi quedava. 

Mes la ira se contenía malameut en lo cor del fill gran de Berenguer. 
Al enfront de la gent que allí tenía, s arrisca encara á enipendre una 
cavalcada y tala en terres del Temple, com á revenja ais danys 
rebuts. 

Montcades y Templers, reberen noves ordes del Rey, qui tractá 
d* acabar deflnitivament semblants maliíetes. Tot era un herm quan 
sigueren escoltades y acatades. Per manera que, alguns dies després, 
al entrar á Mora Berenguer d' Enten^a, de retorn de les Corts de 
Mont9ó, no s' hí vegeren mes los enemichs. 

Anfós II d' Aragó, se sentí ofés al veure que de tant poch serviren 
sos manaments y diligencies per evitar les depredacióus comeses durant 
la campanya contra los francesos y rossellonesos Les lleys catala- 
nes punien al cavaller qui guerrejás ó entras terrea d' altre cavaller 
qui estigués ab lo Rey, ó seguís la sua Cort, per virtut del usatge 
Auctoritate et rogatu Segons est, tot liom qui vá á la potestat, ó ab ella 
está, deu ha ver pau y treva per ells y per sos homes, flns esser retor- 
nat á casa sua. Tant rigorosa era la sancció penal imposada al con- 
traventor, que devía satisfer 1' undécuplo del dauy y esmenar y resti- 
tuir á la potestat, lo deshonor que implicava la contra venció de la lley. 

Si les costums de la térra tant terminants eren y d' aytal manera 
afavorien ais qui les circunstancies portaven al costat del Sobirá, 
aquest tenía mijáns de dexar sentir la severitat de la punició, quan 
cregués que 's merexía ferho axis. 

En lo cas present, davant los rellevants serveys prestats al Rey 
en la campanya del agost, era d' esperar no 's mostraría negligent en 
exigir responsabilitats, per mes que los delinquents siguessen de la 
calitat deis Templers y deis Montcades, ab los quals mantenía bones 
relacions Anfós II. 

D' aquí^ qué lo Rey conferencias ab lo Mestre del Temple, durant 
les corts de Monteó, hont també hi tenía á Berenguer d' Enten(?a, pro- 
vant d' arreglar y finir les controversies segons justicia A les recia - 
macions de n' Enteníja, responía lo Mestre á Anfós II, inculpantlo de 
precedents dampnatges en terres y possessions de la Ordo. 

Lo Monarca, cedint á les instancies de Berenguer d Enten^a, en 
data de 28 de novembre de 1289, maná, al jutge Ramón de Toylá y 
al conceller Bernat de Montpaó, obrissen informació en sa Cort Lo 
derrer sigue autorisat pera delegar esta comissió á Oalcerán do Come- 
lats, cora axis ho feu. Per consegüent, Comelats y Toylá comencnren 
les diligencies judicials rebent declara cions ais testimonis. 

Los Templers no 's quedaren enderrerits, sino que reclamaren del 
Rey altre informació endregada á provar los molts dampnatges come- 
sos per los Entences en terres de la Orde. 

En aquest entrcmitx morí Anfós II lo 18 de juny de 1291, sense 



ENTEXCES Y TEMPLERS EN LES MOXTANYES DE PRADES 239 

haverhi hagut temps de cloiire lo procés Sosponguéronse inquisicions 
y trevalls judicials y ab esta suspensió resta igualiiient aturada la jus- 
ticia, y á punt d' esclatar novament la antigua enemistat deis Enten- 
ces y Tcmplers. 



IV 

Dampnatges comesos per los Hntences á Miravet en 1291. Ordes de Jaume II 
per pacificarlos. - Depredac'ons á La Fatarella en 1292. — Vistes á Logronyo deis reys 
d' Aragó, Castella y Navarra. —Capitol General del Temple á Montpeller, aprovant 
lo cambi de Tortosa desiijat per Jaume II. — Altres excesos deis Entences á Aseó y 
á Miravet en 1295— Desastres combat del to^al de Corbera. — Camposines es incen- 
diar. — Inutils manaments del Rey per posar en pau ais Entences. -Se dirigeix á sos 
valedors. — Lo procés en la Cort Reyal. — Dupte de que Mora 's regís per lo dret 
cátala. —Sentencies condemnatories per tots en 1 300 y 1 301 . 

Entences y Montcades tindrien manera d arrivar á concordia y pau 
final, puix no 's torna á trovar rastre, en lo procés, de que 's dampni- 
ñquessin duraut tot lo restant del segle xiii Mes no succehí altre tant 
ab los Entences y la orde del Temple. 

Ab la mort d- Antos II no seguí avant la informació y procés de que 
havien comanda en Comelats y Toylá Prompte los Entences feren 
parlar d' ells dampnificant novament ais Templers. En cambi no 's 
trova que ni una vegada, la cavalleresca milicia, tornes á atacarlos en 
ses pertenencies, sino que busca sempre més^ ampar y protecció en la 
autoritat del Sobirá. 

Deis fets comesos per los Entences, desde I*" any 1290 al 1300, ne 
consten alguns episodis en io procés, la major part d' ells vagament 
referits. üevem consignar com á incontestables noves, les ocorregudes 
á Miravet en 1' any 1291, á La Fatarella en 1292, á Aseó y á Miravet 
en 1293 y á Algorfa en 1294. 

La primera d' estes raalifetes, la dirigiren los dos germans Guillém 
y Berengueró d' Entenca, acompanyantlos diferents almog'avers {et 
piltres ahniigauers) en la Parqua de Resurrecció de 1291 y dura per 
espay de tres dies Es remarcable que s fassi constar la presencia d' 
almogavers en aquella correguda, puix no solienservirsen losbandole- 
jants Es sapigut que, ab dit nom, se conexien ais homens de guerra, de 
vida aventurera^ que, sense viure del trevall, se posaven á sou de quí 
los havía menester. Eren, los almogavers en nostre térra, lo que los 
condottieri á Italia ó los tondeurs ó écorcheurs fraucesos del 1360. Gent 
suferta y guerrera dedicáis purament á la Iluyta y á la brega, re- 
sultaven enemichs terribles y no ha d' estranyar que consti en lo procés, 
lo notable dany que ocasionaven. 

A Miravet, expugnaren la torra y la horta, cremant algunes cases, 
essent deis vehíns mes perjudicats del terme, Mahomet Almucaten 



240 F. CARRERAS Y CANDI 

Lo lloch nomenat Algezira, que era terme de Miravet, fon entrat y 
saquejat. 

A BeniQauell, partida de la propia batllía de Miravet, calaren foch 
á la torra del Almiicaten de Miravet. 

També, Camposins, sufrí molt perla correguda deis Entences, pre-. 
nentloshi á llurs habitants, 1,220 caps de bestiar ab dos pastors Estos 
derrers obtingueren la Ilibertat, mitjan^ant cinquanta sous jaquesos. 

Deis altres presoners que se 'n dugueren, n' exigiren diferents res- 
cats. Hu d' ells, nomenat Pelegrí Capcir, morí penjat per traydor 
ais Entences. 

Era mestre del Temple Fr. Berenguer de Sant Just, qui 's trovava 
seguint la Cort del Rey. Al teñir conexement d' estes noves corregu- 
des, no bagué empatx en mostrar al JMonarca son esperit de pan y 
concordia, firmantli fadiga y compromís d' estar á les resultes del 
procés que 's formava. 

De conseguent, Jaume II, escrigué á Berenguer d' Enten^a y á sos 
filis, prohibintlos dampnificar á la orde del Temple sots pena d' apar- 
tarlos de pau y treva. Al mateix fí comunica al Ixatlle de les montanyes 
de Prades, Bernat de Montpaó_, desde (^aragoQa^ (18 de setembre 
de 1291) ordonantli, que, si los Entences no acataven les sues disposi- 
cións, los tractés ab rigor com á trencadors de pau y treva. 

De pasada devém relatar un fet especial de Berenguer d' Entení^a. 
Se tracta d' una batalla jurada que tingué á Barcelona ab n' Ar- 
nau d' Artesa, sense que 'n sapiguém la causa (1). 

L' esforQ del Rey per pacificar les montanyes de Prades, tant per- 
turbados per la actitut agresiva deis Entences ^ coutra de la gent del 
Temple, podem dir que era com picar en ferré fret. A aqüestes dispo- 
sicions, responien ells ab nous dampnatges, com foren los del seguent 
any de 1292, essentne víctima los habitants de La Fatarella. 

Deu cavallers deis Entences, acompanyats de cert nombre de peons 
armats, del lloch de Mora, sigueren los autors d' aquesta correguda. 
No hi ana Berenguer d' Enten9a ni cap deis seus filis. En cambi, hi 
prengueren part los cavallers Pere de Sant-Martí, en Riudefoix, en 
Carbons y lo cavaller salvatge (2). Molt nos ha fet pensar 1' ape- 
latiu d' aquest militar. ¿Quin es 1' equivalent donat á cavaller salvat- 
ge? ¿Tindrá relació ab lo significat que, en la Edat Mitjana, tingué 
\o Comes hirsutus, pilosus ó süvester, en tudesch raugraf, wüdgraf ó 
rheingraf? Axis podría esser, si be no dexa de cridar la atenció, que, 
en lo Ihirch espay de temps com hi vá del segle ix al xiii, 1' us de 
dita páranla, hagnés dexat rastre tant insignificant en nostrePrincipat. 



(1) «XIII Kal. Decembris anuo Domial MCOXCI fait factum prelium Barchinone de 
Berengario de Enfcen<ja et Arnaldo de Artesia» Chrouicon Barcinonante del segle xiv 
publicat en la Marca Hispánica. > 

(2) «Et en Eiuflefolx et P. oarbonis et miles saluatge oum alus equitibus qui erant 
Ínter omnes us^ue ad X et oum peditibus cuna armis de loco de Mora.» 



ENTE^XES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 241 

Molt sufriren, d' aquella correguda, los populadors de La Fatarella 
y volentlos contrastar ab les armes, ne quedaren en la brega catorce 
de ferits. Lo botí aplegat per los valedors deis Entences, consistí, en 
cent animáis grossos y mil vuyt cents de petits, estimantse en conjunt, 
en tres mil sous Jaquesos. 

Era comanador d' Aseó, al temps en que ocorregueren estos fets, 
Fr. Guillém de Puignaucler. 

Al arrivar ala batllía d' Asco la nova de la correguda deis Enten- 
ces, se mete só de r/a /"os. Congregárense los homes del terme, retor- 
uant deis camps hont se trovaven, per esser temps de segar. Tots ells 
aplegats, perseguiren ais malfactors, que prou cuidaren recullirse á 
Mora, per tant no se *ls pogués atrapar. Al arrivar á aquesta vila^ sortí 
á rebrelos ó á ampararlos, en Guillém d' Enten9a ab cinch cavallers. 

Aytal malestar, tant seguides menaQes contra la gent del Temple, 
la continuitat de cavalcades de menor quantía que no cal consignar, 
prolongaren la inquietut durant lo restant del any y partida del se- 
guent de 1293. 

Jaume II, desde Qarago^a, recordá ais Entences, la fadiga davant 
d' ell prestada per lo Mestre del Temple, conminantlos ab punicions si 
tractaven de dampniflcar les terres ó bens de dita Orde militant (18 de 
juliol 1293). 

Inútil resulta la tentativa novament practicada per Jaume II, puix 
r esperit general de desobediencia y menyspreu á la autoritat rey al, 
que tant caracterisá ais richs homes del segle xiii, estava inflltrat en la 
sanch de la familia Enten^a. Axis, á la orde predita, se seguiren grans 
preparatoris portats á eíecte per Berengueró d' Entenca, durant la se- 
gona quinzena de juliol y lo subseguent mes d' agost de 1293, per 
atacar les possessions del Temple ab lo major esfor(? possible, arbi- 
trant la ajuda d' altres cavallers, segons aprés se veurá. 

De Qarago^a, passá Jaume II al siti del castell d' Arcayne acom- 
panyat del mestre del Temple Fr. Berenguer de Cardona. Aquest 
tractá, durant lo siti, d' arreglar algunes diferencies y controversies 
que tenía ab n' Artal d' Alagó. 

Al retornar d' Arcayne^ estant en lo lloch d' Albalat^ Fr. Cardona 
déxá la Cort Reyal, puix la Orde tenía convocat capítol general á 
Montpeller y no hi podía faltar. Precisament liu deis negocis de que 's 
tractava en dit capítol, era lo cambí de la jurisdicció que lo Temple 
possehía á Tortosa y que tractava d* adquirir nostre Sobirá,. De mane- 
ra que, al partir á FranQa, Fr. Berenguer, en companyía d' altres 
frares de Catalunya, Jaume II, acepta y rebé sots la sua comanda y 
protecció, les propietats de dita Orde. 

Lo 29 de juliol de 1293, Jaume II arrivava á Logronyo hont tingué 
vistes ab lo Rey de Castella y ab lo rey Caries de Navarra. Les con- 
ferencies duraren alguns dies, tota vegada que lo Monarca aragonés, 
deturá en la ciutat castellana fins al 24 d' agost. 

1061 ;6 



242 F. CARRERAS Y CAXDI 

Finí lo capítol general que *ls Templers tingueren á Montpeller, 
avans de que lo Rey d' Aragó se ''n anas de Logronyo. Aceptada la 
proposta del cambi de la ciutat de Tortosa, se confiaren les sues nego- 
ciacions al gran Mestre, lo borgouyó Fr. Jaume de Molay, quí tant 
desastrada mort rebé alguns anys després en la sua térra, al extingirse 
la Orde. * 

Com sa calitat de francés vedas al Gran Mestre, d' entrar á Cata- 
lunya, sense exposarse á vexacions, per la guerra mantinguda entre 
los reys d' Aragó y de Franca, Fr. Berenguer de Cardona bagué co- 
missió d' arbitrar salconduj'^t ó guiatge per Jaume de Molay, del rey 
Jaume II. 

Mes Fr. Cardona enmalaltí á Montpeller y conferí esta gestió ;i] 
comanador d' Aseó Fr. A. de Torreella. Posat en camí, 1' acom- 
panyaren Fr. Gaubert Durban y lo rector de Sant Quirse d' Arbucies 
Mossen Pon^ de Llagostera. 

Era costúm entre los templers, posar en les cases de la Orde: al 
arrivar á Lleyda, dormiren, los frares predits, en lo castell de Gardeny. 
Allí s' enteraren deis preparatoris deis Entences y profitant de sa pro 
ximítat á les montanyes de Prades, avans de seguir cap á QaragoQa, 
escrigué, Fr. Torreella, á Fr. Simón de Blanes son llochtinent á Aseó, 
dientli, que tractaría ab lo Rey del afer de sos disentiments ab los 
Entences (1). 

Fr. Torreella trova al Sobirá en sa jornada de Logronyo á Tirasona 
(24 d' agost de 1293), Li referí la comissió que duya de Fr. Molay, 
parlant tots dos á soles en un prat de junt á certa ribera. Aquell mateix 
día s' expedí y signa lo salconduyt ó guiatge reyal en favor del Gran 
Mestre del Temple. 

No deturá gayre mes de cinch dies, Jaume II, á Tirasona, ó siga 
del 24 al 30 d' agost de 1293. En aquesta derrera data, arrivá á Cara- 
goQa. Prosseguint son viatge vers Barcelona, lo 12 de setembre entra- 
va á Lleyda y posantse en camí seguidament, arrivá á la Capital Cata- 
lana lo 19 de setembre de 1293 (2). 

Finida sa comissió, partí Fr. Torreella. Mentres se deturava á (,'a- 
rag09a oygué dir, que la host de Berenguer d' EntenQa anava á damp- 
niñcar ses terres. 

Guarit de sa malaltía á Montpeller, lo mestre de Catalunya Fr. Be- 



(1) <Per donar conseyl al trebay quel Temple ania ab Berenguer de entenza » 

(2) «ítem ad probandum tempus ¡n quo dominus Eex erat in Tirasona et subse- 
qnenter in Cesaraugusta et deinde in Ilerda fait snmptum ex registro domini Regís 
quod seqnitar. 

»DominusEex fait en Logronyo quarto kalendas augnsti anno domini M°CC°XC°ill° 
et luit ibi usque ad IX kalendas Septembris eiusdem anni quo fait in Tirasona. 

• ítem fait in Tirasona usque ad torció kalendas Septembris eiasdem anni quo 
fait Cesaraugusta. 

»Item fnit in Cesaraugusta et in itinere ueaiendo apud Ilerdam ad pridie Idus Sep^ 
tembrís eiusdem anni quo fuit ibi in Ilerda et in continenti recessit de Ilerda etuenit 
Barobinonam ad diotas ubi fuit XIII" kalendas Octobris eiusdem anni.> 



ENtENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 243 

rcn.s'uer de Cardona, acompanyat del comanador de CaraíiOíja Fr. H. 
Oliver, se dirigí al Rey ab iustruccióiis reiercuts al concaml>i de 
Tortosa. Deturaven en la casa del Temple del lloch d'Ayguaviva, 
prop de Gerona, qiian hagué esment de ijue los Entencos entravcn cu 
cavalcada terres de la Orde. Mes avant, una lletra de son Uochtineut 
Fr. Bernat de Montoliu, 1' enterava de que Bereng'ueró havía mort 
gent d' Aseó y de Miravet, al efectuar la cavalcada predita, talant lo 
lloch de Beni^-anell. 

Prosseguí lo camí fins á Lleyda, hont hl trova encara á Jaume II, 
puix no havía efectuat lo derrer tragecte de son viatgo vcrs Bar- 
celona. Allí li entrega algunes robes, que, com particular obsequi 
de la Ordo, havien sigut comprades á Montpcller, comunicantli al en- 
semps, los derrers dampnatges que 'Is hi havícn sigut ocasionats per 
los Entences. 

També havía portat, Fr. Cardona, altres robes ó prcsents, per 
alguns deis principáis oficiáis ó concellers del Rey, á fi de guanyar llur 
voluntat al gestionar les millors compensacións que preteníen á cambi 
de Tortosa. 

' Dexém novament ais Templers, per referir en que consistiren les 
tales deis Entences de que 's quexá llavors lo Mestre de la Orde al 
Rey d' Aragó. 

Com ja teuím dit, Berengueró d' Enten^a prepara aquest colp de 
má, durant lo juliol y agost de 1293. Pochs dies després de la festivitat 
de la Mare de Deu d' agost, Enten^a, obtingué la cooperacio de molts 
richs homes aragonesos, saventse que se li ajuntaren, Ferrán Abones 
senyorde Les Pedroses, Pero Lope de Vallmanya seuyor dePresinyena, 
Pere Eximen habitant á Sant Pere de Calanda, García Pere de Li^ual 
habitant á Segura, Joan Eximen habitant á Sant Pere de Calanda, Pe- 
re Lope de Biel habitant á Fons, Pero Janoes habitant á Ontinyent, A. 
de Lagarre habitant *á Lagarre en la Ribagorga, Joan Garcés de los A\- 
beros habitant á Murcia, Garcías de Vera habitant á Pomer, Garcías 
Pere d' Alagón, Eximen Pere d' Alagón, Garcías Pere de Licuena y 
García Pero d' Arguedas. Los catalans serien mes pochs. ja que sois 
se diu havershi conegut les seuyals d' en Vidal de Rovira, d' en Vernet 
y d' en Poyl de Mora, pintades en llurs respectius escuts. En quan 
á senyeres, sembla hi portaren esteses solsament les deis Entences. 

Pochs dies després de la festivitat de la Mare de Deu d' agost, ó 
siga lo divendres que 's seguí á la diada del apóstol Sant Bertomeu, 
Guillém y Berengueró d' Enten^a, comanant una potent host y al crit 
de guerra Entenga, Entenca, invadiren la batllía d' Aseó. No sabem 
en quina forma la invasió se porta á terme, mes per los apresaments de 
bestiar fets á Aseó y Miravet, s' ha de suposar la efectuaría escampant 
sa host per diferents indrets. Lo que capturaren á Vilalba y Batea 
solsament, se conceptuava valer vint mil sous jaquesos. 

Se mete só de vía fós en los llochs invadits, aplegantse llurs habi- 



244 F. CARRERAS Y CANDI 

tants per la defesa. Los homes de Corbera^ Vilalba y altres pobla^ 
cións vehines, en nombre respectable, aparellats per pendre la ofen- 
siva, creyentse prou forts, esperaren ais qui portaven lo bestiar 
capturat, que pujaría á tres mil caps de petit y no gayre de grós, 
encastellantse en cert toQal del terme de Corbera . 

Forta brega s' arma al entorn del toQal, combatent uns y altres, 
esfor^adament. Empero fou desastrosa la jornada per la gent del 
Temple, los qui se vegeren obligáis á retraures del camp, dexanthi 
molta gent estesa. En cambi los Entonces foren tan afavorits de la for- 
tuna, que no hi perderen cap home. 

Los morts en lo combat foren 73 homes, deis quals, 43 pertanyien 
á la batllía d' Aseó y 30 al lloch de Corbera de la batllía de Miravet. 
Deis 43 d' Aseó, 38 eren vehins de Vilalba. En quan ais ferits, no 's 
nombren en lo procés haventni d' un y altre camp. A mes caygueren 
dos homes presoners deis Entences, la host deis quals, no sofrí mes 
perdua que la de dos cavalls morts. 

Es digne de notar la costúm de que cada lloch soterrá á llurs res- 
pectius vehins morts en lo combat, sens teñir en compte que havien 
passat d' aquesta vida en terme de Corbera. 

A 1' endemá dissapte, proseguint la cavalcada y tala, saqucjaren. 
los Entences, lo lloch de Camposins, matanthi al vehí Domingo Tala- 
vera y ferint sis homes d' Aseó y dos de Camposins. En la retreta, 
cremaren la vila de Camposins. La jornada valgué ais Entences famós 
botí de blat, estimantse en setse mil sous jaquesos lo dany total oca- 
sionat ais Templers. 

A Gandesa, també hi expugnaren certa torra del Temple, hont s' hi 
recullian dos ó tres homes, los quals haguereu d' entregarse, axis com 
tres ó quatre bous que havien tancats dintre la torra, crchent estar en 
lloch segur. 

També cometeren molt de dany á BeniQauel. . 
Del más Ferrán d' Aseó, s' en portaren 110 caps de bestiar menuty 
una vaca. 

Bcrenguer d' EntenQa, que no assistí á aqüestes corregudes, qual 
durada fou de tres dies, sortí á rebre ais expedicionaris, en lo camí 
tora de Mora. 

Al quart dia d' efectuarse les predites tales, arrivá á Vilalba Fr. To- 
rreella comanador d' Aseó, acompanyat del Héctor d' Ar bucles, 
venint de sa entrevista ab lo Rey. Trovaren la vila en lo major 
desconhorf. Dones endolades y ploroses, moltes d' ellos ab les cares lla- 
gados y sagnantes (1), los hi mostraren lo cementiri, hont, evidents 
senyals de térra rcraoguda, indicaveñ les sepultures deis trenta tres 
vehins morts en lo combat del Toyal de Corbera. D' allí estant, vegeren 



(1) <Et erant indaol de dol et qnare etiam plnres mnlieres babebant faol^s lapatas 
0t sanguinolentas.» 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES . 245 

la fumera que encara s' enlayrava de les cases de Camposins. Espec- 
tacle de desolació que entristí al Comanador. 

De Vilalba. Fr. Torreella ana á Camposins á consolar un tant ais 
seus malaventurats vehins. Se repetí 1' espectacle de la g-ent que plorava 
y que entre .nemechs deya á son Senyor, que mal lur era vengut quen 
Berenguer de entérica et sos fils auien morts de LXX entla LXXX ho- 
mens del Temple 

Presoncrs y botí, foren portats per los Entonces á Mora, devent 
redimirse, per obtenir la Ilibertat, Alguns, que no teníen diners, per- 
manesqueren hu y dos anys en captivitat. També consigna lo procés, 
que foren aconduhits altres presoners ais llochs de les Canes y de la 
Pedresa, ja en regne d' Aragó. 

Tampoch tractaren de pendren venjanQa los Templcrs, sino que 
acudiren en quexa á Jaume II. Lo Monarca, desde (^Jaragoca, trámete 
un missatger ab lletres de créenla per Berenguer y Berengueró d' En- 
ten^a, qui los hi manifestá verbalment les quexes y voluntat del Rey. 

S' encarregá de comunicar les ordes reyals un miíitar del vegucriu 
de Cervera, de nom Pcre de Torra, qui tost passá á pregar á Beren- 
guer d' EntenQa, en nom del Sobirá, volgués retornar á la Orde lo que 
acabaven de péndreli sos vassalls. Enten^a s' excusa de ferho. En 
Torra li maná, de part de Jaume II, ho restituís, prohibintli dampnifl- 
car ais Templers puix procehiría contra d' ell segóns los Usatges. N' 
Enten^a hi respongué, que, tes de part del Rey lo que millor li sembles: 
que ja havía tingut manament del Sobirá de no dampnificar á la Orde, 
mes, com n' havía rebat molts perjudicis, ell s* en vcnjava en dita 
forma. 

No 's mostrá tant altiu y ferm en sa resposta, Berengueró. A la con- 
minació que Mossen Pere de Torra li adrcQá, en los termes que s' ha 
dit, respongué, que tot quan executava contra les terres y bens del 
Temple, era per compte de son pare. 

Torra tingué estes entrevistes en la vila de Mora, hont encara hi es- 
ta va congregada .molta gent de cavall, que havía format part de 
la host invasora. 

Lo Mestre de Catalunya y lo Comanador d' Aseó, gestionaren del 
Sobirá se procehís contra deis Entonces. Hi accedí novament Jaume II 
y en conseqüencia, desde Barcelona, escrigué ais encarrogats del pro- 
cés contra los Templers per les vexacións del 1289, qo es, á en Bornat 
de Montpaó y á en Ramón de Toylá, encomenantlosbi indagassen 
deis danys que acabava de rebrc la Orde de part deis Entonces (15 oc- 
tubre 1293). 

En lo día 30 d' octubre de 1293, Montpaó comunica novament á 
Berenguer d' Entonga, la ja coneguda disposició rey al de 12 de ju- 
liol de 1293, essentli entregada per Ramón Fornor, escuder del co- 
manador de la casa de Joncosa. 

Los Entonces proseguiren, en aquesta tardor, talant y dampnifican 



246 F. CARRERAS Y CANDI 

es terres del Temple, com si tal cosa. Per mes que Jaume II los ame- 
nassava, una y altre vegada, may podía obtenir s' acabessin estes 
malifetes. 

Prenent una vía indirecta, lo Sobirá, se dirigí ais qui prestaven 
ajuda ais Entences, manantíos cessar en semblants mals. Sots tal esperit 
redacta diferents lletres á Barcelona, lo 13 de novembre de 1293. Una 
d' elles adrcQada ais homes de les montanyes de Prades, los hi eo- 
municava la rebeldía deis Entences, 90 es, que, á despit de la fadiga 
prestada per l'o Mestre del Temple en la Cort Reyal, d' estar á dret de 
¡o que aquesta resolgués, Berenguer d' EuteuQa dampniflcá al Tem- 
ple. Qual procehir contrariava los estatuts y ordinacións de la Cort 
de Barcelona, al disposar que ningú, ab acuyndament ó sense acuyn- 
dament, degués fer guerra, ni dampnificar á altre, majorment ais 
Templers que estaven colocats sots la especial protecció sua (1). Aca- 
bava, exigintlos no prestessin, á EntenQa, cap auxili en aqüestes co- 
rregudes, ni li compressin lobestiar y demés obgectes presos á lagent 
de Temple. 

Altre de les lletres signades en aytal data, era adre9ada á n' Ale- 
many de Cervelló. concebuda consemblantment á la predita. Li fa no- 
tar, que, com á Rey, ve obligat á defensar ais monestirs, religións y 
ordos, majorment quan se mostren aparellats á sotsmetre llurs dife - 
rcncies á la decisió de la Cort Reyal. Prosegueix remarcant quin poch 
cas feu, de ses comunicacións y citacións en Berenguer d* Enten^a y 
com á conseqüencia li maná no dampnifiqui per cap vía á la gent ó 
vasalls del Temple 

Al cavaller aragonés n' Artalet de Luna, també li escrigué Jaume II, 
per haver sabut que presta socors á Berenguer d' Enten^a, juntament 
ab altres nobles d' Aragó. Y per les rahons exposades á n' en Cervelló, 
li prohibeix ajudarlo en avaut contra los Templers. 

Los Entences no posaren termini á estos dampnatges, ó en al- 
tres termes, se burlaren per centésima vegada del Sobirá, segóns ho 
declara altre disposieió reyal, adrepada á Simón de Llor, veguer de 
Lleyda (23 de janer 1294). Déyeli Jaume II, que, havent ocupat, Gui- 
llém d' Enten^a, ab la sua gent de Seros, lo lloch d' Algorfa perta- 
nyent al Temple, obligui á restituirlo á dita Orde y que, en cas con- 
trari, vol que Guillém d* Enten^a, siga gitat de pau y treva y axis se 
pregoniper tota la veguería, procehintse contra d' ell y deis seus. 

La obra deis Entences contra del Temple, prosseguí durant P any 
1294, puix del 27 de setembre n' es una derrera orde del Rey á 
Berenguer d' Enten^a, dicntli desde Tortosa, no dampniftcás ais 



(1^ «Quod CBt contra statufcum et ordlnatione nostre curie celebris Barchinone in 
qua fait ordinatam quod uuUus cum acuyndamento vel sine acuyndamento in Cata- 
lonia debeat gaerram faceré seu alicui dampnum inferre máxime quare fratres 
Templi et homines sint sub securitate pacis et treugue ac Bub speoiali proteccione 
nostra.» 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 247 

Templers, per quan novaraent havía, flrraat, lo Mestre de Catalunya, 
fadiga d' estar á dret de lo que resultas de la causa menada en la 
Cort Reyal. 

Aquesta y altres fadigues prcstades en termes consemblants, de- 
mostren que no s' havía dexat de ma lo procés conien^at per Anfós II, 
per mes que de les sues diligencies no ^ns en consti res mes, fins á 
arrivar al derrer any del segle xiii. Llavors ja era difunt Berenguer 
d' Entcnca, qui morí á nostre vijarés, entre los anys 1294 y 1300. 

Posteriorment á la suamort, consta en lo procés, que, tant Guillém 
d' Entenpa, com lo Mestre del Templo, mstaven al Sobirá, la termina- 
ció de la causa, advocant, quiscuna de les parts, perqué 's portessin 
á terme les informacións testimoniáis deis dampnatges rebuts en les 
cavalcades. 

Lo juliol del 1300 menava la causa, Ramón de Sales jutge déla 
Cort Reyal. Era general lo desitj de veure acabat lo litigi y Sales 
imprimí á totes les diligencies^ una activitat may vista. Ja era hora, 
després de deu anys que feya s'havieu dictat les primeres instruccións 
del procesament. 

També, Jamne II, apremiava al jutge ab noves disposicións que 
transpiraveu son interés de veure termenades definitivament les ran ■ 
cunies y portar la pau á bona part de les montanyes de Prades. Una 
d' estes ordres datada á Lleyda al 13 de juny de 1300 y per cert cu- 
riosa, es r encarrech fet á Sales, d' averiguar, per informado testifical, 
si Mora se regia per los Usatges de Barcelona ó per los Furs d' Ara- 
gó que es prou sapigut que eren en esencia lo dret roma. Mostra dita 
orde, la existencia d* oposades opinions, á Lleyda y á la Cort Reyal, 
degudes indubtablement á la situació fronterisa de la població de 
Mora y qui sap si á precedents d' altres pobles del Ebre hont s' hagués 
arrelat lo dret d' Aragó, á imitació de tants pobles del reyalme de 
Valencia. 

No volém entretenirnos en la transcripció de les enquestes ó averi- 
guacións practicades per en Sales, ni en detallar los procehiments del 
procés, molt perfectes, pro que no constituexen cap novitat, essent casi 
iguals ais deis segles xiv y xv. No hi figuren empero, les capciositats 
deis juristes, essent lo jutge, lo qui presenta les proves y prepara les 
conclusións, perqué lo tribunal falles en consequencia (1). 



(1) Com á, llengera indlcació del procehiment segtiit per Salee, afegiróm, qne, des- 
prés de trasladados per 1' orde ab que foren actuades, les deolaracións deis testimonis, 
deis danys fets per los Entences, les desfá, en peces petites, distribuintles en rubriqttea ó 
oapitols com dihém ara, segons lo qae li interessava provar. A mes, coloca separada- 
ment les rubriques afectants ais danys ocasionáis á Aseó, deis fets á Kibarroja y Mi- 
ravet. Per mostra copiaróm los settitols asignata á les rubriques. 

«Prima Rabrica — Quod nobilis Bng. de entencja quondam et nobilis Q-. de enten9a 
et Bng. *"" de entenQa cum militibus et peditibus íamilie eorum cum armis et cum 
hominibus de Mora et de Falceto et de Tbeui<?a armatis et etiam cum aliis militibus 
et peditibus debeiint et intulerint plura damna fratribus Templi et hominibus eorum 



248 F. CARRERAS Y CANDI 

Mes sí flxaréiu un taiit nostre ateució en la enquesta portada á 
terme per saber si Mora 's regía per les lleys catalanes, ó per les ara- 
goneses. Ella mostra lo carácter jurídich del poblé cátala en lo segle 
XIII y la importancia que, fins en poblacións allunyades deis grans cen- 
tres, se donava ais jurisconsults, qual opinió desitjaven couexer los tri- 
buuals populars. 

ün deis testimonis de major entitat invocáis per la aclarado d' 
aquest punt, sigue n' Eximen Guerra, quí portava mes de cinquanta 
anys de residencia en lo terme de Mora, hont bi havia exercit dugues 
vegades 1' oflci de jurat. Declara Guerra, que, en tant se reglen ells per 
los üsatges de Barcelona y costums de Catalunya, que, quan dubtaven 
sobre algún cap ó procehiment, trametien algún missatger á Tarra- 
gona, Tortosa y fins ¿Barcelona, si de tanta entitat era lo dubte, per 
consultar y couexer la opinió deis savis en dret, resolent y fallant 
d' acort ab aquesta opinió, segons lo dret cátala. 

Los jurats de Mora, conexien en les causes civils y crimináis y tenien 
potestat de rebre inquisicións, dictant les sentencies, ab concell deis 
prohoms. Guerra hoygué dir á alguns de sos predecessors, que, en la 
cort de Mora se guarda ven escrites les Constitucións de Catalunya, per 
aplicarles quan convingués en los judicis. 

Aqüestes declaracións son confirmades per molts altres testimonis. 
Hu d' ells retreu lo bovatge, que diu també 's pagava á Mora, mes 
que allí may liavíen satisfet lo dret ó imposició conegut per lo (p.iint 



bajulie A9choDls talando oomburendo homines ualnerando et íaterfíciendo et plura 
delicta comitendo contra eosdem. 

Secunda Rubri.-a.— Quoi predicta dampna fnerint illata per dictas Bng. de enten- 
a et alios mi'ites et pedites supradictos magistro Templi uel fratribus Templi sea Co - 
mendatori dicte Bajalie azchonis uenientibus ad dictum Begem uel stantibns cum 
eodem sen ab eo recedentíbas. 

Tercia Rubrica.— Qnod berengarias d9 enten^a quondam tempere quo dicte tale et 
alia dampnafacta fuerant fratribus Templi et hominibus eoram dicte Bajalie Azcho- 
nis esset in Ctitalonia ac etiam iu loco de Mora vei de Tiieuiza et sciret siue scire de- 
beret quod dicta dampna per illios et familiam suam et homines saos et alios sapra- 
dictos infererentur diíítis fratribus Templi tt hominibus eorum et quod cum eius con- 
sensu uel mandato facta fuissent. 

Qaarta Rubrica. — Quod loca predicta essent fratrum Templi tempore quo dicta 
dampna fuerunt illata et antea et post et de Bajilia Azchonis. 

Quimta Rubrica.— Quod post predicta dampna illata fratribus Templi et locis et 
hominibus eorum per dictum Berengarium de enten^a et filios suos sea eorum fami- 
liam sea homines eorum uel alios supradictos redireat seu tornarent in Castris et vi» 
Uis et locis Berengarii de entenza quondam. 

VI Rubrica.— Quod Berengarius de enten<?a quoudam sciret uel scire debuerit 
quod magister Templi seu fratre Templi siue Comen iator Bajulie Azchonis irent ad 
dominum Regem uel essent cum eo uel reoederent ab eo tempori quo dicta dampna 
fuerunt illata fratribus Templi seu locis siue hominibus eorum. 

VII Rubrica.— Qaod loca fratrum Templi de Bajulia de Aíjchone regentur se- 
cnndum vsaticos Barchinone et consnetudines Ylorde et quod ibi seruentur dicti vsa- 
tici et consuetudines in causis ciuilibas et criminalibus et s«ruarentur tempori quo 
dicta dampna fuerunt illata et antea et post et quod consueuerint ibi fleri inquisi- 
ciones.]) 



ÉNTÉÑCES Y TEMPLERS EN LES MONTANTES DÉ PRADES 



249 



ant peculiar deis furs d' Aragó. Una vegada Bercnguer d' EntenQa, 
lo dcrrerament difunt , los hi exigí lo quint iudeg-udameiit, sensc 
que 's registras cap mes precedent de consemblant injusticia, en mes 

de vuytanta anys á enQá. 

Alguns vehins, en ses declaracións, relataven fets particulara com- 
probatoris d' haverse aplicat la legislació catalana. Era hu de tants, 
certa sentencia pronunciada contra Guilleuma filia de Bernat d' Equi- 
dania y la sarrahina Miriam, per haver assessinat un fiU y una filia 
que Guilleuma hagué de cert sarrahí. En curapliment de qual senten- 
cia, abdues dones sigueren cremades en la vila Mora, durant lo juliol 

de r any 1300. 

Resolt lo dubte de quina legislado devía aplicar, Jaumc li pro 
mulo-á la sentencia en conformitat al dret cátala, firmantla á Valencia 
lo 20 d' octubre de 1300. En ella los Templers y habitants deis llochs 
de Uur pertenencia, sigueren condempnats á pagar á n' Emenda, per 
les vexacions del any 1289, 1' undécuplo per hu deis danys rebuts 
segons preceptuaven los Usatges de Barcelona. La quantitat á que 
la predita multa pujava, se fixá á 149.314 sous jaquesos yá 38.540 
sous barceloneses. 

Devém recordar que llavors no foren solsament los Templers, los 
qui dampnificaren ais Entences, sino que també hi tingué intervencio 
en llurs malifetes, en GuiUém de Monteada. Per tant, se li assigná com 
á punició part de la indemnisació, estimántseli en 15,000 sous jaque- 
sos, lo que degué pagar, los quals ja tenía entregats en la predita data 
de 20 d' octubre. 

No diu lo procés, quan ho paga Guillém de Monteada, mes se veu 
sería ab anterioritat á la promulgado de la sentencia. Com Monteada 
no tingues los 15.000 sous jaquesos. entrega en equivalencia, les ren- 
des del seu castell de Penalba per deu anys, rendes evaluades en 1.500 
sous jaquesos r any. 

Altre deis caps que cómprenla lo procés tramitat per lo jutge baies, 
era lo pertinent ais dampnatges injustament comesos per los Entences 
en terres del Temple. Respecte cá aquests, Jaume II no ^n dicta sen- 
tencia fins al 7 deis idus d' abril de V any 1301. Reconeguts y justi- 
preuats los perjudicis en la condempna, s' obliga á entregar, en esmena 
d' ells, la suma de 200.000 sous jaquesos que fou percebuda per los 

Templers,. 

Aquí para lo procés que havém tingut á la vista. S' ha de suposai , 
que, sí després d' estes sentencies, dictades al cap de mes d' onze 
anys no 's té conexemeut de malifetes comeses per una y altre Part. ^i 
hauría pau y concordia en aquells pobles de les montanyes de Prades 
y ribera del Ebre, que tant y tant patiren per les continuades Iluytes 
deis Entences y Templers, y hont los succesors d' uns y altres, n ha- 
vien de perdre tota jurisdicció y senyoriu al primer tere; del segle xiv. 
Allí los Templers, M foren substituyts per los Hospitalaris de Sant 



250 F. CARRERAS Y CANDI 

Joan de Jerusalem y los Entecces á causa de la donació que feu Gui- 
Uém d' EntenQa al rey Jaume 11, ho sigueren semblantment per la re- 
yal corona, com aquest mateix Sobirá ho refereix en la escriptura d' 
crecció del comtat de Prades en favor de son fill Ramón Bereng-uer, en 
1324. Los castells y viles que cedí lo Rey y que restaren com prin- 
cipal fonament del nou comtat cátala, sigueren Mora, Ti visa, Falcet y 
Altafalla. 







Visites pe Hostres reys 

A AONTSEKRAT 



"*~-^ie)(s¿í-'^' 



•Pojaren & Montserrat Caries Mague, Gnifrél y 
* Janme 1? 

La poesía ha eujoyat lo Montserrat d'/''''^»"™'' "Xism " 
forma de rondalles, trameses & la viviflcadora sombra del Catohc.sme. 
V estimbameut de pe.yals al morir lo Redentor la ;í-^™> "^^^ ^°- 
valla de la Imatge, sa inmoTilitat sobrenatural, Joan &m E quüdis 
son Planes de sentiment interposades en lo gran Ihbre de la historia de 
a montanya, y que, si per intrusió hihan prés "¡^^^ ^^-^^'^^^^'^^ 
enoaxen tan bé, que dol no yénreles ajustades á !a puutat hi=.toiica, 

"'^rb^eL^L^lTdepassariesperalt per no eontrariar „os- 
tre eoncieneia d' historiador. ¿Quantes vegades, al seguir lo oami que 
portaT a veritat, havém de malmetre, en eamps florits, hermoses pon- 
ceíles que. de no voleries trepitxar, nos tarían torcer per enganyosa 
vfa'Be deya 1' erudit é innovador P. Feijoó (11, que la veritat es tan 
lérmosayTa mentida tan Uotja, que aquell qui disfruta de penetrant 
V sta intdeetual, que descubreix ab tota clare.at ,a bellesa de a un 
y la lletgesa de la altre, per mes que s' hi estorsi, no podra lograr gi- 
rarse d- espatlles A la primera per pendre la segona. Y axo es lo que 

^™Pr:t:"rs?ori:dors de Montserrat, que lo gran empei-ador deis 
franchs, Caries Magne, lo primer sobirA eristiá de nostra térra en k 
Edat M tiana venel ais alarbs ft Montserrat. Mes diuen encara, pmx hi 
!rril^ a ass'enyalar lo lloch, dia, mes y any de la tal victoria, a la 

rr.al vacias opinione, comune,. (Madrid llU) vol. IV, carta XVIII, § 2, pl. -lo. 



252 F. CARRERAS Y CANDI 

que pretenen seguirse la fundació d^ un temple, lo de Santa Cecilia (1). 
Ees mes allunyat de la veritat, que axó, y tot quan fá referencia á vin- 
gudes del emperador Caries á nostra Marca Hispánica, hou no s^ ha 
comprovat que hi poses may los peus. 

Greu sab no consignar en la present relació de les visites de nos- 
tres sobirans á Montserrat, la del comte pilos Guifré I, visita tant lluny 
d' esser comprovada, que no la justifica cap document ni escrit. Riquil- 
dis no fou filia del Comte de Barcelona, ni es precis já conceptuarla 
com un personatje histórich: nomenemla en avant, segons ho ha fet já 
Marius André (2), la fada del Montserrat. 

Quatre cents auys de domini comtal, havem donchs de dexar enlay- 
re, fixantnos en lo segle en que lo Principat era regit. per los monar- 
ques de la confederado catalano-aragonesa. 

En los capitols del famós Llibre deis feyts esclevenguts en la vida 
del molt alt senyor Rey en Jacme lo Conqueridor, no s' hi consigna 
ascensió alguna del Monarca al Montserrat. Si 's te en compte la fa- 
ma, que, en lo segle xiii, comen cava á teñir lo portentos Santuari y la 
1 larga vida d' aquell insigne Rey d'Aragó, es de creure que hi degué 
anar. 

Mes no es histórica, sino pura fantasía, la tant hermosa relació de 
Mossen Verdaguer, glosant la presencia de la figura del. Monarca, en 
lo cím raes alt de la gegantina montanya, consignada en la delicada 
composició Don Jaume en Sant Geroni, hont diu: 

«Per veure bé Catalunya 
Jaume primer d' Aragó 
puja al cím de Sant Geroni, 
á r hora en que hi surt lo sol: 
¡quin pedestal per 1' estatua! 
¡pe'l gegant quin mirador! 



— A rescatar les catives, 



(1) Vegis com la darrera de les histories de Montserrat, explica la presencia de Caries 
Jlague en la montanya: «Por aquí por lo mismo empezó Cario Magno sus operaciones para 
dejar libre del todo el MontseiTat, después de haber humillado en los llanos la media luna, 
ya que aquí se había retirado y atrincherado el grueso y lo más floi'ido de los restos de los 
ejércitos vencidos. Con su táctica militar llama á los enemigos fuei-a de sus mui-allas y en el 
sitio en que hoy está la iglesia, se trabó el combate, siendo tanto el valor con que los cristia- 
nos pelearon, que no solo vencieron á aquellos, sino que desalojaron á los del castillo lílarro, 
quedanio libre toda la montaña y país adyacente. Era el día 22 de Noviembre de 797; y al dar 
Cario Magno, ífracias á Dios por tan insigne victoria, hizo voto de levantar en el mismo si- 
tio de la batalla, un templo á Santa Cecilia á cuyo culto la iglesia tiene dedicado aquel día, 
y sobre el mismo campo hizo donación del territorio y futuro templo á Eodulfo, uno de los 
valientes capitanes que más se distinguió, en premio de sus hazañas. > {Historia de Montse- 
rrat por el abad D. Miguel Muntadas continuada por un monge del mismo monasterio. (Barce- 
lona 1891) plana 69. 

(2) Marius André.— STontserrat román féeriqtie (París 189(;) pl. 18S. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 253 

María, guiaiime vos, 
á mon pit donan coratge, 
á mon braQ forQa y brahó, 
y si al pujar á la serra 
vuy me dcyan rey hermós, 
quan tornaré á visitarvos 
me dirán Conqueridor!»— (1) 

¡Llástima que tantes relacioDS historiques de Montserrat, sigan un 
desastre historich! 

liO rey en Pere «LiO €rrani> á lloutserrat 

Continuador de les glorioses gestes de Jaume I fou son fill y suc- 
cesor Pere lo Gran, ó de Sicilia, ó deis francesos, que ab aytals apela- 
tius es conegut. Lo cronista Clot ó Des Clot, descrigué sa añada á Mont- 
serrat á invocarhi la protecció divinal, en lo major deis perills en que 
se trova durant son agitadíssim regnat. 

Excomunicat per lo Sant Pare á causa de la conquesta de Sicilia, 
posats sos reg-nes en 1' interdicte de la Iglesia, que conmina ais seus 
subdits á negarli tota obediencia, després de restarli lo prestigi moral, 
la creuada pontificia y lo poderiu francés devien encarregarse de tól- 
reli lo poder material. 

Mils de guerrers aplegats sots los dos estandarts junts, lo de la 
Santa Creu, enlairat per lo Llegat Pontificia y lo de les tres flors de 
Iliri, sostingut per lo propi rey de Franca Felip I' Atrevit, passaren 
la frontera catalana per eníronisar com á Monarca, en los reyalmes de 
Aragó, al infant francés Caries de Valois. 

Alguns prelats y religiosos de nostra térra, obehint la veu de la 
Iglesia, secundaren ais creuats en son primer avenQ dintre Cata- 
lunya. 

Los murs de Gerona foren la primera oposició forta ab que topa 
aquell gran exércit conqueridor. En mala hora prengué acort de detu- 
rarse á sitiarlos lo rey Felip. 

Desde Barcelona, intenta, Pere lo Gran, son derrer esforg, reunint 
alguna gent de guerra sots lo reyal penó de les barres rojes. 

Tristísima situació havien portat á Catalunya, les Iluytes de la po 
htica italiana. ¡La creu de Roma contra la creu de Sant Jordi! 

¿Quina protecció sobirana podía salvarnos del estranger? Pere lo 
Gran, en sa conspicua mirada, vegé que sois la trovaría en la de la 
Reyna deis cels, corrent á invocarla en son predilecto Santuari de 
Montserrat. 



(1) Patria, poesies de Mosten Jacinto Verdaguer (Barcelona, 1888), plana 184- 



254 F. CARRERAS Y CANDI 

Torcent de camí, seguit de pochs guerrers, puja ansiós la montanya, 
per restar de vetlla tota la nit devant la Moreneta... 

Quanta acunmlació de sentiments, progectes, ofertes, intencións, 
pregarles, resolucions y esperances, brollaren confusament, los uns 
derrera los altres, durant aquella solempnial vetlla, flns á venir á sen- 
tar la calma del esperit, que, si es sempre necessaria, csdevé indispen- 
sable en les situacions extremes. 

Si la Verge Santísima escolta ó no al rey en Pere, nos ho dirán los 
fets subsogüents Mes, avants, dexém que V historiador Des Clot nos 
donffui compte d' esta añada á Montserrat, ab son precís llenguatge y 
puritat de dicció. (1) 

«El rey quant hac trames per aquesta rahó sos missatgers per Ca- 
talunya e per tot lo Comdat de Barcelona, trames N'Anfós flU seu 
major, en Aragó ab lletres e ab pregarles de aquella raho mateixa a 
tots los Aragoneses. E ell apres partís de la ciutat de Barcelona e 
vench s' en a un monastir de monges negres qui es en Catalunya, e es 
lloch de gran devocio hon Deus ha fet a tot hom moltes miraeles e ver- 
tuts; e el lloch aquell es apellat Santa Maria de Montserrat. E es lloch 
molt salvatge e agrest e entre grans montanyes e feres assetiat. E aqui 
lo rey estech e vella tota huna nit devant l'altar de madona santa Ma- 
ria; e prégala de bon cor e de bona volentat molt homilment que li 
acabas merce ab lo seu fill Jesu Crist, que ell li fes ajuda e valen^a, 
en tal manera que sos enemichs portassen la penitencia de les sobres 
que fetes li havien: 90 es assaber, car li eren entrats en sa torra no 
degudament... 

íE quant lo rey hac vetllat tota huna nit, lo bon matí, oyda la 
missa, oferí ses presentalles a madona Santa Maria. E puix partis de 
aquell lloch ab tota sa companya, e vench se damunt per lo camí de 
les montanyes, entro que fonch vengut á Estalrich». 

La costum de passar la nit en vetlla, fou molt general á Montserrat, 
perpetuantse flns á temps moderns. Subsistía encara en lo scgle xvi, 
com apar de la Historia y milagros de Nuestra Señora de Montserrat 
(Barcelona Claudius Bornatius 1556) hont se parla deis cants deis pe- 
legrins que tota la nit acostumen entonar estant en vetlla en 1' interior 
de la capella (2). 

Un miracle esdevingué á Gerona, hont tant fort exercit, com era lo 
d' aquells creuats, devia quedar desfet per lo poder divinal. La crudel 
peste y les terribles mosques de Sant Narcís, acabaren ab la major part 



(1) Crónica del rey en Pere e deis seus antecessors jycissata, per Bernat Desclot.—Caii. CLIX. 

(2) «Que si queremos conion(,-ar á contar desde las doze horas de la media uoche, hallare- 
mos que luego aquella hora los padres monges comienzan á entender en las alabanzas divi- 
nas, dizicndo sus maytines con muy íyrau devoción y con muy gran quietud y recogimiento; 
l)or(iue hazcu cessar todos los cantos de los peregrinos que suelen cantar velando en la 
iffltsia.» 



VISITES DE NOSTRES KEVS Á MONTSERRAT 255 

deis inyasoTS, flgm-ant entre los victimes de la calamitosa malaltia, lo 
DroDi rev Felip, qui Ion restituyt mort & l<'ran(;a. 

La or.'ullosá vila de París, vegé devallar, desBoridos deis al ,vol» 
,Mrí"euI:"esesti,„adesflors del Uiri, coin ha dit sinibólicament 1 m- 
inortal Dante, relerintso á aquesta expedido contra Catalunya. 

Pere III «lo CerlinonléB. A Ulontserr»! 

No hav6m de dir qui era Pere III lo Cerimoniós. oonegut aximateix 
.b 10 nom dd Punylt: p/ hi ha prou ab nomenarlo perqué al llegulo, 
íot seruTli vinga al pensament quclcom de sa Uarga v da e insidioses 
les es ¿i^ue d^ parangonarse ab Faltre Pere de Castel la, son contnn- 
Itnt! apodat ío cLde!, fou, com ell, fratricida y com ell, presenta una 
historia rublerta de tiaicións y crims. -n ^- ^ 

De ; primera añada de Pere III & Montserrat, diu Serra y Postín 
ouo en 1343, avants de sa campanya de Mallorca, passd 4 valdré de 
nodérte 4nxl i de Nostra Dona de Montserrat. Per portar son patrocini 
intparaWement ab ell, prengué y 's pos*, un deis anells que portava 

■ ''la'hivte ^nquerit lo reyalme de Mallorca 4 son cunyat Jauíne. y 
anarellavria host que devia tólreli lo Eossell6 y Cerdanya, quan. 
avantdepassar.^tscomtats.volgué aytambé implorar la protec- 
ció de la Mare de Den, á Montserrat. ..„ i» Trónica (lUe 

En la relació d' aquesta añada, que 's '=<'";>S'>'Í;; '^, °'°"7;„ ' m 
«„v,osen esser de sa propia ma, compta. com feu uit á CoUbato, hont n 
eXia famos castelí lo'inajor y mes rich de la montanya, pertanyent 
^ U T^oderosa familia barcelonina deis Durfort. 

A 1 eñdemí. al mati (29 abril 1344) enviant directament los eayalls 
, MlistrotTpar com si no 's volgués substreure 4 la piadosa eosttm 
Uavor y per cents d'anys subsistent. d'empendre 4 peu la P'ijada de 
SantÚIrl Tía revolta de la eapella de Sant Miquel. ahont lo viandant 
se sobtava dé trovarse al enf ront del monastir, era practica general de- 
turarshi v resarhi devotament la salve. 

'"'la ciica reyai Higa, los ^^^:^:::rzzr^::i- 

me de Mallorca, ab la pujada y bien estacia 

^^^^.:^':^ts"¿yes a.i de cavaU com depeu — es -.n 
n^rtida de aquellos ja a Gerona añades som de pioposit, que ans 
Tue dre' -rLssem la entrada de Kossello, --sem a ter reveren- 
cia a nostra dona de Montserrat. E aqui dimecres mati a vmt y vuyt 
de abrU Parüm de la dita ciutat ab (ort poca companyia. e anamnos 
" 'aCtorell e sopar a Celibato. E «f donaren econseUqu 
trametessem letres nostres de precaries a tots los archabisbes, bisbes o 
a"es ordens, dins nostra senyoria situats, com per tal com per 
raho de execucio de justicia, nos convengues a enantar a oecupacio 



256 F. CARRERAS Y CANDI 

real contra lo dit Jaume de IMallorques e les terres e bens seus los quals 
encara senyorejava de fet, faessen special oracio a Deu per Nos e per 
les nostres companyies. Nos acceptam lo dit consell, manam que ell fos 
menat a execucio e apo fet, reposam aqui la nit. Dijous mati a XXIX de 
abril partini daqui cavalcant, anana entro al peu de la costa de Montse- 
rrat, e aqui descavalcam, e manam que les besties anassen per lo cami 
pía a Monistrol, e que aqui esperassen; e nos ab nostres companyies 
muntam la dita costa a peu, e aquella pujada fossem a una esglessia 
appellada sant Michael. En vista del monastir de Montserrat isque a 
Nos a carrera lo abbat de Montserrat e rebens reverentment e convi- 
dans aquell dia; e ensemps anam a fer reverencia a nostra dona sancta 
Maria; e feta aquella entram a diñar, e apres menjar ab lo abbat en- 
semps anam presentar a la dita verg'e una galera ab totes ses exarcies 
dargent en reverencia de la victoria quens dona lo dia que prenguem 
térra a Mallcrques, la qual hi haviem feta portar ans de dos dies que Nos 
y fossem. E presentada la dita galera faemnos venir los hermitans de 
Montserrat (los quals deis seus hermitatg-es havia fet al monastir deva- 
llar lo dit abbat) ais quals diguem e pregam que per ells fos constituyda 
special oracio, la qual diguessen a certes hores de dia e de nit per Nos 
e per les dites nostres companyies, perla raho que dessus havem dit. E 
apres partim de aqui e avallam les schales de Montserrat e anam sopar 
e jaure a Monistrol, hon dit abbat aximateix nos havia convidats» (1). 

Baxá á Monistrol per les escales, camí dret y que devía ferse á peu, 
lo que 'ns esplicaría tal vegada, que lo Rey y sa comitiva, avants de 
pujar á Sant Miquel, enviessin lo bestiar á Monistrol. 

Poch dura la estada de Pere lo Cerimoniós á Montserrat, puix arri- 
vat al matí, al vespre ja era á dormir á Monistrol, per partirne al dia 
següent á Tarrassa, fent la vía de Gerona, hont Fesperava la host que 
devía invadir y guanyar per ell, lo restant del reyalme de son mal- 
aventurat eunyat. • 

Aquest acte del Rey, disposat á sacrificar á sos mes propinques pa- 
rents, á sa ambició, nos recorda al lladre andalús engenent un ciri á 
Maria Santíesima, quan havia d' empendre algún fet atrevit de sa cri- 
minal carrera. 

Y per la for^a del contrast, aquell mateix any, al perdre tot lo que 
li quedava en Rosselló y Cerdanya, lo ven^ut rey Jaume de Ma- 
llorca (15 juliol 1344) passá á invocar á la Verge de Montserrat en quin 
Santuari se trovava lo dia de la festa de Nostra Dona Santa Maria (di- 
mecres 8 setembre 1344), Diu Bofarull á dit propósit, que induptable- 
ment solicitaría de la Verge, lo contrari de lo que quatre meses avants 
li demaná son eunyat. 

Y lo piados romeu, al veurel devallar despagat y trist, del miracu- 



(1) Crónica del rey d^Aragó encere IV lo Cerimoniós ó del pimyalet. Aquest Key fou 
quart en la. cronología aragonesa y tercer en la catalana. 



VISITES DE NOSTRES REVS Á MONTSERRAT 257 

los Santuari, havent perdut injustaraent sos dominis, murmuraría en- 
tre dents estes dues paraules, chlsiques en la catalana térra: 
— No convenia. 

Joan I «Aymador de la gentllesa» & Montserrat 

Lo rey Pere III, que no desmentí en sa vida lo dictat de Cerimo- 
niós ab que '1 coneix la historia, decora ab lo titol de Duch de Gerona, 
á son íill primogénit Y infant Joan, quí sigue casat ab Mattha d' Arma- 
nyacli en 1372, enviudant en 1378. Del temps en que dura aytal ma- 
trimoni, n' havém de consignar una intcressant mostra de la devoció 
professada á la Verge de Montserrat, devoció, que, en corformitat ab 
les creencias del segle xiv, s' hi vincula un procehiment cabalístich 
y supersticiüs. No altre nom mereix la preocupado de la corda, 
que, havia de teñir, sis vegades la llargada, y set la gruxaria, de la 
imatge de Montserrat, y posarse dessota 1' altar hont se resaven les 
misses, per arbitrar sa divinal protecció. 

Deya, esta carta escrita per lo proto-notari de la Duquesa de Ge- 
rona, á Fra Arnau de Qa Plana, predicador de Montserrat: 

a La Duquesa -Fra Arnau: Pregam vos que encontinent prengats 
per VII vegades ab una corda lo grux de la ymaga de madona santa 
Maria de Montserrat et per altres VI vegades la longuea et apres po- 
sats la corda dessus laltar et fets nos dir VII misses a honor de la dita 
verge maria. E com les misses sien dites trametets nos la corda. E 
aQOUs pregam no haia falla car molt uos ho grahirem. Dada en Gerona 
lo primer dia de marQ lany MCCCLXXVII— Berengarius Prothonota- 
rius>> (1) 

Poch temps després, en 1380 (2 de febrer), casa va lo Duch de Ge- 
rona ab Violant de Bar. Dintre lo mateix any, tenint en compte lo 
vulgar de la térra, «no es bon casat qui no porta la dona á Montse- 
rrat» Joan ab sa muller Violant, residexen quatre dies al Monestir, 
90 es, del 7 al 10 de setembre de 1380. 

Llarchs anys passá, lo Duch de Gerona, enemistat ab son pare, 
allunyat de la cort y víctima de les intrigues deis Fortiás, fent vida 
retreta. A les derreries del any 1386, residint á Gerona, havía fort en- 
malaltit, quau heretá la corona, á la primaria del 1387. Já s' havia po- 
sat en camí, á despit de la malaliía, desitjós d' estar present á Barce- 
lona, ais derrers moments de Pere lo Cerimoniós. 

Lo restabliment, del egregi malalt, viugué ab 1' istiu del any 1387. 
No cal dubtar, que invoca á la Verge de Montserrat, puix posa en bo- 
nes condicións, 1' estatge deis sobirans en lo Monestir, mananthi cons- 
truir dugues bones xemeneyes que no fessin fura, en lo mes d' agost, 
una en lo palau / altre en sa cambra. 



(1) Registre 1812, foli 38 (v.) arxiu Corona d' Aragó. 



190á 



17 



258 F. CARRERAS Y CANDI 

La crudel peste ó glánola que llavors comenQá á aparexer per Bar- 
celona, lo feren partir vers Tortosa. sens deturar á Montserrat, á les 
derreries d' octubre. La promesa fou empero cumplimentada per sa 
muller Violant de Bar, qui passá á Molins de Rey la nit del 17 d' octu- 
bre de 1387 y á Collbató la del 18, pujant al dia següent, dissapte, á 
peu descalQ, la pesada costa que enmena al Santuari. 

De les diferents lletres que figuren en lo registre reyal, escrites 
desde Montserrat per la rey na Violant, ne trameterém tres adregades 
á son marit, donantli compte d' haver entregat les joyes á la Verge 
en conformitat á lo que ell li encomená, com també d' estar en vetlla 
davant la devota Imatje, en la nit del 19 al 20 d'' octubre, etc. (1). 

«La Reyua — Sabents que de nostre bon estament haurets axi com 
deuets plaer vos notiñcam com vuy vers hora de completa som arri- 
bada a coll bato on entenem a jaure et dema per lo mati nosen ente- 
nem a pujar deu volent a peu dezcaus a madona sancta María. E ma- 
ravellants nos com del estament del senyor Rey et daltres coses 
despuys que partim daqui nons hauets certificada Pregam vos affec- 
tuosament e volem que daquell quiscun jorn haiam vostra plenaria 
certiflcació. E car semblantment estam ab ancia del estament del 
Delfl de Gerona et de les infantes filis nostres molt cars uos pregam que 
continúan en que esta lestament del dit senyor nos continuéis lesta- 
ment deis dits Delñ et infantes e encara de la ciutat com esta de les 
ypidemies que ara nouellament y son comen^ades. E comanats nos en 
gracia del senyor Rey. Dada en Coll bato sots lo segell de nostre anell 
diuendres a hora de prima son a XVIII dies doctubre del any 
MCCCLXXXVII. 

sFuit directa Camarlengis et G. " coltellerii físico domini Regis.» 

« Molt alt molt excellent et molt poderos princep et senyor marit et 
senyor meu molt car. Sus ara he reebuda de la vostra senyoria vna le- 
tra yo senyor estant en la vetla de Madona sancta Maria de Montse- 
rrat tocant alscuns afers ais quals senyor per raho de la dita vetla nous 
pusch respondre Mas supplic vos senyor molt alt sia vostra merce so- 
breseure en los dits afers tro yo sia aqui car yo senyor partiré daci 
deu volent dilluns per lo mati et no cessare mon carai tro sia a la vos- 
tra gran senyoria la qual nostre senyor deus vulla conseruar per molts 
anys et prosperar segons senyor que vos et yo desijam — Dada en lo 
Monastir de Montserrat sots lo segell de mon anell dissabte a hora del 
Seny del ladre a XIX dies doctubre del any MCCCLXXXVII. 

o Senyor 

«Vostra humil companyona, la Reyna.» 



(1) Registre 20.53, foli 31 (arxiu Corona d' Arajíó). 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 259 

«Molt alt molt excellent et molt poderos princep et senyor marit et 
senyor raen molt car De la vostra gran senyoria he reebuda vna letra 
molt graciosa de la qual senyor he reebut plaer et recreacio molt gran 
maiorment com per aquella he sabut vostre bon estament a mi singu- 
larment molt car Prat a^o mosenyor notifica la vostra molt gran 
senyoria com anit hora de completa arribe a coll bato et vuy mati 
parteut daqui som arribada a madona sancta j\[aria de Montserrat on 
senyor me son trobada sana et en fort bona disposicio de ma persona 
gracies a nostre senyor et a la qual denota ab humil reuerencia he 
presentades senyor les joyes que la vostra senyoria sab en la presen- 
tacio de les quals he feta leuar carta publica segons senyor que la 
vostra gran senyoria me mana. Yo molt alt senyor enten a partir daci 
Diluns et anarmen den volent per Monistrol jaure a Terraja et des- 
puixs continúan lo cami a la vostra gran senyoria la qual nostre senyor 
deus conserue per molts anys ab creximent de salut et ab exalQament 
de la sua Reyal corona E sia guarda vostra senyor la sancta diuini- 
tat queus faQa prosperar longament segons que vos senyor et yo desi- 
jam. Dada en lo Monastir de Montserrat sots lo segell de mon anell 
dissapte a hora de les lums enceses a XIX dies doctubre del any 
MCCCLXXXVIL 

«Senyor: vostra humil companyona— La Eeyna. 

«Domino Regí» 

Ais dos dies sortia, la Reyna, del Santuari, dormint, lo dilluns 21 
d' octubre, á Monistrol y lo 22 á Tarrada. 

De les succesives estados de Joan I y Violant, á Montserrat, ben 
poca cosa ne pervé. Lo 2 d' agost de 1393, acabava d' arrivar al 
Monestir, la piadosa Reyna, havent fet á peu la penosa pujada (1). 

Evidencia la devoció de tota sa vida á Montserrat, Joan I, al veu- 
re, que, es 1' unich rey d' Aragó, qui desitjá fes, son cors, la postuma 
ascensió al cenobi benedictí. Axis ho tramet Serra y Postíus, co- 
piantho de Sayol en les Grandezas de Poblet, hont se diu, que, eix 
Sobirá, «había ofrecido enterrarse en el Monasterio de Nuestra Señora 
de Montserrate^ si la Virgen le guardava de no se qué peligro, por lo 
qual estuvo depositado en la Cathedral de Barcelona. El Rey D. Mar- 
tín su hermano y sucesor en la Corona, pidió al Papa, que absolviese 
al rey difunto de la promesa que avia hecho de enterrarse en Montse- 
rrate, porque pertenecía á Poblet, alegando los de este Monasterio sus 
razones, á lo que condescendió su Santidad; pero hallando dificultades 
la referida Cathedral para entregar el Real Cadáver, fué proferida 



(1) 1393 (I) d' agost)— Desde Tortosa respon, Joan I, á la cai-ta de Violaut, datada á Mont- 
serrat lo 2 d' agost, y al eusenips q.ue li demana los dies que pensa residir á Montserrat, es- 
crivia: «E car uos sots ben trobada en lo camí e en lo pujar de la costa en que pero nos teuim 
per dit que haurets passat assats treball e affauy pus a peu la auets pujada» {Revis'.a histó- 
rica de Barcelona, any III, nom. 5i5, pl. 148). 



260 F. CARRERAS Y CANDI 

sentencia declarando, que pertenecía á Poblet, el qual se le llevó de 
Barcelona, año mil quinientos y uno.» 

Impenetrables disposicións del Altissim. Elles no han permés, que, 
r estimat Santuari de Catalunya, pogués hostatjar les cendres de cap 
de sos sobirans. 

Ferran I «d' Anteqaera» á Montserrat 

Al morir Joan I, en 1396, llarchs anys se passaren sense que la porta 
del amurallat recinte de Montserrat s'obrís per donar passatge á algún 
deis sobirans catalans. Lo succesor del Rey galant, lo bondatós Martí, 
seguint la devoció heretada de sos passats, dona mostres d' haver 
invocat á la Verge de Montserrat en 1' acte de major importancia de 
la sua vida. Nos referim á la renomada expedido á Sicilia, quan sois 
era Duch de Montblanch. Entre les diferents presentalles conserva- 
des en lo Santuari montserrati, lii cridava la atenció, al comencar lo 
segle XIX, lo gran retaule piutat al oli, clavat en los gótichs claustres, 
hont se conmemora va dita expedido guerrera, estanthi fldelment repre- 
sentáis, Martí I, son flll Martí rey de Sicilia, Felip Dalmau vescomte de 
Rocabertí, 1' almirall Bernat de Cabrera, Ramón de Perellós vescom- 
te de Roda, Pere de Queralt, Bernat de Pinós^ Lluis Cornel, Berenguer 
de Vilaragut, Ramón de Monteada, Ramón de Bages, Ferrer d' Abe- 
11a, Guerau de Cervelló y Pere de Fonollet vescomte d' Ylla (1 ). Impor- 
tantísima pintura histórica, digna de figurar en primer lloch entre 
los majors recorts arqueológichs del segle xiv, si la incendiayre teya 
del exercit invasor no la bagues feta desaparexer per sempre, en les 
guerres napoleóniques. 

Mes lo rey Martí I, al ocupar lo reyal soli de sos passats, per sa 
malaltissa naturalesa y crasa complexió, estigué condempnat al repós, 
no sempre voluntari. Per tant, no cal estranyar dexém de veure '1 tra- 
muntant la fadigosa costa de Collbató, quan, tant poch se mogué de 
les capitals, obligat per sa salut á una vida altament sedentaria. 

Lo monestir de Montserrat havia pujat á la categoría d' abadía, per 
decret de BenetXIII (1410), quan lo succesor del rey Martí y cap de 
la nova dinastía castellana, hi puja á invocar á la Verge, á les derreries 
de juliol de 1' any 1413. Lo rey Ferran anava á Balaguer á ñ de dirigir 
en persona les operacións contra lo Comte d' Urgell, quí s' havía, ton- 
tament engaviat dintre la encastellada y forta poblado. 

La estada del nou Rey en lo monestir, sigue breu, expedint segui- 
damcnt orde d' entrcgarli cent florins d' or, mentres dirigía la güera en 
lo camp sitiador de Balaguer, á 24 de setembre de 1413 (2). 



(1) Zurita /Ixaies de Aragón, llibre 10, cap 50 

(2) «Feniiiiandus ctc fideli consiliario et tliesaurario nostro .Tohauuide plauo leguin doc- 
tori salutem ct tíracianí: vobis diciuuis et mandauíus quateuiis de peccuuie curie nosti'c que 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 261 

Ab esta añada de Ferran d' Aiitequcra á Montserrat, se repeteix lo 
fet, d' invocar á la Verge, nostres reys, avans d' entrar en campanya. 
Axis ho vegerem, ab Pere II, ab Pere III, ab Martí Duch de Mont- 
blancli y ara, per quarta vegada, ab Ferran I, se<;-ons ho consigna 
Qur.ta ab la sua característica concissió d' istil (1). 

Lo cronista montserrati, Argaiz, diu, que Ferran I, s' inscrigué com 
á confrare en la confraría de Montserrat de la que s' en declara espe- 
cial protector (10 juny 1415). De tant insig-ne contraria, Cristofol de 
Virués, en lo poema escrit sobre Montserrat, no canta: 

«La cual ha de tener por sus cofrades 
todos los potentados que en la tierra 
seguirán las dulcísimas verdades 
del que en el suelo el cielo abre y cierra.» 

Anfós lY «lo JlIagDáiiim» y sa muUer y llochtinent 
María de Castella, á üloutserrat 

Es un regnat especialíssim lo d' Autos IV. Lo Sobirá, alluuyat quasi 
sempre de son reyalme, pretenía dirigirlo desde Italia, hont era con- 
sultat prou sovint per sa muller y llochtinent María de Castella, á quí 
dexá la regencia de la corona d' Arag-ó. 

Procehiut de Lleyda y Balaguer, María de Castella, en 1419, diri- 
gintse á Barcelona, deturá á Montserrat, y allí cstava lo 16 de janer. 
Tres jorns després, prosseguía son interromput itinerari vers la Capi- 
tal, per lo camí usüalment seguit, 90 es, lo de Molins de Rey (19 de 
janer de 1419) (2). 

Com si Anfós IV estigués destinat ó disposat, á marxar sempre per 
víes diferents de sa muller, axis com ésta, al comen9ar 1' any 1419, 
ana á Montserrat, lo Rey no hi fou llavors, sino á les derreríes del pro- 
pi any. Axis apar en la confirmació que hi feu deis privilegis concedits 
ais pelegríns de Montserrat, datat en aquest propi lloch, lo 4 de desem- 
bre de 1419 (3). 

Y tot seguit, ais primers mesos del any 1420, vehem continuar son 
afecte, en les concessions que otorga al Monestir, desde Tortosa (3 de 
abril) y desde Vinaroz (12 d' abril). Ab elles, y especialment ab la 



penes vos sunt vel ei-uut, detis et soluatis Ahbati ac mouastei-io sánete marie de Mouserrato 
Centum florenos auri de Aragonis quos ipsius virginis coutemplacione graciose ducimus 
coucedendos Et in solucione recuperetis presentera vna cum apocha de soluto Datum in 
obsidione balagarii sub uostro sigillo niüiuri XXIIII dia mensis Septembiñs Anno a nati- 
nitate Domiui M° CCCC° XIII°— Rex Ferdiuandus - Dominus Rex mandauit mihi Paulo 
Nicholai» (Registre 2422, foli 31, arx Corona d' Aragó) 

(1) Anales de Aragón vol. III, Uibre XII. pl. 89. 

(2) Registre 3109, foli 9 (arx. Corona d' Aragó). 

(3) Hiitoria de Nuestra Señora de Monserrate, per Serra y Postius, plana 264 



262 F. CARRERAS Y CANDI 

darrera, tractá d' arbitrar la assistencia y protecció de María San- 
tíssima per les sues ercpreses de Cerdenya y Sicilia (1). 

En ia setmana de la Mare deDeu de setembre del any 1421, la pia- 
dosa reyna María torna á Montserrat, pervenintnos de sa visita, de- 
talls interessants al conexement de les costúms. D' una part, se veu 
ais pobres acudint al Monestir á implorar la caritat de la Reyna, quí 
los soeorregué tant de sa propia má, quan per víes del seu ahnoyner 
Mossen Pere Eres. D' altre part, trovem que lo Monestir aplegava les 
almoynes deis fidels, en una caxa, en hi iglesia, essent, per tant, do- 
nada la reyal almoyna, sense ostentació. Y per últim, que eren venuts 
en lo recinte de Montserrat, fils de pater nostres de boix, axis com me- 
dalles {senyáls d' estany e plom) ab la imatge de le Verge, les quals 
coses solíen portarse en demostrado de venguda de romiatge. De tot ne 
tracta 1' adjunt document reyal (2): 

«María, etc. Al feel consellcr e Tresorer nostre micer Johan de 
masguillem Saint e gracia. Vist hauem un albara de Scriua de racio 
de casa nostra ab son sagell sagellat del tenor seguent:— Al honrat en 
berthomen gras Tresorer de la senyora Reyna de part den Raphael de 
vlzinelles scriua de racio de casa de la dita senyora fas vos asaber que 
an pere eres capella e almoyner de la senyora Reyna son degndes les 
quantitats deius scrites les quals de manament de la dita senyora dis- 
tribuí en lo monastir de Montserrat aon la dita Senyora partint de 
Barchinona era añada en la setmana de sancta María de Setembre del 
any deius scrit segons que distinctament se segueix: Primerament li 
son deguts los quals foren dats per amor de Deu a diuerses pobres axi 
per mans de la dita senyora a la qual lo dit pere eres de manament 
seu li hauia donats com per mans del dit pere Cent trenta hun sous. 
ítem li son deguts los quals per vigor del dit manament foren mesos 
per ell present Maiordom e mi en la caxa de la almoyna de la sglesia 
del dit Monastir Cent Sexanta cinch sois. E mes li son deguts per vint 
e huyt fils de pater nostres de boix que compra qui a raho de dotze di- 
ners lo fil fan ab sis sois huyt diners que li costaren Quarante senyals 
destany e plom ab la emprenta de Sancta María en cascu de aquells a 
raho de dos diners la pe9a los quals pater nostres e senyals la dita 
senyora decontinent dona e compartí entre les sues companyes per co 
que aquells aportassen en demostracio de venguda de Romiatge Trenta 
quatre sois huyt diners, e axi raunten en suma totes les dites quanti- 
tats al dit pere eres degudes per les dites rahons segons que de tot per 
menut appar per vna cédula de paper scrita per sa raa que he enfilada 
en lo fil primer comu de mon offici ab la qual largament son stat cer- 



co «Iflcircum ad Monasterium et deuotam intacte virginis Marie Montis serrati ingen- 
tnm et singularem deA'ocionem habentes ac in remissionem pecamimim nostri ct predccesso- 
rum nostnnn> (Eegisti-P 25!i3, foli ñi, arx. Corona Aragó). 

(2) Kcsfistre 3110. foli 61 far.\. Corona Aragó). 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 263 

tificat Trescents Trenta sois huyt diners barchinoneses. Scrit en Bar- 
chinona a XX dies del mes de Seteintre auno an atiuitate domini Mi- 
llesirao CCCCXVF — Jatsia se^-ons tenor del dit albara la quantitat 
en aquell contenguda se mostra esser degiida an pere eres almoyner 
nostre. Empero a nos es cert e sta en veritat que lo feel Comprador de 
casa nostre en Guillem de linya ha pagada e bestreta de sos propris 
diners o peccunia la dita quantitat en lo dit albora contenguda Per 90 
per remoure tot dubte a vos dehim e raanam de certa sciencia que de 
les peccunies de nostra cort que vers vos son o serán donets o paguets 
al dit comprador nostre los dits Trescens Trenta sois huyt diners bar- 
chinoneses en lo dit albara contenguts, E en la paga de aquells co- 
bráis dell lalbara dessus insert ensemps ab la present. Dada on bar- 
chinona sots nostre sagell seeret a X dies dabril En lany de la natiuitat 
de nostre senyor Mil CCCCXXII -La Reyna.» 

Retornant al rey Anfós, t|uí, per ses empreses, aficions y educaeió, 
esdevingué mes italiá que espanyol, en 1' any 1440, dexá sentada la 
senyal d' exes inclinacions forasteres ultramarines, en Montserrat. Vo- 
lent reformar lo monestir, lo Rey de Napols y d' Aragó, hi introdueix 
la regia del de Montecasino, que havía gran renom llavors. De Mon- 
tecasino passaren á Montserrat, 1' abat Fra Antoni Avinyó y sis mon- 
jes mes italians. 

No estigué acertat. lo Rey d' Aragó, en aytal reforma, anant lo 
monestir en notable decadencia en la segona mitat del segle xv. Mes 
no 's veu que los frares italians hi supeditessin ais catalans y quan 
la ocasió ho exigi, lo convent se presenta esencialment cátala, en 1462, 
desenrotllant , 1' abat Ferrer, la política de la térra. 

Joan II á Montserrat 

Plana de tristor per la historia de Catalunya es la que omplena ab 
son regnat, Joan 11. En la sua primera mitat, ni eix antipatich Sobirá, 
ni sa astuta y terrible muUer, la castellana Joana Enríquez, aparexen 
visitant lo Santuario que, com havém dit avants, tremola ab fermesa, en 
1462, r estandart de la térra figurant en la primera fila del mohiment 
insurreccional que inicia Barcelona 

Lo malaventurat Princep de Viana, ab qui 's personifica V esperit de 
la Ilibertat menyspreuada per lo cesarisme del Monarca, acut en mo- 
ments d' angustia á invocar á la Verge de Montserrat. 

En agost de 1460, assentats en apariencia, los preliminars de re- 
conciliació entre pare y fill, mentres lo primer anava á presidir les 
corts de Fraga, lo segón se dirigía á Montserrat coin diu en Bofarull 
«con la idea tal vez de preparar mejor su espíritu, á que tanto ayuda 
en aquella región el venerado santuario en su interior, y la naturaleza 
por fuera.» «Al saber en Montserrat, el Príncipe, el mal resultado de 
las cortes de Aragón para sus esperanzas, regresó entristecido á Bar- 



264 F. CARRERAS Y CANDI 

celona, y allí volvió á hacerse la ilusión de que en las cortes catalanas 
se vería satisfecho» (1). 

Caries de Viana aborrit del Pare, passá d' aquesta vida víctima 
d'unes metzines abocades de niolt alt. 

Y al veure á la reyna Joana, princesa de molta astucia y gran arti- 
fici, com la nomena Qurita, que, tot venint á exercir la llochtinencia de 
Catalunya ab son flU Ferran, puja al Santuari de Montserrat, (al passar 
de Lleyda á Barcelona en novembre de 1461) pensará quí conegui la 
sua vida, que aytal visita era dictada, mes que per lo cor, per lo cap. 

No cal retreure, com A mostres d' afecte de Joan II al monestir de 
Montserrat, certes concessions honoríflques, moltes vegades fetes á 
causa de gestions delspropis interessats, y que á nostre vijarés poca 
cosa proven (2). 

Serra y Postius dona compte de les añades d' aquest Monarca á 
Montserrat, la primera en 1435, quan encara no era rey, y la segona 
en 1475, després d' acabada la famosa guerra de Catalunya, en quin 
any, diu trovarse al Santuari en los díes 18 y 19 d' octubre. Evident 
errada del escriptor barceloní, puix deis arxius ne resulta que son lo 8 y 
9 d' octubre los díes de sa permanencia en lo Monestir (3). 

Estava en los setanta set anys, edat molt avengada, perqué pogués 
repetir semblant devoció. No creyém que hi tornes mes. 

En 1479, morí extremadament xacrós lo rey Joan II, que, si fou 
perdonat por los catalans, íon nom, no podrá ocupar digne lloch ni en 
son cor, ni en ses histories. 

Ferrán II «lo Catélich», á, JUontserrat 

Já, en 1461, trovárem, al flll de Joan II y de Joana Enriquez, 
anant en companyía de sa Mare, á Montserrat. 



(1) Historia critica civil y eclesiástica de Cataluña, vol. VI, pl. 29. 

(2) Aluclim á lo que cita Serra y Postius del titol de bibliotecari major coiiferit al Abat 
de Montserrat en 1-158, com del privilegi d' exercir jurisdicció en les causes de sos vassalls de 
Barcelona, eu 1159 (Historia de N. S. de Montserrat, pl. 271). 

(3) Lo Dietari del Concell barceloní, en jornada de 5 d' octubre de 1175, consigna la sor- 
tida del rey Joan de Barcelona per anar á Lleyda liont liavia couvocat la cort per lo 2 de 
novemlirc. 

Lo Registro 3166, del arxiu de la Corona d'Arago, compte documents lirmats por lo Rey 
á Barcelona, en les dates de 5, 7, 11, 14, 16 y 17 d' octubre de 1475. 

Lo Registre 3392 (folis 61 y 62), constata la firma de dos documcuts á Montserrat lo 8 y 9 
d' octubre de 1475. Lo primer va eudre^at ais almoynera de Montserrat, ais qui permet 1' us de 
tota lley d' armes, flus de les prohibides, los exhimeix de la obligació de servir los oficis pu- 
blichs en les imiversitats,y los enfranqueix,axis com Uurs equipatges óbesties,dels drets de 
pontatxes y barcatxes. També declara que no poguessin esser molestatsper lacomissió de de- 
licies ó reclamació de deutes, dexant d' estar subgéctes á la jurisdicció ordinaria, á exccpció 
deis crims de lesa magestat «prodicione heresi et sodomita ac fractione itiuerum et viarum.» 
Lo segon decret del 9 d' octubre es una confirmado de la exempció de cena que concedí ais 
vasalls de Montserrat lo rey Anfós desde Tortosa, lo 3 d' abril de 1120. 

Aquests dos privilegis declara haverlos vist Serra y Postius, en 1' arxiu de Montserrat 
{cax. 3, leg. 2, fot. 3) y n' equivoca les dates, suposantlos del 18 y 19 d' octubre. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 265 

ComeiKjá son reg^nat, en 1479, y coni se passesin lo primer y lo se- 
gon any, sense visitar lo Santuari de Montserrat, coraenQaren á ges- 
tionar, los monjos, la desitjada visita, iitilisant de la influencia, que, 
en la persona del Rey Católieh, hi exercía Frá Boyl. 

Del seteiubre de 1481 es la correspondencia deis monjos y Fe- 
rran II, instantse la ascensió d' aquest al monestir. Responia, lo Rey, 
mostrantse volenterós de pujar á aquell Uoch de veneració. 

«Lo Rey— Religiosos amats nostres. Ab Fr. Boill hauem rel)ut vos- 
tra lletra, ab creencia ab la persona la qual vista ates lo que aquell 
per vostre part nos ha volgut explicar: vos responem es nostra volun- 
tat ser vers aqueixa Casa segons la devocio hi tenim e com ofert e raes 
llargament ho havem dit al dit Fr. Boill, he com ho entenem metre 
per obra, plahent a Nostre Senyor, antes de nostra partida de assi. 
Nos remetem a la relació al qual sobre aijo deveu fe e créenla com a 
nostra propria persona. Dada en Barchinona a XXIV de setembre de 
MCCCCLXXXI» (1). 

Empero partí de Barcelona y no consta que deturés á Montserrat. 
Seguí ses comunicacions ab lo monestir, mostrant sempre son afecte, 
Ferran II, al P. Boyl, en los anys de 1481 y 1482. En lo de 1486, lo 
Rey Católieh, concedí privilegi al Monestir, enfranquint d^host, caval- 
cada y algunes coutribucions,, ais llochs de sa pertenencia (2). 

A aquesta petita senyal d' estima á Montserrat, per part del Rey 
d' Aragó, podém agregarhi la mes explícita de ferhi terraplenar un tros 
de montanya á ses despeses, per construir la nova iglesia. 

Pervingué 1' any 1492, justament calificat de notable per Schwartz 
á causa d' efectuarshi en ell, fets de tanta entltat en la península Ibé- 
rica, com la presa de Granada, la expulsió deis jueus y lo descubri- 
ment del nou mon (3). 

En 1492 fineix una época, per iuiciarsen altre prou oposta, que ca- 
racterisa, en ses formes plástica y Iliteraria, lo nou istil del renaxe- 
ment. Si 1' historiador italiá Guicciardini, no dubta en comentar lo 
segle XVI, en 1' any 1492, ¿qué no hauríem de fer los historiadors es- 
panyols y americans? 

La decadencia interior de Catalunya, empero já es manifesta en lo 
segle XV, al que podríem titular^ segle de la entrada deis castellans. 
8' inicia aquesta entrada y subsegüent inmiscuició en nostres afers, en 
1412, ab Facompanyament del Regent de Castella, quan vingué á regnar 
á Aragó. S^ hauría detingut en temps d' Anfós IV, per virtut de sa po- 



(1) Serra y Postius Hist. de N, S. de Monts. pl. 278. 

(2) Sou de dita coucessió les seguents páranles: 

«Quai'e cum cenobium diree virginis Mai-ie deMontesserrato quodin totoorbe quottidia- 
nis fere síjiiis et miraculis claret celeberrimumquc hahetur magis helemosínjs sustentetur 
qiiain redditibus quippe qui et si teuuissimi suut eos tameu et ouiuia alia quacuuque suiít et 
ipsas Ítem helemosiuas iu peregrinos ac pauperes christi alendos distribuit atque dispensat» 
Salamanca 24 de deseir.bre 148H. (Registre 3o50 foli 3, arx. Corona d' Aragó.) 

(3) ii92 historia de un año célebre por Federico Schivartz (Barcelona 1892). 



266 F. CARRERAS Y CANDI 

lítica italiana, sino hagués neutralisat la influencia ultramarina, altres 
avenaos de la castellana, deguts á la reyna llochtinent Maria, primpcesa 
de la casa reyal de Castella Regná Joan II y sa muller la filia del 
gran almirall de Castella Enriquez^ sintetisá. la continuado de la polí- 
tica é influencia forasteres. Y per últim, fineix lo segle xv ab T adve- 
niment del rey Ferrán II, lo Católich, qual cort, composta de mes cas- 
tellans que catalans, devía influir en aumentar 1' estiaugerisme á 
Catalunya. 

A Montserrat li toca sufrir les consequencies de semblant estat de 
coses, aparellantli gravísimes perturbacións, com may les hagués pre- 
senciades en los segles de la major corruptela monacal. Certament que 
lo convent s' ha vía inficionat de relaxado é hi precisava una reforma 
radical,, que ^1 posas en bon estament. Axis s^ havía agitat la idea d' in- 
troduirhi frares geronims en lloch deis monjos negres, nom vulgar do- 
nat ais benedictins en la Edat Mitjana 

Hu deis arguments aduhits al dexar establerta la reforma á Mont- 
serrat, fou V abus deis abats de residir llargues temporades fora del 
monestir. Es cert que 1' Abat de Montserrat figura en lloch primordial 
entre los personatjes polítichs de Catalunya; mes axó no era cas ayslat, 
ni peculiar del Abat de Montserrat, ni tant sois característich de Cata- 
lunya. A Portugal, á Castella y á Franca, per tot, los bisbes y los 
abats, jugaven en política lo primer paper. 

Quan la calamitosa guerra civil catalana de Joan 11^ Fr. Pere An- 
toni Ferrer, abat de Montserrat, era ferm partidari de la causa de Bar- 
celona y per tant contrari del monarca aragonés, dirigint lo mohiment 
polítich en la Ciutat. Ferrán lo Católich, debuta, en 1' exercici de les 
armes, durant esta guerra, qual recort servaría tota sa vida no obli- 
dantse la intervenció del abat Ferrer. Apuntem lo fet, puix á vegades 
petits acontexements, n' originen altres de major trascendencia. Quí 
sab si, quan tractá de solucionar lo decayment monástich de Mont- 
serrat, fou un acte, tant polítich com eclesiástich, subjectarlo al castella 
de Valladolid? 

Desde llavors, passaren á Castella, les quantioses rentes y dona- 
tius, que, la pietat catalana, acumulava ais peus de sa devota y esti- 
mada Verge. 

Causa penosa impresió la falta de crítica y fins de patriotismo, que 
s' observa en molts autors catalans de Montserrat, al donar compte 
d' aquesta reforma. Hu d' ells Serra y Postius, no sois la anomena santa 
y gloriosa, sino que la justifica, no já per la relaxado monástica tant 
general en lo segle xv, sino per capritxosa voluntat deis Reys Cató- 
lichs, dient que los sembla oportú «que no fuesse abadía, ni claustral, 
sino que se incorporasse con las demás congregaciones que en Cata- 
luña y Galicia se habían juntado» com si hagués dexat d' existir la 
congregado benedictina tarraconense, que may s' ajuntá ab la simi- 
lar castellana- 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 267 

Aquell cany célebre del seg'le xv, lo remarcable 1492, fou lo en que 's 
porta á tenue la unió de la perla deis santuaris benedictins de Cata- 
lunya al de Valladolid, unió de funestíssims efectes segons tindrém 
motiu d' exposar. A despit de la butUa pontificia, tarda un tant á efec- 
tuarse Fou en octubre de 1492, quan Ferrán II emprcngué sa ascensió 
al monestir, anunciada en 1481 y dilatada fins al temps en que s' aca- 
bava de preceptuar lo predit cambi de personal 

Enaltits de la gloria, que^ en ses persones irradiava la conquesta de 
Granada, se diri.üíen á Barcelona, los Reys Católichs, desviantse del 
camí recte, per pujar á aiienollarse ais peus de la Verge de Montserrat. 
Los acompanyaven, 1' infant primogénit Joan y sos altres filis. Esde- 
vingué aquesta visita á mitjans d' octubre y no cal dubtar que, durant 
la matexa, se tractás tot lo referent al non estament d" aquell santuari. 

Falten los documents y sobren les presumpcións. Procuraréni fu- 
gir de les que assalten nostre pensa, per no apartarnos de la recta 
conciencia d' historiador. 

Din la historia del abat Muntades, que fins al 2 de juny de 1493 
no prengué possesió de Montserrat lo general de la congregado de Va- 
lladolid, que r abat Peralta renuncia expontáneament «para no crear 
obstáculos á la grande obra de los Reyes Católicos y de Alejandro VI: 
mereciendo por este importante servicio y desinterés ser promovido á 
la silla episcopal de Vich» (I). 

Simultáneament ab la presa de possesió del Monestir per los frares 
castellans, corre parelles altre fet consignat per los historiadors mont- 
serratins, 90 es, que Fr. Bernat Boyl y dotze monjes catalans de la 
orde benedictina, en 1493, passaren á evangelisar ais infels de les in- 
dies Occidentals, que acabava de descubrir Cristófol Colom, confe- 
rintse al primer la dignitat de Patriarca de les Indios (2). 

gForen originaris de Montserrat, los dotze companys benedictins 
del P. Boyl? Fet importantíssim d^ averiguar, per quan indicaría 
r apartament total del element cátala del Monestir^ al entrar sots 
lo nou domini de la congregado de Valladolid. 

A mes, de que fora gloria del monestir, reivindicar per sos frares, 
V honor de Henearse,, á la mes fexuga y perillosa de les tasques evan- 
géliques, al dexar lo lloch de repós y quietut, en mans d' una coniuni- 
tat forastera. 

Y lo católich Rey d' Aragó, que s' allunyá de Montserrat quan en- 
cara los filis de la térra, hi servien lo camaril de la Verge, no hi devía 
posar mes los peus, com si no s' atrevís á gosarse en la contemplado de 
sa obra, que, si esdevingué meritoria per lo restabiiment de bones prac- 
tiques de pietat, resulta impolítica y contraproduhent á la pau in- 



(1) Historia de Montserrat por él abad D. Miguel Muntadas continuada por un monje 
del mismo monasterio (Barcelona 189-1) plana 133 

(2) Epitome histórico del portentoso santuario y real monasterio de Nuestra Señora de 
Monterrate, peí- Pere Berra y Postius (Barcelona 174:7) plana 215, 



268 F. CARRERAS Y CANDI 

terna. Desayrat, Ferrán II, al exercir la governació de Castella quan 
enviuda d' Isabel, apartat del reyalme de sa muUer y desitjós de faci- 
litar, ab un nou maridatge, la separado d' Aragó de Castella ¿li en- 
trañen remordiments, en los derrers anys de sa vida, per haver entre- 
gat ais castellans, que tan lo disgustaren, lo mes preuat deis santuaris 
de Catalunya? (1) 

Múltiples visitas de Carlos I á moutserrat (2) 

El gran rey Carlos I emperador de Alemania, merece colocarse 
entre los principales bienhechores del monasterio y devotos de su San- 
tísima Virg-en. Fué innata su inclinación á nuestro santuario, pues no 
hallamos que pudiera recibirla de las enseñanzas de sus sabios ins- 
tructores, el Obispo de BesanQon y Adriano de Utrecht. 

Es, Carlos I, el rey que hizo mayor número de visitas á Montserrat. 
Con creces le indemnizó de su afición, la excelsa Señora, al con- 
templar acumulados, tantos gloriosos sucesos en su felicísimo reinado. 

El obispo de Pamplona Fr. Prudencio de Sandoval refiere oque to- 
das ias veces que se le ofrecía ir por allí, lo hacía con gran g-usto por 
llevar consigo la bendición de la santa imagen de la madre de Dios. 
Y solía decir á sus privados: (3) 

« — Las paredes de este santuario están ahumadas y siento de ellas 
tanta devoción y una cierta deidad que no sé significar. 

»Y mostrábalo bien S. M., pues gustaba comer con los monjes en 
refitorio y mandaba sentar al prelado al cabo de la mesa mayor con- 
sigo. Y en ausencia del abad comió con el emperador fray García Pas- 
cual Prior, en Pascua de resurrección, comiendo el emperador carne 
y los monjes pescado (porque en refitorio nunca se come en esta santa 
casa), le dijo el Prior dadas las gracias: 

«— Aende señor, que nos habéis corrompido el refitorio. 

«Era aragonés este padre y llevó con mucha gracia el emperador 
lo que le dijo, porque conoció en él la virtud que este monje tenía. » 

Seguidamente, consigna el Obispo autor de la historia de Carlos I, 
algunos favores otorgados por el Monarca al Monasterio y entre ellos, 
que «cuando las iglesias de esta corona daban socorro á S, M. para sus 



(1) Podríem entretenirnos en referir donatius y privilegis de Ferrán II á Montserrat, 
postcriors al 1 Ht2, que alguns n' hi ha de consignats en la obra d' en Seri-a y Postius. Mes 
res nos diulien, á cxcepció de la significativa franquesa y Uibcrtat d' atravessar los passos de 
Castella, que otorga, en 1510. Conseíjüencia clara del castellauisme introduhit á Montserrat. 

(2) Tenint en comptc lo carácter y dinieusions del preseut ostudi histórich, liavien cstat 
escullits dos apartats, per llegirse en la solenipnial sessió académica dedicada á S. M lo Ecy 
d' Espanya, en sa estada A Barcelona en 1904: lo primer deis escullits, era lo de Pcrc «lo Gran» 
y lo segon fou lo present de Caries I, aquest en Uengua castellana, en atenció á que S M. no 
coneix la catalana. 

(3) «Historia del Emperador Cai-los V rey de España, i)or Fr. Prudencio de Sandoval, 
obispo de Pamplona». (Madrid 1817), tomo ix, p. 326. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 269 

guerras y lo daba esta casa, se lo mandaba volver, y una vez que se 
tu¿ á defender á Salses y esta casa le envió treinta hombres de armas, 
no quiso que el monasterio los pagase mas de que para aparejarse se 
les dio doscientos ducados, año 1524. 

íTodo el tiempo que S. M. vivió, pidió se le dijese una misa coti- 
diana en el altar de nuestra señora por su intención y se hizo y mandó 
dar limosna, año 1523. 

» Nueve veces se halla por los libros que S. 'M. visitó esta santa 
casa y debieron de ser más, pues venía desde Barcelona estando allí á 
fiestas que se celebraban en este monasterio; muchas limosnas dio y 
cada vez que venía la mandaba dar: no quería que se supiese lo que 
mandaba dar, parece cantidad de veinte mil ducados por los libros: 
en una partida se hallan mil ducados, que mandó librar en Zaragoza, 
año de 1524.» 

Durante el reinado de Carlos I fué regido, el monasterio de ]\Iont- 
serrat, por abades forasteros de Catalunya: Fr. Pedro de Burgos, caste- 
llano viejo; Fr, Miguel Pedroche, andaluz; Fr, Miguel Ferrer, valencia- 
no; Fr. Alonso Toro, vallisoletano; Fr. Diego de Luna, castellano 
viejo y Fr. Diego de Tocco, napolitano, en cuyo período abadial falleció 
el Emperador. 

De las nueve veces que estuvo en IMontserrat Carlos I, según el 
obispo Sandoval, sólo cinco han sido aducidas por los historiadores de 
Montserrat. La primera fué en 1520. Acababan de terminar las cortes 
catalanas de 1519, en las que ciñió la tradicional guirnalda de Conde 
de Earcelora, y después de permanecer once meses y ocho días en 
nuestra Capital, ascendió por vez primera á las peñas de Montserrat, 
á estas conchas gigantinas, que, avaras guardan en su seno la Perla 
de Cataluña. 

Es curioso consignar, que, eo aquella ocasión y en Barcelona, 
nuestros reyes cambiaron el dictado de Alteza, que hasta entonces se 
les dio, por el de Majestad. 

El 23 de enero de 1520, partía de Barcelona hacia Montserrat, Car- 
los I, en la peor de las temporadas del año, cuando la cuotidiana ne- 
blina aumenta en aquellos riscos, la melancolía invernal, predispo- 
niendo el ánimo á contemplaciones cenobíticas. 

Castilla, que le había visto partir el año antes, con la corona real, 
le veía de retorno llevando en sus sienes la corona imperial. 

En cambio en 1533, visitó, Carlos I, á Montserrat, de regreso de 
Barcelona^ en la mejor de las épocas del año, en la vigilia de la festivi- 
dad de Corpus (11 de junio), asistiendo el día siguiente á la procesión 
del Santísimo Sacramento. De Montserrat pasó á Monzón para presidir 
cortes generales á los tres reinos de la corona de Aragón. 

Dos veces estuvo en Montserrat durante el año 1535 Carlos I: la 
primera viene consignada así en los dietarios: 

«Jueves^ 1.° de abril. — Recibióse en este día la noticia de que el 



270 F. CARRERAS Y CANDI 

emperador y rey nuestro señor, viniendo de Montserrat, había ido á 
dormir en Molins de Rey» (1), 

De la segunda, en 28 de mayo se lee en Serra y Postius que «passó 
ala posta á Monserrate donde oyó raissa, confessó, comulgó é im- 
ploró el Patrocinio de Maria Santissima y el mismo día bolvió á Bar- 
celona» (p. 299). 

Disponía entonces la expedición á Túnez y para tener feliz éxito 
en su campaña, arbitraba la divina protección de María. Una ilustrada 
poetisa castellana glosó esta visita del Emperador y subsiguiente 
victoria africana, según expresa la estrofa siguiente (2): 

«Que nunca el César arribó á Barcino 
sin que con viva devoción corriera 
á contemplar el busto peregrino 
de la que amparo de su pueblo era: 
y hora que del indómito Haradino 
corre ufano á humillar la audacia fiera, 
¿cómo no fervoroso pediría 
la protección sagrada de María?» 

En 1536, procedente de Genova, el Emperador estuvo de paso en 
Barcelona, y al partir á Castilla subió al monasterio de Montserrat, 
durante el diciembre, «á dar gracias á su protectora de averie li- 
brado de los peligros del mar» como escribe el antedicho historiador 
Serra y Postius. 

Regresó de Italia á Barcelona en 1538 (20 de julio) y saliendo á 
los pocos días para Castilla, tampoco olvidó, Carlos I, su afectuosa vi- 
sita al Santuario catalán. 

El 21 de noviembre de 1542, el Emperador asistió á la toma de há- 
bito en Montserrat, de su protegido el napolitano Benito de Tocco, de 
sangre ilustre, pues por parte de madre era nieto del último Empera- 
dor de Constantinopla y sucesor de Jorge Castrioto rey de Albania. 

Dos noticias importantes referentes á las permanencias del Empe- 
rador en Montserrat vemos CDnsignadas en una relación de Bernabé 
Espeso (3), las que citaremos sin comentar, por no haberlas compro- 
bado. Son ellas, que «allí recibió á la embajada que en nombre de los 
electores de la Alemania le ofrecía la Corona de Carlo-.Magno; en él 
el propio Monarca recibía la noticia del descubrimiento de Nueva Es • 
paña por Hernán Cortés.» 

Compañeros inseparables del gran Monarca fueron un Santo Cruci- 



(1) Loa dietarios de la Generalidad de Cataluña, por José Coroleu. (Barcelona, 1889), pág. 264. 

(2) Maria en Montserrat. Poe'i a por Doña Antonia Diaz de Lamarque entre los drcades 
de fíoma Eufrosina Elísea. Publicado por la Academia bibliográtíca Mariana de Lleyda en el 
Certamen poético celebrado, etc., en IHiil. (Lleyda, 18G4), pág. 52. 

(3) Diario de Barcelona del 1 de octubre de 1860, pág. 9092. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 271 

fijo y la bendita vela de Montserrat que no olvidaba llevar consigo en 
sus frecuentes viajes, para tenerlos á mano si llegaba su hora postrera. 

Cuando, en Yuste^ sintió sobrevenirle la muerte, dijo á los que le 
rodeaban: 

— Ya es tiempo, dad acá aquella vela y aquel Crucifijo. 

Y añade Martínez de la Puente en su historia de Carlos I, que «te- 
niendo en la una mano la vela de la Santísima Virgen de Monserrate y 
en la otra el Santo Cruciñxo, tuvo un poco fixo los ojos en él y luego 
dio una voz tan grande, que se pudo oir en los otros aposentos, di- 
ziendo:— Ay Jesús!» 

Fueron estas pus postreras palabras (21 de septiembre de 1558). 

La edificante y tranquila muerte del primer Rey de España, es otro 
síntoma de cómo la bondadosa Nostin Dona catalana, se acordó de su 
costante servidor en el momento supremo. 

El Crucifijo y la vela de Montserrat que Carlos I tuvo en sus manos 
al expirar, fueron conservados por su hijo Felipe el Grande, como la 
más estimada herencia paterna. Ellos debieron, asimismo acompañarle 
en su tránsito á la presencia de Dios, como diremos luego. 

liCS visites de Felip I <lo diraii!) (II en Castella) 
ú. Montserrat (1) 

La tradicional devoció deis reys d' Aragó á Montserrat, lluny de 
disminuir, aumenta, durant los regnats deis dos primers sobirans de la 
casa d' Austria. Lo flll primogenit del Emperador, quan sois era Prin- 
cep, per dugues vegades diferents havia pujat al famós Santuari. Fou 
la primera, ab sa Mare, á la edat de sis anys, en 1533, segons relata 
Serra y Postius, sense donarne cap comentar! ni incident. 

En r any 1548, venía de Valladolid lo princep Felip y anava á Bar- 
celona, á embarcarse per Italia: en aytal viatje, deturá á Montserrat, 
hont hi entrava lo 10 d' octubre dcsprés de diñar, essent rebut proces- 
sonalment, per 1' Abat y monjes, á la porta del Santuari. Lo día 
vinent hi combregá, visita les ermites y dormiría també en lo mones- 
tir, posantse en camí lo 12 ó tal vegada lo 13 d' octubre, en qual jor- 
nada consta en los Dietaris, que arrivá al enfosquir á Barcelona, per la 
posta y ab gran precipitació. 

Llavors ja havíen ocorregut en lo monestir, fets de trascendencia, 
que motivaren la intervenció del Princep. Com d' ells no 'n tracten los 
historiadors de Montserrat, nos crehem obligats á donarne alguns an- 
tecedents^ per major inteligencia del llegidor encara que 'ns apartem 
Tina mica del obgecte primordial d' esta relació. 



(1) Deu teñirse en compte que la cronología catalana, en los rej^s de uom Felip, es dife- 
rent de la castellana, puix que aquí no regná lo brabantí Felip «1' Hei-mós>, quí d* altre part 
fou sois rey consort y no deuría comptarse per los castellana. També es diferent la cro- 
nología, en los de nom Ferrán y Anfós. 



272 F. CARRERAS Y CANDI 

Referiut los fets del Rey Catolich, tenim dlt que, fmres castellans 
entraren á Montserrat^ com á consecuencia de la sua unió ab Sant Be- 
net de Valladolid, decretada en 1492, realisada en 1493 y lleugera- 
ment calificada de santa y gloriosa per alg'uns autors. 

Al poch temps, comen(;a á desenrotllarse en lo inonestir,un dualisme 
entre frares catalans y castellans, á despit del que, lluny deminvar la 
importancia del Santuari de María, ana crexent, colocantse en la pri- 
mera fila deis d' Espanya y estenentse sa devoció á regions ultra- 
marines (1). Exemple manifest de com les passions humanes son la 
boyra baxa que sol arrossegarse per los repeus del Montserrat, men- 
tres intactes, en regions mes serenes, los enesprats cimals, s'enlayren 
inmaculats vers lo cel, 

L' antagonismo de races, perturba la tranquilitat del claustre, pu- 
jante r alé de la discordia, fins á les soletats de les ermites. Pesada 
sería la relacio deis disentiments entre catalans y castellans, bastant 
que diguem fou sa existencia anterior á 1525 Vint anys després, ó 
siga en 1545^ lo princep Felip intervé en aquelles questions internes. 
La disposició que dona desde Valladolid, era en favor deis monjos ca- 
talans. Aparexentli «cosa grave, aver de sacar y hecliar los hijos na- 
turales de la tierra de sus propias naturalezas y Casa» «encargamos y 
mandamos, que, para quitar todo escándalo, hagays bolver todos los 
monges y Religiosos que de aquellos Reynos estavan en la dicha casa 
y sacar de allí los extrangeros (2) » Axis ho encarregava al General 
de la orde benedictina, protegint ais expulsats monjos catalans (3). 



(1) «Nell Archivio della Chiesa di Napoli rilevasi da documenti, che nel periodo di 
anni dodici dal 1580 al 1592 furono erette in suo onore treuta cappelle in cirea per rordiuario 
entro le Cliiese parrocchiali: le furouo consacrati altari, e su di questi fu inualzata uua Im- 
magiue della Vcrgiue, perché f osse esposta alia veuerazione del popoli » «Le cittá ed i paesi 
del uostro regno, che addimostrarouo un culto speciale alia ^Madonna de Mouserrato, furono 
Pozzuoli in provincia di Napoli: S. Ágata dei Goti, Formicola e Palma in Terra di Lavoro; 
Avellino, Montefusco, ilirabella, Moutefredane, Gesualdo, Vallata, Castelbaronia, Garifa é 
Trevico in provincia del Principato ulteriore; Eboli e Tramonti nel Principato citericre; Sa- 
porana in Basilicata; S. Giovauningaldo in Molise; Celenzia e Valfortore in Capitanata; Lee- 
ce e Celenza in Apruzzo citeriore ed altri. In taluni di questi luoghi gli ahitanti serbano 
tuttoi'a ferveute la devozione alia Vergine di 'Monscvra.to*. (Cenni storici della taumaturga 
effigie di Santa Alaria di Monserrato, etc , per Raimundo Gíovine Sac. Nap (Napoli 1875) 
plana 36). 

(2) La musa latina en Montserrat. Antología de poetas latinos de los siglos xvi y xvii que 
da á luz por vez primera con un estudio bibliográfico Don Jaime Collell, canónigo de la cate- 
dral de Vich (Barcelona 1893), plana XLIX. 

(3) Sense precisar 1' any en que esdevingué, en Joseph Coroleu, en los Dietarios de la 
Generalidad de Cataluña (plana 332) dona compte d' apartament de frares catalans y de la Co- 
rona d' Aragó, del monestir de Montserrat: «En tiempo del emperador Carlos V, un abad, 
que ó. pesar de no ser catalán había sido contra fuero nombrado, tuvo la maña de ir alejajido 
del monasterio á los hijos del Principado y aun á los naturales de las demás i-egiones de la 
Corona de Aragón, sustituyéndoles por monjes castellanos. Esta innovación fué muy perju- 
dicial al santuario porque disminuyeron mucho las visitas y pei-egrinaciones, y con ellas los 
legados y limosnas. Y aun no fué esto todo, sino que las rentas del monasterio se empleaban 
en sostener otros edificios de la orden fuera de Cataluña, y súpose con indignación que los 
monjes repelían del confesionario con malos modos á los pobres rústicos que les hablaban 
catalán por no conocer otra lengua, cual si allí no estuviesen en su casa. Acudió la generali- 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 273 

Al temps en que prosseguía perturbada la pau del gran monestir 
henedictí de Catalunya, á les derreríes del jauer de 1564, Felip I de- 
termina passar la testa de la Candelera en son devot Montserrat, en 
ocasió de dirigirse á Barcelona. Lo Rey assistí á la processó, axis 
com lo Princep de Parma, y i^rincipals personatyes de sa cort, y altres 
de Barcelona, d' hont hi comparegué molta gent notable, no repa- 
rant en lo poch agrados que sol esser pujar á Montserrat al mitx del 
hivern, com es en lo raes de febrer. 

Per presenciar la solemnísima processó d' aquell any, s' hi aple- 
garen allí tots los vehins de les poblacions del entorn, en tant, que no 's 
podía transitar. Al arrivar, lo Rey, al enfront d' una escala que con- 
duhía á les liabitíicions de la hostatgería, s^ apiloná, á dalt y á sota, 
tant poblé per veure la processó, que, pocb resistent la barana, per 
contenir la empenta de la gent, se 'n ana dalt á baix cayguent ab 
ella molts deis qui s' hi apoyaven. L' avalot fou í^ran: tothom s' assustá 
deis crits que feren al venir los uns daniunt deis altres. 

— a Bendita sea la Madre de Dios» exclama senyantse lo rey Felip. 

Y hont hi tenía d' haver grans desgracies, tothotn ne sortí sense 
novitat, prosseguint avant la processó, ab major alegría, donchs lo 
Sobirá tingué oportunitat de presenciar un favor de la Verge, en son 
benvolgut Santuari. 

Argaiz, que es 1' autor á qui devém lo conexement d' aquest episodi, 
refereix, com, lo mateix día, cert hom qui venía en un cavall sart, arri- 
vat á la plassa de la font del Miracle, los demés cavalls de la escolta 
reyal se li abrahonaren en gran manera, feut que, escapántseli lo ca- 
vall, se Heneas ab lo cavaller dintre lo barranch de Santa María (al 
present tapat y convertit en estació del camí de ferré) sense que re- 
bessin lo menor dany (I). 

Lo dijous 3 de febrer de 1564, seguí, lo Monarca y sa comitiva, les 
santes ermites, segons se solía fer, coaversant ab los ermitans. 

Consta, en 1' arxíu municipal de Barcelona, lo que 's continua, de 
la present añada del Rey d' Espanya á Montserrat, 

«E venint lo dit Señor de la vila de Mon^o dret camí ñns á Igualada 
prengue lo camí per nostra Sora. de montserrat. E per co a III del mes 
de febrer dit any sabent los dits honorables Consellers que dit Señor 
era en dit monastir de nra. Sora. de Montserrat inseguint la loable e 
antiga costuraa desta Ciutat Elegiren dos notables e insignes personas 
per embaixadors 90 es m" Jonot Qalba militar y mosscn Joan luis 



dad al Emperador expouiéudolc estos al)uso.<, y el iiríucipe primogénito— más tarde Feli- 
pe II— á la sazón lugarcenieute de su padre en estos reinos, puso coto á estos escándalos, en- 
viando al general de la orden de San Benito una severa reprimenda en la cual le decía entre 
otras cosas: «y por las contradicciones que suele aver en Cortes, las cuales tenemos por 
cierto que no se podrían escusar y es de temer que nos darían á nosotros trabajo y á vosotros 
algún deslustre y escándalos llegando la cosa tan adelante...» 

(1) La Perla de Catalunya, historia de i^u^slra Señora de MongerrMe (Madrid 1677) 
plana 197. 

1904 ^* 



274 F- CARRERAS Y CANDI 

lull ciuteda per fer gracias per part de la ciutat a sa Mag* del treball 
per sa Mag* pres en venir a visitar esta Ciutat y per a concertar o sa- 
ber lo dia seria seruit venir a valldonzella hont es aeostumat posar 
los Reys ans de entrar en la.present Ciutat, los quals embaixadors, per 
saber que sa Mag* partía lo dia present de montserrat anaren a la 
posta apportant sen lo corren de dita Ciutat ab ells» (1). 

Segurament lo 4 de febrer dexá lo monestir lo Rey, puix arrivá á 
Barcelona lo día 5. En aquesta permanencia, nouiená bisbe de Vich, 
al abat Fr. Benet de Tocco, á qui conservava 1' afecte que já li havía 
profesat son pare 1' Emperador. 

En lo temps subsegüent, aumentaren los dissenciments entre cata- 
lans y castellans. En 1' any 1570, lo convent passá un gran perill, A 
causa de les conspiracions deis hugonauts y protestants. En lo mes de 
raarQ se descubrí, que, s' aparellava la crema de les Dressanes é Igle- 
sies de Barcelona, axis com la del santuari de Montserrat, tenint de 
donar la senyal d' aquesta devastado, una partida d' hugonauts, que 
devía venir de Franca, disfrasats de pelegrins 

Arrivant, al any 1582, foren tantes y de tal magnitut, les discordies 
deis frares, que, les autoritats de Barcelona, per solucionarles tramete- 
ren continuats memorials y missatgeries al rey Felip. No podem dir, si 
la intervenció seglar f eu crexer la discordia, ó si era impotent per reimi- 
diarla y res podía obtenir. Una mida de bon govern se prengué, empero, 
trametent un bon visitador á Montserrat; mes la mort li priva de portar 
á terme la sua difícil tasca y la desavenencia cresqué de día en dia. 

Y perqué 's noti que, es un esperit general d' época, mes que local de 
JMontserrat, 1' antagonisme de catalans y castellans en algunes de nos- 
tres comunitats religioses, observarém, com de consemblant manera y 
per la matexa causa, se trovaven perturbades y agitades: la important 
comunitat de la Mercé de Barcelona, los frares del convent de Poblet, 
los servites d' Empuries y tal vegada alguns altres que ignorem. D'axó 
n' esdevenien relacións en general poch amigables, entre catalans 
y castellans, que, infiltrantse y trascendint á altres clases socials, 
contribuía á sembrar la mala llevor, qual fruyt inevitable, se reculli 
cinquanta cinch anys mes tart, ab la enconada revolta dita deis 
segador s. 

Comptant, los frares catalans, ab la protecció y ampar de les auto- 
ritats de Barcelona, aqüestes gestionaven la sua causa ab lo Virrey y 
Rey. Naturalment que los castellans prou vigilaven á Montserrat, teme- 
rosos de que esclatés á Barcelona la efervescencia y moliiment contrari 
que cada día era mes manifest, dientse en la documentació, que molts 
teníen en llurs habitacións, pedrenyals carregats. Eramotiu de quexa, 
«lo mal tráete que de algún tenips ensa se fá ais peregrins y altres 
que visiten á nostra Sra. escorcollantlos si aporten pa y altres coses 



(1) Ceremonial de Cota» Antigua» Memorables, 1564 á 1643, foli 2. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 275 

perqué es cert que per raho de clit maltracte se disminueix la devoció 
V molts dexan de fer las caritats que acostumen». 

Derrerament s' ha publicat, en una de les interessants coleccions 
históriques catalanes, la molt valiosa exposició, adre9ada per los frayes 
de Montserrat, no castellans, hont s' indicava la manera de remediar 
estes grans perturbacions d' aquella santa casa (4 de novembre de 

1584) (1). , ^ . , 

A instancies del rey Felip, lo Sant Pare ordoná, á les derreries de 
1584 que lo bisbe de Vicli, Fra Benet de Tocco, abat que fou de Mont- 
serrat, passés allí com á visitador apostólich, á remediar la perturbacio 
interna. Mestrestant. acabava, lo 6 de novembre de 1584. lo temps de 
son govern, 1' abat Fra Andreu d' Intriago, quedant la abadía per 
provehir y regint la comunitat lo Bisbe com á president. 

Semblava que la intervenció de Fra Tocco posaría pau en aquell 
santlloch-.quan morí inesperadament lo 31 de janer de 1585 Los 
disentiments de catalans y castellans foren majors si 's vol, fins al ex- 
trem de que. frares y ermitans catalans, adoptaren la resolució extrema 
d' abandonar Montserrat y anarsen tots á Barcelona, recuUintse en lo 
convent de Sant Pau del Camp, que era de la matexa orde, si be per- 
tanyía á la congregado benedictina tarraconense. 

No havém de ponderar si mouría burgit en la capital catalana, la 
sortida deis frares de la térra. Tementse mals majors, les autoritats 
barcelonines trameteren, al Monestir, á Micer Guardiola, mentres cía- 
maven remey á Felip I, qui 's trovava á garago(?a per rahó del casa- 
ment de sa ñlla Catarina ab lo Duch de Savoya. 

Lo día 16 de mar? de 1585, estava á punt de finar y la nit embolca- 
llava ab son fosch mantell les altes singleres montserratines. Entre onze 
y dotze hores, una partida de gent armada arrivá á la porta de la ma- 
jordomía, apostantse calladament juut á ses parets. Soná fort lo pi- 
caport y demanant ab cautela, lo porter, quí era que h tant avan- 
zada hora perturbava la quietut de la montanya, li fou respost que, un 
traginer solicita va acuUiment. 

Se corregué lo forrellat, se separaren les barres y franquejada la 
hospitalaria porta, entra lo traginer y derrera tota la partida, que, 
sense entrabanch, s' ensenyorí del Monestir. Seguint celda per celda, 
no movent soroll, feren alsar ais frares castellans buscanthi entre ells 
al prior Fra Forner. Empresa inútil puix no aparegué en lloch o no 1 

sapigueren trobar. 

Menats á Santa Cecilia, los vint y dos monjos y donats castellans. 
hi trovaren aparellades mules per trasportarlos enllá de la serra, ame- 
na^antlos granment si s' atrevíen á tornar després á Montserrat. Nmgu 
los maltractá, entregántloshi algún diner per lo viatge. 

Lo delegat barceloní Micer Guardiola, no s' entera de la requisa 

(1) Manual de novell» ardits vulgo dietari dd antieh eoncell barceloni, volúm V. plana 520. 



276 F. CARRERAS Y CANDI 

de castellans feta dintre lo monestir, fins á 1' endemá en quefou llevat. 
Tan quietament se porta á terme. 

La Generalitat de Catalunya y la ciutat de Barcelona, sabedo- 
res del succeliit, esquivaren responsabilitats, majorment aparellantse, 
Felip I, á passar á Catalunya. Afanyarense en trametre lletres y em- 
baxades á Qarago^a excusantse de no haverhi ínter vingut per res. 

L' endemá conversaren llargament del fet de la nit, Frá Guillem 
y Micer Guardiola. Lo segon ab bones ralions, dona á entendre á aquell, 
deposás sa actituty puix lo Prior restava encara en lo Monestir, li fes 
acatament, arbitrant son perdó y la beuedicció y Ilicencia per anar- 
sen. Tais rahonamcnts emplea Micer Gurdiola, que, conven9ut 1' ayrat 
monjo cátala, deposant son sentiment d' ergull per la humilitat cris- 
tiana, seguí lo consell del jurista barceloní y arbitra lo perdó del 
Prior, partint ab sa gent del Monestir, dcxanthi com á caps, á Frá For- 
ner y á Micer Guardiola. 

Estos dos, de comú aeort, temcnt que ab altres novítats se compli- 
cas tanta perturbación estimaren necessari no dexar desamparat lo 
Monestir, enviant á cercar gent de Monistrol y altres llochs del Aba- 
diat, perqué lo custodiassen. 

Mes axó no fou del agrat de Frá Guillem al conexemcnt de qui arrivá 
tot seguit tal nova. Perqué, recelantsc d' ells, cambia sobtadament 
d' actitut. Deposada la promesa de dexar en pau al Santuarí, capitane- 
xant de nou á la sua gent, resolgué treuren á tothom, y retenirne ell 
la custodia. 

A despit d' esser la jornada pluxosa y emboyrada, Frá Guillem, 
entra en lo convent, adregantse á la habitació del jurista Guardiola. 
Apunyant un pedrenyal y ab ayre descompost entra á dins: 
— ¿Altre vegada per aquí, Frá Guillem? — diría 1' advocat. 
— Foraü — li contesta ímpenitivament. 
— Mes vejan que... 

— Foraü— repetí ab mes forsa lo frare cátala, encarautli lo pe- 
drenyal.— Foraü— afegí ab major resolució per tercera vegada. 

Micer Guardiola perdé la serenitat y á peu, ab la pluxa á la esque- 
na, sense ni pendre les botes altes, se 'n baxá á Monistrol. 

Frá Guillem, passant á la celda del Prior, també lo tragué del mo- 
nestir sense altre cerimonia. Llavors posa guardes per tot y retingué 
Montserrat en son poder. 

Barcelona multiplicava embaxades y excuses al rey Felip y per 
demostrar sa neutralitat, era trames al Monestir lo Conseller ter(? 
acompauyat de dugues persones de .quiscun estament, hu deis ad- 
vocats assessors y ccrt nombre de gent armada (21 de mar9 de 1585). 

Instalat, lo conceller Pau Fluviá, á Montserrat y ab ell los frares 
no castellans, per orde del Virrey los castellans, se recuUiren en una 
masía del monestir. 

1^0 29 de mar9 Mossen Fluviá rebia una carta deis Concellers 4e 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 277 

Barcelona ordonantli c.que tota la gcnt armada, salvo la que per orde 
de Sa Exa. te Id veguer de Manresa, se 'n vagen d' aqueixa casa y 
montanya axí que ni en la porta ni en altra part de la casa aparega 
gent alíiuna ab armes y també fase fcr diligencies perqué no stiga en 
Ta montanya i;ent armada com os dit. Y per an axó se podrá també 
V. M. valor del Veguer de Manresa segons sa Exa. ha dit te orde en 
aquest particular seguir lo parer de V. M. y dit veguer ab sa gent 
podrá reg-onexer la dita montanya af f i de que ell puga de per si scriu- 
re y fer relació á Sa Exa. com realment y de l'et stá la dita casa neta 
de tota manera de gent que tinga ni aporte armes.» 

Aytambé manifostava digués ais monjos catalans, oque si acjo no 
procuren y ab efecto fan de manera que dita casa roste sens ninguna 
g-ent qui aporte armes, entenentho tant de la gent ques pogues dir de 
mala vida, com deis altres que son vassalls y habitants deis llochs 
circunvehins, V. M. los dexará la casa y sen vindrá, perqué no es 
rahó que stiga aquí gent ab armes tant en prejudici de la honra ^ de 
aquesta ciutat que abasta pera teñir la casa segura ser V. M. aquí ab 
la companyía de aquoxos Senyors: perqué es molt cert que stant Sa 
Ex.í^ de per mitx com sta ninguna persona gozará atrevir de entrar 
en aqneix monastir pera fer prejudici en aquoxos pares qui aquí son, 
ni moure lo stat en que stá aqueixa casa. Y perqué dits pares stiguen 
certificats mes desta voluntat de Sa Exa. y nostra los amostra aquesta 
y junctament los dirá que convé que frá Guillém no aparega, sino 
que stiga retret en alguna part flns que altre apuntament se prenga. » 

Dexém de fixar nostro atonció á Montserrat, ocupat por los frares 
catalans, mentres los monjos castellans proseguien en la finca del Mo- 
nestir, per ocuparnos ara del rey Felip I «lo Gran.» 

Com ja tenim iudicat, en 1' any 1585, s* havía assenyalat per gara- 
goQa, lo casament de sa filia Catarina ab lo Duch de Savoya. Tot 
anant á Aragó, lo Rey, deturá á Logronyo. Allí ordoná á Joan Ruiz 
de Velasco, son secretari particular, que obrís una capsa del escrip- 
tori que s' cmportava en lo viatge. Oberta, hi apareguó un petit cruci- 
fix y uns ciris de la Mare de Deu de Montserrat. A la vista d' aquells 
obgectes piadosos, li digné lo Sobirá, que se 'n récordes bé, per quan 
ho demanés y ho necesitas: que, aytals ciris y crucifix, foren de son 
pare V Emperador, qui morí ab aquest á la má com aytambé ell hi 
volía morir (1). Episodi que 'ns demostra quan present tenía aquell 
Rey la idea de la niort, encara que no hagués format part del cere- 
monial de son coronaraet, la típica presentado del [vas pié de ten a y 
de la calavera, que se sol fer en la coronació deis cismatichs empera- 
dors d' Abisinia. 



1) Historia del emperador Carlos V rey de España, escrita por el Maestro D. Pray Ptw 
dencio de Sandoval, obispo de Pamplona. (Madrid 1847), vol. VIII, pl. 323. Diu Saiuloval, 
que lo propi secretari Ruiz de Vela.sco li havía csplicat eix fet. 



278 F. CABRERAS Y CANDI 

Després del casament de la Infanta, Felip I prosseguí lo viatge á 
Barcelona. Enrich Cock nos guiará per seguirlo en sa visita á Mont- 
serrat (1). Lo 24 d' abril arrivava A Igualada, acompanyat del Princep, 
Infants y Duch de Savoya, deturanshi tot lo 25. Allí llieenciá la guar- 
da d* arquers, trametentla dreta vía á Montserrat, mentres les altres 
guardes se dirigien á Sant Andreu de la Barca, á esperar ordes. 

Lo divendres 26 d' abril^ pujá, lo Rey, ab tota sa familia á Mont- 
serrat, paranthi quatre díes ó siga fins al 30. Inseguint la costum en 
US durant los segles XVI y xvr, tota la familia reyal recorregué les 
ermites, per conexer ais ermitans y admirar los seus punts de vista, la 
proverbial mansuetut deis aucells y demés curiositats. 

Cock es 1* autor del segle xvi quí mes nos detalla com se feya esta 
visita á les ermites. Per cent sis graons oberts en les roques, s' em- 
prenía, del Monestir estant, la pujada á la ermita de Sant Dimes: 
d' ella *s passava á la de Santa Creu ó Santa Helena, Sant Benet, San- 
tissima Trinitat y Sant Salvador, les quals no estaven gayre lluny unes 
d* altres. Dexant estes á la espatlla se pujava, á les de Sant Antoni y 
Sant Geroni; al cim mes alt de la darrera, lloch esferehidor, hi havía 
una creu de fusta y fins allí poca gent s' hi enfllava. 

De Sant Geroni, passant al oposat embrancament de la serra, eren 
visiíades cinch ermites mes: Santa Madalena, Sant Onofre y Sant Joan 
Bautista, Santa Catarina, de hont per unes escales de fusta s' enfllaven 
á la de Sant Jaunie, que dominava la valí de Santa María y lo Mones- 
tir, retornant per Santa Ana, la mes baxa de totes. 

Esplica Cock, algunes costums deis ermitans, dient, que, al morir, 
lo mes antich podia demanar la ermita vacant, mes dexant en la seva 
tot lo que hi tingues y heretant lo del difunt. Quan Cock pujá á les er- 
mites, molts deis ermitans li oferiren colació de pá, bon vi. format- 
ge, rayms y fruyta. Li crida la atenció la mansuetut deis aucells, que 
prenien pinyons y molletes de pá de la má y boca deis ermitans, tal y 
combo descrigué en vers lo P. Eura (2), consignant á dit propósit lo 
curios arquer, «por lo cual bien se puede decir dellos: Del Señor está 
hecho esto, y es maravilloso en nuestros ojos» 

També fa constar, lo soldat escriptor, que ^s construía la nova 
iglesia, en la conformitat que ho relatava en son poema lo predit 
Fr. Agustí Eura bisbe d* Orense: 

«A expenses é hidalguía 
del gran Felip Segon, rey poten tísim 
se edifica á Maria 
lo nou temple real y sumptuosisim 



(1) Relación del tiaje hecho por Felipe i/ eji /5S5. (Madrid 1876), 

(2) Detcripciú de la montanya y aantuari de Montacrrat. I'oetia. catalana del siglo X Vlll 
publicada enteramente conforme con el manuscrito original, por D, Florencio Janer (Ma- 
drid 1859) plana 5, 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 279 

regi alcázar alíjat en la montanya 
presidí de la fe de tota Espanya». 

Lo rey Felip ab sos filis, visita deu ermites. «La señora doña Isa- 
bel infanta de España, cobró una enfermedad del viento, de que es- 
tuvo indispuesta alguuos día.s, porque, como la sierra siempre cuasi 
está llena de nublados y combatida de todos los aires, muy fácilmente 
se puede cobrar un frío habiendo sudado con el subir, mayormente 
doncellas regaladas y no acostumbradas á trabajo (1).» 

Lo retorn de Montserrat, se feu per Collbató, ab cadires de mans, 
portades per forQats á galeres. Axó ocasiona molta ansia á Barcelona, 
per por de que no executessin alguna venganza, dits jj;aleots, al atra- 
vessar los mals passos existents en dita costa. Seguiut nostra costúm, 
dexarém que la relacíó siga donada per lo mateix escrit contempora- 
ni (2): «y sa magestat resta en monserrat ahont se enten fonch molt 
festejat per los pares religiosos que allí eren tots catalans per no haue- 
rhí alesores frares ó monjos castellans per lo que en lo dietari se 
conté eren estats expellits y sa mag.* ab les dites Ser.'" priucep é in- 
fantes pujaren a visitar moltes ermites ahont los fonch fet molt regó 
cijo segons per certa relacio ais mag^^^^^ concellers feta se ha entes y 
havent estat dies sa mag* parti de Monserrat ab lo dit Ser"' 

princep é infantes baxant la costa ab unes cadires aci en Barcelona 
seren fetas ab los pilars y cortines per sa mag* y los dits Ser" prin- 
cep e infantes y les dames que per totes eren XXIII les tres eren 
cubertes ab cortines de domas carmesí y XIIII de drap vert y sis de 
drap negre ab sos pnssamans y flocadures de seda molt gentils les 
quals aportavent forsats moros de les gales (galeres) del princep Doria 
vestits axi be de les tres colors 90 es vermells verts y negres^ encara 
que á moltes persones desta ciutat aparexia se devia suplicar a sa ma- 
gestat no confias sa persona y de dits Ser™ princep e infantes en mans 
de moros en lochs tant perillosos com es la costa de montserrat sino 
que anassen persones honrades y de ses cases desta ciutat qui ab gran 
voluntat per seruey de son rey y senyor si of ferien; totavia anasen 
dits forsats moros anant ab ells molts soldats y fonch nostre S^^" seruit 
que abaxaren sans y saluos y sa mag* se aposenta a sant feliu de lobre- 
gat a effecte de que apres entras en barcelona a hora acomodada». 

Já á Barcelona, Felip I, no resolgué lo conflicte en que estaven los 
frares de Montserrat. Al instarli, los Concellers, la conveniencia de 
posarhi pau avants de sa partida de Catalunya, los hi contesta, que, 
á MontQo ho veuria tot (3). 

Confirmant lo proverbi proveiiQal de que lo propi diable aporta la 



(1) Cock, obra citada, 

(2) Qumt libre de cerimonies de la ciutat d6 Barcelona, foli 31 (ai'S. municipal de Bar- 
celona). 

(8) Ceremonial de cosaa antiguas 1664 d 1643, foll 43, (arJc. municipal de Barcelodá)- 



280 F. CARRERAS Y CANDI 

sua pedra al edifici de Deu, ara vehém, com, al mitx de tanta pertur- 
bado y discordia, fou algat en la montanya de María y en honor seu, 
lo magnífich temple que encara avuy admiram. Aquest testiraoni de la 
devoció y munificencia de Felip «lo Gran» se comencá en 1560 y ter- 
mená en 1592. 

Adelantaven les obres del nou temple y les relacions entre lo Eey 
y l'Abat de Montserrat, devém dir que eren continua des, com se pot 
colegir de la historia del Monestir del any 1605 (1) hont hi venen co- 
piades algunes lletres, de les que, en síntesis, ne depenjam lo seguent: 

24 de decembre de 1591: lletra del Rey al Abat «sobre lo que toca á 
la mudanza de la santa Imagen de nuestra Señora á la Iglesia nueva» 
que fou la constant preocupació de Uavors com anirém vehent. 

31 de decembre de 1591: lletra del Abat al Rey, comunicantli ha- 
ver convidat per assistir al acte de consagrado de la nova iglesia que 
s' aparellava, al Llochtinent General, al Arquebisbe de Tarragona y á 
tots los prelats aplegats ab ocasió del concili provincial llavors en ce- 
lebració. Feya algunes indicacions pertocans á la conveniencia de la 
translació de la Santa Imatge. 

22 de janer de 1592: lletra del Rey al Abat, aprobantli la invitado 
ais Prelats «y en lo que a respeto a la mudanza de la santa Imagen, 
son muchas las consideraciones que obligan a que no se haga, como vos 
muy bien las apuntastes quando fuistes de este mismo parecer. Pero 
para que mejor se acierte he querido pedir a cada uno de los Perlados 
en particular: y también al dicho Lugartiniente general su parecer y 
escrivirles sobre ello, las cartas que aquí van con las copias dellas, vos 
se las dareys a cada vno de por sí, y como de vuestro les podreys dezir 
lo que a este proposito vieredes que conuenga. Y cobradas todas las 
respuestas me las embiareys; y si algo tuuieredes que dezir de nuevo 
sobre esta materia, de mas de lo que aora me aueys escrito, me lo po- 
dreys aduertir aparte, para que visto lo vno y lo otro, se pueda tomar 
la resolución que más conuenga al seruicio de nuestro Señor y su ben- 
ditissima madre y al decoro y reputación de esse santuario» Acabava 
la carta sobre la manera com se haurien de celebrar los divináis oficis 
en avant, quan hi hauria les dugues iglesies. 

Les lletres que lo propi dia escrigué lo Rey ais prelats y al Llochti- 
nent, versa ven sobre la translació de la Imatge y eren totes similars (2). 



(1) Libro de la historia y milagros, hechos d inuocación de nuestra Señora de Monserratt. 
Aora de nueuo muy añadido y ¡/randenente mejorado, en estilo y lengua¡j6 Castellano. (Barce- 
lona, Si;l)astiA de Cormellas liíOó). Se diu en la adverteucLa de la plana IG, que ^sale todo 
)iiuy aini>lilicado, házcsc en ella relación de la fundación y cousaf,a"ación de la Iglesia nueua, 
translación de la santa Imagen y de otras cosas dignas de memoria que con el fauor de la 
Reyna del cielo'van aumentadas en este volumen. > 

(2) Deya lo Rey al Marques de I\'j,varres primo nuestro Lugartiniente y Capitán general, 
que «algunos son de opinión que conuendría mudar la santa Imagen á ella, pero porque son 
muchas las consideraciones, que obligan á que no se haga, y para que mejor se acierte, en 
caso que tanto importa, me ha parecido saber de vos en secreto lo que acei-ca de eato os ocu- 
rre; seré muy seruido que pues os hallareys cu la dicha santa casa y podreys de mas cerca 



Oqi 
VISITES DK NOSTRES BEYS Á MONTSERRAT •» 

A quiua consulta respongaeren los PreUts .lo mucho que co„u¿nia 
que la Santa Imagen se trasladasse A la Iglesia nueua,. 
' Feta la benediccia é inauguració del non temple en la diada de la 
r,ndelera del any 1592, la con-espondencia entre lo Rey y Ai.at 
v:rsltobre íl Obra que'.lavors s' Imposava, ,o es, sobre construir u„ 

^'Td' ag^" d:-1592: Uetra del Abat al Rey hont . mes de tractar deis 
afeit del monestir, 11 deya que eu ell se pregava al Senyor, per la salut 

""' ^tí^::J^2: uetra del Rey desde lo mouestlr de Nostra 

Seuvora de la Estrella, al Abat, eu resposta de la preeedeut. .y po « ue 

J„mo,- V deuoeión que tengo a essa santa casa, desseo que el le- 

:io"eLrhVeu la Iglesia r>^^^^ ^ ^^^^^^J^^^Z 

tólicament la transiació, en anys passats , . , . .^„tpnir la 

ToMán empero, fea dugaes trasses, una destinada á contenir la 

la devota Imatge en lo temple gran. Monestir; y lo 

A v^lladolid se finí lo retanle, trasladantlo d allí ai monesui, y 

"^l" Pfendo su Magestad el Crucifip . las tres l^J^^^^J^-^ '^ 

Gran Monarca se ri6 y mostró la P- ^ ~ J^^^^^^^^ Vela de 
razón». Afegint lo P. Nieremberg (1 : «Tuvo ^^^^^ ^^,. 

Nuestra Señora de Monserrate en la mano, tan firme, que 
pues de muerto, apenas se la podían quitar». 

'^^Z^^^'^^er.r las razones y '^^^^i:^^:^;'::^':^^ TJ:7Z^- 
oyondo primero al Abad ^-^''-'^'^' '"''^^.TZl^lTJ^^^^^^ ^Lil,rode laUUtortay mi- 
sito os quisiere dc.ir, me auisareys con toda Dreuedad y 



282 F. CARRERAS Y CANDI 

Y al cloure lo present regnat, observarém, qiian admirable resulta 
que, en la Edat Moderna, aparegui la devoció á la Patrona de Catalu- 
nya, corrent parelles ab lo poderiu deis Sobirans d' Espanya. 

Felip 11(111 en Castella) á Honlscrrat (1) 

Al pujar al trono Felip II (1598), lo pintor Francisco López, aca- 
bava de comprometres á daurar lo nou retaule de la Mare de Deu, en lo 
termini de dos anys. De manera que, quan en 1599, lo Sobirá vingué á 
Catalunya á presidir les corts, estaven assentades y termenades les 
dugues terceres parts del retaule. Axó permetia podei hi já trasladar la 
Santa Imatge ab alguna decencia, en cas de que axis convingués. 

Lo Rey mostrá son desitj d' anar á Montserrat per conduir la 
Imatge al nou altar. Subsistía encara la diflcultat de les censures ecle- 
siástiques, posades per lo bisbe de Vich, Cardona, al temps d' anar 
á Montserrat com á visitador apostólich. Argaiz exposa les rahons 
que tingué dit Prelat, al mostraise tan contrari, les quals foren: «la 
diuturnidad que auia estado la Imagen en aquella Iglesia donde 
auia obrado tantos prodigios. El ver que allí auia 'hecho el primer mi- 
lagro de no poderla llevar el obispo Gottomaro á Manresa quando la 
sacaron de la cueva. El ver también que en ella esta va sepultada mu- 
cha nobleza de Cataluña como parecía por las Armas y Escudos abier- 
tos en la sepultura de cada uno. Que allí tuviera principio y eficacia 
los deseos de los Fundadores de la Merced y la Compañía, San Pedro 
Nolasco y San Ignacio de Loyola, y que siendo como nobleza solariega 
la de esta Iglesia Vieja, no convenía dexarla sola quitándole esta joya.» 

Los partidaris de la translació de la Imatge entre los quí s' hi comp- 
taven los Reys (2), deyen de son costat «que para la innumerable gente 
que acude á Monserrate en las grandes festividades era muy estre- 
cha y como ardían en ella tantas lámparas de ordinario estava llena 



(1) No lii ha pei'que referii" d' aí^uest Monarca la añada iiue feu á Montserrat, en ir)8ó. 
cssentprincep, de set anj^s, encompanyia de son pare, puix havém tractat detingrudament 
d' eUa en la relació precedent. 

(2) Que preocupa molt la translació de la Imatge y que Felip I procehí ab gran mesura 
nvans d' acordar fer lo retaule que devia contenirla, ho confirma 1' autor niontserratí Frá 
Lluis Moutagut, de quí es lo fragment que coutinuam: «le Viceroy los Evéques et l'Abhé 
«lui étoit alors Don Placido de Salinas re(jurent des letres du Roy Philippes II, par lesquelles 
il leur commandoit d' exaniiner s' il étoit á propos ou non di^ transporter la sainte Image en 
la iiouvolle Kglise, leur ordonant expréssement de demander lá dessus l'avis de cliaque Be- 
ligieux,en les í'air<aiit appcUer l'un aprés l'autre; ce qui marquoit la grande estime (¡ue ce 
Mouíirque avoit pour les Rcligieux de cette Abbaye. Apres qu'ou cut examinó les raisoüs 
de part et d'autrc, et qu'on eut repondu aux difñcultez de ceux qui n'étoient pas d'avis d(í 
transferer l'imago, on fit reponse k sa Magesté qu' aprés avoir meurement deliberé, ils ju- 
gcoient i)lus ¿i propos de la transporter dans PEglisc neme » {Histoire de Notre Dame du 
Mont-Serrat, nouvelle édition Revñe, corrigée et augmentée de nouvelle» Reflexions avecld 
dBBcríption de lAbbaye, de la Montagne et dua Jlennitages. Par le R. P. Dom Loilis Monta- 
gut, Religieux de ¡¿Abbaije de Notre-Dame du Mont-Serrat (París 1733), pl. 31). Aquesta relació 
uembla copia de la edició del iCO-í del Libro de la Historia y Milagros, avants mentat. 



VISITES DE NOSTRES REYS A MONTSERRAT 283 

de hamo y con los muchos Peregrinos se sentía vn mal olor, que era de 
algún inconveniente para estar allí mncho tiempo. El Coro de los Mon- 
des estaba muy ahog-ado y muy cerca de donde hazian ruido las perso- 
nas que allí venían en Romería y la grita, mal olor y humo,' les hazia 
mala vezindad para assistir tantas horas en Coro tan largo y prolixo 
como el de aquella Casa.» 

Al examinar les opinions en contra de la translació, hi figura com 
primordial, la suposada inmovilitat de la Iniatge, creguda á ulls 
cluchs com r Evangeli y que avuy, ab los generáis conexements ar- 
queológichs, sois necesitem veure la devota escultura, per entendre, 
que no s' hi postraren ais seus peus, los contemporanis de nostres 
Comtes Sobirans y tot lo mes, los del gran conqueridor Jaume I. Una 
imatge de María, gótica de la primera época, de fesomía y factura 
iíiual á la de Montserrat, se conserva en lo musen arqueológich epis- 
copal de Lleyda. 

Felip 11, demaná al Nunci Pontifici, dones Ilicencia per la transla- 
ció, com tot seguit la concedí lo Patriarca d' Alexandría, ab decret da- 
tat á Barcelona lo 7 de juny de 1599. 

Al día següent, dijous, 8 de juny, sortí de Barcelona lo Rey, du- 
yent lo decret y pernocta á Martorell, d' hont partí, lo divendres matí, 
per esser já á les deu á Montserrat. 

Rebut per tot lo convent acudiuthi en processó ab creu aleada, 
r Abat revestit de pontifical, presentáli á besar la preciosa creu d' or, 
ofrena de la sua avia la emperatriu Isabel. Cantant lo Te Deum los 
monjos, lo Rey passá á la Iglesia vella á pregar davant la imatge de 
la Verge, avants d' esser trasladada. A la tarde, després de les ves- 
pres y completes, baxá, S. M. á la cova hon se preten que fou trovada, 
segons tradició, la Santa Imatge. 

Donades les disposicións jiertocants á la translació, per la que 
s' assenyalá lo vinent diumenge dia 11 de juny de 1599, lo Monarca, 
aprofltá lo dissapte, per pujar aytambé á visitar les ermites distribuy- 
des per la montanya. Menjá en la ermita de Sant Joan y era mes de les 
non del vespre, quan retorna al Monestir. 

Tots los monjos, ermitans y llechs, dejunaren aquell dissapte, de- 
manant á la Verge Santísima que disposés per al endemá, lo mes 
convenient al servey de Deu. Indubtablement s' havia infiltrat en 1' es- 
perit de la majoría d' ells, la por d' un fracás, y la temenga de que 's 
repetís sa creguda inmovilitat del segle ix. 

Vingué lo diumenge y lo Rey després d' haver oyt missa á la capella 
vella y publicament combregat (essent la primera vegada que com- 
brega en publich, segons manifestado del seu confés) se celebra oflci de 
pontifical, acabat lo que, y mentres descansava, fou basada la Santa 
Imatge, del Tabernacle, hont sigue posada en 1537, colocantla damunt 
r altar vestida de ses millors robes. Lo mantell que duya, li havia estat 
donat per la Duquesa de BrunsWickj les manegues, ho foren per la in- 



284 F. CARRERAS Y CANDI 

fanta Isabel d' Austria, governadora y comtesa de Flandes, estimantse 
en 1800 ducats, etc. 

Acabadas les vespres, cantadas ab assistencia del Rey, los monjos, 
ermitans y llechs, passaren processonalment á trasladar la Imatge, 
y derrera hi anava 1' Abat de pontifical, precehint al Sobirá, quí duya 
una atxa blanca mostrant pintadas les armas rayáis. Tancaven la 
comitiva los principáis cavallers da la cort, quals noms anomena cir- 
cunstanciadament lo continuador del Libro de la historia y milagros, et- 
cétera, (edició del any 1605) y d' ell ho copia algún s anys mes tart 
Argaiz (pl. 224). 

La translació se feu sense publicitat, al obi-ecte d' evitar agióme- 
ració de publich, aglomeració llavors temuda, per la peste, que apa- 
rexía en alguns indrots de Catalunya. 

La procassó voltá per los claustres grans, deturantse ab Uarga 
pausa davant del altar del ermita Gari, torna á entrar á la iglesia ve- 
11a y per un passatge que s' hi havia overt, ingressá en lo pati de la 
nova iglesia, allí deturá llarga estona, y faut son ingrés, tot can- 
tant lo Te JDeum, se deposita en 1' altar. Dos monjos la pujaren davant 
del Rey^ al lloch que li estava destinat. 

Quin desencant per los quí temien un fracás en la celebració 
d' aquest acte! 

Lo Rey reposa una estona: mes poch avants de les sis de la tarde, 
sortía vers Collbató, dormint aquella nit á Martorell. 

Algunes damas da la cort rayal, com les marqueses de Denia, del 
Valle y de Sarria y la muller de Joan de Tasis, corran major, sabedo- 
res del fet, passaren á Montserrat ab molta reserva, lo diumenge al 
matí, trovan tse presents á tan sensacional aconteximent. 

No torna aquest Rey, á Montserrat, morint jove, de sois quaranta 
tres anys, en 1621. Compta son cronista Gil González Dávila (1), que, 
estant agenollat y prop de la capsalara del Hit hont espirava, Fr. Fran- 
cesch de Jesús, li posa lo crucifix á la má, aguantantli ab la seva y 
dientli lo vers «In manus tuas Domine», etc. y «María mater gratiao 
etcétera, que 'Is pronuncia diflcultosáment. Lo Duch d' Uceda 1' hi posa 
en la altra má un ciri de la Mare de Deu de Montserrat, essent ses de- 
rreras páranles «In manus tuas Domine.» 

Lo ciri da Montserrat ¿fon lo mateix que havia tingut son avi 1' Em- 
perador y son Pare á la hora de la mort? 

Aquest vell ciri montserratí, gastantse y consumintse, sembla volar 
simbolisar la grandesa de la Espanya del segle xvi. Já no passá á les 
mans de son fiU, lo derrer deis Felips da la casa d' Auslria, com si la 
tradicional devoció á Montserrat s' bagues d' apagar precisament al 
extingirse 1* esplendor d' esta monarquía. • 



(1) Grandezas de España, fol. i;tJ, obra citada por Sorra y rostiuí., 



VISITES DE NOSTRES REYS A MONTSERRAT 285 



Felip til (IV en Castella) ú .Ifontserrat 

Fá molta pena liaver d* ocuparse del rey Felip III, del sobirá com- 
pletament entregat á la perniciosa direcció d' un home sense condi- 
cions suftcients per endre9ar lo complicat timó del estat espanyol, cora 
era lo Comte-Duch d' Olivares. 

Quan Felip III entra á governar, era massa viu lo recort de la de- 
voció de sos passats á la Verge de Montserrat, perqué se 'n substra- 
gués, en los primcrs anys de cenyir la corona, ó siga avants del ne 
fast 1640. 

Corría T any 1626. Lo Rey ana á Barcelona acompanyat de sos dos 
germans los infants D. Caries y D. Ferrán (26 de marc). Allí, sa poca 
experiencia y los consells del comte duch d' Olivares, provocaren lo 
primer conflicte ab los catalans^ en les corts de Barcelona. Sobtada- 
ment sortí de nostra Capital, lo 4 de maig. com ho diu lo següent text: 
«Dilluns a IIII del dit: en aquest die a les sinch horas de dematí se 
partí Sa Mag* de aquesta ciutat encara que molt desgustatper raho de 
les corts que may se acabaven y axi dexá dites corts sense cloure» (1). 
Felip III, acompanyat de sos dos germans, puja á visitar la Verge 
de Montserrat á son camí de retorn á Castella. Allí portaren á terme 
la acostumada y encisadora excursió á les ermites, y, per feria esde- 
venir mes agradosa al Monarca, á semblanza de lo que practica son 
Pare en 1599, se li disposá lo diñar en una d' elles. 

Felip III, dexá en ofrena á la Verge Maria, una preciosa joya de 
diamants de que li 'n havia fet present la ciutat de Barcelona. 

Vint anys després, 90 es en 1632, torna á visitar Montserrat, al re- 
torn d' altre viatje á Catalunya. Lo dimecres 19 de maig, avants de la 
matinada, lo Rey sortí de Barcelona_, sense que casi ningú s' en ente- 
ras. L' acompanyaven sos dos germans (2), anantsen dreta via á Mont- 
serrat. Pormiren en lo monestir y al dia següent, 20 de maig, refereix 
un panegirista de la Reyal familia, Diego d' Aedo y Gallart (3), que 
«aviendo cumplido con sus devociones, y visitado muchas Hermitas, 
se despidieron los tres Hermanos y amigos, esperan9as deste siglo^ con 
la ternura y sentimiento que se puede considerar tendrían los que con 
tan grande amor y conformidad se avian criado juntos, desde que vi- 
nieron a este mundo; fué la despedida donde se divide el camino de 
Madrid del de Monserrate. Su Mag^i y el Infante D. Carlos tomaron el 
de iladiúd, donde llegaron con entera salud; y su Alteza tomó el de 



(1) Ceremonial de Cosas Antiguas Memorables, lo64 á /6'Í3, foli U'5 (arx Municii»al de 
Barcelona. 

(2) Memorial histórico español (Madrid, 1888), volúm XX, pl 90. 

(3) Viaje del Infante Cardenal Don Fernando de Austria, -lier Diego d' Aedo y G^- 
llart (Amberee, 1635), plana 7. 



286 F. CARRERAS Y CANDI 

Barcelona, donde llegó aquella noche bien solo^ sin la amable y acos- 
tumbrada compañía de sus hermanos». 

V Infant retorna á Barcelona entre les nou y deu hores del vespre 
«ab son cotxe que venia de Montserrat ahont havia acompanyat lo 
Rey nostre senyor y lo Sereníssim Infant don Caries son germáo (1). 

En quan al rey Felip, partí vers Madrid, tan despagat deis cata- 
lans (en lo que hi atiaven foch molts personatges de la cort), que, un 
compatrici nostre resident á la Capital d' Espanya, per respondre á 
calumnies y deturar malevolenses, feu imprimir una Crónica d' aquest 
reyal viatje, restablint la veritat deis fets. Sentím no haver tingut 
ocasió de fullejarla (2). 

No consta d' aquest Rey cap mes acte de devoció á Montserrat, ni 
que al morir fes encendre lo ciri beneyt de nostra Patrona. ¿Hi con- 
tribuíren les Iluytes conegudes per guerra deis segadors, á apagar la 
vella devoció? ¿Es que ab ell se perderen já, les tradicions de pietat 
y g'randesa de sos progenitors? 

liO rey Felip IV de Borbón (V en Castella) 
á. ilIont8errat 

Acallats los primers motius de discordia entre Catalunya y lo nou 
rey Felip IV, net del rey Lluís XIV de Franca, ab la estada que feu á 
Barcelona per convocar les corts, que funcionaren del 12 d' octubre 
de 1701, al 14 de janer de 1702, seguidament s' embarca per Italia 
(8d* abril), mentres sa muller, fent la via de Madrid, deturava á Mont- 
serrat (12 d' abril de 1702) )o dimecres Sant, quedantshi fins á 
Pasqua. 

Lo dissapte Sant, tingué devoció de voler vestir ella sola la imatge 
de María Santíssima, no admetenthi á altre persona en lo camaril, que 
al sacrista major Fr. Joan García. Y després, portantsen la clau de la 
porta del camaril, se constituí en cambrera de la Verge. Al arrivar 
la Reyna á Madrid, trámete á Montserrat una rosa d' or ab diamants, 
evaluada en vuyt centes dobles. 

Felip IV retorna de la guerra, á Barcelona, lo 20 de decembre 
de 1702, sortintne lo 23 del propi mes y any, vers Madrid, si bé 's des- 
via un tant per visitar á Montserrat, hont hi arrivava á les quatre de 



(1) Ceremonialt de Coses Antiguas Memorables, 1564 á 1643, foli 166 (arx. Municipal 
de Barcelona). 

(2) Se jmrla d' esta publicació en le.< Cartea Comunes Origináis, 1632 y 1633 (carta del 
12 de juny de 1632), y en les Letres clases, 1630-1632, fol. 179, del arxiu municipal de Barce- 
lona. Son, los incideuts de 1632, premises de la forta questió politica catalana, que devia es- 
clatar ais vuyt anys, facilitant la independencia de Portugal y la perdua del comptat de Ro- 
sselló y de bona part del de Cerdanya. Tot plegat, consequencia del gran erro de Felip cío 
Gran, de no haver fet capital de sos estáte ¿Lisboa, en lloch de Madrid, ciutat, esta derrei-a, 
allunyada de totes les influencies y contacte y que cap condició ha reunit niay, ni reunirá 
tampoch, sí no es la d' un perjudicial aislament. 



VISITES DE NOSTRES REYS A MONTSERRAT 287 

la tarde del 24 de decembre. A les dotze de la nit d' aquella matexa 
jornada, passá al caraaril ab son confcs, combreg/i en una de les du- 
gues misses que olií y al comengar la tercera, se retragué á descansar. 
Empero á les deu del matí ja era al ofici altra vegada. 

Lo dia de Nadal, lo Rey menjá en públich: assistí á les vespres 
cantades á les tres de la tarde, besa la ma á la Mare de Deu, y visita lo 
trcsor en sa sacristía, axis com la iglesia vella. 

Deturat devant certa antigua pintura deis claustres, aliont s'hi re- 
produhía la narració de Fr. Joan Garí, estigué una estona escoltantla 
de boca del Duch de Benavente, quí, segons Serra y Postíus, (de quin 
autor extrayéni la present referencia), fou previngut avants «con la 
individualidad que requería la tan rara, como cierta nptícia». 

Ocupa lo matí del dia següent 26 de desembre, en ses particulars 
devocions, partint á les nou á cavall y dexanthi dugues centes dobles 
d' or d' almoyna. 

Y no torna mes á Montserrat en tot lo restant de sa vida. 

La guerra de Successió s' encongué seguidament en nostre Princi- 
pat, y la adversa fortuna que al comencament sufrí 1' exercit franch- 
espanyol, porta á regnar á Catalunya al arxiduch Caries d' Austria, lo 
contrincant del rey Felip, de qui havéni d' ocuparnos per ses dugues 
añades á Montserrat. 

Visites á Montserrat de Carie», arxidacb d* Aostria, 
regnant á, Catalanya 

Essent, la historia, narració verídica deis fets y considerant com á 
fet indiscutible lo de que V arxiduch Caries d' Austria, durant la gue- 
rra de Successió, regná en nostre Principat, no seriem imparcials si 
borressim de les rey ais visites, les dugues que feu com á Monarca, en 
lo monestir de Montserrat, lo qui mes tart fou Emperador de Ger- 

mania. 

Existeix estampada, una curiosa relació de la visita del 1706, que, 
malgrat nostre desitj no havém pogut examinar (1). Empero com fou 
vista y aprontada per nostre parent Joseph Rafel Carreras, al fer sa 
interesant ressenya de la estada del Arxiduch á Catalunya, transcriu- 
rém aquí lo que breument hi relata á tal proposit (2). 

«En sa primera visita á la Moreneta de la Serra (en 25 de juny 
de 1706), en la missa resada que hi hagué avants del ofici solemne, 



,1) Aciuest interessant imprés lo possehía D. Manuel Valls, .le mans de qui passá á le. 
de D. Jaume Andreu. En lloch d' adquirirlo lo eonegut bibliofil qui compra la sua coleccó 
d' impressos, passá á mans d' altre aflcionat de Tarragona, y no 'ns ha sigut possiblc te- 
ñirlo a la vista. „, . ^ ., J T, -I 

i (2) Joseph Rafel Carreras y Bulbena. Caries d' Austria y Ehsaheih de Brunsrctch 

Wolffenbüttelá Barcelona y Girona.-Karl von Oesterreich und Elisabeth ron Braunswexg 
Wolffenbüttel ín Barcelona und Girona (Barcelona 1902), plana 443. 



288 F. CARRERAS Y CANDI 

Caries d' Austria, al arribar al ofertori, isqué de sota '1 dosser y, 
acompanyat del religiós princep Antón Florian von Luchtenstein y 
del comte ühlefeld, s' agenollá en la grahonada del altar Major, de 
hont s' alea, y després d' una huniil y pregona reverencia que feu á 
la Sobirana Verge, gitá en fora la espasa qual mánech era d' or guar- 
nit ab setanta nou diamants, y 1' oferí, colocantla damunt la taula del 
altar. Feta la ofrena, s' en torna cap al sitial, preparantse pera rebre 
la Sagrada Comunió. Lo mateix dia, a les quatre, visita ab molta de- 
voció les ermites. Estigué a Montserrat niolt devotament, sempre ad- 
mirant y celebrant les grandeses d' aquest santuari, fins lo dia 27. Al 
pendre comiat de la Verge^ 1' csnieniat dia 27 de juny, dexá escrit un 
paper en lo camaril, ab la seva reyal signatura. Deya aquest paper, 
traduhit del llatí: 

«Al Altar de la Verge 

»A la que en les sagrades lletres es anomenada Negre, encar que 
formosa, Mare d' Aquell per quí los Reys regnen, huniilment agenollat 
a ses plantes, en perpetua meraorOi de la devoció austríaca, ab devot 
anini consagro y deposito la Espasa del meu costat treta, a fí de que 
estant jo axí desarmat, Iluyte lo cel en ma favor ab ses fortes armes, 
sota lo patrocini d' aquesta graciosa Reyna deis cels, la qual elitx y 
constituescb en la guerra Capitana del Exércit, en la pau Centinella 
deis Reg'nes, y axí mateix ma advocada prop del Senyor, essent jo lo 
major deis pecadors». 

«Lo 20 d' octubre de 1708, visita novament la Vergé de Montserrat» 
Caries, acompanyat de sa muller Elisabeth. En 1' ofertori de la Missa, 
oferí Caries á la Sobirana de Cels y Terra, un cálzer ab vuyt grossos 
diamants. Avants de pendre comiat de María Santissima, s' inscrigué 
en sa Confraría, possant en lo Ilibre les següents páranles: Patrum vír- 
tuti humilis cUens Carolus. Sempre pie de devoció per la Verge que 
tant ayma Catalunya, en 7 d' avril de 1709 trámete, Caries, á Mont- 
serrat, un rich tern ab tres capes. 

«La devoció á la Verge de Montserrat va román dre fermament gra- 
vada en lo cor del Emperador Caries VI fins lo derrer moment de sa 
vida. Eli fou lo restaurador y enriquidor del Monestir de Montserrat á 
Viena En aquest Monestir se celebraren grandioses festes, sóts los 
auspicis del emperador Caries VI; pro cap tan esplendida.com la que 
se celebra en 1725, quan tots los catalans residents á Viena cregueren 
haver recobrat los drets y privilegis de sa térra, baix lo pactat en lo 
tractat de pau ab Espanya, firmat per los plenipotenciaris imperials y 
per lo Baró de Riperdá, plenipotenciari del rey Felip y degudament 
ratificat per los respectius monarques.» 

j\les llavors, com tantos vegades, s' esvaliiren, per los catalans, 
totes les promeses, y sense esperanza sobrevingué lo novell regnat, 



VISITES DE NOSTRES REYS Á I\rONTSERRAT 289 



Añada de Caries» IV á ülontserrat 

S'acabá la guerra de Successió, y la casa d' Austria sortí deflnitiva- 
meiit d* Espanya, qual nació fou governada sempre mes per la casa 
francesa de Borbón. Empero ni lo rey Felip, torna ja á Montse- 
rrat, en lo restant de la sua vida, ni tampoch son fill Lluís I durant 1' 
any en que regná, ni son segon flU Ferran III, en lo major temps que 
regí la monarquía. 

En lo regnat de Ferran III, fou general lo desitj de la nació 
catalana, de veure al Rey en lo Principat, postrat ais peus de la sua 
estimada Verge y Patrona, desitj que '1 conexém, per quan ha pervin- 
gut consignat en escrits (1). 

Mes res hi valia. L' allunyament deis reys, de Montserrat, anava 
esdevenint sistemátich. En tanta manera, que, quan Caries III, vingué 
d' Italia á pendre possessió de la corona d' Espanya, deserabarcant á 
Barcelona, atravessá Catalunya, rebent mostres d' una adulació casi 
servil, y dexá de banda en son viatge á Montserrat, de qual Santuari 
prescindeix per complert. 

Altre Caries, flll del precedent, lo substitueix al morir. Passá lo 
segle y reyals plantes, no tornaren á trepitxar la catalana mon- 
tanya deMaria, Sense exagerado podém dir que lo segle xviii, es lo 
segle del complert divorci entre nostres sobirans y lo Santuari de 
Montserrat, 

Al iniciarse la vinent centuria, restablí, Caries IV, la antiga de- 
voció, no per inclinació natural, sino com á conseqüencia de les cir- 
cunstancies. 

Haventse fixat la ciutat de Barcelona, per teniríii lloch importants 
actes de familia, lo Rey se dirigí á ella, en lo comencament de setem- 
bre del any 1802. Sigueren ests actes, los desposoris del Princep 
d' Asturies ab la princesa de Napols María Antonia, y los de la 
infanta d' Espanya María Isabel, ab lo princep de Napols Francisco 
Genaro, venint ab tal motiu los Reys d' Etruria, per tant, que á 
Barcelona, á aquesta Reyna li nasqué un flll. Era natural, que, tots 
plegats, després de tant de goig, se 'Is ocorregués donar mercés al cel, 
y puíx que en la Capital Catalana havíen esdevíngut, les sues míra- 
des se ñxaren en la Madona predilecta del Principat. Axis, d' una 
manera casual, se restaura la antiga devoció deis nostres Sobirans, 
abandonada per la casa de Borbó, desde una centuria justa. 



(1) «Y solo pudieron sua^'izal•les esta pena ciertas esperanc^as que se han traslucido, de 
que el religioso y devotíssimo heredado afecto que con tan especiales demostraciones han 
manifestado sus Magestades al portentoso Santuario de nuestra Señora de Monserrate, pue- 
da proporcionar á esta Provincia la apetecida ocasión...» etc {Relación descriptiva de los 
obsequios conque la Ciudad de Barcelona en I09 dias 9, íO y li de Setiembre de 1746, etc; 
(Barcelona, Joseph Texidó), plana 28). 

X904 P 



290 F. CARRERAS Y CANDI 

Que tots pleg-ats passaren á Montserrat á postrarse davant de la 
venerada.Imatge, ho indica un imprés coetani (1): «El dia 8 de no- 
viembre á la una de la tarde partieron de Barcelona para Valencia los 
Reyes NN. SS. Serenísimos Señores Príncipes de Asturias, Señores In- 
fantes y Señores Reyes de Etruria, Príncipe é Infante, pasando pri- 
meramente á visitar Nuestra Señora de Monserrate». 

Lo viatge ja 's feu mes comodament que en les precedents añades 
deis altres sobirans, puix ara, les rey ais families, s' aprontaren de la 
carretera, que, donant volta á la montanya, pujava per Collbató y lo 
Bruch, á can Massana y á Santa Cecilia. Axis donchs, sortits ab los 
carruatges á la una de la tarde, al vespre eren tots comodament allot- 
jats en lo monestir. 

Los penyals del vell camí de Collbató,. que ressonaren á les veus de 
Pere lo Gran y del cesari emperador Caries I, no devien escoltar já mes 
les deis sobirans del segle xix. 

Ferran IV (VII en Castella) visita á Montserrat 

¡Quantes calamitats plogueren damunt Montserrat en los anys sub- 
seguents al de 1802! No hi ha dubte que aquell sant lloch, esdevé mi- 
rall fidel deis fets que 's desenrotllaren en la nostra patria. 

Una g'uerra nacional y santa, comete lo desacert de convertir en 
fortificado lo Monestir. Les consequencies sigueren fatals: 1' ineendi 
del 1811 y la voladura del 1812, derrocaren la iglesia y demés edificis. 

La feyna de referho tot la emprenien los monjes, ab gran fervor, 
quan aconteximents de política interior, tornaren á dexar abandonat 
lo monestir en 1822 y portada la Santa Imatge á Barcelona, estantshi 
flns al 14 de juny de 1824, en que sigue restituyda á son magestuós 
trono d' aoinglerades roques, y servid^ per los filis de Sant Benet (2), 



(1) Relación délas diversionts, festejos públicoa y otros acaecimiento» que han ocurrido 
en la ciudad de Barcelona desde el 11 de setiembre hasta principios de noviembre de 1808, con 
motivo de la llegada ele SS. MM. y AA. á dicha Ciudad y del viaje en la Villa de Figueras. 
(Barcelona, Jordi Eoca y Gaspar). Les'relacions estampacles del viatge de Caries IV á Cata- 
lunya, omitexen tota descripció de lo que ocorregué á Montserrat. Igualment desconexe- 
dors de detalla se 'n mostren los historiadors montserratins del segle xix. 

(2) Manuel de Lasarte nos ha dexat una hermosa comparació de com estava lo temple 
de Montserrat al comen(;ar lo segle xix, á com queda després deis incendis deis francesos: 
' Los que han visto el templo de Montserrat conforme está hoy por hoy, no pueden for- 
marse una idea de la magnificencia que tenía en 1808. Las proporciones eran las de ahora. 
Pero en el día (any ISIJO) es un santuario que carece de adornos; y entonces era riquísimo y 
esplendente Su vasta nave presentaba una colosal superficie completamente dorada. El 
viajero que penetraba en aquel recinto desde luego se sentía poseído de un profundo res- 
])('to Ilaliía en él diez y nueve capillas, cinco bajas á cada lado, cinco altas á mano derecha 
y cuatro altas á mano izquierda y en medio de estas cuatro el órgano, baluarte musical es- 
pacioso, compuesto de más de mil y cien flautas. El coro correspondía entonces á la gi-an- 
deza del santuario. Noventa y una preciosas sillas en dos hileras, alta y baja, fonnaban un 
él un conjunto sorprendente. En las sillas bajas estaba representada en relieve la pasión y 
en cada una de las altas resaltaba la estatua de un santo de cuerpo entero, y en relieve al 
pie, un paso de su vida, todo labrado de un primor admirablo. {El Mansueto ó las cuevas de 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 291 

Poch á poch avansava la restauració del temple y deraés edlficis 
monacals. Altres neccssitats politiques, portaren al rey Ferran IV á 
venir á Catalunya, acompanyat de sa mnller la reyna Amalia, en lo 
any 1827. Llavors feya just un quart de sef^ie que ell raatcix essent 
sois Princep d' Asturies, havia visitat Montserrat, y ara, avants de de- 
xar nostra regió, volgué repetir la visita d' altre temps. 

Per lo mateix camí y ab carruatge igual al de vint y cinch anys 
enrera, lo 12 d' abril de 1828, arrivava á Montserrat lo Rey, per la já 
histórica vía de can Massana. Y no es que en aquell quart de segle, 
no s' bagues avansat en les víes del progrés, puix los camíns de ferré 
comensaven á implantarse y los automovils de vapor á ensajarse (1), 
en nacions que 'ns han portat gran devantera. 

Arrivats al Monestir á les nou del matí, hi entraren per 1' hort deis 
monjos, no fentho per la porta principal, á fí d' evitar lo perill que 
ofería passar per sota de les primparades parets del monestir vell y 
claustres nous, que^ arrunades, amena^aven caure, inclinantse en totes 
direccions. 

La modestísima cerimonia de la recepció feta al rey Ferrán, la des- 
críu V abat Muntades (2): «Colocada por todo adorno una corona do 
boix encima de la puerta y un soneto alusivo bajo de ella, el alcalde 
del Monasterio hizo la entrega de sus llaves y SS. MM. sin más discur- 
sos que una felicitación la más sencilla hecha por el M. Iltre. Sr. Abat, 
se entraron en casa y se dirigieron á la habitación que se les había 
preparado en la que era del abad, sin más tapices ni más damascos, 
que los del mismo Abad, que ninguno tenía». 

Després de reposar, lo rey Ferrán passá á la iglesia. Al mitg de 
la ñau estava arreglat provisionalment lo senzill altar de la Verge, 
esperant que dies millors, treguessin al Santuari del estat de desolado 
en que 's trovava. Després deis divináis oflois y del cant de la salve, 
los reys, pujaren á besar la má de la Mare de Deu, donant á la 
porta, r Abat, una clau de plata á la Reyna, quí acepta ab gran ale» 
gría esser cambrera major de la Verge, 



Monfterrat leyenda histórica escrita por D. M. de L. bajo la dirección del inolvidable O. de 
la V. ó tea historia y descripción de la más admirable de nuestras montañas, de sus vastisi- 
ma$ entrañas ó cuevas tan maravillosas como poco conocidas, y de la Perla de los santua- 
rios, etc. Barcelona, 1860, pl<ana 10). 

(1) «Se ha construido y probado en Londres nn nuevo carruaje movido por el vapor: no 
es el mismo de que otras veces han hecho mención los periódicos, sino otro inventado por 
Guerney, que no necesita de roil-roads (mortajas ó carriles de hierro) sino que anda por los 
caminos comunes. Se ha vencido la dificultad de las cuestas arriha y ya se ha hecho la 
prueba en un monte, siendo su velocidad media la de tres millas por hora; pero en camino 
llano es de 7 millas» (Diario de Barcelona del 13 d' octubre de 1826). Mes fins al 1892, no lii 
bagué á Barcelona lo primer automóvil, que fon lo del fabricant Joseph Bonet (La Veu de 
Catalunya del 27 de juny de 1901), Quant han tardat á implantarse los automovils! 

(2) Montserrat. Su pasado, su presente y su porvenir ó lo que fué hasta su destrucción 
del año I81í, lo que es desde su destrucción y lo que será en adelante, per 1' abat D.Miquel 
Muntadas, (Manresa, 1867). 



292 F. CARRERAS Y CANDI 

Lo rey Ferran, que trova tant cambiat lo temple y monestir, de 
com r havía vist en 1802, mentres contemplava la restaurado que s' 
havia fet en 1' altar, desde la barana del cor, dig'ué al Abat, si n' hi 
hauí'ia prou ab mitj millo de rals per portar á terme los progectes 
que 's tenien. Qual quantitat fou tramesa mes tart, axis que arrivá 
á Madrid, donantse gran impuls á les obres. 

Després de diñar, á les quatre de la tarde, los Reys partiren de 
aquell lloch de desolació, hont, cumplerta la devoció que 'Is hi havia 
portat, cap alicient tenia per ningú. 

JLa reyna Doiiya Isabel paja Á Jlloiitserrat 

Al morir Ferrán IV, la guerra civil que ensagná á Catalunya , com 
á moltes altres regions d' Espanya, motiva nou tancament del mones- 
tir é iglesia de Montserrat, essent la Santa Imatge, amagada á can 
Jorba, en la propia montanya, (29 de juliol de 1835). Se torna en lo 
seu secular Santuari, axis que flniren tan anormals circunstancies 
(7 de setembre de 1844), 

Algún temps després, la reyna Isabel dona la primera mostra de sa 
devoció á Montserrat, trametenthi egregies presentalles. Aqüestes con- 
sistiren^ en un vestit de vellut blanch, ricament brodat d' or, donatiu 
de la Reyna, una englantina d' or esmaltada ab puntes de diamants, 
ofrena del rey Francesch, y una águila de perles, que ho fou de la in- 
fanta Isabel. Ab la major solempnitat les autoritats de Catalunya se 
complasqueren en acompanyar al Monestir, los importants donatius (31 
de maig de 1857). 

Com Donya Isabel volgués honrarse, en 1857, ab lo titol de cam- 
brera major de la Vergc de Montserrat, li fou tramesa per 1' Abat la 
clau d' or d' obrir lo camaril. 

La restaurado de Montserrat prenia major impuls de dia en día. 
Empero les noves costums religioses y socials, no cregueren necessari 
se restaures allí la vida eremítica, que tan renom dona á la montanya, 
en los segles que van del xv al xix. 

Tres anys mes tart, la reyna Isal>el ¿ib son marit lo rey Francesch 
y sos filis, vingueren á conexer Catalunya, posantse tot seguit en pro- 
grama la sua visita á Montserrat. Una de les mes grans millores del 
Monestir, era, induptablement la via ferrada que comunica á Tarrasa 
ab Manresa, inaugurada en 1859, y que estava ajuntada ab lo Mones- 
tir per nova carretera, construyda per la societat del ferré carril de 
9arag09a. Per tan, esdevenia inútil y d' una importancia secundaria, 
la histórica carretera del Bruch á Can Massana. 

La concurrencia aumenta de tal manera, que en 1859, fou indispen- 
sable restablir la costúm de no permetre la estada en lo Santuari, mes 
que los tres dies reglamentaris, coneguts antigament per deis Ve- 
litres. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 293 

La major comoditat en la asccnció, porta á Montserrat nombrós 
contingent d' excursionistes, alternant ab lo cada dia major deis ro- 
meus. Un novell atractiu oferia la inofitanya, en les famosos coves, aca- 
bados d' explorar (any 1852), puix lo seii,le xix havia perdut noció de sa 
existencia. Que foreu visitados prou sovint en segies passats, s' ha 
comprovat, no sois per les inscripcions aparescudes en sts parets, 
portant les dates de 1511, 1551, 1583, etc., (1), si que també ab lo 
poema de Cristofol de Virués, al consignarhi las oscuras cavernas 
temerosas (2). 

Catalunya on 18G0, acullí ab grans mostres d' afecte á la familia 
reyal d' Espanya sapiguent, Isabel J, excitar 1' entusiasme patriotich 
y tradicional de la torra catalana, presentantse á Barcelona, cenyint 
son front la garlanda comtal, on lloch de la corona royal. 

Mes féu encara: fixada la data de la visita á Montserrat, al 30 do 
setembre de 1860, la Reyna, al comparexor á la estació del Nort (onze 
.y quart del mati) s' hi presenta ab son fiU (lo qui mes avant fou nostre 
rey Anfós V), vostint lo típich trajo cátala: gecli y calses de vellut 
blau, faja y barretina vermelles y los peus cal9ats ab espardenyes y 
botins de cuyr (3). Aximateix la infanta Isabel portava un vestit de 
pagesa del plá d' Urgell, ab roba de tapicería do color fosch, á les 
espatllos lo mocador do grana brodat d' or y al cap mocador de muso- 
lina blanch, ab caputxa de cristall. Aquests vestits catalans los hi ha- 
vion sigut regalats por l'Institut Agrícola de Barcelona. La Reyna duya 
un vestit de xiné ciar y mantellina negro y son maritanava de paysá. 
La arrivada de la Reyna á ]\[ontserrat, promogué molt entusiasme, 
majorment al veure, la gran multitut allí aplegada, que sos filis vestien 
á la catalana. ¡Llástima que^ al homenatje prestat á los costums de la 
torra, no s' hi a juntes altre tributat al idioma! 

Com la excursió á Montserrat fou un acte de galantería de la Dipu- 
tació Provincial de Barcelona, volgué aquesta, que allí s' hi trovas la 
mes genuina represen tació de la torra catalana^ procurant la honra- 
se» ab sa presencia tots los bisbos del Principat, presidits por 1' Ar- 
quebisbo de Tarragona, com taml)é los arcaldes de la provincia, 
portant, los do les poblacions caps de partit, banderes ab escuts 
representatius de les diferentes regions. 

A les duguos de la tardo les campanos del Monestir saludaven la 
arrivada deis Reys, que, rebuts per los Bisbos y la potita comunitat 
benedictina de Montserrat (4), entraren primer que tot á la Iglesia. 



(1) Vielor Balaguer.—Las cuevas de ifoníseí-roí -(Barcelona, Salvador Mañero). 

(2) JSÍ Monserrate, del capitán Cristóbal de Virués. (Barcelona, 1844), cant V, pl t". 

(3) Se conserva un grabat del (lue llavors era Prlnccp d' Asturies y mes avant fou Eey de 
Espanya, vestit tal com anava en la excursió á Montserrat, qual gravat ocupa lloch promi- 
nent en lo nostre pi'cclar arxiu general de la Corona d' Aragó. 

(4) En 1- any 1S59. la comunitat beiiedictina de Montserrat estava formada de sis monjos 
solameut {El Telégrafo diari de Barcelona, 2-¿ de Juliol de 1859). 



294 F. CARRERAS Y CANDI 

Estava aquesta, esplendidameat iluminada, penjant de la ñau tres 
grans estandarts: lo del mitj ab lo nom de Maria y los altres dos, lo 
hu ab la creu de Sant Jordi, distintiu de la Generalitat de Catalunya 
y r altre ab les quatre barres rojes, emblema de la casa reyal d' Ara- 
gó. La venerada Imatge de María duya V hermós vestit que li regala 
la Rey na en 1857 y al que, Isabel I, hi afegí, quan puja á besarli la 
má, una hermosa águila de brillants y amatistes, que ella matexa 
volgué colocarli per primera vegada, actuant de cambrera de la ce- 
lestial Senyora, 

Després de rebre á les autoritats en les sues liabitacions, la Rey na 
baxá á peu á la cova de la Verge (á les cinch de la tarde)^ acompa- 
nyada de son marit, no volguent utilisar mes quepochs minuts, la ca- 
dira de mans que li havien aparellat. La acompanyava gran gentada 
ab atxes y fanalets, victorejantla al passar, los qui 's trovaven acam- 
pa ts en les reQolpades d' aquell tros de montanya. 

Després d' un diñar verament reyal, á les deu se dispararen los 
fochs artificiáis, mentres en tots los turons vehins eren enceses grans 
fogates en senyal de festa. Acaba la jornada á les onze, ab un concert, 
alternant la orquesta ab la societat coral que dirigía en Clavé. Com á 
novitat en la lluminació del Monestir, aquella nit, hi aparellaren her- 
mosa llum eléctrica . 

A les vuyt del matí del endemá, dilluns primer d' octubre de 1860, 
los Reys oyren lo solemnial ofici, essent celebrant lo Bisbe de Vich y 
predicant lo Rvt. Ermengol Coll de Valdemia. Al oñci, se seguí besa- 
mans dedicat ais arcaldes de la Provincia, mentres á fora se ballaven 
sardanes y ball plá ab acompanyament de nostres típiques tenores, 
quals dances contemplaren los Reys avants de tornar á Barcelona. 
Aquest retorn tractaven d' efectuarlo per Can Massana, lo Bruch y 
Martorell, pro á la fí tingué lloch per Monistrol. Arrivá la reyal fa- 
milia á Barcelona, á les cinch de la tarde, puix lo tren deturá á Ta- 
rrassa, en son passatje. 

La Rey na dona mostres d' haverli complaátut la excursió, que' en 
ses circunstancies y detalls, ofereix lo major contrast ab la feta 
anys avants per son pare Ferrán IV. 

JLa reyna Regenl Donya JÜaria Cristina 
á, MontsCf-rat 

La restaurado de ]\Iontserrat se porta á tcrme ab la major perse- 
verancia durant lo segle xix, arrivant á un estat de magnificencia may 
vist, no sois lo temple, sino també la capacitat deis edificis ausiliars. 
La direcció facultativa la tingué 1' arquitecte Sr. Villar y Lozano, 
passant á la sua mort, á son fiU Sr. Villar y Carmona, De caritats se 
feyen les obres: estes mostrarán donchs, la magnanimitat deis devots 
del Santuari durant lo segle passat. Y en 1' any 1880 fou patent 1' en- 



VISITES DE NOSTRES REVS Á MONTSERRAT 295 

tusiasme de tot Catalunya per la Verga de Montserrat, ab les grandio- 
ses festes que 's feren á pretext de cumplirse la data de mil anys de 
la trovalla de la Imatge. jBenehida errada histórica, que motivares 
consequencies tan iraportants, com, lo decret de coronació de la Santa 
Imatge, la concesió de reso propi, lo titol de basílica per lo Santuari y 
la dcclaració de Patrona de Catalunya, mercés atorgades totes elles, 
per S.S.Lleó XIII en 1881! 

Ab la prosperitat material coincidí la perdua d' un privilcgi: lo de 
esser Montserrat nullius Dioecesis, obtingut per mercé de Benet XIII 
y llovat per decret de Lleó XIII en 1874. Los bisbats de Vich y de 
Barcelona, competiren per adjudicarse lo territori de Montserrat: lo de 
Vich ó Ausona, fonamentava sa pretensió, en que, de remots segles, lo 
torrent de Santa Maria fon son limit: lo de Barcelona, aduhía la faci- 
litat de comunicacións ab la capital diocesana. Barcelona guanyá la 
agregado de la montanya, á causa de sa major propinquiíat, 
" Axis pervingué la primavera del any 1888, y la Capital catalana s' 
engalana, invitant á totes les nacións á una festa de pau y progrés. 
La Exposició Universal, convertí, per breus dies, al empori del co- 
mer(? espanyol, en cort rey al y capital de la Nació. 

Un hermós dia primaveral, fou, lo dilluns 29 de maig de 1888. Al 
matí los carrers de Barcelona eren atravessats per un lando á la gran 
D' Aumont, que portava á nostre virtuosa Reyna Regent, acompanya- 
da del rey Osear II de Suecia y Noruega, anant á revistar alguns re- 
giments de soldats. Y després de diñar, mentres lo Sobirá del Nort 
retornava á la sua térra, D.' Maria Cristina, obsequiada per la Dipu- 
tado Provincial, emprenia la via de Montserrat, ab idéntich itinerari 
y locomoció que Isabel I vint y vuyt anys avants havia fet. Sos augusts 
fllls restaren á Barcelona. 

Lo Moncstir fou decorat ab lo boix de ses boscuries, arreglat for- 
mant arcades y altres ornaments, y entre mitx s' hi destacaven roses 
salvatges, clavells, englantines y flors del camp. 

S. M. que sortí á j,es tres de la estado, dexava lo carruatxe, á la 
plassa de Monserrat, á tres quarts de sis, al sóde la marxa reyal to- 
cada per la banda del Ajuntament de Barcelona, de les campanes 
brandant á festa y deis entusiastes visques del poblé que tot ho om- 
plenava. S' organisaren procesonalment, la comunitat benedictina 
del Monestir, los canonges de Vich y Barcelona, los bisbes de Lleyda, 
Vich, Seu d' Urgell, Astorga, Sant Lluís de Potosí y Abat mitrat de 
Montserrat, portant á la Reyna Regent sots pali, á la Iglesia. Finit lo 
Te Deiim de rúbrica y la Salve montserratina, la Reyna puja al ca- 
maril (ediflci estrenat en lo precedent any de 1887) á besar la má á 
María Santísima y á dexarli sa ofrena. 

De poesía y encant ana sadollada esta visita de la excelsa Dama 
que tant saviament dirigí la ingovernable ñau del estat espanyol La 
naturalesa Huya arreü sos galans colors en flors y fullatge. Empero la 



296 F. CARRERAS Y CANDI 

flor mes preñada del verger de Catalunya, la portava desde Barcelona 
D.'' María Cristina, per depositarla al peus de la Patrona del Princi- 
pat: era la disputada ftor natural deis Jochs Floráis, de la que, pochs 
jorns avants, ne fon guanyador lo canonge CoUell, dignan tse aceptarla 
la Rey na d' Espanya y presidir nostre tradicional festa de la poesía. 
Per propi impuls, destina esta flor, la Reyna, á la Mare de Den. 

Quan lo diñar bagué finít, les societats coráis y la banda municipal 
organisaren un concert, acabant ab fantastiques Iluminarles de la 
montanya, hont s' encengueren roges llums de bengala, en los mes 
apropiats turons y valls. 

Esplendidament s' alQá altre vegada lo sol, en lo vinent día 30 de 
maig. La Reyna Regent assistí ais divináis oficis, escoltant conmoguda 
lo notabilíssim sermó del Dr, Celestí Ribera. Tan la complagué, que al 
presentarli, lo canonge Robert, lo ciri, durant lo Sanctus, demaná si 
podría possehir dita oració sagrada. Já pochs moments avants, los di- 
putats provincials, que ocupaven lo presbiteri, acordaren imprimirla 
á despeses de la Corporació. Lo Dr. Ribera, felicitat verbalment per la 
Reyna, sigue invitat á esmor^ar á la sua taula. 

Després del oflci, s' organisá la visita á la cova de la Verge. En la 
plaQa del Monestir hi estaven aparellats, á disposició de S. M., un bon 
ase y una cadira de mans. La Reyna preferí usar lo primer. Alegre 
excursió en la hora millor del día, que cuydá aumentar ab sa nota 
joyosa, la orquesta barcelonina y les societats coráis. 

A dos quarts de tres de la tarde partía la Reyna Regent del Mo- 
nestir,, y á les cinch já era á Barcelona (1). 

D.* Maria Cristina retorna de Montserrat fondament impresionada 
del hermós Santuari apresonat per fantastichs penyals, que prou cali- 
flcaría, lo poblé baix, de mansió dé fades, si no li 'n vedas la venerado 
subsegüent á esser hostatje de la Reyna de cels y térra. Originalísima 
formació geológica la d' aquella serra, que, si no marxa unida ab la 
mcrt.del Redemptor de la humanitat, com han pretés persones mes pia- 
dosos que de ciencia, en cambi ho está ab la constitució del territori 
del Principat. Axis ho mostren científicament no^tres primers geolechs 
consignant, hu d' ells (2), que, tant en le concepte geognóstich, com en 
lo geográfich, en P histórich y en lo religiós, dir Montserrat equival á 
dir Catalunya, dir Montserrat es tan com dir Patria. 



(1) Recorta personáis, units áestca Rcyal visita, nos venen are al pensameut, sense que 
pugám suhstranrens al desitj de consígname un tan sois. Dos sentiments, lo rtc amor á la 
excelsa Patrona del Principat y d' afecte á la Monarquía Espanyola, resonaven encara, on 
tot bon cor cátala al comen sar 1' any l«89, any en que cntrarem en lo mon de les lletres 
al) 1' ensaig críticli histórich Los Castells de Montserrat. ¿Era atreviiuent de jovcnesa, de- 
dicar cst primer fruyt Uiterari (que fou acullit benevolmcnt per los .Tochs Floráis que '1 
jiremiaren), k la Agusta Sobirana que jiochs meses enrera trepitjava les montanyes que per 
jiriuiera vegada preteniem historiar? Al cor no se '1 governa: son impuls nos guia y axis ho fe- 
vem, sens mes pretensió que donar satisfacció á un íntim sentiment heretat de nostres passats, 

(ü) Silví Thós y Codina — Montserrat.— Boceto geognóstico. 



VISITES DE NOSTRES REYS A MONTSERRAT 297 

¡Cóm, donchs, no ha d' esclatar 1' entusiasme deis catalans, en 
quantes ocasións aquesta sagTada llar de la térra, hi reb la visita de 
nostres monarques! 



Visita del rey l>. Anfós VI (XIII en Castella) 
á. Ulontserrat 

Finía aquí est trevall, quan, lo retráp en la sua estampació, pcrmet 
continuarhi la visita primera de nostre actual sobirá D. Anfós VI, 
á la Patrona de Catalunya, dexant axis complerta la relació de les 
reyals exeursions á Montserrat. 

La Diputado de Barcelona, no dubtá gens d' escullir com obsequi 
tradicional (que já comenta á formar estat) organisar la excursió al 
predilecto Santuari. Y axis com en 1' any 1860, hi aplegá á tots los 
arcaldes de la Provincia, en lo present any 1904, se posa d' acort ab 
la comissió directiva deis sometents, per procurarhi una manifestacio 
de les dugues entitats juntes, que resultes lo mes genuinament cata- 
lana possible. Precisament los sometents devien celebrar á Montse- 
rrat, la feáta de la proclamació d' aquesta Mare de Deu, com á Patrona 
especial sua, que, si bé axis s' establí per R. O. de 24 de janer 
de 1898, empero causes diverses allargaren solempnisar dit patro- 
natge ab un acte religiós en lo mateix Santuari efectuat per les dele- 
gacions de tot Catalunya (1). 

Lo g"0ig, ara^ com may, hauría regnat en la egregia excursió mont- 
serratina, per la oportunitat de trovarse lo Monarca en la primavera 
de sa vida^ juntament ab la primavera del any, que tant esplendida- 
ment engalana los serrats de Nostra Dona. Empero un dol de la vigi- 
lia, la mort de la reyna Isabel, enterbolint la nota joyosa de la excur- 
sió, feu que la glassa negra hi campejés. Lo 10 d' abril, data de la 
visita de D Anfós, á les set en punt del matí, arrencava de la estació 
del Nort lo tren reyal passant per Sabadell, Tarrassa y Monistrol, com 
en 1860 y 1888. Empero de Monistrol al Monéslir, la novitat de la via 
ferrada dita de cremallera, inaugurada en 1892, hi aconduhí mes rápi- 
dament á S. M. D. Anfós VI, del que hi havien pujat ab carruatge, 
en anys precedents, les sues insignes avia y mare les reynes D.* Isa- 
bel y D.* Maria Cristina. 

A les deu baxava del cremallera S. M. Los sometents, en nombre 
de setse mil homes, no dexaven un palm de térra vuyda. Los conti- 
nuats visques, dominats per les vint y una salves que ab oportunitat 
dispara un cañó granífuch, retrunyien grandiosament per les afraus 
de la serra. 



(1^ Per mes detalla vegis la revista Paz y tregua, boletín oficial del cuerim de somatenes 
armados de CataluHa, y 1' imprés de quatrc fulls eu folititulat: Comandancia general de los 
tomalenes armados de Cataluña, — Proclamación del Patronato de Ntra, Sra. de Montserrat, 



298 F. CARRERAS Y CANDI 

A Montserrat s' hi trovaren aparellats per donar la benvinguda al 
Monarca 1' Arquebisbe de Tarragona, lo Cardenal bisbe de Barcelona, 
ab son bisbe ausiliar titular d Eudoxia, y los de Vich, Lleyda, Seu 
d' Urgell, Tortosa y Solsona, ab ios P. P. Abat y Visitador, que també 
son mitrats. 

Los sonietents, ordenats per districtes, desplegant llurs estandarts, 
s* estengueren en dugues compactes fileres, ocupant 1' espay que va de 
la estació á la Iglesia. Quan S. M passá enfront de la histórica ban- 
dera morada del Sant Christ d' Igualada, que actuá de senyera en les 
jornades deis sometents al Bruch, volgué, D. Anfós, que 1* anes pre- 
cehint, entrant á la Iglesia ab ell. 

També 's trova á Montserrat, si be retreta de la festa, la ensenya 
del 16 regiment imperial francés d' infantería, que resta abatuda per 
los sometents en la segona jornada del Bruch (14 de juny de 1808). 
Després de la batalla, lo trofeu fou dividit y la águila se disgrega del 
drap tricolor en les vessants de can Massana. Ara^ al cap de 96 anys, 
s' han rejuntat á Montserrat, ahont ni quedará complerta per sempre 
mes, junt á la excelsa Patrona de Catalunya (1). 

S. M. entra sots pali á la Iglesia, que lluhía la nova fatxada pa- 
gada per les germanes Llagostera, é inaugurada en 1901. Cantat 
lo Te Deum, al adorar á la Verge María, S. M. hi dexá en penyora 
d' afecte, son rich bastó de comandament. Després d' un petit 
refresch, comensá 1' ofici confiantse la oració sagrada al bisbe de Sol- 
sona Dr. Benlloch quí hi estigué admirable. Seguidament lo Sobirá posa 
dugues primeros pedrés: la una, era la del monument que los sometents 
volen alijar davant los claustres gótichs, en conmemoració de la batalla 
del Bruch; y la segona, pertanyía al monument que les associa- 
cions de Filies de Maria de tota Espanya, pretenen construir, en la 
plassa inmediata, remembrant la declarado del dogma de la Inmacu- 
lada Concepció. 

Com á altre deis recorts reyals d' aquesta solempnial jornada, fou 
entregada al jo ve Monarca, la pluma d' or ab que acabava de firmar 
la acta del monument al Bruch, pluma que ostentava la inscripció cas- 
tellana Monasterio de Montserrat — 10 abril 1904 — Somatenes. 

Acabat lo diñar, S. M. firma lo Decret, creant una medalla con- 
memorativa, del Patronat que venía de realisarse, y consistint en la 
Santa Imatge de Montserrat y la efigie del Sobirá, ab les páranles 



(1) Kn uu Curios articlc que publica Pas y tregua (abril de 1901) titulat El Águila impe- 
rial del Refíimiento de linea n." 16 del Ejército de Napoleón, en Macari Golferichs y Losada 
1108 explica la sua historia y dona un facsímil de la bandera, que fou trovada després de la 
ftcció, cutre los uiorts ocasionáis per la batería de cinch canons dirigida per Joan Baf;-et, 
de Lleyda. De la senyera francesa, 1' águila passá á Barcelona y lo drap queda á La Guardia. 
Aquest poi'ta la inscripció ¿' empereur | des franjáis | au iC. me réijiment , d' ivfanterie \ de 
ligue y en la cara oposta, les accions á qüc assietí dit regitrtent: valeur | Ulm, Attsterlitz . JeuA 
Bylau. 



VISITES DE XOSTRES REYS Á MONTSERRAT 299 

Patrona de los somatenes de Cataluña gravados en la primera y Al- 
fonso XIII — 10 abril 1904 en la segona (1). ¡Llástima que les inscrip- 
cións se fessln excluintne del tot la llengua catalana! 

Lo Rey prengué una d' aqüestes medalles y de ses propies mans la 
posa al Cardenal Casanyas á quí tenía á son costat. A des quarts de 
tres la campana de Montserrat toca lo só {so-metent), y á tan coueguda 
senyal, los diferents sonietens aplegant les armes^ se conjireji'aren per 
la revista ab la matexa lleugeresa y activitat que si 's tractás de 
prestar sos serveys benemerits, omplintse enbreus minuts, la via del 
portal y les dug'ues plasses del Monestir. 

A les tres s' organisá la revista deis setze mil bornes del sometent 
aplegats á Montserrat, acte que tot y esser fet després de diñar, no 
dona lloch al mes petit desordre, á despit deis molts motius de des- 
content personal que hi bagué, deis uns per no entrar á la Iglesia, deis 
altres per menjar malament, etc. Tant d' ordre en tants rails bornes 
y sense que no s' bi vegés un embriacb, admira ais forasters^ que, 
pocb acostumats á nostre institució, ó millor dit al carácter cátala^ no 
s' ho esplicaven. Hu de tais fou lo Marqués de Valdeiglesias, propie- 
tari de La Época de Madrid, quí no 's recaptá pas de dir, que havia 
d' esser un poblé molt bó, ó tenirsbi ab ell gran conflanca, per po- 
der fer sense perill, semblants aplechs de gent armada ab tant exce- 
lent resultat. 

Los sometens absorviren totalment lo temps y la atenció deD. An- 
fós en les bores de la tarde que hauría pogut utilisar arrivant fins á la 
cova de la Verge y coutemplant la novitat artística y valiosa, deis mis- 
teris que 's construexen á les vores del camí que condueix á dit lloch 
de devoció. Axó y la reconstrucció de les ermites (haventbi de nou al- 
9ades en la montanya, les de Sant Geroni, Sant Joan y Sant Dimes) 
son les dugues memorables obres á que deurá donar acabament ab 
preferencia, á Montserrat, lo primer ter? del segle XX. 

La revista esdevingué admirable, sentint no poderla descriure ab 
la amplitut que 's mereix. Aquell paysanatge armat, sortit del cor 
de Catalunya (puix flns de la ultrapirenenca valí d' Aran baxaren 
sometents), los uns ab senyeres blanques, altres morades, estes velles 
y aquelles noves, aytals marxant ais acorts de les trompetes, altres al 
deis timbáis (Agramunt y Hospitalet), y ab un armament tant variat 



(1) Una altre acuiij'ació conmemorativa de la festa deis sometents se posa cu circu- 
lació, deguda á la comisió deis matexos. Es de coure, de la mida aproximada d' una pessa de 
dcu contims, coiitenint, en la una cafa la Imatge de la Mare de Deu ab la inscripció Los so- 
malenet armados de Catalunya —Paz y Tregua.— 1904, y en la contraria, les montanyes y lo 
escut cátala entre branques de llor, dient: Proclamación del patronazgo de Nuestra Señora 
de Montserrat.— Prendencia de S M. el Rey. Elogiariem esta medalla, ei al tractar de per^ 
petuar un fet deis nostres sometents no s' bagues menyspreuat la llengua de la térra. No 
enteném quius móvils poden portar á despullar de vestidura catalana ais nostres sometents, 
per part deis quí mes empenyats s' hi haurien de mostrar en conservarli tot lo que té sabor 
regional. 



300 F. CARREKAS Y CANDI 

com la sua indumentaria, imposava respecte en sa raatexa senzilla es- 
pontaneytat. Majorment no tenint costnm de veure en uostres temps, 
mes multituts armades, que les del uniformisme militar, si no es en 
circunstancies de Iluytes ó guerres estraordinaries, de que, per for- 
tuna, estém allunyats. 

Al Rey li complagué tan 1' espectacle, com la concurrencia, conver- 
sant ab los sometents, lo mes familiarment possible. 

A dos quarts de cinch de la tarde, haventse ja complert tot lo pro- 
grama, S M. dexá la carretera y vores del Monestir, per baxar un tros 
del camí de lacova, mentres esperava la hora de la sortida del tren, vol- 
tat deis sometents. 

Entre los episodis interessants que han anat referintse de boca en 
boca, com ocorreguts durant aquesta mitja hora d' expansió regia, hi 
figura lo que 'ns permetrem continuar. 

Un home vellet d' un deis sometents del Empurdá, al veure á Don 
Anfós dirigirse hont era ell, se lleva la barretina saludantlo en la 
única forma respectuosa que ell conexía: 

— Deu lo guart, Senyor Rey, 

S. M. li prega se possés la barretina perqué era vell y podría ferirlo 
1' ayre del vespre. Y trayentse la petaca, D. Anfós, li dona un ciga 
rrillo. 

Lo bon home agrahí tant aquest obsequi, que al pendrel donantli 
grans mercés, se cregué obligat á correspondrehi, oferint de sa ne- 
grenca petaca un cigarrillo al Monarca, quí 1' acepta, riatller, celebrant 
est incident de montanyesa familiaritat. 

A les cinch y cinch minuts de la tarde, sortía del Monestir lo tren 
reyal, que, avants de les vuyt del vespre, já, 's trovava de retorn á 
Barcelona. 

Vulla Deu no 's fassen esperar noves visites á Montserrat de 
S. M. Don Anfós VI, ab alegría major y sense entreveurehi les glasses 
neg-res del 1904: vulla Deu que en elles hi pugam á mes contemplar, 
nostre inolvidable y estimada g-arlanda comtal, junt á la realesa es- 
panyola, que tan be s' hi escauen juntes al cor de Catalunya: vulla 
Deu que lo segle XX que s' inaugura, esdevingui, per la devoció deis 
Sobirans á Montserrat y per la grandesa d' Espanya, lo que havém 
vist fou per una y altre, lo segle xvi. 



INDEX 



La institución del castlá en Cataluña l 

Bellesguart, real sitio de Martin I. 2 ^ 

Numismática sarda del segle xiv. — Ceca de Viladiglesies 35 

Palomas y palomares en Cataluña durante la Edad Media. 

Paloma y colom en la lengua catalana 45 

Las palomeras 51 

Colomers y tudoners 61 

Palomares rurales 65 

Los palomares del territorio de Barcelona 74 

Los tudoners ó palomares de torcaces en la Sagarra 79 

Palomares á parcería y á censo 85 

Derecho feudal de construcción de palomares rurales 86 

La comunicación por palomas conocida en Cataluña 91 

Disposiciones en favor de las palomas generales al Principado ... 94 

Ordenes locales sobre caza de palomas io\ 

Las palomas en el mercado y en la cocina 108 

Apéndice de documentos u6 

Glosario de voces poco comunes 151 

Un Ilihre de geomancia popular del segle xiii 161 

Dólmenes en Piñana y Vilasar 175 

Les aygues y hanys de Barcelona 

Primitius pous , 185 

L'aqueducte roma del carrer deis Archs 184 

Les termes romanes de Minici Natal 186 

Lo rech coratal ó de Mir 189 

Banys públichs de la Edat Mitjana 200 

Conduccions de fonts mitjaevals 205 

Cequia dita de la Infanta 206 

Entences y Templers en les montanyes de Prades (i2-j() d ijoo) 209 

Visites de nos tres reys d Montserrat 

¿Pujaren á Montserrat, Caries Magne, Guifré I y Jaume I? .... 251 

Lo rey en Pere «lo Gran» á Montserrat 253 

Pere III «lo Cerimoniós» á Montserrat 255 

Joan I «Aymador de la gentilesa» á Montserrat , . 257 

Ferrán I «d' Antequera» á Montserrat 2Í0 

Anfós IV «lo Magnanim» y sa muller y llochtinent María de Castella 

á Montserrat 261 

Joan II á Montserrat . , 265 



p&g. 

Ferrán II «lo Católich», á Montserrat 264 

Múhiples visitas de Carlos I á Montserrat 268 

Les visites de Felip I «lo Gran» (II en Castella) á Montserrat ... 271 

Felip II (III en Castella) á Montserrat 282 

Felip III (IV en Castella) á Montserrat 285 

Lo rey Felip IV de Borbón (V en Castella) á Montserrat ..... 286 

Visites á Montserrat de Caries, arxiduch d'Austria, regnant á Catalunya. 287 

Añada de Caries IV á Montserrat 289 

Ferrán IV (VII en Castella) visita á Montserrat 290 

La reyna Donya Isabel puja á Montserrat 292 

La reyna Regent Donya María Cristina á Montser at 294 

Visita del rey D. Anfós VI (XIII en Castella) á Montserrat . • , , 297 



MISCELÁNEA HISTÓRICA CATALANA 



F. Carreras y Candi 



,.^gg.... 



MISCELÁNEA HISTÓRICA 



CATALANA 



SERIE II 



BARCELONA 



IMPRENTA DE LA CASA PROVINXIAL DE CARIDAD 
Calle de Montealegre, núm. 5 

1906 




[ysg'-^í' 'sí' !©'. -©^ ■©■■ K- "2^ 



LA FRONTERA ORIENTAL 

DEL COMTAT DE BARCELONA 



(1033 á 1067) 



Victories sarrahines en 1053. — Moneda de Calaf (1088).— Origen del reyalme 
alarb de Lleyíia (1046). — Lo primer rey Yúsuf <-/4/?«»ífíí/ar (1046 — 1093!) — Limits 
del reyalme de Lleyda.—Conquestes de la valí d' Ager (1033^ — 1050). — Cessió de 
Camarasa á Ramón Berenguer I (lojo). — Guerra entre lo Comte de Barcelona y lo 
Rey de C^aragoga (1058).— Adquisicións de Purroy, Pilzá y Estopanyá. — Idea histó- 
rica de la Ribagoroa. - La conca hidrográfica Ribagorcana partida entre quatre reyal- 
mes. — Lo Comte d' Urgell en la Ribagorca — Conveni entre los comtes Ermengol 
de Barhastre y Ramón Berenguer I (1058). — Lo comte Ramón deCerdanya ab domi- 
nis en la frontera sarrahina. — Pau entre lo Rey de ^aragoca y lo Comte de Barce- 
lona (1062?)— Derrers convenís de Ramón Berenguer I y Ermengol y Sanxa de 
Urgell sobre la Ribagorca (1063 y 1067). 

En lo primer terg del seg'le xi, lo Califat de Córdoba devía saltar 
d' un pas la distancia que '1 separava de 1' enlayrat panell de la gloria, 
(que venía d' assolir ab les conquestes d' Alman^or y d'Abdel-mélich) 
al fons del avench, á que 1' aconduhiren les Iluytes bastardes, 1' esperit 
de bandería, ó 1' individualisme deis principáis capdills. 

Mes avants d' efectuarse la desmembració del Califat de Córdoba 
á Lleyda 's nota un mohiment separatista durant lo derrer ter^ del 
segle X. Era dirigit por lo capdill Abualahuas Maan ben Abdelaziz lo 
Totxibí, quí s' alia ab un comte de la regió, segurament lo d' Urgell, 
Ribag'orQa ó Pallars. Mes la rebelió fou ven9uda per Rasic el Bargautí. 

Després de Rasic, obtingué lo comandament de Lleyda un altre 

personatge de la poderosa familia deis Totxibís, 90 es, Hixem ben Mo- 

■ hámed ben Hixem (1), de qui diu, V autor Abenhayán, que era germá 



(1) F. Cociera; Estudios criticas de Historia árabe española (Q'aragoea 1903). 



6 F. CARRERAS Y CANDI 

d' Abderrahman ben Yahya ben Mohámed lo Totxibí, destinat de ca- 
pitá á (^'arag-oQa per Alhaqiiem II en 975. 

Los Totxibís s' ensenyoriren del N. E. d' Espanya, fundanthi lo 
reyalme de Sarkusta ((Jlaragoga). Mes després de tres monarques, s' en- 
tronisá, en dit estat independent, la dinastía deis Beni-Hud. En 1039, 
signé mort lo rey Mondar ben Yahya ben Hud y proclamat per sobirá 
son fill Quleiman ben Mondar ben Hud, qui actuava já de senyor de la 
ciutat de Lleyda (2). 

Ais derrers anys de la dinastía Totxibita ó siga al 1033, en lo 
reyalme de Qarago9a, se nota un avenQ victoriós dintre la Marca His- 
pánica En la frontera de Queralt y Argentóla se trovava Guillém de 
Mediona senyor deis castells de Mediona, Aguilar, Tous, Calaf, Cla- 
riana, Corbera, Compedra y Masana, qui era un deis principáis cap- 
dills cristians. Guillém de Mediona resistí y perseguí ais invasors, pro 
fou venQut y morí en esta empresa (3). 

Posteriorment á la desfeta del Senyor de Calaf, existeix, en lo se- 
gle XI, una breu nova que mostra liaverhi hagut alguna encunyació 
monetaria en la frontera de la Marca, mes ó menys relacionada ab los 
batiments de moneda ausonesa deis Prelats de Vich, La concordia, que, 
en 1088, feu lo bisbe Berenguer, ab los vescomtes de Cardona, En 
Folch y sa cuuyada Ermessendis, declarava, que, en la moneda de Calaf 
tingues la Iglesia la meytat: «Et in ipsa moneta de calaf abeat sauctus 
Petrus et jamdictus Episcopus et successores medietatem et in ipso 
monedarlo similiter» (4). üevéni suposar que hi bague ren encunya- 
cións de moneda á Calaf en lo segle xí, segurament fetes per los Ves- 
comtes de Cardona que foren sos senyors. 

Codera y Dozy, extrayenlho del escriptor Abenaljatib (Ben al Kha- 
tib l'escriu 1' autor francés) nos donen importants noves deis Beni-Hud. 
Explica Codera, que, á la mort de (^'uleiman, son magnifich reyalme 
queda fraccionat en quatre parts entre altres tants de sos filis: á 
Ahmed li pertocá Sarkusta (Qarago^a), coneguda per la Ciutat Blan- 
ca; á, Yúsuf, Lerita (Lleyda); á Mohámed, Calat Ayuh\ y á Lupo, Toti- 



(2) Conde Historia de la dominación de los árabes, vol. II, pl. 182. 

(3) Any 1033.— Testament de ^Wilielmus midionensis castro possesor» hont se llegeix: 
«Hec autem omnia ordinata.... postea vixit plusquam biennium et celebrante eo plácito 
cuín domno bernardo scudredo et aliís plurimis amícis suis in cacumine montis ante cas- 
trum cheralt superuenerunt sarraceni iu confinio Argensola deua.stantes et captiuantes 
cristianos et ille cum ceteris prosecutus est eos audacter cum iam dictis amicis iisqiie quo 
perueneruut in insidiis barbaricis ubi grauiter uulneratus atque capite truncatus per divi- 
ni amorc tali morte peromptus migravit ab lioc seculo.» (Caxó 5, plecli Aguilar, nom. 3, 
Arx. Mensa Episcopal de Vich). 

(4) Pergamí noin. 1831, del arx. Catedral de Vich. Hauriem volgut estudiar aíiuest cou- 
veni, puix lo «lue 'n diu lo deán Lluis Monteada {Episcopologio de Vich, vol. I) nos feu en- 
trar dupte sobre la encunyació monetaria de Calaf. Empero no "s trova en lo llocli corres 
ponent del arxiu vigatá y 1' extracte que d' ell existeix en lo Imlice del Caxon 6, esdeficient 
per uostre objecte. En una nota del Cauonge Ripoll se deya que. en son lemps, encara era en 
lo culaix 6. de dit arxiu. 



LA FRONTERA ORIENTAL DEL COMTAT DE BARCELONA / 

1(1 (Tudela). Mort ruleiman (1046 seí^ons Dozy), sos filis se sepa- 
raren y Ahraed «fué el favorecido, oprimiendo con perfidia á sus her- 
manos, hasta que les quitó lo que estaba en poder de ellos y los 
destruyó, de modo que desapareció su nombre y prevaleció sobre 
ellos con historia larga: tomó el sobrenombre de Ahmed Almoctadir 
hilar) (5). 

Dozy (6) treu del dit autor alarb, una descripció breu de la cort deis 
Beni Hud, presentant á dits sobirans septentrionals, com uns bons vi- 
vidors. Mes axó no obsta va á que 's mostrassen molt afectes á la filo- 
sofía, sobre quina ciencia hi havíen escrit los dos reys de (^.'arago^a, 
Almoctadir y Almutamin (del 1046 al 1081 lo primer y del 1081 al 1085 
lo segón). 

A les Iluytes que mantingueren Yúsuf y son germá Almoctadir, 
afegeix Codera haver averiguat per les monedes, que lo rey de Lleyda 
prengué los dictats de ^.slkll Adapi\ ^ili^l Almodafir, ^,^"^LwJ\ y 
Dusiadatein (lo deis dos senyorius), ¿J3jJ\ i^v-vo Seifodaula, (espasa 
del poblé) y pot esser lo de ¿J^^l ^IJ' Tatxodaula (corona del poblé). 

De totes estes designacións^ segurament que la segona de jiiO\ 
{Almodafir segons En Codera) fou la adoptada per tothom, puix la do- 
cumentació cristiana del segle xi, lo designa senipre ab lo nom d' Al- 
mudafar, que es lo que li donarém pera justarnos á nostres texts. 

Del rey Almudafar de Lleyda no n' ha parlat 1' historiador local 
Pleyán de Porta (7). Codera veu algún indici de que hagués comensat 
á regnar á Lleyda, avants de morir son pare, tal vegada quan aquest 
s' apodera de (^.'aragoQa en 1' any 431 de la Hégira, Nos sembla massa 
aviat, tenint en compte los anys que apar regná. 

Al desmembrarse Lleyda del reyalme de Qaragoga, per formar 
monarquía independent (1046), la frontera cristiana havía tingut nota- 
ble avene, especialment per la part del Segre y Noguera Pallaresa, 
ahont quedava molt mes al Sud de la serra de Montsech. Allí, al limit 
Nort del castell d'Orcau^ en la actual montanya de Sant Corneli, la 
roca Espanya recordaría lo temps en que hi arrivava la frontera del 
reyalme espanyol (8). En la part occidental de la Lleyda sarrahina, ó 



(5) Codera, Obra predita, pl. 363. 

(6) Dozy Histoire den musulmani d' Espagne, vol. IV, pl. 262 (Leyde 1861). 

(7) Del any 1076 al 1079 s' indica la existencia d' un wali de Lleyda nomenat Almutemen, 
fill del rey de ^arag0(;a Almoctadir. Mort Almoctadir eu 1081, y regint lo reyalme de ga- 
ragoíja Almutemen, ocorregué una gran batalla derrotant á mes de 40,000 cristians á Lleyda, 
batalla evidentment falsa ó exageradísima, puix un fet do tanta entitat liauría dexat rastre 
en los escrits de la nostra térra. Novament siiposa, Pleyán, A Lleyda autónoma sots lo co- 
mandament d' Alfagib, rey de Lleyda, Denla y Tortosa. Eu 1090, aliat del Comte de Barce- 
lona, combat al rey de Valencia y al Cid y en 1091 ven(;ut per Ermengol d' Urgell, se feya 
tributar! d' aquest. Axis arriba Pleyán al segle xii, dexantuos en granconfusió. (Apu7ite$ 
de historia de Lérida (Lleyda 1873) pl. 87). 

(8) Any 1056.— Ramón comte de Pallars jussá, ven á Arnau Mir de Tost los castell.s de Lli- 
minyana, Mur, Orcau y Bestur(,^ Expressa los limits deis dos derrers dient: «Et alia dúo 
castra iam supi-anominata de orcallo et de basturi; quia ambo collaterantur et sociantur 



8 F. CARRERAS Y CANDI 

siga en la línia de Cervera, en los anys de 1060 y 1066, al aduhir dret 
de propietat, era retreta encara la aprisió del territori no molts anys 
avants subgecte ais sarrahíns i^O). Y á la part occidental de Cervera, lo 
castell d' Almenara es assenyalat, en 1' any 1063, com final de les mar- 
ques (infra fines marchiarum) {10). D' igual manera en la regió oriental, 
Montclar y Forés pertanyien á Barcelona en V any 1040 (11) y Velosell 
seguía de Lleyda en V any 10G7 (1'2). També 's trovaven en lomes 
extrem de la Marca contra d' Espanya, los castell s de Copons (any 
1066) (13), Montfalcó y Veciana (any 1067) (14\ 

La frontera estava constituida per grans herms, los que, formant 
una Qona neutral, separaven lo territori cristiá del sarrahí (15). 

Essent tant poch coneg'ut y esbrinat lo reyalme sarrahí de Lleyda, 
no son fácils d' establir los seus limits ab la Marca Hispánica, sino es 
vagament, per indúcelo. Tractarém d' emitir opinió en tan important 



alient simul afrontaciones ab oriente iii termino de aljelia et de concas. De meridie item 
in termino de limingana et de gallinariis. De occiduo in termine de eramont. Et de circio in 
termino de pepenada et de roca espaua.» (Doc 173 de Ramón Barengner I, arx. Corona 
d' Aragó). 

9) Any 1060 — «In nomine domiui Ego Isarno et vxori mea Güila viuditorea sumus tibi 
Foncio et conjux tna Ermetruit Per lianc scriptura venditiouis nostre Aindimus vobis pecia I 
de térra qui nobis advenit per aprissione sine per qualicumque uoces et est ipsa térra in Co- 
mitatu Ausona infra términos de Cernerá in monte Pavo» Linda va ab lo rivo Cervera, iDoc. 
nom. 243 de Ramón Berenguer I, arx. Cor. Aragó). 

Any 1066.— Bernat y Nevia venen á En Pons Duran cert alou iqui nobisaduenit per nostra 
aprisione sine (lualique uoces. Et est ipsum ec omnia in comitatu minorisa infra términos de 
cernerá siue de monte pauoni in locum cinem dicunt ad ipsas murias> Lindava al) Granj'ena. 
(Doc 31" de Ramón Berenguer I, arx. Cor. Aragó). 

Any 1075.— Guillém dona á sa muUer Ermengardis, unes terres ¡I Albió qiib diu pervenirli: 
♦ Ad me guilielm aduenit per aprisio \i'l per donacione vcl per qualicumiiue voces. Et est 
¡p.sa liec omnia in comitatu minorisa \u. de Ausona iii torminum de kastro Albio in locum 
que dicunt Dalfcz-: estaven prop la serra que dividía Aliñó y Conesa, junt al camí d' Albió á 
la AtmetUa (Doc. 469 de Ramón Berenguer I, arx. Cor. Aragó). 

(10) Hu deis limits d' Almenara (lo del Sudó lo d' Occident), era la «sera de calar quo, 
modo ipsas aíiuas abochent» (,'0 es, fins que les aygues tomben, segurament en térra de mo- 
ros Lo nom calar ¿será calat adulterat? (Arx. Cor. d' Aragó). 

(11) Documents 36 y 149 de Ramón Berenguer I (arx Cor. d' Aragó). 

(12) Douació del Comte de Barcelona al Comte d' Urgell. «Dono te barbei-a cum suas té- 
rras per feuo cum ediflciis in summo de col de cabra uel in termino de muntclar et de fores 
com les aques pendunt a velosel». (Doc 375 de Ramón Berenguer I, arx. Cor. d' Aragó). 

(13) Any 1066.— Lo bisbe Guillém de Vich ven al Comte de Barcelona lo castell de Copons 
ab sos termes y pertenencies «Sunt quidem liec omnia in ausone comitatu in extremis 
finibus marcbiarum contra ispaniam in loco supradicto de copons Et adueneruut michi per 
successionem parentorum meorum atque per omnes uoces Et habent afrontaciones ab oriente 
in termino de rubiono et de artesa. De meridie quoque in termino de iorba et de albatells 
et de castello nouo et villa alta et inde sic uadit usque ad terminum de cirerola. De occi- 
duo iterum desinuntin termino de moror de circio itidem collaterant sibi terminum de mon- 
te falchono et de uiciana et de miralics et ])eruadit usque ad supradictum tcrminuQi do rubio- 
no» (Doc. 32.5 de Ramón Berenguer I, arx. Cor. Aragó). 

(14) Any 1067.— Mir Martí y Ermengardis A-enen al comte Ramón Berenguer I terres sepa- 
rados, sites: «in comitatu Ausona in ipsa marcba in cbastrum monte falcho et in chastrum 
uiciana et in loco uocitato beuiure. Et aduenit nobis prescripto alodio per nostra compara- 
tione et per prisione que nobis douauit nostrum seniorem bernardus guifredi.» (Doc. 351 de 
Ramón Berenguer I, arx. Cor. Aragó). 

(15) Balari y Jovauy; Catalunya. Orígenes históricos, pl. 307. 



LA FRONTERA ORIENTAL DEL COMTAT DE BARCELONA 9 

punt, sens intent de dirhi la derrera paraula. Al deslligarse Lleyda 
de QaragO(;a, tindría per limits: al Nort la serra de iMontsech d' Ager; 
al Est una divisoria, que, passant per entre Cubells y Agramunt, atra- 
vessaría la Sagarra, ahont Cervera quedava de la part de Barcelona y 
Granyena ab lo puig d' Agremont (avuy Agremontell) restaríen de 
Lleyda. D' allí buscant les serres de Forés, del Tallat y de la Llena, 
per les vessants de Llardecans y Mayáis, passaría al Ebre en lo llocli 
de Mequinen(;a. 

Deis limits Meridional y Occidental, dirém vagament, (lue, arren- 
cant de Mequinenga y dexant á Fraga y son territori dintre de Lleyda, 
aniríen vers la Noguera Ribagor9ana, niés amunt d' Alraacellcs, y se- 
guiríen per la corrent d' aquest riu. 

Les continuados niutacions que sofrí esta frontera, en lo regnat de 
Ramón Berenguer I, se posen de relien ab la conquesta de la valí 
d' Ager. 

Son molt migrades les noves que 's teñen d' aquesta important em- 
presa cristiana, en les que sois s' hi trasUueix la animosa constancia 
del renoraat cavaller urgellés Arnau ]\Iir de Tost. La conquesta d' Ager 
apar esdevinguda avants del any 1034, 90 es, quan aquell territori, for - 
mant part del reyalme de (^'arago^a. estava subgecte á la autoritat 
d' Hixem ben Mohámed ben Hixem lo Totxibí. 

Mes la valí d' Ager, mort lo derrer deis Totxibis, no tarda en 
esser recobrada deis alarbs. Sois assenyalen vagamente los historiadors, 
la data del 1041 al 1049, com á la en que ocorregué la nova ocupació 
sarrahína. Sospitém que fou en esta oportunitat quan esdevingué la 
destrucció de Tremp, de que 's dona compte en certa donació del 
any 1079(16). 

Los perills y tribulacions que Arnau Mir de Tost passá en es- 
tes guerres, ell mateix los relata en 1' any 1068. al donar lo castell 
d' Ager á la abadía de Sant Pere d' Ager, fandació sua. També diu del 
Castell, estar al mitj de selvática valí; del Monestir, que V eregí en lo 
lioeh hont avants la blasfemia dexava sentir sa forta veu; y del terri- 
tori, que no 's trovava enclós en lo comtat d' Urgell, sino «in extremis 
íinibus marchiarum juxta comitatum Urgelli videlicet intra Nogueram 
et Noguerolara» (17). 

La data en la que recobra la valí d' Ager Arnau Mir de Tost, fou 
vers r any 1050 (18). Inseguint la costúm de donar, losMonarques, los 
territoris ais capdills que los conqueríen, Arnau Mir resta com á Senyor 
d' Ager, puix ben guanyat s' ho tenía. La facultai d' exteudre los do- 
minis ab la espasa á les mans, se veu ben manifestament en certa 



(16) Marca Hispáuica. Apendix, doc. CCXCIL 

(17) Marca Hispáuica. Apendix, doc. CCLXX. 

(18) Vegis Villanueva, Viaje literario, vol. IX, pl. 88 y Miret y Sans, hwestigacionet histó- 
ricas sobre el viscondado de Castellbó, pl. 67. 



10 F. CARRERAS Y CANDI 

donació, del vescointe Pons Guerau, ais germans Eriinany, d' una qua- 
dra á Artesa. En ella s dexava ilimitat lo contí meridional, qo es, 
que pogués estrendres vers Espanya, tant com ell prengués ais sa- 
rrahíns (19). 

Sois ha pervingut algún que altre conexement disgregat, deis va- 
lerosos defenedors y conqueridors de la térra en lo segle xr. Nos perme- 
tem afegir al preciar nom d' Aruau Mir de Tost, dos de menys impor- 
tants, pro indubtablement de gran valúa llavors: Bernat Guifré, lo 
guanyador de Montfalcó ó de Veciaua (20) y Mir Amalrich, á quí Be- 
renguer Bofill en 1076, se comprometía á seguir en ses cavalcades con- 
tra Espaya, ab quatre cavallers (21). 

JJ any 1050 es una data altament remarcable en la historia del 
comte Ramón Berenguer, no sois per haver en ell, al que 's creu, en- 
viudat de sa primera muller Isabel, sino també per obtenir una 
notable adquisició territorial, empleant la vía diplomática. 

Qui sab si fou á consequencia de la conquesta de la valí d' Ager, 
que surgiren certes reclamacions adre^ades per Ramón Berenguer I 
contra Alniudafar. Lo Comte de Barcelona, lo 29 d' Abril, quinze dies 
després de Pasqua_, ana á RipoU acompanyantlo Guillém bisbe d' Au- 
sona y molts procers de sa cort. Allí promete donar al monestir de 
Santa María, un hostatge en lo lloch de Camarasa, en cas de que se 
solucionesin favorablement á les sues demandes, les reclamacions per 
obtenir aquell territori sarrahí. 

De RipoU passá Ramón Berenguer I á Camarasa (15 de Maig de 
1050) y tant be termina son placitum ab Almudafar de Lleyda, que 
li fou donat tot lo terme que ell questionava. Cumplí, lo Comte, sa 
promesa, entregant á Ripoll la heretat de Mu9a Avenpahet y lo teloneo 
de tot quan los vassalls de Santa María de Ripoll, corapressin ó venes- 
sin en lo mercat que anava á instituir á Camarasa y un más en cada 
ciutat que en avant conquerís deis sarrahins (28 Setembre 1050). 

Los interessants límits de la propietat de Muca Aven^ahet, mostren 



(19) Any 1076.— Douació d' una térra ;i Artesa, jnnt al (Jió que era de Ledgardis, muller de 
Pons Guerau, veseomte de Cardona, á qul li liavia donada son pare Aruau Mir de Tost hont 
se Uegeix: «Est autem situs alodium in urgelli couiitatu intra términos de artesa iusta riuum 
deíjione in loco antiquitus vocatu Aglarill. Habet autem predicta quadra afrontacionem ab 
oriente in ipsa (|uadra de remon (Juillormo que vocant gurb et peruadit per ipsos términos 
quos ego Poncius terminaui et di-monstraui uobis. De meridie quociuc afi'ontat iu serra que 
descendit de almenara et ascendit per montera ruptum et in antea uersus ispaniam quantum 
prendere plus potueritis. Al) oceidentali quoque clima afroutat in (luadra de Bouitilio arnaldi 
et generi suo Amallo Remundi. De circio itidem in ipsa sponna: Afrontat ubi sedet kastrum 
de ligal l)cne usquo in uia que uadit ad eubellos». (Doc. 180 do Ramón Berenguer I, arx. Co- 
rona Aragó). 

(20) Vcgis la nota (14). 

(21) Any 1076 — «Itcrum uero conuenit Berengarii bonefili ad predicto Alirone propter su- 
pra scriptuní feuuní ut babeat illi ad ostes in Espanie llllor cauallarios seu ad caualcatas 
uelad allcis suos seruicios et Mir amalrici donet ei asiuos et bomiues ad ipsas ostes». (Docu- 
ment 4S2, de Ramón Berenguer I arx. Corona Aragó). 



LA FRONTERA ORIENTAL DEL COMTAT DE BARCELONA 11 

la exteusió que segurament tindría lo territori segregat de Lleyda y 
ajuntat á Barcelona en 1050: á Orient, lo castell de Cubells ó lo riu 
Qió; á Mitjdia lo terme de Balaguer ó lo riu Segre; á Occident, lo cas- 
tell de Llorens ó lo de Sabalicinia ó lo riu Noguera; y al Nort lo castell 
d' Alós. 

La donació feta á Santa María de Ripoll per Ramón Berenguer 1 
d' una part de lo que conquerís, ja tenía precedents. en la otorgada 
per Ermengol d' Urgell y sa mare Constanza, dos anys avants. Lo dia 
de Pasqua del auy 1048, en lo claustre de la Seu d' ürgell, en presen- 
cia d' Arnau Mir de Tost, del vescomte Mir, de Ricart Altemir, d' Huch 
Guillém y altres personatges de sa cort conital, y davant-lo bisbe Gui- 
llém, oferiren donar, lo Comte y sa Mare, á Santa Maria de la dita Seu, 
una décima part de totes les parles que cobressiu d' Espanya, de ma- 
nera que una meytat sigues per obres y ornaments de la Catedral y 
1' altre per la sua Canónica (22). 

La importancia de la nova adquisició de Ramón Berenguer I, no 
sois la tenim de considerar sots 1' aspecte d' aument territorial, sino 
per lo lloch hont venia á situar sos dominis, 90 es, en la part Occiden- 
tal del comtat d' Urgell. Évidentment existía un proposit de cohibir 
los avengos d' Ermengol d' Urgell, y d' aciuí les discusións que tost 
aparexen entre los dos Comtes. 

Per virtut donchs, de la cessió territorial que Yúsuf Almudafar ha- 
via fet, de Camarasa, al Comte de Barcelona, nos trovém ab un seguit 
de consequencies naturals que son d' importancia en la historia del 
regnat de Ramón Berenguer I y que los historiadors han passat 
per alt. 

La frontera urgellesa havía de quedar en certa manera restrin- 
gida ó limitada per sa part Occidental. Lo Comtat d' Urgell se movia 
ab complerta independencia del de Barcelona, per mes que entre los dos 
comtes existís comunitat de mires y se reconegués certa subordinado 
del d' Urgell al de Barcelona. Dintre d' esta gestió Iliure, n* Ermengol 
d^ Urgell, axamplava sa dominado territorial á costa deis sarrahins, 
serapre que hi tenía oportunitat. Axis, abandonant les terres altes deis 
Pirineus, se transporta al Sud, licantse per lo comtat de Pallars, ba- 
xánt Segre avall y constituint á Agramunt en capital del Comtat. Les 
sues aspiracions esta ven en buscarla Noguera RibagorQana y á esserli 
possible traspasarla. Per ell havía d' esdevenir una torta contrarietat 
que Ramón Berenguer de Barcelona, adquirint dominis al Occident 
del seu Comtat, 1' enclogués y limitas. 

Ramón Berenguer I tractava d' obrir nou horitzó á ses expan- 
sions territorials, al formar de Camarasa la sua marca, frontera y 
punt de sortida d' altres empreses en la regió de la Ribagor(;a. D' aquí 
donchs, la denominado de Marquesat de Camarasa, que queda al 



(22) .Varea Hispánica, Apeudix doc. CCXXXIII. 



12 F. CARRERAS Y CANDI 

dit territori, lo qual no devien may possehir en 1 esderenidor, los 
Comtes d' Urgell 

Almudafar, ab la cessió de Camarasa, es molt possible solides 
sa corona lleydatana, cas deque trontollás davant les victories de son 
germá Ahmed Almoctadir de QaragoQa. Es evident que dita cessió y les 
parles^ ab regularitat pagades ais Comtes de Barcelona^ d' Urgell y 
de Cerdanya, liavien d' assegurarli, no sois la neutralitat, sino que 
també la protecció de sos veliins cristians y per conseguent li perme- 
tería posar á ratlla les aspiracións conqueridores d' Almoctadir. 

Siga lo que 's vuUa. si veraraent lo Rey de (^'aragoQa usurpa los 
reyalmes de Calatayut y de Tudela, no tenim cap prova demostrativa 
de que 's pogués apoderar may del de Lleyda, ans al contrari, aquest 
se solidíl ab Almudafar. 

D' altre part, situat Ramón Berenguer 1 á Camarasa, ja no '1 veyém 
entrar en acció vers lo Sud y contra Almudafar de Lleyda, quina fron- 
tera queda molt temps tranquila, com si les tant copdiciades ciutats 
de Balaguer y de Lleyda, haguessin desaparegut del escenari de les 
sues ambicions. Sino que ses mirades y esforsos van encaníinats vers 
terres mes abruptes j de menor fertilitat. Les hosts barcelonines se 
aparellen per Henearse á les poch atractivols serralades de la Riba- 
gor^a, per guanyarhi Uochs de poca estima, com Purroy, Pilca y Esto- 
panyá, segons diréni seguidament. 

La ralló d' aqüestes noves orientacions conqueridores, la podém 
trovar precisament en los tractos ab Almudafar, per quan, havent de 
dexar en pau al Sobirá de Lleyda, dirigiría ses armes contra lo de 
CaragoQa de quí eren precisament les terres ribagorcaues, de que 's 
va apoderant. 

Lo reyalme de Lleyda resta á poca diferencia lo mateix que queda 
després del conveni de Camarasa. Axis, Forés seguía essent frontera 
de Lleyda en 1' any 1086 (23), si be lo terme d'esta Ciutat y territori, 
vé assenyalat, en dos documents del any 1073 (24)^ com si estigués to- 



(23) Marca Hispánica, Apendix (loe. CCC. 

(2t) Aiiy 1073.— «Reiieritur scriptiim iii secuuilo libro iudicum quod ucndicio por .scriptu- 
raui facta pleiiaiii hahoat firniitate. Igitur in dei iiüiniue Ego Bernardu-s beruardi uindo 
uobi.i domiio Reimundo l)archinont;usis c miti ipsuui castrum de sancta perpetua cum 
eecle.-iiis et terminis et ciiuctis suis pertinenciis. Quod aduouit michi per uoceui parento- 
ruin mcorum: Est autem in couiitatu liarchinoueusi. Haljet iiamque affroutaeione.s a parte 
orienti.s in castro de uilla de mager. A meridie in loco uocitato cabra. E.x occidcntis in pon- 
te de lerida. Ex aquilonis in ualle de alfed.> (Document 412, de Ramón Berenguer 1. ar.\. 
Corona Aragó) 

Oliver Bernat y Agné.s venen A Ramón Berenguer I totes ses perteneneies «in comitate 
niiiiorise uel ausone siue barcbinone. Est autem nominatum ipsum castrum cui uocabulum 
est mons darus quod antiquitur uocaliatur mons uanus et ipsum castrum quod pilas nomi- 
namus et ii)sum quod nuncupatur l)ene viuere» «sicut arnallns otonis et uxor eius guilla uen- 
diderunt suprauoniinata omuia patri meo bernardo sendredi et matri mee cliixol.» «Ha- 
bent autem terminum hec ouniia suprascriiita ab orientali parte in termino castri poutillis 
siue sánete perpetué et peruadit pcv ipsum terminum sánete perpetué usque in barberanuui. 
A meridiana quoque parte iu .supradi'^to barberano et pertingit u.sque ad terminum castri 



LA FRONTERA ORIENTAL DEL COMTAT DE BARCELONA 13 

cant ab la frontera de Barcelona. No 'ns explicám la causa d' axó, 
dorainant encara á Lleyda, en 1073, Almudafar. 

Monfar, que havía vist lo testament del conite d' Uríicll í^rmengol 
de Gerb del any 1090, afirma, que, entre les coses do que instituhí 
hereu á son fiU, hi continua les parles que Almudafar 11 prestara per 
la ciutat de Balaguer, (25). Tant d' aquest document, quan del contin- 
gut en lo Cartulari de Tavernoles (26), pot concloures, que deurá rec 
tificarse al propi Monfar respecte á la data de la conquesta de Balaguer, 
la que, no s^ efectúa, fins al any 1094. Tal vegada la conquesta de 
Balaguer siga una consequcncia de la mort del vell Almudafar de 
Lleyda, mort que podrá situarse al entremitj deis anys 1090 á 1094. 

Entre los llarchs regnats que registra la historia, crelicm podcrshi 
posar lo d'aquest rey Yúsuf ben (^uleiman ben Ilud, conegut semprc 
per Almudafar. 

No volém passar mes enllá de la data de la cessió de Camarasa al 
Córate de Barcelona (1050), sense retraure un fet característich del 
govern de Ramón Berenguer I, d' aquell famós regnat que no ''s dis- 
ting-eix per la bona harmonía interior. 

En lo poch que sabém de ses guerres contra los sarrahins, hi apar 
també la senyal de la discordia, al trovarhi á pcrsonatges de primera 
íila de la sua Cort, dexant al Comte, amparantse ab los sarrahins 
y lo que es pitjor, damnificant ab les hosts muslímiques, los terri- 
toris de la Marca Hispánica. Hu d' aquests personatges fou Mir Geri 
bert, net del comte de Barcelona Borrell II, de quina biografía nos 
ocupárem ja per extens y no caldrá donchs aquí repetir (27). 

Altre personatge qui obra de manera consemblant, fou Ramón, 
comte del Pallars jussá. Constituhit en capdill deis sarrahins, los dirigí 
y aconduhí contra deis cristians y segons ell mateix refereix (28), moti- 
va, que morissen molts cristians y que gran nombre restássen en capti- 
vitat. Lo fet ocorregué en data anterior al 1060, tal vegada molt inme- 
diatament á aquest auy. 

Seguidament de la cessió de Camarasa al Comte de Barcelona, 
aquest, á 20 de Novembre de 1052, dona en feu, á Ermengol d' Ilrgell, 
lo castell de Cubells; y mes avant (1053) dona aytambé lo de Santa 
Perpetua^ á Alemany Huch. 

Adquirits los territoris de Camarasa y d' Ager, per Ramón Beren - 
guer 1 y Arnau Mir de Tost, se nota, en les guerres ab los sarrahins, 



de asinis. Ab occidua vero parte iii teruiino urhis leride uel iu riuo curiio. A uarte aiitem 
circii uenit per uallem de alfez usque iu termiuum sánete columbe siue ciieralti et coniungi- 
tur usque in terminuui supradicti castri pontillis.» Lo preu d' esta venda foren 2000 mancu- 
posd' or de Barcelona. (Document 444, de Ramón Berenguer I, arx. Corona Aragó). 
i. 25) Historia de los Condes de Urgel, vol. I, pl. :if>l y 357. 

(26) Folis 73, 74 y 77, arx. Catedral Seu d' Ui'gell. 

(27) Memorias de la fí. Academia de Buenas Letras de Barcelona, vol. VIII. Lo Monl- 
jiiich de Barcelona 

(28) Marca Hispánica, Apendix doc. CCLXXJII 



14 F. CARRERAS Y CANDI 

un termini de viiyt anys, durant lo qual queda estacionada la fronte- 
ra. Ignorém si per inacció deis nostres guerrers, ó per empreses favo- 
rables ais sarrahíns, ó per trovarse en pau, los comtes de nostra Marca 
Hispánica, ab los reys de Lleyda y de (^arago^a, si be judicám com á 
mes probable la derrera suposició. 

Bones relacións ab Lleyda indi<(uen documents com lo del any 1055, 
hont se 'ns fá á saber, que los homes del Comtat de Barcelona hi ha- 
vien anat en busca de vitualles, segurament en any magre y freturós 
de blats (29), 

Noves deis sarrahíns no les trovém fins al any 1056. La carta d' 
esponsalici d' Almodis comtesa de Barcelona (30), ne facilita alguna, 
que, si no de gran interés, dona á entendre regnava encara pau entre 
la Marca Hispánica y los dos reyalmes predits. 

Eamón Berenguer I entrega á sa muller, llochs que ji conexém 
com formant la frontera lleydataua, com eren los castells de Cervera, 
Tárrega, Granyena, Camarasa y Cubells. A estes possessions, mes avant 
hi veurém afegirnhi altres de la Ribagor^a. Aximateix 1' hi entrega 
les parles de Lleyda y cent mancusos per mes, de les altres parles que 
percibía de (^arago^a; ab la particularitat de que, en rebent major 
tribut de Lleyda, pogués traspasar, los CLmt mancusos procehidors 
de (^'aragoea, á les parles de Lleyda. 

Empero no tarda en cambiar 1' aspecte de les relacións ab lo reyal- 
me de Qarago^a, puix á mitjans del any 1058, Ramón Berenguer I 
guerrejava ab lo seu sobirá, al qui continuadament anomenen Alhagib 
los documents cristians. 

En les monedes, d' Ahmed Almoctadir rey de C^'aragoga, tal vegada 
encunyades já en 439 de la Hégira (1047), ostenta eix rey, lo titol 
v_^;^\¿\ (Alhagib) que també se donaren sos altres dos germans los 
reys de Calatayut y Tudela. Fou cosa frequent, en la casi totalitat deis 
reys de Taifes, posarse aytal dictat, puix comentaren ab la farsa d' 
anomenarse ^.^i>\i\ ó primer ministre del veritable ó fals Hixém II. 

Se menta la guerra entre Ramón Berenguer 1 y Alhagib, en lo trac- 
tat que signa est Comte, á 5de Setembre de 1058, ab lo d' Urgell (32). 
Ermeng'ol s' obliga va á no fer pau ni treva ab Alhagib, sense autori- 



(29) 1055.— «In dei nomine ego Lantfredus impignorator siim tilii miro liernardi Pateat 
quidem cunctis qualitcr debitor Pum tibí modium unum ordei qiiod tu mihi pi-estasti per 
quinfum Pt ad uxorem meam adalandem sororem tuam cui sit réquiem. Et agnosco quare de- 
beo tibi illiim de dicbus illis qiiando pergebant homines iiostrc patrie ad leritam per anno- 
nem nsque nunc. Ego autem predictus lantfredus cum predicta nxore mea fecimus tibí 
impignorationis cartam ex nniuersum nostrum alodium quod habebamus in comitatu bar- 
chinonense in penitensc in termiiiium de pax et hoc fecimus prius quam ad burriana fulssent». 
í Ant. Eccl. Cath. vol. IV, fol. 126, doc. 323). 

(30) Marca Higpdnica, Apendix, doc. CCXLVI. 

(31) Marca Hispánica, Apendix, doc. CCXLVII. 

(32) Marea Hispánica, Apendix, doc. CCXLVII y doc. 230 de Ramón Berenguer I, arx. Co- 
roDií Ai-agó. 



LA FRONTERA ORIENTAL DEL COMTAT DE BARCELONA 15 

sació de Ramón Berenguer. Prometía contribuir ab la tercera part en 
la guerra empresa, repartintse després, ab igual proporció, los castells 
ó terres que conquerisseu. Ilavía de facilitar les sagetes y enginys 
de guerra, indispensables per les campanyes, lo comte Kamón Be- 
renguer I. 

Parla lo conveni, de Purroy y Pilzá y do distribució de terres en 
dits llochs, mostrantnos que la guerra, comen(?ava favorablement al 
Comte de Barcelona, á qui trovém en acció dintre la vora Occidental 
de la Ribagor^a. Y A mes d' axó, nos fa á saber que, en V any 1058, 
dita vora Occidental formava part del territori pcrtanyent á Alha- 
gib de garagoQa y no del d' Almudafar de Lleyda, ni del reyalme 
d' Aragó. Se fá indispensable conexer la constitució política de la Riba- 
gor^a á mitjans del segle xi, per entendre be la representado d* aytal 
empresa. 

Sense endinsarnos en les grans fosquetats que envolten ais origens 
de la reconquesta Ribagor^ana, trovém, al comen9ar lo segle ix, que 
molts pobles d' esta regió, contribuexen á la restauració de la iglesia 
de la Seu d' Urgell (any 819), simultaneament ais del Pallar», Urgell, 
Cerdanya y Bergadá (33). D' aquí se 'n deduirá mancomunitat d' aspi- 
racions y existencia de certa unió política entre los pobles pirenenchs 
del dos Nogueres y del Segre. Manifesta també dita mancomunitat, la 
costúm existent desde los primers temps en la Ribagor^a, de datar los 
documents per los anys deis reys de Fran^a^ segons solíen los comtats 
de la Marca Hispánica y no succehía ni á Sobrarbe, ni á Aragó, 

Dexarém de parlar deis comtes de la Ribagor^a, en quina cronolo- 
gía é historia, tants fets hi han á depurar y tantes inexactituts á co- 
rretgir. Se posa la fí d' aquest primitiu estat pirenench independent, 
al temps de Sanxo III lo Major, rey XII de Sobrarbe y V d" Aragó 
(1005 á 1034). Venen dient los historiadors, que C4uillém, derrer comte 
de la Ribagor^a, aliat ab son vehí lo Comte de Pallars, ataca á So- 
brarbe. Sortint ven^ut, Guillém de Ribagor^a, per lo rey Sanxo III, 
queda desposeyt de son Comtat, que ajuntá lo Rey d' Aragó á sos 
demés estats. 

Mes com si fós lley del segle xi la divisibilitat en los reyalmes pi- 
renenchs, lo que havía fet avants Guifré I, ab sos comtats de la Marca 
Hispánica y porta á terme Quleimán ben Hud ab lo prepotent domini 
de QaragO(?a, practica aytambé Sanxo III, dividint entre sos filis 1' 
hermós patrimoni que regía com á sobirá. Axis, diu Martínez y Herre- 
ro (34), que assenyalá á Ramir lo reyalme d' Aragó, ab los dominis de 
la Gascunya, á que tenía dret Ramir, per successió de sa mare Caya d' 
Aybar; á García lo reyalme de Navarra, ab Álava y la Rio ja, conc- 



ias) Marca Hispánica, Apeurlix, rloc. I. 

(34) Sobrarbe y Aragón. Estudios históricos, etc., pev h.TSlRvtiiie/. y }ien-ei-o{(^iirítgo(;n,lS<i6) 
vol. II, pl. 23, 38 y 71. 



16 F. CARRERAS Y CANDI 

guda per reyalrae de Nágera; á Fernando, lo que constituía lo Comtat 
de Castella ab lo que tenía guanyat y reconegut á les Asturies y 
León; y á Gonzalo, lo reyahne de Sobrarbe ab la Ribagor(ja, que ja du- 
rant la vida del seu pare posseia Gonzalo ab títol de Comte. 

Mes sois durant quatre anys (1034 á 1038; la Ribagor(?a y Sobrarbe 
formaren petit reyalme, puix assesinat GonQalo, en lo pont de Mont- 
clús, passaren, los territoris que governava, á mans de Ramir rey d' 
Aragó. Aquest y sos succesors en lo segle xi Sanxo RamireQ (1063 
á 1094) y Pedro Sanxep (1094 á 1104), se titularen reys in Aragone et 
in Superarbi seu in Ripacurca (35). 

Mes no 's deu entendre, del títol adoptat per los reys d" Aragó, que 
la conca hidrográfica del riu Noguera Ribagorpana, que es lo que ha 
donat nom á la regió, tos tota ella de domini llur, á mitjans del se- 
gle XI. Si la estudiéni ab los documents á les mans, la trovarém com- 
partida en quatre reyalmes diferents, y tal vegada la porció major no 
pertanyería pas al d^ Aragó. 

La famosa serra del Montsech, tallada per los dos Nogueres, á Ager 
y al Pont de Montanyana, la conceptucm com límit entre los estats 
cristians y 1' antich reyalme de Tuleimán bcn líud, avants de les 
conquestes d' Arnau Mir de Tost. 

Del terme del castell de Montanyana, á les extremitats deis Pirineus, 
la Noguera Ribagoríjana se veya compartida entre los comtes d' Urgell 
y Pallars, lo senyoriu d' Erill y lo Rey d' Aragó. Montanyana, ó siguen 
vertents septentrionals del Montsech en amunt del Noguera Riba- 
goríjana, pertanyía al Comte d^ Urgell (36), qui ha vía també prés 
ais sarrahíns, tota la vertent Nort del Montsech dintre lo comtat de 
Pallars. Després del terme de Montanyana, los Comtes de Pallars, en- 
traven á dominar en la Ribagor(?a y amunt del terme d' Areny, per 
Suert comen(;ava la baronía d' Erill. Era de la Marca Hispánica, la 
voi'a Oriental, y del reyalme d' Aragó la Occidental. No tením co- 
nexement de cap poblé de la ribera Oriental , que hagués per - 
tanyut al Aragó, com tampoch confirmen los documents, la pretesa 
conquesta del comtat de Pallars ( ¿Jusá ó Sobirá? ) per Ramir I, 
comunicada ab la major vaguetat per 1' historiador Martíuez y He- 
rrero (37). 

L' areny del Noguera Ribagor(?ana en sa part baxa, po e?, de mes 
avall del terme de Montanyana, fins á Monfort ó á Almenar (punt que 
establím hipotéticament) dividiría ais reyalmes de Caragoya y de Lley 
da, desde '1 momcnt en que 's forma aquest derrer, ab la partició de- 
cretada per (,'Uleiman ben Hud. Lo recorregut de dit riu, fins á sa con- 



os) Végintse lo» documents 411, 177 y 487 de Ramón Berenguer I ar.T. Cor. d' Aragó;. 
C.36) Eu V any 1079, Ermengol d' Urgell cedí Montanyana al Comte de Pallars. (Registre 1 
foli 28, arx. Cor. rl' Aragó). 
(37) Obra citada, vol. II, pl. 81 



LA FRONTESA ORIENTAL DEL COMTAT DE BARCELONA 17 

fluencia ab lo Segre á Corbins, vindría enclós en ses dos vores dinlre 
lo reyalme sarrahí de Lleyda. 

Avantsde la guerra contra Alhagib del any 1058, lo primer lloch 
cristiá per hout s' atravessava lo riu Noguera Ribagor^ana, era lo de 
Montanyana, que formava part de la Marca Hispánica per esser per- 
tenencia del Coratat d' Urgell. Tant per comengar allí nostra fron- 
tera, quan per atravessarse lo riu al) u'.i boa pont, tenía certa impor- 
tancia Montanyana. 

Si avuy los ponts son obra altarat-nt beneficiosa per lo progrés deis 
pobles, molt mes ho resultaveu en lo segle xi. Era sa construcció tant 
dificultosa y de tanta cntitat, que solía igualar.se á obres bcnéfiques, 
com la de redimir ais cautius. La comtesa del Pallars Jussá, Va- 
lencia, filia d' Arnaii Mir de Tost y d' Araendis, manava en son testa- 
ment (sense data) fer quatre parts de son patrimoni, destinantne una 
á redempció de cautius y construcció de ponts simultaneament (38). La 
quantía deis emoluments que proporcionaven los drets de pontatgc, se 
posa de manifest en la donació del Comte de Barcelona á Pere d^ Esto- 
panyá de la alcántara del castell Ceboller quan aquest y Montsó 
fossen recobrats deis sarrahíns (39). Si per tot esdeveníen d' importan- 
cia los ponts, molt mes ho eren á les frontcres, hout s' ajuntava la 
utilitat general pública, á la especial d' estrategia militar. No havém 
d' estranyar que, durant la Edat Mitjana, en esta regió de la Riba- 
gorca, motivassen la íormació de población» á son costat, segons enea 
ra 'ns ho indiquen ab los actuáis nonis que porten, los municipis de 
Pont de Suert y Pont de Montanyana. 

Llen(;at á la conquesta de terres Ribagoryanes, Ramón Berenguer I, 
indubtablement contrariaría á Ermengol d' Urgell, y esta contrarietat 
devia demostrarse ab certa apatía en contribuhir i\ les . empreses 
del de Barcelona. Aquest, tenint de vencer, quan meuys, la resistencia 
passiva del comte Ermengol, quina ajuda havía d' esserli valiosa, no 
podía prescindir de donarli participado en lo guany que obtingués. 



(38) Registre l,fol. 4y (arx. Cor. Aragó). 

('39) Sense data 'iirimera .iieytat del sej^le xii >. «Hec est memoria de dono quod facit come* 
ad petrum de Stopana per castruui uioiitsso (juod recuperat. lu priuiLs doiiat ei Casteio ce- 
boler cuní siiis ómnibus pertincuciis et douat ci leudaní (iumui accipiat ad ipsam alclianta- 
ram Videlicet de vno trossello médium morabetiuum etde líala?; (iiiartaui partem morabitiui. 
De equo aut equa aut mulo (juatuor deuarios. De boue uaclia uel a.'^iuo dúos denarios: de 
quatuor ouihus deuarium nnum. De Carica de cluiiram ant de cera aut de oleo deuario.'r XII. 
Et i.sta leuda nullo modo accijíiatur uisi de illis rebus que cau.sa ueiidicioiiis inde traufiieriut. 
Et uUa alia leuda uetus aut noua ibi alitcr non addatiir neíjue accipiatur. In.'íuper donat ei 
Elis et dúo castra Tamarit et <;aidi quaudo deus ea dederit ei. Supradicta oninia donat ei a 
fuero de Aragons et de Eege Petro ac Rege Saucio. De rebus uero milicie templi uel de eo- 
rum propriis hominibus nulla leuda exquiratur nec accipiatur. Si autem quod absit consti- 
tuía milicia montssoni deficeret aut destrueretur iam dictus petrus reeuperet montsso sine 
aliqua contradicione. Supradicta omnia donet ei Comes per honorem ad fueros de rege pe- 
tro etrege sancio. Et si Petrus recuperaret modo iamdicto castrum montsso reeuperet Comes 
prephatum honorem de petro iamdicto.» Registre 1, fol. 26, arx. Cor. d' Aragó;. 

1906 2 



18 F. CARRERAS Y CAXDI 

Axó explicará molt be, que, en lo referit conveni del 1058, Ramón Be- 
renguer atorgás á Ermengol, la tercera part de lo conquerit. Mes may 
lo non territori de la i-íibagorga, s' ajuntá al comtat d' Urgell, que 
forma part del de Barcelona. D' aquí que, aquest Comtat, exte ■ 
nentse al altre cantó del d' Urgell quan la adquisició de Camarasa, 
prosseguía expansionantse vers 1' Occidént, á judicar deis termes del 
tractat de 1058 y de lo contingut en los juraments de fidelitat y hoihe- 
natge prestats per los feudataris de Ramón Berenguer I. 

Es un fet, que, després de la adquisició de Camarasa, no 's descui- 
di posarse esta vila entre les principáis pertenencies del Comtat 
de Barcelona, en la prestació d' homenatges: com també ho es, que, 
després del avenp en la Ribagor9a, los feudataris de Ramón Beren- 
guer I, al prométreli auxili y defesa per totes les fronteres y llochs 
del Comtat, hi nomenin les poblacions per ell ocupades en la Noguera 
RibagorQana, posteriorment á la guerra del 1058 (40). 

Salta, donchs, á la vista, que era sumament arbrital la linia divi- 
soria del Comtat d' Urgell, majorment si mirant al mapa, nos fixémen 
que Cervera, Tárrega y Camarasa, son adqiiisicions del Com te de 
Barcelona, durant la primera meytat del segle xi, ab les que envolten 
ja les terres del d^ Urgell. 

D' altre part, Ermengol d' Urgell, trova manera d' anticiparse al 
Comte de Pallars, guanyant deis sarrahíns, en lo comencament del 
segle XI, bona porció de la Conca de Tremp en sa partida inmediata 
al Montsech, com també algún territori de la serra del Montsech dintre 
de la Ribagor^a (41). 

Prou n' hi ha ab lo dit, per demostrar quan se presta á confusions 
la designado deis llochs que son d' un ó altre Comtat ó reyalme, en la 
época que 'ns ocupa^ sens dubte de les mes fosques é inexplorades de 
la historia de Catalunya. 

Per si axó no bastas, flns lo Comte de Cerdanya passá á teñir 
dominis en la marca ó frontera d' Espanya. A ben segur que no sa- 
tisfaría á sa ambició, trovarse recios entre territoris cristians y fal- 
tat d' expansió y engrandiment. Axis ho diu altre conveni, que, en lo 
propi 1058 (26 de Novembre), signa Ramón Berenguer I, ab Ramón de 
Cerdanya, qui era fill deis comtes Guifré y Guisla, net del comte Oliva 



(40) Auy lOül.— Comi'iii entro llamón Bcrcii}¡,"iier I y Alinodi.s d' iiua part y los dos {?er- 
mans Bernat Riculf y Mir lütulf de part altre, cu lo que rebereii, estos derrcrs, lo;? castells de 
Balíjarenyy de Gaj'á. Després d' obligarse ádefensar al Senyor per los seus comtat^ de Bar- 
celona, C4eroua, Ausona, Panadcs, ciiuat de Mauresa y castell de Cardona, hi afegeix Etip- 
r-um castrum de Ceruaria et de tarrega et de kamarasa et de cubéis et de stop^man et de can- 
nelaa efj)i<¿o roj/o cuní ounii bus terminis et pertinentiis». >Doc. 2!t8 de Ramón Berenguer I, 
arx. Corona d' Aragó. 

(41) Any 107n.— Donacions del Comte d' Urgell al de Pallars .Jussá, deis castells de la 
Guardia, Moutanyana, Malgrat, Biscarri, Llimiiiyana, CastcUó y altres. (Registre 1, fol. 28, 
arx. Cor. d' Aragó . 



LA FRONTERA ORIENTAL DEL COMTAT DE BARCELONA 19 

y casat en 1064 ah Adala (42) . Lo comtc Ramón, per los volts del any 
10-30, segons opina lo bisbe Marca (43), cstava enemistat y en guerra, 
ab los dos comtes de Barcelona y d' Urgell. Ara, en pau ab tjts dos, se 
presta íl contribuir en les erapreses conqueridores del de Bíircelona^ á 
condició de que Ramón Berengucr 1, 1' aconsellés y ajudás á recobrar 
lo territori (|ue s' estenía per la frontera, del termo d' Uluja en avant 
vers Espanya(44). També nos diu lo conveni, que tant ell, com son pare 
lo Comte Guifré de Cerdanya, havíen percebut paries deis reys de Lley- 
da y de Taragova, les quals li j;arantí lo Comte de Barcelona, fins 
al extrem de comprometres á satisferles tot lo temps que dits sobirans 
sarrahíns no 'Is hi entregassen. Indubtablement que llavors, per causa 
de la guerra, Alhagib no pagaría paries á ningú y lo Comte de Cer- 
danya sois ue cobraría d' Ahnudafar. 

A mes, lo Comte de Barcelona devía satisfer al de Cerdanya, trenta 
nou unses d' or per Tots Sants, com també assegurarli cent unses d' or, 
al ingrés de cada nou bisbe en la diócesis d' Ausona. 

Ramón de Cerdanya se compromete á seguir á Ramón Berenguer 1, 
ab sa gent, contra los reyalmes de (^aragoíja, Lleyda y Tortosa, excep- 
tuantne host de loguer. Ab rabo Bofarull, atribueix á estes páranles, 
lo signiflcat de hosts mercenaries ó á sou deis sarrahíns. No s' han 
d' oblidar alguns exeraples que presenta nostra historia, d' aytals 
hosts, llogades per los alarbs, desde los temps de la famosa expedi- 
do cordobesa del 1010, lins ais del rey Ymad-ad-Daula de C'arago(;a, 
ó siga un segle just mes tart (45). Es probable que Jiosts de lloguer de 
la Marca Hispánica intervinguessin en les guerres que tingueren, uns 
ab altres, los filis de Culeiman ben Hud. 

La guerra entre Alhagib y Ramón Berenguer 1, ajudat, aquest de- 
rrer, per los comtes de Cerdanya y d' ürgell, acaba malament per lo 
.Sarrahí, qui perdé la extensió territorial compresa del riu Noguera 
Hibagorgana, al terme del castell de Benavarre A judicar per los do- 
cuments, la pau se faría á les derreríes del any 1062 ó al comengament 
del 1063. En esta campanya^ Almodis seguí á son marit Ramón Beren- 
guer. Ella vegé aumentat son patrimoni, puix los castells d' Estopanyá, 
Purroy y Canyelles, llavors adquirits, li sigueren donats per lo Comte 
de Barcelona (46), 



;42y JIai-ca Hispánica. Aijendix, doc. CCLIX. 

(i3) Marca Hispánica , Apeudix, doe. CCXXXV. 

i-U) Any 105S.— «Iterum conueuit illi quod de ipsa térra de ipr-a marcha de terminuin de 
imluufía iu aut contra hyspania faciat illi directum aut consilium tale quod ipse comes 
illum recollig:at.> (Doc. ¿31 de Eamóu Berenguer I, arx. Cor. Aragó > 

(45) Dozy, Histoire des musulman'i d'Eipagne, vol. IV, pL 24(5. 

(46) Bofarull. Los Condes de Barcelona vindicado», vol. II, pl. 92. 

Any 1063 — «Habet autem atfrontaciones prefatmn castrum de ítopanian. A parte orien- 
tis in aqua siue in flumine de Nogera. A parte meridiei in castro drogon et de caboregs. 
A pane occideutis in ipso castro de mamagastre et in ipso de Gauasa: a parte circi in castro 
pilzani et in ipso de cast serras. Et ipsum castrum de puio roio habet affrontaciones a parte 



20 F. CARRERAS Y CANDI 

Les paries, que, á manera d' indemnisació de guerra, se pactaren ab 
Alhagib, sigueren en part adscrites ais castellsde la Ribagor^a, segons 
se veu al acte d' entregar lo d' Estopanyá á Girbert Mir (47), parent del 
Comte de Barcelona, per esser fiU del renomat Mir Geribert. 

També pot contribuir á assenyalar la fí de la guerra ab Alhagib, 
r altre conveni del 26 de Juliol de 1063, entre lo Comte de Barcelona 
y lo d' ürgell (48). Comenta en ell Ermengol, ab la declarado de flde- 
litat á Ramón Berenguer I, per tots los territoris de pertenencia del 
Comte de Barcelona, indicant la frontera, ab los llochs de Tamarit, 
Cervera, Tárrega, Cubells, Camarasa, Estopanyá y dugues parts de 
Canyelles y Purroy, puix per 1' altre tercera part, no n' hi podía pres- 
tar fldelitat, perqué era del propi Ermengol. Acabant reconexent lo 
domini del Comte de Barcelona, en les terres de la Ribagor^a ab 
aqüestes páranles: «Et ipsos castros et castellos et térras quas habet 
predictus Reimundus comes in comitatu Ribacorga et habere debet. Et 
ipsas parias de Ispania quas iamdictus Reimundus comes inde habet 
et habere debet et que sunt conuengudas ad eum». 

De les guerres ab los reys sarrahíns, causa primordial deis presents 



Signatura (ie Girbert Mir, fill de Mir Geribert. 



tractats, hi aparexen interessants ratlles, indicantse la empresa contra 
lo castell de Drogó ó Dragó (avuy dit Tragó), que portaría á terme Er- 
mengol ab les sues soles f orces. També dona prou á enlendre en quina 
disposició 's trovaría Ermengol, per comba tre ais sarrahíns, los apar- 
tats del conveni hont se compromet á entregar al Comte de Barcelona, 
les dugues terceres parts de les altres adquisicions que pogués fer, 
extra de les de Dragó y Monte- Auroiie. En quan h les preses de mo- 
bles, ó botí de guerra, serien d' Ermengol les dugues terceres parts y 
de Ramón Berenguer I,, 1' altre tercera (49). 



orientis iu castro de pin<;au: a parte meridiei iu ipso teriuiuo de piuzau. A parte occideutis 
iu castro de ben auarre líiue de clialasaiKj. A parte uero circi iu castro de falcs. Et ipsum cas- 
trum de cauuelaí babet affroutacioucsa parte orieutis iu castro bes a parte meridei in cas- 
tro drogon. A parte occideutis in flumon de nogera. A parte circi iu termino do ager castro.» 
(Registre l, foli 25, arx. Cor. Aragó). 

(47) Any 1064.— «Comeudant predicti comes et comitissa ad iam dictuniGirbertum prefa- 
tum castrum et donant ei per feuum medietatem de decimis de termino de iamdicti castri et 
medietatem de parias quas prertictum castrum modo liabet et medietatem de tolneo», etc. (Re- 
gistre 1, fol. 25, ibideui;. 

(48) Marca Ilispáníca, Apcndix, doc. CCLVII. 

(49) Any 1063.— «Et si ego predictus Eruieugaudus fecero acapte de Alfagib uel rte Almu- 
dafarde térras de ista liora in antea predictus Raimundus comes liabeat terciam partem de 



LA FRONTFRA ORIRNTAL DEL COMTAT DR BARCELOXA 21 

No conexéni les oiapreses, que, ab posterioritat al 1063, hagués 
portat á terme Ermengol d'Urgell.Preiient peu del important documeut, 
de dit any, Monfar, dexa volar la fantasía y consigna (50). que s' apres- 
ta á la guerra «é hízola con tanta furia á los moros, que se le hicieron 
tributarios los reyes de Balag'uer, Lérida, Monzón, Barbastro y Fraga 
y otros que se le oblig'aron á hacerle parias.» En concret no es dir 
res y en abstráete es consignar moltes inexactituts. 

Lo fet evident, es, que ais dos anys de firraat lo conveni del 10G3, 
en les operacions de guerra hagudes á Barbastro, per la reconquesta 
aragonesa, hi morí batallant Ermengol d' Urgell á la edat de trenta 
vuyt anys (1065). No consta que Ramón Bercnguer I prengués part 
en estes operacions militars com tampoch tením nova, que ell obtingués 
altres adquisicions territorials en la Ril)agor(;a, en lo restant de la sua 
vida. Empero se preocupa de repoblar lo territori que havía conquerit, 
ab enfeudacions, com la de la roca de Miravet, en lo terme d' Esto- 
panyá, donada á Mir Isarn, en 1066, ab obligació d' al^arhi una torra 
de pedra y calp ó de pedra y guix (51). Noves fortificacions s' erigien 



ipsas predictas térras exceptúa ipsum castrum de drogon cuín ómnibus sais pertiiicnciis et 
termiriis. Et de ii).sas guerras quas predictus Ermengaudus habuerit cnm Allagil) vel Almu- 
datar unde predictus Reiuiuudus comes adiuuauorit predictum ermcngaudiim coniitem iauí- 
dietus Reimuudus liabeat terciam partem de illo mobile queni iude predictus ermengandus 
acaptauerit tuuc quando pacem cuní predictis alfagiue uel almudatar feeerit cxceptus ¡psas 
parias quas ipsi predicti Alfagib uel Almudafar debucrint ad ermengauílum predictum tune 
quando ipsa pace fecerint. Iterum couuenit predictus ermengaudus comes ad predictum Re¡- 
mundum comitem ut predictus ermengaudus mandet ad suos liomiues ut predicti liomines 
similiter sequntur iamdictum Reimnndum comitem sine cugan siue super xptianos uel sa- 
rracenos supradictus Reimuudus niandauerit ad predictos homines sicut sequntur predictum 
seniorem illorum Ermengaudum comitem. Iterum couuenit predictus ermengaudus ad predic- 
tum Reimundum ut de ipso ajapte predicto que feeerit predictus Ermengaudus de térras uel 
de castalios de alfagib uel de Almudafar excepto castello de monte aurone si iamdicti Rei- 
muudus et ermengaudus concordaueriut simul de ipsa diuisione faciant cam. Et accipiat inde 
predictus Ermengaudus terciam partem. Et si non concordauerint simul de ipsa divisione 
iamdictus Reimuudus heligat ipsum cástellanum quem mittat in ipso castello uel castellos.» 
^Doc. 290 de Ramón Berenguer I, arx. Cor. d' Aragó\ 

(50) Monfar y Sors, Historia de los Condes de Urgel (Barcelona, 18.53), vol. I, pl. 326. 

(51) Any 1066.— «In nomine domiuis ego Raimuudus gracia dei barchinonensis Comes et 
almodis nutu dei comitissa donatores sumus uobis miroui isarni et uxori tue Girbergo. Per 
hanc nostre donationis scripturam donamus uobis ipsam rupem que dicitur Mirauet cum 
ipsa quadra que est in circuitu eius. Et advenit nobis per lai-gitionem dei qui hoc uobis de- 
dit de potestate sarracenorum et est in extremis finibus marchiaruui iuxta Ispauiam intra 
terminum de Stopaniano et de caborrels. Et liabet affrontacionem ab oriente in margine de 
encalada per ip.sos qucrcus in quilius sunt cruces facte et transit per ipsa sponda et uadit 
usque in caput de predicta encalada ad ipsam speluncham. De meridie in ipsa serra per ip- 
sas cruces quas ibi fuerunt facte et transit in podiolo de rodezen us(iue in alia serra que 
dicitur de les mages et uadit per ipsum congostel de ualle de locars usque in montem 
de sischer. De occiduo in ipso molar sicut diuertit aquam ad ipsum mirauet. De circio 
iterum in capite de ipsa mata nigra per ipsas flexuras que sunt ibi facte et uadit usque in 
petra (lue est in capite de torra que fuit Galindi presbiteri et transit per fixuraní que fuit 
posita in térra (xodmari et usque ad podium de ip.sa silua in capite de térra kauiu usque in 
capite de ipsa coma.» »Et supradicta omnia damus uobis sub dídiberacione taliter ut in jn-e- 
phata rupe tui-rem hedificetis aut de petra et calce aut de petra et gipseo et non possitis 
hoc uendere nec ullo modo alienare nec uos nec posteritas uestra nisi ad nos et ad posterita- 
tem nostram». (Registre 1, fol. 27, arx. Cor. Aragó). 



22 F. CARRERAS Y CANDI 

sempre en la frontera, com la de Conesa en 1073, si la data no es 
errada (52) y la de Bufallá, prop del castell de Montclar, en 1074 (53). 

Per arrodonir los seus dominis en la Ribagor(?a, Ramón Berenguer 
y Almodis adquirirán, eu 1067, de la comtesa Sanxa, viuda d' Ermen- 
gol de Barhastre, lo castell de Pilzá y la tercera part del de Purroy, 
possessions de la frontera del reyalme de Qarag09a (in extremis finihus 
marchiarum iuxta Ilispaniam). Axis se corrobora que los límits del 
Comtat de Barcelona en 1067, eren los matexos que en 1063. De mane- 
ra que si Ermengol, avants de sa malhaurada raort á Barbastre, 
havía adquirit altres dominis á costa del Monarca de Caragopa, segons 
indica Monfar, es prou manifest que tot seguit se perderien. Les con- 
frontacions de Pilzá y Purroy, mostren ahont" quedava la frontera 
de la Marca Hispánica y eren les sei>ilents: al Orient, Casserres; á 
Mitjdía, Estopanyá y Gavasa; al Occident, Calat-Sanc- y Josset (avuy 
Júseu); y al Nort, Benavarre y Falch (54). 

Precisament en lo predit any 1067, Ermengol d' Urgell es noraenat 
per 10 Comte de Barcelona, Marqués de Balaguer per mes que 11a- 
vors encara pertanyía, esta població del Segre, al reyalme sarrahí de 
Lleyda (55), si be propera á la frontera de la Marca Hispánica. ¿Vol- 
dría axó dir, que, en sos tractats, Balaguer quedava sots la influencia, 
ó futura conquesta deis comtats d' Urgell? Los fets subseguents ho ve- 
nen á confirmar. 



h-¿) Any 107.!. La data estará errada eu la copia del any 1310 que havém tingut á la vista. 
Essent d' importancia secundaria lo present document, no 'ns hi entretindrém eu corretgir- 
la. Se tracta d' una douació teta por los comtes Ramón Berenguer I é Isaliel á Beruat Suni- 
fret y Amalirudis, d' una térra herma in comitatu barchinonensi siue Ausonensi in loco qui 
uocatur Concsia. Hat)et nam(]ue affrontaciones a parte orientis in termino de ipso quadoc 
Et inde nadit por termiuum de ipsas pilas per ipsam serram. A parte meridiei Affrontat in 
serra ubi se jungit ipsa quadra de guislaberto cherucii Et descendit supor guai-dia de er- 
memir, et nadit usque ad ferratium? in ipsa serra ante fores Ab Occidentis parte afronta t 
usque ad ipsam vallem Que surgit in valle Dalfed. Et ascendit per partem circii per ipsain 
de auellano Et adjungit se usque ad terminum de jamdicto quodoc.» «Sub tali conumta ut 
faciatis ilji fortedam contra paganos sul alios homines et donetis nobis potestatem de pre- 
dicta forteda.> iDocument 448 de Eamóu Berenguer I, arx. Corona d' Aragó . 

(.53) Any 1074.— Ramón Berenguer I douá, á Udalger Ramón, una quadra de térra herma 
eu lo romtat de Barcelona terme del castell de Montclar eu lo Uoch dit Bufall.^, laque havía 
obtingut per compra «Habet autem predicta quadra afrontaciones ab oriéntale parte in ipsa 
serra beuiure. Ad meridiana namquc parte desinit iu ipsa serra super ipso prato de (iodmaro 
siue in termino monto blisono. Ab occiduo namque parte peruadit in ipso torrente de ipsa 
crexa siue in ipsa remira comitale. A parte namque circii peruadit ad ipso pugolo qui est in 
ipso solo de ipsa serra de bufalla et peruadit ante ipsum castrum mironi oto et nadit ad ip^a 
serrtt prope ipsa estrata (jue uadit ad ipsas pilas.» Li imposá la oldigaeió de construir un 
castell. íDocument 4,53 de Ramón Berenguer I, arx. Corona Aragó). 

(54) Montar y Sors. Obra citada, vol. I, pl. 330. 

(551 Document 375 de Ramón Berenguer I Arx. Corona Aragó . 



g^H' ^. ^ M^' M M M M M^ M "^^ M' M MMM ^1 



RELACIONES 

DE LOS VIZCONDES DE BARCELONA CON LOS ÁRABES 



(Siglos x al xii) 



El vizconde de Barcelona Guitart (977).— Barcelona tomada por Almanzor (986). 
—Muros áe .-4ladiiis. —E\ vizconde de Barcelona Udalart, cautivo á Córdoba (986 
á 991). — Adalbert hermano de Udalart, muere en Córdoba (ioio),—Mir Geribert, 
nieto del vizconde Guitart, refugiado en Tortosa, muere luego en Mora de Ebro 
(iü6o). — El vizconde Reverter en Marruecos (1151a 1 142). —El vizconde Berenguer 
Reverter, «de Guardia», en Marruecos (1154 a 1207).— Abulhasán Alí hijo del viz- 
conde Reverter, en Marruecos y Mallorca (1146 á 1187).— La piedia labrada de 
Ermesendis. 

Al formarse, al Norte, de la península Ibérica, las primitivas nacio- 
nalidades cristianas, consecuencia del sentimiento reconquistador del 
país, que deseaba sacudir la dominación sarracena, no se conoció la 
jerarquía del vizconde. Sólo en la Marca Hispánica aparece dicho car- 
eno, como otro comprobante del carácter carlovingio de nuestra orga- 
nización político-feudal. No en vano denominó francos á los habitan- 
tes de esta región de Levante, el Cancionero del Cid y á su territorio 
Afranc, el pueblo árabe. El origen ultra-pirenaico de aquella remota 
sociedad catalana, se sintetizó en el siglo xi al condensar, el derecho 
consuetudinario del país, en el interesantísimo código feudal de los 
Usatges. 

Los vizcondes, como lugartenientes del conde, así en actos civiles 
y judiciales, como militares, merecieron la más alta consideración 
social. Húbolos en todos los Condados de la Marca Hispánica, siem- 
pre con carácter hereditario, desapareciendo con el siglo xii los de 
Barcelona . 

La presente investigación, no puede atrasarse más allá del siglo x 
por falta de documentos. Rigiendo, Borrell H, el condado de Barce- 



24 F. CARRERAS Y CANDI 

lona (años 966 á 992), actuaba de vizconde en la Capital, Guitart ó 
Witart, de ambas maneras conocido (años 977 y 978). Al morir, dejó 
de su esposa Geriberga, tres hijos, Udalart, Geribert y Adalbert. El 
vizcondado pasó al primero, sin duda por su calidad de primogénito. 
El mayor de los desastres que registra, en su historia, Barcelona, 
le sobrevino en el año 986. Almanzor, capitaneando sus vencedoras 
huestes, había caído con violencia avasalladora en la Marca Hispánica. 
Tomados fácilmente los castillos del Panadés y del Llobregat, el in- 
vasor llegó á las puertas de Barcelona, á la par que se presentaba en 
su playa, la potente escuadra del Algarbe, como consecuencia de un 
bien combinado plan estratégico. Las engorrosas máquinas de guerra, 
indispensables para batir los robustos muros de la Ciudad, se condu- 
cirían cómodamente por la escuadra. De otro modo, no sabríamos ex- 

Firma del vizconde fiíiitart ú Witart 



plicarnos, (|U3, expugnación tan laboriosa como la emprendida, pudie- 
ra realizarla, con la facilidad con que la llevó á cabo el caudillo árabe. 

Constituían la ciudad de Barcelona en el siglo x, dos distintos ba- 
rrios: la antigua urbs circuida de murallas y el burgo ó arrabales de 
extramuros, especie de ensnnche motivado por su crecimiento. Los ve- 
cinos del burgo debían abandonarlo en caso de guerra y acogerse en 
el recinto amurallado. Abríanse en éste, cuatro puertas respondiendo 
aproximadamente á los cuatro puntos cardinales, defendidas por otras 
tantas fortalezas. La puerta de mar ó del Regomir (regó Mir (66) ó ace- 
quia de Mir) lo era por el castillo conocido con este mismo nombre; las 
de N. y S. por dos fortalezas pertenecientes á los vizcondes, llamadas 
castell VeU vescomtal y castell Nou vescomfal; y la del O. por las in- 
teresantes torres del Arcediano, que existen aún contiguas al palacio 
del Obispo. Se completaba la defensa, con una porción de torres dis- 
tribuidas correlativamente á lo largo de las murallas, unas cuadradas 
y otras redondas. 

Al llegar, el ejército sarraceno, ante Barcelona (1.° de julio de 986), 
hallábanse en su recinto con el conde Borrell II, el vizconde Udalart 



(r>6; Por cuanto se refiere á la construcción de acequi-is en tiempo del conde de Barce- 
lona, Mir, véase el trabajo del autor. Les aygne» y los banys de Barce'oni, publicado en el 
«Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona», vol. II, plana lió y eu la 
♦ Miscelánea bistórica catalana», serie 1. plana 183. 



RELACIONES DR LCS VIZCONDES DE BARCELONA COX LOS ÁRABES 25 

y SUS principales caballeros^ quienes, desconfiando en el éxito de la 
defensa, á los cuatro días de sitio, pusieron á salvo la persona del So- 
berano, haciéndole atravesar, durante la noche, por entre la flota sa- 
rracena. La Ciudad, resistió dos días más y el 6 de julio, tomada por 
fuerza de armas, fué saqueada, sus principales edificios incendiados y 
sus habitantes cautivos ó muertos. 

Parece indudable, que la rápida toma de una de las más fuertes 
plazas de aquel tiempo, no se haría capitulando por hambre á los 
ocho días, sino batiendo sus muros con potentes máquinas de guerra. 
Y en el supuesto de que éstas se hubiesen conducido por mar, cabe 
creer dirigirían su acción principalmente, contra los lienzos de mura- 
lla más inmediatos al desembarco de tan pesados ingenios militares. 
Que algunos años después^ ó sea en 1032, los muros y torres de Ala- 
dins situados entre el castillo del Regomir y la torre Ventosa, necesi- 
taron reedificarse, nos lo manifiesta el propio Obispo de Barcelona á 
quien pertenecían (57). Aún se mantiene erguida una robusta torre del 
lienzo de murallas de Aladíns, en el interior de una casa de la plaza 
de los Arrieros. 

Del rico botín de guerra que se llevaron de nuestra Ciudad sus 
conquistadores^ formaban parte cautivos de calidad, como v. g. el 
juez Orús, un individuo de la familia vizcondal de Cardona llamado 
Arnulfo, que era arcediano de Barcelona y luego ocupó la silla epis- 
copal de Ausona, tres hijos del vizconde de Gerona Mascaré ó ^Yigi 
nisi y el joven vizconde de Barcelona Udalart. 

Distruibuidos, los cautivos, en distintas ciudades de España, Uda- 
lart fué llevado á Córdoba. Y mientras bastantes de ellos iban resca- 
tándose con mayor ó menor facilidad, ni él, ni Arnulfo, se vieron 
libres hasta transcurridos cinco años de un duro cautiverio, durante 
el cual aparecía poco generoso el vencedor, toda vez que Udalart y 
Arnulfo declararon, en 991, dum eramus in ista dampnacio7ie in Cor- 
duha retrusi in carcere (58). Podría ser que tan larga detención obe- 
deciera á dificultades para aprontar la gruesa suma de dinero exigida 
por su rescate, ó quizás á móviles políticos: mas de ningún modo que 
se debiese á carencia de noticias de los cautivos, cuando, en el si- 
glo X, era frecuente en nuestros mercaderes, acudir á Córdoba para 
proveerse de objetos de fabricación sarracena, que aquí estaban harto 
en boga (59). 



ó7) f41os<a este interesante documento íntegramente \mhlica.áo en al Boletín de la Renl 
Academia de la Historia, tomo XLII, pás'. 457) el M. Flórez, dando á esta reconstrucción 
parcial df murallas, una latitud (|ue no tuvo (España Sagrada, t. XXIX, página 221, Ma- 
drid 177Ó). 

(58) Para mayores detalles véase nuestro tva.ha, jo Lo Montjuich de BarceíOKa, publicado 
en el volumen VIII de las Memorias de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona. 

(59) De un tal Ramio, fallecido en la toma de Barcelona, consta haber ido á Córdoba, 
quizás como mercader. 

Entonces eran materia de importación las pieles cordobesas ó etpaneicas también llama- 



26 F. CARRERAS Y CANDI 

En 991, Udalart y Arnulfo regresaron á Barcelona, encargándose 
nuevamente, el primero, del vizcondado, que había sido desempeñado 
durante su cautiverio, por su hermano Geribert. 

No consta que, en época posterior, volviese á Córdoba Udalart, 
más sí su otro hermano menor Adalbert, por figurar en la muy famosa 
expedición del año 1010, dirigida por los condes de Barcelona y de 
Urgell, de la que tan descalabradas salieron nuestras huestes. 

El esfuerzo que representaba la expedición de Ramón Borrell, era 
colosal, si se considera lo empobrecido de gente y de dinero que quedó 
su condado á raíz del aciago período de las guerras de Almanzor y de 
Abdelmélic. Aquel aventurero alarde de fuerza, iría encaminado á 
deslumhrar con engañosas apaciencias: ya que el verdadero estado de 
la Marca Hispánica, no podía soportar semejantes empresas. Huellas 
quedaron de la miseria subsiguiente á tan supremo esfuerzo, ma- 
nifestándolas un escribano del año 1017, al expresar ser vendida 
cierta pieza de tierra en Rexach, pro ipsa necesitatr que fuü in ipso 

.ua^aUl r^\^f\X ^Q^-comef- 

Firma del vizconde Udalart. 



anno cuando homines exierunt de comüatic Barchinone et fuerunt 
in alias regiones (60). 

Los campos de Córdoba quedaron abundantemente regados con la 
sangre de nuestros guerreros, siendo, Adalbert, de los que murieron 
en la segunda batalla dada contra las hordas africanas, peleando es- 
forzadamente (61). 

El vizconde Udalart, casó con Riquilda, hija de Borrell II, entre 
los años 991 y 999; tuvo de este matrimonio tres hijos, Guislabert, Ber- 
nat y Joan, y moriría en edad avanzada, transcurrido el 1030, Mas 
en este intermedio, figura en dos distintos documentos del año 1023 
«Guislibertus levita et vicecomes» (62). Es la sola vez que usó del título 



das alfanechas (á veces cubiertas de gualabrú nejíro) tan apreciadas en el -Afrauc y por una 
de lasque entregó cierta mujer llamada Cusca, una tieri-a y viña en Premia, en el año 1009. 
Véanse Ant. Eccl. Cath. vol. I, folios 1.3o y 163, documentos 34í) y 47i> (arch. Catedral de 
Bíircelonai; Cartulario de S. Cugat, doc. 232 y 929 y Balari y Jovany Cataluiía. Orígenes 
históricos, pág. GOl. 

(60) Ant. Eccl. Cath. vol. II. fol. 179, doc. 521. 

(61) «Et fuit in expedicione publica cum domno raimundo comité (juando iutroiuit ad cor- 
duba ad expugnandas cateruas barbarorum in secundo prelio predestinatus a deo prefatus 
conditor preliando fortiter del)itum mortis compleuit in prefato prelio in mense iunio qui 
iam preteritus est.» ^Cartulario de S. Cugat, fol. 97, doc. 337). 

(62; Ant. Eccl. Cath. vol. I. fol. 38, doc. 75 y vol. III, fol. 58, doc. 167. 



RELACIONES DE LOS VIZCONDES DE RARCELOXA CON LOS ÁRABES Ti 

de vizcoude el que, en 1036, fué elegido obispo de Barcelona. Recor- 
daremos de este prelado^ que, en 1058, había conseguido do Muchéhid, 
confirmándolo su hijo Alí, el régimen espiritual de los cristianos resi- 
dentes en Mallorca, Menorca, Denia y Oriola (63). Hecho de tal mag- 
nitud denota relaciones de estrecha amistad entre el rey balear y el 
hijo del Vizconde, que la escasez de documentación sólo permite en - 
trever y cuyo origen no es dable conjeturar. 

Ignoramos si contribuyó á obtener tan importante concesión, la 
estancia y frecuente trato, que, por estos mismos años, tuvo con los 
sarracenos, un próximo pariente del obispo Guislabert, asimismo 
nieto del vizconde de Barcelona Guitart. Aludimos A Mir, hijo del ya 
conocido Geribert, que actuó de vizconde del 985 al 991. Mir Geribert 
fué célebre por las disensiones que tuvo con el Conde de Barcelona, 
contra quien se rebeló, amparado por los muchos castillos que poseía 
en las regiones del Panados y del bajo Llobregat, Al tiempo de su 
rebeldía pertenece la interesante cita del año 1042, exhumada por Vi- 

Firma de Mir (íeribert. • 

llanueva (64) donde se titula princeps Olerdule, población que era la 
capital del Panados. 

Mir residió grandes temporadas entre los árabes, malquistándolos 
con el conde de Barcelona y logrando le negaran las parias. Escasas 
son las noticias de estos sucesos, de modo que, á pesar de haberlos 
investigado detenidamente, sólo nos es dable vislumbrar que ocurri- 
rían por los años de 1040 á 1050. Es el dato más preciso, el de que Mir 
Geribert vino á concordia con el Conde, en 1050, cuando éste, obtuvo 
á Camarasa por cesión del rey Almudafar de Lleyda (65). 

Allí, pues, se trasladaron los hijos de Mir Geribert, á fln de gestio- 
nar en nombre de éste, su amistad con el Conde. Ramón Berenguer I 
retuvo á Bernat Mir en rehenes, mientras los demás hermanos iban á 
Tortosa á llevar al padre la contestación favorable. 

Mir Geribert, hecha la paz con el Soberano, partió en devota pere- 



ces) Marca Hispánica, col. 1114, (loe. CCXLVIIf. 

(64) Viaje literario á las iglesia» de España, vol. Vil, páfr. 163. 

(65) Documento 38 de la serie sin fecha de Ramón Berenguer I del archivo de la Corona 
de Aragón. Para más detalles de Almudafar y de Camarasa véase el anterior trabajo «La 
trontera Oriental del Comtat de Barcelona (1033 á 1067)». 



28 F. CARRERAS Y CANDI 

grinación, en abril de 1055, al sepulcro de Santiago de Galicia (66). 
A su regreso, renuévanse las protestas de recíproca amistad entre ara- 
bos personajes, y á la entrega que Mir le hizo, de algunos castillos, ' 
en lOOO, correspondió el Conde, dándole buenos feudos. 

A pesar de su edad algo avanzada, Mir Geribert, en el propio año 
de lOGO, dirigió una expedición contra sus antiguos amigos los árabes 
de Tortosa, cuyo principal objetivo era Mora de Ebro. Pero fué de 
tan nefasto resultado, que perecieron Mir, su hijo y cuantos le acom- 
pañaban. 

Sucedió al vizconde Udalart, según el P. Plórez (67), su nieto Uda- 
lart Bernat, de quien no conocemos ninguna relación con los árabes. 

Xo diremos otro tanto del hijo y sucesor de Udalart Bernat, Guis- 
Jabert Udalart (años 1090 á 1124), casado con Ermesendís. De él ob- 
serva el P. Argaiz, que, en la donación que hicieron en 1090, de San 
Miguel de Montserrat, al monasterio de Santa María, conñesan recibir 
ocho onzas de oro de nuestra ciudad de Valencia. Añadiendo, el con- 
cienzudo autor de la Perla de Cataluña, no atinar, en virtud de qué 
título llamaron suya á dicha ciudad, á no ser que los vizcondes fuesen 
caballeros muzárabes naturales de Valencia. 

Quizás no nos hubiésemos fijado en texto tan poco explícito si no 
se tratara del antecesor del vizconde Reverter, cuyas íntimas relacio- 
nes de amistad con los árabes del Sud de España son tan conocidas: 
y además, si no coincidiera con una época en que el vizcondado de 
Barcelona, fué indebidamente ocupado por un intruso, Berenguer Ra 
món de Castellet, según manifestó el P. Diago y á cuyo hecho aludió 
el propio Reverter, en la más antigua de las cartas que de él conoce- 
mos (68) Usurpación semejante, sólo podía ocurrir habiendo circuns- 
tancias favorables que se prestaran á ello y ninguna tan propicia como 
el abandono subsiguiente á largas ausencias. 

Reverter heredaría el vizcondado á fines del reinado de Ramón Be- 



fes) Año 10(10: testaoieiito de Mir (icribert: «Precipiens illis at(iue injuufí'eus ut si mortis 
eufutu lili fueiiisset in ipso itinere (¿uo pergere uolebat ad uisitaiidam litnina beati jacobi 

apostoli gaUicie aut in alio loco antequaní aliud testamcntum fecisset» ^Postciuam 

aiitem hec oninia ordinauit predictos miro uixit postea annis sex miuus VIIII mensas et 
médium et fuit interfectas a sarracenis in eiuitate tortuosa cum filio sao et hominibus suis.» 
(Ant. Ecc'. Catk. vol. IV, fol. Ii!l, doc. 879}. 

f67) España Sagrada, vol. XXÍX, pág 223. 

(68) «Reuerentissimo domino meo Raimundo berengarii comes barcbinona. Reuerterius 
uice comité liarchinona salntem in chiisto. Scias karissimc sénior in rei ueritate quomodo 
multum desidero uidere te et magnas gracias tibi fació de uestras literas quod mihi misis- 
ti. Et iirecor te sénior mei ut mihi reddas mea honore quatinus si tibi placet ut mihi reddas 
ego stabilibo sic cum Raimundo fulconi de Cardona et cum meos homines quod hoc serui- 
cium (|uod ego tibi sénior mei faceré debeo ut illi sic faciunt ut uos per lionorabitum tcne- 
bitis et mibi gracias habel)itis: et ego in hac parte ubi ego sum sic contineam de uestrum 
seruicium quod uos mihi gracias ha¡)eritis. Et queso ego uqs sénior meus si tibi placet ut 
sitis gubeniator et defensa tor de mea honori ((uod ego babeo iu cunctis locis quatiuus in 
rei ueritate scias». (Documento 13 de la serie sin fecha de Ramón Berenguer III, del archivo 
de la Corona de Aragón). 



RELACIONES DE LOS VIZCONDES DE BARCELONA CON LOS ÁRABES 29 

renguer III, ó sea con anterioridad al año 1131, demostrándolo la car- 
ta de que antes se ha hecho mérito y que, aun cuando no lleva fecha 
ni firma, su contenido revela no ser la primera que ellos se escribían 
y que reinaba la mayor harmonía entre ambos personajes. 

Dos cartas, así mismo sin fecha ni firma, dirigió Rerverter á Ra- 
món Berenguer IV. Escribiría primeramente, la que explica, que, 
cuando vaya Robeit á la patria del Conde, establecerá como es debi 
do, el castillo de la Guardia de Montserrat (69). En la otra alude ya 
á la inmediata partida del propio Robert, para Barcelona (70). 

Quejándosele el Conde, de desafueros cometidos por los que le 
gobernaban sus dominios, le replicaba el Vizconde, que si en su feudo 
alguien rehusara acatar la voluntad del Soberano, le pusiera hierros 
en las manos y se lo remitiese ad Marroclis y allí él le haría justicia 
según al Conde pluguiere. 

Consta por consiguiente, que al principio del reinado de Ramón 
Berenguer IV, el vizconde Reverter residía en Marruecos. 

El P. Flórez indica (71) que Reverter fué prisionero del sultán al- 
moravíd Ali hijo de lúsuf y de una esclava cristiana. Este Emperador 
de Marruecos puso toda su confianza en los cristianos que tenía por sus 
reinos, nombrándolos comandantes y capitanes de su ejército 

Codera en su obra Decadencia y desaparición de los almorávides 
en España, comunica, que «el descontento délos moros españoles fué 
la tolerancia ó mejor dicho la predilección con que Alí y después su 
hijo Texufín miraban á los cristianos incorporados á las órdenes del 
cristiano Reverter.» En esta concisa noticia, se hecha de ver la impor- 
tancia que en su tiempo tuvo el Vizconde de Barcelona, pues que de 
tal manera le fué dable inmiscuirse en los asuntos internos de aque- 
llos musulmanes, motivando recelos y enconos en sus luchas intes- 
tinas. 



ti9) «Raimundo Bcreiigarii Comité Barchinoiía et Marchio atuue Piiuceps Regui Ara- 
gonis Reuerterius tiio fidelishomo atque miles Vicecomite Barchiuona salus iu christo» 
'Et sciatis nos sénior (iiiod ipsa mea honore non est mea .set est uestra quia ego uestri 
taaiuli sum de ipsa ct rogo ue.stram mercedem in ipsa tota mea honore ut faciatis ibi totum 
uestrum libitum sicut potestis faceré in uestra dominicatnra et si in ipsa mea honore est 
uullus homo (lui non uoleat faceré uostram uolnntatem accipite eum in manicis ferréis 
et mitite eum ad me ad marrochs et ibi fació uolns directum que uobis placnerit Et fació 
uobis magnas gracias de concilio qtiod michi donastis de ipsa Guardia et ego si deus uult 
stabiliero illa ad tuum seruiciumquando ibit Robertus in uestram patriam». Documento 25 
de la serie sin fecha de Ramón Berenguer IV, del archivo de la Corona de Aragón). 

(70) «In nomine domini. Rainion belengerius Comes barcellcnia Et rex aragon. Ego Re- 
uertenius uexcomt e barchillonensis fidele tuo et amico tuo et uasallo tuo salutem et dilectam 
amiciciam conmo a domino meo et seniore meo et amico meu: sciatis quia sum uestro amico 
et fidelem uestro ubi sum. Et sciatis quia ego mitto uobis roberto uestro homo et meo fidele 

et illo dicat uobis de parábola quod ego non posso scribere» «Et rogo uos ut me 

adobetis illo quia ego conmoniui at AVilielmus raimon moneder per cui illos lo demandam 
dañante uestro patre.» (Documento 7 de la serie sin fecha de Ramón Rerenguer IV, del ar- 
chivo de la Corona de Aragón) 

.71 España Sagrada, vol. XXI, págs. 360 y 4tiO. 



30 F; CARRERAS Y CANDI 

Bien se explica, pues, que los Condes de Barcelona le considera- 
ran hasta el extremo, de que, á pesar de encontrarse residiendo conti- 
nuamente en tan apartadas regiones, le reintegraran en la perdida po- 
sesión del vizcondado (72). 

Según el historiador árabe Aben-jaldún (73)^ reinando Texufín 
hijo de Alí, en 1142, Reverter salió en campaña al frente de su milicia 
contra los Benisenus. Atacado por los almohades, su hueste quedó de- 
rrotada y él murió en la refriega. El cadáver de Reverter fué clavado 
en una cruz por los almohades. 

En el año 1146, en que ya no se habla más de Reverter, su sobrino 
Guillem de Guardia, usa el título de vizconde de Barcelona en un con- 
venio con Ramón Berenguer IV. Evidentemente ejercería el cargo en 
detrimento del hijo de Reverter y Arsendis (74) llamado Berenguer. 

En 1154, Berenguer Reverter se apellida vizconde de Barcelona y 
en 1168 añade á este título el calificativo de la Guardia (Ib) Tpor el 
castillo de este nombre que poseía de sus antepasados en el Montse- 

Firma del vizcoude Berenguer Reverter y ile su esposa Ermesendis. 

rrat. A veces viene designado sencillamente Qon el nombre de Beren- 
guer de Guardia. 

Educado Berenguer Reverter, en la civilización sarrraeena, supe- 
rior á la catalana, es natural que so trasluciera esta influencia al 
exterior. Prueba de ello es su firma, que sólo sabía ponerla en letras 
árabes. Tres muestras se conocen: dos de ellas, de su puño y letra, 
pertenecen á los años 1156 y 1157 y están en dos documentos publi- 
cados por Próspero de BufaruU (76) demostrando que dichos dos años 
los pasó en Barcelona Damos el facsímil de una del 1156, donde prin- 
cipia el notario escribiendo el nombre «Berenguer de Guardia», luego 
signó su esposa y seguidamente escribió el propio vizconde de Barce- 



(72) Ramón Berenguer IV, en 1139, conñrnió á Reverter en su cargo vizcondal, tal y co- 
mo Ramón Berenguer el Viejo lo había cDuferido á í^u antecesor Udalart. 

(73) .José Alemany 'Milicias cristianas al servicio de los sultanes musulmanes del Alma- 
greb.» «(Homenaje A D. Francisco Codera en su Jubilación del profesorado ■>— Zaragoza lOül 
pág. 136). 

(7á) Arsendis es variante de Ermesendis como Ermengod y Ermengardis de Ar- 
mengol. 

(75) Año llbH.—Ego bere.ngaríus reuerlariuí vice comes de ipsa guardia et itTor mea Er- 
me»e»d!8 (Cartulario de R. Cugat, fo!. 211, doc. fiñfií. 

(76) Colección de documentos inéditos del Arcliivu general de la Corona de Aragón, vol. 
IV, doc. LXXXIX y CIV. 



RELACIONES DE LOS VIZCONDES DE BARCELONA CON LOS ÁRABES 31 

lona ;U\.N .«^ ;->.5op de su puño, en letras árabes de entonces, ó sea 
Berenquer heii Reberfer. 

Al año 1159 pertenece otra firma de este personaje, copiada, lo 
más fielmente que podría, por el monje pendolista que escribió el fa- 
moso cartulario de San Cugat del Valles al comenzar el siglo xiii.En 
la escritura ori^iinal, el notario seguiría asimismo el sistema de con- 
signar, antes de la firma árabe, el nombre y cargo del vizconde Be- 
renguer, á saber, Berengarii Reuertarii uicecomitis (77). 

Después de morir Reverter en 1142, varió por completo la situa- 
ción de los cristianos en el Almagreb (78), d-ebido á la nueva dinastía 
almohade. El sultán Abdelmumen dueño de Marruecos (1146) no con- 
sintió en sus estados sino á musulmanes. Algunos cristianos renega- 
ron, otros con su obispo, emigraron y no pocos consta que sufrieron el 
martirio. 

Un hijo de Reverter, hermano del vizconde Berenguer Reverter, 
quedó en Marruecos y se hizo musulmán conociéndosele por Abulha- 

Firma árabe del \ izcoude Bereuguer Reverter 

san Alí ben Reverter. Abuyaeub sucesor de Abdelmumen, le envió á 
Mallorca al final de su reinado, para tomar posesión de las Baleares 
en su nombre, cuyo emir Mohámed, se le había sometido. Ben Reverter 
al llegar á Mallorca, fué aprisionado con Mohámed, por un movimiento 
contrario á la sumisión almohade, que proclamó á Alí rey de las Ba- 
leares, entrando en guerra con Abuyaeub y apoderándose, la escuadra 
mallorquina, de Bugía. 

Abulhasan Alí ben Reverter sobornando á la guardia y de acuerdo 
con el elemento cristiano, se aprovechó de una ausencia de Alí' para 
apoderarse del alcázar y proclamar á Mohámed, quien después de re- 
conocer la soberanía almohade, quiso sacudirla de nuevo. El Conde 
de Barcelona le ayudó facilitándole el alistamiento de un ejército en 
su Condado. Mas esto disgustó á los mallorquines (lue le destronaron, 
proclamando á Texufín. El hijo del vizconde Reverter huyó con Mo- 
hámed á Marruecos, en donde murió en seguida en la batalla de Go- 
mert (junio de 1187). 



Cil) Cartulario de S. Cugat, fol. (511, doc. 656 
(78) Alemany, obra citada. 



32 



F. CARRERAS Y ¿ANDI 



Una sola prueba tenemos de las estancias del vizconde; Berengiier 
Reverter, hermano del renegado Abulhasan Ali, en Marruecos. En 1187, 
antes de partir á las regiones árabes del Sud de España, hizo testa- 
mento, del cual hallamos breve noticia en la siguiente anotación: 
diaria qua Berengarius de Guardia pergens in Ispania ad Regno de 
Marrochs fecit testamentum (79). Coincidiendo esta fecha, con el fa- 
llecimiento de Abulhasan Alí ben Reverter, hay motivo para suponer, 
que, dicho suceso motivaría la ida del Vizconde de Barcelona al Al- 
magreb, como también que los dos hermanos mantuvieron buenas re- 
laciones entre sí, ya que la muerte del menor llevaba á Berenguer á 
tan lejano país. 

Creemos que en sus últimos años ingresó en la orden del Temple, 
muriendo en 1207 ó quizás después del 1211 (80) sin dejar sucesión. 
Por consiguiente en él termina la serie de los vizcondes de Barcelona, 
cargo, que, al finar el siglo xii, resulta ya más honorífico que efectivo. 




La piedra preciosa de Eruieseudi ? cu Gerona 

Es de oportunidad llamar la atención sobre la famosa piedra la- 
brada de Ermesendis, conservada hasta nuestros días en la catedral 
de Gerona. BofaruU sentó la hipótesis de que perteneciera á Ermesen- 
dis, viuda del conde Ramón Borrell (81). 

Dicha hipótesis, cuyo fundamento estriba tan sólo en el nombre de 
1:1 condesa, no es convincente. Esta única razón podría motivar, que, 
por nuestra parte, atribuyésemos la joya árabe á cualquiera de las 
tres vizcondesas de Barcelona del propio nombre: la esposa de Guis- 
labert Udalart, la de Reverter y la de Berenguer Reverter. Y aun 
podríamos añadir un razonamiento más sólido que no concurre en la 
Condesa de Barcelona, cual es, su comprobada estancia en reinos 
árabes y la natural identificación de los dos últimos vizcondes, con las 
costumbres marroquíes. 



'79; Liber Feudorum Vif.ariarum Catalorne. vol. I, fol. LXXVIII. archivo de la Corona 
de Aragón. 

'80;" Véase la donación del i¿ii hecha á la Catedral de Barcelona por Pere de Vilaf ranea 
y Ferrera, de la propiedad Ln Qaart del término del castillo de Ribas, que al parecer está 
firmada por Berenguer Reverter. (Ant. Ecc. Cath. vol. IV, fol. 164, doc. 389j. 

^81) «Historia crítica, civil y eclesiástica de Cataluria», vol. 11. pA^í. 3iH 



isj' ^' jsj- -si' :?^ :?;• '^l ^- "^^ ;n- '.'C :%• ^"^^ '■^y'M M: M^' ^ '.•. 



LO Sm PE BALAGUER 

DEL 1280 



Turbacions á Catalunya del 1277 al 1279. — Apariencia de pau entre los richs 
bornes y Pere II (niaig de 1279). — Invasió d' alarbs á Valencia. — Richs homes 
catalans desexintse de Pere II (janer de 1280). — La host del Vescomte de Cardona 
davant Barcelona y les deis Comtes de Foixy d' Urgell davant Lleyda (mar^ de 1280). 
— Balaguer quartel general deis revoltats.— Siti de Balaguer per Pere II. — Situació 
financiera del Rey. — Lo rey Jaume de Mallorca guardant la frontera de Franca. — 
L' usaige «Princeps namque» convocat en cátala.— Preparatoris de socors ultrapi- 
renenchs ais sublevats.— Deseximent del Vescomte de Vilamur.—Rendició de Bala- 
guer.— Completa sotsmissió deis presoners de Balaguer á Pere II (1281) —Lo Rey 
obté lo directe domini del Comtat de Pallars, Vescomtat de Cardona y Baronía d' Erill 
(agost de 1281). 

La altívol actitut en que diirant lo segle xiii, s' acostumaren posar, 
los richs homes de Catalunya, fent cara á llur Rey, desexintse d' ell 
y combatintli terres, feus y vassalls, no 's deturá al morir Jaume I. Lo 
breu regnat de Pere II (27 juliol 1276 á 11 de novembre de 1285) es 
de continuada controversia ab sos principáis senyors, á causa del ca- 
rácter resolut y enérgich del Monarca aragonés, quí no s' a jupia á les 
exigencies d' aquells. 

Aquest esperit, que enverenava 1' ayre pur d' amor á la térra, tractá 
d' explotarlo á sos flns particulars, hu deis prohoras del Principat, lo 
primer d' ells en astucia y perseverancia, En Roger Bernat III comtc 
de í'oix y vescomte de Cerdanya y Castellbó. Valentse de les relacións 
en que estava ab los senyors vehíns, s' apronta de la inexperiencia é 
impetuositat del jove vescomte Ramonet de Cardona y deis ideáis ca- 
varellereschs que generalment dominaven, per enredar á ell y ais 
Comtes de Pallars y d' Urgell, fins A convertirlos en instruments de 
la sua ambició. 

Al presentarse la revolta y agitació á Catalunya, ab lo regnat de 

1906 



34 F, CARRERAS Y CANDI 

Pere II, es prou característich observar, que, sol compendre sempre les 
iiiatexes regións del N. O., Qo es^ les conques hidrográfiques del Car- 
doner, del Noguera y del Segre, exceptuantne la ciutat de Lleyda y 
bona part de la Cerdanya. Bé ^s veu en axó^ que lo mohiment tenía son 
principal cap en los Pirineus, ó per millor dir, en la frontera del Com- 
tat de Foix. 

Lo motiu que pretexta ven al combatre á llurs reys, quan no 's trac- 
tá de les postats indegudament reting'udes, fou la negativa á seguirlo 
fora de Catalunya, aduhínt que les lleys de la térra, los obligaven á 
prestar lo servey militar tant sois al Comte de Barcelona, mes no al 
Rey d' Aragó. 

La guerra del 1277, poch combinada per sos directors, fou tota 
ella, un foch d' artifici. Be es cert que, per un cantó, lo Vescomte de 
Cardona combate terres del Rey y per 1' altre, Roger Bernat III comte 
de Foix, llenQá la sua gent contra la del Bisbe d' Urgell; mes resulta 
migrat 1' esforQ de dits capitosts, y després d' alg'uns fets d' armes, que 
no son del present cas referir (82), dit mohiment sigue momentánea - 
ment calmat. 

En 1' any 1279, los cavallers catalans se mancomunen contra del 
Rey. En Ramonet de Cardona y En Roger Bernat de Foix, obliga- 
ren á Pere II, á convocar una host per Manresa, al 1 de maig, per pre- 
venir qualsevol accident. 

Los capitosts del mohiment contra Pere II, tampoch creuríen esser 
oportunitat de Iluyta y amaynaren les exigencies, firmant un conveni 
de pau, al que se seguí la contraordre passada per lo Rey, á les ve- 
gueríes, de sobreseir en los armaments que esta ven aparellant (15 de 
maig de 1279). 

Prou havía menester, Pere lo Gran, posar termini á les discordies 
interiors de Catalunya, puix lo perill sarrahí apuntava en la frontera 
valenciana. En la segona mitat del any 1279, se traslada á la ciiitat 
de Valencia á fí de poderlo conjurar mes facilment, y dirigir la tra- 
raesa de socors hont major necessitat n' hi hagués, comandant perso- 
nalment la campanya. 

Sobrevingué 1' any 1280, trovantse Pere II á Valencia, prou ocupat 
ab los afers de la invasió sarrahina. A judicar per los fets subseguents, 
(90 es, per la acusació que mes avant formula lo Procurador del Reyal 
Patrimoni) lo Comte de Foix y sos amichs. tenien molta participado en 
la vinguda d' aquests alarbs, del África y Granada, á la frontera va- 
lenciana. Per tant, los richs homes catalans devien combinar Uur 
mohiment ab 1*^ atach d' aquells, si volien que tinguessin exit les 
exigencies y ambicions que colorejaven ab lo nom de reivindicacions 
de Ilibertats ó privilegis trepitjats per la Corona. 

Al comen9ar V any 1280, se forma la consabuda Higa deis cenyors 



(82) Vegis Baudon de Mouy Relations des Comtea de Foix avec la Catalogue, vol. I, pl. 231. 



LO SITI DE BALAGUER DEL 1280 35 

catalans, aparellats á desexirse de Pere II y A combatrel, A mes de 
Roger Bernat comte do Foix, d' Ermengol comte d' Urgell y de Ra- 
món Folch, vescomte de Cardona, ais qui devém considerar promo- 
tors del mohiment, hi íiguraren Arnau Koger, comte de Pallars, son 
germá Ramón Roger, Bernat Roger d' Erill, Guillém de Bellera, Ra- 
món d' Anglesola, Guillém Ramón de Josa, Bernat de Portella y Pons 
de Ribelles. Ais dits cavallers, quins noms consten en la documentado, 
s' hi poden afegir encara, Ramón d' Abella, Pere de Josa lo blanch, 
Guillém Muralt de Rocafort^ Isarn de Fongaus y Ramón Durfort de 
Tolzá, continuats per lo cronista Dezclot. Mes los altres richs homes, 
que encara hi afegeix Tomic^ no 'ns atrevím, á consignarlos, per lo 
poch crédit que 'ns mereix aytal historiador. 

Les possessions deis senyors complicats en dita revolta, radica- 
ven al N, O. de Catalunya: mes axó no vol dir que tot lo N. O. esti- 
gués ab ells. Molt al contrari, alguns cavallers subgectes ais Com- 
tes d' Urgell y de Pallars, no volgueren adherirse al mohiment. Al- 
varo de Cabrera vescomte d' Ager, no 's posa al costat de son germá 
Ermengol comte d' Urgell; En Comengés, tampoch seguí á son cunyat 
Bernat Roger d' Erill; ni Bernat de Vilamur, marxá d' acort ab son 
parent Ramón de Vilamur, quan aquest, mes avant, en lo Juliol, se 
desexí del Sobirá (83). 

Les terres del Rey sigueren atacades per los richs homes, sens fer 
precehir esta agressió, de lletres de deseximent. Estes, les trameteren 
després, quan já feya un mes esta ven ells en campanya, rebentles 
Pere II á Valencia, lo 22 de febrer de 1280. Lo Monarca hi respongué 
moderadament, mostrantse aparellat de pendre e de fer dret e tot go 
que deguessem a vos ean R. Folch e al comte de Paular s e a totz altres 
a qui nos demanassem res. 

Se manifesta 1' intent de Pere II, de guanyar temps, á causa de la 
guerra sarrahina. Mes cauteles y previsor, al dia seguent (23 de febrer) 
escrigué á son germá Jaume rey de Mallorca, comunicantli, lo fet y 
arbitrant la sua cooperado per reduyr ais qui 1' atacaven. Al en- 
semps, ordoná ais oficiáis de Jaume, en lo Roselló y Cerdanya, impe- 
díssen, que de llurs districtes, se prestes favor ó ajuda ais desexits. Al 
Veguer de Gerona escrigué també, perqué s' aparellás á la defesa, en- 
comenantli no atacar ais desexits, avants d' expirada la treva de quin- 
ze dies, que, segons los Usatges, devía seguirse á tota tramesa de car- 
tells de deseximent. Los oficiáis del Rey, tenien de demostrar gran 
cura en no trencar les lleys de la térra, majorment llavors en que 's 
culpava al Sobirá de la sua violado, y era aquest lo pretext obligat, 
que aduhieu los vassalls per combatrel. 



(83) 1281 (5 de marp).— Comunicació de Pere II al Comte de Foix, dieutli, que, sabedor 
per Bernat de Vilamur, de que s' liavia desexit d' ell, á causa del socors que Bernat dona á 
la liost reyal en les operacious contra Balaguer, 1' advertía, ¡lue defensaria á En Bernat de 
Vilamur y á sos vassalls com á subdits seus. (Eegisti-e 49, foli 44). 



36 F. CARRERAS Y CANDI 

Pere II dicta orclres y prengué tais precaución s, que, tementles En 
Roger Bernat de Foix, apar coni si volgués recular del mal camí en que 
s' embrancava. Tal vegada busca honrosa fúgida, negociejant ab 1' 
infant Anfós y oferintsc á entregarli castells del comtat d' Urgell, y 
assegurarli sa fidelitat en lo servey degut per lo feu de Castellbó. 
Encara mes, li manifestá, que, s' interposaría com á arbitre en les 
controversies en que estava lo Primogenit, ab lo Vescomte de Cardona 
y sos amichs. 

La diplomacia de Pere lo Gran, major que la astucia del Comte de 
Foix, no 's presta al joch. Tost exigí á aquest, no faltes á les estipu- 
lacions que entre ells se tenien firmades, rebutjant 1' arbitratge que 
oferia (18 de mar9 de 1280). Y ais demes senyors catalans, especial- 
ment á En Eamonet de Cardona, los hi demaná satisfácelo per los 
dampnatges comesos. 

Mes la guerra comentada, prengué major for^a, aparexent, lo 
vescomte Ramón Folch, davant los murs de Barcelona hont lo veguer 
Gombau de Benavent, lo requerí á allunyarse 'n. La Ciutat posa sa 
host en campanya y perseguí á Ramonet de Cardona fins hagué tras - 
passat lo Llobregat, refugiantse á Corbera, havent prés alguns esclaus 
y pagesos en esta cavalcada. Y mentres aquest capdill desexit, devas- 
tava lo Panadés, los Comtes de Foix y d' Urgell talaven los camps de 
Lleyda presentantse al enfront d' esta població, sens que s' atrevissen 
á atacarla. 

Lo Rey d' Aragó aparenta no preocuparse 'n; acaba de deturar y 
vencer, en la frontera valenciana, la invasió deis alarbs, com si altre 
contratemps no tingues. La calma ab que procehí á combatre ais richs 
homens catalans, s' ha interpretat per alguns historiadors, en lo sentit 
de que buscaría ferlos devallar á tots, de les regions montanyoses, per 
millor vencerlos al plá. 

Los desexits, escullint á Balaguer per quartel general, hi concen- 
traren les forces de que disposaven, suposantse que hi tingueren, en 
lo mes de maig, tres cents cavallers y set mil infants. 

Pere II, marxant rápidament á Lleyda, (hont, desde lo primer de 
maig, hi aplegava una bona host) (84), s' apresta á empendre la de- 
cisiva é important operació, que devía posar termini á les continuados 
exigencies y perturbacions deis richs homes del N. O. de Catalunya: 
lo siti de Balaguer. 

Mentres á Lleyda hi ultimava los seus preparatoris, se presenta- 
ren á Pere II, Bernat d' Artesona y Arnau de Stavil, cavallers dele- 
gáis de Guillém de Bollera, per notificarli, que aquest, havia firmat 



(84) La reunió d' un coutingeut de tres mil cavallers y cent mil infauts que suposa N' 
Antou BofarulUt. III, pl. 335), copiantho del historiador Desclot (capítol LXXV) no s' ave 
ab les continuados convocatories y demandes de socors, fetes per Pere II durant les opera- 
cions del siti de Balaguer. Per tant, lio creyém una de les moltcs exageracions á que s' incli- 
naveii prou sovint los cscritors mitjaevals. 



LO SITI DE BALAGUER DEL 1280 37 

contra la sua voluntat, lo deseximent trames al Rey y que volia seguir 
la opinió del Sobirá. 

Pere II rcspouguó per escrit, á esta misatgcría oral, dicnt, que tra- 
metría á En Ramón de Molina, ahont ell dig-ués per guiarlo, axis com, 
que volgués repetirli en una carta, lo que li havia fet dir de páranla. 
(«Interira autem raitatis nobis uisis presentibus unam litteraní ex par- 
tem uestrara sigillatam sigillo uestro in quibus significetis nobis ea 
quod nobis dici transmisistis per dictos milites in quain ctiam reuoce- 
tis dictum acuyndanientum») (85). 

Desde Termens, Pere lo Gran, lo 24 de maig, traraetó un requeri- 
ment á Balaguer, conflat á n' En Guillém Galvany, i5erque fessin lo 
que devien á son senyor subdits feels (86). La lletra reyal, que 
Galvany entrega ais prohoras de Balaguer, li fou rebutjada. Y alguns 
deis Cortits li obgectáren, «que manas ais homes de Lleyda que á élls 
no havia re que manar.» Eren, los Cortits, familia molt poderosa á 
Balaguer en lo segle xiii, en gran manera afecte al Comte d' Urgell 
(87) la que indubtablement intervenía, en 1280^ en la administrado 
municipal de dita Vila. 

La familia Cortit figura continuadament en esta comarca, durant 
los segles xiv y xv, tacant ab sa desafecció ñnal, la pura historia de 
fidelitat á la familia deis Comtes d' ürgell. Al anar á caure, Jaume lo 
Desgraciat, á mans del rey Ferran, Joan Cortit se departí de son ser- 
vey, no tardant á imitarlo Pere Cortit son pare, quí custodiava lo cas- 
tell de Pinyana (Juliol de 1410) (88). 

Lo 25 de maig, lo Rey sortí de Lleyda presentantse davant Bala- 
guer, quin siti comencá (89) ab la mes gran obstinado. Les consequen- 
cies que porta foren d' importancia en les relacións entre la Corona y 
sos majors feudataris, y per 90 seguirém ab interés y detalladament, les 
sues operacións. 

En les conques del Segre y del Noguera, motiva gran perturbado 
esta guerra civil, tota vegada que uns pobles s*" inclinaven al partit 
del Rey y altres al deis Comtes. Pere II tractá de bon principi de 

(85) Eegistre 18, foli 2Í). 

(86) Eegistre 48, foli 30. 

(87) Pere Cortit de Vallfagoua, tenía, en 12S1 (27 abril), dos mil sons jaciuesos asignáis 
en la batUia d' Agramimt, los quals obliga per lo Comtc d' Urgell mentres estigués á la pre- 
só. (Eegistre 49, foli 80). Pere Cortit de Qa Abadía, havia perdut unesclau sarrahí que lo 
tenía presoner En Pere de Palau en 1281 (12 de marp). (Eegistre 49, foli 52) . 

(88) La aygua que 's beu á Lleyda, presa á Pinyana del riu Noguera ,Eiba<'orzana, fou 
troncada per la gent del comte .Laume r2l juliol 1413). Llavors .Toan Cortit acabava de pres- 
tar homenatge al Governador de Catalunya, per lo que, se consigníl en la acta del concell 
municipal de Lleyda, del 25 de Juliol: «e com lo castell de Pinyana tinga mossen Pere cortit 
pare del dit mossen Joan, perqué los placie acordar si escriurien al dit mossen P. cortit que 
donas lloch á que la aygua tornas» Y Joan Cortit feu trayció al Comte y torna la aygiia á 
Ucyi\a{Llibre de Concellsparíiculars 1413 á 1410 M. S. nom. 406, foli 4, arx. municipal de 
Lleyda). 

(89) 1280.— 25 de maig: un document reyal es datat «ante Castrum de Balagarii». (Ee^ 
gistre 48, foli 30). 



á8 F. CARRERAS Y CANDI 

convencer ais qiii veya contraris, notántseli V intent d' estalviar ope- 
racións militars que los ocasiones dampnatges. D' aquí la expresiva 
lletra adregada ais prohoms d* Ag-ramunt, de tant interés per lo Uen- 
guatge, quan per la política del segle xiii, puix hi ex posa algunes 
rahons en les que apoyava, lo Sobirá, ses pretensións de considerar, 
feudatari seu, al Comtat d' Urgell (90). 

«Petrus fldelibus suis probis hominibus et universitati Acrimontis 
Salutem et graciam: ben creem que sabets lo deute de la fe et de la 
naturalea de que a nos sots tenguts que de LX ans a ensa et de plus 
lo nostre liyatge a auda seyoria el comtat durgel et postat la qual lo 
senyor Rey eií Jacme de bona memoria pare nostre moltes vegades ha 
presa segons que sabets creem: atresi que sabets les conuinenses que fo- 
ren fetes entre nos el Comte de Foix et Nermengol sobrel fet del Com- 
tat Durgell per les quals conuinenses nos nos cregem de gran seyoria 
el dit Comdat et jens: per 90 si tot lo Comte de Foix nos contrasta con- 
tra la tenor de les cartes et de les dites conuinenses no román que a 
nos no sia salu lo nostre dret el dit Comdat: et nos per aQO no fom anc 
en proposament de fer mal a neguns loes del Comdat ans matiam tota 
hora ans que nos fossem en la térra, depus que la guerra fo, al enfant 
Nafos fiU nostre et ais officials nostres que no feesen mal en negun loe 
del dit Comdat per qo cor si mal hi fees hom feeren lo a nos meteyxs 
et ales nostres cozes et jassia que aiam fet mal a balaguer auem bo 
aut a fer per 90 cor lo Comte de foix et la mayor partida deis aitres 
enaraics nostres eren layns et agem dacort dassetyarlos: et encara per 
co cor enans que nos nos posassem al dit setge lur tremezem carta 
que ells que atesessen a nos ens regonegesen lo deute de la fe et de la 
naturalea en quens eren tenguts la qual carta no uolgren pendre ans 
résposeren alcuns deis Cortits que manas ais homes de leyda que a ells 
no auia re que manar: perqué nos uos requerim per la fe et per la na- 
turalea que tenguts nos sots eus manam que uosaltres atenats a nos 
axi com leáis vassals son tenguts datendre et dobeir a lur senyor en 
tal manera que no aiam a enantar contra uostres cozes la qual cozans 
pesaría fort si a fer ho auiem et siuiem? acort es que alguns de uosal- 
tres uos uulats ueer ab nos sobrasso et parlar ab nos plau nos uolem 
ho encara que vengats salus et segurs en anan en están et en tornan 
ab totes uostres cozes. Encara queus tremetrem en R. dorcau ho en 
berenguer de beluis ho altre que uosaltres uulats et nos exiruosen si 
obs hi es per parlar ab uosaltres tro a merita et de totes aqüestes cozes 
sapiam en breu areu respost. Datum in obsidione balagarii VII idus 
junii. S. P. marches». 

La situació pecuniaria de Pere lo Gran al comengar son reg'nat, 
era prou dolenta, per los deutes que li llega son Pare y deis que no 
s' ha vía pogut refer, en 1280. Molt al contrari, ara estarien aumentats 



(90) Eegistre 48, foli 39 



LO SITI DE BALAGUER DEL 1280 39 

per altres de propis, com eren los despeses naturals de la guerra con- 
tra los sarrahíns. De manera que la falta de diner fou son constant 
obstacle; ab ell havía de topar de ferní, al empendre operacións mi- 
litars en gran escala. Be podría atribuirse á esta causa, lo retrás en 
les presents operacións militars. 

Per atendré á lo menester al coraenQament de la campanya, lo 
prohóm Guillém Ramón de Monteada, facilita al rey Pere (29 de 
maig 1280) cinch mil sous jaquesos que acabava de cobrar de la venta 
del castell de Mequinenga, y lo Sobirá se compromete á retornarloshi 
en lo terme de quinzc dies (91). 

Tant per fer efectiva esta suma á En Monteada, quan per atendré 
á noves necessitats del slti de Balaguer, que 's prolonga tot lo mes de 
juny y partida del de juliol, lo Monarca procura obtenir diners d' hont 
pogué. Tres foren les entitats de les que n' exiren sumes pecuniaries, 
per subvenir á estes despeses; los pobles, que trametien diners á la 
campanya en lloch d' homes; los templers y los jueus. Deis primers, 
crida la atenció veure lo nombre deis d' Aragó que 's rediracxen pe- 
cuniariament del servey militar (92), JJ auxili financier deis segons 
s' evidencia per les ordres donades per lo Sobirá, en llur favor, com 
V. g. la traniesa ais veguers de Catalunya, perqué fessin entregar al 
Temple, los drets que solía percibir de les rendes reyals. 

Lo Mestre del Temple, já al comengament del any 1280, havía tret 
d' altre apurada sitiiació al Rey, segons ho manifesta lo deute contrct 
per aquest, de cinquanta cinch mil sous jaquesos, que prometía ingre- 
sar á Gardeny, precisament durant aquell perturbat mes de maig 
de 1280 (93). No es de creure ho pogués cumplir y del allargament 
d' aquest termini, n' havía d' esdevenir nou motiu d' agrahiment del 



(91) Joan de Foix, Guillém de Castellpoll y los germans d' aquest, havien comprat per 
quatre anys, lo castell de MequineuQa á En Monteada (Registre 46, folill). 

(92) De les noves incompletes, que, respecte aquest particular havém extret d' alguns 
registres, resulten entregades les quantitats següents: Alquezar paga 2,500 s. j. (sous jaque- 
sos); Frescano, 1,300 s. j.; Estopañá, 400 s. j.; Fules, 100 s. j.; Pertusa, 5,440 s. j. mes certes 
mesures de blat y civada; Ansó, 1,500 s. j.; Luna, 5,000 s. j.; Benasch, 500 s. j.; Fals, 100 s. j.; 
Barbastro, 10,000 8. j.; Bohil, 710 s. j.; Vinyes, 800 s. j.; Vesca, 1,806 s. j.; Ainsa, 2,000 s. j.; 
Almonacir de la Serra, 3,500 s. j.; Almudevar, 6,000 s. j.; los sarrahíns d' Osa, 200 s. j.; AIco- 
verre, 2,020 s. j.; Berbegal, 4,040 s. j.; Sales «dejuso et desuso> (de dalt y de baix) 1,515 s. j.; 
Saranyena, 12,000 s. j.; Alfajarin, 5,000 s. j.; Epila, 2,000 s. j.; lo convent de Berola, 2,000 s, j.; 
Echo, 1,500 s. j.; (E. 46, fo. 42 y vinents y R. 48, fo. 36); Uncastell, 5,000 s. j.; Roda, 1,200 
s. j.; Guarda é Izuert, 700 s. j.; Lurcenich, 750 s. j.; Epila, 5,000 s. j.; Galur, 1,500 s. j.; Maguy- 
11o, 5,000 s. j.; Mores, 600 s. j.; los sarrahíns de Montesia 3,000 s. j.: Cervera, Tárrega y Vila- 
grasa sumes indeterminades (R. 4G, f. 44 y 45); Murvedre 10,000 s. reyals: Onda, 3,000 sous 
reyals; Cocentaina per¿?: Crivillent 1,500 s. r.; Denla, 2,000 s. r.; Alpicat, 1,500 s.r.; Adamus, 
800 s. r.; Castell hal)il), 1,000 s. r.; Taust, 4,000 s. j.; aldees de Calatayub, 50,000 s. j.; (R. 44, 
fól. 179). 

La colecta d' esta tributado ofería les sues diflcultats: Alfajariu se negava apagar; á Ca- 
latayub feriren al recaudador trames per En Guillém de Pruneres, cullidor reyal; y Q'ara- 
goíja y altres llochs d' Aragó, en 10 de juliol de 1280, se resistícn, d' una forma mes ó menys 
passiva, á dits pagaments (R. 48, f. 75\ 

(93) Registre 46, fol. 29. 



4o F. CARRERAS Y CANDI 

Sobirá, segons transpiren disposicious favorables ais templers. Una 
fon la adre^ada á les autoritats de Riela, á fi de que no obliguessin 
ais vassalls de la Ordre, á contribuir en la redempció del exercit, en 
la forma deguda per los vebíns de dit lloch (10 juliol 1280) (94). 

Tant ó mes demostratives d' auxilis pecuniaris rebuts, son les dis- 
posicious de Pere lo Gran, en pro deis jueus. Concertada, en lo propi 
siti de Balaguer, la forma y quantía de la tributado del cali juícb de 
Barcelona^ fou decretat, que los altres calis juíchs de Solsona^ Cardona, 
Berga, Vich, Manresa y GranoUers, procehissen tributant en forma 
similar (95). La contribució á la guerra per part deis jueus de Torto- 
sa, apar deis manaments cá Fr. Pere de Monteada mestre del Temple 
(15 de juliol) de que no 'Is compelís á satisfer lo dret de cena (96); la 
deis jueus de Calatayub s' evidencia ab lo manament al sohrejunfe- 
i'o, de que obligues ais vehins del terme, á pagar llurs deutes ais 
jueus del dit call^ com també que conminas ais jueus de Farica y de 
JRicla^ á contribuir en la part á ells pertocant, de lo que havien sa- 
tisfet per tots los de Catalayub (1 de juliol) (97); y la deis jueus de 
Qarago^a y Valencia s' entreven d' altres disposicións dictades á son 
favor durant esta campanya (30 de juny) (98). 

Com lo siti de Balaguer comentas sense haver aplegat lo Rey, prous 
elements d' expugnació, prompte 's veuhen disposicións encaminades 
á completarlos. Lo dimecres 31 de maig, ordonava á les nosts de Pra 
des, Barbastro y Sabadell, á que compareguessin al campament reyal, 
al següent dimecres 7 de juny: y per lo divendres 9 de juny, disposava 
que hi fossen també los de molts llochs del Pallars y de la Riba- 
gorca (99). 



(94) Eegistre 48, fol. 77. 

(95) 1280 (2 de juliol) «Fidclibiis siiis vicariia Laíulis et voiuersis aliis officialibus et 
subrtitis nostris ad quos pi'esentes peruenerint Salutem et gratiam. Mandamus vobis qua- 
tenus compellatis judeos Solsone Cardoiie berge vici et minorisse et Granullariorum et... ad 
soluendum et ponendum iii illa peccunie quantitate quod nunc volemns habere a judeis bar- 
chiiioue prout uobis dixeiúut secretarii callis judaj-ci barchinoiie. Mandamus etiam uobis 
quatenus in questiis tributis et aliis coUectis qnas iudei barchinoue soluent et facient com- 
pellatis iudcos predictorum locorum et bona eorum ad soluendum partem eos soluere con- 
tingente prout dicti secretarii uobis diceret. Datum in oljsidione balagarii VI" nonas 
Julii Auno domini M°CC"LXXX»— Jucefus » (Eegistre 48, fol. 67). 

Lo propi dia enviá carta, lo Rey, al Alestre del Temple, ordonantli que no penyorés á Isach 
Cabeza jueu de Barcelona (R. 48, f o. 67) y conscmblants al Mestre del Hospital, Consols de 
Pi^a y de Venecia y Llochtinent del rey de Xipre. 

(96) Eegistre 48, foli 80. 

(97) 1280 (1 juliol)— «Martino romei predicto quod compellat judeos de Faricja et de Ei- 
cla ad soluendum partem eos contingentem in illa summa peccunie quam judei Calataiub 
nobis daré tenebantur racione pctitionis quam contra eos faciebamus. Datum in obsidionc 
balagarii kalendas julii Anno domini MOCCLXXXO—Juccf rauaya» (Eegistre 48, foli 66). 

També lii han lletres conminatorios datades á 23 de juuy y adre<íades á les al james de 
jueus de Daroca, Calatayub, Terol, Borja. ÍJnrago(;a, Tara(,'ona, Alagón, Barbastro y Osea 
reclamantloslii les sumes per les quals foren tatsadcs á contribuir (Eeg. 48, fol. 57.) 

(98) Eegistre 48, f olis 64 y 65. 

(99) Eren estos llochs: Castellsent, Tahirn, Viacamp, Estopanyá, Lorens, Fals, Castane- 
sa, Beuaach, Sos y sa valí, lea l\ahuls, Valabriga, Sadauuy, Valdelierp, S. Estevc del Baliil, 



LO SITI DE BALAGUER DEL 1280 41 

Lo cliumenge 4 de jnny, Pero II volguc saber quins feudataris cum- 
plimentaren lo deber feudal de host, pregonánt per son campament, 
que tots los qui hi estiguessin servintlo, compareguessin á inscriures 
en la escrivíinía. Lo qual li permet6 conexer ab certitut, los corapo- 
nents de la sua g'ent (100) y veure qui havía faltat á sa obliíiació. 

Lo registre deis feudataris presents á la campanya, fa conexer la 
existencia de companyíes, comauades per Pedro d' Ayerbe, Guillém 
Ramón de Monteada, Pere de Queralt, Roraeu de MariuKjn, Berenguer 
de Vilalta, Bernat de Peratallada, Bernat de Sant Vicents, Bernat de 
Bellvís, Guillém d' Espiells, Arbert de Mediona, Pedro Cornel, Sanxo 
d' Antillón, García Ximenez d' Ambrí, Ramón de Pasernes y Jaime 
Pérez lo fill bastart de Pere 11. De Valencia havia partit Uavors per 
cijuntarse á la host reyal, lo cavaller Amor Dionís ab sa compa- 
nyia (101), mentres que atravessava la valí d' Aran, al propi obgecte, 
Arnau d' Espanya (102). Finalment Joan Pere de Vallobar hi coma- 
nava bon nombre de peóns (103). 

Se circularien ordres de procehir escrupulosament en les exemp* 
cións de concorre á la host, si be les autoritats locáis, no ho feyen ab lo 



Sehul, Cornudella, Arenj-, Muntanyana, Tremp, Liminyana, Monesma, Benavarre, Elíns, 
Castell Olbeua, Jusseu, Capella, Guel, Alesciiiarre, Fontova, Erdol, Pcrarrua, Scnt Alastre, 
Aguilars, Val de Terracja y Leguarres (Reg. 48, fo. 34.) 

(100) Es interessant conexer los noms deis presents al camp sitiador. Lo dilluns 5 de 
juny s' inscrigucreu en lo registre reyal, G. d' Orean qne hi era ab un cavall y armes en lloch 
de Bernat de Vilamur per rahó del feu de Talarn; Eamóu de Fontova, per los feus deis cas- 
tells de Fontova y Perarrua, hi trámete dos cavallers ah cavalls armats; Bernat Ramón de 
Olivella acompanyat d' un cavaller armat de ballesta, hi comparegiié persoualment per lo 
feu de Castelladral; Perico d' Olivella ab un cavall armat, hi ana per lo castell de Puigalt, 
encara que per aquell feu no vingués obligat á fer mes que una cavalgadura de guerra cH- 
ceat non teneatur ut asseruit faceré per ipso feudo nisi unam bestiam de exercitu»; y Jaume 
de Copons ab cavall y armes per lo feu de Copons. Lo dimarts 6 de junj-, hi comparesqueren 
á registrarse: tres cavallers armats tramesos per En Ramón de Monteada senyor d' Albalat, 
per rahó deis feus de Qaidí y Capella; tres altres cavallers armats, que formaven en la com- 
pauyia d' En Ramón de Cardona y tramesos per Ramón de Cervera per rahó del feu de Cas- 
telldasens; Arnau de Tamarit hi tenía per son feu de Tamarit, un cavaller, en la companyia 
de Pere de Queralt; per lo feu de Forés, la viuda d' En Guillém de Lorach hi enviá á son ger- 
má Gaucerán de Vilafranca, qui estava en la companyia d' En Pere de Queralt; Arnau de 
Lordá per lo feu de Liminyana, hi tenía un cavaller en la companyia de D. Pedro senj'or d' 
Aj'erbe; per un altre feu de Liminyana, hi era lo propi feudatari En Ramón de Meytá; A. P. 
de Vilaniu trámete un cavaller per rahó del feu de Cornudella y de Castell Galef; per lo 
feu de Fontrubí hi havia altre cavaller enviat per los hereus d' En Guerau de Cervelló. 
Pere de Queralt manifestá tenirhi un cavaller per quiscun deis feus de Timor, de Sant An- 
tolí y de Rocafort; Guillém de Timor hi enviá al Bort de Timor, per lo feu de ees Piles, qui 
ana va en la companyia d' En Pere de Queralt; per lo feu d' Ai'gen(;ola hi era En Pere (ja Nou 
«quod debet faceré domino Rege II bestias de host» y ana va en la companyia d' En Pere de 
Quei-alt; A. de Montmaneu hi servia personalment lo feu de Montmaneu y també en G. de 
Nontayna, lo feu de líontayna (R. 45, fo. 8.) 

A mes deis que no hi comparexeren per haver entregat un equivalcnt en diner, podém 
nomenar á Na Elvira Pérez de Sesse viuda de Pedro Martínez de Luna, qui, en lloch d'un 
cavaller que hi devia trametrc per la mitat del castell de Pola, entrega cinch cents sous 
jaquesos (R. 46, fo. 41). 

(101) Registre 48, foli 41. 

(102) Registre 48, foli 38. 

(103) Registre 48, foli 63. 



42 F. CARRERAS Y CAXDI 

ri_^orisme, que, Ramón d' Alós batUe de Lleyda. Aquest consulta quins 
oficiáis reyals se reputaren exempts, responentli lo Rey, tant rainucio- 
sament á la sua demanda, que li citava un per un ais quino hi devian 
acudir (104). 

Xo podía descuidar Pere lo Gran, la guarda de les fronteies, la 
que 's feya ab prou diñcultat, per quan la linia del Comtat de Pa- 
llars y Vescomtat de Castellbó, flns á la Cerdanya, quedava constant- 
ment oberta ja que pertanyía tot aquell territori ais desexits. Mes tost 
procura lo Monarca, que al menys de la Valí d' Aran, de la Cerdanya 
y del Rosselló, no hi poguessen venir socors á la host rebelada. D' 
aquí les conferencies hagudes ab los prohoms de la Valí d' Aran (105), 
per custodiar la sua frontera, com també la gent de guerra escampada 
al llarch deis Pirineus dirigida per lo rey Jaume de Mallorca (7 de 
juny) (106), á quí devien obehirlo Comte d' Empuries, Dalmau de Ro- 
caberti y les liosts ciiitadanes de Gerona, Vich, Camprodún y To- 
rroella. 

Lo Monarca no 's movía un instant del campament, activant la 
expugnado de la vila. Tant ferma sería, que les fletxes freturaren ais 
ballesters, fentne venir de tot arreu, flns de les naus ancorades en les 
piatxes (107). En lo campament hi havien obrers que 'n fabrica ven 
sense poderne donar 1' abast, passant En Mahomet^ íabricant de Bar- 
bastro, á la ciutat de Lleyda, per obtenir quants Instruments de ferre- 
ría hi troves á obs de fer cayrells ó puntes de fletxa (108). 

Corrien los primers dies de juny, quan de nou Bernat d' Artesona 
se presenta al Rey como á misatger d^ En Bellera. Aquesta vegada li 
portava perescrit la revocado y anulado deis deseximents precedent- 
ment tramesos. Lo Monarca delega á En Ramón de Molina veguer de 



(104) Deya esta importaut disposició: «R. dalos baiulo Ilerde: vestras recepimiis litteras 
quibus intellectis uobis respondemiis quod illis quos uos posuistis iu offieiis baiiilia Ilerde 
siut exempti et liberi ab exercitu prout in uestra littera sunt conteuti: scilicet unus xptia- 
mis et unus judeus quos tenetis ad pensum et unus homo qui ponderat et dúos bominea quos 
tenetis ad caput Pontis Ilerde et tres homines quos tenetis ad fanecam et HI homines quos 
tenetis adcalderiam et dúo magistri qui operant tenailles cicam et unus homo qui faciat 
fieri panes quo cicam non potest uendi et unus scriptor qui scribit placita coram uobis.» 
(Dada en lo siti de Balaguer 28 maig 1280.) (Registre 48, foli 33.) 

(105) Registre 48, foli 38. 

(106) «Petrus etc., fidelibus suis hominibus bisuldu Salutem et gratiam. Cum karisimus 
frater noster illustris Rex Maioj-ice uenerit ad has partes in subsidium nostrum Mandamus 
uobis quatenus quandocumque mandatum suum receperitis sequimiui ipsum ac quod eo 
faciatis sicut per nobis faceretis. Datum in obsidione balagarii nonas junii.— S. P. marche- 
sii.— Similiter hominibus Gerunde.—Similiter Dalmacio de rocliabertino.— Similiter Comiti 
Impuriarum.— Similiter hominibus Campi Rotundi.— Similiter hominibus de vicho.— Simili- 
ter hominibus deTurricella.» (R. J8, f. 37.) 

(107) 1280 (16 juny)— .G.° de spiellis: quod mitat domino Regi omnes quadrellos quos ad 
uendcndum inueuire potcrit in barchinona et omnes etiam quos ibi manusleuare poterit et 
etiam omnes illos galearumet ipsos ei mitat de die et uocte in continenti. Datum in obsi- 
dione balagarii XVI kalendas julii.— Juceffo. 

»Similis Camilo de Peramola. Datum ut supra.» (Registre 48, foli 46). 
108) Registre 46, foli 44, 



LO SITI DE BALACxUER DEL 1280 43 

Ribagorga y Pallars y sobrejuntero de Sobrarbe, per acompanyar á 
Guillém de Bellcra al campamcnt.d(3 Balaguer (109). Molt nos fa temer 
que, lo cavaller pallares, al obrar axis, portaría algún fí secret, puix 
en estes relacions d' amistat y enemistat, hi anaven sovint involucrats 
proflts personáis. Es de presumir intentos adjudicarse lo patrimoni 
d' En Bernat de Toralla, colindant ab sos principáis dominis (110); 
mes tal propósit no consta s' arrivás á efectuar (111). 

Esta recouciliació s' acaba del tot poclis dies després (dijous 22 de 
junyj trametent En Bellera, á sos antichs companys, desde lo campa- 
ment reyalista, les interessants lletres de deseximent que 's segue- 
xen: (112): 

«Aquests acuyndaments trames en G. de bollera ais nobles et ais 
Cauellers qui eren en balaguer la ferma deis quals acuyndaments es 
aytal. Al noble et honrat A. roger per la gracia de deu Comte de pai- 
llars de mi en G. de bellera Saluts. Fem vos saber quel senyor Rey 
mostra a nos lo tort que pren sobrel fet del Comdat Durgell et el tort et 
les iniuries per uos et per altres barons a ell fetes et ais seus homens 
et a la sua térra sobre porfeta de dret et contra vsatges de barchinona 
per les quals raons et per (?o cor nos som tenguts daiudar et de valer 
al dit senyor Rey qui es nostre senyor natural et per qui tenim gran 
re de so que auem deseximnos de uos que de mal que fassam a uostrcs 
homens ne a uostres cozes ne a uostra térra nous en siam tenguts. 
Datum el setge de balaguer X kalendas julii. 

«Raimundo fulchi sibi et hominibus et terre sue. — Comiti urgellen- 
sis, — Raimundo de angularia. — Poncio de ribellis. — Bernardo rogerii 
darill». 

Guillém de Bellera se Iliurá del procesament y de la indempnisa- 
ció pecuniaria á que foren condempnats, los ven^uts á Balaguer: pro 
no evita teñir de declararse feudatari del Rey d' Aragó^ de qui tal ve- 
gada no ho sería avants^ sino sois del Comte de Pallars, son senyor di- 
recto. Aquest reconexement lo jura En Bellera, lo 28 de maig de 1281, 
prometent al dit Rey valonea per sos castells pirinenchs de Bellera, 



(109) Eegistre d8, foli 38. 

(110) 1281 (2 de janer). Pere II maná á Ramón de Molina, tiue sempre que Guillém de Be- 
llera li demanás auxili, li 'n prestas «super recuperandis loéis quod fuerint bernardus de To- 
raila et uallem de capdela et inferendo dampuo in ipsis locis si uecesse fuerit et illorum qui 
sibi resisterent et defenderet dicta loca». (Registre 49, foli 12). 

(111) 1281 (1 de mar<;) Ordre de Pere II en protecció de Bernat de Toralla, son cavaller 
soliu y propri, per evitar li ocasionin danys ó perjudicis lo Comte de Pallars y Ramón de Vi- 
lamur. No es de creure, que, si lo Rey lo protegía, consentís en expoliarlo en beuefici d' En 
Bellera. Los documeuts no 'ns donen prou llúm á uquest respecte. 

Després de la primera orde, de la que son estes paraules: «Significamus nobis quod dilec- 
tus noster bernardus de Torailla est miles noster soliduset proprius> n' hi ha una segona 
de la propia data, manant ais homes d' Olp que tinguesen á En Torralla per Senyor: «Baiulo 
et homines de Olp Noueritis nos concessise et dedisse ad feudum ad consuetudinis barchino 
ne nobili viro bernardo de Torailla Castrum et villam de Olp» (R. 49, fol, 42). 

(112) Registre 48, foli 51. 



44 F. CARRERAS Y CANDI 

Antist, Santa Coloma, Oveix, Rialp, Biosa, Ferrera, Solveta, Tresciiy 
y Todo (113). 

Al comentarse les operacions contra Balaguer, ocorregueren dos 
perturbacions remarcables, que passaren molt senzillament, com si tal 
cosa no hi bagues. Fou la primera, un motí á Caldes de Montbuy 
contra lo veguer del Valles Guillém de Torre, y son fill, invadint lo 
poblé la sua casa ais crits de «muyra, muyra» y de «á foch, á foch», 
dequinatach per miracle n' escapa (114). Lo segon fet revestí carác- 
ter mes privat: nos referím á la destitució d' En Ferrer Mayol, veguer 
de Barcelona, á causa de la exacció comesa en la casa de la noble 
dama Sibilia de Saga (115). La veguería sigue llavors encomenada 
á Ramón de Toylá jutge reyal, y en son noui y lloch á Guillém de 
Spiells (116). 

Los Comtes de Foix y de Pallars estavan en estretes relacions ab 
los senyors del Mitjdia de Fran9a y fins ab alguns cavallers d' Ingla- 
terra, esperantne d' ells socors que, segurament s' aparellarien en térra 
de Foix. A la segona meytat del juny, una companyía francesa arrivá 
á la vila sitiada, aconduida per lo germá del Comte de Pallars, En 
Ramón de Marquefave y N' Esquiu de Miralpeix. 

Lo fracás que representa per lo sitiador, la entrada d' est socors á 
Balaguer^ motiva que Pere II actives lo siti, cridant mes gent al exer- 
cit y aumentant les obres, Dos notables actes s' assenyalen en son 
camp en la segona meytat del mes de juny: la construcció d' un pont 
de fusta per facilitar les comunicacions entre les dugues riberes, puix 
que lo pont de pedra estava en mans del enemich, y la convocado ge- 
neral de tota la térra, per virtut del usatge Princeps namque, del que 
sois ne solien utilisar los sobirans en los majors perills. 

Per la construcció del pont, se donen les primores disposicions lo 
16 de juny, enviant á buscar á Bíircelona y á Tarragona, tota la fusta 
depositada en les dressanes á obs de les galeres, ab ordre, de que la 
portessin marxant de día y de nit, á fí de teñirla allí lo mes prompte 
possible. Mestre Nicholos 1' enginyador director del pont, passá á Lley- 
da, lo 25 de juny, per obtenir del batlle Ramón d' Alós, altres obgectes, 
tant á obs de dita construcció, quan per les demés obres del siti (117). 

Per concentrar mes gent al camp sitiador, Pere II, lo dimecres 21 de 



(113) Registre 47, foU 11. 

(114) Registre 48, foli 30. 

(115) Certa doua delata mes ó men.ys calumpniosamcnt, á Sibilia de Saga, davant lo ve- 
guer Mayol, qiü ti'ameté alguns saigs á casa de dita dama. Sense teñir en compte la sua alta 
gerarquía j^ que ella oferia estar á dret, los saigs del Veguer ferircn á alguns servidora de 
Sibilia. Ferrer destituit, hagué de passar al canipament de Balaguer á respoudre davant 
Pere II, d' aquest fet (30 maig 1280) (Registre 48, foli 33). Les questions ab Sibilia de Saga 
duraren major temps, puix en 1 de janer de 1281, bagué de manar, lo Rey, al Veguer de Bar- 
celona, que no permetés entressin á pcuyorar les sues cases (Registre 49, foli 10). 

(lltJ) Registre 48, foli 34 
(117) Registre 4G, foli 43. 



LO SITI DE BALAGUER DEL 1280 45 

juny, guici ais homes de Linyohi que hi volguessin anar, dientloshi hi 
fossin lo dissapte; lo dijous 22 de juny, enviíiva á buscar ais homes de 
Tamarit, sots pena de mort y de conflscació si no hi comparexien, lo 
mes tart, al diumenííe vineut (118); lo divendres 23 de juny, arbitra 
gent, deis cavallers Berenguer d' Enten9a y Berenguer de Puigvert, de 
les viles de Cambrlls y Montsó, deis prohoms de Tarragona y de Lley- 
da y á' altres entitats. Lo propi divendres, demaná, al prohoms de Bar- 
celona, cent bons ballesters y cent escuders y á Salomón de la Cavalle- 
ria cert obgecte, que 1' altre já sabría, pro que Pere II no anomena en 
la carta, nianifestant empero, que sois li enviava á buscar quant molt 
ho necessitava. Deuria tractarse d' alguny enginy de guerra ó foch 
gresch (119). 

Tant premiosa era la situació del exercit de Pere II, que lo dissap- 
te 24 de juny se determina á cridar íx tots los homes de les vegueries 
de Catalunya, que, per virtut de la facultat que li confería 1' usatge 
Princeps namque, s aprestassen á comparexer en sa host per combatre 
al enemich. Resulta interessant la comunicado, glosa oficial del dit 
usatge, que, convenientment traiuida á la llengua vulgar, fou tramesa 
per lo Sobirá ais íeudataris (1.20): 

«Petrus dei gratia Rex aragonis, Ffidelibus suis probis hominibus 
Ilerde Salutem et gratiam. Ben sabets com nos tenim assetg-ats lo 
Comte de foix et els altres enemics nostres en Balaguer. E auem hoit 
que alcuns comtes et cavalers et seruents daltres torres venen en"nos- 
tra térra en aluda daquels contra nos. Hon com en lusatge de Barchi- 
nona sia contengut: Sil Princep per negun cas assetgat sera o ell me- 
tex sos enemics assetgats tenra o hoyra alcu Rey, o Princep contra si 
venir a combatre E sa térra a secorrer et el amonestara axí per letres 
com per missatges o per costums per les quals térra sol esser acostu- 
mada 90 es assaber per fars o per alimares. Tots los homens axi caua- 
lers com peons qui alen edat et poder de combatre aitantost com acó 
oirán o veuran com pus tost pusquen a el secorrer. E si negu falra a 
ell daiuda que en a^o a el fer pora, perdre deu per tots temps totes co- 
ses que per aquel ha. E qui per ell honor no teñirá, esmen a el lo fali- 
ment et la deshonor que a el aura feit ab sagramen et ab auer juran ab 
propries mans per 90 cor negu non deu falir al princep a tan gran obra 
o a tan gran necessitat. Deim et manam a uos et a cadaun de uos sots 
la pena en lusatge contenguda que segons la tenor del dit vsatge vistes 
les presents vingats a nos en aluda de nos et de nostra térra ab caua- 
lers et ab homens uostros deis uostres loes et ab tot uostre poder. Da- 
tum IX kalendas julii». 

Lo mateix dia escrigué lo Rey al Arquebisbe de Tarragona, ais 



(118) Eegistre 48, folis 47, 50 y 52 

(119) Registre 4S, folis 52 y 55. 

(120) Eegistre 48, foli 52. 



46 F, CARRERAS Y CANDI 

bisbes de Barcelona, Gerona, Tortosa, Urgell, Qaragoca, Osea y Lley- 
da; ais abats de Poblet y IMonte Aragón; al capítol de Tara^ona; ais 
Mestres del Temple y del Hospital y ais comanadors de Montalbán y 
d' Alcanyip, comunicantlos les operacions del siti de Balaguer liont din 
trovarshi ab 1500 cavallers y gran multitut de peons. Per subvenir á 
elles y davant lo perill d' una invasió, los demaná vullasen soco- 
rrel (121). 

Al dia seguent^ 24 de juny, s' expediren convocatories á tota la térra 
per virtut del «Princeps Namque» (122). 

A la fretura de gent en lo campament reyal, segueix la constant de 
diners per pagar tantes despeses. Per obtenirne, posa en execució la 
práctica general en semblants sedicions, 90 es, confiscar los bens deis 
rebelats (123). Bernat d' Opell apar hu deis comissionats de Pere II, 
per ingresar aytals pecunies, en la disposició del 30 de juny, al ordo- 
narli cobrar los deutes que competissen á gent de Balaguer, Agra- 
munt, Pons, Ager, Castelló y altres del comtat d' Urgell «qui contra nos 
sunt in guerra» (124). 

D' altre part, demaná diners, no sois ais jueus, com s' ha dit avants, 
sino també ais Prelats de Catalunya, ais qui s' ádrela, lo Monarca 
d' una manera especial, lo 24 de juny. A mes conmina á alguns feu- 
dataris residents en llunyanes terres, com lo Vescomte de Bearn 
(125), á que tributessin pecuniariament per rahó de llurs feus. 



(121) Eeg-istre 48, foli, 55. 

(122) Foreu enviades, al Arquebisbe de Tarragona, ais bisbes d' Urgell, Barcelona, 
Lleyda, Gerona y Tortosa, al Capítol de Vich, al Preposit de Solsona, ais abats «le Poblet, San- 
tes Ci"eus y Sant Cugat, ais Mestres del Temple y del Hospital, á Guillem de Sant Vicents 
procurador de Gastón de Foix, ais bornes de Tarragona, Alcover, Eeus, La Selva, Valla, Es- 
cornalbou, Tortosa, Seu d' Urgell, Sauabuja, Bereuguer de Puigvert, Berenguer Arnau d' Au- 
glesola, Vich, Monteada, Sabadell, Sentmenat, Torelló, Orís', Farnés, Castellar, Tona, Malla, 
Voltrera, Martorell, Oastellvell sobirá, Bascara, La Bisbal, La Granada, Castellvell jusá, 
Vilai'odona y Montmell, Vallmoll, Ramón de Cervera, Ramón de Peralta y ais bornes de Font 
y de Conxol. (Registre 48, foli 56). 

De la orde tramesa al Arquebisbe de Tarragona, requerintli subsidi per virtut del Usatge, 
ne parla lo Boletín de la Real Academia de la Historia, vol. XLl, pl. 453. 

(123) Diferents disposiciqns hi ban encaminadas á eix fí. Lo Rey confia á Jaume d' Ala- 
rich la execució de lo que Arnau de Puigvert tenia á Priva, lo que Ramonet de Guardia po- 
ssehía á Qes Avellanes y lo d' En Ramonet de Oardona en lo castell d' Os. Los bornes d' Os, 
en virtut de dita confiscació, reberen orde de Pere II de comparexer al exercit ab ses armes 
y provisions, tota vegada que En Cardona tenia lo dret d' bost y cavalcada y ara passava eix 
dret al Rey per virtut de la confiscació. (Registre 48, fol. 35). 

També lo 26 de juny, lo Rey ordonava al Comanador de Barbens, que los bornes de Bir- 
bens y de la Aguilella se retinguessin qualsevol especie de bens propis deis vebins de BoUi- 
dor ó d' altres que anassen contra del Sobirá entregautlos á En Berenguer de Belvis. (Regis- 
tre 48, foli 57). 

Lo 5 de juliol procura lo Rey obtenir lo rescat de certs homes de Linyola presoners d' En 
Barzach, ab tal de que paguessin á áquest lo carcelatge. Jucef Ravaya rebía la orde d' incau- 
tarse d' aytal diuer. (Registre 48, foli 69). 

(124) Registre 48, foli 64. 

(125) Gastón de Monteada vescomte de Bearn, per causa de son patrimoni A Catalunya, 
com la jurisdicció de Vich, la baronía de Castellví de Rosanés, la víla de Martorell y altres 
pertenencies, era gran f eudatari de Pere II. 

Entre Gastón y Pere II, al temps de comen(;ar aquesta guerra, no hi regnaríen les mi- 



LO SITI DE BALAGUER DEL 1280 47 

No es possible apreciar la perturbado que la guerra porta á les po- 
blacions del Comtat d' Urgell. Que ella existía, que Veve II se 'n pre- 
ocupava, especialment, estudiant la repoblació de alguns llochs aban- 
donáis, ho mostra, véure que ofería 1' atorgament de franqueses ais 
qui hi tornessin á residir. Axis hó feu, en data de 23 de juny , ab los qui 
volgueren passar á poblar les viles de Torroja, Calaf, Ivorres, Torna- 
bous y Fullola (126). 

Pere II estava molt euros de la frontera francesa, tement sempre la 
arrivada d' hosts enemigues. Per tant, rescrivía á son gerniá Jaume rey 
de Mallorca, per la bona custodia deis passos (23 de juny) arbitrantli 
la ajuda deis cavallers Templers y Hospitalers (127). Seguexen mos- 
trant la existencia deis ajusts de guerrers en territori ultrapirenench, 
al comentar lo mes de juliol, les alarmants llea-es adregades per Pere lí 
ais senescals de Tolosa y Carcasona y al del liey d' Inglaterra en la 
Basconia, al Comte d' Armanyach, á Jordán de la Isla, al Comte de 
Perigord y al Arquebisbe d' Auch (7 de juliol), gestiouant llur neutra- 
litat (128). 

Com no entrava en les idees cavalleresques del scgle XIII pesar la 
magnitut deis perills, no 'ns ha d' estranyar, que, á despit de les grans 
operacions militars contra Balaguer^ s' aumentas lo nombre deis richs- 
homes revoltats, ab altre personatge d' importancia en lo N. O. de 
Catalunya, com era En Ramón vescomte de Vilamur, qui á primers de 
juliol, trametía á Pere II lletres de descximents. A elles hi obgcctá lo 
Monarca, ab la iateressant contesta que 's segueix (129): 

«Viro nobili Raimundo vicecomiti de vilamur Salutem: Reebem uos- 
tres letres enquens tremezes a dir queus desexiets del nostre homenat- 
ge encaraus desexiets de nos que de mal que feessets a nostra térra que 
tengut nons en siats per alcunes raons contengudes en aquellos letres 
les quals raons no son ueres et hon nos uos responem que nos totauia 
fom aparellats de pendre et de fer dret et tot 90 que deguessem a vos 



llors relacions, á judicar de la lletra reyal del 5 de juny 1280. Guillém de Sant Vícents senyor 
del castell de Burriach, amich y procurador del Ve.scomte de Bearn, havia arrivat al cainpa- 
ment de Balaguer. ab certa recla.mació de Gastón, per causa d' uns dainpuatges que deya li fo- 
ren fets per oficiáis del Rey. Lo Sobirá, al mostrarse voleuterós á repararli qualsevol dany ó 
injusticia, li feya present, que, per qo no estava diaposat ¡I respectar costuras ilícitas, ó abusi- 
ves, ó desereís, que ell pretengués mantcnir: «Sciatis enirn quod consuetudines illicitas seu 
abusas uel quod sint deserets uobis non intendimus obseruare>. (Registre tS, foli 36). Volcnt 
tractar tot seguit del negoci ab En Sant Vicents, se trova privat de ferho, per quaii aquest 
no estava prou facultat, ni 'n tenía procurado especial, de son maudatari lo Vescomte de 
Bearn. 

La ajuda del feudatari bearnés, s' arregla pecuniariament, reclamantla Pere II, á 8 de ju- 
liol de 1280, d' En Joan Gil de Vallmoguda, procurador de Gastón. (Registre 48, foli 72). 

Les reclamacions del Rey per quantitats degudes per tal concepte, abunden, puix exís- 
tien encara moltes sumes per cobrar, en lo seguent any 1281. (Registre 49, folís 72, 73 y 79). 

(126) Registre 48, foli 50, 

(] 27) Registre 48, foli 51. 

(128) Registre 48, folis 75 y 7G. Se publica integramcnt lo document per Baudon de Mony 
en «Relations du Comté de Foix avec la Catalogne.» 

(129) Registre 48, foli 72. 



48 F. CARRERAS Y CANDI 

al Comte de foix et al Coiute de pallars et a tots al tres a qui nos deraa- 
nassen ne qui a nos demanassem res, et encara offerim que som apare- 
llats de pendre et de fer dret et tot 90 que deguessem a nos et al Comte 
de foix et al Comte de pallars a tots altres a qui nos demanassem res 
et encara offerim que som aparellats de fer dret a uos et a ells et de 
pendrel de uos et dells et de fernos jutjar axi com deyam segons lu- 
satge de barchinona. A90 quens tremezets a dir queus desexiets del 
nostre homenatge uos responem que si homenatge es per feu nous en 
podets de nos desexir si donchs lo feu nons retiets et que nos lo vol- 
gessem pendre et si homenatge es per A. a. b. c. (130) nous en podets 
desexir en nenguna manera menys de nostra uoluntat: de Qo quens tre- 
meses a dir queus desexiets de nos de penyora per rao de D morabatins 
que deyets queus deuiem per rao dexouar et per MD sous que deyets 
queus deuem per quitado uos responem que segons que uos sabets nos 
neguns temps da(jo ne dais quens demanassets noy fadegas (sic) en 
nos per estar: encara som aparelats de pagar uos los dits D m"i" els dits 
MD sous lio queus fassam curapliment de dret. Datum in obsidione ba- 
laguerii nonas Julii Anno domini M^CCLXXX'^.)) 

Al mateix fí d' oposarse á la invasió de gent forastera, ordoná, ais 
veguers de Barcelona, Tarragona, Manresa y Vich, Gerona, Vilafran- 
ca y Cervera, Montblanch y Tárrega, y á Ramón de Molina veguer de 
Ribagor9a y Pallars, compelissen á tothom, á acudir á la campanya 
per combatre á la host que s' aparellava en la Basconia (10 juliol 
1280) (131). 

No cal duptar quan activaría les operacións del siti, Pere II, davant 
lo dit temor. Mestre Nicholos y los demés enginyadors del seu campa- 
ment, no paraven en llurs contruccións. Lo 9 de juliol enviá á buscar 
á Lleyda mes posts que 's necesitaven per los ginys (132). 

Los germans Ravaya (Mossé y Jucef) presents també al siti, cuyda- 
ven de les despeses y aprovisionaments, en quina labor sembla no pro 
cehiren ab escrupulositat de conciencia cristiana, sino ab amplitut de 
mániga juiva. Ella ha dexat algún rastre d' impuresa, en la manera 
de rebre llurs queviures (133) la gent que comanava 1' infant Anfós. 



(130) L' original es aquí de mala interpretado. Creem Uegir les Uetres indicades, tenint 
en compte lo pi'oceliimcnt fie partir les escritures dobles escrites en un mateix pcrgnmí, á fí 
de donar raajor autoritat á un contráete. Mes sempre sobrará la primei'a A. 

(131) Eegistrc 48, foli 76. 

(132) «P. dei gratia Rex Aragonis fidelí suo R° dalos baiulo Ilerde S. et g. Mauam uos que 
uistes aqüestes letres uos trauíotats encontinent M postes les D de gros de II dits e les D de 
gros de I dit: encarans mauam que tot 90 que per Nicholas neis altres ingin.vadors nosti'es 
vos demanaran a obs de la obra nostra deis ginj'S lus liurets els fassats lim-ar eucoutinentct 
en a<;o no aia failla per re per ^o cor si la nostra obra sen lagraua en res, sapiats que nos no- 
sen tornariem a uos et guardáis uos hi be. Datum in obsidione balagarii VII° idus .Tulii Anuo 
domini M° OC L XXX" S. Juccffus» (Registre 48, foli 75). 

(133) Que los Ravaya actuaven d' aprovisionadors de la host, ho indiquen altres provi- 
dencies similars, donantne per mostra la segiicnt: 

«Juceffo ravaya quod det porcionem illis ballistariis Dertuse qui vencrunt in seruicio 



LO SITI PE BALAGUER DEL 12S0 49 

Com a na ven atrassats en la percepció de vitualles, hagueren de cóm- 
prame á aprovisionadors particulars. Y mes avant, quan Jucef Ra- 
vaya, encarregat d' aytal servey, ne tingué en quantitat sobrera, pre- 
tenguí donar ais homes de la host, vitualles y no diners, per los dies 
passats en que freturaren aquelles. 

Los del Priraogenit no ho aceptaren; Jucef porfía en son intent; y 
lo Rey, arbitre de tots, posa tí á la controversia, manant ais germans 
Ravaya, que, per los díes de referencia, los dones diners y no vitua- 
lles (134). 

Ab la activitat desplegada al comencar lo juliol, la vila de Bala- 
guer degué sufrir prou. Y al veure 's desvanexer la esperanga del so- 
cors foraster, se parlarla de capitulado. Arrivá la jornada del 11 de 
juliol, en la que lo Monarca, no data sos escrits in obsidione Balagarii, 
sino in Balagario. No duptarém que fou en lo dimars onze de juliol, la 
rendició de la pla(;a sitiada (135). Faltan detalls d' esta capitulació: 
empero los fets subsegüents indicarán que fou incondicional, al menys 
per lo que respecta ais principáis promotors del mohiraent. Lo mateix 
dimars, alguns del si^tiats son obgecte de la mercé del Rey, com Pere 
de Josa lo Blandí y Ramón Folch, obtenint guiatge per anar llibe- 
rament ala sua térra (130) mentres los altres restaven presoners. A Y 
endemá, desde Lleyda, per liont sortí tot seguit lo Rey, guia encara á 
Guilléni Ramón de Josa y á Ber